Nota. Los personajes le pertenecen al maestro Akira Toriyama y no tengo intenciones lucrativas con ellos

Capitulo 1. ¿Quieres ser mi novio?

En el Instituto Orange Star. Tres meses después de la derrota de Majin Buu.

― Uhmm…― Ireza estaba pensativa, mientras pasaba el lápiz por frente de su nariz. Volteo a ver a Gohan y se sonrojo ligeramente. Desde hace tiempo que le gustaba, pero no se había atrevido a pedirle una cita porque desde hacia tiempo sospechaba que entre él y Videl había cierta atracción mutua. Sin embargo, habían pasado ya un tiempo y no había sabido que ambos fueran novios o algo por el estilo. Comenzó a escribir algo en su cuaderno y se lo mostro a Videl.

― ¿Uh? – Videl leyó el contenido, que decía algo así:

Videl, ¿puedo preguntarte una cosa?

Videl tomó la pluma y escribió para contestarle y le devolvió el cuaderno, con una sonrisa en sus labios. Ireza leyó:

Por supuesto, pregunta lo que quieras.

Luego de unos minutos, Ireza le hizo la pregunta:

¿A ti te gusta Gohan? ¿Es tu novio?

Videl se puso totalmente roja ante tal pregunta. ¿Qué si le gustaba Gohan? ¡Pues claro que sí! Eso era algo que se notaba inmediatamente. Sin embargo, no quería admitirlo. ¡Antes muerta, que admitir sus sentimientos por Gohan! Eso le hizo recordar una cosa en específico: el día en que Gohan y los demás fueron a enfrentar al Mago Babidi y ella se despidió de él. Recordó entonces que se había decidido a pedirle una cita a Gohan, pero hasta entonces no lo había hecho. No había encontrado el momento apropiado y no había notado en Gohan ningún indicio de que él pudiera tener sentimientos por ella que fueran más allá de una simple amistad. Ella no podría tolerar sentirse rechazada por alguien como él.

―(No sé qué decirle…) – Pensó Videl nerviosa. – (Bueno… supongo que…)—Videl comenzó a escribir para contestarle, luego le paso el cuaderno.

¡¿Novios nosotros?! ¡Para nada! ¡Solo somos amigos! ¿Por qué lo preguntas?

Al leer el último mensaje, Ireza suspiró aliviada. Oficialmente, ya tenía un "permiso" para poder salir con Gohan. Escribió otro mensaje y se lo paso a Videl.

Solo curiosidad.

Videl lo leyó y volteo a verla, ésta le sonrió y le guiñó. Sin embargo, Videl seguía pensativa. ¿Sería este el momento oportuno para por fin poder pedirle una cita a Gohan? Después de todo, simplemente era una cita, ¿no? Nada fuera de lo común, no seria que le pidiera hacer algo raro ni casarse con ella, ¡para nada!

La campana sonó para dar por terminadas las clases. Gohan estaba por retirarse cuando Videl se le interpuso.

―Ehm… Gohan, yo… quiero pedirte algo… ― Gohan le miro atentamente. Videl estaba totalmente ruborizada y nerviosa.

―Claro, ¿Qué es lo que necesitas?—

―No, no es que necesite algo, es solo que…―

―¿Interrumpo algo?—Interfirió Ireza, Videl se puso más nerviosa aun.

―N-no… no interrumpes nada, ¿verdad, Gohan? – Se volvió a él, con una risa nerviosa y medio ridícula.

―Bueno tú estabas por decirme algo, ¿no? –

―¿Quieres decirme algo, Ireza?—Le preguntó la joven de cabello negro.

―Bueno, no, en realidad quiero decirle algo a Gohan –

―¿Uh? ¿A mí? –

―Bueno, en ese caso los dejo, Gohan, luego hablamos. — Videl se retiró, dejando solos a ambos jóvenes.

