OK~! Disculpen la tardanza en esto xD Después de haber publicado el primer capitulo, me pregunté "¿Realmente sé cómo diablos continuaré con esto?" y realmente no tenía ni la más miníma idea de que escribir ._. Oh bueno, exactamente del cómo continuar con esto~. Pero hoy, después de haber leído el capítulo más reciente del Manga y gracias a mi enfermizo buen humor, pensé bien cómo continuarle y he por ello que ahora me encuentro actualizando~! x33

Antes de todo, me gustaría agradecerle a Anon y Paola, ya que ustedes dos leyeron la historia y dejaron un comentario c: Gracias~!

Espero y éste episodio haya valido tan siquiera un poco la pena después de tanta espera n/w/n;

Disclaimer: Seiyuu-ka~! NO es de nuestra propiedad c:

Advertencia: Posible OCC con un personaje c: Recuerden que es Slight-AU!


~The Way we Met~

II

-Oi, Hime.

La rudeza había sido más que clara en su voz, la recién llamado mirando de reojo a esa persona que entre duda y cierta irritación, se encontraba observándole. Tragó un poco de saliva ante lo nerviosa que se sentía, no diciendo nada esperando así a que su compañero progresara con sus palabras.

Éste, entendiendo su silencio soltó un corto gruñido, posando su mano sobre los cortos y un tanto alborotados mechones de la chica.

-¿Podrías explicarme el por qué estas vistiendo así?- preguntó de forma acusadora, sus ojos más que posados sobre tan nada femenina vestimenta.

Fujimori Tooru, en el momento en que se encontró tocando el timbre de la puerta del hogar de Hime había estado esperando ver a la chica en prendas un tanto femeninas que en pensamiento éste diría que se ve linda, cosa que nunca se atrevería a decirle en cara a la joven rubia. Pero no, había sido mucho peor. Cuando la puerta se encontró siendo lentamente abierta, lo primero en que sus ojos cayeron fueron en esos cortos cabellos que no se parecían en nada al peinado que normalmente Hime siempre utilizaba, su vista cayendo después en sus holgadas prendas.

Había sido como si algo dentro de él se hubiera roto, crispando molesto una ceja ante su vestuario. Hime no hacía otra cosa salvo mirarle un tanto nerviosa, recargando su espalda contra la puerta de su casa.

Desviando su mirada, respondió: -E-escuché que habría cámaras por todas partes y uhhh…- perdiéndose un poco en sus palabras, no supo exactamente el cómo continuar con su comentario, encarando segundos después a su castaño compañero. –No quiero que mi madre o Akane me ven en televisión dentro de éste tipo de eventos…- terminó diciendo, murmurando la oración casi para sí.

Pero Tooru le había escuchado perfectamente, suspirando segundos después. La respuesta le había sido más que suficiente, entendiendo perfectamente a lo que se refería con esas palabras.

-Bueno,- comenzó diciendo, estirándole una mano a la chica, quién confusa le observó –es hora de irnos.

Hime sonrió contenta ante sus palabras, tomando de la mano de su compañero mientras que éste ahora un tanto forzoso se encontraba llevando casi a rastras a la chica al lugar en que la supuesta convención que estaba siendo organizada por el grupo de AQUA se llevaría a cabo.

Durante el trayecto Hime no hizo otra cosa salvo preguntarle a su amigo sobre el cómo creía que sería el evento, recordando al mismo tiempo que éste se presentaría junto a los chicos de AQUA para dar una pequeña demostración del cómo se realizaba el trabajo de Seiyuu; Tooru se encontraba de momento trabajando en una producción junto al chico pelinegro, al final siendo invitado para colaborar dentro del evento.

Hime no pudo evitar el reír un poco por lo bajo ante ese recuerdo, aquella expresión que Tooru había tenido en rostro cuando le comentó sobre lo que el tal Mizuki le había dicho cuando le invitó siendo una que simplemente jamás podría verse capaz de olvidar; ese odio que sentía por el pelinegro era un odio que no podía en lo absoluto entender, pero si Tooru odiaba a alguien, éste debía de tener sus propias razones para hacerlo; Hime pensó para sí, sonriendo infantilmente.

Después de una hora de trayecto, habían llegado a tan esperado lugar.

Gente se encontraba ingresando por las puertas del lugar, todos mostrando gran emoción; sentimiento que se le fue contagiado casi instantáneamente.

Cuando se detuvieron en su camino para darle una checada al lugar al igual que a la multitud de gente que se encontraba ingresando, Tooru aprovechó esa pausa para mirar de reojo a su pequeña compañera. Hime se encontraba sonriendo como si el dulce más delicioso del mundo se le hubiese sido otorgado especialmente a ella, el brillo en sus ojos siendo aquello que más le había llamado la atención, por ende atrayendo una corta sonrisa a sus labios.

Una de las razones por las cuales se vio incapaz de rechazar la oferta de esa persona que tanto odiaba había sido ella. Antes de que Mizuki le hubiera dado la invitación, Hime le había comentado sobre éste gran evento sobre Seiyuu's al que quería asistir, la emoción que se había visto reflejada en su voz siendo algo que le había llenado de una inmensa felicidad. Y no habían pasado ni dos días desde su conversación con la chica cuando Mizuki había recurrido a él, diciéndole varias cosas en cuanto el evento; siéndose honesto, le había importado poco todo aquello que el pelinegro le había dicho, aceptando su propuesta sin siquiera darle una segunda pensada.

Metiendo sus manos dentro de los bolsillos de su pantalón, sacó una de las entradas VIP que había conseguido gracias a sus contactos, sus ojos volviendo a caer en esa niña que ahora parecía más de primaria que de preparatoria ante lo infantil que se veía; ese peinado y ropa no ayudándole en mucho a su apariencia.

-Hime.- le llamó, y ésta al instante le volteó a ver.

-¿Ocurre algo, Tooru?- preguntó, sus manos arreglando la correa de su mochila sobre su hombro para que ésta no se le cayera después.

El chico tan sólo asintió, haciéndole entrega del pase que le había conseguido; los ojos de Hime simplemente no pudieron resplandecer aún más ante su felicidad y emoción.

Tomó con sus dos manos el pase que Tooru le había dado, paseando su mirada entre el chico y el pedazo de papel.

-¡Deja de mostrar esa expresión!- reprimió un tanto irritado, volviendo a posar su mano sobre la cabeza de la chica. –Me lo dieron en el trabajo, recuerda que tengo que presentarme después.- murmuró, desviando un tanto nervioso la mirada.

Hime tan sólo rió. -¡Muchas gracias!- no olvidando sus formalidad, hizo una corta reverencia, reincorporándose casi al instante mientras le dedicaba una sonriente expresión al chico. Éste, un tanto complacido ante su nueva expresión, imitó el gesto.

-Vayamos ingresando…- soltó un suspiro, volviendo a meter sus manos en los bolsillos de su oscurecido pantalón –no quiero que el representante de ese maldito me venga soltando una bronca después…

No prestándole en mucha atención a sus palabras, Hime asintió.

Estaban tan cerca…no faltaba mucho para que ella pudiera admirar más de cerca a muchas personas que sentían una gran pasión hacia aquello a lo que se dedicaban y que también como ella, amaban.


Nota de Autor:

A partir ya del siguiente capítulo los personajes que tanto desean leer o saber sobre por fin aparecerán c: Aunque aún tengo mis dudas sobre si introducir ya a Kudou Senri, o esperar uno que otro episodio más e.e Tengo muchas cosas que pensar~ xDD

Gracias por haber leído c:

-BALLAD OF SINNERS-

-CAELUM-