CAPITULO 2

¿TENJUIJIN?

El tiempo es solo la expresión de algo nuevo, situaciones nuevas que esperas conocer, aquellas que tendrán alguna conexión con tu vida. Es solo un instante eterno, un momento que decides vivir o no, esa decisión que tomes podría cambiar tu vida completamente y aun asi ahí estas esperando, pero, ¿Qué esperas? El destino sigue su rumbo y tú con él, no esperas que pronto un soldado del rey venga y te de la noticia por la que has esperado durante cinco años, la recuerdas, y ves a lo lejos como tus hijos se divierten junto con tu hermano, suspiras al saber que en tan solo unas horas el destino de uno de ellos estará marcado gracias a las decisiones del consejo de tu planeta.

Has pasado por muchas cosas para estar al fin tranquilamente con tu familia, despues de tantas guerras, luchas que ahora ves como algo que no tenia sentido sin embargo, eran importantes porque sin ellas, el pueblo de Vegitasei no seria el que es ahora y lo sabes, tu tampoco lo serias. No hubieras conocido a tu esposa ni a tu mejor amiga que ahora es la reina de Vegitasei y tampoco hubieras tenido a esos tres hijos que son tu orgullo.

Escuchas atrás de ti una voz que insistentemente te llama, es tu mujer, la madre de tus hijos, ha llegado la hora de que lleves a tus dos pequeños a su primera pelea como guerreros saiyajin sabes que no es lo que tu esposa espera de tus hijos, pero no puedes hacer nada, asi son las leyes y no puedes decidir sobre ellas. Es su deber con su planeta y su gente. Tu hermano mayor se acerca y observas que lleva a tu hija sobre sus hombros y tu otro hijo los sigue en el aire con su típica expresión de inocencia, los niños corren hacia su madre que los abraza fuerte contra ella, la mujer te mira dándote a entender que los cuides que no dejes que les hagan daño, la miras de vuelta y mueves tu cabeza en un leve asentimiento, ella sonríe confiada, sabe que tus hijos estarán bien.

Alzas el vuelo junto con los niños y tu hermano, se despiden efusivamente como suelen hacerlo y comienzan las competencias entre tus hijos para ver quien es el mas rápido en vuelo, sonries, se comportan como tú cuando eras un niño con gran amor a las batallas y sabes que ellos también sienten lo mismo pero en menor medida que tu y toda tu familia.

Aterrizan en un campo de entrenamiento muy conocido para ambos saiyan puros, era ahí donde se hacían los torneos que los generales hacían para encontrar a los miembros de sus escuadrones. La plataforma es de gran tamaño similar a la de los torneos terrícolas por lo que ambos sonrieron, ver a los niños combatir ahí, les traería grandes recuerdos de su estancia en la tierra.

Se dirigieron a los vestidores mientras escuchaban las palabras emocionadas de los gemelos, era la primera vez que asistirían a un torneo asi.

-Papá, ¿Son difíciles las peleas?-dijo un emocionado y nervioso Goten, su padre lo miró y sonrió.

-Tranquilo Goten, son como los entrenamientos que hemos tenido, nada fuera de lo común, ya veras que todo saldrá bien-dijo Gokú inclinándose a la altura de su hijo, Taylor que estaba ensimismada viendo a todos los saiyajin que se encontraban en las tribunas del torneo no se fijó que tanto su hermano como su padre se habían parado y chocó con ellos cayendo de espaldas al suelo.

-Auch…Goten, ¿Puedo saber porque no te mueves?-dijo la niña con los ojos cerrados, padre e hijo la miraron y rieron entre sí.

-Hija, tu eras la distraída-dijo Gokú riendo y la alzaba para ponerla en sus hombros-Jaja, es normal, estas nerviosa.

La chica pelinegra frunció el ceño y cerró sus oscuros ojos-No estoy nerviosa, el tio Raditz dice que todos los que se presentan aquí son unos debiluchos, que no tendré problemas con ellos.

