Capitulo 19

Durante esa noche no pudo dormir nada, entre lo ocurrido con Rei y su repentino embarazo precisamente del hombre que mas odiaba en ese momento hasta el hecho de que su esposa no llegara a dormir y que no contestara a las llamadas, sin pasar por alto que tampoco su amigo lo hiciera, necesitaba hablar con él, tendría que ir por prioridades, así que ahí estaba en la más elegante florería escogiendo las rosas más hermosas para ese arreglo que enviaría de felicitación a la futura mamá, obviamente con su respectiva tarjeta donde ponía parte de su sentir, en esta ocasiones fueron rosas de todos colores y estaba satisfecho con el arreglo ahora solo esperaba a que le entregaran su tarjeta para retirarse a buscar a su esposa, cosa que no fue necesaria al escuchar el televisor de la empleada.

"La famosa actriz Serena Tsukino fue vista entrando a un hotel de no muy buena categoría pero no iba sola... estaba acompañada de un misterioso hombre del cual no supieron darnos el nombre, ¿será parte de su nuevo proyecto?, ¿o acaso un truco publicitario para aumentar la expectativa con respecto a su nueva serie?"

No supo en qué momento había sacado el celular para comenzar a llamar a su esposa y en vista de que no le contestaba busco el numero del represéntate de ella, arrebato la tarjeta y salió del lugar, Serena estaba engañándolo y ahora todos lo sabían.

Yaten suspiró al ver aquella noticia, los problemas iniciarían antes de tiempo, ninguno de los dos contestaba sus llamadas, contesto el teléfono que sonó en seguida de haber colgado al no recibir respuesta de los protagonistas no solo de su serie si no del futuro escándalo que se acercaba— Bueno

-¿Dónde diablos esta Serena? —Pregunto más que molesto mientras caminaba hacia su auto—

-Ay eres tú, Serena está ocupada ¿qué quieres?

-¿Ocupada? —Pregunto incrédulo— ¿dónde y con quién?

-Obviamente grabando, ¿donde más?

-Quiero hablar con ella... —dijo abriendo la puerta del auto

-Lo siento pero le diré que te marque más tarde, no puedo irrumpir la escena

-Si en una hora no me llama iré a buscarla y no me importara si está grabando o no... —Azoto la puerta del auto

-Haz lo que quieras, de todas formas hoy no estamos grabando en el set —dijo con burla colgando el teléfono—

Arrojo el teléfono al asiento del copiloto y se fue manejando a toda velocidad sin tener un lugar fijo a donde llegar, solo eso le faltaba para completar su vida, su mujer engañándolo.

X-X

Seiya abrió los ojos, ya era un poco tarde, la vio dormir junto a él acariciando su mejilla, se levanto poco a poco pidiendo algo de desayunar a la habitación, para después encender su celular y marcarle a Yaten, al ver las llamadas perdidas, debía estar enojado seguramente.

Apenas si reconoció el numero contesto— ¿Donde están metidos?, ¿qué clase de hotel es? —Pregunto saliendo del set yendo a su oficina

-¿Como lo supiste? —Murmuró sorprendido acercándose al ventanal

-Serena es la noticia de hoy... tu nombre aun no figura pero el de ella si... ¿donde están?

-En un hotel—fijo su mirada— está cerca del parque de diversiones

-Te diría que no le dijeras nada a Serena pero... Darien me llamo obviamente también vio la noticia de que fue vista entrando en un hotel con un hombre misterioso... así que creo que deberá llamarlo

-Entiendo... seguro debe estar furioso, aunque no creo que Serena quiera hablar con él, al menos no hoy

-¿Ocurrió algo? —pregunto preocupado

-Si

-¿Qué paso?, ¿ella está bien?

-Está bien... ¿recuerdas la casa que Mina le ayudo a conseguir para que la comprara y pudiéramos refugiarnos ahí sin ser vistos ni causar escándalos?

-Sí, ¿la descubrió?

-No… resulta que en la casa de enfrente vive la que es o era amante de él... y bueno solo puedo decirte que estaba irreconocible...

-Imagino lo que sintió Serena... —murmuró preocupado— ¿y qué van a hacer ahora?

-El divorcio es inminente, en cuanto lo vea se lo pedirá, no creo que pueda fingir, porque aunque no lo ama, se que le duele lo que sucede, y se siente decepcionada

Suspiró profundamente— Es normal... aunque tampoco me cae bien... —se quedo callado un segundo— de acuerdo dile que se tome el día y de ti podemos decir que aun no regresas de tu viaje a Corea…

-Gracias Yaten, mmm entonces creo que ir al parque de diversiones no es buena idea

-Trata de que se distraiga y ya mañana veremos qué pasa... ¿de acuerdo?

-Así lo hare, gracias, sabía que podía contar contigo —sonrió colgando el teléfono justo cuando tocaron la puerta por fortuna había pedido que lo dejaran en la puerta y se lo cargarían a la habitación, después se las arreglaría, suspiró tomando la charola, acercándose a la cama

Se movió un poco en la cama estirándose buscando sentir a su osito pero nada, abrió un poco los ojos y lo vio acercándose a la cama— Hola... buenos días... —sonrió

-Buenos días —sonrió con ternura— ¿cómo dormiste?

-De maravilla entre tus brazos... —sonrió ligeramente incorporándose un poco— ya pediste el desayuno... que rico ¿qué es?

-Son hot cakes con mermelada de fresa café y jugo

-Mmm delicioso... —sonrió suspirando sutil— entonces después del desayuno nos bañamos y listos para irnos al parque...

-Si —se quedo pensativo unos momentos para después hacer una llamada telefónica a Lita

-¿A quién llamas? —pregunto al ver que no desayunaba

-A Lita —esperó a que le contestara

-¿Seiya, donde están? —Pregunto en cuanto contesto la llamada

-En un hotel, necesito tu ayuda

-Claro, ¿que necesitas?

-Unos disfraces para poder salir a la calle sin ser reconocidos

-Está bien... ¿dónde nos vemos?

-Ven al hotel que está cerca del parque de diversiones, antes de llegar al centro, pide por la habitación 415

-Está bien... te llamo cuando este cerca... nos vemos...

-Gracias —sonrió colgando el teléfono— listo

-¿Para qué queremos disfraces? —pregunto Serena que comía un trozo de pan

-Para poder salir sin ser reconocidos... —se sentó aun lado de ella

-Mmm es una buena idea... —sonrió tomando otro trozo para dárselo en la boca—

-Si —tomo un bocado— Yaten te dio el día libre

-Ah ya hablaste con él... ¿qué te dijo? —pregunto tomando un poco de mermelada para comerla así sola—

-Darien te está buscando, me dijo que tomaras el día libre y por mi parte dirá que no he regresado de Corea…

-Ah ya veo... —murmuró tranquilamente— bueno pero si tendremos nuestro día juntos ¿verdad?

