Mi obsesión. Se dibuja en mis ojos de una manera lamentable. Tengo frío,

siento como mi cuerpo se hiela poco a poco, que mi corazón a cada segundo se

desquebraja más ¿Como puedo parar esto? No quiero sentirme así.

Perdoname. No quise hacerte daño. Recuerdo cada momento en el que mi

enferma obsesión quiso hacerte mía. Quiero pararlo. Recuerdo cada momento

en el que perdí mi dignidad, mi orgullo, y mi humanidad. Quiero olvidarlo.

¿Por que no salen de mi mente? Amo a Natsuki. Siempre me esforcé en ser

una buena amiga, una chica de curso superior la cual le enseñaba cosas, y

hacia que no se sintiese sola. Fallé. Fallé en rotundo. Destrocé toda la

confianza que ella puso en mi. Me convertí en un monstruo sin escrúpulos que

sólo y únicamente pensaba en protegerla, de herrada manera, y para colmo,

en hacerla suya sin tener en cuenta los sentimientos que en ella albergaban.

¿Por qué mi mente, mi cabeza, mi cerebro se inundaron en sentimientos tan

oscuros? Maté. Asesiné sin remordimientos. Esa disculpa sé que no lo arregló

todo. Hay personas que no me perdonan, pero no me importa. Ella lo hizo.

Aunque... Me tiene miedo, lo noto, sus ojos no son los mismos de siempre, sé

que en su interior tiene miedo a que yo, con mi obsesión y mis enfermos

sentimientos vuelva a pensar sólo en mí. ¿Realmente pensé en ella cuando

quise protegerla? ¿O sólo pensé en mi y en hacerla mía, no importandome el

precio?

Pensaba que ibamos a morir, en el momento en el que mi cuerpo desapareció

en sus brazos me sentí bien, pensé que todo había acabado, que.. tenía lo que

me merecía. Ahora no pienso lo mismo, volví a la vida y no sé bien que hacer

en ella. Le pedí perdón. Ella me dijo que todo habia pasado, que todo estaba

bien, aun recuerdo su rostro. ¿Me perdonó por pena? Sentía pena hacia mi...

Sí.. No me suena extraño, sentiría pena hacia un cuerpo de mujer que desea el

cuerpo de otra, hacia un corazón destrozado y a la vez podrido de misteriosa y

amarga obsesión y egoísmo.

Creo que Natsuki hubiese sido más feliz si yo me marchase, o dejandola

marchar, si no me hubiese enamorado locamente de ella quizás no correría

peligro, no hubiese habido ni un sólo ápice de riesgo en que si me

derrotaban... ella desapareciese. Eso me volvió loca, me embriagó un

sentimiento de culpa, y a la vez deseo de protección y de... amor incontrolado

hacia ella. No hice bien y lo sé. Pero cuando ella pronuncia mi nombre vuelvo a

la vida, intento sofocarlo con mi paciencia, con mi delicioso té, con

ocupaciones como estudiar o hacerme cargo del Consejo estudiantil.

Me sorprendió el tamaño de Dhuran aquel día, siempre había visto desde las

sombras a Natsuki con ese Child, tan pequeño, que cuando hizo su nueva

aparición después de perder los poderes durante un tiempo, lo hizo y de

manera deslumbrante, era grandioso. Ni siquiera me hubiese esperado que

Natsuki me quisiese tanto.. ¿Realmente ese gran tamaño era por el amor que

sentía hacia mi? No quiero saberlo. Volvería a pudrirme, a obsesionarme.

Volvería a pensar sólo en mi. Natsuki no me ama, es imposible, no puede

corresponderme en mis degenerados sentimientos.

Es una vergüenza en la posición en la que estoy, desear sentimental, o

sexualmente a otra mujer. Una vergüenza para los demás, pero a mi me

resulta natural amarla, cualquiera en sus cabales se enamoraría de tal diosa

del hielo. Fría y a la vez tan débil, con esa coraza que crea para parecer mayor

y siendo en el fondo una niña pequeña sin protección. Es tan linda. Eso me

hace querer protegerla. Pero, esta vez será distinto. Tengo que esforzarme en

sofocar mi egoísmo. Tengo que darlo todo, sólo por ella. Por mi Natsuki. No

puedo dejarme llevar por el cuerpo que una vez la hizo suya y que desea

repetir ese momento. Si ella me amase, seria perfecto, pero sé que ella no es

el tipo de chica que correspondería mis... enfermos sentimientos.