―Gohan, sé que esto te parecerá un poco raro, pero… ¿te gustaría salir conmigo?—

―¡¿Eh, que?! ¡¿Salir?! ¡¿Te refieres a una cita, como pareja?! – Gohan se sorprendió por la propuesta y se ruborizo ligeramente. Ireza le asintió, sonriéndole amenamente. –P-pero no sé qué decir…

―Anda Gohan, di que sí, nos vamos a divertir mucho—Dijo esto último, guiñándole sonriente. –Además, eso serviría para conocernos mejor, ¿Qué dices? ¿Dirás que si? – Gohan se rascó la cabeza. Recordó que la primera cita que había tenido fue por causa de un chantaje. Ahora la situación era distinta, no tenia porque verse obligado a aceptar, pero, si rechazaba podría quedar mal con ella… además… eran amigos, ¿no? Tal vez la cosa no iría en plan romántico, sino simplemente en plan de dos amigos que salen a divertirse juntos, inocentemente.

―D-de… de acuerdo. –

―¡¿De verdad que si?! ¡Hurra, bravo! – La rubia dio saltos de alegría. –Entonces Gohan, ¿nos vemos mañana aquí después de la escuela? Así decidiríamos a donde nos gustaría ir.

―Está bien… ― Ambos salieron del salón. Videl esperaba afuera, dispuesta a seguir con su cometido.

―¿Ya terminaron de hablar? –

―¡Sí! ¡Nos vemos mañana en la escuela! ¡Chau! – Ireza se despidió de ambos alzando una mano y sonriéndoles. Una vez que ella se retiro, Videl volteo a ver a Gohan.

―¿De qué fue de lo que hablaron? –Preguntó Videl, curiosa.

―¡¿Eh!? ¡¿De verdad quieres que te lo diga?! E-es que, no lo sé… no creo que sea buena idea… - Entre todas las personas, Gohan no quería que Videl se enterase de que acababa de hacer una cita con otra chica que no fuera ella. Además… conociendo su carácter, tal vez la cosa no iría bien para él. ¡Un momento! ¿A Videl le importaría que él estuviera saliendo con alguien más? No, eso es imposible, porque, según él, Videl jamás le había mostrado sentimientos más allá de una sincera amistad. Entonces, en todo caso, la cosa no iría tan mal.

―¿Por qué estas tan nervioso? Vamos dilo, no creo que sea algo tan malo…―

―Bueno, está bien. Ella… me… me ha pedido que salgamos… ―

―¿Salir? ¿Salir a donde?—

―Eso, ya sabes… una… ci… ci… cita. – Lo último le costó mucho trabajo decirlo. Espero la reacción de la chica. Mientras no fuera una reacción violenta, todo estaría bien. Bien pudo imaginarse a una Videl celosa y violenta que comenzara a tirarle golpes y patadas y le dijera "mujeriego", "Casanova", "sinvergüenza".

Videl se quedo helada al escuchar la palabra "cita". ¿Fue esa entonces la razón por la que Ireza le había preguntado aquello? Muy posiblemente, sí. Pero ahora, ¿Qué iba a hacer? Quería pedirle una cita a Gohan, pero, ¿sería ya demasiado tarde para eso?

―¿Videl? –

―¿Y tu… tu… q-que le contestaste? – Videl esperaba que la respuesta de Gohan fuera negativa. Así ella podría tener una esperanza con él.

―Em… pues… yo… ― Gohan miro a Videl a sus intensos ojos azules. Ella lo miraba muy ansiosa y ligeramente molesta. Como lo pensaba, Videl no reaccionaría bien a aquello. – le he dicho que sí – Contestó la verdad. De cualquier manera después iba a enterarse. Era mejor que lo supiera de él antes y no de alguien más. Al menos así la cosa se suavizaría.

―V-vaya… entonces vas a salir con ella… ― Dijo Videl, cabizbaja. No quería que Gohan viera en su rostro la tristeza que tenia.

―P-pero no es como tú lo piensas, ¡saldremos en plan de amigos, amigos nada más! – Le aclaró Gohan, mientras agitaba las manos y ponía una cara nerviosa.

