Capitulo 17

-Gracias —le sonrió a Diamante tomando asiento fijando su mirada en la rubia, de forma muy analítica, había visto algunas fotografías de ella, además de las revistas, y una que otra ocasión en la que había visitado a Darien en el hospital de lejos

De pronto el silencio se formo en la mesa— Creo que no tenía el gusto de conocerla Dra. Hino... es más bella de cerca...

-Tampoco tenía el gusto... —le sonrió— salvo por los medios que hablan mucho de usted, parece ser mucho más agradable de lo que imagine, gracias por invitarnos a su mesa

-Ah gracias... —dijo un poco desconcertada— creo que todos tienen una impresión equivocada de mi... tal como yo la tenia de usted... parece una mujer muy agradable...

-Lo mismo digo, no es lo que pensé que sería —murmuró apenada desviando su mirada— ¿podemos ordenar?

Sonrió sutilmente volviendo la mirada a Darien que se había quedado callado— Cariño... podrías ordenar por mi... tu sabes lo que me gusta... —dijo con cierto tono la última frase

-Si desde luego —murmuró un tanto serio tomando el menú, justo en el momento que el mesero se acerco— por favor dos platos de rabioles con salsa especial y vino blanco

-¿Gustas que ordene por ti Rei? —Pregunto Diamante tomando su mano

-Sí, pero no te olvides del pastel de kiwi

Le sonrió oprimiendo su mano— Por favor Cannelloni al ragù... agua mineral para la señorita y para mi vino blanco... ah y de postre pastel de kiwi por favor... seria todo...

-¿Agua mineral? —murmuró Darien un poco desconcertado, ya que ella acostumbraba a beber vino tinto

-Bueno hoy hace calor cariño... mmm a mi también tráigame agua mineral con mucho hielo... —dijo tomando la mano de Darien

-Es debido a la medicación... por la presión baja... —dijo Diamante tranquilamente—

-Ya entiendo —suspiro observando a ambas mujeres

-Espero traigan pronto la comida —recargo su cabeza en el hombro de Diamante— me está dando un poco de sueño

-¿Ustedes son novios? —pregunto curiosa al ver como se recargaba en él—

-Si —sonrió cerrando sus ojos— Diamante es un gran hombre y me ha apoyando mucho en estos días

-Qué lindo... se ve que te cuida mucho... —sonrió sujetando la mano de Darien— hace mucho que no me cuidas así cariño... ¿ya te aburriste de mi?

Darien desvió su mirada— No digas esas cosas Serena, sabes que siempre te cuido —en ese momento llevaron las ordenes de comida

-Está bien... —murmuró Serena dejando que el mesero colocara las respectivas ordenes, observo primero a Rei y en seguida a Darien que aunque trataba de disimular no podía dejar de verla— ¿y a que se debe que este enferma?

-Sí, no es nada grave... dentro de poco pediré mi cambio a Suiza... para atenderme como es debido

-¿Suiza?, pero... ¿todo está bien?, digo... no es nada de consideración supongo...

-¿A Suiza? —Darien fijo su mirada con un dejo de preocupación en la pelinegra aun sin importar que Diamante lo observara— yo no creo que sea algo para tomarse muy a la ligera desde el momento que platea irse a Suiza doctora Hino

-Es que no se irá sola... se irá conmigo... tomare mi residencia definitiva en Suiza y la Dra. Hino me acompañara... perdón... Rei estará conmigo...

Darien hizo una mueca a punto de protestar, siendo interrumpido por la mirada fría y severa de Rei— Disculpe doctor Chiba, lo que decida hacer con mi vida no es de su incumbencia, así que de favor le pido no meta sus narices donde no le corresponde —dijo tomando el tenedor comenzando a comer

Serena estaba a punto de decir algo cuando los escucho, suspiró sutil comenzando a comer, los observo fijamente, si bien ya no sentía nada por Darien mas que un cariño quizá de amigos se sentía incomoda en esa situación— Entonces es verdad que no se llevaban bien...

-Quien va llevase bien con alguien tan engreído como su esposo —murmuró mientras comía conteniendo todo el coraje y el mar de emociones que sentía, hasta que soltó el tenedor— disculpen, ahora regreso —se puso de pie dirigiéndose al baño tan aprisa como pudo

-Creo que no se siente bien... —murmuró observando a Darien que casi estaba a punto de salir detrás de ella— y si mejor los dejamos comer tranquilos a ellos...

-Disculpe... sé que será muy atrevido... pero me preocupa un poco su presión ha estado muy baja y temo que le pase algo —murmuró Diamante al ver que ya había entrado al baño de mujeres— ¿podría auxiliarla?

-Si claro... —dejo el tenedor y se puso de pie— si se siente mal le avisare no se preocupe Dr. Black... —sin decir más se alejo hacia el baño, suspiro antes de entrar— Dra. Hino ¿se encuentra bien?

Terminaba de volver la comida, bajándole a la taza del baño, cuando escucho la voz de la que hasta entonces consideraba menos que ella— Si eso creo —dijo volviendo a vomitar sobre la taza

Tomo algunas toallas mojando una de ellas para cuando saliera refrescarla, ¿Qué estaba haciendo ahí?, se miro en el espejo, no actuaba con ella en ese momento realmente le preocupaba— ¿Se siente mejor?

Salió del baño se sentía un poco mareada y aun con nauseas— Si, gracias, perdone por interrumpir su comida —se apoyo en la pared cerrando sus ojos

-No te preocupes... —dijo ayudándola, por suerte había una especie de banco junto a un espejo en el cual podría descansar— ven toma asiento... ¿algo te cayó mal? —pregunto entregándole la toalla húmeda

La observo desconcertada, como era que se preocupara por ella cuando apenas acababan de conocerse— Últimamente pocas cosas me caen bien, debe ser el medicamento —tomo la toalla para refrescar su rostro con ella

-Mmm también supongo que las largas jornadas de trabajo... Darien me comentaba que a veces tenían que quedarse hasta tarde... deberías cuidarte un poco mas...

-Si ya Diamante me regaño por lo mismo, pero mis pacientes me necesitan, y si debo trabajar hasta verlos recuperados así será, debo parecerle un poco exagerada

-No… más bien una mujer comprometida con lo que ama... —dijo tranquilamente volviendo a mirarse en el espejo— comprendo un poco lo que dijo de mi... muchos creen que por ser actriz soy medio hueca... soy despistada no lo niego, pero ser actriz no es fácil... tener que aprender libretos, cientos de diálogos... no es fácil... supongo que pensó que era una rubia tonta... —sonrió con ironía— es lo que piensan muchos...