Le sonrió— Claro, pasaremos un día muy divertido, pero creo que debes saber que eres la noticia de la mañana

-¿Cómo? —Pregunto desconcertada— ¿cómo que la noticia de la mañana?

-Alguien nos vio entrar, Yaten dice que solo figura tu nombre, y al parecer Darien ya vio la noticia

Dejo el hot cake sobre el plato al escucharlo— ¿Y tú?, ¿de ti no dicen nada?

-Ni una sola palabra

Respiro más tranquila— Bien mientras no sepan que eres tu todo estará bien... ¿que mas dijo Yaten?

-Le conté en resumen lo sucedido ayer, por ahora no tienes porque preocuparte, ambos tenemos el día libre —le guiño un ojo, mientras comía

-Ya me imagino cómo estarán haciendo suposiciones... mientras que no digan que fue con el protagonista de la película que termine todo está bien... ese hombre me desagrada... —dijo tomando el vaso de jugo— ¿tu como estas con todo esto?

-Más tranquilo... —le sonrió— lo inevitable pasara y estaré preparado para ello, Darien no ha dejado de marcarme

-¿Crees que deba llamarlo? —pregunto comiendo un poco mas de mermelada

-Que deberías llamarlo si, pero... no lo hagas —sonrió con un dejo de maldad— creo que le toca sufrir un poco

Sonrió ligeramente— Mi amor hoy amaneció maldoso y me atrevo a decir que quizá un poco posesivo

Le sonrió— Este día debe ser solo nuestro así como los días futuros, ya que anoche se arruino

-Te amo... —se acerco robándole un beso— sabes que fue hermoso verte cargar la charola con nuestro desayuno...

Le sonrió sonrojado— ¿De verdad?

-Si... así quiero que sean todas nuestras mañanas, bueno quizá en ocasiones sea yo quien lo lleve hasta nuestra cama... pero en general así quiero que sea... —sonrió— y con cositas extras... como por ejemplo... ¿qué te parece un delicioso baño?

-¿Y qué te parecería esto? —sonrió acercándose a ella recostándola sobre la cama besando sus labios con amor

Sonrió no tardando en abrazarlo y corresponder a sus labios, ese día nuevamente no pensaría en nada ni en nadie más que no fuera Seiya, ese sería el primero de muchos días juntos en la ciudad, sus labios tenían la habilidad de tranquilizarla y como siempre de querer mas.

-Te amo —murmuró entre sus labios acariciando su rostro

-Te amo mi dulce estrella... mi osito... —murmuró sonriéndole entre sus labios— creo que hoy será un día perfecto para modelarte un vestido...

-Me encantaría —sonrió bajando sus besos por su cuello

-A mi mucho mas... —murmuró disfrutando de sus besos— quizá la noche se arruino pero... una mañana así no... —Suspiró acariciando su espalda por fortuna para ese momento ya no tendría necesidad de quitarle la camisa— que bueno que puedes dormir sin ropa... —sonrió divertida—

-Si me da calor en las noches y siento que me ahogo —sonrió—

-¿Y cuando hace frio?, ¿también podre sentir tu piel desnuda? —Pregunto girando quedando ella sobre él— mmm que esplendida vista...

-Solo si tú me das tu calor

-No sabes las veces que te veía haciendo ejercicio... imaginaba que me abrazabas con tus brazos fuertes... y otras cosas mas... —dijo bajando el cierre lateral de su vestido—

La observo detenidamente— ¿Y ahora que imaginas bombón?

-En las mil y un maneras en que te amare... en que me amaras... en los días felices que tendré a tu lado... las sorpresas que habrá cada día... —murmuró bajando los tirantes del vestido— en momentos como este... ¿y tú que imaginas?

-Una vida a tu lado cada mañana seduciéndome, seduciéndote a cada momento, enamorándome más de ti, en hacerte el amor y tocar juntos el cielo día y noche, noche y día

Sonrió al escucharlo— Mmm ambos podríamos pensar en la infinidad de lugares donde podríamos estar... siempre habrá algún buen lugar para amarte... para amarme... te amo Seiya y lo que más deseo es que me ames cada día mas... —por fin había logrado bajar el vestido y dejarlo solo sujeto en la cintura

Se levanto, para poder abrazarla e impulsar el vestido fuera del delicado cuerpo de ella, al instante beso con amor sus labios, acariciando su espalda, estrechándola entre su cuerpo— Te amo tanto

-Y yo Seiya te amo más que a mi vida... —murmuró entre sus labios— nadie jamás me ha hecho ni me hará sentir lo que tu amor...

Acaricio su rostro con su mano acercándola hacia él besando sus labios, mientras sus manos acariciaban por completo su cuerpo desnudo, quitando aquellas dos prendas que aun quedaban sobre su cuerpo.

Rodeo su cuello con ambos brazos tan solo reaccionando en el momento preciso que sentía debía hacerlo, hasta que se sintió completamente desnuda entre sus brazos, en el último instante y estando así sentados rodeo su cintura con sus piernas, sus labios sabían a dulce mermelada, supo que jamás olvidaría el sabor de sus labios no después de ese momento.

La rodeo con sus brazos, bajando sus besos a sus hombros apartando ligeramente su cabello acariciando su cuello, no olvidaría nunca cada momento que vivía a su lado, disfrutaría de cada uno como nunca, la amaría siempre, lo sabía, sería imposible no estar a su lado noche y día, al menos hasta que pudieran estar juntos definitivamente, la amaría en ese momento como si se tratara de la primera vez, buscarían juntos ese paraíso, la sentiría hasta grabar cada milímetro de ella, de su ser.

-Te amo... —murmuró a su oído suspirando sutil ocultando su rostro entre su cuello y hombro, le gustaba sentir sus labios besando su piel, sus manos recorriéndola por completo, esa conexión que había entre ellos en momentos tan íntimos le asombraba, es como si la conociera de toda la vida, sabía dónde y cómo hacerla estremecer— mi amor...

-Te amo tanto —murmuró volviéndola a recostar sobre la cama, para él levantarse y quitarse los boxers, y después recostarse sobre ella— te amo, te amo Serena mi amor, mi bombón

Sonrió acariciando su rostro— Soy tan afortunada por tenerte a mi lado... porque me ames, por ser tuya cada noche y cada día...

-Los dos somos afortunados y lo seremos más aun cuando podamos expresar nuestro amor libremente —sonrió fundiéndose en ella

-Seiya... —murmuró a su oído, flexiono su pierna rozando la de él y sus manos se aferraron a su espalda al momento en que se sintió nuevamente suya

-Serena —gimió placenteramente sintiéndose en su interior— te amo, me gusta cuando te aferras a mi así como yo a ti

-Te amo... te amo Seiya... —dijo aferrándose no solo con sus brazos si no con sus piernas entrelazándolas a su cuerpo, sus manos recorrieron su cuerpo, disfrutando de las sensaciones de ambos— con toda el alma...

