CAMBIO

Saber que no te hace caso es suficiente como para que te atraiga. Lo peor de todo, es que las nuevas tecnologías te ponen en un sinfín de situaciones de: "¿Le digo algo? No, ya le hablé yo la última vez…" Y estás mirando todo el rato si se ha conectado o no. Y si te habla.

Pero no lo hace. Entonces, es cuando recuerdas una conversación que tuviste con tu hermano, en la que te reíste porque decía que las mujeres, llegando a cierta edad, necesitan tener pareja, y si no, se vuelven locas. Ahora no te hace ninguna gracia.

Lo peor de todo es que ni siquiera sabes si llegarías a ser compatible con él. Lo conociste una noche, te gustó y os besasteis. Te acompañó hasta tu casa, y te dijo que te llamaría. Obviamente, no lo ha hecho.

Te convences de que puede que sea tímido, que le dé corte llamarte… Pero te niegas a preguntarle a una amiga tuya que lo conoce, porque puede que no te guste la respuesta. ¿Qué hacer? ¿Qué sentir?

Y haces como cualquier humano irracional… Cabezota, haces como si no hubiera pasado nada, continuas con tu vida mientras esperas, porque solo te pasa una cosa… Tienes miedo al cambio.