-Taylor, recuerda lo que dice Gohan-dijo Goten alzando la mirada hacia su hermana que seguía con los ojos cerrados y el ceño fruncido en clara muestra para él de que estaba algo enojada-No te confies del nivel de pelea de tu oponente, su fuerza puede variar.

La chica abrió uno de sus ojos negros mirando a su gemelo, relajó el ceño y dijo-Creo que tienes razón.

Goten sonrió. En los vestidores se dieron cuenta de que había mas chicos, no serian los únicos en pelear, Gokú dejo a Taylor en el suelo y los dejó a ambos para que comenzaran a prepararse para sus duelos.

Goten se dirigió hacia uno de los pasillos que estaban vacios llenos de lockers, Taylor entró al baño de niñas para cambiarse pues la mayoría eran puros hombres y se sentía algo intimidada para estar cerca de ellos. Goten termino de vestirse con un uniforme de pelea muy al estilo de su familia color naranja con azul oscuro que daba paso a su cola de color café oscuro, el traje combinaba con botas del mismo color, dejó su ropa en uno de los lockers vacios y salió del pasillo a esperar a que su hermana saliera mientras esperaba se puso a observar a cada uno de esos niños que se encontraban ahí.

La mayoría vestia con las típicas armaduras de combate saiyajin de color amarillo oscuro y beige haciendo juego con unas botas blancas, si no se equivocaba, ellos eran los únicos que estaban vestidos de diferente forma solo que el príncipe también se presentara y vistiera de color verde y naranja negó con la cabeza, su mejor amigo no estaría en un torneo como este, el pertenecía a las élites por lo tanto, no se estaría jugando un lugar dentro de un escuadrón a diferencia de Taylor y él que eran clase baja aunque su abuelo fuera el primer ministro y su padre el tercer general.

Sintió un ki similar al de él acercándose pero que conocía perfectamente, giró su cabeza y se encontró con su gemela que vestia con una especie de kimono corto color morado oscuro que le llegaba hasta las rodillas y tenia una apertura a cada lado de las piernas simulando una falda, debajo traia un short negro que dejaba ver su cola de color negro a juego con unas botas largas de combate negras y unos guantes también negros que le cubrían sus manos, su cabello lo traia completamente suelto. Los dos hermanos se recargaron en la pared a esperar que comenzara el torneo, pero la platica de algunos chicos los inquietaron.

-Me gustaría quedar en el escuadrón del príncipe, dicen que solo los mejores guerreros entran a ese escuadron.

-No sean tontos, el príncipe no podrá elegir su escuadrón, lo hará su padre, pero imagínense si no ganan…quedar con los tenjuijin…yo me iria, ¿Ustedes no?

Vieron como les recorrió un escalofrio a los niños que estaban hablando. Goten y Taylor se miraron con confusión, se acercaron a ellos para continuar la platica.

-¿Tenjuijin?-dijo Goten con una mano tras su cabeza-¿Quiénes son esos?

-¿No saben quienes son?-dijo uno de los otros niños, los hermanos Son negaron con la cabeza-No saben de lo que se salvan, dicen que esos guerreros solo son utilizados en misiones de alto riesgo, dicen que ellos son los guardianes del rey y de la corona, son guerreros extraños, mi padre me dijo una vez que no se dejaban ver mucho por los hangares ni en un torneo porque no tienen el mismo nivel de pelea que nosotros, no tienen voz ni voto en el Consejo de Guerreros, los llaman de una forma diferente, al igual que sus poderes, además dicen que sus entrenamientos son bastante complicados y que no muchos saiyajin los aguantan por eso son solo diez aunque se ha reducido su numero notablemente…

-Espera-dijo Taylor cruzándose de brazos al lado de su hermano-Esos guerreros están extintos, por eso nadie habla de ellos, se acabaron en la ultima pelea contra Cell y eso fue mucho antes de nacer nosotros.

-Piensa lo que quieras niña, esos guerreros existen.