-Te amo con todo mi ser amor te amo —sintió como poco a poco llegaba el momento clímax, besando sus labios

Ya no dijo nada, solo se enfoco en sentir su cuerpo uniéndose al suyo, sintiendo como le pertenecía en cuerpo y alma, lo amaba, solo susurraba su nombre en medio de gemidos aferrándose mas a él— Eres mi vicio... —murmuró al sentirse tocar no solo las estrellas si no el universo entero entre sus brazos—

-Y tu el mío, eres mi vida entera —murmuró relajando su cuerpo, dándole pequeños besos— ahora si podríamos tomar un baño antes de que llegue Lita

Sonrió acariciando su rostro— Si amor... solo que tendrás que llevarme cargada... no quiero separarme de ti...

-Está bien vamos —sonrió levantándose un poco para cargarla— te amo

-¿Sabes?, me encanta que consientas... que me apapaches... me siento bien entre tus brazos...

-Y a mí me encanta consentirte, eres como mi princesa... me encanta esta siempre pendiente de ti, te amo —al llegar al baño la bajo con cuidado para abrir la llave

-Pero me vas a malacostumbrar ¿qué hare el día que no estés y quiera que me abraces?

-Osito estará contigo

-Se llama "amor" —dijo haciendo un gesto infantil— siempre estará conmigo...

-Igual que yo contigo, aun si físicamente no estoy a tu lado, viviré en tu corazón siempre —tentó el agua, regulándola a una temperatura adecuada, para después tomar su mano y hacerla entrar a la regadera con él

-Ahora que lo pienso... te confesé mis fantasías... pero tú no... ¿Fantaseabas conmigo?, antes de que todo esto iniciara —suspiró al sentir el agua recorrer su piel

-Si... muchas veces fantasee con poder acariciar tu piel —murmuró acariciando su cintura— con poder besarte, sentir tu calor, sobre todo aquel día que te vi envuelta en esa sabana

-Dime... ¿qué pensaste ese día? —Pregunto mientras hacía que el agua ahora cayera sobre él y tomaba una de las pequeñas botellas de shampoo

-Que eras la mujer más bella, parecías una ilusión y al mismo tiempo algo inalcanzable para mi, ya libraba una batalla la cual solo se intensifico en mi interior, no pude dejar de observarte, no pude no pensar en subir y hacerte mía —sonrió nervioso— te desee tantas veces y no podía expresar lo que tú me haces sentir

-¿De verdad lo hubieras hecho? —pregunto rociando un poco del contenido de la botella que resulto ser jabón liquido sobre su cuerpo comenzando a hacer espuma

-Si... lo deseaba y en ese momento lo que siento tenía ventaja sobre mi razón... solo basto un instante para que desaparecieras del balcón para hacer que mi razón ganara

Sonrió ligeramente acariciando su cuerpo— ¿Entonces... si yo me hubiera quedado ahí observándote hubieras subido a hacerme el amor?

-Si... habría cometido una locura, pero lo habría hecho

-Mmm... ¿Y si te dijera que en ese momento te desee como jamás lo hubiera imaginado?, que durante ese día no pude quitarme de la mente tus brazos, tu cuerpo más que perfecto...

-Nuestros pensamientos se conectaron mutuamente, tampoco pude dejar de pensar en ti ese día, si en ese momento me hubieran dicho que sería infiel con la esposa de mi mejor amigo me habría reído... pero ahora —sonrió abrazándola— me burlaría si alguien me dijera que tengo que dejarte, porque eso jamás lo hare, al menos que tu no me quieras a tu lado

-Jamás... porque sin ti no podría vivir... te lo dije eres mi vicio... algo así como mi droga... —murmuró abrazándolo llenándose de espuma ella también— oye pero... tu ya lo intuías... porque aquella noche... me hiciste el amor no solo con deseo si no con necesidad... con amor...

-Es posible. Porque ya sabía que sentía algo mas por ti... porque cada sonrisa que veía, cuando recibías aquellas flores y notas me hacían feliz

-Oye... ¿y fui muy evidente en mis coqueteos contigo? —Pregunto sonrojada llenando su espalda de espuma—

-Me gustaban mucho —sonrió disfrutando aquel baño tomando un poco de espuma llenando su cintura y su vientre, abrió los ojos extrañado, agachándose un poco para poderlo observar mientras lo tentaba— estas inflamada amor

-¿Qué? —Pregunto llevando las manos a su vientre— seguramente no tarda en llegar mi periodo... esas pastillas que tomaba solo me hacen tener altibajos hormonales... me veo gorda...

-No, para nada, solo un poco más llenita, además esta inflamación no es normal... si no se te quita en unos días será mejor que vayas a que te revisen

-Si... Mina ya se encargo de sacar una cita... te lo dije que me veía rara... —dijo haciendo un puchero— a ti solo te gusto el otro efecto raro...

Se sonrojo observado sus pechos— No puedo negarlo

-Seiya... —dijo sintiéndose sonrojar volteándose cubriéndose con ambas manos

-Son lindos —murmuró apartando sus manos para acariciarlos— me gustan

-Malo sería que no... —Murmuró cerrando los ojos al sentir sus caricias— entonces estaría molesta...

-Me gusta todo de ti, tu cabello, tu espalda, tus piernas, tus ojos, todo...

Sonrió acercándose a él— Espero que cada día que pasemos juntos me digas lo mismo... todo lo que te gusta de mi...

-Lo hare cada día —sonrió acercándola al agua para enjuagarse

-¿Y si tengo algunos kilos de más me amaras igual?, ya ves ya hasta tu lo notaste...

-No, no son kilos demás es inflamación —sonrió divertido— pero aun si los tuvieras te seguiría amando mucho más aun si estamos viejos canosos e histéricos

-Yo no soy histérica... —dijo abrazándolo— pero me gusta la idea de llegar a estar juntos y ser viejitos y canosos...

-De viejo uno puede ser histérico —sonrió divertido— imagínate una casita en el campo frente a un lago y tu y yo sentados tomando el sol observando el horizonte

-¿Y donde dejas a nuestros hijos? —Pregunto dejando que el agua cayera en su espalda— quiero cuatro...

Sonrió Seguro para ese entonces los tendremos de visita en casa, porque serán chicos buenos y realzaran sus sueños, mejor que sean diez

-¿Diez? —Pregunto sorprendida— pero... Seiya... quiere decir que siempre me tendrás embarazada... mínimo un niño por año eso son 10 años... ¿no crees que es mucho?

Soltó una divertida carcajada— Si tienes razón —sonrió rascándose la cabeza cerrando el agua para tomar una toalla y envolverla en ella— aunque si fueran gemelos o sextillizos quizás podríamos llegar a los 10

-Si fueran gemelos tendrían que ser cinco embarazos... oye... que ya no quieres verme sexy y seductora...

