Doy un volantazo con el coche para llegar hasta a ella, y en pocos segundos estoy arrodillado a su lado.

-Jen, ¿estás bien?.-Nadie me contesta.

-Jen, ¿puedes oírme? Vamos joder, ¡Despierta!.-Digo con urgencia, sacudiéndo su cuerpo. Me empiezo a preocupar cuando su cara sigue plantada en el suelo sin moverse, así que saco mi telefóno para llamar a una ambulancia. Entonces, una mano me sujeta la cintura. Parece que Jen se ha conseguido poner de pie. Menos mal.

Me levanto con ella y la dejo apoyarse en mi hombro. Jen lleva un vestido negro muy ajustado y sus ojos no paran de caerse, como si fuera un gran esfuerzo para ella mantenerlos abiertos. Por otra parte, salta a la vista que lleva unos pelos que parece que se acabe de levantar.

¿Dónde ha estado?

-Josh...- Tropieza con sus propios pies y cae sobre mi. El olor a alcohol es abrumador.- Estoy bien.

Pongo los ojos en blanco.

-Sí, no lo dudo. Venga, vamos dentro.-Cojo su mano pero ella la rechaza.

-¡No!-Dice mientras hace pucheros.-¡No quiero ir contigo!

-Claro que quieres...-Me doy cuenta que parece que estoy hablando con una cría. Encima, se pone a dar pataditas al suelo como una niña de cinco años. Madre mía, ¡está teniendo una rabieta!

-¡Pues entonces no voy a ningún sitio!

Suspiro.

-¿Quieres que te cuelge de mi hombro y te lleve dentro yo mismo?

-No lo harías.

La cojo por las piernas y la pongo en mis hombros.

-Bueno, en realidad creo que podría.

-¡Déjame en el suelo!-Protesta mientras intenta soltarse de mis brazos. Abro la puerta haciendo caso omiso a sus lamentos. No es la primera vez que estoy en su casa, así que la llevo con cuidado a la puerta del fondo de la sala y entro en su habitación. La dejo en la cama y me siento en el borde.

-¿Cariño, recuerdas dónde te emborrachaste tanto?-Pregunto

-¿Cariño? ¿No llamas así a Jackie y a Ariana? Parece que te gustan las pelirrojas eh...-Dice amargamente.

Me muerdo el labio intentando no reír. Me encanta que Jen esté celosa.

-No me gustan las pelirrojas. Pero igualmente, ¿Qué más te da? Tu tienes a Nick.

Sacude la cabeza antes de empezar a llorar. Con el corazón roto, la abrazo para que apoye la cabeza en mi pecho y le acaricio el pelo. Cuando los lloros empiezan a ser más fuertes, la intento calmar balanceándola suavemente.

-¡Me ha engañado!-Chilla-¡El muy gilipollas me ha puesto los cuernos!

Por mis venas empieza a correr un sentimiento de protección. ¿Nick tiene a una chica preciosa como Jen y le hace daño? La atraigo más hacia mi, como si por estar en mis brazos la pudiera proteger de todas las maldades del universo.

El volumen de los sollozos de Jen baja considerablemente mientras la acuno contra mi cuerpo.

-Tú no me harías esto si estuviéramos saliendo; eres un chico genial, cariñoso, atento...me tratarías bien...-Su mano empieza a deslizarse de su regazo y se acerca a mi zona de peligro.

Aparto su mano-¿Pero qué haces?

Jen sale de su posición y se coloca en mi regazo. Justo cuando voy a protestar empieza a besarme la mandíbula y la mente se me nubla.

-Josh, te necesito. Y ahora vas a descubrir cuanto.

La manera en la que gruñe mientras me da besos en el cuello me hace gemir de placer. Vuelve a su camino por la mandíbula y entonces sube hacia mi boca. Me doy cuenta ahora en lo mucho que he estado soñado a que llegue este momento, en lo mucho que la necesito junto a mi.

Entonces huelo el alcohol otra vez.

Evito que nuestros labios se encuentren otra vez.

-Tal vez en otra ocasión, cuando estés sobria... pero si quieres, me puedo quedar esta noche.

Asiente medio aturdida y sale de mi encima mío. La Jen que hace un momento me quería hacer de todo, ahora parece agotada.

-Sí, porfavor.

