Poco más de un mes era lo que había transcurrido desde la última vez que habían estado juntos. El trabajo de ambos les impedía el poder mantenerse despiertos como para tener algo romántico, las noches se habían vuelto monótonas, siguiendo el mismo procedimiento de siempre; llegaban a la casa, cenaban juntos, intercambiaban una que otra anécdota de algo que les haya pasado en el día y después a la cama, cada quien dormido en su lado, sin tocarse, sin mirarse, sin siquiera rozar un poco su cuerpo uno del otro. Y solamente había un responsable de tan lamentable situación que estaban experimentando los dos, ese era el trabajo.

Ambos tenían que hacerse cargo de realizar grandes grabaciones en las cuales tenían que trabajar por separado. Por lo tanto pasaban mucho tiempo metidos en sus estudios, intentado aprenderse los diálogos de memoria, también había veces en las que ni siquiera llegaban a cenar juntos por el hecho de que alguno de los dos se encontraba en la casa de algún otro compañero looney. Los pocos momentos que llegaban a hablarse, se la pasaban hablando del trabajo (o mas bien Daffy se la pasaba quejándose amargamente del trabajo).

Queriendo o no aquello había comenzado a hacer peña en ambos, tanto en el emplumado, como en el conejo. Y es que ambos eran consientes de lo que estaba ocurriendo, mas sin embargo se mantenían en silencio, sin el poder reclamarse nada por el hecho de que se sentían igualmente culpables. Así que no importaba la necesidad que sintieran el uno por el otro, sencillamente omitían el tema para no tener que distraerse de lo que parecía, tan solo "parecía" ser lo mas importante.

Ahora bien se encontraban saliendo de su lujosa casa que compartían, mal desayunados y con el tiempo encima como siempre, iban apenas con el tiempo exacto para llegar a la junta con el director que tenían temprano en ese día viernes.

Duck, esta vez nos iremos en mi limo, mi chofer es mejor que el tuyo- dijo con una voz un tanto alterada pero tranquilidad y sosteniendo el guion del episodio que iba a filmar ese día.

Si como quieras, los dos son unos inútiles idiotas para mi…- dijo con un tono de enojo.

Daffy a diferencia de Bugs, si presentaba su inquietud y estrés disfrazándolos de mal humor. El pato siempre seria incapaz de parecer tranquilo y morirse por dentro, como lo hacia Bugs. Iba con un termo lleno de café en la mano y con la otra sostenía su guion mientras que hacia malabares para leer la agenda que con dificultades sostenía. El conejo le hecho una mirada a su emplumada pareja e inconscientemente sonrió al verlo tan divertidamente estresado, pero aquello solamente duro unos segundos antes de que llegara su limo y se dispusieran a entrar en ella.

El alterado chofer, se lamentaba con cara de sufrimiento del hecho de que el "señor Bunny" tuviese de amigo tan cercano al "señor Daffy", ya que siempre que le tocaba llevarlos al trabajo, no recibía mas que gritos por parte del pato, así que ahora pedía con todas sus fuerzas que el pato se hubiese levantado con el pie correcto esa mañana.

Bugs se adentro sin problemas en la limo, llevando consigo una "tranquila" sonrisa, con la cual le dio un corto saludo a su buen chofer. Rápidamente se sentó y dirigió su mirada hacia los papeles que traía en manos, ya no era como antes que se quedaba atento viendo como el pato se adentraba en la limo con una mueca en su rostro.

Daffy se metió en la limo como pudo, pero el siempre seria mas torpe que el conejo, y sabia que parte de la culpa de su torpeza lo tenían esas patas planas que llevaba consigo a todas partes. Sin tener el suficiente cuidado al adentrarse, acabo por tropezarse y cayo al suelo de la amplia limo, tirando su guion cuyas hojas volaron por todas partes. Bugs se quito de encima de su cabeza una de las hojas y rápidamente dejo de lado sus papeles para volver su atención a Daffy, que continuaba en el suelo aparentemente mareado por el golpe.

Hey, DUck te encuentras bien?- un poco alterado se puso de pie y se acercó al pato.