Aquellos niños se fueron dejando solos a los Son, las trompetas que daban inicio al evento al fin sonaron, al fondo se escuchó la voz de un soldado o al menos eso parecía vestido completamente de negro con una raya verde a un costado, estaba encapuchado solo se podían ver sus ojos rojos, traia unas botas similares a las de Taylor pero hasta la rodilla también negras, una espada colgando en su espalda, todos los niños temblaron al verlo menos los Son, que se irguieron al ver al individuo y se acercaron a sus compañeros, rastreaban el ki de ese extraño pero no podían encontrarlo, Goten miró a Taylor y le negó con la cabeza, la niña cerró sus ojos pero de repente los abrió sorprendida y miró al extraño quien la miró a la vez, no podía ser posible, ese ki…no era normal, parecía el de un saiyajin ordinario pero guardaba algo mas…no era un saiyajin, no traia cola, era un saiyajin sin cola, ¿Cómo podía ser posible?

-Acomodense antes de salir, cachorros-dijo el extraño-Les diré como serán sus pruebas, primero se encontraran en una prueba de combate, todos contra todos, deben demostrar que tan grande es su poder de pelea-miró a Taylor un momento para despues seguir hablando-los que pasen esa prueba entraran en otra que consiste en que se les otorgara un oponente de cada uno de los escuadrones que estén presentes mediante un sorteo, demostraran su habilidad en batalla para ser escogidos por algún escuadrón, cabe decir que el rey esta buscando a alguien que sea la mano derecha del príncipe asi que den su mejor esfuerzo-calló un momento en el que los niños interesados en ser parte del escuadrón del príncipe murmuraron cosas entre si-Aunque no se confíen…habrá tenjuijin también…

"¿Qué rayos es un tenjuijin?"pensó Taylor al escuchar, Goten a su lado se tensó no le gustaba para nada la mirada de ese tipo hacia su hermana, rápidamente su ki comenzó a ascender, Taylor giró su cabeza hacia él y le dijo-Tranquilo hermano, guarda tus energias para acabar con alguno de estos mocosos.

Afuera en las barandillas se encontraba el primer ministro Bardock hablando con un sujeto encapuchado, lo que le decía no le gustaba para nada, iba a replicar cuando los niños comenzaron a salir rumbo a la plataforma de combate, sonrió cuando identificó a sus nietos, miró al individuo parado frente a él-¿Podemos dejar esto para despues Jaiden?

-No olvides lo que dije Bardock-le contestó el hombre al tiempo que desaparecia también tenia un combate que ver.

-Buenas tardes señores y señoras, guerreros del planeta Vegitasei-comenzó a hablar por el altoparlante un individuo muy parecido a Gokú pero mas delgado y con el cabello mas corto, era Turles, primo de Raditz y Gokú-El dia de hoy serán testigos de los nuevos guerreros que formaran parte de nuestros escuadrones, pero solo uno de ellos llegara a ser parte del escuadrón del príncipe Trunks. Ahora pasaremos a la designación de rivales para estos niños.

Desde las alturas, Bardock observó cada una de las designaciones, representando al escuadron de su hijo Gokú estaría peleando Gohan, representando al rey estaría nada mas y nada menos que el pequeño Trunks, sin embargo, el rival que mas le preocupaba se encontraba frente a él, todos vestidos de negro, encapuchados con rayas azules, rojas, amarillas y verdes, ese torneo seria un completo desastre si uno de ellos llegara a pelear con tan solo niños. Nombraron a un chico llamado Anakin, parecía ser un poco mas grande que sus nietos, incluso de la edad del mismo Trunks, no había mucha diferencia entre sus poderes además apenas estaba comenzando por lo que veía.

Sonrió cuando escuchó que Goten pelearía codo a codo con el príncipe, sabia que ellos dos eran grandes amigos pero que en una batalla ninguno de los dos daría su brazo a torcer, despues escuchó el nombre de su nieta, se puso palido, Taylor pelearía contra ese muchacho llamado Anakin. No podía ser, su visión se estaba volviendo realidad.

