Advertencias: Shonen-Ai/Yaoi. Lemmon.

Rate: Uhm.. yo lo ubicaría en M.

Pareja/s: Zoro x Luffy. Y por ahí después se me ocurre otra, pero no creo.

Notas: Bueno, primero que nada, ésta es mi primer historia.. Hace tiempo que leía fics en ésta pág, pero es la primera vez que me decidí a publicar algo realmente. Sin más que aclarar, los dejo que lean.. Espero que les guste!


Capítulo 1

Era una mañana pacífica. El Sol acariciaba el Thousand Sunny con sus rayos mañaneros y la brisa fresca agitaba levemente las velas del barco. Si no fuera porque ningún Rey Marino se alzaba a la vista, claramente podría confundirse ese mar con el Calm Belt.

Aunque no todo era tan tranquilo como parecía.

Flash-back.

Turno de Zoro para el papel de vigía. Cambió de lugar con un adormilado Chopper para hacer su trabajo. Estaba ya amaneciendo y parecía que nada iba a suceder.. Y pensar que ese mar era apodado "el cementerio de piratas".

Pasado un tiempo, el espadachín empezó a sentirse cansado, sus ojos se cerraban contra su voluntad y uno que otro bostezo amenazaba con asomarse por su boca.

- Mhn.. No parece que haya que preocuparse esta noche- se dijo a sí mismo. Y siguiendo sus impulsos, se recostó sobre la cubierta.

Fin del Flash-back

Se despertó agitado y desorientado. Nervioso y sudado. ¿Realmente él había soñado tales cosas? Miró dudoso su entrepierna como queriendo confirmar lo sucedido.

Avergonzado de sí mismo, decidió darse una ducha. Una con agua MUY fría, para resolver su pequeño "problemita".

Pasadas dos horas, todos en la tripulación se encontraban concentrados en sus respectivas tareas. Nami junto con Robin comían pastel (especialidad de Sanji para sus queridas damas) mientras charlaban de cosas sin mucha importancia. Franky se dedicaba a un nuevo diseño de armas para el Sunny, Brook componía nuevas melodías, mientras que Ussop, Chopper y Luffy correteaban por toda la longitud del barco jugando, posiblemente, a las escondidas.

Zoro estaba nuevamente echado sobre la cubierta con los ojos cerrados, pero no precisamente durmiendo; después de esa "pesadilla" no quería pegar un ojo, por las dudas que ésta se repitiera. Se obligaba a creer que todo había sido una mala broma de su cerebro, que fue producto de la culpa que sentía por haberse dormido mientras debía estar vigilando el barco para la seguridad de sus nakama. Cualquier excusa serviría, por más tonta que fuera, con tal de no pensar demasiado sobre ello.

Así se encontraba, renegando con sus pensamientos, cuando una cálida mano sobre su hombro lo sacó de su ensoñación.

- Oiii, Zooooroooo!

Zoro dió un respingo. La cara de su capitán estaba muy cerca de la suya, tanto que podía sentir su respiración rozando levemente la punta de su nariz.

- ¿Qué necesitas tan urgente para despertarme de pronto?

- ¿De pronto? Zoro, he estado gritandote en tu oído desde hace cinco minutos, ¿te encuentras bien?

- Mhn.. No es nada. ¿Y bien?

- ¿Y bien qué?

- ¿No me necesitabas para algo? ¿O ahora me llamas sin ningún motivo? -Por alguna razón, se sintió algo ansioso al hacer esta última pregunta.

- ¿Eh? ¡Ah, cierto! Sanji me mandó a llamarte. Dice que la comida está lista y que si llegas tarde te hará limpiar los platos por toda una semana.

- (Grr.. Maldito cocinero pervertido..) Uhmn.. ya voy Luffy.. ¿Luffy?

Luffy le estaba observando fijamente. De repente, acercó su mano y acarició su cabello.

- Estabas despeinado, ¡ahora ya estás como siempre! -Contestó Luffy con una de sus típicas sonrisas para luego marcharse a la cocina.

Zoro lo miró irse y se tocó el cabello sonrojado. Últimamente estaba actuando muy extraño cuando se trataba de su capitán.


Notas Finales: Éste es el prólogo. La duración de la historia todavía no la decidí, supongo que se dará con el tiempo y según cuántas ideas se me ocurran. Ya tengo preparados los primeros 2 capítulos, así que después agregaré más. No quiero mandarlos todos de golpe porque tengo que seguir escribiendo y me voy a atrasar! (u.u)

Acepto críticas, tomatasos o cualquier review que quieran mandar! -(*o*)-