La coloco cautelosamente bajo las mantas. Me saco el traje y la corbata, y me quedo en una camisa interior blanca y unos pantalones negros. Me meto en la cama con Jen, sin estar seguro de si debería tocarla o no.

-¿Y bien?-Su voz me pilla por sorpresa-¿A que esperas? Dame mimos.-Me ordena.

Riendo entre dientes, la envuelvo entre vis brazos.

-Lo que usted quiera, señorita Lawrence.

X

Me levanto con el sonido del vómito en mis oidos. Gimo mientras siento que a mi lado no hay nadie.

-¡Jen!-Llamo.

Me responden más ruidos vomitivos procedentes del lavabo. Me estiro antes de ir hacia el baño, y entonces veo a Jen agachada delante del lavabo.

No puedo controlar mis palabras cuando me inclino contra el marco de la puerta y digo:

-¿Cómo te va, Jen? ¿Te encuentras muy bien, eh?

-Que te jodan-murmura antes de de vomitar una vez más.

Me siento a su lado y dibujo circulos en su espalda, intentando hacerla sentir mejor.

-Lo siento.-Digo mientras le limpio el pelo empapado de sudor. Aún tarda un rato en parar de vomitar y hablar por fin.

-Creo que he acabado.

La ayudo a levantarse mientras la llevo hacia la cama. Intenta sentarse con la espalda recta pero no lo consigue, y su cabeza acaba descansando en mi hombro. Su aliento es horrible, todo sea dicho, pero intento ignorarlo al recordar como me sentí esa mañana que tuve la peor resaca de la historia.

-¿Recuerdas lo que pasó anoche?-Susurro.

-Algunas cosas.- Jen se pasa la mano por el pelo.-Recuerdo haberme enfadado con Nick, ir a un club sola, que me ofrecieron una bebida que sabía rarisima, meterme en la cama contigo...-Hace una pausa, intentando recordar que más pasó.-Lo demás es confuso. ¿Me ayudas?

Me doy cuenta que hoy es el dia perfecto para hacerla rabiar, así que río maliciosamente antes de decir:

-Bueno...digamos que prácticamente me desnudaste.

Sus ojos se abren de golpe.

-¿Qué?¡Ni de broma!

-"Josh, te necesito. Y vas a descubrir cuánto".-La imito en mi mejor demostración de voz femenina.

Veo como todos los recuerdos atraviesas su cabeza.

-No...Esto no puede estar pasando.-Gime, poniéndose de pie.

Mi cuerpo se apodera de mi mente y mis brazos la cojen y la atraen otra vez haca mi. Dirijo mis labios hacia su oreja.

-La verdad es pensé que eras sexy.

No sé de dónde salen mis nuevos actos de chico-seguro-de-si-mismo-que-está-buenorro, pero estos envían escalofríos por todo su cuerpo.

-¿Super sexy?-Pregunta Jen.

Me río antes de mirarla a los ojos. Algo dentro de esos orbes grises me hace hacer cosas que nunca podría explicar.

Como inclinarme para besarla.

Seguramente no es una buena idea, teniéndo en cuenta que acaba de vomitar, pero no veo como este momento no podría ser más perfecto. Nuestros labios se empiezan a tocar cuando mi teléfono vibra. Jen suspira mientras cojo el teléfono para ver quien narices me ha molestado.

Es un Whats Upp de Ariana. Genial.

Parece ser que no bromeába con el tema de la tercera cita. Pero cuando abro el mensaje, veo:

-Así que me engañas, ¿eh?

Y debajo, hay una foto de Jen y yo besándonos.

Nota:

Hola! :D Parece que voy recibiendo los primeros reviews! :D Muchas gracias! Cualquier comentario o duda que tengáis, bueno, malo, regular... quiero conoceros :3

La verdad es que estoy un poco preocupada, porque el fic original ha sido borrado de FanFiction y tengo miedo que a este le ocurra lo mismo. Recemos para que eso no ocurra.

SweetyWeasleyBassMuchas gracias por tu review en especial. Da gusto ver que alguien valora el trabajo que haces de este modo. Muchisisissimas gracias! :D

Bea 29: La verdad es que sí, Josh la ha liado un poquito… Pero a ver como se las apaña!

Adriana2011 Gracias! Aquí tienes la actualización! :D Además, ahora estoy de vacaciones y podré actualizar aún más seguido! :D Un beso y gracias! Me motivas a seguir!