"Estaba en medio de una pelea, Vegitasei estaba destruida, ¿Cómo podía ser posible que despues de haber sido un gran imperio ahora se volvia la nada? Una explosión cerca de él lo sacó de sus pensamientos, voló hasta el lugar donde fue la explosión y lo que vio no esperaba verlo. Taylor vestida con un uniforme negro con una raya gruesa en color azul claro y con botas negras peleaba de manera impresionante contra la maldita lagartija de Freezer que parecía no haber recibido daño alguno, al contrario de su nieta que estaba en un estado caótico.

-Vaya, no esperaba que la hija de Gokú luchara tan bien-dijo Freezer con una media sonrisa-¿Eso es todo lo que tienes niña?

Taylor se quitó la sangre que le salía del labio inferior con la manga de su uniforme-¿Qué es lo que mas te duele Freezer? ¿Qué una chica te este dando la paliza de tu vida o que sea ella la que descubrió todos tus planes ante el rey Vegeta?

-No esperaba más de una tenjuijin, ve todo lo que has hecho con tu planeta por haberle dicho a Vegeta mis planes-dijo Freezer acercándose fugazmente a la chica-Pagarás caro tu intromisión.

Una esfera de luz se formaba en la palma de Freezer, la dirigió al pecho de la chica, estaba dispuesto a disparar, hasta que un rayo se estampó en Freezer haciendo que soltara a la chica-Quien pagará caro, serás tú animal-dijo la voz grave y seria de un muchacho de cabellos lilas al igual que su cola, vestido con la armadura de combate de la realeza.

-Trunks-dijo la voz suave de la chica. Entonces Bardock entendió todo.

Taylor y Trunks estaban destinados a acabar con Freezer si una rebelión se daba, Taylor, sería una tenjuijin, la primera de su familia en serlo. Sin embargo, al ver a Taylor siendo defendida por Trunks le llegó otra idea a la cabeza, ella seria la futura princesa consorte, como lo fue Bulma antes de casarse con Vegeta".

-Taylor-dijo Bardock apretando los puños, ¿Seria ese el destino no solo de su nieta sino también de toda la raza saiyajin?

-El combate entre Taylor y Anakin del escuadrón Tenju comenzará en unos momentos.

Taylor subió a la plataforma con muchos nervios, si era cierto lo que antes escuchó de esos guerreros, entonces no tendría oportunidad contra él. Su oponente saltó hacia la plataforma tomando posición de batalla, ella con temor lo imitó, no sabía que hacer, era un tenjuijin, ¿Cómo se peleaba contra ellos?

La batalla dio inicio, ninguno de los dos se movía, Taylor por precaución seguía de vista los movimientos de su contrincante siendo observada por su hermano mayor, su abuelo y Goten que estaba junto con Gohan. El chico llamado Anakin inicio el ataque, una serie de puñetazos y patadas que Taylor esquivaba rápidamente, Taylor desapareció frente a él y volvió a aparecer atrás lanzándole una bola de energía, se sorprendió cuando su oponente la esquivó y le regresó el ataque que apenas pudo esquivar.

Taylor desde el aire planeaba como iba a seguir la batalla, vio como su oponente desaparecía de repente fue tomada por los brazos, ella gritó de dolor al sentir como era apretada, Bardock y los hermanos Son apretaron los puños, en el palco real, el rey y su hijo veían todo con seriedad, Trunks al ser amigo de Goten conocía a Taylor y comenzó a preocuparse, se levantó de su asiento y se dirigió hacia la barandilla para ver la pelea que se llevaba a cabo.

-TAYLOR-fue el grito dado por Goten hacia su hermana que la hizo despertar del dolor que le causaban los brazos.

