Capi Nuevo..

Abajo notas de autor..

Adaptacion la historia original es de Atena85 y los personajes son de Naoko..


CAPITULO 36 TU Y YO EN LA CÁRCEL

El cambio de planes de última hora por parte de Darien no me había gustado...me había encantado. Era evidente que yo no quería ir a esa fiesta ni de lejos; Neheriana iba a estar allí con toda seguridad y no me apetecía verla como se comía a Darien con los ojos. No, gracias. Sabía que antes o después tenía que lidiar con aquello, pero no ahora cuando mi estado de ánimo no era el mejor. Evidentemente me equivoqué al suponer que Darien desearía estar en esa fiesta. Cuando Hikari le preguntó durante la cena que si iba a estar allí la chica que le gustaba él había respondido que si, hundiéndome más en la mierda. Así que me sorprendí gratamente cuando Darien pasó de largo de la dirección en la que habíamos quedado con los chicos y me sorprendí aún más cuando me dejó bien claras sus intenciones. Íbamos a estrenar ese coche a lo grande. Mmmm. En el fondo de mi alma me sentí eufórica al comprender que Darien había preferido estar conmigo en este coche manoseándonos en vez de estar en esa casa con Neheriana, su chica ideal...

Todo iba bien, demasiado bien. Darien estaba en medio de un ataque explosivo hormonal y yo no me estaba quedando atrás...hasta que unos malditos golpes en el cristal nos asustaron. Lo primero que me vino a la mente cuando vi esa enorme sombra negra detrás de la ventanilla empañada fua la escena de la típica película de adolescentes en la que una pareja se está dando el lote en el coche mientras el asesino en serie les acecha...Cuando vi las luces rojas y azules comprendí que era aún peor que la escena que me había imaginado en mi cabeza.

- Vistanse y bajen del coche – murmuró un vozarrón desde fuera.

Ugh. Darien y yo nos miramos avergonzados. No es que estuviéramos desnudos del todo, pero con lo que se nos estaba viendo era suficiente...Darien me dio mi pequeña prenda interior e hice malabares para ponérmela mientras Darien se arreglaba la camisa y se subía la cremallera del pantalón. Me bajé de su cuerpo, cogí mi abrigo y salimos a enfrentarnos a ese policía que nos había interrumpido en lo mejor. El agente en cuestión era un tipo fornido pero bajito, con cejas espesas, mandíbula prominente y tan cuadrado como un armario. Joder, el tipo daba hasta miedo. Darien y yo nos pegamos aún más cuando el agente de policía se paseó delante de nosotros.

- ¿Se puede saber qué estaban haciendo? - gruñó.

- ¿Eh...es necesario contestar a esa pregunta? Porque creo que es evidente que no estábamos jugando al parchís – bromeé...pero al parecer no le hizo gracia.

- ¿Se está haciendo la graciosa conmigo, señorita? Denme sus identificaciones y los papeles del coche...

Rebusqué en mi bolso la tarjeta mientras Darien, nervioso perdido, sacaba la carpeta con toda la documentación del coche.

-Serena Tsukino y Darien Chiba...- nos miró detenidamente - ¿No tenían otro sitio mejor en el que...celebrar el año nuevo? – Darien y yo nos miramos...

- Agente...en nochevieja siempre es lo mismo...queríamos celebrarlo a...nuestra...manera...- balbuceó Darienq ue se estaba poniendo blanco por momentos.

- ¿Celebrarlo a su manera? - gruñó el policía – Pues esta va a ser la celebración de fin de año más original de vuestras vidas...Me temo que lo celebraran en el calabozo. Quedais detenidos por escándalo en la vía pública.

¿Ein? ¿Cómo? Darien y yo nos miramos y luego miramos el espacio donde habíamos aparcado el coche. ¿Vía pública? ¿Escándalo?

- Mmmm, señor agente... ¿escándalo en la vía pública? ¿Usted ha visto donde estamos? - el policía paseó la mirada por el oscuro lugar.

- Sí, me he dado cuenta de donde estamos...