-No lo voy a negar... eso pensaba de usted, y ahora que la conozco veo con tristeza que me equivoque —presiono la toalla, ocultando las lagrimas que buscaban salir de sus ojos—

-No te preocupes Rei... espero que no te moleste que te llame por tu nombre... —sonrió ligeramente observándola a través del espejo— aunque no lo parezca también tuve que estudiar actuación... admiro mucho a las mujeres como tú o como mi mejor amiga que tienen una carrera que es valorada por la demás gente... solo que su trabajo no sea más importante que tu salud...

-Pronto se me pasara —sonrió ligeramente— eres muy agradable Serena, demasiado agradable, se que la actuación no es fácil, en el hospital no hacen otra cosa que hablar de ti, apareces en la mayoría de las portadas, y debo admitir que soy una admiradora tuya

Volteo a verla con una sonrisa sincera— Pero no todo lo que veas en las revistas es para creerse... no soy tan tonta como dicen... ni siquiera llego a símbolo sexual... —dijo con burla de sí misma— más bien solo soy una mujer que le gusta lo que hace, así como tu amas tu carrera...

-Si lo se... los medios siempre exageran —sonrió un poco

-¿Te sientes mejor? —Pregunto entregándole otra toalla húmeda que estaba más fría

-Más o menos —murmuró tomando la otra toalla— pero si un poco mejor, agradezco tu molestia, sabes, de pronto sentí ganas de llorar —sonrió burlándose de sí misma— últimamente me siento demasiado sensible, discúlpame —seco sus lagrimas con aquella toalla—

-No te preocupes... a todas nos pasa... —sonrió sinceramente— a mi últimamente me dio por estar de empalagosa... —guardo silencio mientras volvía al lavamanos para dejar correr un poco de agua, eso solo lo había sido con Seiya pero no con Darien

No respondió, aun cuando ella era agradable y no era nada de lo que alguna vez pensó que sería, no dejaba de ser la esposa del hombre que, amaba, el padre del hijo que esperaba, los celos que sentía al imaginarla a ella siempre cerca de él, y estar como si nada frente a ella la hacían sentirse terrible, llorando en silencio.

-Sera mejor que regresemos, el Dr. Black estaba preocupado por ti... se ve que te quiere mucho...

-Dame unos minutos mas... no quiero que me vea en este estado por favor —murmuró con los ojos llorosos

-Está bien... —murmuró observándola— ¿quieres que te deje a solas un momento?

Volvió su mirada hacia ella, ¿que se supone que debía decirle?, no respondió tan solo guardo silencio secando sus lagrimas con la toalla, respiro profundamente poniéndose de pie, caminando hacia ella donde saco un cepillo de dientes y lo necesario para arreglar su rostro pálido.

La observo en silencio, admiro su rostro, era bonita no podía negarlo, pero a simple vista se veía todo lo contrario a lo que era ella, aun a pesar de estar en esa situación se veía que derrochaba sensualidad, un cuerpo atractivo, quizá si quisiera pudiera ser modelo, inteligente, sonrió con ironía, entendió porque Darien había estado con ella tanto tiempo, ¿pero ahora que estaba pasando?, se volvió a lavar las manos y se alejo para secarlas, ¿por qué precisamente ese día tenía que marcharse el único hombre que podría consolarla en ese momento?.

Termino de maquillarse y arreglo su cabello humedeciéndolo un poco, se miro en el espejo tomando aire— No volveré a interponerme en tu camino, Serena Tsukino —guardo sus cosas, encaminándose hacia la salida del baño con seguridad y firmeza, ante lo que haría a partir de ese día

Estuvo a punto de detenerla, pero ¿de qué serviría?, ¿que podría decirle?, nada, esa era la verdad, respiro profundamente antes de seguirla hacia la mesa, tendría que seguir fingiendo que no pasaba nada y sobre todo que no sabía absolutamente nada sobre lo que los había unido o quiso los seguiría uniendo.

Rei se acerco hacia la mesa, abrazando por la espalda a Diamante— Perdóname por haberte hecho esperar no quería preocuparte —murmuró dándole un suave beso sobre sus labios—

-¿Te encuentras mejor? —Pregunto sonriéndole acariciando sus manos

-Mucho mejor —le sonrió— pero aun tengo sueño, ¿te parece bien si pides el pastel para llevar y lo comemos en mi casa?

-De acuerdo... —se puso de pie para ayudarla a sentar en lo que esperaban por el pastel—

Serena que se había detenido un par de mesas antes y había observado a Darien, su mirada era muy distinta de la que tenia con ella, sonrió y se acerco de nueva cuenta tomando su lugar— Cariño... ¿ya no vas a comer?

Darien tensaba el tenedor giro su mirada hacia Serena— Te esperaba, ¿todo bien?

-Sí, no te preocupes... es una pena que tengan que irse... —Dijo tranquilamente observando a Rei— pero bueno al menos pude conocer a la mujer que le pone los nervios de punta a mi esposo... —sonrió ligeramente— aun no entiendo porque si es muy amable, me dio mucho gusto conocerla Dra. Hino...

-Lo mismo digo Serena Tsukino, no eres lo que pensé que serias —fijo su mirada en ella sin soltar la mano de Diamante— fue un placer conocerte...

-Espero volver a verla... —dijo sinceramente tomando la mano de Darien

-Si puede ser posible, le deseo lo mejor con esa serie, y mis saludos para ese chico que protagonizará con usted, es realmente atractivo, pero no es mi tipo —murmuró con una sonrisa—de hecho nunca lo fue...

-Gracias... —murmuró desconcertada, ¿acaso había pasado algo entre ella y Seiya?, ¿o porque lo decía?, volteo a ver a Darien que parecía estar más que furioso

-Listo Rei... podemos irnos... —dijo Diamante mostrándole el pequeño paquete donde llevaba el pastel— fue un gusto conocerla Serena... con permiso...

Se puso de pie, había conseguido su cometido, al ver el rostro de Darien, lo conocía nunca le había agradado saber que Seiya podría ser mucha más atractivo o mucho mejor que él— Que tengan lindo día, hasta pronto

-Gracias por su compañía —dijo Serena sonriéndole, si bien no estaba celosa por Darien ahora si lo estaba por Seiya, pero eso lo hablaría con él directamente— cariño... ¿estás bien?

