Disclaimer: Nada me pertenece todo es de Capcom.

Summary: Nada es seguro, ni menos en una ciudad infectada de zombis. Era un círculo vicioso que nunca terminaría, todo empezaba una y otra vez. Sin llegar a un fin de cuentas.


Retorno


Zombis


—Ashley —su voz resonó en todo el recinto como el eco en una cueva a pesar que el tono de esta no fue alto.

Ella no miró, sabía quien era esa persona.

Un hombre, que años atrás le había salvado de las garras de la muerte y entregado a su padre, el presidente, viva. Si no fuera por él, quién sabe qué sería de ella en ese entonces. Podría estar muerta al igual que convertida en un monstruo.

Ella no quería ser como los otros.

Los golpes y sonidos monstruosos al otro lado de la puerta la hicieron encogerse. Los zombis habían atacado la ciudad donde ella y su madre habían ido a pasar unos días para pasear por la playa y cosas así, solo era un viaje de una semana, unas pequeñas vacaciones que habían sido comprometedoras, divertidas… Pero todo cambió tan repentinamente. La mañana de primer día, cuando estaba en el aeropuerto, todos empezaron a correr en una sola dirección, ella no supo de que se trataba hasta que vio a los zombis, algunos tenían inteligencia, otros no.

—Tenemos que salir de aquí —murmuró Leon, ya que si subía el tono de voz, los zombis serían más de lo que ya eran—. Ya.

Ashley tenía miedo, pero a pesar de estar casi plenamente congelada, se pudo levantar y abrazar al agente con fuerza.

—No está pasando de nuevo, no puede… —sollozó.

Leon le acarició su pelo rubio.

Él había sido llamado por el presidente para rescatar a su esposa e hija, ya que nuevamente el virus estaba atacando. No se sabía quién lo inició, pero eso por ahora no importaba, la misión de él era encontrar a la familia del presidente, sana y salva, para por último llevarlas a su casa. Por ahora solo Ashley estaba a su lado, temblando, y de seguro ella le podía dar información del paradero de su madre, pero, sinceramente, no creía que ella tendría mejor averiguación. Por alguna razón no estaba a su lado.

—¿Dónde está…? —no necesitó terminar la pregunta.

—No sé —la voz de ella temblaba. Ashley, después de unos segundos en silencio, lo soltó de su apretado abrazo—. Vamos.

—Sube las escaleras.

—¿Crees que habrá una salida?

Leon le iba a decir algo, pero se detuvo cuando escuchó que la puerta empezaba a ceder bajo las manos y golpes de los zombis. Tomó su revolver, el cual había caído al piso con el abrazo de la chica.

Subieron las escaleras con Ashley por delante.

—Tenemos que encontrarla —masculló ella al llegar a arriba.

—Primero tenemos que salir —dijo Leon mirando y planeando rápidamente una ruta de escape que no sea peligrosa para ella—. Espera.

Un estruendo recorrió la casa cuando la puerta se desmoronó, dejando una grande entrada a los zombis que hicieron sus ruidos de muertos vivientes y se acercaron a la escalera lentamente para poder atrapar a los dos aún consientes y vivos del segundo piso de la casa de madera.

—¿Por dónde podemos salir? —preguntó Ashley mirando para todos lados si encontrar una salida segura.

—Sígueme —propuso el agente mientras la tomaba del brazo.


Espero que haya sido de su gusto, también espero poder subir el próximo capítulo pronto.