Sonrió Claro que sí, pero pienso que aun embarazada te verías sexi

-Si seguramente... sexy con una súper barriga y más si son dos o tres bebés... —dijo haciendo un puchero mientras dejaba que la abrigara— mejor dejémoslo en dos o tres bebés... ¿te parece?

-De acuerdo —sonrió besando sus labios, para enseguida tomar él la otra toalla y secarse— hay que apresurarnos Lita no debe tardar

-Cierto los vestidos... —sonrió saliendo del baño yendo directo a abrir la bolsa— están hermosos... —dijo sacándolos

Se acerco para poder velos— Lita tiene muy buen gusto

-¿Por qué tantos? —pregunto sacando uno seguido del otro, en distintos colores, algunos beige, verdes, rosas— y todos son vestidos... ¿cual me pondré ahora?

-El que más te guste —sonrió— cuando se trata de ir de compras Lita es una experta —abrió su maleta para sacar ropa limpia y cambiarse

-¿Qué te parece este? —pregunto mostrándole uno rosa de tirantes y abajo de la rodilla— o este... —mostro uno que parecía mas elegante en comparación con el rosa, de color crema con la orilla negra y un cinturón bajo el pecho que terminaba en un moño, escotado de tirantes delgados, a su parecer demasiado escotado pero no por eso menos lindo

-Mmm el cremita me gusta —sonrió mientras se ponía una playera polo de color rojo

-De acuerdo... —sonrió feliz comenzando a cambiarse— oye... he estado pensando en algo... no sé que pienses pero... quisiera hablar con Rei...

-¿Quieres hacerlo? —la observó sorprendido aunque sabia que Rei la buscaría tarde o temprano

-Si... eso creo... es que... creo que también ella ha estado sufriendo con esta situación, mas porque ella era su novia antes de que yo apareciera y quizá me vio como una chica que le quito al hombre que amaba... ahora entiendo el porqué pensaba diferente de mi...

-Entiendo... entonces vamos a verla ¿te parece?

-Si... de hecho antes de ir al parque, para así poder disfrutar el resto del día a tu lado

-De acuerdo —sonrió al escuchar que tocaban la, la puerta, se acerco para abrir— hola Lita pasa te esperábamos

-Hola Lita... discúlpanos por molestarte... —dijo Serena que se acerco ya que había terminado de cambiarse— ¿y Taiki?

-Está afuera esperando en el auto —sonrió— no se preocupen, ya saben que pueden contar con nosotros —le dio una bolsa— espero que esto les sirva

-Gracias... ah por cierto gracias por los vestidos me quedo perfecto...

-Se te ve divino —sonrió complacida al ver el vestido puesto en ella— me alegro mucho—

Sonrió tomando la bolsa para ver qué es lo que les llevaba dejándolos solos.

-¿Como están? —pregunto Lita al ver que Serena lucia muy tranquila y relajada

-Mejor que ayer claro esta... —suspiró— iremos a buscar a Rei, Serena quiere hablar con ella

-¿Que fue lo que paso?, ¿por que terminaron aquí?, la noticia de que Serena fue vista entrando a un hotel no ha pasado a mayores creo que dicen que era una chica muy parecida...

-Menos mal —sonrió aliviado— resulta que Rei es su vecina y fuimos testigos de una discusión entre ella y Darien... si llega a buscarme Darien, dile que aun sigo en Corea

-Pobre Serena... tener que escuchar y ver a su esposo con otra mujer... —dijo observando cómo Serena ahora guardaba los vestidos— no te preocupes no ha llamado y aunque lo haga no hay nadie en casa, Taiki y yo vamos a ver pendientes de la oficina... ¿ustedes que harán?

-Iremos a ver a Rei y después al parque de diversiones

Sonrió ligeramente— ¿Y tu como estas? —pregunto no parecía preocupado pero tampoco parecía tan relajado

-Preocupado, tengo muchas emociones encontradas Lita... por un lado el amor que tengo por Serena y por otro lado la amistad que tengo o que tendré con Darien, ya sé que me dijiste que no debería importarme —murmuró al ver su semblante— pero sé que necesita ayuda, no está bien —suspiró

-Pero es que fue él solo quien se metió en esos problemas... —Suspiró un poco preocupada— pero bueno este no es un buen momento para hablar al respecto... pero creo que ya es hora de que pienses en ti y solo en ti Seiya... eso equivale a apoyar a Serena...

-Luchare por ella... no en baldé enfrente a mi padre —sonrió bromeando un poco

-Ves así esta mejor... —sonrió— bueno ya te dejo Taiki debe estar desesperado esperándome... espero que les sirvan esos disfraces fue lo más natural que pude conseguir...

-Gracias eres un amor Lita salúdame a Taiki, y espero que se hayan portado bien —le dio un beso en la mejilla

-Tonto... no mejor que tu... —dijo dándole un golpe en el brazo— ya me voy, nos vemos luego... adiós Serena...

-Adiós Lita y gracias... —sonrió saliendo del baño ya que terminaba de arreglarse

Sonrió observándola alejarse para enseguida cerrar la puerta un tanto divertido.

-¿Y bien? —Pregunto pues ya se había arreglado— ¿qué tal me veo? —Sonrió dándose una ligera vuelta, por suerte los zapatos que llevaba del día anterior quedaban perfectos con el vestido—

-Perfecta —sonrió acercándose a ella para abrazarla y besar sus labios— vamos a ver que nos trajo Lita

-Ah ya vi lo que trajo para mí y me gusta... creo que va con esta imagen... —fingió una pose sexy y es que efectivamente el vestido dejaba ver un poquito más de lo necesario— te va a encantar...

-A ver ¿y que trajo para mí? —sonrió tomando la bolsa, haciendo una mueca al sacar aquel peluquín de abundante cabello chino— que buena broma me ha jugado

-Te vas a ver lindo... —sonrió acercándose a él colocándole el peluquín— te ves como un hippie...

Hizo un puchero— Ahora soy hippie, me veo horrendo, como se le ocurre

-Mmmm quizá te veas bien con la barba y los lentes... lo importante es pasar desapercibidos ¿no?

-Bueno si, pero con estos chinos llamare mas la atención

-Mmm entonces no te los pongas... —sonrió robándole un beso— ahora que lo pienso si llamaras la atención... mejor solo ponte la barba y los lentes... ¿de acuerdo?

-De acuerdo —hizo un puchero acomodándose el peluquín y enseguida la barba— ¿qué tal?

Lo observo tratando de sonar muy convincente— Te ves... muy... pero muy... chistoso... —sonrió no soportando verlo de aquella manera— ¿y si no te pones nada?

-Entonces me reconocerían, vamos al hospital ¿y Darien me ve?, se supone que aun estoy de viaje

-Mmm solo déjate la barba... el peluquín es demasiado, te ves muy chistoso... pero no va contigo... y esto... —tomo los lentes oscuros colocándoselos al tiempo que le quitaba los chinos— así esta mejor... mmm que guapo...

