Los personajes de Pasión de Gavilanes no me pertenecen.

Mujer.

Sarita Elizondo podría ser altiva, competitiva e irritable cuando no le llevaban la razón, sin embargo pensó Franco mientras se frotaba la mejilla dolorida donde minutos atrás le había golpeado la mujer, no dejaba de ser hermosa a su manera, quizás cuando le fruncía el ceño, o quizás cuando sus labios se estiraban burlonamente por creer que tenía la razón, no dejaba de ser bella, a su manera, única. Sarita Elizondo era una mujer que le hacia latir apresuradamente su corazón.

Franco soltó un suspiro hondo mientras rehuía las miradas de sus hermanos mayores.