―¡Arghh! ¡Cállate! ¡¿Y a mí que me importa si es en plan de amigos o si van como pareja?! ¡No tienes porque explicarme nada! ¡Tus ridículos asuntos no me interesan! ¡Por mi ustedes pueden ser novios melosos y aun así eso me tiene sin cuidado! – Videl no podía controlar su coraje, no quería que Gohan la viera en ese estado.

―¿D-de de verdad no te importa para nada? – Preguntó Gohan, un poco decepcionado por la respuesta de su amiga.

―¡No! ¡Me importa un pepinillo! Ahora si me disculpas ya me voy, tengo mucho que hacer. –

―¡O-oye, espera! ¿No tenias algo que ibas a decirme? –

―¡Olvídalo! – Videl se retiró. Gohan siguió mirándola desde donde estaba hasta que desapareció de su vista.

―Nunca voy a poder entenderla… ―Murmuró para sí mismo.

De camino de vuelta a casa, Gohan permanecía pensativo por lo que acababa de ocurrirle al salir de la escuela.

―La verdad es que no me había metido en ningún lío desde hace meses y hoy me pasan estas cosas… menudo problema… Videl ya no quiere ni hablarme…- Gohan había tenido la acción del día como el Gran Saiyaman después de la escuela, enfrentando a unos criminales se encontró con Videl, pero ella ni siquiera quiso voltear a verle. La situación lo tenía muy preocupado. —Videl si que está enfadada… ¿será por lo de la cita? No puede ser, ella dijo que no le importaba, ¿no? ¿Entonces que le hice? No sé qué haré… espero que se le pase el enojo…

Mansión Satan.

Ya se hacía de noche y Videl estaba en la cama, aun meditando sobre lo que había pasado.

―Eres un idiota, Gohan… tan idiota como para no darte cuenta de lo que siento por ti… ¿Qué voy a hacer? Y yo que iba a pedirle una cita, pero si va con Ireza no puedo hacerlo… ella es mi amiga. Entonces… ¿a Ireza de verdad le gustaba Gohan? Bueno, siendo francos la culpa no es suya, ya que yo le dije que no sentía nada especial por Gohan, aunque era mentira… ¡Rayos! ¿Y ahora que irá a pasar? – Videl dio un suspiro y siguió pensando en su príncipe de cabellos negros, durante toda la noche.

Al día siguiente, Ireza había esperado impacientemente que llegara la hora de la salida de clases y su espera por fin había terminado. Gohan se paro frente a ella y le sonrió y ella contestó igual con una sonrisa.

―¿Nos vamos ya?—Le preguntó la joven rubia. Gohan asintió. Ambos salieron juntos de la escuela y Videl los vio desde lejos, con tristeza.

―Sea como sea espero que les vaya bien, aun así siguen siendo mis amigos...-

Gohan e Ireza habían llegado al centro de la ciudad.

―¿Qué te parece si primero vamos a comer algo? –Le preguntó Ireza

―Es una excelente idea, ¡muero de hambre! ― Contestó, emocionado.

―¿Te parece si vamos por unas hamburguesas? ¡Conozco un buen sitio! No es muy grande pero las hamburguesas son deliciosas—

―De acuerdo—Ambos fueron al pequeño restaurante en la ciudad, les sirvieron sus órdenes y comenzaron a comer.

―Oye Gohan, dime… ¿has salido antes con una chica?—Le preguntó Ireza

―¿Eh? Bueno, pues… sí… Salí una vez con una chica— Contestó el joven, un poco apenado.

―¿Y ustedes fueron novios? – Ante la pregunta, Gohan se ahogó con el refresco y se puso totalmente colorado.

―¡N-no, para nada! Y-yo… nunca… nunca he tenido una novia—Contestó Gohan, mientras jugaba con los dedos de sus manos, nerviosamente.

―Bueno… no me sorprende, ya que eres algo del tipo tímido. –Dijo con una risita ― Y… ¿no te gustaría tener una novia? – Le preguntó la rubia, en tono coqueto.

