Ese es Nuestro Amor

Capitulo 1

Diclaimer: Personajes de Sailor Moon propiedad de Naoko Takeuchi, historia original Marina Acero y Marie Choi Winchester Kou, Universo Alterno, Advertencia Incluye Lemons (segunda advertencia no son de Sexo Rudo) Esperamos que disfruten de esta historia tanto como nosotras disfrutamos haciéndola. Gracias por leer y mas se los agradeceríamos si nos dejaran un pequeño review para saber que les pareció, gracias.

Capitulo 1

Fijaba su mirada perdida en el camino, había volado desde Norteamérica aun recordaba lo sucedido con su padre— De verdad Darien. Perdóname por molestarte...

-¿Que no somos amigos? —Pregunto sin quitar la mirada del camino

-Si lo sé. La situación en Nueva York cada día es más difícil. En verdad muchas gracias...

-Ya Seiya, no estés agradeciendo cada cinco minutos... —sonrió frenando al topar con una luz roja— pero estas seguro que quieres iniciar en el medio del espectáculo

-Tú sabes que ese ha sido siempre mi sueño... al menos quiero intentarlo... hasta ahora siempre he hecho lo que mi padre me ha dicho...

-De acuerdo, Serena y yo te apoyaremos en lo que podamos... —inicio de nueva cuenta el camino hacia su casa— quizá ella te pueda ayudar, debe conocer algún productor o alguien a quien le interese tu música...

Le sonrió ligeramente— Si... te prometo que en cuanto me sea posible buscare un lugar para rentar, tampoco quiero ser una molestia para ustedes

-No lo será... al contrario al menos alguien le encontrara utilidad a la casa... tanto Serena como yo pasamos demasiado tiempo fuera

Seiya tan solo le sonrió en respuesta.

-Y ahí esta... —señalo a lo lejos una casa, demasiado grande para dos personas, pero era un lujo que ambos podían darse, oprimió el botón de la puerta automática y entraron cerrando inmediatamente— estarás muy cómodo, seguramente ni notaras nuestra presencia...

-Por el contrario tratare de no darles mucha lata —fijo su mirada en aquella mansión, sin decir nada, a decir verdad igual estaba acostumbrado a ese tipo de lujos

-Bueno vamos, te mostrare tu habitación, y quizá podamos salir a cenar algo... y recordar viejos tiempos...

-Me parece una gran idea, el viaje fue muy pesado y no he probado bocado desde ayer

-Vamos entonces... —bajo del auto y se dirigió a la cajuela para bajar las maletas de su amigo— ¿hace cuanto que nos veíamos? ya hasta perdí la cuenta...

-Yo creo que no nos habíamos visto desde el día de tu boda

-Sí, eso creo... —sonrió entregándole una de las maletas mientras él cargaba la otra— demasiado tiempo entonces... —camino hacia la entrada encontrando la mayoría de las luces encendidas, volvió la mirada hacia la cochera y ahí pudo ver el auto de su esposa

-Si solo te veo cuando vas a tus congresos o a cursos en Nueva York —sonrió cargando la maleta siguiéndolo

-¿Darien? —Salió de la cocina llevando un platón con una fresca ensalada para acompañar la cena que había preparado esperando que esa noche pudiera cenar junto a su esposo

-Serena —sonrió al verla— que sorpresa... no esperaba encontrarte —se acerco a ella saludándola con un suave beso sobre sus labios—

-Bueno hoy salí temprano y decidí preparar la cena esperando que llegaras a tiempo... —sonrió ligeramente y en seguida fijo la mirada en el acompañante de su esposo—

Sonrió al fijar la mirada en su amigo— Cariño... ¿Recuerdas a Seiya Kou?

-Sí, claro, tu amigo de la infancia... —sonrió— hola Seiya...

-Hola... qué bien que aun me recuerdes —sonrió un poco apenado

-Bueno lo invite a quedarse una temporada con nosotros, espero que no te moleste

-No, claro que no… al contrario, estás en tu casa Seiya... —sonrió viéndolo un tanto divertida parecía demasiado cohibido— supongo que tienen hambre ¿no es así?

-Mi amigo no ha comido desde ayer, el viaje fue muy largo, y sabes que la comida de los aviones no son muy buenas

-Sí, son pésimas... —sonrió— la cena esta lista, ¿le muestras la habitación en la que se va a quedar o quieres ir a cambiarte?

-Se la mostrare, para que se ponga cómodo —murmuró volviendo a tomar la maleta

-De acuerdo, por mientras iré sirviendo... pasa Seiya, estás en tu casa, cualquier cosa que necesites no dudes en decirme...

-Muchas gracias por su hospitalidad... de verdad no saben lo que significa para mí —sonrió tomando su maleta siguiendo a su amigo

-Ves, te lo dije que no le molestaría... —subió hacia la habitación que estaba al lado derecho subiendo las escaleras— casi no tenemos muchas visitas así que el tenerte aquí la hará sentir más en papel de anfitriona...

-Es mucho más hermosa que cuando te casaste... te felicito amigo tienes a tu lado a una gran mujer

-Lo se... —suspiro mientras abría la puerta de la habitación— es una buena esposa... —murmuro encendiendo las luces, dejando ver el amplio lugar

-Es perfecto... —sonrió observando la habitación— gracias Darien

-Una vez más que digas "gracias" y dejaras de ser mi amigo... —dijo colocando la maleta en el suelo— tienes tu propio baño, ahí hay algunas toallas, si necesitas algo no dudes en pedirlo... te dejo para que te instales y luego bajes a cenar... —se acerco a él— me alegra que estés aquí... realmente extrañaba a mi mejor amigo…

-Yo también te extrañaba... no sabes lo difícil que es lidiar con los negocios de mi padre

-Supongo... pero bueno ya no te preocupes por eso, te ayudaremos en lo que podamos... terminando de cenar podemos ir a algún bar ¿te parece?

Asintió con una sonrisa— Unas copitas no nos caerían nada mal

-Instálate y ahorita nos vemos... —salió de la habitación para el bajar y ayudar a su esposa

Fijo la mirada en la habitación un poco más pequeña de lo que estaba acostumbrado pero sin duda acogedora, había incluso un pequeño sofá y un escritorio, el closet y un ventanal que daba hacia el jardín principal donde se podía ver la cochera, respiro profundamente. Ya estaba ahí ahora a esperar que la suerte lo favoreciera, por lo pronto se acerco a tomar la maleta sacando algo de ropa limpia, ya tendría tiempo de acomodarse camino hacia el baño necesitaba una ducha. Después de ducharse, ya más fresco se apresuro a cambiarse para bajar al comedor donde ya lo esperaban.

