- Muy bien William, intercambia posiciones con tu hermano. ¡Connor! (Ángel, volvió a poner la cara de humano y llamó a su hijo. Connor temblando como una hoja seca se giró)

- Hijo, tranquilo, no voy a hacerte daño, bueno un poco si, pero nada que en un par de horas no se te haya pasado. (Ángel le hizo un gesto con la mano para que se acercase y se lo colocó sobre su regazo y lo estuvo meciendo y tranquilizando durante un largo rato) Ya está, Connor, ya. Cálmate. Te vas a poner enfermo si sigues llorando así (Connor escondía su cara en el pecho de su padre y negaba con la cabeza. Connor nunca había reaccionado así antes, Ángel estaba preocupado) cariño, mírame, mira a papá (pero Connor hacía más fuerza contra el pecho de su padre) Hijo, si sigues apretando tanto vas a hacerme daño (Connor aflojó un poco pero no se despegó) habla conmigo, mi pequeñín (agarrándole la barbilla y obligándole q que lo mirase)

- noooooooooo (haciendo pucheros) snif snif (Connor lloraba con el corazón en un puño).

- shhhhhhhhhhhhh Connor shhhhhhhhhhhh mírame hijo mío, mírame. Papá te va a castigar si, pero después todo estará bien entre nosotros. Todo olvidado, borrón y cuenta nueva. ¿Entiendes?

- noooooooooo porque sniff cuando me preguntes sniff qué he hecho mal sniff yo no creo sniff que hay hecho nada mal sniff y tu te enfadarás más sniff y me odiarás sniff y me pegarás más fuerte sniff porque yo no soy sniff lo que tu quieres sniff y sniff y sniff y sniff yo sniff no quiero sniff que tu también me odio sniff como padre (refiriéndose a Holtz) sniff y sniff y sniff

- shhhhhhhhhh tranquilo Connor, tranquilo. Yo no te odio, ni te odiaré jamás, me escuchas. Y si claro que no estoy de acuerdo con muchas cosas que tu haces y supongo que tu también con muchas de las que yo hago, pero eso no cambia lo que siento por ti, mi amor. ¿Entiendes? (Connor lo miró fijamente) Connor sé que crees que soy injusto por no dejarte cazar. Lo sé, me lo has dejado patente muchas veces. Pero ponte en mi posición, cazar es muy peligroso y no quiero que nada malo te pase. Soy tu padre y tú eres aun niño. Solo quiero que tengas una infancia. Habrá tiempo para cazar, pero no aun, eres muy joven, ahora es tiempo para que descubras y hagas otras cosas.

- ¡pero yo no quiero hacer otras cosas yo quiero cazar!

- Lo sé, hijo, pero tienes que confiar en tu padre que solo quiere lo mejor para ti ¿Confías en mi, Connor?

- si (dijo triste, intentando para el llanto)

- Pues escúchame, porque esto ya te lo he dicho muchas veces. ¿me escuchas?

- si

- cuando te prohíbo hacer una cosa es porque creo que es peligroso o que no es bueno que lo hagas. No lo hago porque no confíe en ti, ni porque quiera hacerte miserable. Lo hago, porque soy tu padre y mi deber es protegerte ¿Entiendes?

- si, pero no tienes porque protegerme yo soy más fuerte que ninguno de ellos

- No tiene nada que ver con lo fuerte, listo o capaz que seas. Tiene que ver con que soy tu padre y mi deber es protegerte. Incluso de ti mismo, como ahora. Eres muy joven, cuando seas mayor y tengas la madurez suficiente para tomar tus propias decisiones, entonces tendré que respetarlas y aprender a convivir con ella. Mientras, serás tú quien tengas que respetar mis decisiones y aprender a vivir con ellas. ¿ok?

- no me gusta

- jajajaja de eso estoy seguro, pero la vida es así, hijo. ¿ahora que hemos dejado las cosas claras quieres que continuemos o lo dejamos para luego más tarde?

- no, ahora.

- Ok. Pues Spike ya te dijo lo que tenías qué hacer ¿no?

