Another…
¿Cayendo?

Era otro día en la clase 3-3 la cantidad de alumnos que faltaban cada vez era menor. Pronto rumoraba por los pasillos lo sucedido

-Oye... ¿Ya te enteraste?
-¿De que?
-Que la noche de ayer hubo un severo choque
-¿Un choque?
-Si, y la persona que iba conduciendo era el padre de uno de los estudiantes de la clase 3-3
-¡¿Eh?¡ Que miedo…
-Si, esa clase cada vez mas es más misteriosa.
-Tienes razón, lo mejor será quedarnos alejados de ahí. . .

Cada vez era peor…
Sakakibara se asomo por la ventana dándose cuenta de que ya comenzaba a atardecer -Me pregunto ¿Qué pasaría con Misaki?

FlashBack*

Se aferro aun más al abrazo.
-Sakakibara-kun…

Mei se separo de Sakakibara y miro la horrible escena en la que estaba atrapada, su expresión cambio a unos ojos llenos de terror y desesperación, la mirada al suelo y cubrió su ojo izquierdo.

-¿Misaki?

Se descubrió su ojo y tomo a Sakakibara de la cara y lo acerco a la suya.

-M, mi, sa… -Acerco aun mas su cara a la del chico, Ambos se quedaron mirando durante unos segundos Koichi se ruborizo a tal grado que él también se dejo llevar por el juego de Mei

-Estas rojo… -Sakakibara puso su mano en la mejilla de Mei, algo que ella no esperaba, en realidad el tampoco se habia imaginado haciendo eso.

-Tu también… -Se agito un poco, sentía como su corazón latía rápidamente, como si quisiera salirse de su pecho.
Sin darse cuenta Misaki comenzó a entrecerrar sus ojos y a acercarse los últimos centímetros para tocar el rostro de Sakakibara.

¿Por qué?

-!Ustedes!

Misaki abrió los ojos rápidamente y se dio cuenta de la expresión de Sakakibara, era la misma que ella tenía, estaban tan cerca uno del otro que podía sentir su cálida respiración, puso sus manos en el suelo y se arrastro unos centímetros atrás del chico, había entrado en razón.

-!Ustedes! !¿Están bien?! -Era un oficial de policía- ¿Miraron como ocurrió el choque? ¿No les paso nada?

Koichi se levanto seguido de Mei. –Eh… si estamos bien… -Llevo la mirada a la chica quien estaba cubriendo su ojo izquierdo una vez mas, la lluvia aun corría por todo su cuerpo ya que no quería ver más calamidades.

-Yo… estoy bien… -Mei se dio la vuelta y comenzó a correr sin que se dejara alcanzar por Koichi ni por el policía.

FLASHBACKend*

-!Ah! -Exclamo Sakakibara un poco alterado por el recuerdo de la noche, sabía bien que Mei le había jugado una broma con aquella escena, con solo hablar de ello sus mejillas se tornaron de un color carmesí –Ya no puedo más tengo que ir a ver a Misaki- Se dijo en su mente, se levanto de su pupitre tomo su mochila y salió de la clase; Era normal porque ya todos lo ignoraban y ya no tendría problema.

Corrió a la tienda de muñecas, pero al llegar se dio cuenta de que se encontraba cerrado.

Echo al aire un suspiro profundo; Igual que sus deseos de ver a la chica del parche - Parece que ella no está… -Dio la vuelta y comenzó a caminar para regresar.

-¿Sakakibara-kun? –Dijo una chica de cabellos negros con un parche en el ojo.

-¿Misaki? ¿Donde estas?

-Arriba… -Koichi miro a la ventana y miro a Mei.

-En un momento bajo…

Koichi se quedo esperando un momento en la puerta, se dio la vuelta y saco su teléfono del bolsillo, 5:30 aun era de día pero pronto comenzar a atardecer.

-Sakakibara-kun –Atrás del joven, apareció muy bien arreglada con un vestido azul marino, lo primero que venia a la mente al ver a la chica era una dulce goth, alrededor del cuello un moño rojo igual al que rodeaba la cintura, y unas zapatillas con un pequeño tacón que hacían lucir una poco más alta.

-¿Mi, Misaki?

-¿Que acaso nunca viste a una chica con un vestido? -Fría como siempre, dio la vuelta dando las espaldas al chico– ¿Y bien, que es lo que pasa?

-Pu, pues . . . yo, solo. . . que-

-Estabas preocupado por lo de anoche ¿cierto? –Una pequeña sonrisa malévola surgió de su rostro –O quizás estabas más preocupado por la manera en la que te trate. . .

-¿Tratar? –Malditos juegos mentales, sabia perfectamente bien de lo que hablaba, el no quería llegar al tema; era una sádica acordándole esas cosas -Hablas de lo de anoche . . . -Estaba otra vez, el color en sus mejillas.