-Siento haberlos hecho esperar

-No te preocupes Seiya... me diste tiempo para preparar algo mas, espero que te guste la carne que prepare... —dijo sirviéndole un trozo de filete junto con la ensalada

-Se ve delicioso —sonrió al sentarse— gracias

-Provecho... —en seguida sirvió el plato de su esposo— me comentaba Darien que trabajaras más en serio con aquello de ser artista...

-Si... ese siempre ha sido mi sueño... tengo un año para conseguirlo... si después de ese año no consigo lo que me propongo tendré que volver a Nueva York y seguir los negocios de mi padre...

-Parece un tiempo razonable para que trabajes en ello... —sonrió

-¿Y qué hay de aquella chica con la que estabas comprometido? —Pregunto Darien mientras servía un poco de vino a su amigo— ¿cómo se llama?

-Lita... aun sigo comprometido —sonrió ligeramente— es una linda chica

-¿Estas comprometido? —Pregunto un tanto sorprendida Serena— ¿y ella que dice de tu sueño?, seguramente se quedo muy triste...

-Si se quedo algo triste... aun cuando nuestros padres acordaron casarnos desde niños, es una chica muy linda, y sabe lo que esto significa para mí, decidió apoyarme, sin duda ella va ser lo que más voy a extrañar, pero ya era algo que no podía soportar

-Serena no lo agobies con tantas preguntas, el pobre viene muy cansado y fastidiado —murmuro mientras comía

Observo a Darien un segundo y tomo la copa de vino bebiendo un poco— Veré la manera de poder ayudarte... —volvió a mirar a Seiya— ¿cuál es tu mayor talento?

-Hasta ahora solo he escrito... digamos algunas canciones

-Compositor... mmm veamos... —se quedo un poco pensativa mientras comía

-Disculpa a Serena... tiene una extraña obsesión por el trabajo... seguramente ya está pensando con quien mandarte...

Sonrió a su amigo— Bueno... yo pensaba moverme por mi cuenta... quiero hacer esto por mí mismo... de todas formas les agradezco su hospitalidad, prometo pagarles de alguna forma pero lo hare

-No es fácil que puedas presentarte con alguna persona y que te escuche... —dijo Serena bebiendo un poco mas de vino— déjame ver si puedo contactar a algún productor... supongo que tienes algún disco con tus canciones... ¿cantas?

-Solo las tengo escritas... nunca he cantado...

-Serena por favor deja esos comentarios... ¿qué va a pensar Seiya?, que ya tan pronto y quieres que se vaya... tomate tu tiempo Seiya, las cosas no pueden ser tan fáciles...

-Se que no es un camino fácil... —murmuro— pero daré lo mejor de mi

-Yo solo quería ayudar... —murmuró Serena dejando de comer— ¿van a salir?

-Si iremos a un bar a celebrar nuestro reencuentro

-Bien... solo no beban mucho... —se puso de pie— yo me retiro, fue un día pesado y quiero descansar...

-Prometo no emborrachar mucho al medico... –Sonrió- si hago eso en sus operaciones en lugar de sacar un riñón sacara el corazón

Sonrió divertida por el comentario de Seiya— No recordaba que fueras tan simpático... —suspiro sutil— bueno se divierten y mucho cuidado con lo que hacen... —se acerco a Darien para despedirse de él con un sutil beso— y con quien hablan...

-Lo cuidare de las chicas acosadoras —sonrió divertido al ver la expresión de su amigo

-Eso me parece bien... ten cuidado... —le sonrió sutil a Darien

-Lo tendré —sonrió besando a su esposa— descansa cielo

-Bienvenido Seiya... —le sonrió amable para en seguida retirarse

-Definitivamente muy agradable tu esposa, además cocina muy bien, claro que Lita también lo hace —sonrió ligeramente

-Ojala te visite tu prometida... —dijo terminando de cenar— bueno vamos... hay un bar en el centro que es muy agradable, seguro te gustara...

-Si vamos —se levanto de la mesa tomando los platos para llevarlos a la cocina— ¿Y tus papás como están?, digo aparte de su obstinación porque te hagas cargo de las empresas... y que te comprometieron sin autorización ¿como están? —Pregunto al salir de la casa

-No te burles —murmuro con una mueca

-No me burlo... —sonrió— pero bueno es que es extraño que a estas alturas de tu vida sigas permitiendo que interfieran...

-Bueno lo de Lita sabes que siempre ha sido así desde niño... y digamos que no me es tan indiferente, además mis padres son de las personas más importantes e influyentes del mundo, tienen empresas y cadenas en varios países, trata de lidiar con ellos y entenderás

-Pero tú pareces demasiado tranquilo, siento como si tus ganas de luchar no existieran... como si te conformaras con lo que ellos dicen... —subió al auto poniéndolo en marcha

-Es ganar o perder... —murmuro subiendo al auto de su amigo

-Sobre Lita... ¿la amas? —Pregunto mientras salía de la cochera

-Aprendí a amarla... es una chica dulce y compresiva, cualquiera puede terminar enamorándose de ella

-Bueno entonces ¿qué es lo que piensas hacer? —Pregunto subiendo un poco la velocidad

-Demostrar de lo que puedo ser capaz de hacer... para posteriormente traer a Lita a mi lado...

-Por el momento disfruta de tu soltería... —sonrió estacionando el auto fuera del lugar a donde llevaba a su amigo— aprovecha que estas solo aquí...

-¿Que sugieres que haga Darien Chiba?

-Pues no se... vamos no me digas que ya olvidaste aquellas noches de juerga que teníamos obviamente antes de casarme... —sonrió, estaba a punto de quitarse la sortija pero se abstuvo— aquí no tienes que darle explicaciones a nadie...

-Yo no pero tú si —sonrió saliendo del auto— quizás me porte un poco mal en tu nombre

Sonrió un tanto irónico— Ya lo veremos... voy a comprobar que tan bien recuerdas aquellos días... —se quito el saco y la corbata— ¿sabes manejar verdad?

-Claro que si... ¿por qué la pregunta? —fijo su mirada en él un tanto desconcertado—

-Por si es necesario... —sonrió acercándose a él para caminar rumbo a la entrada de aquel bar que parecía esa noche estar muy concurrido— ¿aprendiste bien el camino?

-Mmm no mucho

-Bueno ya encontraras algún plan... —en cuanto uno de los meseros lo vio se acerco para indicarle que la mesa que él acostumbraba estaba desocupada— y bien... ¿hay algo que te haya llamado la atención?

-¿Algo como qué? —Murmuró sentándose a la mesa

-Ay Seiya por favor... alguna chica ya debió llamar tu atención...

-¿Qué hiciste con mi amigo el serio? —Sonrió divertido— el que odiaba este tipo de lugares y siempre era el responsable

-Solo creció y vio que de alguna forma tenía que pasar el tiempo... —dijo indiferente al momento en que le llevaban un par de vaso con whisky— y no pasarla aburrido en casa...