―Y-yo no lo sé… no me he puesto a pensar en eso… así que no sabría decirte… ―

―Bueno, Gohan, ten en cuenta que tener novia es algo que hacemos todos los jóvenes, así que no sería nada anormal si tu tuvieras una. ¿Nunca has pensado como sería tu chica ideal? –

―N-no… nunca he pensado en ese tipo de cosas…―

―¿Entonces te la pasas estudiando nada más? ¿No piensas en chicas? ¿N-no me digas que tú eres, eres…? – Ireza abrió los ojos como platos y le miró incrédula.

―¿Ser qué? –

―¿Homosexual? – Gohan se cayó para atrás con todo y la silla.

―¡N-no! ¡Para nada! ¡Yo no soy nada de eso! Las chicas de verdad me gustan, me gustan bastante, ¡lo juro! ¡Ajajaja!— Rio Gohan nerviosamente con una mano detrás de la nuca.

―Lo siento, lamento haber dicho eso… creo que me pasé, je je… tómatelo como una broma, ¿quieres?—

―S-sí claro… uff…― Ambos dejaron de hablar por unos minutos. Lo que Ireza había preguntado los había dejado a ambos bastante incómodos. Gohan comía demasiado, a sorpresa de Ireza. Pese a que el joven se había propuesto ser lo más normal posible durante la cita, había ignorado el detalle del tremendo apetito saiyajin.

―¿C-como es que puedes comer tanto? – Pregunto la rubia, asombrada.

―¿E-eh? B-bueno… esto… me viene de familia, je… ― Una gota pasó por la cabeza de Gohan. Si lo cachaba haciendo alguna otra rareza, no tendría la vida normal que tanto quería.

―¿Entonces todos en tu familia comen así? –

―Solo mi padre y mi hermano, aunque mi hermano no tanto como mi padre. Entre los tres mi padre es el que más come.

―¿Qué? ¿Más de lo que te has comido tú? ¡No puedo creérmelo!

―Je… pues sí, así es…―

―Bueno Gohan, ya que hemos terminado por fin, ¿A dónde te apetece ir?—

―Pues… no se… donde tú quieras estará bien… ―

―Uhmm… Demos un paseo por la ciudad, yo la conozco a la perfección así que creo que puedo llevarte para que conozcas nuevos lugares, ¿tú aun no has conocido bien la ciudad o sí?—

―Pues la verdad es que no he andado mucho por aquí, más que para la escuela… - La verdad Gohan si recorría la ciudad, únicamente por su deber como el Gran Saiyaman, pero eso no iba a decírselo a Ireza.

Juntos, recorrieron las calles de Ciudad Satan, se sonreían el uno al otro y platicaban sobre las clases y sobre las cosas que les gustaban. En realidad Gohan no hablaba mucho, pero no podía dudar que se la estaba pasando bien. Esta cita había resultado mucho mejor que la primera que había tenido. Ireza era muy graciosa y amable, además de interesarse especialmente por lo que él dijera. Hacía tiempo que Gohan no había tenido una plática tan amena. Pasaron algunas horas y ya se había empezado a oscurecer.

―¿De verdad, tu papá hizo eso? – Preguntó ella con curiosidad.

―Sí… mi madre estaba muy enojada, así que lo dejó sin cenar e hizo que durmiera afuera. Fue un castigo terrible para papá, por más que le suplicó no pudo convencerla. Después de eso, no volvió a hacerlo jamás, je je—

―Gohan tus historias son muy graciosas, jamás imaginé que tuvieras ese sentido del humor.—

―Pero no son cosa mía, solo son cosas que les pasan a mis amigos.—

―Aun así…― Ambos llegaron a un parque con muchos árboles y miraron los alrededores. En medio del parque había fuentes con luces de colores dentro que le daban un brillo especial al lugar.

―Guau… es muy bonito…― Dijo Gohan mientras contemplaba las luces.

