Un cambio

Habían pasado aproximadamente 3 años desde que Candy se separo de Terry, al principio ella intento salir sola adelante y tratar de cumplir su promesa de ser feliz, pero no lo consiguió

Al principio después de la reunión en el hogar de Pony, ella se quedo durante un tiempo, aproximadamente un año, ayudando a sus dos madres a cuidar a los niños del hogar, pero su estado de ánimo no la ayudaba mucho pues, todos los días en sus pensamientos solo existía una persona y ese era Terry, se preguntaba ¿Qué hacia? ¿Como seria su vida a lado de Susana? ¿Si él era feliz?

Sus madres al ver que su hija era profundamente infeliz y ver como su vida se iba al observar por la ventana esperando algún milagro, esperando que el regresara por ella, decidieron pedirle ayuda a Albert, el siempre estaba cuando Candy lo necesitaba, aunque en cuestión de su relación con Terry, Candy le había pedido que por favor no se metiera en ningún momento y la dejara pasar por esto sola. Pero a petición de las madres de Candy y de ver el mismo como se encontraba su pequeña decidido hacer algo por ella

Una mañana Candy se encontraba sentada sobre unas de la ramas del padre árbol mirando hacia el horizonte, solo ese lugar le daba la paz que buscaba, cuando de repente alguien se sentó junto a ella en la rama

Albert – dijo después de una pequeño sobresalto – pero que milagro tiene mucho que no te veía, ¿Cómo supiste que estaba aquí?

Pequeña, recuerda que te conozco como la palma de mi mano y sé que en este lugar te gusta pensar – dijo al con una sonrisa muy cálida, aunque la verdad era quelas madre de Candy le habían mandado a llamar para que hablara con ella

Albert ya no se qué hacer, quiero ser fuerte y salir adelante por mí misma, pero lo extraño y no sé si hice lo mejor al hacerme a un lado para que Susana no sufriera – dijo Candy mientras se abrazaba a su protector y sus ojos comenzaban a cristalizarse

Candy , yo no te puedo decir, si hiciste o no lo mejor, eso es algo que tu sola descubrirás con el paso del tiempo, lo que si te puedo decir es que si debes salir adelante y vivir en paz contigo misma aceptando y comprendiendo tus errores, pero también aprendiendo de ellos- dijo Albert mientras la mantenía abrazada

Gracias Albert por estar siempre conmigo, no sé qué haría sin ti- dijo ella mirando a los ojos a su gran amigo

Pequeña, no hay nada que agradecer, aunque no estuviera yo tu serias capaz de salir adelante- dijo él con una sonrisa

Pero Albert no sé ni por donde comenzar – dijo ella con preocupación

Mira pequeña yo creo que te convendría un poco cambiar de aires. Qué te parece si vienes por un tiempo a vivir con Archi y conmigo a Lakewood, por lo que se acaba de abrir una clínica infantil cerca y ahí podrías trabajar unas horas para mantenerte ocupada y que tu loca cabecita no piense tonterías, ¿Qué te parece? – dijo Albert quien antes de ir al hogar de poni ya había dejado todo listo para que Candy regresara

Pero, no crees que la tía abuela se moleste – dijo ella cabizbaja, recuerda que ella no me quiere en la familia

Pequeña, no te lo había querido decir, porque pensé que con esto pensarías que te quiero obligar a ser y seguir las regalas de la familia, pero la tía abuela ha cambiado mucho desde que le conté que fuiste tú quien me cuido y protegió durante todo el tiempo que tuve amnesia y cree me que te este sumamente agradecida por lo que hiciste, inclusive varias veces me ha pedido que te venga a buscar para que regreses a chicago con ella, pero yo le dije que tu regresarías cuando lo creyeras conveniente que por el momento era mejor dejarte sola – dijo Albert de forma segura y sincera con lo que decía

Albert, no sabes qué alegría me da eso, siempre pensé que la tía abuela no era una mala persona, solo que le costaba demostrar lo que siente, bueno eso era algo que siempre me decía Anthony, el la quería mucho – dijo Candy mientras miraba hacia el cielo al recordar a su adorado príncipe de las rosas

Así es Candy, pero ahora la tía abuela esta en Londres así que solo vivirías con Archi y conmigo en Lakewood, ¿que dices? Te aseguro que no la pasaremos bien – dijo Albert tratando de convencer a Candy

Está bien Albert, regreso contigo a Lakewood y tratare de cumplir mi promesa de ser feliz – dijo ella mientras le ofrecía una sonrisa a Albert

Así me gusta Candy, recuerda que eres más bonita cuando ries que cuando lloras – dijo él, que estaba realmente feliz de tener a su pequeña cerca

Después de unos minutos ambos bajaron del padre árbol y se dirigieron al hogar de pony, ahí Candy le comunico a sus madres lo que había decidido, ellas estaban felices de saber que Candy buscaría una nueva oportunidad de ser feliz y estaban seguras que Albert siempre la protegería donde quiera que estuviera, solo estaban un poco triste de saber que Candy tendría que partir del hogar