-¿Aburrido con semejante mujer? —Parpadeo extrañado— recuerdo que no hacías otra cosa más que hablar de ella

-Aunque no lo creas también se puede aburrir con una mujer como Serena... —suspiro bebiendo un poco— no me quejo es una hermosa mujer, atenta esposa y otras cosas pero... antes que mi pareja es actriz... y siempre está metida en tal o cual evento...

-Entonces quizás deba meditarlo bien antes de casarme con Lita —sonrió bebiendo un sorbo

-¿De verdad estas pensando en casarte?, yo no me arrepiento pero sí creo ahora que a los dos nos falto vivir un poco mas...

-Se casaron muy jóvenes... tu apenas estabas en la universidad y ella en preparatoria... casarse es el gran sueño de Lita

-Pero el tuyo es otro... —murmuro bebiendo el resto de su vaso— en un año pueden cambiar muchas cosas Seiya...

-Si eso es posible... creo que lo agradable de una relación es la confianza... y eso es algo que existe entre Lita y yo...

-A mi me parece que más bien estas aceptando lo que decidieron tus padres, pero bueno si con ella encuentras lo que te hace feliz yo te apoyo... ya lo sabes... —dijo haciendo una seña al mesero para que le llevara otro vaso

Sonrió ligeramente— Es bueno contar con el apoyo de mi amigo

-Claro ya lo sabes... —sonrió— pero cuéntame, ¿cuáles son tus planes?

-Por ahora pienso buscar un trabajo de medio tiempo, no quisiera ser una carga para ustedes, en cuanto me sea posible buscare un lugar donde rentar

-Para nada... tú te quedas en la casa... —dijo, en cuanto recibió el siguiente vaso lo bebió— si quieres puedes buscar el trabajo pero nada de que te vas a ir...

-Vaya que terco eres Darien Chiba, los años te han cambiado, ya no reconozco a mi amigo el aburrido cara larga

-Ya no existe... —murmuro con una sonrisa— muchas casa cambiaron en este tiempo... solo espero que tu también me apoyes

-Por como lo dices suena algo serio amigo

-Nada Seiya... solo es difícil de explicar... —murmuro bebiendo un poco mas

-Bueno puedes explicármelo con calma, y paso por paso —bebió su copa de un solo sorbo

-Buenas noches Darien pensé que no vendrías —sonrió la chica pelirroja acercándose a él abrazándolo por la espalda, y dándole un marcado beso en la mejilla

Sonrió al escucharla, pero recordó que no iba solo— Mira te presento a mi amigo Seiya Kou... —la quito delicadamente de su cuerpo para hacer que caminar hasta situarla a un lado de ellos— Seiya... una conocida...

-Mucho gusto bella dama, —sonrió poniéndose de pie para saludar a la joven

-Darien, no soy solo una conocida... soy tu amiga —murmuro guiñándole un ojo—Kakyu

Colocó los codos sobre la mesa y dejo ver la mano izquierda mostrando la sortija de matrimonio— Solo eres una conocida y nada mas...

Kakyu observo la sortija con una sonrisa— Si lo sé, pero sabes que me gusta más que me consideres una amiga que una simple conocida... espero me des cita para que me hagas un chequeo general como te comente en la última consulta no ha dejado de dolerme el costado —señalo su costado del lado del vientre

-Sí, claro... llama para que te den una cita... —murmuró— ahora si nos permites... tengo mucho que platicar con mi amigo...

-De acuerdo, nos veremos —sonrió— un gusto conocerlo joven, es usted muy atractivo

Sonrió mientras jugaba con el hielo del vaso— Adiós... —esperó a que se fuera y suspiro— ten cuidado con ella... no es fácil de soportar...

-Vaya que casado te asedian más las mujeres por lo que veo amigo

-Amo a Serena... —murmuro mientras jugaba aun con el hielo— pero a veces su distanciamiento me hace cometer algunos pequeños errores...

-¿Algunos pequeños errores?, ¿a qué te refieres amigo? —Murmuró bebiendo de su copa

Se quedo callado meditando las palabras que describieran lo que hacía a escondidas de su esposa— Digamos que... tengo un par de amigas... que suplen a Serena...

-Te refieres... ¿A qué tienes algunas amantes? —fijo su mirada en el más que sorprendido

Subió la mirada— Amigas es el término más adecuado... —suspiro profundamente bebiendo el resto del licor— y una amante...

-Entiendo —bebió por completo la copa— pero entonces ¿ya no amas a tu esposa?, recuerdo lo mucho que te emocionaba verla

-Sé lo que sentía por ella o siento... —hizo una seña al mesero que en seguida le trajo otro vaso con el mismo contenido— es mi esposa y eso no cambiara, pero ahora que cada vez esta mas metida en la farándula menos está en casa... hoy me sorprendió verla...

-Parece que interrumpí una cena romántica... quizás deberías ir a casa...

-No Seiya... —suspiro— la verdad es que no se qué está pasando entre nosotros... no sé si aun me ama...

-Yo creo que ella te ama... esa ensalada no creo que haya sido solo para ella —bebió un poco— en lugar de estar aquí deberías disfrutar de su compañía

-¿Eso crees? —Pregunto observando el contenido de su vaso

-Desde luego... ambos se casaron enamorados... si yo fuera tú... no estaría buscando en otros lugares... A menos que seas tú el que haya dejado de amarla

-Si te conté todo esto no es para que me regañaras, es solo que tenía que decírselo a alguien... esa mujer que vino hace un momento es una de tantas amigas, pero ninguna se compara con Serena...

-No es un regaño amigo... pero si de verdad la amas ¿qué haces aquí bebiendo, en lugar de estar junto a ella?

Sonrió ligeramente golpeando con suavidad el vaso de su amigo— Festejando que estas aquí y que ya no me siento tan solo...

-Es un buen festejó —murmuró observándolo con detenimiento

Lo miro por algunos segundos y en seguida bebió el whisky de un solo golpe— Entiendo... volvamos, dejaremos el festejo para otra ocasión...

-Al menos aun sigues siendo prudente amigo —sonrío bebiendo la copa— tendremos tiempo de charlar después

-A veces... —suspiro dejando el vaso y algo de dinero sobre la mesa— vamos entonces... ¿crees que deba comprar una de esas cosas cursis que les gustan a las mujeres?

-Un ramo de flores enormes, rosas rojas seguro le gustarán, hoy me desaparezco para no interrumpirlos

-¿Y a dónde vas?, si aun no te sabes ubicar bien... —dijo saliendo de aquel bar— no seas tonto, lo más seguro es que ya este dormida, pero al menos el detalle de las flores le gustara...

