La REINA DE LA NOCHE

Capitulo 11

"casi todos los vampiros se sienten mejor a la década siendo vampiros pues los primeros años siempre son duros aunque el primero es mas duro por los cambios, la desesperación, los temores constantes y la depresión, casi todos los vampiros sienten eso."

-"por cierto, ahora que me acordé, cuando me van a entregar el cristal de la noche?"

-"posiblemente cuando cumplas una década pues aun eres nueva y ni siquiera sabes como controlar tu personalidad vampírica."

-"me lo imaginaba, pero tengo una pregunta Akane, has vuelto al pasadizo de las noches? Sigue igual?"

-"si, no ha cambiado nada en el, el cielo sigue rojo, los árboles son negros, el rio de sangre donde siempre estábamos sigue completamente igual, es el mismo escenario de película de terror que siempre ha sido."

-"es bueno saber que sigue siendo el mismo lugar espeluznante con el que aún tengo pesadillas, no puedo esperar." Dije con sarcasmo, es obvio porque ningún vampiro puede vivir ahí, son pocos los que pueden estar más de 10 años ahí, estar ahí le daría miedo a cualquier ser, yo pude vivir bien pues akane y los demás estaban conmigo, no quiero imaginarme como hubiera sido sin ellos, o como va a ser cuando yo vaya sola a ese sitio.

-"Aun recuerdo nuestros entrenamientos, sobre todo cuando jugábamos ahí." dijo Akane mientras reía, que puede tener de chistoso que me cayera todo el tiempo y untara mis vestidos blancos de sangre?

-"a mi no me causa gracia, por culpa de esos juegos siempre caía a los charcos de sangre"

-"si mal no recuerdo el día que íbamos a regresar no fue por los juegos ni el entrenamiento que terminaste cubierta de sangre"

Recuerdo

Akane y yo nos encontrábamos hablando al lado del rio de sangre mientras todos estaban hablando o alistándose para irse pues dentro de una hora iríamos al Milenio de plata.

-yo iba caminando y de un momento a otro me resbalé y caí sobre un charco de sangre, akane se acercó a mi y me dijo "no sé como es posible que sepas pelear muy bien con espadas pero que no seas capaz de ver por donde caminas, siempre terminas en el piso o chocándote con algún desconocido. Aunque pensándolo bien eso no es tan malo pues gracias conociste a ese guapo príncipe que estuvo practicando con la espada el año pasado." Dijo mientras me ayudaba a levantar

-"si, el era muy guapo a pesar de ser un engreído al principio y sin importar lo enamorada que estoy de el no creo que estemos destinados a estar juntos, somos muy distintos además el no está enamorado de mi."

-"Serenity, recuerda que Jeanne, sakura y yo te ayudaremos a conquistarlo, además ahora tienes 14 años así que tienes mas oportunidades que antes."

-"puede que tengas razón." Y mientras me quedé viendo el charco sobre el cual había caído, y fue cuando tuve una brillante idea. "Akane, me podrías ayudar en una pequeña broma?"

-"que quieres hacer?"

-"es que quiero lucir muy bien y estar presentable para ver a mis sailor"

-"en que piensas" dijo al ver que me agachaba para quedar frente al charco, le sonreí y unté mis dedos de sangre.

-"quiero asustar un poco a mis sailors, además este vestido ya esta muy rasgado por entrenar tanto con el, no importa si lo mancho un poco de sangre" dije mientras manchaba mi vestido con sangre.

-"lo bueno es que aun tienes las cortaduras de tu combate contra Alan, así las vas a convence mas" dijo mientras se agachaba y me ayudaba a alistarme para ver a mis sailors. "y recuerda que para dar un efecto mucho mejor debes llevar una de tus Katana en la mano"

-"es una buena idea, no sé que haría sin."

Fin del recuerdo

-"creo que exageramos un poquito con la bromita." dije mientras me reía un poco por mi pequeña bromita

-"que yo sepa casi se infartan por eso, fue por culpa de esa broma que no te hablaron por algún tiempo, aunque el recordar sus caras es único, ellas sin duda alguna armaron un show completo al verte."

-"y luego preguntas el por que tengo miedo de decirles la verdad." Dije con algo de tristeza pues ahora si es cierto, ahora no sé que sucederá. "Akane podríamos ir a un lugar antes de ir a comprar ropa?"

-"claro que puedes, pero antes que se me olvide" dijo mientras buscaba algo en su bolso. "Esta mañana antes de ir a mi trabajo te compré esto" dijo sacando una bolsa pequeña

-"que es?"