Frunció el ceño al verla salir con ese mediquillo— Si... —dijo con sequedad comenzando a comer

Fijo su mirada en él, más que enojada estaba decepcionada del hombre que se había vuelto, Darien siempre tan seguro, siempre sabiendo lo que quería y como lo obtendría y ahora él mismo se limitaba y la limitaba a ella, comenzó a comer aunque en realidad no tenía nada de apetito ¿de qué manera podría ayudarlo y ayudarse?, pero estaba segura que no sería nada fácil— ¿Que quieres hacer ahora?

-Vayamos a ver una película te gustaría... ¿tener una cita conmigo?—murmuró aun con esa molestia pero tranquilizándose poco a poco mientras comía, simplemente no quería pensar más en esa pareja y en lo que le hacía sentir, justo en el momento que un celular empezó a sonar volteo a verla puesto que sabía que era el de ella

Dejo el tenedor y saco su celular observando el numero— ¿Me permites?, no tardo... —murmuró con una sonrisa poniéndose de pie para alejarse hacia un pequeño jardín— hola...

-Hola, como estas ya estamos bajando del avión

-Llegaron rápido... —murmuró un poco seria— estoy comiendo con Darien... ¿qué tal estuvo el viaje?

-Muy tranquilo sin mayores dificultades ¿como están las cosas con Darien? te oyes seria ¿sucedió algo?

-No… nada... solo... —suspiro sutilmente— te extraño, eso es todo...

-Yo también te extraño mucho —sonrió— volveremos en pocos días

-Me alegra escucharlo... —sonrió sutilmente, hasta ese momento la tristeza no te tenerlo cerca se hizo más evidente— dime que me amas...

-Te amo mi dulce bombón te amo

Sonrió ligeramente al escucharlo, volteo hacia adentro viendo como Darien parecía demasiado pensativo— Te amo osito... —murmuró con una sonrisa— me llamaras si pasa algo ¿verdad?

-Te llamare en la noche, para desearte dulces sueños bombón

Suspiro sutilmente— Esta bien... Seiya... ¿solo a mi me has amado?

-Eres la única que ha ocupado y ocupa mi corazón —Detrás de él se escucho la risa de Lita— bueno salvo por Lita —sonrió divertido—

-Salúdame a Lita... —dijo sonriendo un poco más tranquila— no quiero colgar pero debo volver... espera ansiosa tu llamada... te amo Seiya... no lo olvides...

-Y yo a ti te amo bombón te marcare más tarde, dice Lita que cuides a Taiki

-No te preocupes... estaré al pendiente... —sonrió— te amo... hasta luego mi amor...

-Hasta luego amor —le mando besos para después colgar

Sonrió con ternura al escuchar sus besos aunque era mejor sentirlos— ¿Cuando te volviste tan cínica Serena? —se pregunto a si misma respirando profundamente antes de entrar— perdona... era Mina... ¿quieres que nos vayamos?

-Si vámonos —murmuró mientras firmaba el vaucher de la cuenta

Tomo un poco de agua antes de irse— ¿Tendrás que quedarte toda la noche en el hospital?

-Al menos el primer turno...

-Ya veo... —sonrió sutilmente, eso le daría tiempo de poder tomar la llamada de Seiya con tranquilidad y hablar con él por algún rato— bueno vamos a ver esa película que quieres...

-Si —al salir del restaurante espero a que le llevaran su auto, para enseguida ayudarla a entrar en él, y ponerse en marcha rumbo al cine, quizás una relajante tarde junto a su esposa lo ayudaría a olvidar aquellas ideas

Si bien la película era una comedia, Darien no parecía nada divertido, es como si su pensamiento estuviera muy lejos de ese lugar, aunque tenía una ligera sospecha de con quien estaría, ¿por qué simplemente no hablaban bien y terminaban con ese matrimonio?, ¿o es que acaso que Darien aun la amaba?, no aquello era absurdo, él estaba interesado en alguien mas eso era más que obvio, ¿la amaba a ella?, había muchas cosas de las cuales no tenía la mínima idea, ni explicación, después de finalizar la película salieron casi sin comentar nada, el camino al hospital fue igual de callado, en algún momento tendría que abordar ese tema ¿pero cuándo?, ¿cuánto tiempo ambos podrían soportar esa situación?, ahora siendo ella la infiel.

-¿Te divertiste? —Pregunto rompiendo el silencio

-Sí, me relaje bastante... debiéramos repetir mas estas salidas

-Si claro... —sonrió ligeramente, era obvio que ni siquiera prestaba atención a la película mucho menos se había relajado, ese semblante molesto aun seguía presente— Darien... ¿aun me amas? —pregunto la respuesta era obvia pero aun así quería saber lo que diría—

-Desde luego que te amo —sonrió ligeramente observándola

-¿Por qué te enamoraste de mi?, debiste haber tenido a muchas chicas detrás tuyo, muchas de tu edad... ¿por qué te fijaste en una chiquilla de colegio?

-¿Ahora de pronto me haces muchas preguntas al respecto? —Murmuró desconcertado— me enamore de esa alegría incomparable, fue lo que más me gusto de ti, llenas mis días de tranquilidad, y siempre tienes algo para hacerme relajar aun si tengo problemas, me ayudas

Sonrió ligeramente— Darien... suena como si estuvieras hablando de una hermana y no de tu esposa...

-Eres mi esposa, la mujer con la que decidí pasar mis días y eso nunca cambiara —detuvo el auto al llegar al hospital—

-¿Nunca? —Pregunto volteando a verlo mientras se quitaba el cinturón de seguridad— ni aunque dejaras de amarme...

-¿Que te hace pensar que dejaría de amarte?

-No lo se... —murmuró— tal vez el hecho de que estas rodeando de lindas enfermeras... atractivas doctoras... quizá alguna pueda enamorarte...

-¿Es que a caso mi esposa esta celosa?

-¿Celosa? —Pregunto sonriendo— no… solo siendo realista... eres muy atractivo Darien, quizá más de una está enamorada de ti...

-¿Es acaso insinúas que alguien más pueda enamorarme?

-No me hagas caso... tonterías mías... —dijo indiferente— fue una cita muy interesante... gracias...

