-Amor…Bella, Querida

-Un rato mas, ¿si?

- Hey, si quieres duermes hasta mañana, pero ya me voy y necesito mi beso- dijo mi amore.

Acerco sus labios lentamente para luego tomar mis labios de forma romántica, beso que se vio interrumpido por el llanto de nuestra pequeña y consentida hija.

-Voy por ella – me dijo

Vi el reloj y marcaba las 6:30am. Aun era temprano así que seguiría durmiendo con mi Renesmee abrasaditas las dos por unas horas más. Al momento después llego Edward con la niña a la habitación empapada en lagrimas

-Bella, no se que le sucede – dijo Edward con cara de frustración

-Dámela y vete a trabajar que llegaras tarde, solo debe ser porque algo interrumpió su sueño - Le dije sonriendo para luego estirarle mi boca en la cual deposito un pequeño beso, para luego besar a Ren que estaba acurrucada en mis brazos llorando

- Las amo-dijo mientras desaparecía por la puerta de nuestro dormitorio.

-¿Qué sucede hija?-Le dije a mi pequeña al ver que su llanto no paraba como es normal cuando suceden cosas como la interrupción de sus sueños

Comencé a cantar, arrullar, caminar con ella por el cuarto, a que viera la Ciudad a través de la ventana, pero nada funcionaba. Como me gustaría que mi hija de apenas un año supiera decir algo más aparte de Mamá, Papá, papa y agua, para que me dijera que es lo que le molestaba en ese instante. Finalmente volví a la cama para sentarme apoyada en el respaldo y con Renesmee entre mis brazos Haver si conseguía calmarse un poco, pero nada resultaba.

-¡Mamaa!-grito mi bebe

-¿Qué mi amor, que pasa?-le dije acariciando su pancita

Y en ese momento sentí como el llanto cesaba un poco, y me cuadro todo… el llanto de mi pequeña era porque de seguro tenia algún cólico

-iremos a ver a papá –en estos momentos era cuando agradecía de que mi marido sea pediatra y estuviera en el sector de urgencias.

Le tome la temperatura a Renesmee y el termómetro marcaba 37 y medio – no es tanto- dije para mi, abrigue a mi princesita y la cubrí con una manta para luego salir rumbo al hospital publico, acomode a Ren en su sillita del auto y antes de salir llame a Edward para avisarle lo que sucedía y me dijo que nos estaría esperando.

Durante un momento el llanto de Renesmee se convirtió en un pequeño sollozo pero no duro mucho, porque luego se puso a llorar de nuevo llamando a Edward y a mí.

-Ya vamos llegando pequeña mía-le dije

Me daba una pena ver a mi pequeña sufrir y no saber porque diablos era. Por suerte ya divisaba el hospital a unas cuantas cuadras y pronto ya no habrá más dolor ni en mí, ni en mi hija. Estacione el auto y me dirigí a la puerta de atrás para sacar a mi lloroncita la cual al verme estiro sus bracitos para que yo la alzara y lo cual no tarde en hacer la cubrí con la manta y tome su bolso, en donde llevaba todo lo necesario.

Al entrar me encontré con la tierna mirada de Susy-una de las enfermeras del hospital- a la cual fui directamente.

-Hola señorita Isabella, el Dr. Cullen me dijo que vendrían, ¿Qué le sucede a la pequeña?- me dijo amablemente la delgada mujer que no debe pasar los 45 años

-la verdad es que no lo se muy bien es difícil comprender a una personita que sabe decir solo 4 palabras entendibles -le dije sonriendo-pero creo que es un cólico porque le duele la pancita y tiene un poco de temperatura, se la tome antes de salir de casa… pero creo que subió.

-Bueno ahí veremos, tome asiento, que le doctor esta con paciente.

-claro –dije dirigiéndome a una de las sillas desocupadas que estaba al lado de una mamá con su pequeño en brazos que no debía tener mas de 5 años a los cuales les sonreí antes de ver a mi bebe que ya no lloraba porque yo creo que no le quedaban mas lagrimas para derramar

-Hola-escuche que me decía el pequeño que estaba al lado de nosotras

-¡Hola!-le respondí, se notaba que este niño no se sentía muy bien, porque tenía una voz amable pero apagada.

