BELLA POV.

- Creo que Nicolah me odia – rió Edward saliendo de encima de mío luego de que mamá cortara la llamada

- Ed, se supone que él llegaría en dos meses más ¿hay algo mal? Se supone que todo venía bien, aparte de lo del síndrome, pero por qué se adelanto tanto– le pregunté mientras me arrodillaba sobre la cama con mis ojos ya inundados por lágrimas traicioneras

- hermosa, ven acá – se sentó y abrió sus brazos para recibirme en un abrazo- sí, se supone que en dos meses llegaría Nico, pero el pequeño se nos adelantó para darnos una sorpresa como siempre – yo aun lloro del miedo que me atacó de pronto y Edward acaricia mi cabello mientras me habla y deja pequeños besos sobre mi cabeza – los cuidados en el hospital serán los mejores y lo sabes, amor – Obviamente confío en el trabajo de mi amor, sé que el cuidará hasta de las maneras más imposibles a mi hermano – y en verdad ya sabíamos que él necesitaría un poco más de cuidado que el resto de los bebés que nacen, pero ahora la única diferencia es que estos cuidados comenzaran antes – sus palabras me tranquilizaron como siempre – y ahora debes parar de llorar, darte una ducha corta e ir a acompañar a Rene y Charlie que te quieren con ellos ¿quieres que te acompañemos? – preguntó

- no, no amor – conteste mientras me enderezaba y me limpiaba el rostro con mis manos dándole una sonrisa a Edward para que supiera que ya estoy bien – Renesmee ya está dormida y no me gustaría despertarla, quédate con ella y mañana se van al hospital – le pedí

- está bien mi vida – tomó mi rostro y nos dimos un beso – Te amo – susurró sobre mis labios

- yo igual – dejé otro beso sobre su boca y me fui a dar una ducha.

Cuando salí del baño Edward estaba sentado a un borde de la cama.

- llamé a tu papá, ya están en el hospital, estaban monitoreando al bebé y haciéndole unos exámenes a Rene viendo el tema de la dilatación y todo eso – me contó a penas me vio salir – dice que las contracciones no son muchas por lo que quizás no sea parto natural, pero lo que más me recalcó Charlie fue que necesita de compañía, así que apúrate amor, pero porfa conduce con mucho cuidado y cuando llegues me llamas ¿bueno? – tomó mi rostro esperando la respuesta

- te llamaré, y conduciré con cuidado… promesa – le respondí

- ok, entraré a darme un baño yo también – me dio un beso en la boca y luego otro en la frente – un abrazo para tu mamá y para tu papá

Entró al baño y yo me vestí. Una vez estuve lista pasé por el dormitorio de mi hija para darle un beso y luego me fui rumbo al hospital y ya que le tránsito vehicular a las 23.00 horas no es tan fastidioso llegué en el tiempo estimulado.

Cuando llegué al recinto papá estaba sentado en el pasillo de maternidad con las manos en los bolsillos de su chaqueta y la mirada dirigida al piso.

- Papá – lo llamé para que supiera que ya estoy aquí junto a él

- Isabellita, mi amor – dijo cuando se puso de pie para darme un abrazo – gracias por venir a acompañarme

- tranquilo pá – lo calmé un poco al notar que está tiritando - ¿has sabido algo de mamá? Edward me informó de todo lo que dijiste por teléfono, pero ¿has sabido algo más?

- no, aun no hay nuevas noticias – se encogió de hombros y torció la boca

- pues entonces sentémonos a esperar Don Charlie, mire que al parecer tenemos para rato en éste lugar – tomé su mano y nos sentamos sin soltarnos.

Recargué mi cabeza sobre su hombro como cuando aún vivía con ellos y me ponía a ver televisión junto a él hasta altas horas de la madrugada. Charlie puso su cabeza sobre la mía y la giró para dejar un beso en mi coronilla

- ¿sabes que te quiero mucho no? – preguntó con la voz quebrada

- lo sé papá, siempre lo he sabido y yo también te quiero, pero por favor no te pongas a llorar ¿está bien? – le pedí - porque que una hija vea llorar a su mamá o su papá hace que se ponga nerviosa, y yo ya estoy bastante nerviosa con esto de que a Nick se le ha ocurrido llegar antes y todo eso, por lo cual no necesito verte llorar Charlie

- okay, okay no llorare – y se quedó en silencio

- papá – hablé

- dime, hija – levantó la cabeza para mirarme

- yo igual te quiero – le dije quitando mi cabeza de su hombro para mirarlo a los ojos y sonreírle

Y aunque le pedí que no lo hiciera, él hizo un puchero más pronunciado que los de Renesmee y se puso a llorar luego de abrazarme

Yo solo reí y le devolví el abrazo apretándolo muy fuerte como hace mucho no lo hacía.