- papá, no puedes simplemente pegarme y ya está.

- puedo, pero no estaría bien que le obligara a tu hermano y a ti no ¿no crees?

- pero yo soy tu pequeñín ¿no?

- jajaja buen intento, pero no. Venga Connor, sé que puedes hacer las cosas bien.

- grrrrr vale, pero es un asco y sigo pensando que te equivocas.

- y yo pensaré muchas veces que tú te estás equivocando pero tendré que respetar tus decisiones. Pero ese día aun no ha llegado, Connor.

- grrr ok, vale, (de malos modos, tomó aire y finalmente le dio la vara a su padre y se decidió a pronunciar las palabras) "no debí apostar y no debí salir de caza sin permiso, por favor papá ¿Puedes castigarme por haber sido un niño muy muy travieso?"

- Si, puedo, hijo (dijo con una sonrisa de orgullo paternal y decidió acabar rápido con el castigo. Los 15 varazos fueron en un abrir y cerrar de ojos, Connor no podía creer lo rápido que movía la vara su padre. Después lo levantó de nuevo le señaló con el dedo el cinturón, Connor lo agarró y se lo dio a su padre) . NO SUASH SUASH SUASH SUASH SUASH S MÁS SUASH SUASH SUASH SUASH SUASH APUESTAS SUASH SUASH SUASH SUASH SUASH

- AAAAAAAAAAAAAAA AY AYA AAAAA AU AU por favor, papá no, no más, la vara dolió mucho.

- Estoy siendo muy indulgente contigo y lo sabes hijo, no hagas que me arrepienta.

- ¿tengo que volver a repetirlo todo?(Ángel lo miró fijamente y arqueó la ceja, Connor puso morros pero obedeció ) "no debí apostar y no debí salir de caza sin permiso, por favor papá ¿Puedes castigarme por haber sido un niño muy muy travieso?"

- NO MÁS ESCAPARSE PARA CAZAR. ZWASS ZWASS ZWASS ZWASS ZWASS NO MÁS CACERÍA SIN PERMISO. ZWASS ZWASS ZWASS ZWASS ZWASS NO MÁS MENTIRAS, CONNOR ZWASS ZWASS ZWASS ZWASS ZWASS

- AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA AU AUA AUA AU No, no, no más, lo juro, no más. Ya para, ya, por favor, papá, no más (Ángel volvió a aplicar los correazos de forma rápida pero dura)

- Shhhhhhhhhhhhhh ya está hijo, ya esta (Ángel lo acunó y besó y consoló hasta que el chico estuvo totalmente calmado) Spike, puedes vestirte (Spike obedeció) ven aquí (indicándole que se sentara en al pierna que le quedaba libre) Estoy muy orgulloso de mis dos chicos. Os quiero mucho ¿Me queréis vosotros a mí?

- papaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

- sireeeeeeeeeeeeeeeeeeeee (Ángel les dio una nalgada suave a cada uno).

- siiiiiiiiiiiii pesado, si (dijeron los dos, cubriéndose el trasero por si caían más nalgadas) venga fuera de aquí,(Connor se subió los pantalones y los calzoncillos de un jalón) ya estoy viejo para esto, dejad que me tome un baño para relajarme (Connor y Spike salieron de la habitación rápidamente, justo cuando salía por la puerta Spike se paró).

- Estoooo

- ¿Si Spike?

- puede que haya gastado un poquitito de ese frasquito con sales de baño.

- ok, ve a descansar Spike (Spike salió corriendo hacia su habitación Y Ángel fue al baño para prepararse un relajante y largo baño de espuma. Cuando fue a echar las sales, solo cayeron dos granitos de sal. Ángel se puso como una furia. Siempre gasta sus cosas y después las deja vacías esperando que sea él el que lo sustituya todo). ¡SPIIIIIIKE! (rugió Ángel y tembló todo el hotel)

FIN

NA* Espero que les gustara una milésima parte de lo que me gustó a mi escribirlo. Agradecerles todos sus comentarios y sugerencias que son el motor de mi inspiración.