Otro capi...

Recuewrden esto es una ADAPTACION la historia original es de Atenea85 y los personajes de Sailor Moon de Naoko..

Abajo agradecimientos y notas de autor.


CAPITULO 34 RECORDANDO MI PRIMERA VEZ

Instintivamente me llevé la mano al cuello y tanteé en mi piel, aunque no tenía ni la más mínima idea de donde podía estar el famoso chupetón. En ese momento todos seguían mirándome a mi...todos menos Serena, que había agachado su cabeza hasta casi tocarse el pecho con la barbilla...parecía estar un poquito avergonzada.

- Yo...yo...

- ¡Tienes un chupetón, joder! - repitió Nicolas saliendo por completo del estado semi vegetativo en el que se había encontrado minutos antes y aún con las entradas que le habían regalado mis padres en la mano. Miró a Serena y sonrió de manera pícara – Está noche alguien ha sido muy mala...

- Que te jodan, Nicolas– espetó Serena mientras le sacaba el dedo medio a mi hermano.

- Hija...no digas esas palabrotas...en una chica tan linda como tu queda muy feo – dijo mi madre mientras Serena asentía avergonzada – Así que...Darien, ¿te estás viendo con alguien? - me preguntó emocionada.

- Eh...pues...se podría decir que...sí – murmuré. Mi madre empezó a aplaudir ante la sonrisa burlona de los chicos.

- ¡Genial! Eso es fantástico...Yamato...el chico se nos está haciendo un hombrecito – mi padre sonrió.

- No creo que sea hombrecito del todo – murmuró Nicolas.

- ¿Qué? - preguntó mi madre confundida.

- Que se estará viendo con alguien – miró intencionadamente a Sere na– pero no creo que Dari se nos haya estrenado...- me tapé la cara con las manos.

- Deja a tu hermano, grandullón – mi padre regañó a Nicolas– No le presiones con el tema del sexo...

- ¿Podemos...podemos dejar de hablar de mi? Creo que es un tema personal y...- sonó el timbre.

- Voy a abrir la puerta – dijo mi madre. Gracias Dios, por interrumpir este estúpido y vergonzoso momento...- Chicos, tenemos que dejar la maravillosa conversación de Darien para otro momento, han venido los Kou – todos saludamos a los padres de Rei y Seiya – Y mirad lo que han traído – señaló unas bolsas de lo que parecía ser ropa de bebé - ¿Quieres acompañarnos para ver lo que han traído para el nene? - rápidamente me levanté para ir con mis padres...pero la mano de Seiya me lo impidió.

- Nosotros no vamos, Hikari ...luego me enseñais la ropa de mi hijo – dijo dulcemente – tenemos que hablar cosas de chicos, ¿a que si, Darien? - me limité a emitir un gruñido.

- Pues yo esta vez no pienso perderme esta conversación, aunque me muero de ganas de ver lo que hay dentro de esa bolsa...– dijo Mina – Moviendo el culo, hoy el punto de reunión es mi habitación...

Los chicos me arrastraron escaleras arriba – como venía siendo costumbre – mientras oía las risas de las chicas a mis espaldas...aunque Sere iba callada. La verdad es que la situación delante de mis padres era comprometedora; una frase mal dicha de Nicolas y mis padres se hubieran enterado de lo mío con Serena. Entramos en la habitación de mi querida hermana. Los chicos se sentaron por donde pudieron ya que había ropa repartida por todo el santo cuarto. Nos miraron fijamente a Serena y a mi.

- Te has empleado a fondo, nena – dijo Rei sonriendo de manera pícara – Menuda marca...

- Y nosotros que creíamos que no había habido juerga anoche – rió Seiya – Estos dos si que saben pasárselo bien...

- Sigo diciendo que tampoco creo que sea para tanto...- espetó Nicolas con los ojos entrecerrados – La última noticia que tenemos es que iban por el sexo oral – Mina casi se atraganta de la risa con una galleta que se estaba comiendo – Es verdad...sabemos que Darien es lentito para algunas cosas – le miré con una ceja alzada.

- Sabrás tú como soy yo en ese sentido...

- No, pero me lo puedo imaginar...¿Te ha contado Darien la clase extra que le dimos con el plátano? - le preguntó a Serena.

