"LOS MUPPETS" PERTENECEN A DISNEY


Este fanfiction contiene referencias a actores y personajes reales. Recomiendo leerlo escuchando "Rainbow connection".


- Bien y...¡Corten!

El set se llenó de aplausos y vítores. Los actores se dispersaron y abandonaron paulatinamente el set de rodaje. Fozzie se secó el sudor con un silbido.

- ¡Por fin hemos acabado!-exclamó con una sonrisa.

- Seguro que ha quedado genial-sonrió Jason Segel, pasando por su lado.

- Voy a pedirle un autógrafo a Woopi Goldberg, seguro que me dan un pastón por él en eBay-murmuró Rizzo, yendo por su lado.

Gustavo abandonó lentamente su posición y contempló la marea de actores, técnicos y demás colaboradores que se movían como hormigas en el plató. Peggy se acercó a él.

- He oído que van a pedir pizza para cenar-comentó-. Puaj, qué grasiento...Nosotros nos vamos a un japonés, ¿te parece bien?

Gustavo tardó un poco en responder. Se giró hacia ella y dijo en voz baja:

- Este...Bueno...Ahora que hemos terminado de rodar...Emm...Sólo me queda una cosa por hacer...Y no volveré hasta...Bueno, no sé cuándo volveré, pero será pronto y...

- ¿Qué tienes que hacer que sea más importante que celebrar que hemos acabado la película tú y yo juntos?-replicó Peggy con voz ofendida, mirándole con una cara que hubiera hecho temblar a cualquiera-. ¡No me mientas! ¡Tú te vas de juerga con alguno de esos famosetes de pacotilla, ¿verdad? ¡Vas a dejarme plantada! ¡Eres un egoísta! ¡No pienso ser la que...!

- ¡N-No, no, no, Peggy, no es eso!-se apresuró a aclarar Gustavo.

- ¡Entonces, ¿qué?

Gustavo se acercó a ella y le susurró al oído. La cara de Peggy se relajó a medida que le iba explicando.

- ...Ah...Bueno...Si es eso...Adelante...

- Gracias por entenderlo, Peggy.

Sin decir nada más y apenas despidiéndose con la mano de su novia, se dirigió hacia la salida.

- Que tengas un buen viaje-le deseó Peggy.


Fue un viaje largo. De California a Nuevo México: tres estados, ni más ni menos. Pero a Gustavo no le importó la distancia. Decidió no coger el coche, sino su vieja bicicleta, aunque tardara un poco más. De todos modos, no tenía prisa: la película aún tenía que ser retocada y retocada antes del estreno. Fue algo cansado, pero le compensaba saber que así hacía ejercicio y le animaba pensar en la persona que le esperaba en Santa Fe.

Y, por fin, cuando el sol se ponía en el horizonte, llegó al rancho.

Se bajó de la bicicleta, llamó a la puerta y esperó.

- ¡Gustavo! ¡Qué sorpresa!

- ¿Qué tal estás?

- ¿No estabas en Hollywood?

- Estás más delgado, ¿no?

- ¿Qué podemos hacer por ti?

- Oh, bueno...Venía a ver a Jim.

Dio unos pocos pasos y se sentó en la tierra.

- Hola, Jim-susurró-. Soy Gustavo. Hemos terminado de hacer la nueva película de los Muppets. ¿No es increíble? A estas alturas y aún hacemos películas...Y está creando expectación, ¿sabes? Se ve que nadie nos ha olvidado...Y nosotros tampoco nos hemos olvidado de ti. Oh, Peggy te manda recuerdos. Y los demás también. Te debemos mucho, Jim. Y no sé cómo podría darte las gracias por todo...Bueno...Nos han dado una estrella en el Paseo de la Fama. A ti, a mí, ¡y dicen que van a concederle una a los Muppets por esta película! Sólo es un rumor, pero...Eh, podría estar bien...Sólo es una losa con un nombre en una calle, pero...Por algo se empieza.

Levantó la vista hacia el cielo anaranjado y suspiró.

- No sé si habrás encontrado el arcoiris...Pero espero que sea así...-añadió en voz aún más baja, acariciando con su mano de fieltro la tierra donde hacía once años habían lanzado sus cenizas.


FIN