-Así no me reconocerán, creo que por aquí traía una gorra

-Si eso sería el complemento perfecto... —sonrió— bueno ahora sigo yo pero quiero darte la sorpresa... ahora vuelvo... —tomo las cosas que eran para ella y se metió al baño

Asintió mientras buscaba la gorra en la maleta, hasta que finalmente la encontró y se la puso— Ya me vengare Lita Kino

Por suerte su cabello podría ser escondido con facilidad, era la ventaja ya no tener el cabello tan largo, se coloco la peluca de cabello rojizo que le llegaba a mitad de la espalda, y unos lentes de contacto que ocultaban el azul de sus ojos quedando ahora igual rojizos y los lentes de armazón transparente, sonrió viendo que aquella imagen le sentaba bien ya se la propondría a Yaten para algún personaje, por fin salió del baño— Hola... —murmuró en tono seductor

Se giro hacia ella anonado— Wow que mujer tan sexi —se acerco hacia ella— ¿de dónde salió esta pelirroja tan bella y seductora?

-Mmm me dijeron que aquí había un hombre de barba muy guapo y seductor y no se equivocaron... —dijo en una de sus mejores actuaciones

Sonrió tomando su mano— ¿Le gustaría acompañarme al hospital a que me curen esta adicción que tengo por las chicas pelirrojas guapas y sexis?

Sonrió abrazándolo— Mi osito tiene una nueva fantasía... luego te la cumplo... —beso su mejilla— bueno vámonos que se hace tarde...

Sonrió— De acuerdo vamos —tomo la maleta que ya había cerrado junto con los vestidos de ella— los llevare a mi departamento —camino hacia la puerta después de asegurarse que ya nada se les quedaba, hizo recuento de las cosas que llevaban y sonrió al ver que ya tenían todo, al entregar las llaves, pago el desayuno y después salieron al estacionamiento guardando las cosas— quizás debamos dejarlo cerca de ahí e ir en taxi, por si acaso

-Si, tal vez podamos dejar el auto cerca del parque... vamos en taxi al hospital y de ahí nos vamos al parque...

-Bien vamos entonces —sonrió subiendo al auto, para sacarlo del lugar y dejarlo poco rato después cerca del parque de diversiones, enseguida tomaron el taxi, y en menos de media hora ya se encontraban en el hospital general de la ciudad— ¿estás lista? —Murmuró al entrar al hospital

Respiro profundamente— Si... —murmuró observando la entrada— ¿me esperaras en la cafetería?

-Sí, ahí te espero, me avisas si necesitas algo ¿de acuerdo?

-Si... —murmuró tomando su mano para entrar al hospital— tú también si ves a Darien o te reconoce avísame... ¿de acuerdo?

-Así lo hare —beso sus labios antes de dejarla ir— te estaré esperando

-Te amo... —murmuró antes de soltarlo y caminar hacia donde sabia estaban los consultorios

-Te amo —sonrió observándola alejarse, para enseguida buscar la cafetería

Camino hacia el ascensor estuvo a punto de cerrar cuando vio que llegaba un hombre que parecía mensajero con un hermoso ramo de rosas de todos colores, las observo un instante era un arreglo demasiado elaborado, al abrirse la puerta el joven salió directo hacia uno de los consultorios, ella por su parte continuo en el elevador.

Darien daba sus rondas matutinas, entro en el ascensor al mismo tiempo que revisaba los expedientes, había escuchado en las noticias que no se trataba de su esposa, pero aun así se sentía inquieto por no saber de ella y por otra parte, deseaba ver a Rei, sacudió su cabeza ligeramente.

-Buenos días —murmuró distraídamente a la pelirroja

Reconoció su voz al instante, antes de voltear a verlo fingió la mejor de sus sonrisas, después de todo era actriz— Buenos días... —dijo amable— disculpe... ¿usted sabe donde encuentro a la Dra. Hino?

-¿Tiene cita con ella? —Murmuró cambiando de expediente

-No… yo... venía a hablar con ella sobre uno de sus pacientes...

-Ya entiendo —suspiro, quizás esa chica podía ayudarlo para que aunque sea pudiera verla unos segundos, y saber si ya había recibido sus flores— la llevare a su consultorio, seguro acaba de terminar su ronda, sígame

-Gracias... —dijo observándolo— ¿es usted medico permanente de este hospital?, nunca lo había visto...

-Si... así es, hay muchos médicos es normal que no siempre se reconozcan a todos los doctores —presiono el botón del piso donde sabia era el consultorio

-Ya veo... lo preguntaba porque no sería fácil olvidar a un medico tan atractivo como usted...

-Es usted muy amable —sonrió ligeramente— este es el piso, sígame por favor

-Claro... —lo siguió en silencio, era extraño estar en esa situación con él, es mas era extraño tener que fingir pero así tendría que ser a partir de ese momento

Se detuvo frente a la puerta, respiro profundamente tocando.

-Adelante —murmuró releyendo la nota que venía en las flores

-Con permiso... —dijo abriendo la puerta en cuanto vio que estaba leyendo la tarjeta sonrió

-¿Que se le ofrece Doctor Chiba? —arrugo la nota al verlo frente a ella

Observo su actitud si otro hubiera sido el momento pero no, tenía que controlarse— La busca un familiar de uno de sus pacientes...

-Muchas gracias por su molestia —se acerco a la puerta observando a la chica— pase enseguida la atenderé

Suspiro al ver la indiferencia con que lo trataba pero ya vería la manera de hablar con ella en otro momento— Adelante...

-Gracias... —dijo con una sutil sonrisa a Darien y en seguida entro al consultorio

-Tome asiento por favor, mucha gracias doctor, ahora puede retirarse —cerró la puerta sin dejar si quiera que se despidiera, recargándose sobre esta, controlando su respiración

-¿Se encuentra bien? —Pregunto Serena antes de sentarse—

-Si... —dijo con firmeza, llevando disimuladamente la mano hacia su pecho— ¿en qué puedo ayudarla? —Camino hacia el escritorio para sentarse frente a ella

Se aclaro la garganta— ¿Puedo preguntar si esas flores son del Dr. Chiba?

Fijo su mirada en ella sorprendida— ¿Como lo supo?

Sonrió ligeramente poniéndose de pie hasta quedar cerca del arreglo— A mí nunca me ha enviado flores, bueno últimamente lo hace pero... nunca lo había hecho...

La observo desconcertada— Ya veo... debe ser usted aquella chica pelirroja con la que lo vi salir del hotel Princess hace algunas semanas

-No… digamos que conmigo ya no tendría porque mandarme flores... puesto que no me ama... que solo soy... ¿como dijo?, la imagen creo...

Abrió sus ojos aun más sorprendida— ¿Serena? —Murmuró al reconocer su voz—

-Si... —dijo sonriéndole— ¿como estas Rei?

-Me has dejado aun más sorprendida de lo que ya estaba...