Movió su cola sin que Anakin se diera cuenta, lo enrolló con ella, Anakin sorprendido por lo que hacia la chica la soltó no sin antes darse cuenta de la mirada de la chica, una mirada maliciosa, ayudándose de su cola, Taylor lo lanzó a toda velocidad hacia la plataforma donde se creó un enorme hueco al caer Anakin. La chica sonrió con suficiencia, no estuvo difícil pensó, el aire comenzó a ser mas fuerte cada vez, una fuerte ventisca azotó al lugar, Taylor en el aire trataba de contenerse pero no podía, por la fuerza del aire cayó dentro de un pequeño estanque que adornaba el lugar, el viento se detuvo, todos los presentes pensaron que ya había acabado el combate.

-Creo que el combate ha finalizado-dijo Turles aún emocionado-Fue un empate.

Un pequeño remolino se formó en el estanque, todos fijaron sus miradas hacia él, el remolino se movía rápidamente, el agua fue expulsada hacia los lados y cuál fue su sorpresa al encontrar a una Taylor completamente empapada, con una mano extendida hacia su lado derecho. Ella fue la causante del remolino, ella derrotó a Anakin que aun no se levantaba pero estaba segura que había provocado la ventisca, como, no lo sabía. Las masas se levantaron eufóricas, ella, una saiyajin le había ganado a uno de los temidos tenjuijin o al menos eso parecía.

Taylor bajó a trompicones del estanque donde se encontraba, estaba sumamente cansada después de haber reunido toda su fuerza en formar ese remolino de agua y salir de ahí, escuchó los aplausos a su alrededor pero no tenía conciencia para agradecerlos, lo único que le importaba era ubicar a su hermano Gohan e irse de ahí. Una presencia se acercó a ella, no pudo saber de quién se trataba, pues cayó desmayada al instante.

-Lo has hecho bien, hija, lo has hecho bien.

Despertó en la enfermería del centro de entrenamiento, levantó la vista y se encontró con dos niños que aun no se daban cuenta que había despertado, eran Goten y Trunks. Goten estaba sentado en el suelo vestido aun con su uniforme de combate de aquel dia, movia su cola desesperado como si estuviera esperando algo. Trunks estaba recargado en la pared con los brazos cruzados vestido con la armadura de combate saiyajin, su cola se mantenía fija detrás de él, se movia solo en intervalos de tiempo. Escucharon movimiento en la cama de Taylor y dirigieron su vista hacia ella, se incorporaron al verla despierta.

-Hola-dijo ella en voz baja y suave, los dos niños se acercaron a ella, Goten se abalanzó sobre ella asustado.

-No vuelvas a darme un susto asi, crei que…

-Tranquilo, estoy bien-dijo ella abrazando a su gemelo sin levantar la vista, si lo hubiera hecho se encontraría con los ojos azules de Trunks mirándola fijamente, como estudiándola de que realmente estuviera bien.

-¿Olvidas que somos gemelos? Podemos sentir lo que el otro siente-dijo Goten separándose de ella y sentándose sobre la cama-Senti tu miedo, tu angustia y cuando te desmayaste…me asusté hermana.

-Ya basta Goten, no seas llorón-dijo la voz de Trunks atrás de ellos, se puso a un lado de la cama y mirando a Taylor a los ojos le dijo-Peleaste bien, te han entrenado muy bien para ser una niña.

Taylor enarcó una ceja ante el comentario del príncipe, lo miró con ganas de matarlo y la escena que siguió no solo la vieron ellos, también la familia de Goten y Taylor y los mismos reyes.

La chica de tan solo diez años, se abalanzó al chico de once que la miró asustado y sorprendido por su reacción al tenerla completamente enojada frente a él-¿Qué pasa principito, tienes miedo de que una niña le gané a alguien como tú? ¿Te preocupa acaso? Y te recuerdo, las mujeres saiyajin también podemos pelear aunque te pese.

Trunks la encaró entonces con voz en grito-Pueden pelear tienes razón, pero tú eres una debilucha que no duraría ni dos segundos en una batalla.

-¿Debilucha?-dijo Taylor en voz baja ocultando su rostro con su cabello, levantó los ojos y miró al niño con furia, levitó de la cama hasta posarse en el suelo y le gritó-PUES DEJAME DECIRTE QUE ESTA DEBILUCHA DERROTÓ A UN TENJUIJIN HACE UN MOMENTO, ¿Qué TE DICE ESO?