―¿Verdad que sí? – Ireza le tomó de la mano, para sorpresa de Gohan y juntos recorrieron el lugar, mirando todas las fuentes. Ambos pararon e Ireza se quedo frente a él, mirándole a los ojos.

―Oye Gohan… hay algo que quiero preguntarte… ― Le dijo, ligeramente sonrojada.

―¿Qué cosa es?—

―Pero antes de eso, necesito probar una cosa. —

―¿Uh? – Ireza sonrió y sin titubear acercó sus labios a los de Gohan y le plantó un beso. Gohan se puso tieso y colorado totalmente, ¡esta era la primera vez que una chica le daba un beso! ¡Se lo había robado! ¡Su primer beso! Fue cuando se dio cuenta que había cometido un error, la cita no era en el plan que se había imaginado, ¡ella le acababa de besar! ¿Cómo era eso posible? Aunque la cosa había sido inesperada, para Gohan la sensación había resultado… agradable, para su sorpresa.

Después de unos segundos, Ireza se separó de él.

―¿Qué es lo que? ¿Por qué lo has hecho? – Intentó preguntar lo más sereno posible, aunque la situación ahora estaba de lo más incómoda para él.

―Porque eres un chico lindo. Gohan… me gustas mucho…―

―¿Qué te gusto? ¿Te gusto para qué? ¿N-no me digas qué?—

―Gohan… ¿quieres ser mi novio?—

―¿Ehhh? – Gohan se cayó de espaldas. Si la situación no podía ser más incomoda antes, se había equivocado.

―¿No quieres? ¿No te ha gustado el beso que te di? –Preguntó ella, con ligera tristeza.

―¿Eh? ¡N-no, no, el beso! El beso ha estado bien… eso creo… p-pero es que no se qué contestar, yo… yo… (Y ahora que le digo, ¿la rechazo? Pero es que no puedo hacerlo, no puedo decir que no, ¿y si llora? ¡Por Dios, que voy a hacer! ¡Ayúdame, Dende!) –

―¿Gohan…? Mira… si quieres… si esto te es algo difícil ahora… te voy a dejar pensarlo, ¿qué te parece?—

―E-está bien…Yo… ya tengo que irme, ¡se hace tarde!—

―Adiós, Gohan…―-

―¡Adiós! – Gohan partió a toda prisa, corriendo a una velocidad impresionante sin preocuparse de que lo vieran. Por suerte para él, era de noche asi que nadie pudo notarlo.

―Vaya… se desapareció…―

..

Volando de vuelta a su casa, Gohan se sentía que se había metido en un problema peor que estar luchando contra un monstruo abominable.

―¿Qué le digo, qué le digo, qué le digo? No seee, pero, ¿por qué es que no lo sé? ¿Por qué estoy dudando? ¡Debí decirle que no, aunque eso fuera a lastimarla! Era lo mejor, ¿no? Pero, es que… ¿QUÉ HAGO? ¡Con un demonio! Un momento… ¿Y Videl? ¿Qué pasaría con Videl si yo llegara a ser novio de Ireza? ¿No me quitaría eso de la posibilidad de que nosotros…?

Flash back

―¡Cállate! ¡¿Y a mí que me importa si es en plan de amigos o si van como pareja?! ¡No tienes porque explicarme nada! ¡Tus ridículos asuntos no me interesan! ¡Por mi ustedes pueden ser novios melosos y aun así eso me tiene sin cuidado!

―De... ¿de verdad no te importa?

―¡Me importa un pepinillo!—

Fin Flash back

―Es verdad, Videl dijo eso... es evidente que entre nosotros nunca va a haber nada más que amistad… Pero aun así no se qué hacer… hum… ¡Ya se! Mañana es sábado y no tengo clase, así que le pediré a Krillin un consejo, ¡ya está! ¡Qué idea tan estupenda!

Al día siguiente, Gohan llegó a Kame House, dispuesto a pedirle a Krillin su ayuda. Encontró al maestro Roshi sentado en su silla playera, leyendo las mismas revistas sucias de siempre

―Hola, maestro Roshi – Saludó con animos.

