PEQUEÑOS GIGANTES

(LITTLE GIANTS)

Capitulo 4

Ya había pasado un mes del incidente y la vida en Urbania seguía como siempre, todo funcionaba como un reloj suizo preciso y puntual, para Becky era lo que mas le reconfortaba de Urbania, el hecho de que siempre sabes que esperar cuando sales de casa y vez pasar al cartero, saludas a la pareja de abuelos tomando un paseo con sus queridos perros o vez a la vecina en su caminata diaria y a tu pervertido hermano fingiendo arreglar el jardín de enfrente con tal de dar una mirada a la preciosa chica, como dijera cierto chico rubio fisgón. En verdad a Becky le agradaban esos tiempos y los quería de vuelta por todos los cielos, solo el saber que todo regresaría a la normalidad la calmaba, pero no todo funciona como lo esperamos, ya había regresado al equipo desde hace un mes que había vuelto a entrenar con ellos, y estaba encantada, hasta que se dio cuenta que no iba a ser tan fácil, los muchachos del equipo no la dejaban ni a sol ni a sombra, evitaban a toda costa tocarla demasiado en los entrenamientos y era difícil que alguno de ellos le lanzara un pase, el entrenador tampoco ayudaba incluso a veces la sacaba del juego con la excusa de que necesitaba información de sus jugadores y ya que ella los conocía a todos ese resulto ser su trabajo, pero en el momento que esta intentaba rehusarse, este solo le miraba y le recordaba el trato que habían hecho y el maldito de Junior le secundaba, Becky estaba frustrada tanto trabajo para que la dejaran entrar al equipo y probar que era buena todo a la basura.

Fue en uno de esos juegos de práctica cuando el entrenador le pidió que saliera, así que lo hizo a regañadientes, se sentó en las bancas con ganas de querer estrangular a la primera persona que se encontrara, después de un momento se dio cuenta de que alguien se sentaba junto a ella, giro la cabeza y era Nubie – Hola- le dijo dijo este acomodando sus lentes - No pareces muy feliz últimamente, soy tan mala compañía?- Nubie sabia lo que la mantenía de mal humor, así que debía aligerar el ambiente un poco, Becky solo rodo los ojos y bufo - lo único que hago últimamente es correr como gallina sin cabeza por toda la cancha y no te ofendas pero eso de tomar datos no es lo mío - Nubie solo miraba hacia el campo de practica con una pequeña sonrisa – Sabes? Solo lo hacen porque están preocupados, temen que si pasa otro incidente te iras – esta fijo la vista hacia donde el lo hacia y Nubie solo esperaba su reacción – ¡Al diablo con eso! –y ahí esta pensó Nubie –Lo único que quiero es jugar no les estoy pidiendo que me protejan y aunque lo intenten no pueden protegerme de todo – Nubie solo la observaba, al parecer estaba demasiado frustrada - Además, soy tan buena o mas bien mejor que la mitad del equipo – en esos momento Nubie le miro – Becky, eso ya lo sabemos la pregunta es ¿que esperas para recordárselos? -.

A lo lejos Spike solo veía a la hielera y al chico con lentes entablando una por lo que veía muy interesante conversación, de vez en cuando Becky se exaltaba y pasaba sus manos sobre su rostro, estaba frustrada eso era obvio y tenia una muy buena razón de estarlo, todos los del equipo la trataban como si tuviera la peste, por dios lo que un par de melones podía hacer en los hombres, todos trataban de no hacerla sentir incomoda y el principal era el entrenador Spike estaba seguro que todo este lio era por el ayudado por supuesto por su entrometido hermano. Spike no había estado molestado a Becky últimamente, raro pero cierto la chica necesitaba un respiro y si este comenzaba una pelea, estaba seguro que no saldría bien parado, además Spike tenia sus propios problemas su oficial de libertad condicional lo visitaría muy pronto, así que eso lo mantenía lo suficientemente ocupado en esos momentos para hacer que la pocilga donde vive se vea un lugar decente entre otras cosas. De repente pudo ver como Becky se paraba de su lugar e iba directo hacia el entrenador, hablo con el durante unos minutos y este se veía algo renuente, pero al final accedió a lo que creía el dejar regresar a la chica al campo de juego, puesto que esta ya había emprendido camino hacia ellos con una mirada a lo que Spike pudo ver muy determinada, esto se va a poner interesante pensó. Este tomo su lugar cuando todo el equipo ya lo había hecho, la hielera estaba decidida no cabía duda, cuando el entrenamiento comenzó Becky fue directo hacia el balón e hizo lo que se le da mejor jugar como nunca, así que comenzó a tacklear, tirar y pasar a los demás, Johnson recibiría el balón en esa jugada y aunque era uno de su equipo esta se interpuso y robo el pase, cuando lo tuvo en sus manos corrió como nunca a la zona de anotación en donde Spike la recibió con un golpe en el flanco derecho y esta cayo, no sin antes haber estirado la mano lo suficiente para lograr una anotación.