Estrellas viajaban alrededor de la cabeza de Daffy, pero estas desaparecieron en cuanto el pato sacudió con fuerza su cabeza.

SI, estoy bien Conejo estúpido-

Coloco sus manos sobre el suelo para erguirse y quedar entonces de rodillas en el suelo de la limo. Se llevo la mano a la cabeza en cuanto sintió el resentimiento del golpe sobre esta y de igual forma paso su mano por el pico.

Bugs se tomo un momento para mirar su reloj, iban retrasados unos cuantos segundos.

Doc, sácanos de aquí de una vez por todas o llegaremos tarde!-

Sin pensarlo dos veces el chofer arranco dirigiéndose a los estudios Warner.

Maldición…- se quejo Daffy al ver el desastre que había hecho, ahora todo su guion estaba hecho un lio y en pocos minutos tendría que grabar.

Tranquilo, Duck… no creo que sea tan difícil ponerlo en orden.

Comenzó recoger las hojas que habían quedado sobre los asientos de piel, mientras que Daff hacia lo mismo, tomando los que estaban en el suelo.

Se puso de pie aun un tanto mareado, cerro sus ojos por un momento intentado controlar el mareo. Fue entonces cuando un brusco frenado por parte del chofer hizo que ambos fueran a parar uno sobre el otro, el conejo acabo casi recostado sobre el asiento, mientras que Daffy termino acorralando inconscientemente a Bugs.

Cuidado, Inútil!- grito con rabia.

Abrió sus ojos, entonces encontrándose con el rostro del conejo peligrosamente cerca del suyo.

Eso dolió, doc- se quejo el orejudo también abriendo sus ojos.

Sus ojos se clavaron en los del pato, ambos se encontraban impresionados. Pero la impresión duro contados segundos, esa era la primera vez en ese largo mes, en la que se encontraban tan cerca. Bugs sonrió traviesamente y sin pensarlo mucho se deshizo de la distancia entre ambos apoderándose de los labios del pato, el cual se tardo un poco en reaccionar.

Rápidamente se desato la guerra en la cual cada uno trataba de tomar el control. Daffy se aferro al sillón al sentir la falta de aire, a la cual el conejo solo reacciono tomándolo del rostro y recostándose completamente en el sillón, forzando al pato a colocarse casi encima de él.

EL pato se hizo cargo de romper el beso, tomando una buena bocanada de aire.

¿Cuánto tiempo había pasado sin besarlo ni una sola vez? Se preguntaba mientras tomaba los labios de Bugs de vuelta, el beso se fue volviendo cada vez más apasionado, mientras las manos de Bugs se hacían cargo de recorrer la espalda del pato haciendo que su cuerpo se curveara. La lengua del conejo se enrosco en la del pato y sin poder evitarlo le dio una "leve" mordida en el pico del pato.

Conejo!- replico molesto ante la agresión contra su pico. – Cuidado, este pico es el que me hace el mas atractivo de todos los patos, es lo que hace que Donald parezca un idiota a mi lado.-

Para mi los dos parecen idiotas…- dijo con una media sonrisa burlona en su rostro.

"para mi los dos parecen idiotas"- lo arremedo el pato, haciendo una cara tonta que logro sacar una risa por parte del conejo. – tu eres un…- antes de que pudiese terminar los labios de Bugs robaron los suyos envolviéndolos en otra pelea por el control.

Ese sabor cítrico y dulce que tanto le gustaba esta deleitando nuevamente sus papilas gustativas, abrió tan solo un poco sus ojos para confirmar que el pato mantuviese los suyos cerrados. Un mes había transcurrido desde la ultima vez que lo había besado tan apasionadamente, un mes desde que tanto las manos del pato como las suyas se habían encargado del explorar el cuerpo del otro, un mes desde que había sentido aquella necesidad por tenerlo completamente para el esa necesidad de que la atención del pato se encontrara solamente sobre el.

