¿Charlie?

Santana: ¡No digas tonterías Berry! –realmente enfadada-. Sabes que tenemos que hablar. Tú has visto lo mismo que yo…

Rachel: ¿Enserio San? ¿Lo viste? ¡Pensaba que me había vuelto loca!

Santana: Tranquila, podemos hablarlo con más calma. Britt se está encargando de entretenerte la compañía por un rato.

Inmediatamente Rachel se limpió las lágrimas, abrió la puerta del baño y dejó pasar a Santana. Aquél no era un lugar muy cómodo, ni acogedor…pero esas cuatro paredes habían sido testigos de muchas confesiones por parte de las dos amigas. Ese baño tenía un "algo" que lo hacía especial. El color de sus paredes era de un gris claro y el habitáculo se encontraba equipado con un inodoro, un lavabo y tres duchas. En medio, unos bancos sostenían las bolsas de algunos agentes que trabajan en ese turno. Al fondo, unas taquillas de color azul guardaban las pertenencias más valiosas.

Santana: Nunca voy a entender por qué nadie quiere venir a este baño, si es increíblemente bonito.

Rachel: Mucho mejor, así tenemos todo este espacio para nosotras solas –dijo mostrando una forzada sonrisa-.

Santana: Mira la bolsa de Britt, un jodido unicornio. Es tan mona…-suspiró-. A veces pienso que es tan sólo una niña, pero en el fondo es toda una adulta y tiene las ideas muy claras. ¿A que no sabes que le ha preguntado a la nueva?

Rachel: Sorpréndeme.

Santana: La muy inútil se ha puesto a hablarle de Lord Tubbington y le ha preguntado si tenía gato.

Rachel: ¿Y qué? Es una persona normal San, es posible que lo tenga.

Santana: Rachel, por favor! ¡Es su superior! ¿Cómo se atreve a saludarle de esa forma? Tan sólo a ella se le ocurriría algo así. Pero ¿sabes qué? La muy jodida se la ha metido ya en el bolsillo.

Ambas sabían que aquella nueva chica, la subinspectora Quinn Fabray, era idéntica a Charlie. Las dos sabían que debían de hablar del tema, pero era tan duro para ambas…que habían comenzado la conversación dando rodeos para alargar la llegada del esperado tema. Rachel no aguantaba más y fue ella quién tomó la iniciativa.

Rachel: San, no sé qué ha pasado ahí fuera pero te juro que he visto a Charlie. Ayer me pasó lo mismo, pero hoy he resuelto todas mis dudas

Santana: Joder Rach, ya lo sé. Yo también la vi ayer y fue cuando me encontraste tan pálida y comenzaste a meterte con mi resaca. No me lo podía creer, pero después de volver a verla no me cabe la menor duda.

Rachel: ¡Es idéntica! Físicamente son tan parecidas…Es como si Charlie no nos hubiese dejado nunca.

Santana: Joder Rachel no empieces –comenzó a ponerse dura con su amiga-.Las dos sabemos que Charlie no está aquí. Ella no va a volver nunca más. Tu novia, que era también mi amiga, no va a volver.

Rachel: Santana, la he visto y he sentido esa cosa en el estómago. Tiene sus ojos, su belleza, su mirada penetrante, su mismo color de pelo… aunque un poco más largo –se emocionaba al recordar cómo era su novia-. ¿Y si ha vuelto San?

Santana: ¡Ya basta Rach! Deja de decir tonterías, ¿vale? No voy a permitir que te metas esa jodida idea en la cabeza. Esa chica de ahí fuera no es Charlie, es Quinn Fabray DE LOS ÁNGELES -dijo alzando la voz-, Rachel por favor. Ella no tiene nada que ver con NUESTRA Charlie.

Rachel: Pero San…me estoy volviendo loca. Ahora que empezaba a salir de esta mierda de vida. Ahora que empezaba a rehacer mi vida y había conseguido salir un poco adelante…llega esta tal Quinn, con el mismo aspecto del amor de mi vida y me descoloca. Pensaba que había sido efecto de los fármacos.

