Capi nuevo... Ando regalada para que no me maten..

La historia es una adpatacion y bla bla bla ya ya uds saben.. ;)

Abajo notas disfruten..


CAPITULO 39 CELOS Y MÁS CELOS

No veía la hora de que llegara el momento del descanso y dejar los pasillos y las clases repletas de niñatas; en el tiempo que llevábamos esa mañana en la universidad ya me habían preguntado tres chicas por Darien..."el friki que ya no es friki". Vamos...no me jodas. Después de casi tres horas de escuchar los chicmorreos y los piropos a Darien mi nivel de mala leche rozaba el segundo piso...Y aún me quedaba hablar con Haruka. Sinceramente, le había notado un poco raro. Haruka era una persona que lo que te tenía que decir, te lo decía en la cara; para bien y para mal...Así que no me encajaba mucho que Haruka se andara con rodeos porque no era su estilo.

Y hablando del rey de Roma...Cuando salí de mi última clase antes del almuerzo me encontré con el rubio en la puerta esperándome. Cuando me vio me sonrió.

- Hey...¿vas a la cafetería?

- Claro, allí están los chicos esperándome.

- Quizás...quizás podríamos hablar por el camino – se pasó la mano por el pelo hasta llegar a su coleta.

- Soy toda oídos.

- Bueno...verás...Como te he dicho me he pasado las vacaciones en casa de mi abuela y...ya sabes – rodó los ojos – No ha hecho más que darme la paliza preguntándome a todas horas que cuando voy a buscar una buena chica y todo el rollo ese...una novia – alzó las cejas – Lo primero que le dije a mi abuela es que yo no era de ese tipo de chicos...¡nada de compromisos! Pero las palabras de mi abuela me dejaron algo tocado...Me...me hizo replantearme mi...modo de vida – asentí despacio.

- ¿Te estás replanteando convertirte en un chico serio y formal? - Haruka sonrió avergonzado.

- Supongo que...sí.

- Pues supongo que me alegro...

- Eh...ya...hay segunda parte de a historia...la más vergonzosa – agachó la cabeza.

- Dime...

- Es que...bueno...cuando empecé a pensar en sentar un poco la cabeza...me vino una persona a la mente. Es una chica muy guapa, con una gran personalidad y...nos lo hemos pasado muy bien las veces que hemos estado juntos...o al menos eso me ha parecido a mi...

- ¿La conozco? - dije mientras Haruka me sujetaba la puerta para entrar a la cafetería para entrar.

- En realidad sí...eres tu – en estos momentos mi boca se podía asemejar a la entrada de un tunel; abierta completamente – Quiero decir...quiero decir que tú fuiste la primera persona en la que pensé. Eres...eres mi ideal de chica, ¿sabes? - rió sin ganas – Mierda, todo este tiempo teniéndote delante y me tengo que dar cuenta de esto durante las vacaciones de Navidad en casa de mi abuela y comiendo bizcochos como un jodido cerdo...me he dado cuenta de que me empiezas a gustar en serio, Serena...sé que llevamos una temporada que no coincidimos mucho pero...creo...creo que me estoy enamorando de ti.

Oh Dios, Oh Dios...¿de todos los momentos que habíamos pasado, en vertical y en horizontal, Haruka tenía que soltar la bomba aquí y ahora? ¿Justo en medio de esta crisis sentimental tiene que venir este pedazo de hombre y decirme esto? Dios mío...¿te caigo mal o me haces esto porque soy una pecadora empedernida? Miré a Haruka...Ashhhh. El muy cabrón podía ser el ideal de la mitad de las chicas de la universidad, era un chico duro, con su chaqueta de cuero y su pelo largo y esos andares de chulito que no dejan indiferente a nadie...Ahora lamentablemente la otra mitad de la población femenina de este centro babeaba por Darien...y yo era una más de ese cincuenta por ciento que se decantaba por el "no friki". Suspiré enfadada. ¿Por qué me tenía que pasar esto a mi? Lo más sencillo sería dejar el pacto con Darien, dejar de ser su profesora, su folla-amiga o lo que fuéramos; lo más fácil sería acabar con todo y empezar algo con Haruka ya que parecía totalmente sincero en sus palabras...pero a mi no me gustaba lo fácil. Yo tenía que buscar siempre de lo dificil lo imposible...así me iba en la vida. Miré a Haruka. El pobre me estaba mirando como un perrito abandonado en medio de la carretera en un día de lluvia...Mierda, yo no era del tipo de persona que va jugando con los demás. No podía hacerlo. No podría jugar con Haruka para olvidarme de Darien...porque tampoco me quería alejar de él. No tenía las fuerzas necesarias para hacerlo...