Luego ya se calmó y me soltó para sentarse bien y reponer la compostura y tranquilidad que se supone siente. Yo recordé que debía llamar a Edward a penas llegara y ya llevo casi media hora en el hospital.

Edward no contesto hasta seis tonos después, cuando ya estaba a punto de cortar e intentar más tarde.

- hola-

- Ed, amor ya llegué – le informé

-¿todo bien? ¿Han tenido nuevas noticias? – preguntó

-nop, nada nuevo aun – le respondí haciendo una mueca con mi boca aunque él no la vea

- pronto se sabrá algo más mi vida, ustedes solo deben estar tranquilos –

-lo sé, yo no estoy tan nerviosa ¿sabes?, pero papá es una gelatina de tantos nervios que tiene – le conté con algo de risa

- no te rías de Charlie, amor – dijo riéndose él también - es normal que esté así de nervioso

- sí, lo sé – dije – pero ya, solo llamé para decirte que llegué bien mi amor

- okay –

- ahora ya vete a dormir que mañana te quiero a ti y a Renesmee a primera hora aquí – lo mandé

- ¡Ay!, que mandona – dijo en tono burlesco – a penas despierte iré

- te aseguro que no despertaras Edward, si no que te despertarán a eso de las siete de la mañana, lo digo por experiencia propia - reí

- está bien, pues entonces me iré a dormir solito – me lo imaginé haciendo un pucherito mientras decía eso

- hasta mañana mi amor – me despedí

- hasta mañana hermosa, un beso y te amo – dijo él

- yo igual te amo, un beso – y corté la llamada para volver a sentarme al lado de mi padre

- iré por un café ¿quieres algo? – me preguntó al verme a su lado

- un café está bien para mí también papá. Gracias – él se puso de pie y se fue por el pasillo rumbo a la cafetería del recinto.

Ya llevo mucho tiempo aquí y papá con mamá llevan mucho más y aun así no hay noticias de ella y mi Nicolah. Estoy comenzando a preocuparme.

.

.

.

- ¿Quién viene con la Señora Rene? – preguntó una enfermera, que no se me hace conocida, al salir de la mampara que tiene pegado un cartel de "Área restringida" y otro que dice "Solo personal autorizado"

- ¡Yo!, yo vengo con ella – casi gritó Charlie aun más nervioso – y mi hija Isabella también ¿qué pasó? ¿Está ella bien? Por favor dígame que sí señorita

- Calma Señor, está todo bien con ella y el bebé, pero ya llegó la hora de que ese bebé conozca al resto del mundo y la mamita quiere compañía - respondió

Charlie soltó un suspiro de alivio al igual que yo y luego esbozó una sonrisa que no sé de qué forma caía en su rostro de lo gigante que es.

- Llegó la hora de que vayas a recibir a Nick papá – lo animé poniendo una mano sobre su hombro para animarlo

- ¿no podemos entrar ambos al parto? – preguntó papá

- lamentablemente no señor, las reglas del hospital dictan que quien esté dando a luz puede ser acompañada por solamente una persona, y más aun en éste caso que es una cesárea - explicó ella

- no te preocupes papá y ya apúrate que mamá te quiere a su lado – lo volví a animar para que se vaya pronto a hacerle compañía a Renée

- pero te quedaras sola –

- ¡y eso que importa pá! – Le di un pequeño empujoncito para que se fuera – enfermera lléveselo rápido ahí dentro

- vamos señor, su esposa lo espera – le dijo ella y se dio media vuelta para abrir la puerta de acceso

- anda – le di otro empujón – dale un beso en la mejilla a mamá y otro en la panza para mi hermano de parte mía ¿okay? Yo estaré aquí esperando a que nazca – besé su mejilla y él se fue tras la enfermera

Mi celular sonó dándome un gran susto por lo fuerte que se escucha al estar absolutamente sola en el pasillo de maternidad, pensé que era Edward, pero no… es Dennis

- hola – saludé

- Hey Bella – saludó él - ¿cómo está mamá? ¿Estás con ella? – preguntó muy acelerado

- mamá está bien, ahora mismo se encuentra en trabajo de parto – informé a mi hermano – papá está con ella

- ¿estás con Edward? – consultó

- no, se quedó en casa con Renesmee, mañana por la mañana vendrán, pero quizás yo me vaya antes de que él y la princesa vengan –

- ¿estás solita? –

- sip, al parecer Nicolah es el único bebé que quiso venir al mundo hoy, porque literalmente estoy sola – le respondí haciendo un puchero aunque lo no me esté viendo

- yo apenas se haga de día me iré – me dijo

- vienes con Michelle – le pregunté

- no, ella no puede ir – respondió – está en pleno periodo de exámenes así que no puede acompañarme

- ¿necesitas que valla por ti al terminal? – le ofrecí

- ¿harías eso por mi? –

- obvio que puedo Dennis, igual y Edward mañana tiene libre así que si no puedo ir yo, puede ir él o podemos ir los tres, pero de que alguien te recogerá… te recogerá – le respondí

- okay, entonces acepto la oferta enana – dijo riendo - ¿nos vemos mañana entonces?