Todo lo que Becky podía ver en esos momentos era el balón en la zona de anotación y fue como una carga de energía del suelo hacia ella recorriéndole todo el cuerpo y haciendo que esta se levantara de un golpe con la cara llena de satisfacción, volteo hacia los demás y lo primero que vio fue a Spike a su lado sonriéndole, no era una sonrisa de oreja a oreja era pequeñita casi como una mueca y tal vez por la emoción del momento pero a Becky le pareció agradable -¡ O'Shea, pero que demonios! – el entrenador estaba furioso y tenia algo que decir oh claro que si -Que paso aquí? Se supone que Johnson recibiría el pase y tu solo bloquearías a Stan, darás 10 vueltas a la cancha- y antes que el entrenador pudiera añadir mas Becky decidió que ya era suficiente – Lo hice porque puedo hacerlo, o es que se le ha olvidado lo buena que soy? No te ofendas Johnson pero fue como quitarle un dulce a un bebe y si tengo que seguir robando pases para recordarle a usted y a cada uno del equipo que soy así de buena, tendrá que hacer una lista muy larga de castigos – este solo la miraba y Becky viendo que no decía nada decidió continuar – No me han dejado jugar de la manera que debería, usted y el equipo están fuera de control - ¿Nosotros? Tu eres la que se esta robando pases de su propio equipo, jovencita- ahora la hielera estaba comenzando a molestarse – Eso nunca fue un problema, escuche si no deja de ser una nena y me no me deja jugar no ganaremos el partido de la próxima semana, no es justo nunca antes fui tratada diferente ¿porque comenzar ahora? – en este punto el entrenador paso su mano por su cabello un gesto de frustración y suspiro, todos estaban atentos al intercambio de palabras entre los dos – tienes razón, y como eres como cualquier jugador, 20 vueltas a la cancha y después limpiaras los vestidores – se dirigió hacia los demás – y esto va para todos somos un equipo y nadie será tratado diferente, ahora muevan sus traseros esto ya se acabo oh espera O'Shea una cosa mas estarás en la banca el próximo partido, eso es por llamar a tu entrenador nena, ahora afuera de mi cancha.

Becky solo pudo atinar a estar muy quieta y con los ojos bien abiertos, como que en la banca? Pensó con horror y en el momento que iba a expresar su indignación el entrenador se dirigió a ella – Sera mejor que comiences con esas vueltas, los vestidores no están muy bien que digamos y hace un buen rato que el conserje dejo de pasar por ahí - le dijo de forma burlona a lo que nuestra hielera tuvo que morderse la mejilla por dentro para empezar a maldecir su suerte y comenzar a correr. Cuando llego con lo chicos todos estaban limpios y listos para ir a casa, al ingresar a los vestidores muchos de ellos le miraron con lastima y hasta algunos le expresaron el pésame, cuando por fin se quedo sola mira a su alrededor, con razón los chicos la miraron de esa manera, toallas húmedas por doquier, un olor desagradable que no sabia muy bien de donde provenía y tampoco lo quería averiguar y al fondo un sesto lleno de suspensorios maldita se ella y su gran boca.

