Título: I kept the love you gave me alive

Fandom: The Heroes of Olympus

Claim: Percy. Annabeth.

Disclaimer: ¿míos? no.

Summary: Le abruma, ¿sabes?, el alivio de verle al fin, ahí, frente a ella. Vivo, real.—Drabble Percy/Annabeth. Para Laura, R y Mel.

Nota: para todas, todas, porque quiero y porque puedo y porque las amo y (a mel no) las extraño y esas cosas.

Nota2: esto obvsly es a partir del capítulo de The mark of athena, pero quitando lo de la explosión porque honestamente lo había olvidado. y gracias a Leeh por betearlo.


:-:
«I kept the love you gave me alive, and now I carry it with me»
:-:

Le abruma, ¿sabes?, el sentimiento que surge de repente y explota en su pecho y le llena el cuerpo hasta que no puede sentir nada más y debe parar, respirar profundamente y aclarar su cabeza, pensar racionalmente por el bien de todos (por su propio bien), cuando le ve. Pero le abruma, el verle ahí, rodeado de personas con ropa morada y expresiones cautelosas; el verle ahí, punto, (pero algo en ella se remueve porque se le ve feliz ¿y cómo? ¿cómo es que no corre hacia donde está ella? ¿cómo es que no muestra indicio alguno de querer verla? ¿cómo es posible que sólo ella estuviera sufriendo sin saber de él? ¿cómo?)

Le abruma, ¿sabes?, la incertidumbre que le llena de repente porque ¿y si ha cambiado? ¿y si ella que se retuerce a su lado y sonríe y mueve su mano para golpearle la mejilla poco delicadamente es su reemplazo? ¿y si sigue sin recordar? ¿y si sigue sin recordarla? ¿y si...? pero no tiene tiempo de pensar más porque Percy ve hacia arriba y sonríe más ampliamente (con ojos brillantes y el cuerpo inclinado un poco hacia enfrente, como si pudiera simplemente estirarse de repente y llegar a ella).

Le abruma, ¿sabes?, el que apresure el paso para llegar hacia donde está ella a pesar de que siga en el aire, que levante un poco los brazos como si quisiera decirle que hey, ¿por qué no saltas? porque él estará ahí para atraparla. Pero no hace falta porque Leo la llama (y puede ver cómo frunce el ceño un poco porque Annabeth sabe que está sonriendo un poco como idiota y Leo lleva varios minutos tratando de llamar su atención) porque al fin ha arreglado todo. Y cuando desciende ni siquiera siente el dolor al tocar el piso tan de repente y bruscamente, sólo se concentra en que ahí está, al fin.

Le abruma, ¿sabes?, el alivio de verle al fin, ahí, frente a , real.

Y sus cuerpos chocan y el «hey, cerebro de alga» («te extrañé», «idiota», «me alegra que sigas vivo») se muere en sus labios porque enseguida los de él están sobre los suyos y ya no es capaz de sentir otra cosa que no sea él y sólo es percypercypercy lo que respira.