- Sí – gruñó – Creo que no era necesario...yo puedo hacerlo mil veces mejor que tu...

- ¿El qué? ¿Poner un preservativo? - le retó mi hermano. Oh, oh...

- No, dar clases de sexo...- las chicas silbaron - ¿Quieres apostar?

- Oh, Dios...- murmuré mientras me pasaba la mano por el pelo...

- Hecho – dijo mi hermano – Me apuesto a que llega Año Nuevo y este aún no ha follado – dijo señalándome a mi – Tienes que darte prisa con el churro, tío...te quedan solo unos días – me susurró en plan confidencia.

- Por mi perfecto – Serena sonrió maliciosamente - ¿Qué te apuestas? Aunque creo que deberíamos de apostar como la otra vez...lo que se nos ocurra...

- Me parece bien...voy a ganar – miré a Serena con la ceja levantada.

- Muy bien...te voy a patear el culo antes de lo que piensas, capullo...

- ¿El qué dices? No te oigo – dijo Nicolas vacilando a Serena.

- Idiota – le contestó.

- Sí, lo que tu digas...

- Realmente eres idiota – le dije.

- Y Serena una inconsciente...mira que cometer dos veces el mismo error...voy a ir pensando lo que quiero que hagas esta vez – dijo mientras se daba golpecitos en los labios como si estuviera pensando.

- No lo voy a hacer – le contestó Serena.

- Oh sí...si lo harás...

- No – dije yo – No va a hacerlo...porque has...perdido...- todos fijaron sus ojos en mi.

- ¿Qué quieres decir? - preguntó Rei .

Que ya no...ya no soy vírgen...- la cara de Nicolas no tenía precio...su boca parecía un buzón de correos.

- ¿Has mojado el churro? - rodé los ojos ante la forma tan fina y sutil de hablar de mi hermano.

- Sí, dos veces...de momento...- dijo Serena tranquilamente mientras miraba de cerca unos zapatos de mi hermana – Increíble, ¿eh? – Nicolas frunció el ceño con ese gesto suyo que nos avisaba que estaba pensando.

- No fue durante el viaje...porque perdí la maldita apuesta contra Seiya...así que ha tenido que ser...¡ha tenido que ser esta noche! Joder, pensé que el chupetón había sido fruto de vuestros intentos por inducir a Darien el mundo sexual...y ahora resulta que el muy cabrón ya no es vírgen... ¡Mierda, aclárate! - me gritó – Es la segunda puta apuesta que pierdo por tu culpa. Primero aposté que follarías en el viaje...y perdí. Y ahora que apuesto lo contrario vas y me haces perder de nuevo...ten hermanos para esto. Dos apuestas perdidas... ¡dos! - gimió.

- ¿A que jode? - le preguntó Serena aguantandose la risa.

- Aquí la única que has jodido eres tú – bromeó Rei.

- Ya sé lo que quiero que hagas...aunque aún no te lo diré. Cuando llegue el momento lo sabrás – dijo enseñando todos sus dientes.

- No seas mala...dinos un adelanto – Mina hizo pucheros.

- Está bien...

Serena miró intencionadamente a Nicolas mientras cuchicheaba con las chicas. Rei abrió mucho los ojos y a Mina le dio un ataque de risa de los suyos...a saber lo que se le habría ocurrido a Sere por esa cabecita suya...Mina siguió riéndose...hasta que empezó a toser y a ponerse roja.

- ¿Cariño, estás bien? - le preguntó Seiya.

- Ugh...el desayuno no tiene muy claro por donde tiene que salir...

- ¿Una naúsea? - preguntó Serena. Mina asintió – Vamos al baño.

- Espera – dijo Seiya – yo voy.

- No – gimió mi hermana – No es necesario que veas esto...

Las chicas abandonaron la habitación dejándonos solos entre montones de ropa y de zapatos. Los chicos se miraron entre ellos y luego me miraron a mi.

- Mueve ese culo, tienes mucho que contarnos – espetó Nicolas.

- ¿A dónde vamos? - pregunté mientras me empujaban a la puerta.

- A mi terreno...aquí no me concentro entre tanto modelito – dijo Nicolas.

