Galdes dijo que no pudo encontrar un destino donde estuviera solo, quizás solo se debió a que él estaba destinado a desaparecer en ese preciso momento de la historia. Pero ahora estoy solo, sin Meeth, sin Al, sin Gnash, sin Chelinka…

No puedo decir que fue su culpa, pero si que fue el responsable de lo que me paso, de lo que me esta pasando.

Chelinka…

Todavía recuerdo cuando ese extraño sujeto de rojo entro en nuestro hogar, nuestro padre murió frente a nuestros ojos tratando de protegernos, Chelinka… Esa fue la primera vez que utilizamos nuestro poder.

Pagaste un alto precio ese día Chelinka, todo lo que quedo fue un cuerpo, carente de reacción, de emoción, de alma…

Chelinka, Chelinka, Chelinka…

Ese día nos quedamos solos, tanto Al como Meeth desaparecieron. Por eso jure que te cuidaría y te protegería sin importar qué.

Te alimente, te bañe, te limpie, hable contigo sin saber siquiera si me entendías, o si estabas realmente escuchándome. Durante años solo estuvimos tú y yo, Chelinka.

Quizás fuera la inmensa soledad, quizás el hecho de que mientras crecía tú fuiste la única persona, la única chica en mi vida. Cual fuese la razón ya no importa, lo que importa es que en un punto de nuestras vidas deje de verte como mi hermana mayor, y comencé a verte como lo que eras, una chica…

Chelinka…

Cuando despertaste fue el momento más feliz de mi vida, cuando encontramos a Al, cuando conocimos a Gnash, cuando encontramos a Meeth… Todo era perfecto, tú y yo estábamos juntos, atravesamos por la peor clase de peligros juntos, luchamos contra el destino y acabamos con la ambición de Galdes juntos, Chelinka.

Chelinka, Chelinka, Chelinka…

Solo quería estar contigo para siempre, demostrarte que te amaba, te lo dije… Absolutamente todo.

Me dijiste que estaba confundido, que era perfectamente normal después de todo lo que habíamos pasado, que debería conocer a más personas. No lo entendí. Como se supone que lo entienda, tú eras absolutamente la única que necesite, la única que necesito, Chelinka.

Trate de hablar con Meeth, trate de hablar con Al, incluso con Gnash, pero fue exactamente lo mismo…

No me rendí, sabia que te amaba, y por eso comencé a tratarte más como una chica y menos como hermana. Puede que solo tuviera esperanza de que me vieras más como un chico, que me quisieras del mismo modo que te quise, del mismo modo que te sigo queriendo.

De haber sabido que solo te alejarías de mí, que solo traería discusiones, que me ignorarías y echaría a perder nuestra relación, hubiera preferido seguir siendo tu hermano.

Te alejaste de mí, me ignorabas, no importa cuanto trataba de hablar contigo, de recuperar algo de nuestra antigua relación, solo seguías aojándote de mi. Incluso, una vez, llegue a percibir una mueca de asco cuando trate de acercarme para hablar contigo.

Recurrí nuevamente a Al y a Meeth, fue lo mismo, ellos dijeron que era normal después de todo lo que había echo. ¿Eso significaba que era culpa mía? Solo quería que me amaras como yo a ti, Chelinka.

Chelinka, Chelinka, Chelinka…

Ya no lo soporte, una carta sobre tu cama cuando fuiste al pueblo sola, y no conmigo como siempre solíamos hacer, fue lo único que deje atrás antes de partir. Si tú me odias no hay por que quedarme, si ya no me necesitas, si puedes cuidarte por ti misma, y tienes a Al, Meeth y a Gnash para cuidarte, entonces podre irme sabiendo que hago lo correcto, después de todo soy lo único aquí que te causa dolor.

Debo admitir que la carta fue breve:

"Adiós, y lo lamento".

Se que ceras feliz sin mi Chelinka. Ya no tendrás al enfermo de tu hermano cerca de ti, y podrás continuar con tu vida.

Chelinka, Chelinka, Chelinka…

Te amo, Chelinka…


¿Deberia continuarla?