-Nos veremos más tarde —se acerco dándole un beso en su frente

-Si... hasta más tarde... —sonrió sutilmente bajando del auto, de verdad todo lo que había visto ese día era interesante, solo tenía que ver la manera de que embonaran las piezas y ser capaz de salir bien librada de esa situación

Darien entro al hospital, ¿por qué no podía borrar esa molestia que sentía?, en su mente aun estaba ella besando a ese mediquillo frente a él, y más aparte su comentario con respecto a Seiya, lo mantenía más que molesto.

X-X

Seiya después de colgar el teléfono y saber que estaba con Darien se sentía inquieto, él quería estar con ella, había acordado con Lita que hablarían el día siguiente en una comida con ambas familias juntas, paso la tarde con su madre, pero si se sentía algo cansado se retiro a su habitación temprano, al estar solo tomo el teléfono y le marco a la luz de su vida.

Sonrió al ver el numero— Hola amor... —dijo apagando el televisor, ahora si podría hablar tranquilamente con él, lo extrañaba demasiado

-Hola bombón buenas noches ¿como estas?

-Mejor ahora que escucho tu voz... —se puso de pie y camino hacia la habitación que había usado Seiya— ¿tu como estas?, te extraño mucho...

-Yo también te extraño como no te imaginas

-¿De verdad? —Pregunto sentándose en la cama— ¿donde estas?

-Sabes parece que aquí también van a transmitir la serie, no había visto los cortos, mi mamá está emocionada y ansiosa por ver la serie, me siento nervioso, estoy en mi habitación

-¿De verdad?, debe estar muy orgullosa de ti... ¿no te ha dicho nada de que hacemos una hermosa pareja?, porque a mí me lo dicen a cada rato...

-Si lo comento, pero a mi papá no le pareció el comentario —murmuró recordando la cena—

-Ya veo... —murmuró pues si eso pensaba de una serie ¿que pensaría de la vida real?— por cierto... te mando saludar Rei... —dijo un poco seria

-¿Rei? —Se extraño—

-Si... cualquiera diría que te admira y mucho... bueno quizá no tanto... dijo que no eras su tipo... —murmuró tomando una almohada en la cual vagamente pudo percibir el aroma de Seiya

-¿En serio?, eso no lo sabía —se recostó sobre la cama observando el techo

-¿Y qué es lo que si sabias? —Pregunto dándole un suave golpe a la almohada— dijiste que la conoces ¿no?

-Pues si, compartí algunas clases con ella y con Darien

-Mmm... —murmuró, no podía evitar sentirse celosa y peor que él no estuviera cerca para quitarle esa sensación— ¿y le hablabas?

-Sí, siempre formábamos equipo junto con otros dos compañeros

-¿Te parece atractiva? —Se recostó en la cama colocando la almohada de lado frente a ella

-No, al contrario siempre me ha dado mucho miedo esa mujer, es demasiado explosiva, el único capaz de hacerle frente siempre fue Darien, o era no sé como sea ahora

-Mmm… pero... físicamente... ¿nunca te pareció atractiva?

-Si es atractiva, pero no es el tipo de chica que me atraiga

Sonrió ligeramente— ¿Seguro?, aunque parece que tampoco eres su tipo pero quiero estar segura...

-Claro que si, si no me crees pregúntaselo a Lita —hizo un puchero— es que acaso no confías en mi, dime ¿qué sucedió con Darien esta tarde?

-Claro que confió en ti... solo que hoy recibí demasiados halagos para ti... que si eres muy guapo, muy atractivo... y no sé que tanto mas... —dijo suspirando sutilmente— además dijeron que tú y yo hacemos una hermosa pareja y lo más simpático es que fue delante de Darien...

-¿En serio? —Se sentó interesado— recuerdo que en la universidad decían lo mismo, creo que eso nunca le agrado mucho a Darien aunque nunca decía nada al respecto, pero Rei seguido se burlaba de él

-Si... mmm como que no le gusto mucho el comentario... aparte de que no está de acuerdo con la escena de la playa...

-Bueno eso ya lo sabíamos, pero dime por fue que te encontraste con ella, estoy confundido

-Ah es que Darien me llevo a comer a un restaurante que nos gustaba mucho y casualmente llego ella, ah por cierto ya conocí a su novio... es un hombre muy atractivo también es medico...

Hizo una mueca un tanto molesta— Apenas me fui hoy y ya pasaste la tarde con Darien

-¿Estas celoso? —Pregunto con voz un tanto divertida

-Aunque Darien siga siendo tu esposo no puedo evitarlo

-Te amo Seiya... solo te amo a ti... —dijo abrazando la almohada— ¿donde crees que estoy en este preciso momento?

-¿Donde?

-Trata de adivinar... —murmuró con una suave voz sensual

-Mmm en el jardín

-No... —Murmuró girándose por la cama— en la habitación que ocupaste... acostada en tu cama...

-¿De verdad? —sonrió ligeramente

-Si... para que sepas cuanto te extraño... así que no tienes porque estar celoso... solo fue una tarde, tengo que cubrir las apariencias...

-Lo sé, pero bueno anda dime que paso quiero saberlo

-Bueno pues le pedí a Rei y a su novio que compartieran la mesa con nosotros... Darien como que no estaba de acuerdo pero no dijo nada... fue algo raro...

-¿De verdad?, ¿y ellos aceptaron?, ¿sabrá su novio que Rei tuvo algo que ver con Darien?

-Pues no lo se... pero de pronto el ambiente se puso tenso... no es que yo estuviera celosa más bien estaba decepcionada de que estando yo presente Darien no pudiera dejar de verla...

-Eso me gustaría verlo, como no estuve ahí —sonrió divertido

-No te burles... —dijo tomando la almohada— fue demasiado extraño... obviamente Darien estaba celoso... no fue agradable...

-¿Pero no lo fue por que sentías celos o por algo más?

-No Seiya, no fueron celos... no sé cómo explicarte... los dos trataban de fingir pero bastaba con ver la cara de Darien... y ella tratando de evadirlo, supongo que fue eso lo que la hizo sentirse mal... al parecer no se encuentra muy bien de salud...

-¿En serio? —Murmuró extrañado— ¿que tenia?

-Mmm no lo sé bien... terminamos en el baño ella vomitando y yo esperando a que saliera... pero me dijo algo que me causo extrañeza... dijo que yo no era como imaginaba... ni siquiera había cruzado alguna palabra con ella...