-me llamo Ryan

-Oh que bien, mi nombre es Bella y ella es Renesmee-le dije señalando a mi pequeña que miraba al pequeño Ryan con sus ojitos hinchados

-hola Resmee- le dijo a mi pequeña la cual solo movió su manito en señal de saludo

-Hijo es Re-nes-mee- le dijo su mama

-Res-mee-dijo-no puedo decirlo mami

-No importa, Resmee igual suena lindo-le dije a Ryan que puso una carita de frustración al no poder decir el nombre de mi hija- así que tu le puedes decir así –le dije murmurando como si fuera un secreto, y el pequeño me sonrío

-yo no puedo respirar bien

-oww… lo siento

De pronto se abrió la puerta de uno de los box y salio una señora con una niña en brazos, y detrás… mi sueño hecho realidad

-Ryan Martin y Renesmee, dijo mirándonos con una sonrisa

Con la mamá de Ryan entramos y disimuladamente Edward mi guiño uno de sus ojos.

-Ya regreso- nos dijo a la madre de Ryan y a mí.

Nos gusta fingir que no somos nada cuando Edward atiende a Renesmee para que después las madres solteras que tenían una remota ilusión de que mi hombre criara sus hijos se quedaran espantadas porque las ganadoras de su corazón somos Renesmee y yo, si, es verdad somos macabros.

Senté a mi bebe en una camilla y la mamá de Ryan hizo lo mismo pero en la camilla del frente.

-Que guapo esta el doctor Cullen ¿no?

Yo solo me limite a mover mi cabeza de arriba hacia abajo asintiendo. Es verdad que no nos gusta decir que el es mi esposo y el papá de mi hija, pero de ahí a que otra mujer diga que MI esposo es guapo, me encabrona un poquito demasiado.

-Pero dicen que una chiquilla menor de edad se embarazo de El y que obligo o mejor dicho chantajeo al Doctor Edward para que se casara con ella.

Esta señora que diablos se cree, es verdad cuando conocí a Ed yo tenia 15 y el 21 – casi 22- y luego de 3 días comenzamos nuestro noviazgo, yo estaba en mi penúltimo año de colegio y el ya había terminado su carrera universitaria, pero la diferencia de edad no fue mucho impedimento, no les mentiré existieron muchas dificultades, como que la familia de Edward nunca me ha aceptado y que mis padres tampoco aceptaron que anduviera con alguien 7 años mayor que yo. Después de 7 meses de noviazgo nos enteramos que había quedado embarazada, fue algo fuerte e inesperado porque con Ed nos cuidábamos, generalmente el usaba condones y yo sagradamente tomaba mis pastillitas todos los días de la semana a la misma hora desde que comencé a ser sexualmente activa, por lo cual cuando me entere fue un shock, le conté a Edward el mismo día que me hice el test, y al siguiente fuimos a la consulta de la doctora Morrison, mi ginecóloga y ella nos confirmo lo que el palito con el signo positivo del día anterior me había anticipado, tenia 5 semanas de embarazo, estaba feliz mas que mal era mi bebe y el de mi Edward, el cual nunca olvidare que lloraba con una sonrisa tonta cuando nos dijeron que seriamos padres. Luego de eso le dije a la doctora lo de lo fiel que era con los anticonceptivos y me dijo que 1 de cada 100 mujeres quedaban Embarazadas con pastillas, y justamente yo tenía que ser esa 1. Luego con Ed nos casamos de una forma simbólica en donde estaban mi familia – la cual nos comenzó apoyar a regañadientes- y amigos cercanos, en verdad para mi no era necesario un matrimonio, porque no era lo justo amarrar a Edward, pero el insistió y llegamos al acuerdo de que seria algo simbólico. Y así es como 3 días antes de mí cumpleaños numero 17 nació nuestra Renesmee y somos una pequeña familia feliz.

-A mi nadie me obligo y mucho menos me chantajeo a casarme Sra. Martin por lo cual no crea en todas las cosas que llegan a sus oídos – como me alegraba que mi hombrecillo escuchara lo que dijo la señora porque yo no respondo por la sarta de palabras que hubieran salido de mi boquita.