-¿Por qué? —pregunto suspirando sutilmente

-Pensaba buscarte en estos días... resultaste ser muy astuta y una gran actriz sin duda alguna

-Bueno no tienes porque molestarte en buscarme, ya estoy aquí... —dijo volviendo la mirada las flores— ¿lo soy?, si creo que si... o quizá Darien estaba demasiado interesado en verte que no noto que era yo quien lo seguía...

-¿El mini cooper?

-Si... —dijo desconcertada pues pensó que no lo habría nadie notado— ¿Cómo supiste?

-Lo vi en cuanto abrí la puerta... y vi que había alguien, pero no alcance a distinguir... en ese momento bueno —desvió su mirada

-No era mi intensión escuchar lo ocurrido ayer... —se encogió de hombros— solo fue casualidad o quizá destino... en fin me sirvió mucho estar presente entendí muchas cosas...

-Antes de ayer ya tenía pensado en hablar contigo... perdóname no merecías lo que hice...

-¿Por qué? —Pregunto volviendo a tomar asiento— ¿Por qué aceptaste ser su amante si lo amabas tanto?

-Quería vengarme... desquitarme, pero, al final solo me enamore mas... lo siento

-¿Por qué terminaron?, según tengo entendido ustedes terminaron antes de que Darien se acercara a mi...

-Al menos en ese entonces era más caballeroso y digno, término conmigo para poder salir contigo

-¿Qué? —Pregunto desconcertada— pero... yo pensaba que había terminado antes contigo...

-Si termino antes de que fueras su novia...

-No entiendo... ¿qué paso?

Se levanto y camino a la puerta para colocar el seguro y no ser interrumpidas por nadie, y después se sentó en la pequeña sala— Toma asiento estaremos más cómodas aquí

No dijo nada solo se puso de pie y camino hacia la sala tomando asiento frente a ella esperando a que continuara.

-Tan solo me dijo que se había interesado alguien más...

-Yo... no tenía idea... —murmuró avergonzada

-Cuando le pregunte de quien se trataba me dijo que se trataba de una niña de preparatoria muy alegre, que lo había cautivado... me sentí muy celosa

-Te entiendo... —murmuró bajando la mirada

-Enojada y herida, pero… ¿cómo supiste que él fue mi novio antes que tuyo?

-Por Seiya... pero él me dijo que ustedes habían terminado por una discusión y que te fuiste a estudiar al extranjero... supusimos que cuando me conoció ya había terminado contigo...

-Si habíamos discutido días antes, y en esos días estaba próxima a irme, ese fue motivo de la discusión además de ti claro esta

-Estoy un poco confundida... ¿termino contigo porque comenzó a salir conmigo o fue antes?

-Ya salían pero aun no eran novios... eso fue después de que termino conmigo, coincidiendo mi viaje al extranjero

Se quedo callada meditando la situación— Entonces... pensaste que termino contigo por mi causa...

-Sus palabras fueron claras, no fue que lo pensara—murmuró molesta

-Por eso es que no te simpatizaba... —dijo al entender la primera vez que la vio aunque ni siquiera había cruzado palabra con ella

-A ti no te simpatizaría la persona que te quita al hombre que amas sin darte cuenta

-Te comprendo perfectamente pero... yo no sabía que Darien era tu novio en ese momento... comenzamos a salir pero nunca me lo dijo...

-Si se que tú no tienes la culpa de nada... no lo sabias

-Lo lamento Rei... —dijo sinceramente

-Se que a Seiya le gustabas...

-Sí, lo se... —murmuró más que molesta triste— tu... ¿crees que a Darien no le importo eso?

-Darien quería hacer luchar a Seiya y revelarse ante la autoridad de su padre... siempre busco mil maneras de provocarlo... y tú fuiste una de ellas, pero al final terminaste interesándole tanto que se caso contigo...

-Se caso conmigo... pero nunca dejo de amarte... y yo... ya no lo amo... —murmuró encogiéndose sutilmente de hombros

-Si así hubiera sido no se habría casado... Serena, Darien se caso contigo sintiendo algo, no sé si amor o que... ese tonto orgullo siempre lo ha tenido, y no soporta ser comparado con alguien mas

-¿Que tiene que ver eso con que se haya casado conmigo? —pregunto confundida

-Serena... —desvió su mirada— él se caso quizás amándote, no veo otra explicación para ello...

-Supongamos que lo hizo... no porque me amara, o quizá no del todo... ¿qué otro motivo pudo tener para hacerlo?

-No hay ningún otro motivo Serena... Darien es orgulloso, pero en ese momento te aseguro no te veía como imagen o portada como ayer lo dijo...

-Pero ahora sí, lo hace... —dijo cansada— como te dije yo ya no lo amo... de hecho ya le había pedido el divorcio y me convenció para no hacerlo pero ahora ya no me importa... ¿tu aun lo amas verdad?

-Eso no importa ahora... —desvió su mirada

-Tal vez a mi no debería importarme pero hay una persona que está sumamente preocupada por él... y quiero saber si hay una oportunidad de que Darien pueda ser feliz con la mujer que ama... porque eso lo dejo claro ayer... te ama...

-¿Entonces no fue solo mi imaginación? —Murmuró para sí misma, llevando sus manos hacia su vientre— ¿quién es esa persona que está preocupada por él?

-Seiya Kou... —murmuró observando su actitud y cada uno de sus gestos

-¿Seiya? —Murmuró extrañada— Seiya sigue siendo demasiado noble por lo que veo... ¿cómo te trata?

-Es muy amable conmigo... y... —murmuró evadiendo ahora ella su mirada, comprendió que tan difícil era hablar de él sin sentir esa emoción por dentro— está preocupado por todo esto...

-¿Te enamoraste de él verdad?

-¿Qué? —Volvió la mirada a ella— no… es solo que... nos llevamos bien, digo convivimos demasiado tiempo en grabaciones por eso...

-El solo nombrarlo te delata, la emoción en tu voz, y el brillo en tus ojos...

Sonrió ligeramente— Bien creo que en ese aspecto soy mala actriz... si me enamore de él y lo amo... por eso es que si él está preocupado yo también lo estoy...

Sonrió ligeramente— Dime algo... ¿qué solías sentir por Darien antes y que sientes ahora?

-La verdad es que... a mí me gustaba Seiya desde antes de conocer a Darien... pero él se encargo de enamorarme y hacer que olvidara aquel sentimiento por Seiya... sí quise a Darien por algo me case con él pero ahora... en este preciso momento no sé lo que siento, creo que estoy demasiado decepcionada con su actitud...

-Su orgullo no le deja ver más allá... —murmuró con tristeza— ayer me sorprendió escucharlo, no pensé que...

-No pensaste que dijera que te ama... —murmuró más como cuestionamiento que afirmación

Asintió con la cabeza— Cuando fui transferida y me tope con él pensé en vengarme, desquitarme, aun me sigo sintiendo muy dolida... aunque en mi intento sabia que tu también serias herida, pero no me importaba... sin embargo...