- Pero...pero... ¡no nos puede arrestar por esto! Por aquí no pasa ni Dios – me quejé indignada.

- Ya...pero han tenido la mala suerte de que yo pasaba por aquí en este mismo momento – no se si era yo, pero me pareció ver una fugaz sonrisa lobuna en el rostro del agente de policía más capullo de todo Tokyo - ¿Hacen el favor de acompañarme por las buenas o saco las esposas?

Darien y yo nos metimos en la parte trasera del coche de policía. Dios...me sentía como una delincuente a la que habían pillado robando o algo por el estilo...Por favor, lo único que estábamos haciendo era meternos mano un poquito...Miré con rencor al policía a través de la reja metálica de protección. El muy capullo tenía razón, esta iba a ser la celebración más original de mi puta vida...Miré a Darien. Uffff. El pobre estaba blanco como la nieve...mucho me temía que esta era la primera vez que le pillaban haciendo algo...malo...Alargué la mano y le acaricié los dedos para darle ánimos...

- Las manitas quietas, niños...- gruñó el simpático agente, notese el sarcasmo.

Me dieron ganas de contestar al policía, o sacar el dedo medio a pasear...o simplemente sacarle la lengua por la putada que nos estaba haciendo a Darien y a mi, pero no quería empeorar las cosas; con lo agrio que era este hombre era capaz de acusarme de desacato a la autoridad o algo parecido.

Si pensé que el momento más bochornoso de mi vida había sido hace unos minutos en el coche de Darien estaba equivocada. No tengo palabras para describir el momento en el que llegamos a la comisaría...

- Vaya, vaya...si traes a dos jovencitos, Saitama – dijo un hombre barrigudo con una caja de donus con extra de azucar en su mesa – Déjame adivinar...pillados en un coche.

- Acertaste – dijo el agente Saitama con una sonrisa de imbécil en su cara.

- Pobrecitos...deberías de haberlos dejado que se diviertieran...es fin de año, la gente suele divertirse, ¿lo sabías? - dijo el policía mojando uno de los numerosos bollos en un vaso de Starbucks.

- ¿Y que te piensas que he hecho esta noche? Es la segunda pareja que pillo así.

Vale, aquí nuestro amigo Saitama no era un policía, era un cabrón encubierto. ¿Acaso el tipo disfrutaba provocando coitus interruptus a las parejas o qué?

- Como habreis visto mil veces en las películas – dijo en tono cansino – Teneis derecho a realizar una llamada telefónica.

Tras bajar unas escaleras oscuras llegamos a una sala donde había otro agente sentado en una mesa viendo un programa de fin de año en un tele minúscula. La sala estaba rodeada de pequeños calabozos. En uno de ellos había un par de chicos no mucho más mayores que nosotros y en otro había una chica sentada en el suelo.

- Dejen aquí sus pertenencias – dijo el policía que estaba sentado – Las recuperaran cuando vengan a pagar la fianza. ¿Saben ya a quién desean llamar? - miré a Darien.

- A mis padres no, por Dios – negué con la cabeza – Ni a Nicolas...

- A Seiya – dijimos los dos al mismo tiempo.

Mientras yo me quitaba los pendientes y el colgante que me había regalado Darien y lo metía en la bolsa de papel que me había indicado el señor policía, Darien llamó a Seiya.

- Ha dicho que ya sale de allí – murmuró.

- Bieeeen, pues ahora a pasar un ratito en un cuarto precioso – era oficial, para esta alturas el maldito agente John era un capullo con todas las letras...

Uno de los agentes me cogió a mi y me metió en una celda con aquella chica que estaba sentada en suelo. Pude ver por el rabillo del ojo que a Darien se le llevaban al calabozo de al lado. Cuando el policía cerró la reja que me separaba de mi ansiada libertad la chica en cuestión alzó la cabeza y me miró de arriba abajo; ella tenía varios piercings por la cara y un llamativo mechón fucsia en el flequillo.

- Vamos, no me jodas...tres horas aquí metida y van y me meten a una niña pija – dijo chasqueando la lengua – Tranquila, guapa...dentro de un ratito vendrá tu papá y te sacará de este cuchitril...- le mejor bienvenida de mi vida...sí señor...