- ajá- le confirmé

- me iré a la cama para dormir algo antes de viajar – comenzó a despedirse – por favor Isabella, si llega a pasar algo no dudes en llamar ¿está bien? No importa la hora, me llamas – me ordenó como cuando aun vivíamos juntos y él como el hermano mayor que es me enviaba a hacer algo y debía obedecerle como la hermana menor que era, y digo era porque en este instante los doctores están en proceso de convertirme en la hermana de el medio.

- cualquier cosa que pase y que no esté pronosticada te aviso hermano – le aseguré sonriendo

- bueno, pues entonces hasta mañana enana asquerosa – se despidió llamándome tal como lo hacía años atrás

- nos vemos mañana gordo apestoso – me despedí yo llamando también como lo hacía antes

Corté la llamada y todo volvió a quedar en un profundo silencio.

Mi celular volvió a sonar, esta vez avisando que entro un nuevo mensaje

"NO ME GUSTA DORMIR SOLITO ):"

Y una foto adjunta de Edward sonriendo ampliamente a la cámara de su celular mientras abraza a una Renesmee profundamente dormida sobre el hombro de su papá. Sonreí mirando la fotografía de mi dos más grande amores y volví a guardar el celular en mi bolsillo.

Pasada una hora y pocos minutos después de que ingresara, papá venia saliendo por la misma puerta de vidrio por la que desapareció denante para ir a recibir a Nicolah y darle compañía a mamá. Yo me puse de pie como si me hubiesen puesto alfileres en el asiento en que me encontraba sentada y fui prácticamente corriendo donde papá

- ¿Cómo salió todo pá? - le pregunté acelerada

- Bien amor, salió todo perfecto – me dijo muy sonriente y con ojos llorosos, muy llorosos

- ¿y mamá? ¿Cómo está mamá? – Pregunté esta vez

- ella quedó muy agotada y la anestesia también tuvo sus efectos así que ahora está durmiendo

- y Nick papá ¿puedo verlo? – pregunté ansiosa

- le están haciendo unas pruebas en éste momento, pronto vendrán a buscarnos para verlo – me explicó – pero es hermoso hija, muy pequeñito y hermoso

- ¿Cuánto pesó y midió? – quise saber si dejar de sonreír

- pesó 2 kilos, ni más ni menos, y mide solo 38 centímetros. Tendrá que estar en incubadora hasta que alcance al menos los 3 Kg. – explicó

- ¡ya quiero conocerlo! – dije muy animada

- pronto vendrán por nosotros hija –

Con Charlie tomamos asiento nuevamente mientras esperábamos que vinieran a decirnos que ya podíamos ir a conocer a Nick al área de incubadoras. Le conté que Dennis me llamó preguntando por mamá y avisando que mañana estaría aquí, también le mostré la fotografía que me envió Edward.

- él definitivamente no puede estar sin una de sus mujeres – comentó Charlie cuando vio la foto

Después de eso nos quedamos en silencio y tomados de la mano.

- Ya pueden venir y conocer al pequeño bebé – dijo la enfermera mientras salía del pasillo

Con papá nos levantamos de nuestros asientos como dos resortes y sonreímos al escuchar a la enfermera.

Ella nos hizo un gesto con la mano para que nos fuéramos tras de ella por el pasillo y nosotros así lo hicimos, llegamos al fondo y después doblamos a la izquierda en donde apareció otro pasillo aun más largo que el anterior, a la mitad la enfermera se detuvo frente a una mampara de dos puertas, entró y sostuvo la puerta para que con papá entráramos.

- Deben ponerse estas batas, un gorro y una mascarilla, lavarse la manos y luego entrar ahí – nos apuntó otra puerta – esa es la sala de incubadoras, no se le hará difícil encontrarlo porque solo tenemos a dos prematuros, ahora los dejo que debo hacer ronda

Con papá nos despedimos de ella no sin antes darle las gracias e hicimos todo lo que ella nos indicó. Luego pasamos a la sala donde está mi hermanito y ahí dentro había otra enfermera.