-Ese bebé que esperas es de él ¿cierto?

-Él no debe saberlo...

Suspiro profundamente— ¿De verdad es orgullo... o es egoísmo? —Pregunto observándola— tu lo conoces mejor... ¿por qué simplemente no se divorcia de mi?, no me ama entonces para que quiere retenerme a su lado...

-Son ambas cosas... Serena... siempre ha sido demasiado presuntuoso, divorciarse significarían fracaso para él, y odia perder... ese es su mayor defecto, siempre lo ha sido, siempre buscando la perfección tanto en sus notas, como en cada tarea que se propone, perder solo lo frustra, muchas discusiones que tuvimos siempre fueron por ese motivo

-Pues lo siento mucho pero yo le pediré el divorcio y aun así me lleve años conseguirlo no me importa y mucho menos me importara ahora que se entere que amo a Seiya, estoy demasiado decepcionada de él como para soportar todo esto... además intentó hacerte daño... y a mi... quizá es su frustración pero no me gusta que me trate así...

-Estarías demasiado loca si no se lo pidieras... dentro de algunas semanas me iré a Suiza, pretendía irme sin que se diera cuenta de mi estado...

-Pero ahora que se dio cuenta... ¿qué piensas hacer?, de verdad le dirás que el Dr. Black es el padre...

-Diamante me ha apoyado mucho... que dijera que él es el padre me sorprendió... siendo que fue él quien sugirió que debía decírselo...

-Quizá porque ve de lo que es capaz... —suspiro poniéndose de pie— gracias Rei, platicar contigo me ayudo mucho... espero que tomes la mejor decisión para ti como para el bebé, se que quizá es extraño viniendo de mi pero... si amas a Darien, lucha por él incluso contra su propio orgullo y egoísmo, piensa en los buenos momentos que pasaste a su lado... después de todo no es tan malo...

-Quizás sea hora que lo deje combatir contra su propio orgullo... es hora de que aprenda a perder... y solo así quizás le diga la verdad—sonrió ligeramente— gracias Serena... es extraño, pero —se acerco a ella extendiendo su mano— tal vez pudimos ser las mejores amigas... me agradas mucho, la verdad... es que nunca tuve amigas

Sonrió ligeramente tomando su mano— Te comprendo yo tampoco tuve muchas amigas... también me agradas, por lo mismo espero que tengas mucha suerte en el futuro... —suspiro— bueno ahora te dejo... cuídate Rei...

-Tú también Serena, cuídate y lucha por ese amor que sientes, salúdame a Seiya y dile que no sea tan noble... —sonrió divertida— a Darien le sobra el egoísmo que le hace falta a Seiya

Sonrió— Si, eso podría ser cierto... se lo diré... gracias —soltó su mano alejándose hacia la puerta— ah si te sirve de consuelo creo que tú fuiste siempre a la única que amo por lo mismo a la única que envió flores de forma sincera... nos vemos... —dijo antes de abrir la puerta y salir

La observo salir para después girar su mirada hacia aquel bello arreglo, se acerco a él aspirando el aroma de las rosas, tomando la nota que había arrugado— Darien...

X-X

Entró a la cafetería, si bien le había servido la plática con Rei sabía que ahora tenía algo importante que hacer, pedirle el divorcio a Darien nuevamente, sonrió en cuanto vio a Seiya bebiendo café.

-Hola amor... —dijo en cuanto estuvo cerca de él

-Hola amor —sonrió poniéndose de pie al verla llegar—

A un par de mesas de distancia se encontraba Darien bebiendo café, no pudo evitar observar a la pareja.

Maldad o no, besar a Seiya era algo natural en ella— Disculpa la demora... —dijo después de aquel pequeño beso—

-¿Todo bien? —Murmuró acariciando su mejilla con ternura y amor

-Si... todo bien... ahora solo falta el último paso... —murmuró viendo de reojo a Darien— no será fácil pero lo haremos... ¿de acuerdo? —le sonrió a Seiya

-Si... lo haremos... ya no quiero estar lejos de ti amor —la abrazo con fuerza besando sus labios

No dudo en abrazarlo y corresponder a sus labios— Vamos amor, esta tarde tenemos que divertirnos... —dijo aun rodeando su cuello

-Si vamos —sonrió abrazándola por la cintura, para conducirla fuera de la cafetería y del hospital

Darien los había estado observado, sonrió sintiendo envidia en su interior bebiendo por completo el resto del café.

-Seiya... es verdad que el bebé que está esperando Rei es de Darien... —dijo Serena en cuanto estuvieron afuera, se abrazo más a él mientras caminaban

-¿Te lo confeso?

-Si... pero ella no quiere que lo sepa y voy a respetar su decisión... me dijo algo que me hace pensar que es lo mejor... y es que hasta ahora Darien siempre ha ganado y ha logrado lo que ha querido por lo mismo no es capaz de ver lo que está a punto de perder... ella se irá a Suiza y yo le pediré el divorcio... pero tu... ¿estás dispuesto a ganar aunque también tengas que perder?

-¿Ganar y perder? —la observo un poco confundido

-Seiya... sé que me amas... pero al final de cuentas Darien es tu amigo... no habrá marcha atrás en el momento en que se entere de lo nuestro... y tengo miedo de lo que harás en ese instante...

Sonrió ligeramente, mientras caminaba sujetando su mano— Entiendo... tome ya una decisión, y quiero seguir mi corazón

-¿Pase lo que pase estarás conmigo? —Pregunto abrazándose de su brazo

-Si... es una promesa, estaré a tu lado sin importar lo que suceda

-Te amo Seiya... —dijo sonriendo feliz— por cierto Rei te manda sus saludos y dijo que ya no fueras tan noble... que luches por lo que quieres junto conmigo...

-¿En verdad dijo eso?, que curioso algo parecido me dijo Lita esta mañana

-Y yo opino lo mismo... —dijo en cuanto llegaron a donde podrían tomar un taxi— por lo pronto hoy mi día te pertenece así que espero que hagas un buen uso de él...

-Ten por seguro que así será —hizo la parada al taxi el cual los llevo directo al parque de diversiones, donde prometía ser un día extremadamente divertido— ¿después que te parece ir al cine?

-Me encantaría... —sonrió recargándose en su pecho, necesitaba sentirse amada y protegida en ese instante para tener la fuerza suficiente porque esa noche seria la que marcaria el cambio en su vida y en la de él también

En cuanto llegaron al parque comenzaron a subir a los juegos más tranquilos, ya que Serena no se sentía aun del todo bien del estomago lo que prometía que si subía a alguno más rápido o fuerte terminara vomitando, aunque eso no detuvo a Seiya que subió a la montaña rusa un par de ocasiones, en fin había sido un día muy entretenido, parecían una pareja de novios o quizá recién casados, Serena no podía dejar de ver lo feliz que estaba él y Seiya por su parte amaba ver a su bombón sonreír solo para él, así después de pasar horas en el parque y comer solo por ese día cuanta chuchería encontraran se dirigieron al cine donde vieron una hermosa película romántica, misma que hizo llorar a Serena, tal vez porque estaba demasiado sensible pero él siempre consolándola logrando que sonriera en cuanto le mostro un helado de fresa con chocolate, sin duda ese había sido el mejor día como pareja para ambos, divertido, juguetón, amoroso, pero el momento de separarse había llegado, así tomaron un taxi hasta donde habían dejado el auto.