¿Qué había hecho? Mierda, no teníamos que haber sacado este tema...todo se había liado por la puta apuesta de Nicolas con Sere. Dios, no tenía que haber pregonado a los cuatro vientos que me había estrenado...pero lo había hecho por salvarle el culo a Sere de las malditas bromas de mi hermano...pero cuando me metieron de nuevo en el cuarto de mi hermano prometí tener esta bocaza mía cerrada en un futuro.

- Escupe – espetó Nicolas.

- ¿Qué demonios quieres que te cuente?

- La teoría de la relatividad, no te jode – dijo Seiya irónico – Todo, queremos saberlo todo...

- No voy a hablar sobre eso, un caballero jamás cuenta sus encuentros con una mujer – dije cruzándome de brazos.

- No te hagas el caballero, capullo...El otro día nos dijiste lo bueno que es el sexo oral con Serena...

- Touché – murmuré – Sí, vale...fue...- suspiré – simplemente increíble...

- ¿Increíble? - preguntó Nicolas con los ojos abiertos de par en par - ¿De verdad? Pffff...No creo que sigas pensando que fue increíble dentro de un tiempo...La primera vez que lo haces piensas que ha sido la hostia...pero luego te das cuenta de que fue una auténtica mierda – fruncí el ceño.

- ¿Por qué? ¿A ti no te gustó tu primera vez?

- Nah...- Nicolas desvió la mirada, aunque ni Seiya ni yo le quitamos ojo - ¿Qué quieren? ¿Que os lo cuente? - ambos asentimos – Joder, está bien...no me miren con esa carita, coño...- suspiró – Yo estaba acabando la secundaria...me empezó a gustar una chica...

- Nicolas, a ti te gustaba una chica cada semana – bromeé.

- Ya, pero esta era diferente...esta era...la chica, en letras grandes y luminosas...Era preciosa, se llamaba Berjerite, era rubia casi llegando al azul con ojos azul profundo todo el mundo esta idiotizado con ella...

- La recuerdo – reconocí – Era una de las chicas más populares...

- Sí...cuando empecé a jugar en el equipo fue cuando empecé a tener más trato con ella...ya sabes, el jugador estrella, la capitana de las animadoras...Tras mucho insistir la convencí para salir un día...Nos lo pasamos genial en el cine, haciendo manitas y comiendo palomitas. Yo, evidentemente, tenía ganas de descubrir los placeres de la carne – sonreí por las palabras de mi hermano – Así que después de dos semanas de tonteo ininterrumpido con ella se lo dije, le dije que quería hacerlo con ella...sorprendentemente ella me dijo que también quería, pero que tenía miedo porque era virgen. Dios... ¡Berjerite quería montárselo conmigo por primera vez! No me lo podía creer, así que aprovechamos un fin de semana que sus padres salieron. Yo quería currármelo, quería que nunca olvidara ese momento...Decidí informarme y sacar información de las revistas esas que leían las chicas en el instituto...preparé unas velas en su habitación, las canciones más románticas que pude encontrar...Conseguí mi cometido, conseguí que Berjerite no olvidara jamás su primera vez – le miramos con cara de interrogación – Con los nervios se nos cayó una de las velas, no pasó nada con la llama, gracias a los cielos, pero la cera derretida me cayó en el culo haciéndome una ampolla monumental – no me pude aguantar la risa – No te rías, cabezón...aún hay más...Se me rompieron un par de preservativos en el intento, menos mal que era un chico precavido y llevé varios...y para rematar la noche a Berjerite le dio un tirón cuando yo estaba en mi mejor momento, justo cuando me iba a correr...es decir, a los cuarenta segundos de empezar – Seiya y yo nos reímos – Así que...no, no me gustó mi primera vez. Ni que decir tiene que Berjerite y yo no volvimos a salir jamás...

- La mía tampoco me gustó – confesó Seiya.

- ¿A tí que te pasó? ¿Os pillo un huracán? ¿Rompisteis la cama? - bromeé.

- No...Simplemente lo hice con Esmeralda...mi primera novia...

Seiya se quedó mirando el suelo con gesto grave, como si estuviera recordando algo muy triste...Siempre oí hablar de Esmeralda, pero realmente nuca supe a ciencia cierta lo que pasó con esa chica. Aunque a juzgar por la cara de mi amigo no era muy bueno el recuerdo que guardaba de ella...

- Hey, Seiya – me miró – No tienes por qué recordar...