- Hey...no soy una pija, joder...es nochevieja...se supone que la gente se arregla para esta noche y esas cosas – miré sus vaqueros anchos y desgastados y sus zapatillas de deporte – Daría lo que fuera por ir como tu vas vestida, estoy hasta los cojones de los tacones y del vestido...Y mi padre no vendrá a sacarme básicamente porque no tengo ni puta idea de donde coño está, ¿entendido? - la chica me miró con los ojos de par en par y lentamente se le fue describiendo una sonrisa en los labios.

- Me dejas de piedra, tía...dices tantos tacos que te tendrían que lavar la boca con lejía y estropajo, ¿sabes? - sonreí a medias.

- Sí, eso me lo suelen decir muy a menudo...- me senté a su lado intentando que no se me vieran las bragas...o el intento de ellas...

- Soy Kira...perdona por el recibimiento que te he dado...pero es que llevo una noche...un poco jodida...

- Soy Sere...Creo que me uno a tu club – dije mientras me pasaba la mano por el pelo - ¿Qué has hecho?

- Directa, ¿eh? - sonrió – Podría decirte que soy una asesina en serie o algo así – fruncí el ceño – Pero la realidad es mucho más mundana...quizás...solo quizás...me han pillado vendiendo cosillas ilegales en la calle...Mierda, no tenía manera de saber que mi nuevo cliente era un puñetero policía de paisano...- ahogué la risa que estaba por salir de mi boca – Sí, venga...riete de mi...

- Eso es una putada...

- A todo esto... ¿tú que has hecho para acabar aquí? No das el perfil de delincuente juvenil...

- Pues...arg, es un poco vergonzoso, ¿sabes? - la tal Kira me alzó una ceja...no me podía creer que estuviera haciéndome medio amiga de mi compañera de celda...- Bueno, quizás...solo quizás...me han pillado haciendo cositas indebidas dentro de un coche – Kira no pudo aguantar y se rió a carcajadas.

- ¿Te han pillado en un coche montándotelo? ¿Con quién? ¿Con el guaperas que ha entrado contigo? - fruncí el ceño ante el calificativo con el que había descrito a Darien.

- Sí, con el mismo...Joder, estábamos en medio de la puta nada...

- Esas cosas se hacen en casa, así no hay coitus interruptus – se rió de nuevo - ¿acaso tu novio no tiene casa para que podais...? - movió las caderas al estilo Nicolas.

- Si tiene casa...y no es mi novio – murmuré. Kira abrió de nuevo los ojos como platos.

- ¿Entonces que sois?

- Amigos...

Querrás decir folla-amigos...normalmente yo no me voy magreando con mis amigos por ahí...

- Sí, bueno...- suspiré – Es complicado...joder, se me hace un poco raro estar hablando de mis problemas sentimentales en un puñetero calabozo...

- Esta noche en general es rara así que...- Kira se encogió de hombros – A ti te gusta ese chico – rodé los ojos.

- Estaba intentado follar con él en un coche...claro que me gusta...

- No me refiero a eso...estás...pillada. Se te nota en la mirada – desvié la mirada enfadada porque mis sentimientos fueran tan obvios...incluso para una desconocida...

- - Ya te lo he dicho...es complicado...a él...le gusta otra chica...

Pero mientras se revuelca contigo...

- Oye, ¿por qué no pones un consultorio al estilo Doctor Amor y me dejas tranquila? - la chica sonrió.

- Puede que lo haga...

- Una amiga me ha dicho que aproveche el presente con él – dije jugando con los botones de mi abrigo.

- Perdoname, pero ese es un consejo de mierda – sonreí.

- A Rei no le haría gracia oir eso...

- ¿Te digo lo que yo haría? - me encogí de hombros – Yo lucharía por ese bombón hasta que me quedara sin fuerzas, intentaría por todos los medios que se olvidara de esa zorrilla que le gusta e intentaría que perdiera la cabeza por mi...tienes que jugar todas tus cartas, nena. Yo cuando quiero algo lo quiero a tiempo completo...no me conformo con un poco cuando puedo tener todo...– miré a mi compañera como si estuviera sufriendo una revelación.