―Hola muchacho, ¡tiempo sin verte! ¿Cómo están tú y tu familia?

―Todos estamos bien maestro. Oiga… ¿y Krillin? ¿Está dentro?—

―Sí, sí, adelante. Pasa y búscale ahí—

―Muchas gracias señor—Se despidió con una reverencia y entró a la casa. Ahí dentro estaba Krillin, mirando el televisor.

―¡Hola Krillin!—

―¡Eh, hola amigo! ¿Eh, como va todo?

―Muy bien, las clases van bien asi que no me puedo quejar.

―Me da mucho gusto, ¿y Goku y los demás que tal?—

―Papá como siempre está entrenando y Goten lo acompaña algunas veces. Las cosas marchan bien.

―Ahh… es verdad, es bueno disfrutar nuevamente de paz en nuestro planeta… Y dime, Gohan, ¿a qué has venido? ¿O solo venias a saludarme?—

―Bueno sí, si quería saludar, pero también necesitaba preguntarte una cosa. Espero que puedas ayudarme. De verdad, lo necesito con urgencia.—

―Con todo gusto amigo, dime, ¿Qué sucede?—Gohan se sentó al lado de su amigo y se puso cabizbajo.

―Es que… hay una chica…―

―Vaya, vaya, picarón, ¿no me digas que ya andas de novio con esa niña Videl?—Le dijo mientras le daba unos codazos en las costillas.

―No, no es nada de eso… ―Contestó, sonrojado— Videl y yo sólo somos amigos… Se trata de otra chica…―

―¿Otra chica? ¿Es que andas con las dos al mismo tiempo? ¡Eso no me lo esperaba de ti! ¿Eh? Bien dicen que entre más tímidos parecen ser, resultan ser los más tremendos. – Le dijo Krillin divertido.

―¡Por supuesto que no, no es nada de eso! ¿Cómo iba yo a hacer tal cosa? ¡Además ya te dije que Videl y yo solo somos amigos! ¿Quieres ser serio, por favor?

―Bueno, está bien, está bien. ¿Qué hay con "esa chica"?—

―Bueno, lo que pasa es que ayer salimos juntos y ella… ella… me pidió que fuera su novio… ―

―¿De verdad? ¿Y qué le dijiste? – Pregunto Krillin, sorprendido.

―Quedamos en que lo iba a pensar y que luego le daría su respuesta. Pero… el problema es que no se si decirle que sí o no…―

―Bueno, Gohan, la cosa no debería ser tan difícil. Dime… ¿te gusta esa chica?—Gohan titubeo por unos momentos.

―Pues… yo… no lo sé…― Y en verdad que no lo sabía. Ver a Ireza en plan romántico le resultaba confuso. Recordó el beso que le había dado y de que había sentido algo, lo había sentido. Ireza no era fea, al contrario, era muy bonita y su personalidad era agradable. Era un buen partido, sin duda.

―Eso es algo que sientes o no sientes, es todo. Si no sientes eso por ella, lo mejor será que se lo digas para que no termine herida, ¿entiendes? Es mejor no mentirse a uno mismo.—

―Tienes razón. Entonces… ¿crees que debo decirle que no?—

―Eso es algo que te toca decidir a ti.—

―¡Eso no me ayuda nada!—

―O-oye… solo trato de ayudarte de buena manera, de veras. En todo caso, ¿por qué no preguntas a Yamcha? Ya sabes, que él mismo se presume un experto en estas cosas de las chicas. Yo no soy precisamente un Don Juan—

―De acuerdo, iré con Yamcha entonces. Gracias por todo, Krillin.—

―Está bien amigo, cuídate mucho y luego me cuentas como fue con esa chica—

Al día siguiente, por la tarde, en la mansión Satan. Videl se encontraba en su recámara, charlando por teléfono.

