FELIZ DIA DEL TRABAJADOR! Como este dia no se trabaja decidi ponerme en campaña y terminar este capitulo, el anterior casi me deja con un derrame por todo lo que puse en el, ganándome un bloqueo mental, que en su momento pensé en borrar la historia sin mencionar la depre que de repente me da.

Largos agradecimientos:

Karennaz: que bueno que te hayas hecho una cuenta ( karenNaz26 desde ahora), pronto sabras lo que vio Ulquiorra.

Mamori anazaki:lamento la espera y pronto sabras lo que pasa con hime.

Lucychibi: adore tu comentario y que te dieras tiempo para enumerar lo que te gusto T.T ya que pasaron muchas cosas, y no te preocupes tus preguntas serán respondidas y lo de la comparación Ulqui-Nnoitra que bueno que te diste cuenta! Quería escribirlo pero me costo ponerlo en la historia.

Jenschiffer: espero que sigas viva y lamento la espera.

Lina: ya lo sabras espera un poco…

Mina-sama: interesante deducción, pero tendras que averiguarlo por ti misma que es lo que sucede XD y lo de hime solo lee este capitulo.

EldaCifer27: es entretenido cuando las cosas que piensas de la historia coinciden con lo escrito pero que bueno que te sorprendi. Y lo de drenar al compañero… sigue leyendo ;)

Jess:jajaja lo que vio ulqui o.O ya lo sabras y también lo de Ichigo y los otros.

Vannesa Aensland: que bueno que hayas leído los otros cap, ya que le darán mas coherencia a la historia, me disculpo por la demora y espero que no mueras.

Ami Catherine Rose: gracias por tu comentario (por primera vez al parecer) y que bueno que te haya gustado el capitulo como a mi, me diste mucho animo n.n (como dije tuve algo de depre estas vacaciones) y tus deseos sobre la historia quizas se cumplan…o tal vez no o.O

Gibelly: muchas gracias y aquí esta al fin.

Guest: un regalo? Gracias por considerarlo asi y lamento la espera.

.3: gracias! Y lamento la espera tan larga!

Nithaxx: que bueno que te gusto! Ya veremos si las ideas que tienes coinciden con las mías ;)

Francisthirteen: genial que te haya gustado! A pesar del contenido ya varios me han dicho sobre mi escritura no se porque, pero varios lemmon me aburrieron porque se parecen, por lo que quise escribir algo nuevo y al parecer funciono n.n

Nicky: todo? Genial gracias, orihime ya sabras ¿soy explicita incluso en la categoría lemon? O.O bueno yo quería algo diferente y lo consegui…creo…no te preocupes no son estupideces para mi, como sale en mi cuenta soy de chile y mi verdadero nombre empieza con F, solo una de las chicas aquí lo sabe porque me encontré con ella sin querer.

Saldemis: pronto veremos si es bueno o malo y sobre hime hay que ver que pasa (espero que el resto sea perturbador y emocionante)

Tania: lamento la espera

: que te imaginaras? Espero que lo de no leer algo asi hace tiempo sea bueno.

: gracias y ya veremos que pasa.

Tsuki: lo siento no puedo (XD que gracioso ya que por mi Nick también una amiga me llama tsuki)

Moon hikire: tendras que seguir leyendo XD ya que no creo qu estén todas las respuestas en este capi.

Consu: como que hola? Espero un comentario desente la próxima vez eres la única lectora que al fin conozco (que pequeño es el mundo)

: gracias, me alegro que te guste y lo encuentre excitante como deben ser las historias de este tipo (voy bien!)

Sakura Godbye: del otro fic pasaste a este XD hay mucha diferencia? Me alegra que hayas leído esta otra historia "algo" mas fuerte, y no te preocupes ya tiene un final.

Nuria parro: al fin aquí esta.

Tihonofujumi: no mueras! Ya son varias y no quiero tener mal la conciencia! Ojala no hayas esperado mucho y dado tu insistencia aquí esta al fin!


NUESTRA MISIÓN

Capitulo 7

EL REFLEJO


Eran altas horas de la noche y la oscuridad inundaba la ciudad de karakura, la mayoría de las personas descansaban en sus hogares, aunque otras por el contrario seguían en vela e iban a festejar a los clubes para divertirse, indiferentes a un chico pelinaranja que a pesar de estar cerca de ellos, saltando entre los edificios con una enorme espada acabando con seres extraños con cuerpos enteramente blancos, era invisible para el resto.