-Eso es seguro —murmuró con una sonrisa

-Vamos entonces... tu escoge las flores... —subió al auto

-¿Yo?, Pero el que debe elegirlas eres tu

-Tú eres más detallista... si yo las escojo terminare comprando margaritas... anda sube y luego eliges las flores...

Suspiró subiendo al auto— De acuerdo que opción me dejas

-Solo tienes una opción, que seas un buen amigo... ya te extrañaba Seiya de verdad... necesitaba contarle esto a alguien...

-Sabes que en las buenas y en las malas siempre unidos

-Bueno, solo mucho cuidado, no se te vaya a escapar hacer comentarios al respecto delante de Serena...

-No lo haré... pero en vez de buscar en lugares como este mejor quedaré con ella

-Seiya, las cosas no son tan fáciles, hoy fue algo sorpresivo que estuviera en casa... por lo general llega tarde y sale muy temprano, está por terminar una película y menos tiene tiempo...

-Tu carrera también es absorbente quizás es solo una mala racha lo superaran

-Sí, es posible... —se detuvo frente a una florería— es tu turno amigo... las más hermosas...

-De acuerdo —bajó del auto observando las flores— deme ese ramo de rosas con tulipanes por favor

Mientras que Seiya compraba las flores saco su celular, había un mensaje que prefirió ignorar, esa noche trataría de ser el esposo que dejo de ser desde hacía mucho tiempo, sonrió al ver a su amigo cargar un enorme ramo de rosas— Tienes buen gusto... —dijo en cuanto subió al auto

-Son las flores más bellas —sonrío metiéndole con cuidado al auto— seguro le encantaran

-Estoy seguro que si... —volvió a poner el auto en marcha— debes creer que soy demasiado patán por engañar a mi esposa...

-Jamás he creído eso amigo pero tampoco lo apruebo

-Creo que tu mi amigo eres de los pocos hombres que quedan que creen en los finales felices, de que serás por siempre feliz con una mujer...

-Eso de los finales felices no existe... creo más en la felicidad de día a día... amar como si fuera la primera vez siempre

-Es difícil cuando llevas algunos años casado, pero en fin te hare caso y tratare de reconquistar a mi esposa...

-Hazlo... y da lo mejor de ti siempre. Quizás eso te sea de utilidad…

-Si es posible... —sonrió ligeramente al llegar a su casa— y no te preocupes... tu habitación es muy privada... además estoy seguro que descansaras muy bien... por cierto deberías volver al bar donde estuvimos, habla con el gerente dile que vas de mi parte y proponle que te deje cantar ahí, claro si es que aun lo sigues haciendo bien como antes...

-¿Cantar?, En el bar no se me habría ocurrido

-Yo también te puedo ayudar... solo lleva tus mejores canciones y canta con el corazón como lo hacías...

-Lo hare…

Al estacionar el auto, bajo y se acerco a tomar el ramo de rosas para entrar a la casa— Gracias por escucharme Seiya... eres un buen amigo...

-Cuando quieras —bajo del autor siguiéndolo— solo portare bien o me enojare

-Shh... —Hizo una mueca subiendo hacia su habitación— si tienes hambre puedes prepararte lo que quieras... —dijo antes de desaparecer por el pasillo

-Si gracias —murmuro caminando hacia la cocina

X-X

Después de haber pasado un buen rato en la tina relajándose se recostó para leer un poco uno de los tantos proyectos que ahora le ofrecían, quizá era momento de dejar las películas y realizar alguna serie o quizá una obra de teatro o tal vez tomarse un tiempo de descanso y pasarla más con su esposo, en fin tendría que pesar muy bien lo que haría.

Darien abrió la puerta observándola recostada, mientras leía— Serena... —murmuró acercándose llevando consigo el ramo de rosas escogido por su amigo

-¿Y eso? — Cerró el libreto y lo dejo sobre la cama, preguntando sorprendida y con una sutil sonrisa pues pocas veces Darien era así de detallista

-Son una disculpa —se sentó a su lado extendiendo las flores hacia ella— creo que arruine la cena de esta noche

Tomo entre sus manos aquellas flores aspirando su aroma y aquel detalle de tulipanes le sorprendió— Pensé que habías olvidado que los tulipanes son mis favoritos...

Sonrió ligeramente— Como crees que olvidaría algo tan importante —fingiendo una sutil sonrisa

-Gracias... es un hermoso detalle... —acaricio las flores sin dejar de verlas— ¿por qué volvieron tan pronto?

-Seiya se sentía demasiado cansado y un tanto desanimado para festejar, decidimos dejarlo para otro día —le sonrió acariciando sutilmente su pierna

-Ya veo... —volvió a aspirar el aroma de las flores— creo que debería poner las flores en agua...

-Sí, no se vayan a marchitar —murmuro quitándoselas de las manos para dejarlas a un lado— hoy luces encantadora sabes —murmuro subiendo un poco mas sus caricias

-Gracias... —sonrió sutil— creo que deberías descansar, bebiste y debes reponerte para mañana

-Quizás... pero —subió aun mas sus caricias hasta su parte intima, donde acaricio encima de la prenda— hoy quiero estar con mi mujer... —murmuro mientras con la otra mano comenzaba a desabotonar su camisón—

-Darien por favor... —tomo ambas manos y lo detuvo—

-¿Qué sucede? —fijo su mirada en ella— ¿es que a caso tú no quieres?, Serena quiero hacerte mía en este mismo instante —murmuro acercándose mas besando sus labios con pasión, subiendo ambas manos de ella hacia arriba para poder sujetarlas con una sola mano, mientras con la otra volvía a tomar su pierna, subiéndose un poco en ella, para hacerle sentir que la necesitaba

Intento soltarse logrando zafar una de sus manos colocándola en su pecho para empujarlo un poco— Darien, no… me estas lastimando... —murmuro entre sus labios

-Serena... —bajo sus labios hacia su cuello buscando sus pechos, sin esperar a desabotonar la blusa la desgarro, sujetando con más fuerza su pierna— te deseo

-¿Que estás haciendo? —Dijo con más firmeza volviendo a empujarlo— me estas lastimando... detente Darien

Cayó al piso mirándola— Solo lo que deseo hacer, que es harte mía... ¿o es que no es normal que una pareja de esposos tengan intimidad?, ¿hace cuanto que no la tenemos Serena?—murmuro levantándose

-Es normal, pero no de esta forma... estabas a punto de obligarme Darien... ¿te das cuenta de lo que estabas a punto de hacer? —Pregunto poniéndose de pie para buscar otro camisón— tu respóndeme, ¿hace cuando que no estás conmigo demostrándome tu amor?

-Ya no entiendo que es lo que quieres... te estoy demostrando cuanto te necesito a mi lado, cuanto te deseo, de nada me sirven los detalles si siempre terminas rechazándome... te lo pido y me mandas a dormir ¿qué quieres que haga?

