Un sueño, estoy viendo un sueño. El cielo estaba rojo, era un atardecer, aquel día se estaba yendo para siempre, como era el destino de todos los días, todo deben irse, pero de alguna manera deberían de ser recordados. Alguien lloraba. ¿Sería porque no quería que el día terminara? ¿O está llorando de felicidad? No parece, es triste y doloroso, no hay sonrisa alguna en su rostro. Sino muchas lágrimas. Muchas lágrimas cayendo sobre la blanca nieve.

Su silueta tapaba gran parte del cielo rojo. Me pregunto qué habrá ocurrido, quisiera preguntarles a todos qué está sucediendo. ¿Por qué no sonríe? ¿Por qué no está feliz? ¿Por qué está llorando? Pero, por alguna extraña razón las palabras no salían de mi boca.

Entonces, al menos quiero abrazarlos para darles calor o secarle sus lágrimas que caen en el suelo, sin poder detenerse. Pero tampoco se movían mis manos.

Me sentía muy impotente, no podía hacer otra cosa mas que observar cómo sus lágrimas se gastaban. Era muy triste, quería llorar también.

¿Por qué estoy soñando esto? ¿Desde cuándo? No recuerdo si hace mucho tiempo o fue hace un momento. Estoy segura que tal vez, si llora y gasta todas sus lágrimas, nunca más tendrá que volver a llorar. Sí, así sería. Me hace sentir aliviada.

Pero me sigo preguntando el porqué, ¿fue que perdió a su mamá al igual que yo y la recuerda? ¿La perdió en frente suyo así como yo perdí a la mía? ¿Gritó el nombre de su madre repetidas veces hasta que su voz se apague al igual que yo? Entonces puedo comprender sus sentimientos, pero tengo la boca sellada, no puedo decir nada. Es otra pregunta más.

De repente estoy sintiendo cómo sus lágrimas caen sobre mi rostro, entonces noto que está completamente desconsolado. ¿Qué hago? ¿Qué podría hacer?

Haré esto: Cuando pueda moverme, lo acompañaré llorando, lo abrazaré y dejaré que mi hombro se moje con sus lágrimas, le daré mi consuelo y lo hare sonreír. Así que por favor, espero que deje de llorar, no quiero que sea un niño llorón que quede con la cara mojada a causa de sus lágrimas.

Es una promesa, ¿de acuerdo? Y la cumpliré. No te preocupes, yo haré todo lo posible, haré un milagro si es posible. Si tan sólo pudiera estirar mi brazo para hacerlo con el meñique, pero estoy incapacitada. No puedo hacerlo, pero prometo que te devolveré la sonrisa.

Volveremos a vernos y seremos felices como lo éramos antes, pero para eso debo encontrarte, ¿o tú me encontrarás a mí?

Ahora, mi sueño cambia de color, se apaga lentamente y aquella persona desaparece, entonces, el sueño se vuelve blanco como la nieve y el horizonte comienza a brillar. Nunca había visto algo tan hermoso...

Sí... es una promesa... ¿no?

Final del sueño.