-¿Vomitando? —Se quedo pensativo— entonces si debe estar grave, hasta donde yo recuerdo esa mujer es inmune a todo tipo de enfermedad, todo el mundo podía enfermarse menos ella, sus defensas eran digámoslo de alguna manera punto de inspiración para los experimentos y estudios que llegábamos a hacer

-Pues si fue extraño... se veía muy mal, pálida... ojos llorosos... no te diré que me simpatizo al 100 pero pues no me cayó tan mal...

-Es explosiva pero no es mala, solo aprendes a tratarla, te digo que el único que le hacía frente era Darien, nadie se atrevía a contradecirla —sonrió observando algunas fotografías colgadas en su habitación— encontré mi álbum de fotos de esa época ¿te gustaría verlo?

-Sí, está bien... —sonrió ligeramente— Seiya... la verdad es que me sentí mal al estar cerca de ella... no sé a pesar de que se veía un poco pálida se veía hermosa...

-Que dices, si tu eres mucho más hermosa que cualquiera, bien dicen que no hay mujer fea todas son hermosas y no pienso compararlas, para mi tu eres única la más hermosa y es lo único que importa

-Lo se... mi amor... pero fue extraño... es que recordé que me dijiste que había sido novia de Darien... y mirándonos juntas, somos tan diferentes que me quede pensando en ¿por qué se caso conmigo si al parecer tenía todo en Rei?

-Es una buena pregunta, quizás por que peleaban demasiado, y no creo que Rei lo haya perdonado luego de esa ultima discusión que tuvieron, cuando ella se fue al extranjero a seguir sus estudios, aun desconozco lo que paso, Darien nunca hablo mucho sobre el tema, solo dijo que era lo mejor, y desde entonces no volví a saber de ella hasta ahora amor

-Qué extraño... —suspiro sutilmente— pero no sé porque tengo la rara sensación de que yo no le agradaba mucho... supongo que el hecho de ser esposa de Darien pero ay no se... estoy muy confundida...

-Bueno Rei es especial en su forma de ser, y no cualquiera le agrada, me atrevo a asegurar que yo tampoco le agrade jamás —sonrió divertido

-Mmm es imposible que alguien le caigas mal mi amor... —dijo sonriendo— sabes hoy Darien me dijo que la primera vez que me vio estaba contigo... pero... ¿fue más de una vez que me vieron antes de que le dijeras que yo te gustaba?

Se quedo pensativo— Mmm si, fueron varias ocasiones

-¿Es posible que yo le gustara al mismo tiempo que a ti y que no te dijera nada?

-Si puede ser posible, de lo contrario no se habría acercado a ti, y mucho menos llegado al matrimonio, sea como sea que haya sido Darien se caso feliz contigo

-¿Aun te duele pensar en eso?

-No lo voy a negar, porque estuve siempre presente en cada momento, no sé qué fue lo que le sucedió a Darien, pero si te aseguro que sus sentimientos hacia ti fueron sinceros

-Tal vez... —suspiro sutilmente— pero no lo suficientemente fuertes para que perduraran, en cambio tú... tan solo unos días bastaron para que tu amor resurgiera...

-Tu felicidad es lo único que me ha importado bombón, no juzgues mal a Darien es un gran hombre, podríamos ayudarlo si es que en verdad sigue amando a Rei ¿no crees?

-No lo juzgo solo digo que no me amaba suficiente... si fuera el caso de que aun sigue amando a Rei... ¿por qué no se caso con ella?, tomo una decisión que nos afecto a todos... y no sé porque lo hizo...

-A veces tomamos la decisiones que creemos es mejor, y en aquel tiempo —cerro sus ojos— podría asegurar que él te quería demasiado y que eres muy importante para él, quizás hiciste de lado lo que sentía o había entre ellos, es una hipótesis, se que ahora me amas y que descubrimos un hermoso sentimiento que nos une, pero recuerda que fue lo que te unió a él

-También lo ame... —murmuró abrazando la almohada— pero lo que siento por ti ahora es mucho más intenso de lo que fue alguna vez por él... no puedo negarte que me duele pensar que me estuvo engañando mas porque yo confiaba en él...

-Darien nunca ha sido un hombre que le gusten los engaños, pero debió pasar algo que lo hiciera cambiar

-Ya no quiero hablar de eso por favor... —murmuró buscando el refugio que necesitaba en su almohada— te extraño tanto... me acostumbre a dormir sintiendo tu calor...

-Yo también te extraño mucho Serena, no creo poder dormir esta noche, se que ya no quieres hablar del tema, pero es importante saber que siente y piensa Darien, solo así sabremos qué hacer para conseguir la felicidad y realizar nuestro amor, mañana hablaremos con nuestros padres en la comida

-¿Cómo crees que lo tomen? —Pregunto limpiando suavemente sus ojos

-No estoy seguro... la verdad me siento inquieto

-Espero que todo salga bien... quizá no sea fácil pero es por el bien de los dos... Seiya... ¿no te prohibirán regresar verdad?

-Aun si me lo prohíben volveré como sea

-Tengo miedo Seiya, que algo nos pueda separar... y tenerte lejos no ayuda mucho...

-No temas... el temor solo nos debilita... vamos aprovecha estos días para averiguar lo que siente Darien

-Está bien... —murmuró de pronto se sentía demasiado sola— veré que mas puedo averiguar...

-Sí, aprovecharemos cualquier oportunidad que se nos presente, te extraño mucho

-Te amo Seiya... recuérdalo siempre... mañana será triste ir a grabar y no verte ahí...

-Y yo a ti te amo, cierra los ojos y sentirás que estoy a tu lado

-Sabes... me siento extraña... como... si tuviera un presentimiento... no se me siento rara...

-Tranquila todo esa bien lucharemos es una promesa

-Seiya... ¿puedo dormir escuchando tu voz? —Pregunto abrazando más la almohada—

-Si —sonrió— seremos fuertes y demostraremos muy fuerte que es este amor, te amo Serena

-Yo también te amo Seiya... no me cansare de decírtelo... por cierto... creo que tendrás que regalarme uno como tu... —murmuró divertida

-¿Uno como yo? —murmuró un tanto extrañado y confundido

-Un osito... —sonrió al poder imaginar su rostro sonrojado— necesito abrazarte...

-En cuanto llegue te abrazare y no te soltare, anda descansa bombón

-De acuerdo... antes... mándame un beso... aunque sería mejor si me lo dieras...

Sonrió mandándole besos— Te amo

-Te amo... —murmuró sonriendo sutilmente— ¿me llamaras mañana después de que hablen con sus padres?

