Hola, gracias por seguir aquí, acompañándome en esta historia, cuyos personajes no me pertenecen, son de Suzanne Collins, pero la historia sí.

Capítulo 1: ¿Quién soy?

Katniss´s POV

El despertador estaba sonando, eso sólo significa que ya es hora de levantarse, hoy es el primer día de mi último año escolar, pienso mientras retiro las cobijas de mi cuerpo. No puedo creer que todo haya pasado tan rápido.

Desde la muerte de papá me he preocupado porque Prim tenga toda la atención que mamá nos quitó cuando tuvo que empezar a trabajar en la empresa. Trato de entender a mi madre, pero no puedo, hay muchas mamás que trabajan y no por eso abandonan a sus hijas. Me siento mal pensando esto, pero si no lo confieso a mis almohadas, voy a estallar, nadie conoce esta parte de mí, incluso hasta a la propia Prim se la he ocultado.

Será mejor que olvide todo esto, se hará tarde, ya decidí cual será mi destino y nada me hará cambiar de opinión.

Me levanto, tomo una toalla y me meto a bañar, el agua tibia acaba por despertarme. Me coloco unos jean azules, una blusa de tirantes amarilla y un ligero suéter del mismo color, cómo me gustaría ponerme mis botas, pero hace mucho calor y prefiero usar unos cómodos zapatos forrados con mezclilla. Me miro al espejo y creo que me veo "normal", no me gusta llamar mucho la atención, por eso no uso esos modelitos de mini-vestidos que utilizan casi todas las chicas de mi clase. Sujeto mi cabello en una trenza, aplico un poco de maquillaje en mi rostro y bajo a ver qué encuentro para desayunar.

Cuando ya estoy en la cocina, prepara un jugo para Prim y algo de fruta para ambas, yo caliento un poco de chocolate que preparé anoche, es mi bebida favorita.

-Yo que tú, no tomaría eso, te van a salir barros, además vas a subir mucho de peso – miro rara a mi hermana, desde cundo comenzó a preocuparse en demasía por su aspecto, me pregunto.

Me le quedo mirando, es cuando noto que ella ha crecido, bueno, en realidad si me di cuenta de todo eso, a cada rato entraba a mi habitación y tomaba muchas de mis cosas: maquillaje, mi ropa, mis accesorios. Lo hizo hasta el momento en que por fin dijo que todo lo mío había pasado de moda, y pues claro, no soy de esas chicas que va al centro comercial cada vez que puede, en realidad no me gustan los lugares donde se concentra mucha gente, bueno excepto la escuela, pero son otras las razones que mejoran mi estancia en ese lugar.

-Katniss te estoy hablando – por estar pensando en cosas triviales no había escuchado a mi hermana.

-¿Qué?

-Que no es conveniente que tomes esas cosas, deberías preocuparte más por tu cuerpo.

En el fondo, pero muy en el fondo, sé que ella tiene razón, pero diablos, es sólo una taza de chocolate, además, hago el ejercicio suficiente para tomarme un litro entero.

-Sólo es una taza – al fin digo – además desaparecerá después de la clase de deportes.

-¿Qué pasó esta vez? – la miro extrañada – mira, sé que últimamente no hemos hablado mucho, pero eres mi hermana y te conozco, y siempre que estás preocupada o pasa algo malo en tu vida ingieres grandes cantidades de chocolate, y como te vi prepararlo anoche, me imagino que tienes algún problema – me sorprende que Prim se haya vuelto tan observadora, y más conmigo - ¿quieres hablar sobre algo Katniss?

-No me pasa nada Prim – no quería contarle que mi preocupación mayor era que este era el último año que asistiría a una escuela, porque hasta que Prim no saliera de la Universidad, yo no podría hacerlo – sólo que este es el último año que paso con mis compañeros y siento que los voy a extrañar mucho – trato de mentir, en realidad, si voy a extrañar, pero a dos personas en especial.

-Hay Katniss, Rue nunca va a dejar de ser tu amiga.

-Lo sé – pero no lo digo sólo por Rue, pienso – y hablando de Rue, apúrate que no tarda en llegar para irnos a la escuela.

-No voy a ir con ustedes, Delly va a pasar por mí.

-Creí que como era tu primer día en la escuela querrías ir conmigo.

-Katniss, ya no soy una niña.

-De acuerdo, entonces – me interrumpe el sonido de la puerta de la cocina, me asomo y veo que Rue me hace señales desde el patio – ya llegó Rue, nos vemos en la comida, no quiero que llegues tarde en tu primer día de clase.

-No te preocupes, Delly no tarda en pasar por mí.

Salí de la casa para encontrarme con mi amiga. Siempre caminábamos a la escuela, estaba prácticamente cerca. El ir en auto sería un desperdicio de combustible, pero había muchos que les gustaba llevar su vehículo a todas partes.

-¿Cómo te va Kat? ¿Lista para el primer día de clases? – dijo mi amiga emprendiendo el camino hacia la escuela.

-Estoy mentalizándome en eso.

-¿Lista para decir la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad? – Ella ríe sé muy bien a lo que se refiere pero no voy a dejar que se salga con la suya.

-Rue sabes que… - no puedo terminar la frase porque el carro de Gale, mi vecino se detiene justo enfrente de nosotras cuando íbamos a cruzar la calle.

-Hola Katniss y, y ¿Rita?

-Rue – corrige mi amiga con cara de pocos amigos.

-Como sea. Katniss, súbete al carro, te llevo a la escuela – eso parecía más una orden que una petición, a mí me molestó.