Se notaba agotado tanto física como mentalmente, de los seres con los que se había enfrentado ya no quedaba nada; se encontraba solo en el techo de un edificio abandonado. Busco por toda la ciudad e incluso mas allá, lo único que quería era enfrentarse a esos monstruos, no para salvar a la gente de ser devorada por ellos sino para desahogarse.

—Parece que te excediste—escucho una voz detrás de si.

—Estoy de ánimo para acabar con ellos.

—Sinceramente no creo que lo tuyo sea ánimo—refutó acercándose a él

—¿¡A QUE VINISTE URYU!?—grito el joven de negro.

El aludido se detuvo y miro al suelo antes de responder—ni yo mismo lo se—esta vez dirigió su vista al shinigami—pero sé que mientras más avanza el tiempo nos sentimos peor.

Ichigo se volvió para enfrentar a su amigo, el comprendía perfectamente lo decía, mas bien todos los que estuvieron en ese momento sentían lo mismo, primero fue confusión, exaltación, luego miedo e ira y otra secuencia de emociones que se entremezclaban. Todo por esas horripilantes y repulsivas escenas que tuvieron de Orihime siendo violada, escenas que se repetían en sus mentes cada vez que pensaban en su amiga supuestamente muerta.

—Fue atacada por Hollows según la sociedad de almas—murmuro Ichigo, templando por la furia que consumía cada parte de su ser—¡ella estaba muerta!—exclamo con dolor.

—Es por eso que debemos aguardar por la información obtenida por Urahara y el capitán Hitsugaya.

—Hmp ese enano—susurro mirando a otro lado. A pesar de que no conocía a Orihime sin duda era uno de los más afectados ¡Por supuesto!¡Era un niño!¡No importa su rango! Era obvio que esas imágenes lo perturbaron ¡si perturbaban a un adulto como no lo iban a hacer a un chico que apenas conoce esos temas—se veía abatido

—Pero aun así tomo rápidamente la decisión de ir al Seireitei y buscar información—respiro profundamente—más de lo que su teniente hizo.

—Todos estábamos confundidos, quizás ella lo tomo peor por ser mujer.

—Tal vez…—suspiro—…pero eso ya no importa…lo único que podemos hacer ahora es esperar—murmuro mientras se acomodaba sus anteojos.

—Si—dijo amargamente con su vista hacia la nada.


Al igual que en Karakura, la habitación estaba cubierta por la oscuridad, pero al contrario de la ciudad siempre estaría asi por la eterna noche que reinaba en ese lugar, devorando todo a su paso incluyendo el corazón de una pelinaranja quien descansaba en el único mueble del estéril cuarto.

No podía dormir, estaba demasiado exaltada para eso, a pesar de que ya había pasado un par de días la noticia seguía atormentándola, golpeándola y llevándose cada parte de ella.

—¿Qué pasara conmigo hermano?—dijo en voz baja mientras miraba fijamente al techo., todavía seguía usando el delgado camisón que le había dado Szayel hace unas horas ¿o fue hace unos días? Ya no llevaba la cuenta del tiempo que pasaba, sabía que Ulquiorra la había visitado un par de veces para llevarle su comida ¿o fue una visión? No importaba ella no quería comer, no tenía hambre ¿Cómo podría estar hambrienta en esa situación?¿Cómo podría estarlo si todavía sentía el reiatsu de los espadas recorriendo su cuerpo? Sentía a su cuerpo fuerte y lleno de vida, con una energía que no conocía, sin embargo su mente estaba agotada, la confusión, el miedo y los gritos que había sentido y proferido por tantas horas la dejaron exhausta—¿Cómo puede ser?—se pregunto mientras las lagrimas se asomaban y caían por su rosto hasta llegar a su cabello.

Tú sabes como fue.

Otra vez escucho aquella voz, primero pensó que aquellos murmullos iniciales eran su imaginación, o más bien a causa de estar enloqueciendo, eso era lo que más anhelaba su corazón, estar loca y así todo esto sólo sería la alucinación de una pobre mente enferma. Pero todo era real y ese momento se lo recordaba: cuando Aizen se entero de lo ocurrido y pidió verla, recordaba la sorpresa en su rostro, algo que nunca pensó ya que creía que su expresión de superioridad jamás saldría de su cara, aunque solo fue un momento puesto que rápidamente cambio a una maligna reflejada en su sonrisa torcida y en sus ojos los cuales ocultaban un secreto sombrío.

Y si no era él, estaba Szayel a quien debía ir a visitar para ver cómo iba evolucionando todo con su cuerpo y sus poderes, en definitiva lo que sucedería con ella.