-Si lo hare, mañana volveré a marcar, ahora duerme ya es tarde

-Está bien... por cierto... te amo... —sonrió, comenzaba a ganarle el sueño más al estar en esa habitación donde aun podía sentirlo— descansa amor... —murmuró, ahora se sentía más tranquila después de escucharlo—

-Descansa bombón a soñar y estaré presente en tus sueños

-¿Lo prometes? —Murmuró comenzando a ganarle el sueño, y es que escuchar su voz era como un suave arrullo

-Sí, lo prometo

-Te amo... —murmuró suspirando sutilmente, esa sonrisa no podía borrarse de su rostro después de escucharlo, quedándose profundamente dormida

-Yo también te amo —sonrió ligeramente al ya no recibir más respuesta que su profunda respiración— ay bombón no sé que me hiciste, pero me he enamorado de ti como jamás pensé que podría hacerlo, tú me hace cometer mil locuras, te amo, descansa pronto estaremos juntos bombón

X-X

Después de una larga jornada en el hospital volvió a casa, al entrar vio todo a oscuras, dejo su maletín a un lado, subiendo las escaleras, hasta llegar a su habitación, al no ver a su esposa se extraño— ¿Serena?

Para ese momento Serena se encontraba profundamente dormida, pero en vez de soltar la almohada como generalmente lo hacia la tenia mas abrazada, y por lo fresca que estaba la noche ya se había cobijado y estaba enredada entre la sabana y el cálido edredón.

La busco en el baño extrañado, saco el celular marcándole y nada, parecía apagado, la busco por toda la casa— No creo que este aquí —murmuró dudoso e entrar a aquella habitación— ¿donde podrá estar?

Suspiro profundamente, dormía feliz después de haber escuchado la voz de su amor secreto y eso la había relajado.

Entro a la habitación al escuchar un ligero suspiro, la observó dormir plácidamente— Serena

Abrazo aun más la almohada, no es que estuviera acostumbrada a hacerlo, pero en esas dos semanas lo había hecho y ahora dormía contenta de hacerlo.

Se acerco a la cama, que estaba haciendo en esa habitación, la movió un poco— Serena despierta

-Mmm... —Se quejo tan solo acomodándose hacia el otro lado

Frunció el ceño molesto quitándole la almohada— Serena despierta, ¿que estas haciendo aquí?

-¿Qué? —Murmuró al sentir que le arrebatan el sustituto de su osito

-¿Qué haces en esta habitación?

-¿Donde? —pregunto confundida, a tientas busco la lámpara, al encenderla se cubrió los ojos— ¿Darien?, me quede dormida...

-Si eso veo... pero ¿por qué aquí?

-Mmm… yo... —volteo viendo al rededor, hasta entonces entendió la molestia de Darien, era la habitación donde Seiya se había quedado— ah estaba... pensando en cómo decorar y me gano el sueño...

Escudriño su mirada sobre ella no muy convencido— ¿Y ya pensaste cómo?

-Ah... si... —murmuró volviendo la mirada hacia la cama buscando su celular pero al no verlo prefirió buscarlo luego— colores pastel y... cortinas blancas...

-Muy bien —suspiro— es tarde, vayamos a descansar

-Si... pensé que te quedarías en el hospital... —murmurando sutilmente, lo que no hubiera dado por quedarse esa noche en esa cama— es tarde...

-Te dije que volvería después del turno, llevo más de 24 horas sin dormir —salió de aquella habitación dirigiéndose a la que compartían juntos

-Debes descansar... —murmuró caminando detrás de él— ¿quieres que te prepare el baño o prefieres dormir ya?

-Prefiero dormir gracias —murmuró abriendo la puerta de su habitación, quitándose la camisa, y después el pantalón, para enseguida meterse entre las cobijas

Lo observo en silencio y en seguida cerró la puerta para ahora recostarse a su lado— Buenas noches... descansa... —dijo apagando la luz y en seguida acomodarse de lado

-Buenas noches —murmuró sin duda necesitaba dormir, pero no podía, daba vueltas sin lograr conciliar el sueño, que le estaba sucediendo, aun se sentía demasiado irritado

Se había acostumbrado demasiado a Seiya que ahora no tenerlo a su lado o ya de mínimo algo que abrazar le estaba costando no poder dormir, pero no se movía, tan solo sentía como Darien estaba demasiado inquieto, que difícil era ahora compartir la cama con un hombre del cual estaba segura ya no amaba, lo apreciaba pero era todo, trataría de dormir ya que el día siguiente sería difícil.

Al final sin conseguir éxito alguno se recostó con las manos en la nunca observando el techo, viendo de reojo a su esposa que descansaba dándole la espalda, había sido una tarde un tanto rara.

-No puedes dormir... —murmuró sin moverse, después de todo era alguien importante en su vida como para fingir desinterés

-No… ¿y tú?, pensé que dormías

-Lo intentaba pero es difícil sintiéndote tan inquieto... —murmuró

-Lo siento —sonrió ligeramente— hace demasiado calor ¿no te parece?

-Si... un poco... —dijo cubriéndose con la sabana en realidad para ella estaba un poco fresco pero quizá por lo inquieto que estaba Darien es que tenía calor

-Trata de dormir —suspiro aun observando el techo, buscaba relajarse pero aun se sentía atormentado

-¿Te sucede algo? —Se volteo aun manteniendo la distancia— pareces preocupado…

-No es nada, no te preocupes

-Darien... ¿me tienes confianza? —Pregunto observándolo

-Siempre te la he tenido igual que tu a mi

-Si... —murmuró— te quiero Darien y me preocupa que últimamente te ves distinto... ¿hay algo que te moleste?

-La verdad si... hay algo que me enfada, y es ese mediquillo de cuarta, se cree especial y muy superior a mí, cree que por ser especialista puede llegar a cambiarlo todo

-Entiendo... —sonrió sutilmente— ¿estás celoso?

-¿Celoso?, ¿por qué habría de tener celos de alguien como él?

-Quizá porque dices que llego a cambiarlo todo... pero... debes ver si ha sido para bien o para mal...

-Admito que es bueno y que sus métodos han dado resultado, pero no soporto su arrogancia

-A mi no me pareció arrogante... es muy serio e interesante...

-No lo has tratado lo suficiente —murmuró con molestia—quiere quitarme lo que es mío

-Tal vez no lo he tratado lo suficiente pero es que apenas lo conozco... y no me parece que quiera quitarte lo que es tuyo... ya ves que dijo que se iría a Suiza...