Sonrió con algo de ironía— Me estas demostrando que necesitas tener sexo conmigo, ¿hace cuanto que no me seduces?, Darien me estabas obligando a estar contigo, sabes que también te deseo pero no puedo de estar contigo de esta manera...

-Bien entonces dime ¿cómo?, porque ya no se qué hacer... —camino hacia la puerta molesto— mejor debí quedarme en el bar...

Enviado a la—s— 12:09 del martes.

-Es lo que haces últimamente ¿no? —pregunto mientras se quitaba el camisón— por un ramo de flores esto es lo que querías... tenerme desnuda para ti... las últimas veces así ha sido... ¿te has preguntado lo que quiero yo?

Fijo su mirada en ella, acercándose hasta arrinconarla contra la pared— ¿Y sabes lo que yo deseo, lo que quiero a caso?, ¿hace cuanto que me niegas la intimidad? hace cuanto que no pasamos una noche de pasión como al inicio —apoyo sus manos contra la pared sin dejarla moverse— hace cuanto deje de atraerte como hombre solo te interesa tu estúpida carrera y nada mas

-¿Acaso es solo mi culpa? —no podía negarlo en ese momento le asustaba la actitud que había tomado y posiblemente no era el mejor momento para hablar esos temas pero tampoco se dejaría intimidar por él— tu siempre estas cansado... ya no tienes la delicadeza de tomarte tu tiempo para disfrutar juntos... solo buscas tu placer y ya

-¿Así que eso piensas?, qué hay del viaje que te propuse a la playa... dijiste que no podías por tu tonta película... sabes que estoy cansado de que siempre me rechaces... quizás si termino cansado al igual que tu... pero hoy que quiero estar contigo que traje flores para ti, me tratas de esta forma... mejor solo di que ya no despierto pasión en ti —se separo de ella tomando su saco

-¿Irte es la mejor solución que encuentras? —Se acerco hasta tomar la bata y colocársela— no entiendo porque ahora me reprochas lo que hago si antes me apoyabas... ¿que soy para ti Darien?, solo la imagen que muestras o la mujer que sigues amando...

-Sinceramente... —fijo su mirada en ella— ya no se que eres... te apoyo porque sé que es lo que más amas de la misma manera que tú me apoyaste a mí al convertirme en medico... pero no sé donde quedamos tu y yo entre el espectáculo y la medicina...

-Ya veo... —suspiro profundamente— yo aun te amo Darien, pero no quiero que me trates nunca más como lo hiciste hace un momento... creo que es mejor que descanses antes de que los dos digamos cosas de las que nos podemos arrepentir después...

-Descansa tu... yo... simplemente no tengo ganas de estar aquí —murmuro caminando hacia la puerta— no te habría tratado así si tu no llevaras más de dos meses negándome lo que me pertenece

Se quedo callada observando cómo se alejaba, lo amaba y deseaba estar con él pero simplemente en ese momento hubiera bastando con que la abrazara para dejar atrás esa discusión, pero al contrario prefería irse y no lo detendría.

Bajo molesto las escaleras sin percatarse que Seiya estaba en la cocina, salió de la casa, y sin dudarlo subió a su auto mientras caminaba saco el celular respondiendo aquel mensaje que hacia un rato le había llegado.

Se sentía demasiado alterada y deseaba al menos poder hacer desaparecer esa sequedad en la boca, amarro mejor la bata y bajo con la idea de prepararse un té que calmara sus nervios, se detuvo al ver a su visita en la cocina— Pensé que estabas muy cansado... —murmuró dirigiéndose a buscar lo necesario para ese té

-Este... si un poco —murmuro al verla— perdón que usurpe tu cocina... quería algo de cenar y Darien dijo que podía prepararme lo que quisiera... este... ¿te sientes bien?

-Sí, estoy bien... —murmuro sin atreverse a verlo— ya te lo dije siéntete como en tu casa... —recargo la manos sobre la orilla de la estufa— lamento que hayas escuchado nuestra discusión...

Se acerco lentamente a ella—Siéntate... te hare un té y un rico pan para que te relajes...

Sonrió con tristeza, no era la primera vez que tenía una discusión con su esposo, pero esta vez había sido distinto, deseaba estar con él pero no del modo que Darien quería, estaba asustada, nerviosa, enojada, ya no sabía que sentimiento era mayor— De verdad lamento lo que escuchaste...

-No tienes nada de que disculparte... yo... no debería estar aquí —murmuró mientras preparaba mas pan francés para su acompañante— perdóname si estoy invadiendo su privacidad...

-No te preocupes, digamos que este fue un incidente aislado... creo que estamos atravesando una pequeña crisis, pero nada que no pueda resolverse... —suspiro recargándose en el respaldo de la silla— seguramente te sentiste incomodo...

-Si... un poco... Darien no quiere que me vaya... pero te aseguro que en cuanto pueda me iré... no quiero ser un invasor para ustedes...

-De verdad Seiya, lamento lo ocurrido, lo que menos quiero es que te sientas incomodo, eres amigo de Darien y lo menos que podemos hacer es ofrecerte nuestra ayuda...

-Les agradezco lo que hacen por mi... y deseo que pronto arreglen su situación... ya que no veo ese brillo y esa hermosa sonrisa enamorada en ninguno...—al ver que el agua hervía lo sirvió en una taza y puso un té con un poco de azúcar, y enseguida dos rebanadas del pan que había preparado con un poco de mermelada—... espero que te guste —se acerco colocándolo frente a ella

-Gracias... —murmuro observando el pan— hace mucho que no comía un pan así... —sonrió ligeramente tomando una rebanada y dándole una mordida saboreándolo— delicioso...

Sonrió ligeramente, sentándose frente ella comiendo otro pan— Me alegra que te guste

Sonrió sutil— Gracias Seiya... eres amigo de Darien y estas aquí acompañándome en vez de haber ido con él... —dijo un poco sonrojada

Se sonrojo ligeramente— Bueno... quizás es mejor dejarlo a solas... ya volverá mas tranquilo y resolverán el problema

Suspiro después de beber un poco de té— Lo amo... pero no puedo dejar mi carrera en este momento, es un periodo en el que me están ofreciendo muchas oportunidades...

-Quizás no debas dejar tu carrera y él tampoco, después de todo son los sueños de ambos... pero ¿por qué no compartirlo con él?, necesitan pasar tiempo juntos, sin que afecten sus respectivas profesiones

-Eso lo entiendo, pero a él no le gusta acompañarme a los eventos a los que me invitan... y yo... procuro estar con él cuando lo necesita pero... nuestros horarios no son compatibles, a veces me voy antes de que despierte o llego y él no está porque está en alguna operación o que se yo... —volvió a darle una mordida al pan

-Es algo complicado —murmuro con tristeza

-Mucho... —murmuro, observándolo— gracias Seiya por escucharme...