¡AH!—se quejo mientras su cuerpo dio una pequeña convulsión—no otra vez—susurro en tanto enterraba las uñas en la tela del sofá, al sentir una desagradable sensación que la recorría por completo.

Que repugnante… que asqueroso.

Su cuerpo volvió a convulsionar pero esta vez más fuerte haciéndola caer al suelo—por favor no…—murmuro en cuanto unos incontrolables temblores dominaron su cuerpo; inmediatamente se sentó llevándose sus piernas al pecho, abrazándolas tratando de tranquilizarse a si misma— cálmate, Orihime cálmate—repetía tratando de regularizar su respiración la cual se había agitado.

Poco a poco los temblores cesaron y su cuerpo volvió a un estado "normal", se quedo varios minutos en esa posición disfrutando de la efímera paz del momento, la cual no duro mucho, puesto que sintió como unos pasos se aproximaban a su habitación.

Vaya…vaya… mira quien esta devuelta…

La oscuridad del cuarto fue interrumpida por un haz de luz que se produjo cuando la puerta se abrió y dio paso al cuarto espada, quien observo a la pelinaranja encogida abrazándose a si misma y tratando de ignorarlo, lo que últimamente se volvió habitual.

—Mujer—la llamo, pero esta no dio un signo de ponerle atención—mujer—volvió a llamarla en tanto caminaba hacia su prisionera—levántate—dijo acercando su mano derecha al hombro de la humana, sin embargo antes de lograr tocarla ella comenzó a convulsionar violentamente volviendo a quedar en el piso.

Esto asombro al hollow que vio unos segundos como la joven retorcía cada vez más en el suelo, dando fuertes quejidos—basta mujer—le ordeno—¡contrólate!

Obviamente esto no sucedió, Orihime continuaba contorsionándose sin poder evitarlo, ya se había acostumbrado a esas pequeñas reacciones desde el día en que despertó con Ulquiorra sobre ella, sin poder recordar lo sucedido; pero esto era completamente diferente, nunca habían sido tan fuertes y todo por una extraña y terrible sensación la cual la invadía desde su interior y parecía controlarla; todo por el espada que su sola presencia la llevaba a este límite.

Tratando de detener esto el pelinegro la tomo de los brazos y la obligo a mirarlo—¡basta mujer!—entonces vio sus ojos vacios totalmente, sus labios entre abiertos del que salían indescifrables sonidos. De repente la ojigris se abalanzo sobre el arrancar, envolviendo sus en él y pegando su cara en su pecho.

El espíritu no le dio importancia a esto, ya se estaba acostumbrando a los repentinos arrebatos de la chica, pero si llamó su atención que en cuanto sus cuerpos se tocaron las convulsiones cesaron. Orihime al percibir el cuerpo de su carcelero, sintió una rara mezcla de calidez y bienestar, que apaciguaron su estado.

Respiro profundamente para oler al hollow, le parecía extraño que el tuviese aroma y más aun que este la calmara, como un delicioso sedante el cual la llevaba al delirio. Sin darse cuenta sus manos iniciaron un viaje por el cuerpo del ojiverde, quien se quedaba estático observando atento los movimientos de la pelinaranja, la que parecía querer fundirse con su cuerpo, ya que lo atraía mas asi misma y delgada ropa revelaban lo que su cuerpo anhelaba; sus pezones se mostraban duros y erguidos mostrando la excitación de su compañera quien no paraba de acariciarlo ya que sus manos viajaban bajo su chaqueta, tanteando los duros músculos. Cerró los ojos y suspiro al sentir la pequeña lengua rodear el agujero en su pecho; esto le resultaba agotador pero las órdenes de Aizen habían sido claras y concisas:

Satisfacer las necesidades de la invitada durante el proceso, lo que ella necesitara él debía satisfacerla, sobretodo en su alimentación, ambas dietas que ahora ella requería.

—Mujer—dijo nuevamente, aun con los ojos cerrados notando que la aludida subía con su lengua hasta su cuello—no creo que esto sea necesario, todavía tienes el reiatsu de Nnoitra y mío en tu interior.

Al escuchar esto Inoue se detuvo y lo miro detenidamente con sus ojos carentes de brillo, al igual que en su última sesión. Ella retiro las manos de su espalda para colocarlas suavemente en sus hombros, luego ladeo un poco la cabeza como si tratara de comprender, pero de repente el brillo de sus ojos volvió y con toda la fuerza que poseía empujo al espada.

¡CALLATE!—grito alejándose de él—¡NO ME LO RECUERDES!