- Vaya...- susurré.

- ¿Serena Tsukino? - dijo el "simpático" policía – Ya puede salir – ¿ya? Vaya...el tiempo se me había pasado muy rápido...– Han venido a buscarles...- miré a Kira cuando el policía abrió la celda y la sonreí antes de salir.

- Puede que siga tu consejo, ¿sabes?

- Serías idiota si no lo intentaras...

Me despedí de ella con la cabeza y fui al encuentro de Seiya que en este momento nos miraba muy serio. Oh, oh... Miré a Darien mientras nos devolvían nuestras cosas...el pobre aún no había recuperado el color de su cara...

- ¿Esto...esto quedará reflejado en mi historial delictivo? - preguntó Darien al policía mientras recuperaba sus cosas.

- Nah...- dijo con desgana – Lo que habeis cometido no es un delito...es una falta leve...

- Pues para ser una falta leve hemos estado metidos una hora en un calabozo – espeté.

- Guau...la preciosa gatita saca las uñas – oí desde una celda. Me di la vuelta y le encaré desde mi posición - ¡Vaya cuerpo! Si me dejasen salir de aquí un ratito te iba yo a enseñar lo que es un hombre de verdad...

- Traiga acá, agente...- murmuró Darien señalando los papeles que teníamos que firmar – Como oiga un solo comentario obsceno más por parte de ese tipo no respondo...

Me dieron ganas de besar el suelo cuando salimos de nuevo a la calle. Bendita libertad, y eso que el rato que tuvimos que esperar no se me había hecho tan duro gracias a la conversación con Kira. Seiya caminaba a nuestro lado sin decir nada y aún con gesto serio. Ni Darien ni yo nos atrevíamos a decir nada...demasiada vergüenza por nuestra parte...Nos metimos en el Porshe de Mina...Entonces Seiya estalló en la más sonora carcajada que jamás pude oir. Darien y yo nos miramos y entrecerramos los ojos.

- Venga...partete el culo – espetó Darien.

- Es que...cuando me has llamado y me has dicho que...estabas detenido me he acojonado...pero cuando me has dicho el motivo – me miró a mi y siguió riéndose como una maldita hiena – Sois la hostia...

- Seiya...si tienes cariño a tus huevos dime que no le has dicho nada a Nicolas...- el rubio se secó las lágrimas de la risa y se puso todo lo serio que la situación le permitió.

- No...no se han enterado de nada...Nicolas ha roto su promesa de no volver a beber en una fiesta...la última vez que tuve noticias de él estaba vomitando en el baño del piso superior de la casa de Haruna – Darien y yo pusimos cara de asco – Rei , evidentemente está con él. Y Mina está durmiendo en casa...

- ¿Durmiendo?

- Sí...la pobre aguantó las dos primeras horas en la fiesta...después de eso se quedó dormida en uno de los sofás al ritmo de la música de Katy Perry.

- Joder – murmuré.

- Tiene el sueño muy profundo – aclaró Seiya – Bien...- dijo tras el volante – ¿Me quereirs decir donde habeis dejado vuestro nidito de amor? - dijo conteniendo de nuevo la risa.

- En las afueras...yo te voy indicando...- Seiya arrancó y siguió las indicaciones de Darien– Chicos...si queríais un poco de acción para vuestra próxima clase exprés...¿por qué no lo habeis buscado otro sitio?

- Porque el jodido coche tiene su morbo – dijo Darien sin pizca de vergüenza. Le miré impresionada - ¿Qué? No me voy a cortar a estas alturas de la noche...Me han pillado a punto de hacerlo en mi coche nuevo, me han detenido, he estado más de una hora con un tío que roncaba a pierna suelta en un puto calabozo y con otro que estaba tan salido como el pico de una mesa que no hacía más que meter la cabeza entre la reja para ver si podía verle las piernas a Sere...¿Crees que a estas alturas me va a importar lo que salga de mi boca? - suspiró mientras se hundía en el asiento del coche – He estado a punto de callarle la boca metiéndole un zapato, os lo juro...