-ESO NO DEMUESTRA NADA, NO ES UN COMBATE REAL-gritó Trunks con una venita en su frente.

-DE ESE COMBATE SE DECIDIA SI ENTRABA A UN ESCUADRÓN O NO, COMO TU YA TIENES EL TUYO, NO ERA NECESARIO QUE PARTICIPARAS VERDAD-gritó Taylor a todo pulmón.

-¿Y QUIEN TE CREES QUE ERES PARA HABLARME ASI?-siguió gritando Trunks como desaforado.

-¿Y TU QUIEN ERES PARA INSULTARME?

Todos los espectadores miraban la escena sorprendidos, esos dos niños normalmente eran muy tranquilos, pero ahora que los veian eran dinamita pura, si supieran de quienes eran hijos no dudarían ni un momento en decir que eran las copias de Vegeta y Bulma cuando se conocieron, solo que el carácter de Taylor era idéntico al de Milk, su madre.

Bulma y Milk se acercaron a su respectivo hijo y los separaron, los chicos las miraron con sorpresa, Trunks fue alejado de Taylor y ella fue regresada a la cama mientras su madre le daba uno de los tantos sermones que había escuchado en su corta vida de solo diez años.

La niña la escuchaba mientras veía alrededor de la habitación como si estuviera esperando ver a alguien, pero solo podía observar a sus padres, su hermano gemelo y a la familia real que veía ambos niños que momentos antes se estaban peleando a gritos.

La reina se dirigió a la madre de Taylor, nadie de los niños pudo escuchar lo que hablaron por mas que tenían el oído desarrollado, la reina se acercó a su hijo y se lo llevó con ella sin darle tiempo a despedirse seguidos del rey.

-¿En que estabas pensando?-le dijo Milk a su hija, quien se sentó en la cama con la mirada baja-Es el príncipe, que sea amigo de Goten no significa que lo trates como un igual.

-Lo siento, mamá.

-Peleaste muy bien hija-le dijo Gokú acercándose a ella mientras ponía una mano sobre los cabellos negros de su hija.

-¡GOKÚ! ¡ESTO ES SERIO, HACE UNOS MOMENTOS TU HIJA LE ESTABA GRITANDO AL PRINCIPE!

-Por favor, Milk, son solo niños-dijo Gokú con una sonrisa.

-Estoy de acuerdo con tu esposa Kakarotto-dijo la voz de Bardock tras ellos, estaba parado en el alfeizar del cuarto de la enfermería, se acercó a su familia y miró a su nieta y a Goten que seguía sobre la cama de su hermana-Esa no es manera de tratar al príncipe, estoy de acuerdo que Goten sea su amigo y es el único al que Trunks deja que lo tutee, ningún otro soldado lo ha hecho.

-Pero Trunks dice que no le importa que Taylor lo tutee, dice que como es mi hermana, ella tiene ese privilegio.

Mientras la familia Son seguía con sus discusiones, en el interior del palacio se encontraba el rey en el salón del trono conjuntamente con un hombre bastante alto, calvo, vestido con una armadura saiyajin, el otro era un hombre vestido con un uniforme negro, cruzado en el pecho que se cerraba con unas tiras igualmente negras, una línea de color verde atravesaba el lado izquierdo de aquel uniforme, traia una espada colgada en la espalda y un gorro que tapaba su cabeza y parte de su rostro, con botas negras largas a juego.

-No entiendo porque quieres a uno de los novatos dentro de tu escuadrón-dijo el rey desde el trono con el ceño fruncido.

-Es necesario, su Majestad, usted sabe que nuestro numero se reduce cada vez más, si queremos que nuestro escuadron siga vivo sirviendo fervientemente a la corona debemos empezar a meter novatos que tengan la capacidad que se requiere para estar dentro.

-¿Por qué necesariamente a ella? ¿Por qué esa niña?-dijo el calvo mirando al rey y despues a ese sujeto extraño.