Santana: A ver Rachel, como te lo explico. Tú y yo estábamos aquel día cuando Charlie desapareció. Lo sabes y ambas tuvimos que estar ahí para verificarlo. ¿Recuerdas? Creo que esas pastillas te están matando Berry. Esas jodidas pastillas que tomas para relajarte te están consumiendo. ¿Rehacer tu vida? ¡No me jodas Berry! Si te pasas el día encerrada y no quieres salir ni a tomar una mísera Coca Cola. Estoy harta de ir detrás de ti para hacerte sentir bien. Estoy harta de estar pendiente de ti, haciéndote sentir lo mejor posible para que me des la patada. Yo soy tu amiga Rachel, quiero ayudarte, pero no me dejas. Deberías empezar por salir más y dejar ya de medicarte.

Rachel: Será mejor que volvamos fuera. Tengo que poner al día a mi "nueva" compañera –cambió repentinamente de tema…pues las palabras de Santana se le clavaban-.

Santana: Solo te pido que seas prudente Rachel. Recuerda que no es Charlie y que nunca lo será. Cualquier parecido a ella sólo es casualidad, aunque he de decir que hasta yo no he podido dejar de mirarla. Quizá deberíamos advertir también a Brittany, no quiero que la cague con la nueva jefa.

Las dos amigas se dieron un tierno abrazo y cogidas de la mano abandonaron el baño para volver a la sala de reuniones dónde una Quinn sonriente disfrutaba de una conversación muy muy divertida con Brittany. Las dos rubias reían a carcajada ajenas a todo lo que pasaba a su alrededor.

Santana: ¿Lo ves Rach? Te lo dije, Britt ya se ha hecho amiguísima de tu compañera. Espero que no la haya cagado.

Santana: Hey Britt –dijo mientras se acercaba a las chicas, dejando a Rachel bajar las escaleras-, no molestes más a la inspectora Fabray. Tenemos cosas que hacer, ¿recuerdas?

Quinn: Tranquila… ¿Santana? –preguntó dubitativa y estrechándole la mano-. No nos hemos presentado.

Santana: Es verdad. Agente Santana López a sus órdenes.

Quinn: Tan sólo es mi primer día…no creo que tenga muchas órdenes que dar –río-. De hecho, creo que debería ir a hablar con mi compañera. No sé por qué ha salido corriendo al verme. Quizá le haya molestado algo de mí.

Santana: No creo que sea buena idea. Ya vendrá ella cuando lo crea conveniente. Es más, antes me dijo que tenía cosas que enseñarte. No te preocupes, no tardará en volver. Y bueno… ¿qué era eso tan gracioso de lo que hablabais? No he podido evitar miraros cuando reíais a carcajadas.

Brittany: No te lo vas a creer. Finn ha estado coqueteando con ella nada más llegar a la comisaría. ¿Y sabes lo mejor? Que el muy tonto no sabía que era la jefa –río, contagiando a las demás con su risa-.

Santana: ¡No me jodas! Pero si ese tío es imbécil.

Quinn: Pues a mí me parece guapo.

Santana: ¿Fin? ¿Guapo? Realmente deberías graduarte la vista. Ahora ya sabemos que no eres tan perfecta.

Quinn: ¿Perfecta yo? Qué va…No soy para nada perfecta.

Brittany: Pues eso no es lo que dicen. Además, sé que Rachel te mira con ojitos.

Santana: ¡Britt! ¿Qué estás diciendo? Aquí nadie hace ojitos a nadie, ¿de acuerdo? –la amenazó señalándola-.

En ese instante, como si supiera que hablaban de ella, Rachel volvía a la sala de reuniones para recoger a su compañera. Ahora ya estaba un poco más calmada. La conversación con Santana le había hecho reflexionar y veía las cosas de manera diferente. Le había abierto los ojos.

Rachel: Hola chicas. ¿Quién hace ojitos a quién? –forzó una leve sonrisa-.


Aquí tenéis un nuevo capítulo. Espero que lo disfrutéis.

Gracias a todas por vuestros comentarios. Seguid dando opiniones y si os gusta el fic…podéis compartirlo. Me alegro de que la temática de policías os guste; es interesante crear cosas nuevas.

No olvidéis que el jueves volveré a subir un nuevo capítulo.

¿Rachel loca? Para saberlo habrá que esperar al próximo capítulo.

Britt…supongo que no puede perder su esencia, aunque sea policía. A todas nos gusta esta Brittany, ¿no?

En cuanto a Quinn…sobre su sexualidad y todas estas cosas, ya lo iréis conociendo poquito a poco.

Un abrazo.

DiLea.