- No – me cortó – Está bien...estoy bien...La conocí cuando Rei y yo nos mudamos aquí a Tokyo. Cuando pisamos en instituto por primera vez pasaron dos cosas, nos hicimos amigos de Serena casi en el acto...y caí fulminado por Esmeralda. Íbamos juntos a la misma clase de arte, compartíamos mesa. Era muy guapa por fuera, una belleza con los ojos oscuros – se eoncogió de hombros – Empezamos a salir y con el tiempo afianzamos nuestra relación...

- ¿Y cuál fue el problema? - pregunté.

- Hacía conmigo lo que quería...y yo como tonto la seguía el juego. Si quería ir a una fiesta, yo la llevaba aunque no tuviera ganas. Si ella quería un vestido, yo se lo regalaba sin pensármelo. Si ella tenía problemas con un examen, yo le daba el cambiazo al profesor con el mío para que ella aprobara...Fui un poco gilipollas...Rei y Sere me advirtieron, me dijeron que no les gustaba nada esa chica. Por gustarles no les gustaba ni a mis padres...- rió sin ganas – Fue entonces cuando me di cuenta de que me estaba usando para su propio bien...así que echó mano del sexo para convencerme de seguir con ella. Fue un encuentro muy frío y casi carente de emoción por su parte...sobre todo cuando dos días después la oigo hablar por teléfono con una de sus amigas, "el gilipollas ha caído, con un simple polvo he logrado que no me deje...así puedo sacarle más dinero" – abrí mucho los ojos – Ella no me quería a mi, quería mi dinero...y se acostó conmigo por ese motivo...

- Eso tiene un nombre...puta – espetó Nicolas– Lo mejor que pudiste hacer es cortar con ella - Seiya asintió.

- Dejémonos de malos recuerdos – dijo el moreno – Como estábamos diciendo en un principio, la primera vez de alguien suele ser un completo desastre. O te corres a los veinte segundos, como le pasó a Nico, o lo haces con la persona incorrecta, como me pasó a mi...

Me quedé en silencio pensando en las palabras de mi amigo y de mi hermano...Recordando la noche anterior no puedo encontrar ni un solo fallo a todo lo que pasó. El acto sexual en si fue la hostia, lo mejor que me ha pasado hasta el momento y la persona...no puedo imaginar otra chica con la que haber compartido ese momento. Anoche fuimos Serena y yo, el resto del mundo dejó de existir, al menos para mi...

- ¿Arriba o abajo? - parpadeé varias veces al oir la voz de mi amigo. Miré a Seiya, tenía una sonrisa burlona en los labios - ¿Qué? Nos hemos puesto un poco melancólicos, lo mejor es cambiar de tema - asentí despacio – Repito, ¿arriba o abajo?

- Arriba...y abajo – los chicos asintieron mientras me enseñaban los pulgares.

- Bieeeeen, muy bien... ¿qué posturas? ¿La amazona? ¿La flor de loto? ¿La mariposa? ¿La balanza? ¿El...?

- Para, para, para... ¿Qué me estás contando? - pregunté confundido.

- Las posturas sexuales...te compraste un kamasutra, creo que sabes de lo que estoy hablando...vale, por tu cara de poker deduzco que no lo has leído. ¿A qué cojones estás esperando?

- Eso mismo me preguntó Serena – ambos capullos se rieron.

- Creo que es hora de que abras el librito...

- ¿Ahora?

- ¿Tienes algo mejor que hacer?

- Mira, vale que hayamos hecho tarde de confesiones como si se tratara de la fiesta del pijama al estilo machotes Chiba/Kou...pero de ahí a comentar un puñetero kamasutra con vosotros...como que no – dije mientras me levantaba de la cama de mi hermano.

- Ya...entiendo lo que te pasa...prefieres estar en la soledad de tu cuarto para poder darle a la imaginación – hizo movimientos obscenos con el puño cerrado.

- Eres muy bruto – espeté.

- Y sera mentira que no te la has cascado pensando en Neheriana...

Me quedé pensando por unos segundos...sí, no era mentira que mientras me masturbaba tenía en la mente a alguien...aunque si nos ponemos a echar cuantas la balanza se inclinaba peligrosamente hacia el lado de Serena y sus encantos. Sere uno, Neheriana cero...al menos de momento. Era consciente de que Sere me estaba ayudando para estar con Neheriana, empezamos esta locura por ese motivo...la pregunta era, ¿después de todo lo que estaba viviendo seguía con las misma ganas de Neheriana y su cuerpo?