- Por tu cara deduzco que no sientes lo mismo...- susurró.

- No es eso...eres un tío de puta madre pero...

- Pero no soy lo suficiente para ti – me cortó.

- Cállate y déjame terminar, ¿quieres? No es eso...Si esto me lo hubieras dicho dos meses antes quizás habría intentado algo contigo...Es cierto que tu y yo nos lo hemos pasado bien juntos...Pero ahora, justo ahora...No sería sincera contigo, Haruka...me ha empezado a gustar una persona – sonreí sin ganas – Y no soy correspondida...Me han dado varios consejos, me han dicho que lo intente...que intente conquistar a esa persona...- Haruka asintió.

- ¿Y lo vas a hacer?

- Como te he dicho...lo voy a intentar...aunque la cosa está muy dificil.

- Vale...ugh. He llegado un poco tarde...- se rascó la frente – Siento que hayas tenido que aguantar mi arrebato sentimental – me reí por lo bajo.

- Tu has aguantado el mío...

- Mierda...mira, si ese chico es tan imbecil como para no ver a la pedazo de chica que tiene delante...yo...yo...estaré aquí, ¿vale? - alzó la mano y me acarició lentamente la cara - Para lo que quieras...

Arrgg. Cada frase que decía Haruka hacía que peor me sintiese. No lo pude evitar, me acerqué a él y le besé en la mejilla.

- Muchas gracias, Haruka...eres genial – sonrió a medias.

- Ya sabes...aquí me tienes...

Observé a Haruka mientras caminaba hacia la mesa donde se sentaba con sus amigos. A veces la vida era muy perra...En nuestra mesa ya estaban todos sentados...y todos me miraban. Ugh, debía de tener cara de shockeada total...avancé hacia ellos intentando poner mi mejor cara de normalidad.

- Vaya...¿qué te ha dicho Haruka para ganarse un beso tuyo? - me dijo Seiya sonriendo. No sabía exactamente si se reía por lo de Haruka o por lo del otro día...

- Bueno...Es un poco raro...- miré a Darien. Había dejado de comerse su almuerzo para mirarme. Suspiré como una imbecil.

- ¿Por qué? - preguntó frunciendo el ceño.

- Porque me ha dicho que...cree que está enamorando de mi...- silencio...y más silencio.

- ¿Te estaba vacilando, cierto? - preguntó Rei.

- No...me ha dicho que por mi sentaría la cabeza...quería...quería tener una relación formal...conmigo – las chicas silbaron.

- ¿Y qué le has dicho? - me preguntó Nicolas sonriendo.

- ¿Cómo que qué le ha dicho? Evidentemente le habrá dicho que ni de coña, ¿no? - espetó Darien mirándome fijamente.

- ¿Por qué dices evidentemente, Darien?

- Porque tu no puedes estar con Haruka – dijo como si fuera obvio.

- ¿Y por qué no puede estar con Haruka? - preguntó Rei sonriendo.

- Eso...¿por qué te pones así, hermanito? - dijo Mina.

- Pues...porque...tenemos un trato, ¿recuerdas? Eres mi profesora – susurró – Quedamos en que no estaríamos con otras personas mientras durara el trato – oh, así que era eso...por un mísero segundo pensé que podría estar celoso...pero siempre me toca darme la hostia para comprobar que lo que sentía por Darien era unilateral.

- Pero ese trato no va a durar siempre, Darien – dije un poco enfadada – Llegará un punto en el que tu decidas volar solo. Probablemente Neheriana intentará tener algo contigo, tu aceptarás...podrá durar una noche o diez años...eso me da igual...El caso es que después de todo esto tu tendrás tu vida...y yo tengo que tener la mía...- los chicos nos miraron como si nos estuvieramos tirando una pelota invisible. Darien carraspeó incómodo.

- Lo siento...supongo que tienes razón...- se pasó la mano por el pelo - Eh...me voy un rato fuera a que me dé el aire...