-Es lo menos que puedo hacer... me gustaría hacer más por ustedes... pero... siento que es algo que solo tú y él deben arreglar... de todas maneras puedes contar conmigo si necesitas desahogarte... mis hombros son muy anchos —sonrió tratando de hacerla reír

Sonrió al escucharlo— ¿Te han dicho que eres divertido?

-Mmm dicen que soy demasiado simpático, Lita siempre se ríe con mis ocurrencias, o me las complementa, hablando de ello —saco su celular escribiendo un mensaje—le dije que le avisaría cuando llegara y se me olvido

-Seguramente debe estar preocupada por ti... —sonrió ligeramente— se ve que la quieres mucho...

-Sí bastante... —murmuro al darle enviar al mensaje— si algún día viene a visitarme espero puedan conocerla, aunque Darien ya la conoce

-Me da mucho gusto conocerla... —sin darse cuenta había devorado las dos rebanadas de pan— ups creo que tendré que hacer doble sesión de ejercicio...

-De vez en cuando te puedes dar el lujo de comer delicias como estas...

-Sí, creo que si... —sonrió ligeramente— gracias, ya me siento mejor, pero creo que es hora de descansar, yo mañana tengo llamado muy temprano y tú debes estar un poco contrariado por el cambio de horario así que te sugiero que descanses y duermas mucho...

-Si... tratare de dormir un poco... a decir verdad no tengo mucho sueño...

-Mmm bueno yo si tengo que dormir... pero puedes buscar alguna película si quieres... por lo general no estamos así que puedes ver las que quieras... —estaba a punto de salir de la cocina y se regreso— por cierto hay una persona que se encarga de la limpieza así que no te preocupes... ah y te prometo que hablare con algunos conocidos para ver si te pueden ayudar...

Le sonrió ligeramente— No te preocupes yo me encargo de todo... te lo agradezco, anda ve a descansar... no querrás que te vean ojerosa ¿o sí?

-No para nada... —sonrió ligeramente— gracias por todo Seiya... me sirvió platicar contigo... hasta mañana... —sin decirle mas salió de la cocina rumbo a su habitación

-Hasta mañana —murmuró para enseguida levantar lo que había usado y dejar todo como si nada hubiera pasado, después de eso, se fue a su habitación a un debía desempacar sus cosas

X-X

Pasaba de medio día y por fin llegaba a su casa, estaba seguro que no encontraría a Serena y era mejor así, dejar que las cosas se calmaran, pero había olvidado por completo a su amigo, que seguramente había sido testigo de aquella discusión, al entrar a la casa fue hacia la cocina para servirse un poco de agua, todo estaba tranquilo así que imaginaba que Seiya seguía durmiendo, por lo que aprovecho para ir a su habitación, darse un baño y cambiarse de ropa al finalizar fue a donde estaba su amigo y toco la puerta esperando encontrarlo.

La habitación estaba a oscuras, no hacía mucho rato había logrado por fin conciliar el sueño, estaba tan sumergido que no escucho que tocaban la puerta.

-¿Seiya estas ahí? —Abrió la puerta encontrando todo a oscuras y lo vio completamente dormido— Seiya... —se acerco abriendo de golpe las cortinas— despierta tengo que hablar contigo...

Se movió cubriéndose más con las cobijas al sentir la luz del sol sobre su rostro— Cinco minutos más

-¿Tienes alguna otra brillante idea como la de las rosas? —Pregunto deteniéndose a un lado de la cama—

-¿Una idea? —murmuro aun cubierto sin ganas de levantarse

Suspiro dejándose caer en el sillón— Por lo de anoche... disculpa, no pensé que las cosas se fueran a poner así...

-Tal pace que todo es más complicado... ¿a dónde te fuiste?

-Ya te imaginas, no creo que sea necesario que te lo diga... —dijo mientras volvía a colocarse la argolla de matrimonio

Se sentó observándolo detenidamente— ¿Por qué no vas a buscarla a su trabajo?

-¿Y qué ganare con eso? —Suspiro frotándose el rostro— dime Seiya, ¿qué quieren las mujeres?, le traje rosas ¿que más quería?, regrese para estar con ella y solo me rechazo

-A las mujeres les gusta sentirse protegidas y deseadas... les gusta sentir que alguien se preocupa por ellas... vamos tu conquistaste su corazón por algo se caso contigo... porque no la seduces como cuando eran novios, sin duda hacías todo por verla sonreír ¿no es así?

-Sí, pero... vamos es mi esposa, tiene obligaciones que cumplir...

Frunció un poco el ceño— Es tu esposa, si Darien, pero te casaste para compartirlo todo con ella, incluso la sexualidad...

-Y es lo que quería hacer anoche... hace meses que no me deja tocarla y anoche se negó... ¿qué esperabas que hiciera?

-No puedo opinar mucho puesto que nunca he estado en tu situación, lo único que puedo aconsejarte es que la vuelvas a enamorar, como lo hacías en aquellos días cuando solo eran novios... amigo tú la amas y seguro ella te ama, pueden revivir su amor... porque no vas y la buscas y tan solo le dices lo que sientes que la amas

Se puso de pie— No puedo ir a buscarla tengo una operación en un par de horas... había pensando en llamarla pero... no sé qué decirle...

-Que lo sientes simplemente pídele perdón amigo... ¿por qué no le mandas rosas?

-¿Te puedo pedir un favor? —Saco la cartera dejando algunos billetes en el buró— compra lo que te parezca adecuado, la verdad yo no tengo cabeza en este momento para esas cosas... ah y gracias por comprar tulipanes ayer... son sus favoritos y lo había olvidado...

-Pero Darien... —murmuro mirando el dinero— deberías ser tu él que las compre y se las mande... es tu esposa...

-Bien le pediré a mi secretaria que las compre... —Suspiro— lo malo es que se darán cuenta que tuvimos una discusión y son para pedirle perdón...

-Está bien lo hare... pero en verdad Darien... al menos tomate un poco de tiempo para recuperarla —tomo el dinero poniéndose de pie— necesitare la dirección de donde trabaja ¿la tienes?

Sonrió victorioso— Claro ahora te la dejo escrita... ah y bueno como tú eres un experto en esas cosas románticas escribes algo lindo en la tarjeta...

Suspiro resignado— Siempre consigues que haga lo que quieres Darien...

-Te debo una amigo... —sonrió— bueno ahora te dejo tengo una operación que realizar... me avisas que pusiste en la tarjeta para no equivocarme... quizá la lleve a cenar, todo depende si ella me habla...

-Si yo te aviso —murmuro volviéndose a acostar—

-Gracias amigo... —se acerco dándole un golpe en el brazo— que bueno que estas aquí... no se que haría sin tu ayuda...