Por la tarde Candy regreso junto con Albert a la mansión de Lakewood, cuando llego al portal de rosas, le pidió a él que si a partir de ahí podrían ir caminando hasta la mansión, ya que quería ver y oler de cerca las amadas rosas de Anthony, a lo que Albert asintió, así que le pidió al chofer que ahí los dejara y él se adelantara a la mansión, que ellos llegarían después y fue así como comenzaron a caminar por el portal

Quieres mucho este lugar, ¿verdad Candy? – dijo Albert mientras caminaba a lado de ella

Si Albert, aqui fue donde conocí a una de las personas mas importantes de mi vida – dijo ella recordando a su querido Anthony

Hablas de mi sobrino Anthony – dijo Albert quien siempre tubo la duda de que tan profundo fue el amor de Candy por Anthony – lo habrá querido más que a Terry – pensaba

Así es Albert, Anthony fue una de la cosas más maravillosas que me haya pasado en la vida, daría lo que fuera por tenerlo aquí conmigo, bueno físicamente, porque el siempre está en mi recuerdo y en mi corazón – dijo ella con una sonrisa un poco melancólica al recordar que eso ya no pasara

¿Lo amabas Candy? – dijo Albert curioso

Si, lo amaba mucho, inclusive la primera vez que vi a Terry en el barco lo confundí con él y yo se que el también me amaba- dijo ella dibujando una sonrisa en su rostro- aun recuerdo el día que se puso celoso al enterarse de la existencia de mi príncipe y al saber que lo había confundido con él y mira como es la vida, ese príncipe era tu Albert

Que habría pasado si Anthony no hubiera muerto, que habría pasado entre ustedes - pensaba Albert, pero una voz lo saco de sus pensamientos

Mira Albert esta es una dulce Candy la rosa que Anthony me regalo el día de mi cumpleaños – dijo Candy mientras sostenía una rosa en sus manos

Que bellas son, ya las había visto, pero jamás pensé que era la rosa de la cual me hablabas cuando vivíamos juntos – dijo Albert al ver la belleza de la flor- vaya que mi sobrino era un genio

Luego de unos minutos conversando y caminando por el jardín, por fin llegaron a la mansión, en la puerta principal, ya estaba Archí esperando a que llegaran

Gatita, que bueno que decidiste venir – dijo Archí completamente emocionado de ver a Candy, tenía mucho tiempo que no la había visto

Archí, a mí también me alegra volver a verte, te ves más guapo – dijo ella mientras corría abrazar a su primo

Y tu más hermosa, como siempre, pero por que se tardaron en llegar, el auto ya tiene rato estacionado y yo aquí parado esperándolos – dijo Archí

Lo que pasa es que Candy quería caminar por el jardín de rosas, y nos entretuvimos un rato hablando – dijo Albert en forma de disculpa

Candy aun no lo olvidas verdad – dijo Albert recordando a su primo

No Archí y no lo haré siempre lo llevare conmigo, además tenía mucho que no veía el jardín, tu porque tenias la dicha de vivir aquí – dijo ella

Que bueno momentos pasamos ahí, ¿los recuerdas? – dijo Archí recordando el pasado junto con su hermano y su primo

Si Archí nos divertíamos mucho los 4 fue una lida época – dijo ella con una sonrisa

así pasaron los meses , la vida en la mansión de Lakewood era de lo más feliz ,Archí , Albert y Candy se la pasaban muy bien conviviendo todos, a veces iba Anni a visitar a su novio y a su hermana , los días era muy similares por las mañanas Archí y Albert salían a trabajar a las empresas Andrew y Candy salía hacer ayudante en la pequeña clínica que se encontraba a unas horas de la mansión, por las tardes convivían todos se juntaban para comer, después salían a caminar por la ciudad y simplemente se quedaban ayudando en el jardín, Candy poco a poco estaba superando lo de Terry, trataba de no pensar en él y en su vida con Susana y fue así como transcurrieron 2 años en la vida de Candy

Una tarde mientas comían Albert les anuncio que la tía vuela regresaba de Londres y estaría unos días con ellos en la mansión, estoy puso a Candy y Archí felices pues ya tenían mucho tiempo de no verla, pero les preocupada que con ella también regresaban los Leagan que se había ido a acompañar a la tía abuela según con el pretexto de estar con ella, aunque en realidad buscaban afianzar su legar en el testamento de ella


Continuara

Hola aquí estoy yo otra vez, esta es mi segunda historia, es algo que me ha estado dando vueltas en mi mente así que comencé a escribir, no se preocupen prometo que seguiré y le daré un fin a Un momento difícil por favor me gustaría que le dieran una oportunidad a esta nueva idea

Por favor no se olviden dejar un Reviews me gustaría saber que opinan, si les gusta o no, ya saben que no importa si es una crítica comentario o sugerencia