-Si eso dijo... pero mientras tanto, se ha encargado de dejar en mal ante mis pacientes

-Pero lo importante es que se han recuperado ¿no?, vamos Darien no seas tú el arrogante, recuerdo que cuando te conocí decías que querías ser un buen médico para salvar muchas vidas... eso era lo importante en ese entonces ¿no?, porque tiene que cambiar ahora...

-Y lo sigue siendo... créeme, solo que ese mediquillo no me agrada, debe ser por eso

-¿Amas lo que dices que quiere quitarte?, lo que es tuyo... ¿de verdad lo fue?

-Tú sabes que amo mi profesión, y de pronto que aparezca con aires de grandeza, queriendo hacerme pasar por un idiota es una mancha a mi reputación

Extendió su mano y la llevo hacia su rostro haciendo que volteara a verla— Darien... no lo eres y lo sabes... solo tienes que aprender a ver las cosas... no creo que pretenda quitarte tu lugar en el hospital... confió en que podrás quitarte esos celos y trabajar en equipo con él...

-La doctora Hino trabaja más que en equipo con él... se supone que debiéramos trabajar los tres en los casos especiales —volvió su mirada hacia ella— pero me siento desesperado Serena, simplemente no puedo

-¿Darien de verdad odias tanto a la Dra. Hino?

-Tanto como odiarla no... —Suspiró— es entregada a su trabajo, y lucha siempre por la vida de sus pacientes, pero es demasiado entrometida

-¿Por qué nunca me la presentaste? —Murmuró observándolo

-¿Presentarte a alguien con quien no me suelo llevar bien?, si algo debes saber es que esa doctora es demasiado mmm como decirlo geniuda

-Comprendo... —sonrió ligeramente— no se entonces cómo pudiste convivir con ella tanto tiempo...

-Tú sabes que no hay nada que no pueda hacer, y será demasiado geniuda, pero no es algo que me tenga sin cuidado... —sonrió ligeramente—

-Supongo que sabes cómo tratarla...

-Así es... no hay nada que no pueda hacer lo sabes

-Lo se... —sonrió ligeramente— ya no te preocupes por ahora... trata de descansar te hace falta... ¿de acuerdo?

-Si... Serena... —sonrió ligeramente— ¿puedes abrazarme un poco?, no sé porque hoy me siento entre irritado y demasiado vulnerable

-Claro... —murmuró recorriéndose un poco en la cama para poder abrazarlo— ya no te molestes... todo se arreglara...

Cerró sus ojos acurrucándose junto a ella— Gracias

-Trata de dormir... —murmuró cerrando los ojos, si bien tenía que dormir sabría que no podría hacerlo, más que nada porque no podría dejar de pensar sobre lo que debería hacer en un futuro

Asintió abrazándola, su calor era confortable, y quizás era lo que necesitaba para poder dormir.

X-X

Al día siguiente Rei se levanto temprano, antes de iniciar su jornada, paso primero por el consultorio de su novio, toco la puerta un poco nerviosa, el día anterior después de que salieron del hospital al llegar a su casa se quedo completamente dormida después de probar un bocado de ese rico pastel que no se había terminado, y no supo en qué momento se había marchado Diamante de su casa.

-Adelante... —dijo revisando el expediente de uno de los tantos enfermos que ahora se encargaba de cuidar

Abrió la puerta con lentitud asomando su cabeza— Buenos días

-Buenos días hermosa... —sonrió poniéndose de pie — pasa... ¿a qué debo el honor de tu visita?

-Traje un poco de café —sonrió mostrándole los vasos de café

-Gracias no tenías porque molestarte... —dijo ayudándole a abrir la puerta para que entrara y en seguida cerrando— pero tú no debes tomar café...

-Para mi traje un té —sonrió mostrándole su vaso— y traje un poco del pastel de ayer, perdona no supe en qué momento me quede dormida

-No te preocupes... comprendo lo cansada que estabas... —tomo una silla para que se sentara— en tu estado deberás trabajar menos...

-Si ya imagino diciéndole al director que reduzca mis horas de trabajo porque estoy embarazada —se burlo de sí misma— además mis pacientes no me perdonarían si los abandono

-Rei... tu embarazo no es un juego, sobre todo porque últimamente no te sientes muy bien que digamos... ¿o me equivoco?, ayer fue demasiado lo que pasaste...

-Hay días que estoy muy tranquila y otros días en que no me siento bien, pero en la revisión salió que todo estaba bien ¿no?

-Así es... pero bueno cada mujer reacciona diferente... además... —evadió un poco la mirada— quizá te afecto demasiado ver al Dr. Chiba con su esposa...

Bebió un sorbo sin responder, ante lo que sabía que era más que evidente.

-¿Que fue lo que te impresiono más? —Pregunto jugando con el vaso de café— ¿e estuvieran juntos como si nada o que su esposa es en verdad agradable?

-Ambas cosas... —bajo su mirada con tristeza

Suspiró— ¿Que te decía Chiba de ella?

-No es tanto lo que dijera... siempre la considere una niña tonta... —observo el té moviéndolo un poco— Darien siempre evitaba hablar de ella

-Rei... sé que hay muchas cosas que te lastiman... pero... hay cosas que me interesaría saber... como por ejemplo, ¿por qué siendo una mujer tan bella y tan inteligente terminaste con alguien como él?

Levanto su vista hacia él— A veces el corazón escoge a la persona menos indicada ¿no te parece?, no pensé que alguien que me enfrentara a cada momento podría enamorarme —se levanto caminando hacia la ventana

-¿Te amó? —pregunto directamente

Guardo silencio meditando e su pregunta— Creí que así era... ahora no estoy segura de nada

-¿Aun lo amas? —Murmuró observándola

Llevo su mano hacia su vientre— Diamante... ¿por qué me lo preguntas?

-Bien cambiare la pregunta... —suspiro volviendo la mirada a su vaso— ¿por qué se caso con ella y no contigo?

-No lo se... discutimos, cuando lo vi por primera vez con ella, fue unos días antes que me marchara al extranjero, se la razón por la cual se acerco a esa niña tonta, y jamás lo perdone... ser cambiada por alguien tan insignificante como ella ¿por qué?

-¿Cuál fue la razón? —Pregunto más interesado

-Seiya Kou...

-¿Quién es él?

