En el salón Serena observa nerviosa hacia la puerta deseando estar con Michiru

Por fin su ansiedad puede más que ella

-Con su permiso, iré por Lady Meridan -Miente

Diamante se levanta educado

-Dígale que su presencia ilumina este salón

Mina abre los ojos azorada observando la expresión de su hermano

-Eso puede decírselo personalmente -Serena sonríe apenada –Se escucharía muy mal si viene de mí

-Tiene razón Lady Serena, yo se lo diré

Ignorando el asombro de su hermana toma asiento nuevamente observando por la ventana que aún llueve pero con menos fuerza

Se escuchan los truenos a lejos, los relámpagos cesaron

En el pasillo Serena se apresura a buscar a Michiru

¿Salieron a la iglesia bajo la tempestad?

Va a la cocina para preguntarle a Andrew o Lita pero está desierta

-¿Dónde están todos? –Los nervios comienzan a atacarla

Voltea para regresar sobre sus pasos cuando tropieza con un pecho firme y musculoso

-¡Perdone mi torpeza! –Unos fuertes brazos la sujetan antes que pierda el equlibrio -¿Se siente bien?

Ella solo atina asentir ruborizada

No comprende por qué cada vez que está cerca del dueño de esos ojos azules pierde el habla y el aliento

Mientras Darien preocupado por el mutismo y el rubor de la joven busca alguna secuela del golpe Serena lo observa embelesada atesorando cada toque de sus manos, aunque él solo revisa su rostro, para ella es la más exquisita caricia

-Yo... –Pestañea varias veces intentando controlarse, pero el calor de sus manos, la penetrante mirada no lo permiten

-¿Se siente bien? –Tomándola en brazos la lleva hasta un sillón en el pasillo cerca de las escaleras sentándose a su lado

La joven rubia asiente antes de tomar aire

-Estoy bien, solo que... -¿Qué le dirá?

¿Que es el primer hombre que acaricia su rostro? ¿Qué es el primer hombre que se acerca tanto a ella?

-Perdone Lady Serena, fue mi culpa, debí estar atento pero iba distraído (Porque pensaba en usted) –Piensa observando como ella baja sus rubias pestañas

-En realidad soy la responsable, estaba corriendo buscando a mi hermana y no me fijé en quien venía o iba

Sin poder evitarlo Darien toma su mano

El gesto hace que Serena levante sorprendida la mirada

-¿Sabe algo? No sabía que las hadas toman forma de mujer... hasta que la conocí -Ante sus palabras la joven aguanta la respiración –Es la personificación de Venus la diosa del amor, desde que la vi por primera vez no he dormido bien pensando solo en el celeste de su ojos, preguntándome si al besar sus labios tocaré el cielo

Serena solo atina a observarlo ruborizada sin percatarse que en sus labios se dibuja una sonrisa que le da la bienvenida a los labios de Darien

El moreno baja lentamente la cabeza...

No les importa el lugar donde se hallan, no les importa que los vea alguien porque para ellos ha desaparecido todo a su alrededor y se sienten solos y dueños del universo

Cuando la boca de Darien se posa en la de Serena sienten que han llegado a la meta, que la carrera de la vida ha concluido porque están juntos intercambiando sus almas

Él le pertenece a ella, ella es solo de él...

Sintiendo su corazón henchido de felicidad Darien se da cuenta que es el primer hombre que toca sus labios, entierra sus dedos en el cabello de Serena atrayéndola más, haciendo que abra su boca, adentrándose en ella

Serena siente que explotará de alegría, no sabía que un beso podía ser tan dulce y tan emotivo, que podía llegarle al corazón, a cada fibra de su ser, en medio de la euforia comienza a sentir que todo se oscurece...

Al sentirla inerte Darien levanta la cabeza y cae en cuenta que se ha desmayado

-¿Lady Serena? –Pero la rubia no responde

Asustado observa para todos lados cuando escucha pasos que bajan las escaleras, tomando el delicado cuerpo de Serena en sus brazos sube de dos en dos los escalones hallándose con Molly

-¡Lady Serena!