Esta acción dejo otra vez perplejo al arrancar, quien sólo se movió unas pulgadas del lugar en el cual se encontraba, definitivamente todo se estaba saliendo de control con la humana puesto que no se podía controlar a si misma y según Szayel esto es el principio de todo lo que vendría. Estos arrebatos y la lujuria insaciable aumentarían con el tiempo y le gustase o no debía adaptarse a esto.

Orihime volvió a ser víctima de temblores, por lo que se abrazo a si misma para tratar de calmarlos, aunque en el fondo comprendía que era inútil, esta vez sentía que algo explotaría en su interior—¡NO LO SOPORTO!—exclamó —¡ES REPUGNANTE!—volvió a envolverse con sus brazos—¡ESE REIARSU!¡ESE REIATSU ASQUEROSO!—comenzó a llorar—¡ES COMO TENERLO TODO EL DIA EN MI INTERIOR!

Ulquiorra entrecerró los ojos, mientras la chica gritaba una gran energía se desprendía de su cuerpo, aunque precisamente no pertenecía a ella, podía identificar perfectamente que la energía que emergía era de Nnoitra—contente mujer—hablo sin inmutarse por la situación de la ojigris—tu cuerpo todavía no asimila todo el poder que absorbiste.

—Sácalo…¡SACALO POR FAVOR!—grito caminando a él— no puedo… no puedo ¡ES REPUGNANTE!¡NO LO SOPORTO!—lo agarro de su chaqueta apegándose a sudura.

—No desperdicies la energía que absorbiste—dijo monótono—sobretodo la mía.

—¡ESTUPIDO!— comenzó a golpearlo fuertemente en el pecho—¡TODO ES POR TU CULPA MALDITO!

El ambiente se torno agobiante y pesado, Orihime era una bomba a punto de explotar; su enojo se había mezclado con los cambios que estaba sufriendo, volviéndola demasiado inestable.

—¡NO QUIERO SENTIRME ASI!—exclamaba agitada—¡NO QUIERO ESTO!¡ NUNCA LO PEDI!¡AAAAAAAHHHHHHHH!—grito desde lo más profundo de sus pulmones, liberando un inmenso poder de su interior, el cual agrieto las paredes e incluso logro mover la tierra por unos segundos.

Después de pasado el efecto, la humana estaba demasiado débil que ya no pudo mantenerse en pie y cayó al suelo, pero antes del impacto el pelinegro la detuvo—que desagradecida eres—hablo en voz baja. Esto le resultaba estúpido el reiatsu de los espadas era vital para ella, no obstante ella se deshacía de él como si nada y al parecer todo era resultado por no lograr digerir el reiatsu de Nnoitra.

Ulquiorra la levanto y la llevo al sofá depositándola suavemente, no quería alterarla más de lo que estaba. Verifico que la joven se encontrara estable y se dispuso a marcharse, sin embargo en cuanto si unos pasos, las manos de la pelinaranja lo detuvieron agarrando una de las colas de su chaqueta.

—Fóllame por favor—murmuro con ojos vidriosos.

—Todavía tienes un poco de mi poder espiritual, por lo que no necesitas de energía en estos momentos.

Orihime medito un poco y lo soltó—¿Podrías llevarme a la tina? Quiero relajarme un poco.

El la observo por unos segundos para luego tomarla en sus brazos, cargándola al estilo princesa. Aprovechando las circunstancias la ojigris se acurruco en su pecho para sentir el sutil aroma del espada, el cual mando fuertes señales a su cuerpo especialmente en su intimidad haciendo nacer el deseo de tenerlo más cerca y atrayendo de nuevo su libido.

Ignorante a lo que su prisionera experimentaba, el arrancar la llevo al baño y la depósito en la tina, tenía los ojos cerrados y no se movía—despierta ¿vas a asearte verdad? entonces hazlo—le ordeno, aunque ella sólo abrió un poco sus parpados para mirarlo sin mover un musculo.

El hollow dio un leve suspiro, se inclino hacia ella y procedió a quitarle la delgada tela que cubría su exuberante figura. En cuanto termino su tarea cruzo miradas con su rehén la cual se había quedado viendo como él le quitaba su vestimenta, disfrutando del toque de su carcelero y de cómo la desnudaba si prisa alguna. Aprovechándose de de la cercanía Orihime se dirigió a él, enredo sus brazos en el cuello del pelinegro y comenzó a besarlo lentamente, saboreando y mordisqueando sus labios.

Ulquiorra le correspondió, sus órdenes eran satisfacer a la humana después de todo. Coloco una mano en la nuca de la fémina y la otra en su cintura, mientras continuaban con su apasionado beso. Una de las manos de la chica se fue al cinturón negro que fijaba el hakama de su compañero.