Darien se levantó ante nuestra atenta mirada. Perfecto. Los chicos estaba aún callados asimilando el tira y afloja que habían presenciando entre Darien y yo...joder, de tanto tirar y aflojar de la cuerda un día de estos se nos iba a romper en las narices...y mucho me temía que la gran perjudicada iba a ser yo...

- Eh...¿se puede saber qué coño ha desayunado este? - preguntó Nicolas señalando la puerta por donde se acababa de ir Darien.

- Supongo que está muy nervioso por la vuelta a clases y todo eso...- dijo Rei como si nada – O puede que esté celoso – no lo pude evitar, le lancé una mirada envenenada a mi amiga.

- Ya se lo que le pasa – dijo Seiya como si hubiera encontrado agua en Marte – Sí, está celoso...teníais un trato...Nada de terceras personas mientras durasen las clases, joder...es normal. Darien no querrá comerse las babas de Haruka – los chicos puesieron cara de asco.

- La pregunta es otra – dijo Mina poniendo cara de interesante – La cuestión es...¿intentarías tener algo con Haruka de no estar metida hasta el cuello con las clases de Darien? - venga, coño...no tienen otra cosa que hacer más que martillearme la cabeza a preguntas idiotas, ¿a que no?

- A ver...Haruka es...¿cómo decirlo? El chulito que todas querríamos tener, ¿sabes? Pero no...no es lo que busco.

- Ah...¿pero estás buscando algo? - dijo Rei con una sonrisa de hiena – Y yo que pensé que ya lo habías encontrado...- sí, en estos momentos me vi capaz de tirarle la botella de agua a la cabeza...llena.

- Ni he encontrado nada ni, estoy buscando, ni nada de nada, joder...- suspiré – Haruka y yo...no creo que eso durase mucho, así que no. No intentaría nada con Haruka...Ahora, si me disculpais...me voy fuera...

Huí antes de que a Rei se le ocurriera la maravillosa idea de seguir soltando indirectas directas. Mierda, si seguía así al final los chicos iban a acabar enterándose de que...bueno, de que igual me gustaba un poquito Darien. Vale, no...no me gustaba un poquito...me gustaba más de lo que podía y quería reconocer. No me quería ni imaginar mi cara y mi vergüenza si Darien se enterara en estos momentos de lo que sentía por él. Lo peor que me podía pasar ahora mismo es que Darien se alejara de mi por mis estúpidos sentimientos, eso...eso no lo podría aguantar ahora...Caminé hasta la parte de atrás de la cafetería donde había unos bancos y unas mesas por si los estudiantes preferían comer al aire libre. Afortunadamente el cielo gris y la amenaza de lluvia hacían de este sitio un lugar apartado y solitario...sin espectadores...Darien estaba sentado en una de las mesas, con los brazos cruzados a la altura del pecho. Cuando sintió mi presencia alzó la mirada y suspiró.

- ¿Estás más tranquilo?

- Supongo – se encogió de hombros – Es que...mira, no se lo que me ha pasado ahí dentro...supongo que sigo nervioso por todo el rollo de la vuelta a clases y todo eso...- el aire despeinó su pelo haciendo que un mechón rebelde cayera sobre sus cejas. Tuve que reprimir las ganas de pasar las manos por ese maravilloso pelo y...respira, estúpida Serena...

- Tranquilo, es normal...Demasiado cambios y situaciones nuevas en poco tiempo...

- Creo...creo que igual me he puesto un poco celoso – abrí mucho los ojos...y Darien se sobresaltó al ver mi gesto – A ver...no celoso en el sentido más...estricto de la palabra...no celoso de...bueno, no por nada, simplemente...arggg – se pasó la mano por el pelo nervioso – No celoso de...posesivo...celoso...de...de...

- ¿De qué? - le apremié.

- Bueno, ahora estás conmigo...quiero decir, estamos en esto de las clases o pacto de folla-amigos...como quieras llamarlo – suspiró – No me gusta compartir, eso es todo...

Nos quedamos en silencio durante unos minutos, cada uno teniendo una lucha interna con su mente...Vale, Darien estaba celoso, pero no celoso de...amor. ¿Entonces por qué cojones estaba celoso? Cuando alguien tiene celos es porque hay sentimientos de por medio...como por ejemplo en mi caso...Pero ese es otro tema. ¿Por qué Darien estaba celoso de Haruka si él sólo me veía como una amiga con derecho a roce? No lo entendía. En absoluto...