Hizo nuevamente una pequeña pausa tomando un poco de aire y dejo sus manos se desplazaran hasta encontrar las del conejo y entrelazar sus dedos. Pero antes de que pudiesen continuar el sonido de la limo deteniéndose los hizo parar y fue cuestión de unos segundos para que se separaran ya que sabían que no tardarían en abrir la puerta, recibiéndolos con la misma cara feliz de siempre.

Buen dia señor Bunny…- dijo el perro vestido con smoking que los recibía a diario.

Si, si, claro, aléjate- dijo Daffy saliendo de la limo con las hojas agarras con fuerza y un leve sonrojo sobre su rostro.

Buen dia- saludo Bugs con una tranquilidad fingida mientras que miraba su reloj nuevamente.

Caminaron por el pasillo, adentrándose entre el caos de gente corriendo de un lado a otro llevando cosas para los sets, recogiendo vestuarios e inclusive habia uno que otro looney corriendo llegando tarde al igual que ellos en esos momentos.

Tomaron uno de los elevadores y en apenas las puertas de este se cerraron, toda la locura del estudio quedo apartada de ellos, encerrándolos dentro de ese pequeño espacio tan tranquilo donde la música clásica lograba calmar sus nervios.

Bugs dirigio su mirada al emplumado, aun habia rastros del fuerte sonrojo que habia capturado su rostro. Saboreo sus labios por un momento notando que estos aun mantenían el sabor de los del pato, cosa que lo hizo sonreir ampliamente.

¿Qué es lo que te causa gracia?- pregunto el emplumado sin apartar su mirada del libreto, podía ver de reojo el rostro sonriente del conejo.

Faltaban pocos pisos para que llegaran hasta el salón de juntas, a partir de ahí no tendrían otro momento tranquilo para hablar sino hasta que se terminara su jornada de trabajo.

¿tienes que reunirte con alguien hoy, Duck?- pregunto acercándose un poco mas al pato.

No…- respondio Daffy levantando por un momento su mirada del libreto tratando de recordar su agenda de compromisos. – increíblemente no tengo mucho que hacer esta noche, mas que leer el libreto y…-

¿te gustaría salir a alguna parte? ¿o tal vez hacer algo divertido en casa?-

Fijo su atención por completo en el dientudo conejo de piel grisácea y sin darse cuenta su cara de impresión y confusión logro despertar aun mas el deseo del conejo de arrebatar ese pico otra vez.

Ehh…- vacilo por un momento ante la inesperada propuesta. – claro… digo, cambiar un poco la rutina no estaría del todo mal.- un leve sonrojo se apodero de sus mejillas.

No, además hace mucho tiempo que no hacemos nada divertido-

Ahora la voz del conejo sonaba diferente, hasta se podría decir que un tanto preocupante por el tono travieso y un algo que hacia que se pudiese sentir la propuesta indecorosa plasmada en cada palabra, dichas cosas hicieron que el calor del cuerpo de Daffy se elevara el triple y ahora la cercanía del conejo se habia hecho un tanto incomoda.

Paso su brazo sobre los hombros del pato y acerco un poco mas su rostro al de el.

Entonces es una cita…- le guiño el ojo y eso fue lo ultimo que hizo antes de que alejarse del pato y entonces se abriera la puerta del elevador.

Salieron del estrecho lugar y se dirigieron a la sala de juntas. Bugs se dio a la tarea de adentrarse primero al lugar, después de todo siempre seria el favorito de los hermanos Warner así que de alguna manera siempre conseguía que estos no se molestasen por sus retrasos.

Buen dia, Chicos. Pero que bien se ven todos hoy- dijo saludando a todos con una amplia sonrisa y un aire confiado.

Buen dia wonejo- saludo Elmer al verlo sentarse a su lado.

Después de unos segundos entro Daffy saludando a todos con un "bueno ya estoy aquí", de alguna forma su mal humor era lo que lo salvaba de ser reprendido por sus autoridades, ya que estos preferían no meterse en discusión con el emplumado, no estando este de tan mal humor como lucia en esos momentos.

Se sentó junto a Porky, cada quien se tenia que sentar con su equipo de grabación de ese día, así que esa era la razón por la cual no se podía sentar con el conejo, por lo cual se tendría que conformar con mirarlo desde el otro lado de la mesa de la sala.