Al notar sus intenciones el espíritu detuvo el contacto separándose de su boca—estas demasiado débil mujer, si lo hacemos no resistirás—y con esto se levanto para marcharse, aunque se detuvo a mitad de camino—por cierto en estos momentos por orden de Aizen-sama se realizara la instalación de una cama—hizo una pausa al ver que la chica parecía confusa tratando de procesar la información—esto lo realizaran arrancar de bajo nivel, asi que por tu seguridad será mejor que te quedes aquí hasta que venga por ti—finalizo y cerro detrás de si la puerta que separaba el baño de la otra habitación.

La pelinaranja se quedo mirando el portal por donde su vigilante desapareció, no era lo que esperaba, definitivamente su cuerpo no estaba contento. Pasados unos segundos abrió el grifo para poder limpiarse ya que no lo había hecho en cuanto ¿uno o dos días? Ciertamente su higiene personal no era algo que ocupara su mente últimamente.

En tanto el agua llenaba la bañera, su mirada se dirigió a las nuevas curvas que recientemente aparecieron en su figura. Lleno sus pulmones con aire y lo exhalo de forma gradual, pensó en las palabras de Ulquiorra.

—¿Una cama? Ya tenía el sofá ¿para que una cama?— cuestiono cerrando los ojos.

Para cogerte mejor.

—Bueno será cómoda supongo.

Y así fallarte más fuerte.

Tu de nuevo—dijo como si nada, ya era algo normal.

Si otra vez yo hime-chan.

Esto asusto a la adolescente esa voz jamás se había dirigido directamente a ella—¿Dónde estás?— pregunto tratando detectar alguna presencia.

Por aquí.

La ojigris se levanto y trato de ir al lugar de donde provenía la voz que la había seguido desde que se entero de "eso". Deambulo por el baño tratando de detectarla pero no pudo. Cansada se dispuso a volver a su baño, sin embargo se detuvo en cuanto vio su reflejo en el espejo; todavía le impactaba ver los cambios de su cuerpo, por lo que le era imposible asemejar ese reflejo a su persona. Se acerco a la imagen, la que parecía hacer lo mismo que ella, hasta detenerse a solo unos centímetros. Frunció el seño al verse así misma de esa manera, ese extraño ser no era ella, esa mujer era el resultado de actos atroces—si no me hubieran hecho eso "esto" no estaría pasando.

Pero paso y debes admitir que te encanto a pesar de todo.

La cara de Orihime mostro un pánico absoluto tras esas palabras y sio unos pasos hacia atrás, cosa que su reflejo no hizo, al contrario la imagen dio una sonrisa divertida.

—N-no p-puede ser—tartamudeo por el impacto.

—Claro que si—dijo su otro yo entretenida.

—No-no-no, esto no está pasando.

—Claro que está pasando al igual que "eso"—increíblemente salió del espejo.

—No te me acerques—exclamo llena de miedo alejándose—¿Quién eres tú?

—Vamos ¿no lo sabes? Que decepción—dijo con voz triste aproximándose a ella–además no me mires de esa forma ¿o te tienes miedo a ti misma?

—¿Qué?—se detuvo.

—Ya lo oíste yo soy tu… bueno la otra parte de ti—sonrió alcanzándola.

—¡¿Qué?!

—Soy la parte que tú has ignorado toda tu vida—dijo acariciando el rostro su yo real—es raro ya que yo te quiero tanto.

—¡DEJAME!¡NO SE QUIEN ERES!—golpeo su mano.

—¡¿POR QUE ERE ASI MALDITA SEA?!—grito enfadada—¡SI NO FUERA POR MI ESTARIAS TRAUMADA DE POR VIDA!

—¿A que te refires con eso?

—Dime ¿recuerdas lo que paso en tu habitación ese dia?

—¿Eh?—esa pregunta la desconcertó.

—Vamos dime que es lo que recuerdas.

—B-bueno—no estaba segura de si contestar o no— Yo me estaba bañando…

—Si y ¿luego?

—Bueno yo me mire en el espejo…

—Asi es ¿y que viste?

—Yo… mi reflejo, vi que mi reflejo cambio y también—entonces se recordó a si misma tocándose y a sus ojos grises carentes de brillo—¿Uh?—entonces se dio cuenta que su reflejo tenia los mismos ojos opacos de aquella ves—imposible—murmuro entendiendo lo ocurrido.

—Si Orihime yo cambie paulatinamente de roles contigo, sin que te dieras cuenta—pego su cuerpo desnudo al de ella—yo soy la que vivió ese terrible momento con Nnoitra y gimió de placer con Ulquiorra después.