-¿Has escuchado esa nueva serie?

-Si... creo que es pareja de la esposa de Chiba... ¿no?

-Si... exactamente, él es digamos de alguna manera el mejor amigo de Darien, pero jamás soporto ser comparado con él —se giro hacia él, en su mirada se mostraba coraje y tristeza— su tonto orgullo puede más que cualquier cosa

-No entiendo... —murmuró confundido— ¿qué tiene que ver con que se haya casado con ella?

-¿Por qué se caso?, no lo se... quizás al final de cuenta... si se enamoró, porque se acerco fue para impedir que Seiya lo hiciera eso es todo

-Si era su amigo ¿por qué evitar que se acercara Seiya a ella? —Suspiro sintiéndose un tanto molesto por pretextos absurdos—

-Por idiota y por celos, Seiya desde niño ha estado comprometido, a decir verdad nunca entendí su amistad... aunque tampoco me entiendo yo misma, celos absurdos —presionaba sus puños volviendo su mirada a la ventana

-¿Qué pensaste cuando la viste ayer? —En seguida de preguntar bebió un poco de café

-No es aquella niña que me quito a mi novio sin darse cuenta... es totalmente diferente, y peor aún se preocupo por mí, si supiera lo que paso entre su marido y yo... no se habría portado de esa forma ¿o sí?

-Es posible que no... —Murmuró suspirando profundamente— ¿la odiabas no es así?

-Si... la odie tanto como no pude hacerlo con él —lagrimas comenzaron a inundar sus ojos— no era posible que alguien como ella de la nada me lo quitara, sin siquiera haberme enfrentado, sin haber luchado por ganar su amor, ¿que pudo ver en alguien como ella?

-¿Qué crees tú que vio en ella? —Estuvo tentado a pararse y consolarla, pero ese tipo de cosas es lo que la harían una mujer fuerte, que enfrentara sus fantasmas

-Ingenuidad… alegría... jovialidad, odio admitirlo pero es demasiado agradable

-Lo es... —murmuró— pero... ¿crees que la haya amado tanto como a ti?

-Si la amara... jamás me habría hecho su amante... ¿no te parece?, debo parecerte tan estúpida, como para haberme rebajado a ese tipo de trato, quería vengarme de él, quería que sintiera el dolor que dejo en mi, y solo termine siendo una tonta que se enamoro aun mas como una adolescente

-No eres una tonta... simplemente que el sentimiento que estaba oculto en tu corazón resurgió con la convivencia... pero ¿por qué no le pediste que se divorciara?

-Lo hice... millones de veces se lo pedí... —seco sus lagrimas— y su respuesta siempre fue no, y por ende también fue motivo de discusión,

-Es egoísta... —dijo tajante— ¿por qué motivo no se divorcia?

-No quiere que nada afecte su perfecta vida, después de todo su esposa es una gran actriz y él su orgulloso esposo —se encamino volviendo a sentarse ahora sobre el sofá— orgullo...

-Rei... —murmuró dejando el café sobre el escritorio— ¿de quién querías vengarte... de él o de ella?

-De él desde luego... al final de cuentas ella nunca se entero de lo que sucedió entre nosotros, aunque al final de cuentas supongo que ella también saldría afectada no importa ya... —sonrió ligeramente— no pensé que pudiera agradarme... que irónico

-Es irónico, pero creo que deberías hablar con ella... merece saber lo que su esposo le hizo... —dijo poniéndose de pie— y lo que posiblemente le siga haciendo... si quieres comenzar de nuevo es necesario que te deshagas de cualquier cosa del pasado...

-Si... tienes razón... quizás deba hacerlo, sabes ayer en el baño le dije que no volvería a interponerme en su camino, quizás no lo entendió —suspiro con cierta melancolía

-¿Tú crees que si supiera de su infidelidad seguiría con él?, no Rei... o quizá sí... también por mantener su estatus, ser conocida como la esposa del Dr. Chiba... pero no me pareció que fuera una persona así... igual deberías hablar con ella...

-Si... me pregunto ¿qué haría si supiera que espero un hijo de su esposo?, sabes... es la primera vez que hablo de esto con alguien...

-Es bueno que me tengas confianza... —sonrió ligeramente acercándose a ella— sobre todo porque quiero estar a tu lado en todo momento... espero que me lo permitas...

-Me has brindado todo tu apoyo, más en estos momentos que me siento tan vulnerable... jamás me había sentido así, son sensaciones nuevas para mí, y creo que es a causa de este pequeño —sonrió acariciando su vientre, con una ligera sonrisa— del llanto y la frustración, a la ternura que drástico

Sonrió ligeramente— Es normal son los cambios hormonales... bueno que te parece si comenzamos con nuestro día de rondas... ya es tarde

Recostó su cabeza en su hombro— Déjame quedar unos minutos mas... por favor —cerro sus ojos, aun había muchas cosas que debía pensar y hacer como el hablar con la esposa del hombre que amaba

-De acuerdo... —sonrió abrazándola

Lo abrazo buscando mas su calor, ya no dijo nada, sentía un hueco en su corazón recordar lo sucedido, y lo que había vivido hasta ese momento la hacían sentir emociones encontradas, coraje consigo misma, felicidad al recordar los instantes vividos junto a él, lagrimas se asomaron por sus mejillas, ocultándolas entre el saco de Diamante.

Suspiro abrazándola, esa mujer significaba mucho para su vida y estaba siendo difícil para ella al igual que para él, ahora solo le quedaba estar con ella y apoyarla.

X-X

Notas de autoras:

Pues muchas gracias por cada uno de sus reviews, hoy es domingo y como les dije es el día que actualizaría y no mentí, esperamos que les haya gustado el capitulo, muchas platicas interesantes. Y Serena celosa jajaja pero bueno como no estarlo de tremendo bombón como es Seiya, ahora pobre Rei debe estar sufriendo demasiado, pero ya veremos qué pasa más adelante.

Ahora un agradecimiento especial para: selene kou chiba, felina 26, ShelydeKou, Katabrecteri, Polvo de Estrellas, angeles24, TsukinoDiamante, Nallely Gzz M, princessnerak, Nee21dolfin, CONEJA, clauseiserdar1, por sus lindos reviews, esperamos vernos en el siguiente capítulo, ahora las dejamos que tengan buen inicio de semana descansando :P saludos, abracitos y besitos.

Atentamente

Marina Acero y Marie Choi Winchester Kou