-"son lentes de contacto azules, pueden que sean de un tono de azul mas claro que el tuyo pero pueden servirte, aunque si tu no los necesitas los puedo botar a la basura" tan pronto como la escuché le arrebaté la bolsa con alegría.

-"gracias, gracias, gracias" le dije con mucha felicidad mientras la abrazaba.

-"entonces a que lugar quieres ir?"

-"quiero ir a la joyería OSA-P, pero antes tengo que hacer algo importante. Tienes alguna hoja o libreta para anotar algo?"

-"si, aquí tienes" dijo mientras me pasaba una libreta, arrebaté la libreta de sus manos y empecé a anotar algunas cosas en ella.

-tan pronto terminé de anotar algunas cosas conduje hasta OSA-P, me coloqué los lentes de contacto, los cuales le daban a mis ojos un tono de azul igual de claro que el de Mina y entré dejando a Akane sola en el carro. "Bienvenida a OSA-P, en que le puedo colaborar" me dijo la mamá de Molly.

-"muchas gracias, necesito mandar a hacer unos collares y quisiera saber si usted se puede encargar de ellos."

-"claro, puedo hacer los collares con las descripciones que usted indique." Dijo sacando unas hojas y un lápiz.

-"bueno, pues quiero que el primero sea…" en ese momento le empecé a decir como los quería mientras ella dibujaba todo muy detalladamente, todos los dibujos eran perfectos, eran tal y como yo me los imaginaban, obviamente mantuve una distancia segura para evitar 'pequeños' problemas relacionados con su delicioso olor llamando a mis colmillos.

-"creo que los puedo tener listos dentro de una semana y media."

-"es perfecto."

-"pero antes de que se vaya podría darme su nombre y un número para contactarla."

-"bien, mi nombre es Serenity Mond, mi número es xxxxxxxxx, soy prima de una amiga de su hija, mi prima me sugirió mucho esta joyería." Así va a confiar más en mi sin que le de la información que aún no tengo, si ella me pide mi cedula o algo así no podré dársela pues aun no la tengo.

-"me puede decir el nombre de su prima?"

-"si, su nombre es Serena Tsukino, con lo despistada que es ella tal vez se le haya olvidado decirle que yo vendría hoy."

-"que sorpresa, yo creía que Serena se había olvidado de la joyería pues hace mucho no viene aquí ni habla con Molly." no veo a Molly desde antes de la última batalla contra Neherenia.

-"es que ella está muy ocupada estudiando pues mis tíos le dijeron que no podría salir de la casa si tenía malas calificaciones."

-"es bueno saber que se esté preocupando por el estudio ahora, pero por favor dígale que recuerde visitar a Molly, ella la extraña mucho."

-"lo haré" lastimosamente creo que no volveré a ver a molly nunca más pues no quiero arriesgarla con mi situación actual, aunque podría convivir con ella y las demás si estoy los años suficientes en El pasadizo de las noches, esa es una de las razones por las que voy a ir a ese terrible lugar en el que no existe el sol ni la alegría, ese lugar tan árido en el que es imposible que crezcan plantas bellas porque solo hay ríos de sangre, en ese lugar donde el único animal que existe es el murciélago vampiro, en ese lugar donde el cielo es rojo o igual al de una noche, donde lo único que se puede ver en todo momento es la luna. "muchas gracias por su colaboración." Dije antes de salir, lo bueno de esto es que al haber tomado algo de sangre me pude controlar más y ella no pudo ver mis ojos rojos por los lentes de contacto.

-"y como te fue?" dijo Akane fuera del carro, al parecer me estuvo vigilando desde ese sitio todo el tiempo, ella y los demás siempre han sido casi tan sobreprotectores conmigo como mis queridas sailors.

-"pues no salté a su cuello."

-"es un gran avance, ahora solo que queda hacer lo mismo con tus sailors."

-"lo único malo es que los lentes de contacto son más claros mis ojos." Entramos al carro

-"sabes? Tus ojos en este momento deben estar rojos y es por ello que tus lentes oscurecieron un poco, así que creo que ahora tienen casi el mismo tono, será difícil que lo noten cuando hables con ellas."

-"si tienes razón. Ahora solo deberé seguir leyendo para calmar mi sed de sangre, aunque ahora tengo como consuelo que si les llego a saltar al cuello ellas creerán que estoy jugando y no se asustarán por mis ojos rojos, solo les dará miedo cuando vean mis colmillos." Ten pronto dije eso nos empezamos a reír sin parar.

-"es bueno saber que aun conservas tu sentido del humor." Dijo mientras seguía riendo sin parar.