—¿A qué te refieres?

—¿Quieres saberlo?—anda y ve el espejo.

La chica dudosa se acerco al cristal, pero en él no se veía ningún reflejo, nada—¿Qué significa esto?

—Acércate más—le susurro la otra en su oído.

—Con temor se acerco hasta pegar su cuerpo en el objeto, fue entonces que una luz la cegó y un horrible recuerdo se reprodujo en su mente.

Estaba muy excitada y ansiosa por la llegada del cuarto espada, su corazón golpeaba fuertemente contra su pecho, podía sentir como su cuerpo se estaba preparando para recibirlo, percibía como su piel se tornaba más sensible anhelando el toque y la fricción de la piel del ojiverde.

Había removido su cabello para que el hollow viera sus nuevos pechos y asi invitarlo a tocarlos y saborearlos; esos pensamientos hicieron que sus entrañas se contrajeran por el dulce anhelo de volver a unirse él.

Sin embargo todas esperanzas murieron, ya que el pelinegro quien entro a la habitación no era el que ella esperaba.

¿Me extrañaste pet-sama?—sonrió con la lujuria viva en él

¿Qué haces aquí?—pregunto angustiada—¡¿Dónde está Ulquiorra?!

¡QUE TANTO TE IMPORTA ESE IDIOTA PUTA!—vocifero acercándose a ella con sonido—¡¿TANTO LO QUIERES?!¡MALA SUERTE!—grito y la tomo del cabello violentamente.

¡AAAAAHHHHHHH!—chillo de dolor.

¡ESO PERRA GRITA Y GIME POR MI!—la lanzó fuertemente al piso.

AH—se quejo del dolor

¡Ahora sabrás que es bueno maldita perra!—la alzó tomándola del cabello.

¡AAHH!¡SUELTAME!—exclamó tratando de aflojar el agarre del quinto espada.

¡Vaya pet-sama ahora puedes usar la boca para gritar!—se burlo de ella mientras se quitaba el pantalón con su mano libre—veamos como la usas con esto—dijo sonriendo y acariciando su rígido falo lentamente—y no te preocupes puedes muérdelo si quieres— tras esto dejo su cabello y tomó su cara de tal forma que la obligo a abrir la boca.

Y entonces vio como sus labios se dirigían al miembro del hollow.

—¡NOOOOOOO!—grito Orihime cayendo arrodillada, su mano derecha se había dirigido a su boca para contener los líquidos que subían por su garganta, en tanto la otra estaba sobre su pecho tratando de calmar su corazón.

—Se que esto es difícil, pero debes ser consciente de lo que sucedió—hablo el reflejo parada a espaldas de ella.

—¿P-porque no recuerdo nada?—logro preguntar sin vomitar.

—Ya te lo dije intercambie roles contigo—respondió—aunque realmente esta en alguna parte de tu memoria y por eso pudiste verlo, pero gracias a mi no recuerdas nada.

—G-gracias—dijo controlando mejor su estomago.

—No me agradezcas, en un principio lo hice para estar con Ulquiorra.

—¿Eh?—se volvió a su otra yo.

—¿Debo repetirlo todo?—suspiro agotada—Yo soy la parte que no te gusta de ti, la egoísta, la deseosa, la lujuriosa, etc, etc.

—¿Entonces tu…?

—Por mi te olvidabas de toda inhibición, mientras te violaban y follaban—camino hacia la real—por mi gemías como un puta loca—se agacho y abrazo a la verdadera—por mi te sentiste como una mujer.

La pelinaranja se separo al instante de la falsa—¡Déjame!

La imagen dio una pequeña sonrisa y volvió a acercarse a ella pero sin tocarla—y te hice conocer un placer increíble.

—¡Basta!¡yo nunca quise que esto pasara!

—Es verdad—dijo encontrándose con su mirada— tú esperabas a Kurosaki-kun, que el príncipe Kurosaki-kun te diera tu primer beso y que fuera el primer y único hombre de tu vida ¿pero no fue así verdad?—sonrió a un más—y tu eres quien lo agradece más que nadie.

Ante estas palabras la joven no pudo seguir sosteniendo la mirada de la otra.

—Y-yo no s-sé de lo que me hablas.

—Claro que si…¿recuerdas lo dicho por Szayel? Si hubiera sido Kurosaki ahora estarías sintiendo lastima por el por no poderlo comparar con Ulquiorra.

