Pov's Blaine Anderson

¿Han sentido alguna vez esa sensación tan terrible y a la vez tan hermosa de querer besar a alguien hasta que el aire los obligue a separarlos? ¿Esa sensación de vacío cuando no ves a esa persona que te tiene de cabeza en todo el día? O tal vez ¿Esa sensación de estar siendo alguien que no eres por miedo, de querer gritar a los cuatro vientos esa verdad que te provoca un nudo en la garganta tanto así que no te deja comer o de estar enamorado en secreto del chico más hermoso y a la vez más atormentado en toda la preparatoria?

Porque esto y más es todo lo que siento en este momento, en medio del pasillo, caminando de la mano de mi "novia", la capitana del equipo de cheerios Quien Fabray, acompañados de esos dos simios sin cerebros del equipo de Football y con un vaso de granizado en mi mano. Ver su delgado cuerpo, su piel de porcelana y sus increíbles ojos de color cielo mirándonos con miedo, aferrándose a su casillero con fuerza y temblando levemente mientras cuatro vasos de granizado reventaban en su rostro y su cuerpo manchando su ropa. Quería gritar.

¿Cuántas veces había pasado esto desde que había llegado a McKinley, desde que me había convertido en el capitán del equipo de football y el chico más popular de la escuela? Ya había perdido la cuenta. Pero lo único que sabía que era que cada día detestaba más hacerlo.

¡Cuántas veces deseó ser él el chico más popular de la escuela! Poder salir con las animadoras, ser saludado por todos y hacer que los demás dejaran de comportarse con él como si de un animal se tratara. Porque sí, Blaine Anderson, el chico más envidiado de la escuela, por su novia, su popularidad y la belleza que le otorgaba esos hermosos ojos castaños y ese tono bronceado, era antiguamente acosado incluso de peor manera a como le acosaban a Kurt Hummel.

Fue por eso que se había cambiado de escuela, fue por eso que oculto quien era realmente, que suprimió su verdadero ser y que se había convertido en lo que era ahora.

Pero no había logrado disfrutar de sus nuevos logros si quiera una semana cuando deseo volver a ser él de antes. Y toda la culpa la tenía ese chico con cara de ángel. Ahora detestaba ser capitán, detestaba ser popular y detestaba estar con Quinn Fabray y escuchar sus interminables discursos acerca de ser la reina del baile. ¡Como si a él le importara! Lo único que quería era poder conocer a Kurt Hummel.

Y fue por eso que ahora estaba ahí. Habiendo olvidado a sus "amigos" en el pasillo con la excusa de haber olvidado algo. Bloqueando la puerta de los baños de niña del tercer piso, al lado del salón de Química. Esos baños que nunca nadie usaba, excepto Kurt para limpiar su rostro aquel líquido de colores y frío. Justo como estaba haciendo ahora.

Y se miraron.

Cielo contra dorado.

Y había que admitir que nunca antes se habían mirado por tan largo rato. Porque sí, sus miradas ya había coincido en más de alguna ocasión por los pasillos de la preparatoria, pero nunca habían sido más que miradas tímidas y rápidas.

Oh no, pero ahora no. Porque ahora Blaine Anderson no pensaba alejar más su mirar de aquel chico. Nunca más. Tres meses había sido más de lo que cualquiera podría soportar.

-¿Quieres ayuda?- le preguntó en voz baja pero lo suficiente alta para que lo escuchara.

-…- El chico no contestó, parecía confundido y asustado.

Como un pequeño pingüino bebé.

-Tranquilo, no te haré daño- le aseguró

-¿Por qué? – fue su respuesta rápida.

-Tal vez…- se acercó, a pasos lentos, hasta que su rostro quedo a un palmo del otro- porque te quiero.

Y antes de que alguno pudiera decir algo más, el chico más popular de la escuela beso al más acosado.

Y ambos sintieron que se pertenecían.


Primer Two-shot que publico! Es cortito pero espero les guste tanto como me gusto a mi escribirlo!

La segunda parte y final ya esta lista pero me falta afinarla, lo más probable es que mañana la puedan leer (: !

Disfruten, amen Klaine y pórtense bien! Un beso!