-Se desmayó sin razón, yo estaba cerca y...

-Por acá –La doncella sube nuevamente las escaleras hacia sus aposentos

Serena comienza a reaccionar

-Mmm... ¿Qué sucedió? -Al verse en brazos del príncipe recuerda lo sucedido -¡Oh! No fue un sueño

-No lo fue –Mientras avanza con su preciado tesoro en brazos Darien la observa. No está escandalizada ni arrepentida sino sonriente, con mirada soñadora –Fué real mi preciosa

–Fue una hermosa realidad

Con Molly caminando delante de ellos Serena aprovecha para levantar la mano y acariciar el rostro del hombre que robó su corazón

Porque acaba de darse cuenta que el sirviente simple, el que ella hizo que trabajara cuidando animales es el dueño de su amor

-Por aquí joven –Molly abre dos enormes puertas permitiéndole la entrada

Darien coloca suavemente a Serena en la cama

-La estaré esperando a siete en el jardín si no llueve –Le susurra al oído cuando la acuesta en la cama

Serena asiente casi imperceptiblemente cerrando los ojos sonriente.

Su primer beso

Su primer beso de amor se lo dio el hombre que ama y no el horroroso sapo

-Nunca seré tuya sapo horroroso, ni mis labios ni mis pensamientos serán jamás para tí porque ya tienen dueño –Musita muy bajo para que Molly, quien le quita las botas y arropa no la escuche

-¿Qué sucedió para que se desmayara?

-Estaba buscando a Michiru que ya debe estar... ¡Casándose! –Retira la cobija y se levanta –Mi mejor amiga se está casando y yo descansando –Va a correr descalza pero Molly la detiene

-Colóquese los zapatos y la llevaré con Lady Michiru...

En la capilla privada de la casa Michiru aburrida escucha el sermón del Reverendo

-Lo siento Reverendo ¿Cómo dijo que se llamaba? –Interrumpe dando largas al enlace deseando que algo suceda para no tener que casarse

-Jafet Ricardy –Paciente le responde –Ahora si no hay más preguntas podremos continuar

Pero una nueva interrupción sucede cuando se abren las puertas y Serena entra seguida de Molly

-¡Así que estaban escondidos acá!

-¿Usted quien es? –Pregunta el Reverendo

Michiru se aleja de Haroto para abrazar a Serena

-Sabía que no me dejarías sola en esto momento tan importante y funesto

-Deja de quejarte y observa a tu futuro esposo –Susurra la rubia –Preferirías un hombre como el Reverendo?

Michiru observa al hombre maduro, de cabellos canos que una vez fueron castaños, muy alto y exageradamente delgado con penetrantes ojos pardos que las observa enojado

-Tienes razón, pero si ese Vizconde piensa que se llevará una gallina...

-Así se habla –Sonriente abraza a Michiru –Pueden seguir con esta charada

Sus palabras hacen que Kelvin se ría, Andrew mueva la cabeza sorprendido y Haroto se pregunte que clase de padres son los Duques de Marlborugh

-Lady Serena... –Molly la llama apenada atrayendo la mirada de Kelvin

El Reverendo no había visto una joven irreverente y respondona...

En realidad si.

Su hija Jana Ricardy es la imagen de la irreverencia espantando a todos los hombres que se le acercan, amante de la lectura y enemiga de la cocina, la costura, el bordado y los buenos modales, hace parecer torpes a sus hermanos y deja en ridículo a todos los futuros pretendientes, puede hablar tranquilamente de cualquier tema y no permite que la contradigan, la oración de su padre, madre, dos hermanos mayores y sus dos hermanas menores es que encuentre un tonto que se la lleve para poder encontrarles esposos a las otras dos que si están deseosas de desposarse.

Recordando la razón de su presencia en la casa el Reverendo Ricardy vuelve al sermón

-¿Podría saltarse esa parte? Ya la conocemos y tenemos invitados a comer –Michiru pregunta evadiendo las manos de Haroto

-Muy bien Vizconde, repita conmigo...