-No Gale, gracias, voy con Rue.

-Pues ella también puede venir – ese chico si que me molestaba, no era nada educado cuando pedía las cosas, traté de ser lo más educada posible.

-Gracias, pero no, y nos vemos, no queremos llegar tarde.

Mi amiga y yo rodeamos el carro y nos fuimos a la escuela, no sé como haya quedado ese capitán de fútbol soccer.

-¿Qué se cree ese chico? ¡Qué me iba a ir con él! Para nada.

-Quien sabe que trama Gale, mira nada más que llamarme Rita.

-Bueno, apurémonos, que nuestra primera hora es laboratorio y espero que quedemos como compañeras de laboratorio.

-De acuerdo Kat, pero recuerda que tenemos una conversación pendiente, de cierta persona que…

-Rue

-Katniss Everdeen, es nuestro último año en la preparatoria, el tiempo se agota, y tu tienes poco tiempo para confesarle a…

-Ya sé, ya sé. Pero sabes que no puedo pensar en eso hasta que Prim…

-Prim esto, Prim el otro. Vamos Katniss, es momento que pienses en ti, no creo que pienses en formar una familia hasta que Prim tenga nietos – mi amiga tenía razón, últimamente había abusado del pretexto de poner a mi hermana sobre todo, pero es que en realidad me daba miedo que esto que sentía no fuera correspondido.

-De acuerdo, lo acepto, tengo miedo a que me rechace.

-Cómo vas a saber si te va a rechazar cuando ni siquiera te acercas a él.

-Pero qué puedo hacer.

-En primera, hablarle.

Dejamos esa charla para después, ya era tarde y teníamos que entrar a clase. Cuando llegamos al laboratorio, vimos una mesa desocupada y nos sentamos. Volteé a verlo y me sorprendió mucho que estaba dentado con alguien más, me imagine lo peor, digo nadie se sienta con ella, posiblemente él tenía alguna razón. La voz de la profesora Effie me sacó de mis pensamientos.

-Buenos días jóvenes, es grato para mí impartir esta clase – esa profesora me simpatizaba mucho – como sabrán, esta clase tiene como regla principal el trabajo en equipo, por lo que la calificación que saquen como pareja, será la que tenga cada uno en su boleta – esto no puede ser, por eso llegamos temprano con Rue, no quiero que me toque con cualquiera, un momento, y si me tocara con él, no Katniss no pienses eso, sería casi improbable que eso pasara – como pueden observar, cada mesa tiene un número en la parte delantera, he colocado los nombres de todos es esta urna – mostrando una pecera esférica de cristal – iré sacando sus nombres uno a uno para asignarlos a cierto equipo.

-Señorita Trinket, ¿creí que nosotros podíamos elegir a nuestros compañeros de laboratorio? – intervino Marvel, muchos estábamos de acuerdo con él.

-Eso era antes jovencito, pero creo que estando en su último año en esta escuela, deben conocer a nuevas personas, antes de irse. Por ello que he decidido que para formar parejas se realice un sorteo. Bueno, creo que es hora de empezar, veamos equipo uno – sacando un papel de la urna y leyéndolo – Glimmer, le toca trabajar en la mesa uno con – tomando otro papel – el señor Marvel. Mesa dos la señorita Clove, y el joven Cato – y de esa forma fue sorteando las parejas.

-No ha salido su nombre, ni el tuyo – me susurró mi amiga, una sonrisa se asomó por mi rostro al imaginarme que él podía ser mi compañero.

La señorita Effie siguió con el sorteo – bueno, sólo queda formar dos equipos, la mesa once estará a cargo del joven Banks y la señorita Rue. Bueno creo que no es necesario sacar los dos papelitos que faltan, la mesa doce pertenece a la señorita Katniss Everdeen y al joven Peeta Mellark.

-Te lo dije – me susurró Rue cuando nos dirigíamos a nuestras respectivas mesas, no lo podía creer, de verdad, eso sí que me había sorprendido, era demasiada casualidad, me pellizqué un par de veces para ver si era todo verdad, el dolor me lo confirmó.

Pero si el destino se había empecinado a que esto pasara, tenía que aceptarlo. Me senté en la silla, respiré hondo, y en esos momentos me hice una promesa, tengo que vivir, tengo que pensar en mí y aprovechar las oportunidades que me ofrezca la vida, tengo que ser feliz.

Lo vi sentarse a mi lado, por el aire se podía disfrutar de su aroma, no sé como una sonrisa se posó en mis labios, y sin temor lo miré y dije.

-Hola Peeta.

Bueno, hasta aquí el capítulo, espero les haya gustado, perdón por tardar, no tengo capítulos terminados por eso me tardo algo. Gracias a todas por sus comentarios. Adelantos al final de los agradecimientos.

Espero sus reviews, hasta el prox. Cap.

Peetaismine: La verdad si tengo pensado explicar el cambio de algunos personajes, pero será conforme avance la historia, gracias por tu review.

Valee: lamento tardar en actualizar, pero ando algo ocupada, gracias por comentar.

Yumiiyumyum: Mmmmm con lo que piensas, se sabrá conforme avance el fic, creme hay cosas que te van a sorprender.

XkanakoX: Gracias trataré de mejorar ese aspecto conforme la marcha.

Camila Loeza: mucho amor, y de formas inesperadas.

Xime25: que bueno que te guste, espero que este capítulo también, gracias por comentar.

Dos ideas a desarrollar en el próximo capítulo

Gale no va a dejar de insistir con Katniss.

¿Qué estará dispuesto a hacer Peeta para conquistarla?