Bu…bu… buen dia, Daffy- saludo Porky con la inocente sonrisa en su rostro.

Buen dia…- gruño sentándose en la mesa de mala gana.

La junta comenzó y los hermanos Warner compartían sus locas ideas con los personajes. Daffy permanecía jugando con la pluma que tenia en una de las manos mientras que con la otra detenía su pico. Elevo su mirada escuchando con aburrimiento las palabras de Sam, el vaquero siempre tenia algo que replicar y aun que el también, en esos momentos no se sentía de ánimos para reclamar algo. Fijo sus ojos en el vaquero por tan solo unos segundos antes de que su mirada terminara chocando con los ojos del conejo, el de pelaje grisáceo lo miraba de reojo con suma discreción y fue en ese choque de miradas encontradas cuando la sonrisa del conejo le quito toda su tranquilidad haciendo que su corazón se acelerara nuevamente. Pero aquello no duro mas de unos segundos, antes de que una pregunta volara hasta sus oídos.

¿Quieres pasarte por mi casa hoy?- pregunto Sylvestre escupiendo un poco de saliva en su rostro.

Sin darse cuenta la reunión habia terminado y ahora frente a el se encontraba el nuevo libreto, en el cual tendría que trabajar junto con el gato de pelos negros y blancos.

¿hoy?- levanto una ceja poniéndose de pie quedando un poco por debajo del gato. – lo lamento, hoy tengo una… tengo un… compromiso que atender con una prima lejana- siempre seria malo inventando escusas.

Entonces mañana por la mañana ¿esta bien? Después de todo las grabaciones son hasta pasado mañana-

Si, claro…- respondió con cansancio.

El tiempo paso tortuosamente lento mientras permanecía en el set, se encontraba realizando las grabaciones finales de la primera jornada de trabajo que estaba por acabar por un tiempo para darles un pequeño descanso de una hora para que pudiesen almorzar algo, checar los libretos si era necesario, o hacer cualquier otra cosa que ellos necesitaran.

La chicharra sonó y tan rápido como la escuchó todo se volvió un caos mientras los Looneys corrían de un lado a otro festejando su libertad de una hora y la gran mayoría de ello se dirigían tanto al comedor como a sus camerinos.

El pato por su parte se dirigía hacia su camerino, el dormir un poco le haría bastante bien en esos momentos. Abrió la puerta y con suma calma se adentro en el lugar…

¿Qué hay de nuevo, viejo?-

Aquella pregunta golpeo contra su cabeza haciéndolo levantar su mirada para posar esta sobre el conejo que se encontraba sobre su sillón favorito, leyendo su libreto con una calma envidiable. Bugs sonrió al ver la cara de asombro del pato, era normal el que Daffy fuese a su camerino, pero era rara la vez en la que el entraba al del emplumado.

¿Qué haces aquí dientudo? ¿no deberías estar en tu lujoso camerino preparándote para tus grabaciones? ¿o tal vez mirándote en el espejo admirándote?- camino hacia su escritorio donde coloco su libreto.

No- respondió con un tono confiado. – he venido a visitarte, tenia un poco de tiempo libre y es por eso que vine. Y con respecto a lo de admirarme… creo que de eso te encargas tu a diario ¿no?-

Una mirada de aborrecimiento fue lanzada hacia el rápidamente y aun que quería soltarse riendo a carcajadas, no hizo mas que mantener su sonrisa traviesa y su aire de superioridad.

Eso seria algo que Daffy siempre despreciaría de él, ese insoportablemente atractivo aire de superioridad.

Bueno si no tienes nada mas que decirme, entonces largo de aquí- abrió la puerta para después hacerle señales de que se fuera.

Vamos Daff, solo bromeaba un poco- se acercó a el para cerrar la puerta. – te prometo no molestarte "tanto" durante la cena… me comportare…- su sonrisa se agrandaba cada vez mas.

La cena… por un momento el pato lo habia olvidado por completo y ahora sus nervios afloraron nuevamente, era algo absurdo, ya que después de todo llevaban bastante tiempo de conocerse y un par de meses desde que habían comenzado a salir.