Haroto repite cada palabra mientras coloca en el anular izquierdo el anillo que Michiru le había facilitado previamente.

Cuando toca el turno de Michiru, la chica repite cada palabra fingiendo que tose al llegar a la parte de "obedecerlo y respetarlo" obviando deliberadamente esa promesa, algo que solamente Serena se da cuenta celebrando la audacia de su amiga

Terminada la ceremonia, los esposos firman el certificado seguidos de los testigos (En ese tiempo no era permitido el beso en la iglesia) y salen a la sala

-Quédese a comer Reverendo –La nueva Vizcondesa -De todas maneras no podrá partir mientras continúe lloviendo

-Será un placer para mí aceptar su invitación

-Querida... –Haroto intenta tocarla pero ella lo evade

-Iré a ver como va el almuerzo, está en su casa Reverendo

-Pase usted

Sin dignarse a mirar a su nuevo esposo Michiru se encamina hacia la cocina seguida de Serena

-¿Qué fue eso?

-Si mi "esposo" cree que me dejaré tocar y seré un perrito obediente que clame por su atención está muy equivocado

-Pero tendrás que permitirle entrar a tus aposentos

-Solo si es rata y entra por debajo de la puerta, porque haré una barricada detrás de ésta cuando me toque dormir

Dejando atónita a su amiga continúa su camino

-¿Va a descansar hasta la comida Milady? –Molly se acerca nerviosa por la mirada de Kelvin

-Si, debo estar muy bien para esta noche

-¿Esta noche?

-No me hagas caso –Sube seguida de su doncella –Me di cuenta que el invitado portugués del Vizconde no aparta su mirada de tí –Le dice cómplice cuando llegan al piso superior

-No diga esas cosas Milady, aunque quisiera casarme no tengo dote ni como preparar mi ajuar

-Sorpresa, Michiru y yo hemos estado conversando y ya apartamos cinco bolsas de esmeralda y diamantes cada una una para que sea tu dote, eso sí, solo aportarás la mitad en caso de...

-¡No puedo aceptarlo! Además no quiero separarme de usted ni dejarla sola a merced de otra que no conozca sus gustos, que no la cuide con esmero...

Serena la detiene por el brazo

-Tampoco quiero separarme de tí, pero sería muy egoísta de mi parte si no permito que tengas a tu lado a un hombre que te ame, que abraces unos hijos propios, que cuando tu cabello se vuelva blanco tengas nietos a quienes malcriar y amar

Molly siente que se le anegan los ojos al escuchar las dulces palabras de Serena

-Milady...

Serena la abraza

-Ahora mientras me ayudas a cambiar me contarás si ese joven Kelvin hace tu corazón escuche las notas de un vals...

.

En la alcoba de Taiki, éste a pedido de Hotaru ha entrado a ayudarla con Amy

Lita tuvo que regresar a terminar el almuerzo y como no pueden decir nada de lo que sucede allí ha tenido que apelar a la única persona que está cerca

-Levántala un poco y sírvele de apoyo sentándote detrás de ella

-Pero Milady...

-¿Vas a ayudar o le digo al que atiende los cerdos?

Molesto Taiki obedece

Tomando con suavidad la cabeza de la joven pasa su otro brazo por debajo de sus hombros levantándola con suavidad

-Ya está –Anuncia cuando sentado detrás de Amy la abraza

Hotaru voltea y sonríe al ver la cabeza de Amy apoyada en el hombro de Taiki

-Se ven tan lindos juntos, provoca hacer un fresco (pintura) de ustedes

Riendo por el rubor del hombre comienza a introducir suavemente pequeñas cucharaditas del mismo brebaje que le dio a Haruka...

En su habitación Darien piensa soñador en el beso que compartió con Lady Serena cuando esta vez Zafiro interrumpe su ensoñación

-¡No vas a creer lo que me sucedió hermano!