-Porque lo que vimos durante su pelea nunca se había presenciado hasta ahora, si no lo recuerda su Majestad, eso fue hace tres años, de ahí sacamos a los tres que formaran el nuevo escuadrón, solo nos falta uno y yo no podré liderarlos dentro de poco.

-No consiento esta decisión Vegeta, esa niña es una saiyajin, al igual que tu hijo, sabes perfectamente que se necesita nacer con habilidades tenju, por eso se hacen los torneos para elegirlos, pero ella nunca demostró tener habilidades de ese tipo.

-¿Ah no? ¿Haber manejado un pequeño remolino de agua Nappa?-dijo el encapuchado-Esa es una prueba de que es digna de estar con nosotros.

Vegeta se encontraba pensativo, él había visto ese combate, fue testigo de la fuerza de aquella niña hija de su rival, prácticamente parecía tener el mismo nivel que su hermano que había quedado dentro del escuadrón de Trunks, su modo de pelea fue el mismo que ellos ocupaban, le pudo dar pelea al tenju y solo muy pocos lo hacen, ella lo logró, hizo lo que hace tres años ningún chico en ese tiempo pudo lograr.

Los tenjuijin eran raza guerrera, podría decirse que eran clases hermanadas, descendían de los tsufur al igual que los saiyajin, sin embargo, el problema era el entrenamiento al que eran dispuestos los chicos que eran elegidos como tenjuijin, si los entrenamientos saiya eran fuertes y complicados, los tenju lo eran aun mas, el rey frunció el ceño quizá el remolino de agua fuera una coincidencia, pero ese tenjuijin lo miraba con insistencia, sabría que de la decisión que tomara el destino de esa niña y de su familia estaba marcado.

-No puedo consentir eso Jaiden-dijo el rey con el ceño fruncido y levantando la mirada-Sabes que se necesita la aprobación de los padres, no creo que la den.

-Eso está ya arreglado su Majestad-dijo el encapuchado de nombre Jaiden-El primer ministro Bardock, el abuelo de ella, dio ya su aprobación, esta lista para formar parte de nosotros.

Vegeta alzó una ceja, miró a su consejero Nappa quien tenia una mirada indescifrable-Muy bien, si la decisión ya fue tomada, esta bien, pero Jaiden, quiero ver a esa mocosa antes de que entre definitivamente a tu escuadrón ¿Esta claro?

-Si su Majestad-dicho esto el guerrero desapareció de su vista.

Nappa se dirigió a su rey con nerviosismo-¿Qué piensas hacer Vegeta? Kakarotto no dejará que alejen a su hija.

-Ya lo hablé con Bardock, él me contó todo. Ya sabes de esas ridículas visiones que tiene, una de ellas ya se hizo realidad y es esta.

-¿Qué estas diciendo? ¿Hablaste con Bardock?

-Me hizo prometer que tendría cercana a su nieta-dijo el rey levantándose del trono y comenzando a caminar hacia las afueras del salón-Y lo haré, a estas alturas, Kakarotto debe saber ya lo que sucede con su hija, solo es cuestión de tiempo.

Dos sujetos encapuchados cruzaban a toda velocidad el cielo de Vegitasei, iban a buscar a un nuevo recluta en su escuadron, estaban felices comenzaría su nueva era.

Aterrizaron en las montañas donde se encontraba una casa con una forma de copula en la parte de arriba, la familia apenas llegaba a la casa cuando los vieron, el jefe de la familia se acercó a ellos y le exigió que le entregaran a la niña que estaba con ellos, por mas que los dos niños patalearan y exigieran un porque nadie los escuchó, su hermana fue arrebatada de los brazos de sus padres entre gritos de ayuda. Alzaron el vuelo con rumbo desconocido lo único que recordaron de ese día fue que la volvieron a ver tres días después del incidente, sin cola, y portando un uniforme completamente negro, a partir de ese día Son Taylor se había convertido en un guerrero tenjuijin.