Seiya nos llevó hasta donde estaba aparcado el coche después de conducir durante un rato. Cuando llegamos al lugar, nuestro amigo miró alrededor y sonrió.

- ¿Y decís que os han pillado aquí? ¿Qué coño hacía un agente de policía pasando por aquí? No hay nada...

- Para que veas...- murmuré – Una maldita casualidad...- miré a Seiya y puse mi mejor mirada asesina...y lo logré, ya que me miró un poco acongojado – Ni una palabra a nadie, ¿entendido? - Seiya asintió.

- ¿Vais para casa?

- No, yo me voy a la mía – dije mientras caminaba hasta la puerta de copiloto del volvo - ¿Te importaría acercarme, Darien?

- No, para nada...

Seiya se fue en el "discreto" coche amarillo de mi amiga y Darien y yo pusimos rumbo a mi casa en su volvo. Sentía que Darien me miraba de reojo de vez en cuando.

- Sere...yo...lo siento – susurró.

- ¿Por qué?

- Pues porque la idea fue mía...y mira como hemos acabado – dijo mirando a la carretera.

- Una experiencia más en la vida – Darien sonrió sin ganas.

- Media hora más y me habrían acusado de asesinato con premeditación y alevosía...Que tipo más pesado...otra salida de tono más en la que incluyera tus piernas o tu culo y...- apretó la mandíbula.

- ¿Estás...celoso? – Darien abrió mucho los ojos y desvió la mirada para encararme.

- No...¡no! No estoy celoso...eres mi amiga y...me da mucho coraje que hablen así de ti...

Ouch. Eso había dolido...no eran celos lo que había sentido...sino el deber de caballero de proteger a una amiga de los ojos libidinosos de un gilipollas. Perfecto. Entonces recordé las palabras de Kira..."Yo lucharía por ese bombón hasta que me quedara sin fuerzas...". Bien. Muy bien...Darien aparcó el volvo delante de mi casa, aunque nos quedamos dentro del coche en silencio. Todo estaba en el más absoluto silencio ya que esta zona era una de las más tranquilas de Tokyo y siendo la noche que era todo el mundo estaba fuera celebrabdo el nuevo año. Miré el reloj del salpicadero, las tres y media de la mañana...Miré de nuevo a Darien.

- ¿Quieres...quieres entrar? – Darien pareció pensárselo...hasta que notó mi risita traviesa entendiendo lo que yo quería.

- ¿Quieres que entre? - preguntó con la sonrisa torcida que le caracterizaba.

- Podemos hacer que la noche acabe mucho mejor de lo que ha empezado, ¿no crees?

Darien ni se paró a contestarme. Directamente apagó el motor del coche y se bajó del mismo rápidamente para abrirme la puerta. Cuando tomé la mano que me ofreció me juré a mi misma hacer lo que esa chica me había aconsejado. Lucharía por Darien...y comenzaría a usar mis armas esta misma noche...


Holis, he vuelto les dire unas cositas, primero muchas gracias ya van mas de 300 reviews con esto veo ue la historis es bien recibida, asi que chicas muchas muchas gracias.. Segundo ya falta poco para terminar este fic.. Tercero me encantaria que pasaran por mis otras 2 historias les dejo el summary..

Sweet Adiction

Yo una sucubo, el un humano en un mundo en guerra entre clanes.. Un amor imposible.. UA.. ¿Continuara?

Solo tiene un capitulo porque lo pense como un OS, pero si la inspiracion me llega a lo mejor la continuo.

¿Amigos o Amores?

Serena es una joven de 17 años, Seiya es su mejor amigo. Pero todo cambiara cuando llegue Darien el chico nuevo que hara que Serena conozca lo que es el amor; pero tendra que elegir entre los dos: su mejor amigo o el chico nuevo.

Ya va por su capitulo 8 y las cosas se estan poniendo calientes XD

Pasen y dejenme sus reviews..

Besos, Estefany..