―Bueno entonces así quedamos, mañana en la escuela nos juntaremos para hacer el trabajo de química—

Está bien—Sonó la voz del otro lado, era Ireza.— Ahm… oye Videl, antes de que cuelgues, tengo algo que decirte…

―Adelante, dime…―

Es que… el viernes Salí con Gohan…― Videl se quedó sin decir nada, y hubo silencio por unos segundos

―Y… ¿Qué tal te fue?—Preguntó finalmente Videl, tratando de ocultar su reacción.

Pues la verdad es que fue bastante bien, Gohan resultó ser muy simpático y agradable… y además… al final… nosotros… nos besamos—Ireza dijo lo último muy despacio, como un susurro, pero Videl alcanzó a oírlo. Se quedo helada. – Ahhh y fue tan bonito, Gohan es muy lindo Videl, no sé cómo es que no puede gustarte a ti.

―E-el… no es mi tipo…―Apenas atinó a decir, se le estaba dificultando el habla y sentía que no podía respirar. De pronto, sin darse cuenta, las lágrimas rodaron por sus mejillas. – (¿Estoy llorando? ¡No puedo! ¡Tengo que controlarme! ¿Yo, llorando por ese tonto? ¡No!)

Bueno pero eso no fue todo, ¿sabes qué más? ―¿Más? ¿Acaso había más? No era posible, tenía ganas de colgarle para no seguir escuchando todas esas tonterías.

¡Me atreví a pedirle que fuera mi novio!― ¿Qué fueran novios? ¡Suficiente! Esto ya iba demasiado lejos. Videl no podía creerlo, no creía lo acelerada que podía ser su amiga. Ya no podía soportarlo, tenía que colgar, pero no podía, tenía que saberlo todo.

―¿Q-que… que fue lo que dijo él? –

Bueno, dijo que iba a pensarlo, pero… ¿te imaginas? ¿Gohan y yo juntos? ¡Sería fantástico! Bueno… tengo que colgar, mañana mismo te cuento todos los detalles, ¿vale? ¡Besos!—Ireza colgó, pero la tortura de Videl aun no terminaba. ¿Ireza y Gohan novios? Eso no podía imaginarlo y mucho menos soportarlo. ¿Qué podía hacer ahora? Ella no podría influir en la decisión de Gohan de ninguna manera, ella le había dicho que si eran novios incluso eso no le iba a importar, ¿por qué había dicho tal mentira? Ahora se sentía perdida, como atrapada en medio de un laberinto eterno. ¿Qué hacer, qué hacer? Se preguntaba una vez tras otra.

Al día siguiente, en clases, Gohan seguía pensando en el asunto, recordando lo que Yamcha le había dicho.

Flash back

―Hiciste muy bien en acudir a mí, muchacho—Dijo Yamcha con presunción.

―Bueno… ¿y qué crees que deba hacer?—

―Pues… ¡adelante, dile que sí! – Le contestó Yamcha alzando el pulgar de su mano. – Un chico siempre debe aprovechar oportunidades como estas.

―P-pero… ¿y Videl?—

―Bueno, ella te dijo que no le importaba, ¿no? Además, la experiencia en estos asuntos es muy importante Gohan… entre más chicas conozcas, más oportunidades tendrás de encontrar a la que será la pareja perfecta para ti.

―La pareja perfecta…―

―Mira, además, creo que va a ser una buena oportunidad para que le des celos a Videl—Le susurra mientras se pone una mano a un lado de su boca—Y si la chica esta buena tienes mucho que ganar, ¡ánimo Gohan! ¡Tú puedes, matador!

―Darle celos a Videl… je… no creo que algo así pueda pasar nunca…

―No te preocupes Gohan, verás que todo va a salir muy bien.

Fin Flash back

Gohan seguía pensativo, cuando fue interrumpido por una voz femenina conocida.

―Gohan, ¿todo bien? Has estado muy distraído este día—Le preguntó Videl. Imaginó lo que estaba pasando con él, pero esperaba que se tratara de alguna otra cosa.