- buenas noches – saludó papá

- hola, buenas – dijo ella, yo solo le di una sonrisa en forma de saludo – ¿vienen a ver a nuestro nuevo huésped?

- así es – contestó mi papá

- está por acá – nos indicó – a pesar de que no lleva ni una hora fuera de su mami ya se muestra muy fuerte

Y ahí lo vi, pequeño, muy pequeño, con pelusitas claras sobre su cabeza, un perfil planito con una nariz chiquita, más chiquita de lo normal, y sus hermosos ojos rasgados. Su boca rellenita y abierta sacando su rosada lengua. En fin, el bebé más adorable y hermoso que he visto después de mi Renesmee.

- ¿está todo bien con él? – preguntó papá

- todo bien señor, como le dije él ya nos está demostrando lo fuerte que es a pesar del síndrome y los siete meses de gestación – dijo ella

- ¿puedo acariciarlo? – pregunté yo

- claro que puede hacerlo – respondió – y usted también puede señor - le dijo a papá

Yo antes de que ella me diera la respuesta afirmativa ya estaba metiendo mis manos a la incubadora para tomar una de las manitos de Nicolah

- hola hermanito – lo saludé – yo soy Bella, tu hermana mayor junto a Dennis

Unas lágrimas de emoción y felicidad salieron de mis ojos mientras miraba cada detalle de él

- te esperábamos para más adelante, pero por lo visto tu no quisiste esperar más ¿eh? – Continué hablándole - ¿ya viste a papá? Está llorando igual que yo – reí

- no te rías de tu viejo Isabella – me regaño papá en tono de broma

Pasamos treinta minutos junto al nuevo integrante de la familia y salimos nuevamente al pasillo en donde estábamos al llegar. Son las 2.30 a.m. y ya no tenía nada más que hacer aquí.

- pá, yo me iré a casa porque ya no tengo nada más que hacer ¿tú te quedaras con mamá? – Él asintió – yo mañana vuelvo con Edward y Renesmee, y quizás con Dennis

- ve a descansar princesa de papá – dijo abrazándome

- hasta mañana – me despedí devolviéndole el abrazo

- hasta mañana, conduce con precaución mi amor – besó mi frente – te quiero mucho

- yo igual te quiero papá, Adiós –

Salí de hospital trotando rumbo al auto para llegar lo más pronto posible a dormir abrazados y calentitos con mis hermosos.

El camino de regreso a mi hogar fue aun más expedito que el de ida al hospital por lo cual en unos pocos minutos ya estaba frente a mi casa. Entré con mucha cautela para hacer el menos ruido posible, nuestro perro sin nombre dormía profundamente en su inmensa cama sin percatarse que alguien está entrando en casa, después de echarle una mirada seguí mi camino rumbo al segundo piso.

Entré al dormitorio mío y de Edward y ahí estaban ellos sumergidos en sus sueños.

Edward está de espaldas con su brazo derecho a un lado de su cuerpo y la mano izquierda sobre Renesmee que duerme de panza sobre él. Muy adorables como siempre.

Pasé directo al baño para cepillarme los dientes, hacer pis y ponerme el pijama para irme a la cama.

Cuando levanté las mantas de nuestra cama Edward se despertó algo asustado

- ¿qué haces aquí? – murmuró aun algo dormido

- Nick ya nació y no tenía nada más que hacer en el hospital - le contesté susurrando – mañana volvemos ¿sí? – besé sus labios antes de acomodarme bien pegada a él para dormir – hasta mañana mi amor

- hasta mañana hermosa – dijo él poniendo su brazo libre bajo mi cabeza para abrazarme y yo tomé la mano izquierda de mi pequeña – te amo

- Yo también te amo Ed – fue lo último que dije y nos quedamos en silencio

Y así terminó un día agotador, más agotador de lo normal, en la vida de nosotros tres. Una vida que al fin y al cabo nunca dejará de darnos sorpresas, sorpresas buenas y malas que afrontaremos los tres juntos como desde un comienzo porque como siempre Nos tenemos a nosotros.


Hola!

pos esta vez no me demoré taaaaaaaanto en subir un nuevo capitulo ¿no?

espero y les haya gustado y todo eso :)

Quiero darle Mil gracias por los RW en el capitulo anterior y también darles la bienvenida a las lectoras nuevas (: . Y pues ahora ya me voy . Les dejo un beso enorme y el linck del grupo facebookero :D

www . facebook groups / 499013906883050 /

Le quitan los espacios y ya está . Si no les resulta me envían un MP o me lo dicen en un RW y Yo se los envió por interno ;)