Cuando llego a casa estaba cansada y furiosa, el entrenador la había mandado a la banca para el próximo partido, no era justo, fue directo al baño y se metió en la regadera sentía que el maldito olor de los vestidores estaba impregnado en su piel, cuando termino se dirigió a su cuarto a cambiarse y en el momento que entro en el, ahí estaba Junior tendido en su cama leyendo una revista y por lo visto muy cómodo -¿¡Qué demonios haces en mi habitación Junior¡? - la chica solo pudo apretarse mas contra la toalla que tenia puesta – Maldición Becky ponte algo de ropa – el rubio se levanto de la cama y salió corriendo hacia la puerta, y Becky se aseguro de ponerle el seguro a su salida, maldito fisgón que demonios hace un su cuarto. Después de un rato y ella con ropa se escucho unos golpes en la puerta - ¿Qué¡? – pregunto la chica que al mismo tiempo estaba en la tarea de secarse el cabello – Soy yo Junior, déjame entrar necesito hablar contigo es sobre el entrenamiento – por todos los cielos pensó Becky no toleraría otro sermón – Vamos abre la puerta sabes que puedo estar aquí toda la noche si es necesario, entonces tu padre se dará cuenta y obvio preguntara que esta pasando y naturalmente tendría que explicarle lo que esta sucediendo con su única hija - arggg como quería matarlo, si la situación era complicada añadirle un padre como Danny O'Shea no era buena idea, así que se levanto y quito el seguro de la puerta y dejo pasar al torturador Junior solo entro con una sonrisa y enseguida se acomodo en la cama de la chica, esta solo se le quedo viendo, esperando lo que podría decirle – Y bien? Que es lo que querías decirme?- Junior la miro y solo empezó – Beks lo que hiciste hoy no estuvo bien, que hubiera pasado si Johnson, hubiera ido con mas velocidad? – Becky solo rodo los ojos, aquí vamos pensó – Junior no empieces no estoy de humor el entrenador ya me veto del primer partido de la temporada además acabo de limpiar sus cochinadas, los hombres son unos cerdos- dijo todo esto mientras continuaba con su tarea de secar su cabello, este solo la miro ceñudo – tu te lo buscaste, mira que decirle al entrenador nena requiere de muchas bolas- esta solo le miro y le respondió con una sonrisa – bolas que al parecer ninguno de ustedes tiene, que era eso de no dejarme jugar y tratarme como una taza de porcelana? – Junior solo dio un sonoro suspiro –todos pensamos que era lo mejor, con eso que paso en las regaderas, no sabíamos como actuar así que pensamos darte un poco de espacio, y de todos modos ese maldito de Spike – y antes de que pudiera agregar algo mas Becky tuvo que intervenir- Junior, alto ahí puede que Spike no se mi persona favorita, pero fue el único que no me trato diferente y eso se lo agradezco ( y jamás se va a enterar de eso ) y aunque el golpe haya dolido se sintió muy bien no lo cambiaria por nada del mundo – Junior solo le miraba – Además quiero que entiendas una cosa pequeño entrometido, es que si hay algo que yo se hacer muy bien es jugar Football americano, así que déjame jugar y consíguete una vida – en este punto Becky lo miraba fijamente a los ojos con una expresión tranquila no amenazadora pero si muy segura de que cada palabra que salió de su boca – De acuerdo hablare con el equipo- Becky solo le miro con la ceja derecha levantada, así de rápido se iba a rendir? – No me mires de esa forma que quieres que diga, es mejor trabajar juntos y además si vas a seguir robando pases entonces nosotros tendremos que cuidarnos las espaldas – platicaron de otras cosas por una hora mas hasta que Becky expreso su deseo de dormir echando a Junior de su habitación.

La semana había pasado rápido, al menos para cierta chica que había estado de mal humor, ni siquiera Anne podía estar cerca de ella y que decir del resto del mundo, no había quien quisiera estar a menos de 3 km a la redonda de ella, ya había desistido de hablar con el entrenador respecto al partido, digamos que cada vez que habría la boca un nuevo castigo se sumaba a la lista, incluso el tío Kevin trato de intervenir por supuesto era su sobrina favorita de quien estábamos hablando, pero después de escuchar al entrenador Harrison decidió que no movería un dedo, maldita sea era algo así del código del jugador jamás insultes a tu entrenador, según el tío Kevin ella tenia suerte de estar todavía en el equipo. Así que el viernes llego trayendo también el esperado partido contra los chicos de Enid de la preparatoria Roosevelt, y Becky solo podía aspirar a sentarse en la banca, ese día había empezado a llover a medio día y no había parado hasta la tarde justo una hora antes del partido. En todo el partido Becky no había dejado de sufrir, era una tortura ver como anotaban y tackleaban a su equipo. Enid estaba 10 puntos arriba de Urbania y eran los últimos 20 minutos del partido, al parecer Junior y Spike no habían dejado sus problemas afuera de la cancha, fue necesaria la intervención del entrenador o mas bien amenazas que fue lo que mas le pareció a Becky y algunas de las viejas jugadas por parte de Nubie para que Urbania pudiera estar a la par con Enid y un touchdown por parte de Spike para ganar el partido.