Vio al conejo regresar al sillón y tomar nuevamente su libreto para continuar leyendo. Tal vez ese era el momento adecuado para hacer algo un poco fuera de lo común, después de todo el conejo ya había hecho el primer paso, haciéndole una propuesta de hacer algo divertido esa noche. Trago saliva con dificultad y es que el siempre seria malo para cualquier cosa romántica. Pero aun así respiro hondo, tomo su libreto del escritorio y se sentó junto al conejo tan cerca como pudo, de tal forma que sus caderas, sus piernas y costados quedaban pegados.

Bugs no dijo nada ante aquello, tan solo se quedo en silencio intentando que su corazón latiera menos fuerte y esforzándose por seguir con su papel de superioridad.

¿con quien vas a grabar ahora? ¿con Porky aun?- paso su brazo sobre los hombros del pato, continuando con el juego.

Si, aun tenemos un par de episodios que grabar juntos y después grabare uno con sylvestre y otro con Speedy-

Suerte con eso Duck, intenta no llegar muy salpicado de saliva ¿quieres?-

El comentario logra sacarle una pequeña risa al pato, sabia bien que se refería a sylvestre y su costumbre de escupir al hablar, pero era algo que el emplumado también hacia, aun que de alguna manera era menos lo que el salpicaba.

¿vas a seguir grabando con el vaquero?- pregunto mirando al conejo de reojo.

Na… si el día de hoy solamente-

Contesto el conejo mientras quitaba el pico del pato de la cara de este, recordando como ese pico salía volando cada vez que Elmer le disparaba.

Hace algunos meses que no grabamos nada juntos…- recordó

Si, pero según se no tardan en hacernos trabajar juntos nuevamente- contesto mientras le arrebataba su pico para ponérselo nuevamente.

Dejándose de rodeos, el conejo se encargo de colocar bruscamente al pato recostado boca abajo sobre el sillón, para después acostarse el encima de él aplastando el cuerpo del emplumado con el suyo.

¡Quítate dientudo!- grito enfurecido.

Bugs comenzó a reír por el berrinche infantil del pato quien pataleaba por no poderse quitar de encima al conejo.

Tranquilo Daff.- logro decir controlando su risa.

Puso su cara junto a la del pato, mientras este lo maldecía en voz baja, estiro sus brazos alcanzando las manos del pato que se aferraban al sillón descargando sobre este su enojo, ya que lo estaba apretando. Puso sus manos sobre las del pato e instantáneamente aquello fue como un tranquilizante para el mal humor del emplumado, quien dejo de forcejear por su liberación.

Daffy miro las manos del conejo sobre las de él, y sin pensarlo mucho cambio las posiciones y ahora sus manos estaban sobre las del conejo y sus dedos se dedicaban a jugar con los guantes de Bugs, hasta que metió sus manos dentro de estos también, estirándolos. Pudo sentir la suave piel del conejo perteneciente de esas siempre cubiertas manos, por debajo de sus manos.

También se te verían bien unos guantes- dijo Bugs mirando las manos del pato dentro de sus guantes.

Olvídalo, eso solo es para ti y aquellos perdedores de Disney.-

Rio un poco ante el comentario y dejo caer su mejilla sobre el hombro del pato. La tranquilidad que lo invadía en esos momentos no la había sentido durante bastante tiempo.

El sonido de la chicharra resonó en sus oídos nuevamente.

Tenemos que volver al trabajo…- dijo el pato soltando un bufido.

Bugs estuvo de acuerdo con un "aja" que fue casi ensordecido por su acción de hundir su rostro contra el cuello del pato, aspiro discretamente el aroma de este para después quitársele de encima, poniéndose de pie de mala gana.

Nos vemos en la noche, Duck- dijo con su tono tranquilo y salió del camerino del pato.

Supongo dientón…- menciono poniéndose de pie.

El conejo soltó una pequeña risa que dejaba notar su molestia hacia el sobrenombre, pero simplemente le dio una "ligera palmada" en la espalda antes de irse, palmada que literalmente dejo una marca enrojecida en la piel del pato.