Shaoran…

Suspiré mirando por la ventana, un cielo estrellado con una preciosa luna llena. Me dí la vuelta y miré hacia mi habitación, una tipica habitación de princesa. Una luz amarilla salía de ella, dando a entender que la Princesa del Reino de Clow aun seguía despierta.

Caminé al centro de mi habitación y me tumbe en la cama con dosel mirando a la lampara que no paraba de emitir una luz cegadora que me obligaba a tener los ojos entrecerrados.

Los cerré completamente, dandole a entender a la lámpara de que había ganado la prueba. Giré por mi cama, poniendome de lado, miranando a mi mesita de noche. Ahí tengo varias fotos, de mi infancia y de mi adolescencia.

Miré la más antigua de todas, estoy yo con mi hermano Toya con algunas gaviotas, un cielo naranja; miré la siguiente, estaba yo con Shaoran, mi amigo de la infancia, ambos estabamos en el palacio, detrás nuestra las columnas altas y limpias; a continuación tenía otra mía con Shaora, pero ahí ya teníamos unos 10 años, un año después de que conociese a Shaoran, estabamos en el puerto, mirando el precioso amanecer; la ultima es del mes pasado, estoy con Shaoran, en las Ruinas de Clow.

Mañana Shaoran volverá de una excavación del oeste de la ciudad, hace un mes que no le veo, ¿cómo estará?

¿Habrá comido bien? ¿Qué tal habrá ido la excavación? ¿Se habrá puesto enfermo? ¿Habrá pensado en mí? ¿Se preocupará por mi? ¿Querrá verme? ¿Se alegrará de verme? ¿Se acordará de hace 7 años cuando le pedí que se viniese a vivir conmigo? ¿Recordará con frecuencia a su difunto padre? ¿Se sentirá solo sin mí? ¿Qué estará haciendo ahora?

¿Me … amará tanto como yo le amo a el…?

Mi rostro se sonrojo y me quité todas las preguntas de mi mente. Si mañana voy a verle lo haré con una gran sonrisa, como nadie sabe sonreir.

Por al puerta entró mi hermano, el Rey.

-Sakura, ¿qué demonios estás haciendo? Encima de estar chillando a estas horas tienes la cara roja… ¿No estarías pensando en ese mocoso?

Creo que eso me aumentó el sonrojo. Me incorporé de la cama.

-¡No es un mocoso! ¡Es Shaoran! ¡SHA-O-RA-N!

-Pues un niñato.

-¡No lo es!

Le cerré la puerta y me tumbé en la cama. Apagué la luz. Cerré los ojos. Ojalá logre mañana decirte que te amo.

Cai rendida ante el sueño.


Un tubo cilindrico enorme, un cristal en el medio de el. Dos personas a cada lado del cristal. El tubo está cerrado a ambos lados, no hay salida. El mundo a su alrededor se está distorsionando, esta siendo destruido.

Ambas personas están juntando sus manos a traves del cristal, son un hombre y una mujer. Ambos quieren estar juntos, pero el cristal no se lo permite.

La mujer está llorando, el hombre está sufriendo. Deben estar juntos. El no deja de dar golpes al cristal, con esperanza de romperlo. Ella no hace otra cosa que llorar y sufrir. Un resplandor sale de su espalda, dando lugar a unas alas amplias y de un color rosado.

Se está elevando, no tiene nada que la impide seguir adquiriendo altura, ir alejandose de su amado. No cesan sus lágrimas, el hombre…¿Sha…oran…? Shaoran no deja de dar golpes al cristal, brotan algunas lágrimas. Shaoran dio un grito dirigido a la mujer:

-¡SAKURA!


Desperté, una pesadilla, las sábanas están mojadas. De mis ojos están cayendo unas lágrimas.

¿Qué sería aquel sueño…? Quiero verte…

Shaoran…


¡Hola! Bueno, pues este es mi primer fic de Tsubasa, conmemorando el cumpleaños de mi buena amiga eclipse total!

Que muchas felicidades! Espero que te haya gustado, y que os guste a todo el que leea. ^^

Dejen reviews nee?

Matta! Kisaki-chan