Bien hice este fic a petición. Espero no hacerlo mal. No quiero que se pongan tristes por ello. Además que Kiku-san es creo yo mi personaje favorito de Hetalia. Las aclaraciones que siempre hago antes de comenzar cualquier historia.

Los personajes de Hetalia no me pertenecen. Es de Hidekazu Himaruya. Ya que si fuera mío bueno probablemente habría metido a mi bonito país y Antonio-san hubiera sido desprestigiado por conquistar a Colombia (¿). Chiste. Sin más bueno empezare.

Dialogo

Narración

Pensamiento

Primer Capítulo: CAMINO A LA SALVACION.

Sus ojos miraban tristemente una tumba. Era algo imposible de creer. Sus ojos cafés miraban al infinito meditando sin derramar lágrima alguna. ¿De qué sirve llorar si ya no está? ¿De qué sirve tanto sentimiento si no se tiene a quien entregar? Amor es una palabra complicada y Kiku Honda lo sabía mejor que nadie.

Sobre la tumba una rosa roja y hojas de parra. El japonés miraba esa tumba. Era tan difícil entender las guerras. ¿Por qué tenían que existir? Ya le habían arrebatado mucho y esto era más de lo que el pobre japonés tenía que soportar.

Levanto los ojos hacia el cielo de tira francesa. Nadie estaba allí para presencia su dolor. Nadie estaba allí para despedirlo. Solo él. Pero que podía esperarse de alguien que había traicionado a su país y a sus fuerzas por un hombre. Solo Francia había sido tan honorable como para llegar a conocer lo que realmente era.

Tan solo recordar las razones de por qué estaba en ese momento allí, y de cómo había perecido le hacía escocer los ojos y le hacía ver un mundo que ni Francia ni el volverían a compartir. Volvió a levantar los ojos recordando lo que realmente paso.

.-.-.-.-.-.-.-,-,-,-,

Una guerra más, una en la que otra vez la fuerza del eje y las fuerzas aliadas se enfrentaban. Como siempre allí estaba su autoproclamado hermano mayor. Inglaterra, América, Rusia y por supuesto Francia. Junto al Alemania e Italia que blandía una bandera blanca. En señal de paz.

Él no quería pelear. No era una nación de guerras lo único que quería era escapar de allí. No quería pero Alemania lo observaba, como esperando algún movimiento. Saco su espada del ciento enfrentándose fieramente a sus adversarios. Pero fue hasta que vio los profundos posos azules del francés que decayó toda intención de batallar.

Francia aprovecho el descuido de Japón y se lanzó al ataque dispuesto a matarlo. Estaba a punto de rematarlo cuando se dio cuenta de la persona que tenía frente a él. Su piel blanca y su cabello negro que se mecía con el viento. Sus bellos ojos cafés y sus labios. Algo hizo eclipse en su interior. Una oportunidad más para poner su gallardía frente al japonés. Tomándolo fuertemente y escapando de allí. Marchándose y dejando a los demás batallando.

Kiku estaba herido. Después de todo no había sido una batalla fácil. Un empate era lo que había quedado después de que Italia huyera como siempre y el fuera raptado por Francia. Le dolía la cabeza y el brazo derecho, En donde habia sido herido por Inglaterra.

Estaba acostado sobre una bolsa de dormir. Sobre su cabeza había un pañuelo mojado. Estaba sin su camisa. Solo tenía el pantalón, y un vendaje en el brazo herido. Junto a él estaba Francia mirando hacia el cielo. La luna perla había salido para hacerles compañía a estos dos personajes.

-Oh Mon amour ha despertado. Temía por que estuvieras muerto. Dijo Francia mientras miraba fijamente a Japón

-¿Francia-san dónde estamos? Pregunto el asiático mientras miraba el cielo.

no lo sé pero creo que es el lugar más seguro que tenemos por ahora, Kiku

- ¿Porque me rescato? Pregunto el ojicafé mientras se detenía a observar el rostro del francés.

- Me pareciste apuesto solo eso. Kiku miro fijamente a Francia mientras los colores subían por su rostro subiendo de un rojo muy fino hasta rojo tomate. – Fr-Francia-san no diga eso. Solo déjeme volver con los míos no hare o diré nada. Dijo el japonés mientras seguía viendo los perfectos rasgos del francés.

- Me tomo que no podre dejarte ir Mon amour. Tienes información que quiero y no desaprovechare la oportunidad. No todos los días puedo capturar algo tan valioso. Dijo poniendo énfasis en la última palabra, esa frase tenía muchas connotaciones además de tener en cuenta la fama que tenía Francis en las cuestiones del amor.

Kiku simplemente no sabía qué hacer ni como continuar. Había algo en ese hombre que lo estaba haciendo caer en un poso muy profundo. Esos ojos podían hacerte llegar a ser algo malo para ya su malherido corazón. No quería enamorase. Y menos de un pervertido francés.

Muy Bien esta es la primera parte del fic. Espero les guste. Estará repartido en tres capítulos. No sé si hare un Lemmon de esta pareja por qué bueno es algo con lo que nunca he escrito y quiero hacerlo muy bien. De pronto me animo y lo hago aunque es muy probable que no.

Les adelanto un poco del próximo capitulo.

- No me entregue Francia-san por favor no me aleje de usted. Dijo el japonés mirando fijamente al ojiazul. No me entregue porque yo, porque yo…

Hasta la próxima.