-Papi…- y ahí vi como se le desencajaba la cara a la mamá del pequeño cuando escucho como le decía Renesmee a Edward

-¿Qué mi vida?, ¿te duele la pancita? – le decía con un tierno tono mientras le sacaba el polerón con el que estaba, su pijama y las pantys dejándola solo en pañales para que la fiebre comenzara a bajar – papá sacara todos esos bichitos malos que le causan dolor a mi pequeña- le dio un beso en su guatita- y mientras mami te cambia el pañal y luego se lo da a la enfermera yo iré a ver que tiene Ryan

Después de decir eso beso a Ren en una de sus mejillas y dejo un besito en mi sien para ir en rescate del pequeño. Saque todo lo necesario para mudar a mi afiebrada hija. Luego de dejarla con el pañal limpio la recosté en la camilla con la promesa de que volvería pronto y fui en busca de la Enfermera para entregarle el pañal y de esa forma hicieran los análisis de orina. Volví al lado de mi peque que estaba llorando mas fuerte a causa de que se encontraba relativamente sola.

-Ya estoy acá cosita mía – y ella estiro sus bracitos para que la tomara, cosa que hice y comencé a pasearme con ella de un lado a otro tarareándole una nana y meciéndola un poco, y ella miraba como su papá estaba inhalando al otro niño, luego volvimos a la camilla y me senté ahí con Renesmee en mi regazo y le seguí tarareando, después de unos minutos comenzó a toser, y por prevenir puse un recipiente bajo su pequeño mentón por si vomitaba, y fue justamente lo que hizo, "esto no es un simple cólico"

Dije para mí mientras le limpiaba la boquita a mi pequeña.

-Bella, la niña no tiene un simple cólico- me dijo Edward mientras se acercaba a nosotras.

-Si, lo mismo pensé… odio todo esto Edward - mire el reloj y me di cuenta que solo habían pasado 15 minutos de los 30 que se necesitaban para que los exámenes estuvieran listos.

-Calma amor si tampoco será algo extremadamente grave- limpio unas lagrimas que sin darme cuenta derrame, beso mi frente y nos abrazo.

-Doctor Cullen quería disculparme con usted, su hija y especialmente su mujer por las palabras que dije anteriormente- dijo la mamá de Ryan.

-Esta todo bien, no hay problema – le dije

-Y no ande repartiendo rumores como si fueran dulces Sra. Martín, y además que la mayoría de ellos en primer lugar a usted no le incumben y segundo no son ciertos.

-Si, lo se Doctor y discúlpenme nuevamente. Gracias. – y de esa forma se fue con el pequeño en brazos.

-Me habían dicho que era así pero nunca la había escuchado, ¡Dios! Como me emp…-

-¡Ey! no digas esas palabras enfrente de Renesmee y menos menciones a Dios- lo regañe

-Lo siento bonita- me beso en los labio y luego tumo a la niña en sus brazos- Belli, ¿en el bolso tienes la mamadera con agua?

-Aha- le dije mientras la buscaba y se la entregaba.

-Si porque esta pequeña hermosa y que será mía hasta que cumpla los 40 tiene que hidratarse, porque ha llorado mucho y además voto esa cosa de color café que no se si es chocolate, galletitas o que- mientras Edward decía eso Ren miraba atentamente a su papá.

-Amor, no puedes tener a nuestra hija sin un novio hasta los 40 – le dije con una sonrisa- y esa cosa café me temo que es una hamburguesa que le dio Emmet ayer por la tarde.

-¡¿Pero como se le ocurre darle una hamburguesa a una niña que apenas tiene 1 año Bells?- yo solo me encogí de hombros y negué con la cabeza

En eso golpearon la puerta y era la enfermera que traía el resultado de los análisis. Edward le agradeció y mientras Leia el resultado torció sus labios en una mueca que decía no era el mejor resultado, pero nada de gravedad.

-Tiene un virus estomacal- Dijo


Holaaaa!

les dejo con el primer capitulo de esta historia :) Besos a todas y para amenazas y reclamos las espero en los rr