- ¿Te gusta? - preguntó Darien.

- ¿Qué? - le miré confundida.

- Haruka...¿te gusta? - suspiré.

- Haruka es prototipo ideal de cualquier chica de esta universidad...es guapo, es malote, es chulito...

- Folla bien – miré a Darien con la boca abierta – Tú misma lo dijiste..."folla como nadie" – dijo en un intento por imitar mi voz.

- Bueno...sí, folla bien...¿y qué?

- Supongo que eso es un punto positivo en la lista de las bondades de Haruka – murmuró chasqueando la lengua.

- ¿Qué es lo que te pasa con Haruka?

- ¿Que qué es lo que me pasa? Que no me gusta para ti, no...no le veo sentando la cabeza como él dice...te mereces alguien mucho mejor que Haruka – dijo mirándome con la plenitud de su mirada verde.

- Creo que tienes mejor concepto de mi del que en realidad es – Darien me miró ceñudo.

- Tu no te ves a ti misma, Serena...eres mucho más que una cara bonita y un cuerpo escultural – reprimí las ganas de sonreir ante las palabras de Darien...¿había dicho cuerpo escultural? - Aunque estés empeñada en no mostrar tu interior...- suspiró – Tu interior es una pasada, Serena...eres la mejor amiga que alguien pueda tener, eres atenta, comprensiva, cariñosa...apasionada y entregada – recé porque mis mejillas no se colorearan de rojo – Tú si que eres el ideal de cualquier hombre...así que te mereces una persona mil veces mejor que Haruka, necesitas alguien a tu lado que te quiera y que te cuide – bajó la mirada – El cabrón que esté a tu lado va a ser un hijo de puta con suerte – sonreí con tristeza.

- No me veo a mi misma siendo mimada y querida, Darien...ya te lo dije, yo no estoy hecha para el amor sincero...Me...me estoy deprimiendo, ¿sabes? Podríamos cambiar de tema – dije removiéndome incómoda sobre la mesa de madera.

- Por nada del mundo permitiría que una chica como tu se deprimiera en mi presencia – dijo sonriendo.

- No me hagas la pelota, Chiba...

Me miró de arriba abajo parándose un poco más de tiempo en mis pechos. ¿Qué tenía la mirada de Darien que me encendía de esa manera? Sus ojos me hicieron un repaso de los que dejan huella sin dejar ni una zona de mi cuerpo por revisar. Cuando llegó a mis ojos se sonrojó ligeramente cuando vió que le miraba con atención.

- Te lo he dicho antes...y te lo vuelvo a repetir – se lamió el labio inferior – Estás muy apetecible...- sonreí como una idiota por las palabras de Darien.

- ¿Eso crees?

- Te lo puedo demostrar...

Miró a ambos lados y cuando comprobó que no había nadie a nuestro alrededor me cogió de la mano y tiró de mi para que me levantara de la mesa. Sí, llevame donde quieras, cariño...Darien casi me arrastró por la parte trasera de la cafetería hasta la pequeña cabaña donde el jardinero guardaba los utensilios para cuidar los jardines de la universidad. Y nos metió dentro. Oh sí. Cerró la puerta a sus espaldas y me arrinconó en una de las paredes cubiertas de tijeras de podar, regaderas y un montón de abono para el cesped. ¿A quién le importa aguantar este olor de mierda si tiene a Darien Chiba para ella sola? Pffff, a mi no. Darien se acercó a mi hasta pegar su cuerpo al mío.

- Ese escote es demasiado comprometedor, Serena – susurró contra mi oreja – No me extrañaría nada que más de uno de tropezara por mirarte las tetas – ahogué una risilla.

- ¿Tu crees?

- Mmmm – deslizó un dedo por la unión de mis pechos – Este canalillo me hace tener pensamientos perversos, ¿lo sabías? - oh, oh, oh...si seguía hablando de esa manera íbamos a faltar a clases durante las dos próximas horas...

- ¿Qué clase de pensamientos? - susurré.

- Ya te los explicaré en otro momento...

Se lanzó a mis labios de manera casi animal...y a mi bien que me gustaba eso...Delineó el contorno de mis labios con su fabulosa lengua haciéndome jadear de manera casi gutural. Darien empujó sus caderas contra las mías dejándome sentir el grado de excitación que sentía.