- Hey, ¿hola? Ya le ha dado, ya se ha quedado pillado... ¿le doy una colleja a ver si reacciona? - oi a Nicolas.

- Cállate – espeté.

- ¿Vas a ir hoy a por el librito en cuestión o esperamos aquí a comernos las uvas? - preguntó Seiya divertido.

Suspiré mientras miraba a los chicos; iría a por el puto kamasutra y dejaría que se rieran a mi costa...Ahora sólo quería quitarme de la cabeza esos malditos pensamientos que me rondaban por la cabeza desde que tuvimos el reencuentro con Neheriana. Quizás mis ganas de estar con esa chica habían disminuído considerablemente...de hecho la tenía un poco olvidada, escondida en mi cabeza...Pero, ¿podría ahora confesar mis nuevos sentimiento hacia este tema? ¿Podría ir a Serena y decirle que ya no sentía lo mismo por Neheriana? Si confesaba mis nuevas sensaciones corría el peligro de que todo lo que tenía con Sere acabara antes de tiempo, sentía que aún no había vivido todas los momentos que esperaba con Sere... ¿Podría ahora acabar con todo esto? La respuesta era fácil. No, absolutamente no. Si tener que seducir a Neheriana era el precio que tenía que pagar por alargar la relación con Serena...lo haría...

OoOoOoOoOoOoOoO

Rei y yo acompañamos a Mina a que de deshiciera de su desayuno. Joder, esto la pasaba por reirse de lo que no debía...bueno, no. Le había contado lo que tenía pensado para el oso de su hermano y, joder...tenía que reconocer que era super gracioso. Así que casi podía ver normal que ahora mismo fuera a vomitar por el tremendo ataque de risa que mi idea le había provocado. Rei y yo aguantamos con estoicismo las arcadas de nuestra pequeña amiga mientras vaciaba el contenido de su estómago.

- Por favor...dejadme sola...- murmuró Mina – Ahora se me pasa...de verdad...es que me siento mal porque veais esto...- dijo antes de inclinarse sobre el retrete.

Rei y yo salimos hasta la puerta para estar pendientes de Mina por si nos necesitaba...Entonces fue cuando sentí la mirada fija de Rei en mi cara. Dios...después de la confesión de hace unos minutos sabía que me esperaría un tercer grado subido de tono. Miré a Rei con una ceja alzada. Esta no tardó en sonreir de manera perversa.

- Así que esta noche has estrenado a Darien– me codeó – Te has acostado con un chico virginal...eso se lo podrás contar a tus nietos...- bromeó.

- Estás de un gracioso que no te aguantas, Rei...

- ¿Qué? Darien hasta anoche era un chico en especie de extinción...eres cruel – frunció el ceño – Has acabado con el único ejemplar que quedaba...- sonreí por las palabras de mi amiga...en el fondo tenía razón...

- Me he sentido un poco como...la bruja...Pero ha estado bien...demasiado bien...

- ¿Demasiado bien? - Rei se asomó al baño y por su cara de asco supuse que Mina seguía echando la papilla – Define demasiado bien.

- Fue...especial – la cara de Rei adoptó una expresión de incredulidad total.

- La primera vez es especial...porque es la peor de todas – espetó.

- ¿Por qué dices eso? Mi primera vez no fue mala, si obviamos la falta de sentimientos amorosos por nuestra parte, pero Seiya hizo que ese momento fuera especial.

- Ya...eso porque mi hermano estaba sobrio cuando follaste con él – la miré confundida.

- ¿Qué me estás contando?

- Dios...- suspiró – Mira, mi primera vez fue una mierda, ¿vale? El pobre llevaba tal borrachera encima que casi se confunde de agujero – abrí mucho los ojos ante las toscas palabras de mi amiga - ¿Qué? Es la pura verdad...

- ¿Qué...qué demonios pasó?

- Fue poco antes de mudarnos a Tokyo...Me gustaba un chico del equipo de atletismo...estaba buenísimo, el culo más duro que jamás haya tocado, sin contar el de Nicolas– rodé los ojos – Estaba muy triste porque no iba a volver a verle, pero decidí que antes de marcharme del instituto me acostaría con él...y lo hice, evidentemente.