—P-para mi no es importante eso no me interesa, mientras ame a kurosa-

—¿Amar? Si no me equivoco fuiste tú quien pidió a Ulquiorra a hacerte el amor y en eso yo no tuve nada que ver.

Orihime no podía seguir, le dolía aceptar la verdad, no quería creerla, sin embargo era ella misma quien la decía, una parte que creía olvidada y suprimida ya que representaba los sentimientos que mas detestaba.

—No volveré a hacerlo, no estaré otra vez con él.

—¡JAJAJAJAJA!—rió—¿de verdad? En tu estado lo necesitas más que nunca.

—¡No importa!¡podre salir de esto sola!—volvió a entrecruzar miradas—sere mas fuerte que tu.

—Interesante—dijo caminando en círculos alrededor de la verdadera— pero no se trata de ser mas fuerte que yo—volvió a abrazarla—se trata de ser mas fuerte contra lo que deseas.

—Lo hare no importa que—susurro.

—Eso ya lo veremos—hablo lento—y descuida yo no voy a interferir—hizo una pausa— quiero que tu caigas ante él y conozcas de primera mano y no por mí, el nuevo placer que te puede ofrecer mientras estés en este estado.

—Vete

El reflejo quedo perplejo por esas repentinas palabras, pero se recompuso poniendo una cara de diversión—Esta bien me voy por el momento pero quiero mostrarte algo.

—¿Qué?—pregunto preocupada, no quería saber la continuación de esa terrible visión con Nnoitra.

—La manera exquisita en que nos sacamos el sabor de Nnoitra de la boca.

—¿Qué?

Entonces otro recuerdo apareció, pero esta vez ella veía desde afuera lo que estaba pasando.

Se vio a si misma besando apasionadamente al cuarto espada y jugando con su virilidad.

—No puede ser.

—si eso es lo que sucedió antes que despertaras.

La ojigris real observo como ella desnudaba y besaba el cuerpo descubierto del hollow con un marcado libido en sus acciones, haciendo que se sus entrañas se contrajeran de excitación.

—¿Te gusta lo que ves?

—AAAHHHHH—dio un pequeño gemido cuando vio como su imagen metía el pene de Ulquiorra en la boca.

—¿Lo quieres?—cuestiono para luego introducir sus dedos en la boca de su yo real, para simular la escena.

—Mmmmm—la ojigris se quejo al sentir los dedos de la otra entrar y salir de sus labios.

Pero eso no fue suficiente para calmar su lujuria, ya que en cuanto los seres frente a ella comenzaron a rozar sus intimidades, la de ella sentía la necesidad de tenerlo al arrancar lo más adentro posible de su cuerpo. Lo que no mejoro al ver como unos segundos después comenzaron a copular salvajemente.

—En cuatro patas… fue realmente delicioso—sonrió al ver la desesperación de la chica auténtica, la cual lamia sus dedos de forma exasperada—bueno te ayudare un poco con tu suplicio—dijo en su oído mientras dirigía su mano libre a la feminidad.

—¡Aaahhhh!—no pudo evitar el gemido al sentir los dedos penetrándola.

—¿Te gusta vedad?—susurro—pero lamento decirte que esto no se compara a lo que ves— termino mientras sacaba y metía sus dedos velozmente de su vagina.

—¿AAhhhhh?—balbuceaba, entretanto tenía la mirada perdida en los dos cuerpos apareándose.

—Eso también se sintió muy bien—hizo referencia a Ulquiorra jugando con sus pechos—¿supongo que también lo quieres?—y con esto saco sus dedos de la boca de la pelinaranja y lo llevó a sus pezones.

—¡AAAAAHHHHH!¡AAAAHHHHH!—los gemidos de la Orihime del recuerdo y del ahora se mezclaron. No podía creer que ella hubiese hecho eso, aunque no importaba ya, necesitaba hacerlo, una parte de ella que hace un tiempo no creía que existía, debía ser satisfecha y en su fuero interno sabia que tanto como su mente y su cuerpo lo necesitaba, toda ella lo quería.

—¡AHHH!¡AHHHH!¡AHHHHHHHH!—llegó al orgasmo, empezando con pequeñas convulsiones, pero no se sentía plena, no, esto no era lo que ella deseaba, ella deseaba más.

En cuanto llego al clímax todo su entorno se volvió borroso hasta desaparecer, tanto los cuerpos que llegaron a la gloria al mismo tiempo que ella, como el reflejo que la masturbo, pero no sin antes decirle:

Buena suerte con la abstinencia.

Orihime sentía que todo daba vueltas, por lo que le fue difícil volver en si. Cuando logro ver todo claramente, dio cuenta que una de sus manos estaba apretando un pezón y la otra al interior de su intimidad.