-¿Te llevo a casa? —pregunto Serena en cuanto el taxi se alejo

-No quiero que te vayas —hizo un puchero observándola— quédate conmigo

Sonrió abrazándolo— Me encantaría mi amor, pero si me quedo contigo no seré capaz de volver a separarme... mañana nos veremos en el estudio y quizá ya te tenga buenas noticias...

Beso sus labios— Quizás debas dejarme el disfraz, no vaya ser que lo descubra

-Si tienes razón... te voy a extrañar pero ya falta poco para que estemos cada noche juntos... —le sonrió acariciando su mejilla— te amo Seiya te amo con todo el corazón y con toda el alma... estoy nerviosa pero tengo que ser fuerte...

-Llámame cualquier cosa... estaré al pendiente... te amo Serena te amo

-Vamos... te dejare en tu casa... —sonrió ligeramente tomando su mano

-Si gracias bombón —sonrió rozando sus labios antes de abrirle la puerta del conductor—

Subió al auto y espero a que él lo hiciera para colocarse el cinturón de seguridad y poner el auto en marcha— Gracias hoy me divertí mucho... será para la otra que me suba contigo a todos los juegos...

-Estaré ansioso por subir contigo a la montaña rusa, seguro te divertirás mucho

-Sí, estoy segura... —sonrió ligeramente— ah y me disculpo por llorar tanto... fue un tanto vergonzoso...

-Para nada... es lo más lindo que he visto —correspondió la sonrisa— te amo

Sonrió ligeramente quitándose la peluca para soltar su cabello rubio— Me gusta sentirme libre contigo...

-Lucharemos porque así sea... —sonrió agarrando la peluca para guardarla cuidadosamente en la bolsa— las pelirrojas me gustan, pero más me gustan las rubias como tu

-Aunque una pelirroja podría cumplir alguna de tus fantasías... —dijo divertida entregándole los lentes— deberías guardarla, sería divertido...

-Si lo hare bombón, no olvides los lentes de contacto…

-No… ahorita me los quito... —dijo en el momento en que se estacionaba frente al edificio donde vivía Seiya— te voy a extrañar mi amor... llegaras temprano para que pases a mi camerino antes y contarte como me fue...

-Si lo hare, te llamare cuando salga de casa

-De acuerdo... —le sonrió antes de quitarse los lentes de contacto y dejarlos en su pequeño envase— me arden los ojos... por eso no me gusta ponérmelos... —sonrió ligeramente—

-Se te veían muy bien, pero me gustan más tus ojos azules

Le sonrió antes de acercarse a él y besar suavemente sus labios, lo extrañaría tanto que deseaba que las horas pasaran rápido para volver a estar entre sus brazos— Te amo Seiya...

-Y yo a ti Serena —correspondió a sus labios acariciando su rostro con amor— te extrañare, por cierto toma —le dio al pequeño oso

-Cierto... "amor" —murmuró abrazándolo dejándolo entre él y ella— será como nuestro hijo... te amo mi amor... será mejor que me vaya de una vez o no podre ser capaz de dejarte...

-De acuerdo, ábreme la cajuela para bajar la maleta y tus vestidos —robo un beso de sus labios antes de abrir la puerta y bajar

Sonrió bajando del auto, abrió la cajuela y le ayudo a sacar las cosas— Seiya... —espero a que volteara a verla y dejara la maleta en el piso para abrazarlo y besarlo con toda la necesidad y el amor que sentía por él pero sobre todo para tener fuerza suficiente para dejarlo esa noche y ser valiente, sentir entre sus brazos que todo iba a salir bien

La abrazo con fuerza besando sus labios, con amor, con pasión, con todo aquello que ella despertaba en él, dándole y dándose el valor que necesitarían para los días venideros.

-Te amo... —murmuró separándose lentamente de él— ya me voy... entre más pronto haga las cosas será mejor... te llamare en el momento que pueda ¿de acuerdo? —dijo acariciando suavemente su mejilla mientras se alejaba un poco de él— te amo, no lo olvides...

-Esperare tu llamada te amo bombón —sonrió acercándose a la entrada del edificio

-Hasta mañana amor... —murmuró acercándose a la puerta del auto— te amo... —sonrió subiendo, no podía negarlo estaba nerviosa y ansiosa por lo que estaba a punto de hacer, pero era necesario que lo hiciera sola, el camino a su casa fue relativamente corto más que nada porque quizá en el fondo no quería llegar, pero ahí estaba terminando de estacionar el auto en la cochera de la casa, y aun lado el auto de Darien, respiro profundamente tomando su bolso y bajando del auto, las llaves no las soltaría por si era necesario salir de ahí rápidamente

X-X

Notas de autoras:

Pues bien el momento que hemos estado esperando se acerca, por fin Serena hablara con Darien, ¿Qué es lo que ocurrirá en ese momento? La verdad pobre Rei ama tanto a al egoísta del Dr. Chiba que no le importo ser su amante, creo que lo mismo aplica con Serena y Seiya, se aman tanto que no les importo tener esa relación clandestina. Ahora sobre el embarazo y haciendo referencia a un comentario que nos llego, es cierta forma es normal que una mujer con tantos problemas y situaciones en la cabeza no le cruce la idea de estar embarazada, hay casos en que las mujeres no se dan cuenta si no hasta pasados varios meses simplemente porque su cuerpo sigue funcionando del mismo modo que si no lo estuvieran, los cambios físicos pocas veces los tomamos en cuenta. En fin pronto ya sabremos si está o no embarazada, quizá como dijo solo son cambios hormonales.

Ahora si agradecimientos para: selene kou chiba, angeles24, CONEJA, ShelydeKou, Katabrecteri, Polvo de Estrellas, Nee21dolfin, Trinidad, clauseiserdar1 por sus reviews.

Gracias por cada uno de sus comentarios, una cosa, lamentamos que sientan que va un poco lenta la trama, pero sinceramente no quisimos quitar ninguna de las escenas que salieron porque creemos que no todo es romance, pero tampoco no todo es drama, debe haber momentos bonitos, dulces y románticos así como hay drama y tristeza, aparte de que no queremos saturarlas con capítulos kilométricos, aun así muchas gracias por leer cada capítulo.

Saludos chicas esperamos contar con su apoyo así como en las demás historias, por cierto, Bendita Vida ya viene el nuevo capítulo. Saludos, abrazos y besos para todas.

Atentamente

Marina Acero y Marie Choi Winchester Kou