-¿Eso? ¿Creíste que te besaría? -Misaki se dio la vuelta y camino hacia Koichi, al punto de estar igual de cerca que la noche anterior –Como. . . ¿Estábamos de esta manera? ¿no? O tal vez. . . mas cerca -Esa forma en la que sus labios de curvaban y formaban una perfecta sonrisa

-Ehh. . . -Los nervios, cada vez eran mayores, Koichi se sentía presionado por la manera en la que Mei lo tenía.

-Dame tu mano. . .-Mei tomo la mano del chico, era grande con dedos largos, la llevo a su ojo; Lo guió con delicadeza para que desprendiera suavemente el parche que cubría su ojo; dejando ver ese hermoso color verde. De nuevo esa presión en el corazón de Koichi -Solo falta algo mas. . . -Se dejo caer suavemente al suelo arrastrando a Koichi junto con su cuerpo y aquel parche que cubría su ojo de desplegó poco a poco –Ya va a anochecer. . .

!SÁDICA, SÁDICA, SÁDICA! Pero a el le encantaba que fuera de esa manera.

Mei cerró sus ojos suavemente y acerco su rostro junto con el de Koichi la atmósfera del día pronto se estaba desvaneciendo con su escena que se repetía por segunda vez tratando de darle una nueva oportunidad al amor, si eso era lo que la chica quería demostrar, o tal vez no. . .

-Misaki .. .

Esta vez el estaba seguro, esta vez sabría que él lo aria, pero. . .Todo esto era solo un juego para hacerlo quedar como un tonto. Era el momento perfecto, esa calle sola, y ambos haciendo lo que más querían

-Koichi. . .

-Misaki. . .

-!Koichi!

-Mis…

-!Mamá!

En un acto sorpresivo Koichi abrió los ojos y miro a Misaki quien estaba mirando al lado contrario, una hermosa señora cerrando una puerta girando las llaves que llevaba para darle la seguridad al candado de la puerta que daba a la tienda.
Llevo sus manos al pecho del chico, lo aparto rápidamente, en un momento. El. . .estaba a punto de perder toda esa cordura que llevaba sobre solo por ella, pero, estaba alejándose poco a poco.

-Misaki ¿que haces en el suelo? Ya era hora de irnos.

Ambos estaban en el suelo, esa escena comprometedora que los relacionaba había desaparecido gracias a unos centímetros de distancia.

-Es hora de que me valla –Mei se elevo del suelo sosteniendo su vestido por detrás. –Te veré después -Misaki se alejo a un lado de Kirika.

-Llevamos tiempo de sobra, es mejor que subas al auto.

-Está bien. . .

Kirika regreso la mirada a Koichi, con una cara para nada expresiva y salió una pequeña sonrisa de la nada –¿De nuevo por aquí? La noche llegara pronto. . .–Era esa mirada, tan repentina que había cambiado, a una un poco confusa y sorprendida, sin ninguna palabra ella camino al auto que se encontraba en el garaje.

-Esa sensación. . . -Se miro a si mismo dándose cuenta de que el aun seguía en el suelo, levantándose lentamente solo miro fijamente el auto donde se subía Misaki - Supongo que es el momento de irme –La noche poco a poco consumía al día. Koichi tomo su mochila y comenzó a caminar, una pequeña distracción hizo que fijara la mirada atrás el auto apenas comenzaba a arrancar pero, el no esperaría a que saliera por completo.

Koichi siguió caminando por la calle hasta llegar a su casa por la noche. De ahí en fuera después de todo había sido un día normal.

3:06

Una desesperante vibración despertó el sueño de Koichi, el miro debajo de su almohada y tomo su teléfono.

-¿Mhh? –Su visión fue en vano no logro ver nada y volvió a dejar el teléfono a un costado del, pero la vibración regreso, esta vez el ya no se encontraba tan somnoliento.

Llamada entrante: Misaki

Koichi reacciono de igual manera aun tenia sueño y estaba un poco dormido aun, presiono un botón; comenzó a hablar.

-!Sakakibara-kun! Saka_- Era una voz totalmente escalofriante, sin poder reconocer el tono en que hablaban, la señal era pésima al igual que el sonido.

-¿Misaki?

-Saka_ Yo_

-¿Misaki? ¿Que sucede? No te puedo escuchar.

-Pas_ mi_

La voz de el teléfono cada vez era más fastidiosa, Koichi se levanto de la cama y camino un poco para recuperar señal.

-¿Estas bien? ¿Que ha ocurrido?

-N_ escu_. No im**rt* a **nd* f**ra …

-!MISAKI!- El sonido se esfumo un enorme silencio se escucho a lo lejos. –¿Misaki?

. . .

Un grito estremecedor se escucho y el sonido del teléfono regresaba cada vez más fuerte. La voz que se escuchaba era tan nostálgica y el sonido llego al punto máximo con el último grito…

-La muerte está cerca…

La llamada se corto y la exprecion en el rostro de Koichi había cambiado ese llama había sido tan escalofriante… el solo soltó el teléfono que cayó en el suelo y solo sostuvo su pecho por un segundo sin darse que el peso de esa llamada lo había hecho desmayarse.


ADIVINEN QUIEN REGRESO
. . .