―¿Eh? Estoy bien, gracias por preocuparte. – Videl lo siguió mirando. ¿Por qué Gohan le había dicho a Ireza que lo iba a pensar? ¿Es que acaso había una remota posibilidad de que él dijera que sí? Ella esperaba que no, pero, que Gohan estuviera tan dudoso en el asunto la ponía muy nerviosa, no quería perder a Gohan, quería que estuviera a su lado y no con Ireza, por más que ésta fuera su amiga.

Gohan volteó a ver a Ireza, tímidamente y ella le sonrió coquetamente y le guiñó y luego volvió su vista a la clase. Gohan estaba muy confundido y nervioso, pero ella no parecía que nada le afectara en lo más mínimo. Era sorprendente. Después del beso él había pensado que las cosas estarían muy incómodas entre ambos, pero no resultó así, por el contrario, se sentía comodidad a su lado. Ella no le presionaba, no le molestaba y así le daba oportunidad de pensar con claridad.

―(Quizás si le digo que no… ella se lo tome con esa naturalidad… ¿verdad? O tal vez…) – la clase terminó y ya era hora de ir a casa, Gohan trató de huir lo más pronto posible, pero Ireza lo alcanzó.

―Oye, Gohan…―

―(R-rayos… espero que no me pida que le conteste ahora mismo…)-

―¿Cómo pasaste tu fin de semana?

―¿Eh? ¿Mi fin de semana? Pues, bien… gracias por preguntar… ― En realidad, no. Había sido un infierno viviente.

―Eso me da gusto… oye… este… ¿pudiste pensar en lo que te pregunté?—

―(¡Maldición! ¡No puede ser!) – Ahora sí, Gohan estaba atrapado.

―Perdón si estoy apresurando mucho las cosas, suelo ser así, pero… es que no se si pueda aguantar más días sin saber tu respuesta… ¿podrías decírmelo ya?—

―Bueno, yo… ― Gohan recordó los consejos de Yamcha y de Krillin. Ahora era el momento de la verdad, ¿qué contestar? Krillin tenía razón, si no sentía nada no había razón para contestar positivamente… ¿Ireza le gustaba? Esa era la gran pregunta. – la verdad… tú me gustas también… ― Contestó para sorpresa de Ireza.

―¿Te gusto? Entonces, eso quiere decir que…―

―Bueno… ― Gohan recordó también el consejo de Yamcha. Habia que aprovechar la oportunidad, ¿no? Ambos se gustan y todo lo demás, así que… ¿por qué no?—Está bien, acepto—

―¿De verdad? ¡Fantástico! –Ireza abrazó a Gohan, y este no devolvió el abrazo, simplemente se quedó estático.

―(H-huele muy bonito…) –Fue lo único que se le ocurrió pensar, mientras lo abrazaba.

―Entonces, mi lindo novio, vamos a dar un pequeño paseo—Dijo mientras lo tomaba del brazo, poniéndolo totalmente nervioso.

―(N-no puedo creer lo que acabo de hacer…)—

Desde lejos, Videl los observaba. Acababa de pasar lo que tanto temía. Oficialmente, Gohan e Ireza ya eran novios.

―No, no voy a permitir que esto me afecte… yo, Videl Satan, voy a olvidarme de Son Gohan…― La decisión ya estaba tomada, pero… ¿podrá ser Videl capaz de olvidarse de Gohan? Veámoslo en el siguiente capítulo.

Fin del capitulo.

¡Fiuu! Bien eso es todo, este es el primer fanfic que escribo sobre Dragon Ball y me ha encantado hacerlo. No se confundan, la pareja del fanfic es Videl y Gohan. Los que han leído el capitulo se preguntaran, ¿porqué junte a Gohan con Ireza? Bueno, pues fue una idea que se me ocurrió, ¿Qué pasaría con Videl si Gohan estuviera con otra chica? La primera que vino a mi mente obviamente fue Ireza. Luego cheque entre todos los fanfics que no estuviera repitiendo la idea y afortunadamente estoy haciendo algo novedoso. Espero que les haya gustado y que dejen un pequeño review y si no pues ni modo no se puede dar gusto a todos.

¡Un saludo!