Título: Rosas Rojas Para La Dama Azul

Fandom: Baccano!

Pareja: Claire Stanfield, Chane Laforet

Descargo de responsabilidad: Baccano! no me pertenece. Todo a sus respectivos creadores

Capítulos: 1

N/A:

Mi primer intento en este fandom.

No sé si será fail, o si alguien lo va a leer… pero quería hacerlo. Amo a esta pareja y creo que debería comenzar por ellos… y por algo sencillo.

Si lo lees, apreciaría un review.


Claire marcha con una sonrisa en los labios y rosas en sus manos. ¿Rosas para quien? Para la mujer azul. Quizás aquella que sonríe de lejos, o esa que juega con un cachorro en medio del parque. No, no es aquella que le guiña un ojo desde la cafetería, ni tampoco esa que le habló en la florería.

Su dama azul es dulce, la más dulce de la ciudad. Debe ser cariñosa, y definitivamente es bonita, Claire tiene buenos gustos. Esa dama azul es toda una señorita, piel fina, ojos llamativos y cabello sedoso. Maneja el cuchillo a la perfección y debería ser un gran rival en la batalla. No habla, pero sus ojos son los más expresivos que ha visto en su vida. Aparentemente tiene un apego especial a su padre. Es comprensible, él es su única familia.

Se pasa una mano por el rojizo cabello y lo despeina –algunas mujeres lo observan de lejos, él solo tiene ojos para su dama azul-

Esa mujer azul es delicada, ni muy alta ni muy baja, no tan joven ni tan anciana. Simplemente la dama azul le parece la más enigmática y atractiva. No se sorprendió cuando conoció al Rail Tracer –y esa es fue una buena señal-

Tal vez le haya flechado la forma en que la afilada hoja del cuchillo bailaba con seguridad en sus finas manos, y su cara de resolución ante las dificultades. Probablemente le gustaban sus silencios y no añorase escuchar su voz, como muchos pensaban.

Eventualmente le gustaría conocer más de ella, pero siempre respetaría sus razones y sus tiempos. Ella hablaría cuando estuviera lista.

Le gusta el color ambarino de sus ojos, aún más cuando se posaban tranquilos en el horizonte admirando el crepúsculo, o cuando los tenía enfocados en el rival. Le agrada el tacto de su piel delicada cuando distraídamente le tomaba de la mano o cuando accidentalmente se rozaban al caminar.

O tal vez lo que le hacía perseverar era que aquella menuda mujer fuera la única que podía decirle que no. A él. En su mundo.

Sencillamente era la ideal. Como una rara clase de gema que no esperas hallar y que termina capturando toda tu atención

Sonríe.

Su gema le está esperando. Y él va pensando en otra forma de pedirle que se case con él.

No podría negarse por siempre… él es dueño de su propio mundo, Claire, Rail Tracer, Vino y Félix pueden esperar el tiempo que sea necesario.


Gracias por llegar hasta aquí :3