- ¿Quién? ¿Jadeite? ¿El chico del que os oí hablar a Seiya y a ti en alguna ocasión?

- El mismo...

- ¿Le pediste salir?

- No, fui a una fiesta a la que él asistió y le emborraché para tirármele – abrí mucho la boca.

- Es una broma, ¿no?

- ¿Ves que me ría? El pobre estaba tan borracho que no sabía donde acababa su mano y donde empezaba la botella...

- Vale...ahora no me extraña que no supiera por donde metertela – me descojoné de la risa.

- Que graciosa, zorrón sabiondo...- ignoré su insulto – Así que no recuerdo muy bien mi primera vez...Además, ¡es injusto!

- ¿El qué?

- Joder... ¡el dolor! ¿Por qué a las chicas nos tiene que doler la primera vez? A ellos nos les pasa nada, ni dolores ni nada parecido...les podía doler un poco los huevos...- sofoqué una risilla.

- A mi no me dolió tanto...

- Lo hiciste con Seiya...él es más tierno que un peluche con corazones, así que no me extraña...

- Sigo diciendo que lo de anoche con Darien estuvo muy bien – confesé.

- Bueno...no me extraña teniendo en cuenta las clasecitas que le has estado dando al muchacho... ¿Por cierto? ¿Vais a seguir con las clases ahora que Darien ya lo ha hecho?

¿Qué? ¿Cómo? ¿Dejar las clases? ¿Tan pronto? No, no, no...no podría aguantar el hecho de separarme de Darien… y menos aún después de la maravillosa noche que me había regalado. No. Defininitivamente no ibamos a dejar estas clases, pacto o como quisieramos llamarlo. Me negaba por completo.

- No...Que va...seguiremos por un tiempo así...- Rei me miró con una ceja levantada.

- Ya que estás quieres aprovecharte de él, ¿a que si? Pues aprovechate antes de que lo vea Neheriana porque Darien está más irresistible que nunca...en cuanto lo vea lo va a querer para ella.

- Pues se tendrá que esperar hasta que yo lo diga...Quiero decir...soy...soy su profesora...no le voy a dejar en manos de ese zorrón pelinegro para que me le previerta de la peor manera posible. No, ni hablar...- Rei me miró, esta vez sorprendida. Ugh, quizás había sido demasiado bocazas...

- Serena...- entrecerró los ojos - ¿Por casualidad...no te estarás pillando por Darien? - suspiré. Miré hacia la puerta del baño...la pobre Mina seguía dentro...

- ¿Qué me estás contando? - dije intentando salirme por la tangente.

- No desvíes el tema...mírate...te has puesto como una loca cuando he mencionado a Neheriana...

- No digas tonterías...

- No, a ver...imagínate a Neheriana al lado de Darien, ambos de la mano...besándose como tu lo haces con él...compartiendo momentos con él como el que compartisteis anoche y...

- ¡Callate ya, tía! Me estás hundiendo en la miseria. ¡No! No quiero verles juntos y eso es una mierda...es una mierda porque empezamos todo esto por esa zorrona pelinegra – Rei sonrió tiernamente – No...No debería de sentirme así, esto nunca podría salir bien...Darienestá pillado por esa guarrilla...

- Mira – Rei suspiró – Te voy a dar un único consejo...vive el día a día y no pienses en el mañana porque puede arruinar el presente...- me quedé mirando a mi amiga agradeciendo sus palabras...Quizás era eso lo que tenía que hacer...Carpe Diem...al menos lo intentaría...


Que piensan de las Primeras Vez de estos chicos...

Gracias por sus reviews: SirenaMisty, inmamiranda1, Susy Marple, mayilu, princessqueen, Nai SD, karly15, Yesqui2000, aleparedes, Serena Chiba, Elizabeth Serena, monybert, isabel20, RushiaReiesu, Pili, serenakou1190.

Notas de Autor: Okis chicas gracias por todo.. sus reviews son maravillosos me alegran mucho.. Hoy salga de vacaciones y aunque algunas piensan que actualizare mas a menudo pues no, porque mi internet es muy lento. Intentare pero no prometo nada. Espero que les guste.

Besos, Estefany