-¿Perdiste la dirección a tu alcoba y viniste a molestar en la mía? –Darien le pregunta sarcástico

-Deja de hacerte el príncipe acá y cumple tu deber de hermano mayor

Suspirando impaciente Darien se sienta

-Está bien, dime para que soy repentinamente bueno

-¡Estoy enamorado de la mujer más hermosa, dulce, delicada...!

-¡Aléjate de Lady Serena!

Su hermano menor lo mira confundido

-¿Lady Serena?

-Acabas de describirla

-¡No es de ella de quien hablo sino de Lady Haruka Gladstone!

-¿La misma que nos ha estado torturando?

-A Yaten y a tí los quiere torturar todo el mundo, aunque desde que están en esta casa parecen mejores personas

El príncipe heredero reconoce para sus adentros algo de esa afirmación, pero en ese instante le interesa algo más

-¿Dices que sientes algo por Lady Haruka?

-No es algo, es todo –Sonriente le dice –Quiero hacerla mi esposa y que sea mi princesa para siempre

Darien se preocupa verdaderamente, si Zafiro está enamorado entonces no querrá tomar su lugar en la boda...

.

Por otra parte

-Señorita Lita –Andrew observa a la chica preparando junto con su hermano el buffet

-¿Si señor Tyne?

-Podría prepararme una charola con algo de su deliciosa comida?

Lita lo observa interrogante hasta que cae en cuenta

-Sabía que no sería mala persona –Apresurándose a servir algo de verduras, estofado de pollo en una charola y caldo de pollo en la otra se lo entrega –Dígale al joven Yaten que estamos con él y que espero que le guste

-Se lo haré saber –Sonriente sale al día frío

Sorteando los charcos del suelo y la persistente llovizna avanza hacia el corral

-¿Viniste a ver si estoy trabajando? –Yaten sentado en una paca de heno acaricia una pequeña cabrita

-Te traje algo de comer, La señorita Lita dice que espera que le guste

Yaten se levanta y acerca para tomar la charola, pero ve dos

-¿Dos charolas de avena? –Destapa la primera y ve las verduras y el pollo -¡Pero...!

-Pensé que querría comer algo más que avena y le traje algo para que recupere las fuerzas

Yaten encantado va a tomar el tenedor pero repentinamente le regresa la charola a Andrew

-No lo merezco, he sido muy desagradable con todos, especialmente con usted, merezco el castigo que me impuso Lady Haruka

-Solo un verdadero hombre reconoce sus errores y asume sus responsabilidades Milord

El peliplateado lo observa sorprendido

-Lo supiste todo este tiempo?

-En realidad lo supe al verlos trabajar torpemente, solo nobles no sabrían como atrapar o descabezar un pollo, como descargar cabras...

Yaten ríe

-Recibido el mensaje, ahora debemos hacer algo para que Darien regrese a Londres y se presente delante de la Reina

-¿Delante de la Reina?

-Darien es en realidad El Príncipe Heredero del Reino de Albania y su hermano es Zafiro de Quiell

Andrew abre la boca azorado al darse cuenta que al poner a trabajar al... corrección, a los hijos del Rey de Albania pudieron crear una guerra entre ambos reinos...

.

Sheffield

Rubeus Gladstone cabalga sin importarle la lluvia

Solo quiere llegar a tiempo para mantener a salvo a sus sobrinos de la nefasta mujer que escogió por esposa

Jamás debió dejarse dominar por ella ni apoyarla en sus locuras, no supo que la mente criminal que ordenó la muerte de su hermano mayor hasta años después

-Milord debemos detenernos –Jhonson lo insta -Su caballo se ve cansado

-No hasta que mis sobrinos estén fuera de peligro

Sacando su arma Jhonson dispara a la pata del caballo de su señor haciendo que lo tire y de varias vueltas por el terreno pantanoso

A continuación desmonta su caballo y corre hacia el hombre inconsciente

-Lo siento Milordo quise hacer esto pero Lady Mónica me ordenó detenerlo bajo amenaza de muerte a mi familia

Cerciorándose que vive lo sube a su caballo y se desvía hacia Bradford...