Después del partido como es de costumbre, habría una fiesta por la victoria o alguna reunión por la derrota, pero siempre con la presencia de la inigualable cerveza y claro la fiesta seria en un lugar donde la preciada bebida no pudiera ser removida como por ejemplo padres o algún que otro policía, así que esta tomo lugar en el lago de Urbania. Cuando Becky llego todo el mundo ya estaba ahí, miro a su alrededor para encontrar a alguien conocido y los diviso eran Anne y Nubie que estaban platicando con otros chicos del equipo cerca de los botes que había alrededor de la orilla del algo, a Becky siempre le sorprendió lo bien que Nubie se llevaba con todo el mundo – Hola, perdón por legar tarde pero el entrenado me hizo barrer los vestidores – Nubie la miro un poco sorprendido – Solo eso? Has estado limpiando de arriba hacia abajo incluso se puede comer en los inodoros – Anne solo se rio, la pobre había estado haciendo la limpieza de los vestidores toda la semana – Creo que me tuvo un poco de lastima o estaba de muy buen humor o fueron ambas cosas – Lo dijo mientras observaba la fiesta y los demás solo rieron, así continuaron conversando – Tengo sed voy por algo de beber - Anne en verdad se mostraba sedienta o como bien sabia Becky era para monitorear algún chico lindo – Voy contigo – dijo la hielera, no había visto a Junior y tenia curiosidad de ver lo que estaba haciendo que para estas alturas ya debería estar ebrio, se dirigieron al área de bebidas y tomar una cerveza cada una y después decidieron hacer un recorrido por la fiesta, la música era alta, y había autos estacionados alrededor de una porción del lago, una fogata y muchos chicos ebrios tratando de conquistar a alguna chica ebria y algunos mas bailando alrededor de ellos, típica fiesta de adolecentes , las muchachas terminaron sus bebidas y fueron por otra mas, que mas da pensó Becky es viernes y acababan de ganar un partido, además se lo merecía después de haber pasado una semana de infierno , sabia que el entrenador pronto tendría que volver a incluirla en el campo apenas era el comienzo de la temporada. Estuvieron un rato platicando con cualquier persona que les hablara y decidieron ir a sentarse en el muelle y fue ahí donde la búsqueda de Becky dio frutos y por dios que recompensa, ahí estaba Junior sin playera y con un sostén en la cabeza, jugando algo que ella desconocía pero estaba segura que era algo así como vamos haber quien se embriaga primero, haaaaa era bueno ver a Junior ebrio siempre le sacaba una sonrisa – Que clase tiene tu hermano, aunque ese sostén no es para su tono de piel- las dos muchachas empezaron a reír, no sabían si era por el alcohol o por el espectáculo de que era Junior, Becky decidió que era un poco de los dos.

Estuvieron viendo y riéndose de Junior un rato cuando un chico castaño de linda sonrisa invito a Anne a bailar, esta se giro hacia Becky no quería dejarla sola pero esta le aseguro que estaba bien – Además es lindo- y le guiño un ojo Anne estaba un poco mas tranquila, después de ver un poco mas a Junior Becky decidió echar otro vistazo y esperar a Anne, después decidirían que hacer, se dirigió por otra cerveza y decidió que esperaría a su amiga recargada en uno de los arboles que había alrededor del lago, de repente escucho unas risas que venían de atrás de ella en dirección a los arboles, en un momento una rubia con tetas enormes salió., era Sandra si mal no recordaba, ella y Junior la habían traumado, por la manera que caminaba o mas bien se tambaleaba, Becky decidió que ya había tomado algunas cervezas y así la vio alejarse no quería hacerse cargo de una ebria, tenia el presentimiento que ella tendría que hacerse cargo de Junior y tal vez de Anne – Vaya es la primera vez que te veo con una cerveza en la mano porrista – maldito karma pensó Becky, que había echo ella, volteo un poco la cabeza y lo vio , estaba ahí parado con las manos en sus bolsillos – Debí haberlo imaginado cuando vi a la pelos pintados, son tal para cual, será mejor que no te me acerques podrías contagiarme de algo - Spike solo la miro, y dedujo que el alcohol estaba haciendo efecto en Becky así que tentó a su suerte y este se acerco mas a ella acorralándola contra el árbol dejando un muy pequeño espacio entre ellos , Becky no se dio cuenta cuando este la había guiado a lo mas oscuro de la parte del árbol donde las hojas son mas densas, es mas se dio cuenta demasiado tarde maldita cerveza pensó –Te aseguro que estoy muy limpio, jamás he tenido un queja y si quieres puedo demostrártelo – algo estaba pasando ahí al parecer Spike también había estado tomando unas cuantos cervezas, Becky reacciono y lo empujo tenia que salir de ahí, no estaba tan ebria aun tenia un poco de conciencia verdad? Miro a Spike una vez mas, este solo le devolvía una media sonrisa, se veía muy bien con el reflejo de las luces que entraban por las hojas, bajo su mirada y se fijo en sus labios, poco tiempo tuvo en reflexionar lo que había pensado, en esos momento se escuchaban las sirenas de la policía que al parecer habían irrumpido en la fiesta, todos los que estaban en la fiesta empezaron a dispersarse como ratas – Vamos , corre – era Spike que había tomado de su mano y había comenzado a moverse en dirección contraria a la fiesta, Becky solo se movió en automático ni siquiera presto atención a las gotas de lluvia que empezaban a caer, solo sentía la mano de Spike y sus dedos entrelazados con los de ella, esto no esta bien pensó y siguieron corriendo.