Estaba desorientada no entendía lo que paso, parecía un sueño ¿Cómo era posible que algo asi sucediera?

Con vergüenza quito las manos de su cuerpo y se dispuso a ir descansar a su cuarto para aclarar su mente.

En cuanto abrió la puerta se sorprendió al ver una enorme cama en la habitación, no tenía idea de donde había aparecido hasta que recordó las palabras de Ulquiorra, sin embargo en cuanto pensó en él, recordó las imágenes de ellos teniendo sexo, provocando caos en ella nuevamente, asi que de pensar en otra cosa.

Se dirigió a la cama, la cual era completamente blanca, deslizó sus dedos por las suaves sabanas disfrutando de la suavidad de estas; le llamo la atención que la madera con la que estaba hecha era totalmente blanca, lo que hizo preguntarse si habían arboles en el Hueco Mundo.

Antes de reparar en ello ya estaba acostada sobre la agradable tela nívea, deleitándose con ella y como se sentía bajo su piel. Inconscientemente movía sus piernas para sentir el roce de sus muslos. De ahí en adelante no se pudo controlar y las imágenes de sus sesiones con Ulquiorra ocuparon por completo sus pensamientos, desde se primer abuso hasta la visión de ella en cuatro patas mientras era follada por detrás.

—Ulquiorra—lo llamó con un leve gemido. Lo deseaba, por más que lo repudiara ella lo deseaba, no importa si era o no por "eso" lo quería junto a ella.

Para aliviar un poco su tensión tomo una almohada y enterró su cara en ella, dando un fuerte grito que no alcanzo a ser amortiguado del todo. Pronto las lagrimas se asomaron por sus ojos, no sabía que debía hacer o pensar para aliviarse, no sabía cómo atender a su cuerpo sin rebajarse al pedir sexo al ojiverde. ¿Cómo hacerlo si su moral y cuerpo estaban divididos?

Al tener la almohada en su rostro, le surgió extraña idea, la cual llevo a cavo al morderla, inicio apretándola con los dientes pero luego de una manera bestial comenzó a rasgar la tela. Mientras rompía la tela metía los trozos en su boca al mismo tiempo que movía sus caderas imitando el meneo del coito.

A pesar de que trataba de ser fuerte, su voluntad se rendía ante la necesidad de esa energía, la que de ahora en adelante supuestamente le serviría para vivir. Estaba furiosa todos le habían dicho que debía hacerlo sin pensar en ella, ya que lo importante era el resultado final de todo "eso".

—¡AAAAAHHHHHHHHHHHH!—grito metiéndose más pedazos del tejido a la boca, llenándola por completo. Por un instante pensó en asfixiarse y morir, pero enseguida su motivo real salió a la luz: quería tener a Ulquiorra en la boca, quería saborearlo, hasta que el gusto de su falo se quedara en su lengua. ¿Sería igual de insípido que la almohada? no estaba segura que no, por lo que el deseo de chupar y empujar el pene de Ulquiorra por su garganta, se hacía mas y mas persistente tanto en su mente como en su cuerpo.

De repente el ruido de una puerta abriéndose resonó en el silencio y un pequeño haz de luz interrumpió la oscuridad de la habitación, mostrando a un pálido espada.

—¿Mujer que estas haciendo?

En cuanto la ojigris escucho su voz escupió los restos de tela y volvió su mirada al "hombre" a unos metros de ella, al ser que dominaba su vida, al ser que la hizo lo qu es ahora.

—Respóndeme—le ordeno.

A lo que Orihime respondió lamiéndose tentativamente los labios mirándolo como a su presa.


Sé que e enredado pero queria mostrar el caótico mundo interior de hime por lo que vive, en el proximo capitulo sabran lo que ocurre.

Como dije antes iba a borrar la historia, unos de mis momentos depresivos XP pero ahora estoy bien! El loquero lo dijo sin mencionar que me califico como normal ;) asi que no se preocupen además esta historia ya tiene un final y definitivamente tengo que escribirlo.

Para quienes les gusta el lemon, lamentaran este capitulo pero era necesario, pero no se preocupen el próximo habra.

Dejen sus comentarios para saber que es lo que piensan y asi mejorarla, incluso con un me gusta me basta para los que no les gusta escribir tanto, y de esta manera ayudas a subir el animo y a subir la historia rápidamente (lo que en este caso no sucedió por cosas personales: tramites universitarios y pruebas)

Y recuerden seguir esta historia para que sepan cuando subo el próximo capitulo.