-Seguro mandarlas tu mismo —murmuro un tanto burlón

-Nos vemos luego... no se te olvide avisarme y que sea un arreglo del tamaño de mi disculpa... descansa adiós... —sin esperar respuesta salió de la habitación

Se quedo atónito llevando sus manos hacia su cara— En que líos te estás metiendo Seiya —se dejo caer sobre la cama mirando el techo tenía demasiado en que pensar

X-X

Respiro profundamente al ir camino hacia su camerino, había sido un día pesado pero por suerte solo faltaba una toma mas y seria todo, su asistente y mejor amiga se había adelantado para tener listo el cambio de ropa, fue hasta ese momento que pensó en que no había tenido noticias de Darien en todo el día pero era de esperarse estaba demasiado molesto, quizá en la noche que regresara estaría en casa como si nada hubiera pasado.

-¿Todo está listo Mina? —pregunto al entrar al camerino sorprendiéndose de ver un enorme arreglo de tulipanes blancos y anudándolos un listón rojo que contrastaba— ¿y esto?

-Son para ti los trajeron hace un rato son bellísimos

Sonrió ligeramente acercándose a ellos— Son hermosos... hace mucho que no recibía algo así... —tomo la tarjeta leyéndola en voz alta

"Al principio me enamoré de tu rostro, pero luego me enamoré de tu alma... cariño tu rostro sonrojado es como un atardecer en el firmamento. Perdonarme…

P.d. te amo te invito a cenar esta noche ¿qué dices? Estaré esperando tu respuesta... "

-Wow —murmuró Mina escuchándola— eso no creo que sea un admirador ¿o sí?

Suspiro sutil— No… son de Darien... anoche discutimos pero... nunca me había mando flores... son hermosas...

-Debió ser una discusión muy fuertemente para que te mande flores tan hermosas

Guardo la tarjeta y la coloco en su bolso— Un poco... —suspiro sutil— Mina... anoche quiso que estuviéramos juntos pero yo... no pude o no quise, ah no se... pero él se molesto tanto...

-Bueno considera que es hombre y debe estar muy desesperado ¿no crees?, llámalo y ve a cenar con el ponte tu vestido rojo

-Si tienes razón, yo también deseo estar con él pero no se... —sonrió ligeramente— no te dije que tenemos un invitado en casa, creo que eso es lo que me apena mas, escucho como discutíamos...

-Eso si no lo sabía, ¿y es guapo?

-Mmm si, lo es... es amigo de Darien... es divertido pero creo que anoche no dimos nuestra mejor imagen...

-Me imagino que debió sentirse incomodo

-Demasiado, estoy muy avergonzada con él... dame el celular por favor, llamare a Darien...

-Si aquí lo tienes —le dio el teléfono a su amiga— ¿y qué dijo él?

-En realidad se porto muy amable, me preparo un té y pan tostado con mermelada, es lindo... —sonrió ligeramente encontrando por fin el numero de su esposo, esperando a que le respondiera

-Preséntalo —sonrío divertida

Al otro lado de la línea Darien contesto el teléfono había recibido un mensaje de su amigo con la información que le solicito— Serena...

-Acepto la invitación... —dijo en cuanto escucho su voz— están hermosos los tulipanes... gracias...

-Me alegra que te gusten —sonrío complacido— te veo en el restaurante argentino a las 8

-De acuerdo... y Darien... te amo... —dijo antes de finalizar la llamada, era extraño recibir un detalle de él pero quizá era porque quería volver a conquistarla— y yo pensaba que ya no me amaba...

-Aún hay una oportunidad para ustedes amiga que felicidad ahora debes ponerte hermosa

-Gracias Mina... —sonrió a su amiga— bueno primero tenemos que terminar de grabar... podrías alistar el vestido rojo que sugeriste por favor...

-A la orden jefa —sonrío divertida buscando ese hermoso vestido

X-X

Seiya por su parte había recorrido toda la casa. Darien le había dejado copia de las llaves, era bastante grande encontró un gimnasio y vio los amplia jardines un buen lugar para ejercitarse. Después de darse un buen baño salió para cumplir con la encomienda de su amigo y posteriormente informarle. Se encontraba en una cafetería bebiendo café esperando la llamada de su prometida.

Por fin se había quedado sola en su habitación y aprovecharía para llamar a su prometido, tomo el teléfono y se acerco al balcón para sentir la brisa fresca, sonrió emocionada de escuchar la voz de Seiya.

-Hola linda ¿como estas? Te extraño

-Seiya... también te extraño, ¿tu como estas?, ¿cómo te trata esa ciudad?, ¿estás comiendo verdad?

-Estoy bien Darien me ofreció quedarme en su casa es una enorme mansión

-Bueno al menos no estarás mal... Seiya... ¿por qué no regresas?, entre los dos convenceremos a tus padres...

-Conoces a mi padre linda... él no lo aceptara... debo aprovechar este lapsus que me dio para demostrar que tengo talento... quiero hacerlo por mi mismo... aunque la esposa de Darien quiere ayudarme es actriz... ¿crees que este bien si acepto su ayuda?

-Claro que si Seiya, eso te ayudara muchísimo, además no tiene nada de malo, es difícil que reconozcan tu talento cuando nadie más lo conoce... oye... ¿y cómo es la esposa de Darien, ya cambio?

-Es muy atractiva y amable —sonrío ligeramente— ayer me dio de cenar un filete muy grande de carne

Sonrió al escucharlo— Tu delirio... ¿y cuéntame que mas hiciste?

-No pude dormir mucho —bostezo— ayer fui a tomar una copa con Darien y creo que arruine una cena romántica... en cuanto me sea posible buscaré un lugar donde rentar... además que escucharlos discutir no es muy agradable

-Ah que pena... pensé que serian otra clase de matrimonio, Darien es un buen hombre... pero bueno tú no tienes porque sentirte mal, no creo que haya sido por tu culpa...

-No... Pero Darien me ha sorprendido mucho... como no tienes idea

-¿Por qué?, ¿está muy cambiado?

-Mucho... Pero me pidió consejos para reconquistar a su esposa se que la ama

-Ah pues ayúdalo, un consejo siempre es bueno, además a ti siempre se te ocurren las mejores cosas...

Sonrió sonrojándose— Eso lo dices porque no conoces a nadie más que este tan loco como yo

-Es posible pero por eso me gustas... por cierto no vayas a andar de coqueto... ¿de acuerdo?, en cuanto pueda iré a visitarte

-No, ¿un poco? —bromeo

-Mmm de acuerdo, pero solo un poco, recuerda que estoy yo en tu vida... —sonrió divertida al escucharlo— Seiya, de verdad te extraño pero quiero que hagas tu sueño realidad y por eso te estaré apoyando...

