Aquí la continuación

Playlist: Hackensack (Katy Perry), Thinking Of You (Katy Perry), A Thousand Years (Christina Perri)

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Capítulo 18: Lluvia sobre la flor

_ Eso significa que es mío. Bueno, obviamente tuyo también.

_ …

_ ¿No dices nada?

_ Hmp.

Temari bufó exasperada. No sabía cómo reaccionar. Nunca había pasado por algo así.

_ ¿Te enfadaste?

_ Hmp.

_ Hmp _ respondió ella igualmente.

La kunoichi rubia se sentó de nuevo sobre la encimera. Procesó un poco toda la información que había recibido en menos de dos horas y sólo atinó a tocarse su estómago aún plano en con una mano mientras esbozaba una sonrisa cariñosa.

Sasuke puso una sonrisita de lado, burlona, henchida de orgullo. Ella era difícil de entender cuando se expresaba oralmente pero a la hora de enmarcar y definir los gestos movidos por sus sentimientos, era un libro abierto.

Pasó un brazo por la cintura de la rubia. También podía ver que estaba perdida, que su vida cambiaba rápidamente y no tenía el control de nada. Eso hacía que se mantuviera en ese estado huidizo y temeroso.

_ Saldrá bien.

_ Me encanta tu alta autoestima.

_ Hn.

_ No va a ser fácil… Y menos si voy a tener que tomar café.

Sasuke se rio internamente. Ingeniosa, muy ingeniosa, pero al igual que él, le daba pánico abrirse a los demás. Por eso, resolvía los momentos tensos con chistes irónicos o pequeñas bromas.

En ese instante, el bullicio volvió a la casa, ya que Sakura, Kankuro y Tenten regresaron.

_ ¡Hola, tortolitos!

La chica de los graciosos moñitos se acercó dando pequeños saltos hacia la rubia y la abrazó con cariño.

_ Buenos días.

Los presentes se quedaron mirando al pelinegro. Irradiaba felicidad made in Uchiha. Daba incluso algo de miedo, era muy raro verlo así.

_ ¡Qué sexy la camisa, hermanita!

_ Idiota.

Con una puntería asombrosa, Temari acertó a darle con una galleta en la frente a su hermano mediano.

_ ¡Ouch!

_ ¡A ver si aprendes a callarte!

_ Si me tiras siempre galletas, no. Prueba con verduras, que no me las como.

_ Ja, ja. Oye, ¿vieron a Gaara?

_ Sí, iba para la torre de Tsunade-sama. Se veía… raro _ convino Tenten.

_ ¿Hm?

_ Como… orgulloso _ definió Sakura.

_ Lógico _ dijo el Uchiha, para luego susurrar_. Tengo que ir a buscar las cosas… ya sabes.

_ Vale. Ten cuidado.

Sasuke besó su mejilla y rozó apenas perceptiblemente su estómago y corrió escaleras arriba. Luego, se puso una camisa blanca sencilla y salió en dirección a la prisión. La gente aún le miraba con esos ojos de reproche, como si con la vista le murmuraran la palabra "asesino". Con toda su sinceridad, le importaba poco lo que le dijeran, pero sí le importaba no poder caminar por la calle sin que lo dejaran en paz.

Llegó a las puertas de la prisión. Su hermano salía de ella. Itachi le sonrió como cuando eran pequeños y cómplices de alguna travesura.

_ Hola, Sasuke.

_ Hmp.

_ ¡Oh, vamos!

_ Sólo te diré que no te acerques a ella, ¿me oíste?

_ Lo siento por ti, pero quiero conocer a mi sobrino.

_ ¿Cómo lo has…?

_ Lo supe cuando estuvo retenida.

_ No te le acerques. Además, debes saber que va a pelear por el barrio Uchiha y para que vuelvas a la cárcel. Ese es tu sitio.

_ También el tuyo. Pero le deseo buena suerte a Temari.

Como el ninja que era, el mayor de los Uchiha desapareció en una nube de humo.

Sasuke regresó a su casa lo antes posible, tras recoger sus cosas.

Mientras él volvía, Temari se había emocionado preparando el almuerzo, como una auténtica ama de casa con dotes culinarias. Si iba a ser madre quería ser la mejor posible, y eso incluía cocinar.

Justo cuando estaba enrollando un rollito California, notó una corriente de aire.

_ Temari.

El rollito California cayó al suelo abruptamente.

_ ¡¿Qué haces aquí?!

Temari trató de huir de la cocina pero no pudo. Podría ser una jonin, pero le tenía auténtico pánico al hombre delante de ella.

_ Por… Por favor… M-Márchate…

La joven rubia rompió a llorar. Pánico, temor, dolor… Todos esos sentimientos se arremolinaban y revoloteaban en ella, como una bomba de relojería que hubiese detonado.

_ No te voy a hacer nada. Relájate.

_ …

Temari se echó lo más hacia atrás que pudo. No confiaba para nada en él ni en ninguna de sus palabras.

_ Sólo venía a pedirte dos cosas.

_ ¡¿Qué demonios quieres?!

_ Primero que me perdones. Sé que es imposible.

La chica de ojos agua marina asintió levemente.

_ ¿Por qué? ¿Por qué lo hiciste?

_ Me hipnotizaste desde la primera vez que te vi. No puedo evitarlo. Eres tan hermosa… Por dentro y también por fuera. Y diferente, pura… No… No sé cómo pude hacerte algo así. Sentía que no había otra forma para que fueses mía. Sé que suena irreal, falso y prefabricado pero… Es así. Lo siento así.

_ De… De acuerdo.

_ Lo último que quiero pedirte, es que cuides de Sasuke y de ese bebé. Ojalá algún día pueda verme como a su tío, sepa o no lo que te hice.

Temari volvió a asentir abrumada. De repente, la puerta dio un soberano golpe.

_ ¡Temari!

La chica miro a Sasuke con las lágrimas corriendo aún por sus mejillas, ya que no había dejado de sollozar.

_ ¡¿Qué le has hecho?!

El Uchiha menor arremetió contra su hermano golpeándolo por cada parte a su alcance, sin embargo, éste no se defendió. El pelinegro se levantó del cuerpo ya magullado del mayor de los Uchiha y lo miró con desprecio. Sin perder un instante, fue hasta la mujer que aún lloraba y la atrapó entres sus brazos un instante, para luego ponerla tras sí.

_ Vine a pedir disculpas, no ha hacerle daño.

_ Márchate ya.

_ Y también a decir que me voy.

_ ¿Hmp?

_ No quiero meterme en vuestro camino y sé que administrarás bien el barrio familiar.

Itachi se levantó y tendió unos papeles que había llevado en una carpeta de tono beige.

_ Son los poderes de la propiedad. Ya están a tu nombre…

El pelinegro deslizó su mirada hacia la rubia y luego la devolvió a su hermano.

_ Cuídala.

El mayor se acercó a ella levemente y besó su frente, para ser empujado por Sasuke y desaparecer.

Inmediatamente Sasuke se giró hacia la joven y la miró a los ojos.

_ Dime por Kami que no te hizo nada. Me está matando la culpabilidad, jamás volveré a dejarte sola. Te lo había prometido. Yo…

_ Shhh…

Temari puso su dedo índice sobre los labios pálidos de Sasuke.

_ No me hizo nada. No tienes por qué estar a mi lado todo el día como si fueras mi guardaespaldas.

A pesar de que sus palabras eran tranquilizadoras, sus lágrimas aún descendían, pasando por su barbilla y estrellándose en la camisa de él, que la abrazaba sin soltarla. No la soltaría jamás.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Espero que os gustase, Temariskater