- Por Dios, Darien...- gemí – No me hagas esto – susurré.

Darien me ignoró ya que metió las manos por dentro de mi jersey. Acarició y jugó, primero con un pecho...luego con el otro haciendo que mis pezones dolieran de manera literal por la excitación al rozarse con el sujetador. Yo por mi parte no dejaba de besar su cuello, la línea de la mandíbula...y mis manos no se podían estar quietas...Darien dejó la parte superior de mi cuerpo para centrarse de cintura para abajo. Mátame que me duele menos. Intentó meter su cálida mano por dentro de mis pantalones, pero estaban tan estrechos que no pudo. Putos pantalones de mierda...Desistió de su tarea para intentar tocarme por encima de la tela...pero nada, los vaqueros no nos lo estaba poniendo nada fácil.

- Mierda – se separó de mis labios - ¿Esto que es? ¿Un pantalón o un puto cinturón de castidad? - me reí por su cara de frutración, aunque yo no estaba mucho mejor que él. Me había excitado como una perraca...- Podrías...- sonrió con malicia – Podrías hacerme un favor...

- Dime – murmuré mientras pasaba mis manos por ese trasero taaaan perfecto.

- Mañana ponte falda – gruñó – Hacer esto aquí me da morbo.

De nuevo...Oh sí. Darien se estaba convirtiendo por momentos en una puta bomba sexual...mi bomba sexual porque hasta que no apareciera Neheriana a joderme este momento...ese cuerpo, ese culo y esa polla eran para mi. Darien se separó de mi a regañadientes y me colocó el jersey.

- Salgamos de aquí antes de que te arranque esos vaqueros, Serena...

Me había quedado con las ganas...aunque mañana iba a hacer todo lo posible por acabar lo que habíamos empezado aquí. Sí, ya...podíamos hacerlo en mi casa...pero tener sexo aquí, con Darien...rodeados de alumnos...sí, era una pervertida de mierda, pero me daba morbo. Y al parecer a él también. Me cogió de la mano para ayudarme a salir sin tropezarme de ese pedazo de caseta...hasta que Darien se paró de golpe haciendo que me chocara con los rotundos músculos de su espalda.

- ¿Qué pasa?

- Schhhhh, mira – me susurró.

Nicolas estaba a escasos metros de nosotros. Por un momento pensé que nos podía haber pillado...pero nada más lejos de la realidad. Tenía la oreja pegada a su móvil, como venía siendo costumbre últimamente. Darien me arrastró un par de metros más para escondernos en unos arbustos; desde ahí le veíamos y, sobre todo, le oíamos mejor.

- ¿Vamos a espiar a tu hermano? - susurré contra el hombro de Darien.

- No...sólo vamos a escuchar su conversación – rodé los ojos.

- Sí...ya – decía Nicolas – eso es lo que quiero...

- Me siento un poco mal al escuchar esto, Darien...

- No me digas esas cosas...vas a hacer que me emocione como un gilipollas, la verdad es que nunca pensé que me pudieras hablar de sentimientos de esta manera...- Darien y yo nos miramos – La verdad es que me gustaría ayudarte...sí...Hablando de lo nuestro...los chicos empiezan a sospechar...y Rei también...Y no me gustaria que mi novia se enterase de lo nuestro...

- ¿De qué demonios está hablando? - me preguntó Darien.

- La verdad es que no se que haría sin ti...Te agradezco mucho lo que estás haciendo...sí...no, ella lo entenderá...antes o después Rei tiene que entender que tu y yo tenemos cada vez más relación...pero por ahora es mejor mantener todo en secreto...Ok, vale...luego te llamo...Ciao...

Nicolas colgó el teléfono y desapareció de nuevo dentro de la cafetería. Darien y yo nos miramos con el signo de interrogación pintado en la cara.

- Eh...yo no quiero decir nada, pero...

- Pero parece ser que mi hermano le está poniendo los cuernos a Rei...

- Mierda – espeté...


Chicas mis disculpas tenia tantascosas en la cabeza si es Haruka con el pelo largo... Pero es que la uni, el trabajo, el blog y el foro me consume toda.. Buenos gracias veo que estaban esperando el capi con ansias asi que aqui les dejo el nuevo.. Besos..