-Te prometo ser fuertemente y luchar por él con todo, jamás te he fallado y no pienso hacerlo ahora...Lita... Tu eres lo único bueno que me han dado mis padres además de la vida

-No digas eso Seiya... —se quedo callada un instante— te quiero mucho por favor pórtate bien y vive bien ahora que estas lejos...

-Soy niño bueno... Me portare bien y estaré ansioso de verte y probar tus delicias que sin duda voy a extrañarlas

-En cuanto pueda iré a visitarte... ahora me tengo que ir, mis padres quieren que los acompañe a no sé donde, pero antes quería escucharte...

-Estoy feliz de escucharte te extraño linda... Espero escucharte mañana nos vemos y diviértete

-Tu también diviértete y puedes coquetear pero solo un poco... besos...

-Besos —sonrío al finalizar la llamada

X-X

A las 8 en punto estaba bajando del taxi que la había llevado al restaurante donde se vería con su esposo, las miradas sobre la reciente nueva actriz no se hicieron esperar y ella lo sabía aquel vestido la hacía lucir mucho más atractiva, ajustado, arriba de la rodilla y sin tirantes, pero sobre todo el rojo la hacía resaltar mas, su cabello sujeto en una coleta dejaba al descubierto su espalda y hombros, tan solo espero unos segundos y la hicieron pasar a donde su acompañante ya la esperaba, como siempre tan atractivo.

-Que bella —se puso de pie al verla llegar sin perder detalle alguno de aquella hermosa mujer que era su esposa

-Gracias... —se acerco depositando un beso en sus labios— tu también te ves muy bien...

La ayudo con la silla para que tomará asiento— Espero, te agradezco la cena

-No podía rechazarte después del hermoso detalle que tuviste... —sonrió dejando su pequeño bolso a un lado— y la tarjeta fue muy bella... gracias...

-En verdad lo siento... No sé que me sucedió ayer... —tomo su mano con suavidad

-No te preocupes, yo también tuve mucha culpa, no quise decir todo aquello... discúlpame... —sujeto su mano— te amo Darien...

-Y yo a ti Serena te amo —murmuró besando su mano

-Me encanta que tengas esos detalles, hoy fui la envidia de todos en la producción... hace mucho que no lo hacías...

-Quizás deba hacerlo más seguido cariño

-Sí, eso sería muy lindo... —Sonrió ligeramente sonrojándose— hiciste que recordara cuando me pediste que nos casáramos...

-¿De verdad?

-Si... te amo Darien...

-Serena… — acerco lentamente a ella— te amo

Cerró lentamente los ojos esperando recibir sus labios, los labios del hombre que era su esposo.

Se acerco mas a ella rodeando su cintura sintiendo el pequeño rose de sus labios hasta hacerlo un beso profundo.

Correspondió a sus labios, era un beso distinto a los que le había dado la noche anterior, era un beso donde se estaba dedicando a saborear sus labios lo mismo que ella hacía.

La acerco más hacia su cuerpo, sin duda amaba a esa mujer, hacia bastante tiempo que no disfrutaba de sus labios como en ese momento lo hacía.

Sonrió sutil al separarse lentamente de sus labios— Creo que deberíamos cenar... —murmuró aun muy cerca de sus labios

-Si... tienes razón —murmuro aun sin soltarla

-Extrañaba tus labios... —murmuro acariciando suavemente los labios de Darien—

-Y yo los tuyos... te he necesitado tanto... perdóname por lo que paso ayer... solo... es que me siento desesperado

-Shh... —Aprovechando que acariciaba sus labios dejo un dedo sobre ellos— olvida lo que paso ayer... hoy es distinto... yo también te necesito...

Le sonrió acariciando un poco su espalda— Bueno es hora de cenar —murmuró al ver al mesero se acercaba ya con los platillos

Solo asintió y se volvió a acomodar en su silla, la velada había sido agradable, platicando sobre cómo había estado el día de ambos, los comentarios que había recibido ella por parte de sus compañeras al enterarse del hermoso arreglo que enviara su esposo, la operación que había realizado Darien siendo un éxito, al finalizar la cena decidieron que era hora de ir a casa, durante el camino se vieron un par de veces, ella estaba feliz de haber tenido una cena así de amena con su esposo y se lo demostraría al llegar a casa.

X-X

Seiya se encontraba recargado en el balcón aspirando un poco de aire, después de colgar con Lita, había logrado conseguir trabajo de medio tiempo en aquella cafetería a donde había ido a tomar un café, se sentía feliz, justo en el instante que vio llegar el auto de su mejor amigo, lo vio ayudando a bajar de este a su esposa, sonrió al verlos juntos, eso quería decir que su tarea había sido exitosa, sin pensarlo no logro apartar su mirada de ella, lucia más que hermosa con ese elegante vestido en color rojo, era imposible no mirarla— Luce como una rosa...

-Gracias por la cena... —dijo al bajar del auto— me divertí mucho...

-Yo igual... disfrute mucho esta cena —le sonrió sujetando su mano

-Darien... —se detuvo justo cuando estaban por entrar y se coloco frente a él rodeando su cuello— te amo... y te necesito...

-Y yo... también te necesito tanto cariño... ya no me castigues mas —murmuro rodeándola por la cintura acercándolo hacia su cuerpo—

Sonrió al escucharlo y sin dudarlo lo beso demostrándole que también para ella había sido un castigo estar lejos de él, pero que esa noche la cerrarían de la mejor manera.

Correspondió a sus labios con pasión, tomándola entre sus brazos cargándola para entrar a la casa y después dirigirse hacia su habitación sin dejar de besarla con todo el deseo que encerraba.

Se sujeto a su cuello con fuerza, besándolo como solo lo hacía en esos momentos de intimidad, estaba dispuesta a recuperar el tiempo perdido pero sobre todo el amor de su esposo.

Al entrar en la habitación la recostó lentamente sobre la cama, separándose un poco de sus labios— Serena... te deseo tanto —murmuro volviéndola a besar

Ella también lo deseaba, lo volvió a abrazar con fuerza mientras sus labios se deleitaban de los suyos y sus manos comenzaban a recorrer su cuerpo.

Darien la beso con pasión, sin dudarlo comenzó a bajar sus caricias por todo su contorno hasta llegar a sus piernas desnudas, esa noche la haría suya y no la dejaría hasta saciar toda la sed que tenia de ella desde hacia tiempo.

X-X

Pues aquí tuvimos el primer capítulo de esta interesante historia, esperamos que nos sigan acompañando, y de una vez les digo, ya está terminada, solo subiremos los capítulos de uno en uno, (no sean golozas XD ) bueno aquí nos estaremos leyendo próximamente, todo depende de cómo sea recibido este primer capítulo.

Saludos y gracias a todas por leer, pórtense bien XOXO

Marina Acero Y Marie Choi Winchester Kou