La tarea de Blue Pegasus

Este fic se me ocurrió porque me estoy aficionando a nuestro galán Hibiki de Blue Pegasus. Espero que os guste.

Capítulo 01

Lucy estaba triste y algo deprimida. Todos en el gremio se habían dado cuenta excepto Natsu, para variar (ironía).

Desde el retorno de Lissana de Edoras, tanto Natsu como la albina querían recuperar el tiempo perdido de esos tres años, casi cuatro. Los que más se relacionaban con Lucy sabían que eso iba a pasar y que debían ser un soporte para ella. No es que contaran que a Lucy le gustara Natsu pero sabían que la prioridad de atención del pelirosa se centraría en la otra y dejaría algo apartada a la maga estelar.

Lucy llevaba más de dos semanas yendo a misiones sola (lo bueno es que ganaba suficiente para su alquiler), con Wendy y Charle incluso a sólo con Erza y Gray (para misiones más peligrosas). Estos dos últimos eran los que más veían que Natsu podía perder a su querida nakama. Erza intentaba salir y charlar con Lucy de vez en cuando. Gray también se acercaba mucho a ella a ver si Natsu saltaba molesto porque le dedicaba tiempo, pero obtuvo un resultado opuesto: se peleaban, Natsu no entendía, lo dejaba y se iba a hablar con Lissana. Además tenía el plus que Juvia miraba de una manera casi asesina a Lucy, y lo que menos quería en ese momento era crearle problemas.

- Chicos, en serio, estoy bien. Me va bien ir un poco sola, así no dependo tanto de él.

- Pero Lucy... vosotros formáis un gran equipo.

- Ya... Igualmente, es normal que pase ahora tiempo con Lissana. Debe ser muy fuerte. ¡Él la consideraba muerta!

- Bueno, él y todo el mundo... - Dijo Erza por lo bajo.

- Tranquilos. Gracias por todo. - Y Lucy dedicó una gran sonrisa a todos.

En ese momento la puerta del Leo se abrió y apareció un apuesto Loki trajeado y con una rosa en la mano que ofrecía a Lucy.

- Hola, mi princesa. ¿Salimos un rato?

Lucy suspiró.

- ¿Tú también, Loki?

- Oh, vamos, ¿qué mal te va a hacer?

- A mí ninguno, pero ¿qué piensa Aries de todo esto?

El espíritu le sonrió.

- Está de acuerdo y de hecho me pidió ella que viniera y te hiciera compañía.

- Vaya organizáis a mis espaldas. - Rió Lucy.

Y aceptó con gusto un paseo con Leo. Natsu lo vio de reojo.

En ese paseo Lucy le preguntó a Leo sobre su manera de ser.

- Eres muy galán Loki. ¿Eso lo aprendiste en Blue Pegasus? Tu estilo me recuerda mucho a Ren, Eve e Hibiki.

- Ciertamente me gustó mucho cómo era el ambiente, siempre amable hasta que te tocan las narices. - Su mirada cambió. - Karen era la excepción. Ella sólo era guapa.

- No pienses en eso. Ahora puedes estar con Aries tranquilamente.

Eso hizo que el espíritu enrojeciera un poco.

Oh, Lucy cayó en ese momento en las palabras de Hibiki: "Cuando vengas, te daré la mejor noche de todas como regalo." Se sonrojó con la estúpida idea que se le había cruzado por la cabeza.

- No, no, no. Si me paso será para agradecerle que me enseñara Uranometría.

- ¿Lucy?

- Tranquilo, Loki. Creo que deberías irte. Estoy cansada y quiero irme a dormir pronto.

- Vale, princesa, como desees.

Y Loki desapareció con una reverencia.

Lucy entró en casa, se estiró en la cama y se preguntó a sí misma por qué no debía ir a ver a Hibiki, total, ahora eran amigos.

- No, parece que me esté aprovechando de él o sólo lo quiera para desahogar las penas...

Pero Hibiki era de ese tipo de hombre que siempre daban su hombro a una dama. Quizás debía ir a hablar con él pero sólo a consultarle. Quizás salir un poco de Magnolia y respirar otro aire la ayudaba a ver las cosas de otra manera.