Bueno, os presento otra pequeña historia que me ha surgido. Espero acabarla bien. En el summary he puesto Bixlow y Laxus porque no puedo poner a todo el equipo o todo el gremio. Espero que os riáis un poco o se os caiga la baba.


Raijinshuu en Apuros

Mierda, ya les estaba haciendo efecto. Cuando llegaron al gremio sus ropas ya les venían algo grandes y su facciones de la cara eran más jóvenes.

- Queremos ver al abuelo. - Exigió Laxus.

Mira, viendo que algo no andaba bien, los llevó sin rechistar.

Una vez frente Makarov, éstos empezaron explicándole lo ocurrido.

Flashback.

El Raijinshuu había escogido ya una misión (de Rango S, claro). Se dirigieron hacía el demandante y éste les explicó la tarea: capturar a un ex-miembro de la corte, ahora desterrado y considerado un Mago Oscuro.

- Id con cuidado, es vengador y aunque lo capturéis os puede perjudicar para el futuro.

Fin del flashback.

Maldita la gracia. Ciertamente los había jodido. Cumplieron la misión y lo capturaron pero el tío les tiró un hechizo que los estaba convirtiendo en niños. Fried no fue capaz de quitarlo porque no encontraba los caracteres.

- Abuelo, necesitamos un remedio. Evergreen y Fried saben de este hechizo y debe ser solucionado antes de una semana, sino nos quedaremos así.

- Ojalá todo lo grave fuera eso...

- ¿Qué quiere decir, Maestro? - preguntó amablemente Fried.

- Tiene efectos secundarios y es que vuestra magia también decrece y el estado infantil es permanente, es decir, no creceréis nunca pero moriréis a la edad que os toca.

Todos tragaron.

- Vaya mierda... - soltó Bixlow sin moderar su vocabulario, como siempre.

- Iré a preguntar a Polyushka, quizás ella sabe algo.

Makarov emprendió camino sin tardanza para poder regresar al día siguiente.

El equipo salió de la oficina y se sentaron una mesa en el piso de arriba. Mira se dirigió hacia ellos, Fried le explicó.

- Vaya, es un problema... no podréis ir solos, es un problema.

- ¡Qué te piensas que somos, claro que podremos ir solos!

- Por ahora os estáis convirtiendo en niños, hihihi. - Mira dijo riéndose.

El equipo no sabía si es que a la peliblanca le hacía realmente gracia la situación, era una sádica o no era consciente del problema... o todo junto.

- ¡Y os tendremos que comprar ropitaaa! - A Mira le salieron corazoncitos de los ojos.

Al decir eso, las chicas del gremio se agolparon a su alrededor emocionadas y pensando en las compras.

A Fried y Bixlow les salió una gotita en la cabeza con cara de asco y Laxus giró la cabeza sonrojado.

- Bueno, chicas, debemos decidir quién cuida a quién.

- ¡Eh, que todavía no somos niños!

El que lo dijo, Laxus, en seguida se tapó la boca al escuchar su voz. Era infantil y aguda. A las chicas se les caía la baba. Además veían cuan grandes ya les venían las ropas.

- ¡Kyaaaa, yo me quedo con Laxus! - Gritó a modo fan girl Mirajane.

Lissana se quedó pensativa: Miró a Levy quien le hizo un gesto "haz lo que quieras".

- Pues yo me llevo a Fried.

Todos la miraron y sólo sonrió. Fried le preguntó.

- Bueno, Mira y yo vivimos juntas... querrás estar cerca de Laxus, ¿verdad?

A Fried se le iluminó la mirada y caminó como pudo a abrazar la pierna de Lissana, quien lo miraba divertida.

- Yo me quedo con Evergreen.

La gente se giró a la voz seria y tranquila que lo había dicho.

- ¿Qué te hace pensar que querría ir contigo, Erza? - Dijo la repelente niña. - Somos rivales. Y ahora soy más hada que tú.

- Entonces te enviaremos con Elfman, aunque no lo parezca es un hombre maduro...

- Vale, voy contigo. ¡Pero soy yo la hada!

- Vale, vale... - Suspiró la Scarlet.

Definitivamente se estaban convirtiendo en críos, aunque poco variaba de su adolescencia.

Ahora sólo quedaba uno. Todos miraron a Bixlow. No había dicho nada todavía. Qué raro... El casco se le iba cayendo y se peleaba por mantenerlo todavía en la cabeza. Miraba todo el rato al suelo.

A las chicas se les enterneció el corazón. Nunca pensaron que Bixlow pudiera ser tan... tan... ¡mono!

- Es verdad, alguien debe cuidarlo a él también.

- No os preocupéis por mí, mis pequeños me pueden ayudar.

Todas abrieron los ojos. ¿Bixlow siendo tan educado? ¿Era antes así o era un efecto secundario del hechizo?

Éste seguía mirando al suelo. Era consciente que no controlaba sus ojos.

Aunque todas se derretían también por él ninguna se atrevía a llevárselo. En ese momento Gray sorprendió a todas.

- Se viene conmigo.

Las chicas se lo pensaron.

- No.

- ¿Por qué? - Preguntó sorprendido el mago de hielo.

- Eres capaz de vengarte por la paliza que te dio. No. Además, no es plan que se le pegue tu manía de desnudarte.

- No quiero verlo desnudo... - dijo un pequeño Bixlow (aunque ya estaba pensando en jugarretas que le podría hacer)

- Lo haré yo. - Dijo Lucy sorprendiendo a los demás. - Hemos tenido nuestros roces, pero no es malo. - Le dijo sonriendo.

Bixlow chibi se sonrojó y Natsu, a pesar de no ser un niño, se molestó ante ese ofrecimiento. Luego lo miró y le hizo un gesto en plan "te vigilo".

El pequeño no dijo nada, sólo levantó un dedo y se lo acercó a la boca.

- ¡Ah, qué gracioso! - Lo alzó Lucy y lo abrazó con todas las chicas a su alrededor.

En ese momento a Bixlow le gustó ser un niño; estaba estrujado entre muchos pechos.

Laxus lo miraba con celos, él también quería ser estrujado así, ¿es que él no era mono? Una lagrimita se le escapaba.

Hubo una exclamación general de "ooooh" y Mirajane fue a abrazarlo. Entonces se le pasaron rápido los celos.

- Oh, Laxus, quién lo iba a decir de ti.

El rubio se sonrojó mirando a otro lado.

Evergreen y Fried observaban las escenas con gotitas en la cabeza. Tenían un gremio bien raro.

- ¡Yo soy más mona que todos ellos!