Aclaración: Ni Elvendork Nigellus (autor original de esta historia) ni mi persona tenemos ningún derecho sobre la propiedad intelectual de Harry Potter.

Traducción aprobada por el autor original.


Las Navidades ese año habían sido las primeras de Sirius desde que había salido libre de Azkaban, así que hizo todo lo que estuvo en su poder para hacerlas memorables.

El personalmente se encargó de supervisar las decoraciones en Windermere Court en Grimmauld Place, no frenándose en su deseo de crear una atmosfera festiva. El sonido de los villancicos navideños inundaba ambas casas desde el amanecer hasta el anochecer, proviniendo de todas las fuentes posibles: Instrumentos encantados, retratos, los cascos de las armaduras, estatuas, bustos, inclusive los elfos domésticos. El propio Sirius podía ser escuchado uniéndose a los villancicos con su clara voz de barítono, lo que sorprendió a Harry que no se había dado cuenta lo bien que su papá podía cantar.

En la noche de navidad Sirius llevo a Harry por Aparición Conjunta a la casa de Remus en los páramos, donde intercambiaron pequeños detalles y comieron una cena ligera mientras Sirius y Remus recordaban historias de navidades pasadas. Luego de la cena Remus tomo una caja de fotografías del armario y saco un pequeño álbum, la cubierta estaba inscrita por una pulida y femenina letra que decía: La Primera Navidad de Harry.

Harry se quedó viendo el álbum con ojos desorbitados. – ¿Es eso lo que creo que es?-

Remus asintió con la cabeza. – Luego de que tus padres murieron, fui hasta la que era su casa y saque la mayoría de sus cosas personales.- mordisqueo su labio de manera nerviosa, como si tuviera temor de que Harry pensara que había estado robando. –No quería que vinieran fanáticos o personas a tomar sus cosas como recuerdo de haber estado ahí-

-Hiciste lo correcto Moony- le dijo Sirius mientras colocaba una mano en el hombro de su amigo.

-Los estoy guardando para que los tengas cuando seas mayor.- siguió Remus. – Te los daría ahorita pero Padfoot dice que probablemente levantaría ciertas sospechas.-

Harry asintió. – Tiene razón, es mejor que los guardes por mí mientras tanto.- le comento mientras le daba una pequeña sonrisa. – Pero me encantaría poder verlos.-

Se sentaron en el sofá, Harry en el medio con Remus de un lado y Sirius del otro y comenzaron a ojear el álbum de fotos. En cada página se podía ver a Lily junto a Harry riéndose de las payasadas que hacían los merodeadores. James y Lily, se veían tal cual como en sus retratos, pero le impresióno a Harry lo diferentes que se veían Remus y Sirius. Remus se veía mucho más joven en las fotografías, libre de cabello canoso y pocas cicatrices, por otra parte Sirius se veía mucho mejor alimentado y conservaba ese destello de su magnífica apariencia, desviando su vista de las fotografías Harry se descubriendo detallando la apariencia de ambos hombres actualmente; Remus era gris y se veía cansado, parecía mayor que sus treinta años, pero ocasionalmente sus ojos brillarían ante un recuerdo o viendo una vieja fotografía, en esos momentos los años parecían aliviarse viéndose más joven nuevamente. Sirius había sido bien alimentado durante el verano y no se veía tan gris como cuando Harry lo había conocido por primera vez, pero aun así estaba demasiado delgado y en sus ojos todavía se podía ver esa desesperación y tono embrujado. Aunque al igual que Remus de vez en cuando apareciera ese brillo de travesura o de alegría y Harry se recordaría del joven hombre lleno de energía de las fotografías.

Pero el verdadero choque para Harry era verse en las fotos, aun de bebe siempre se había parecido a James, excepto por sus ojos, que eran idénticos a los de Lily. Harry había sido Aries por tanto tiempo que casi se había olvidado de cómo se veía antes de que hubiese sido rescatado por los Squibs, como se vería todavía si James y Lily no hubiesen muerto o si Dumbledore no lo hubiesen enviado a vivir con los Muggles sino con Sirius. Por otro lado la dicha que se veía en la cara del pequeño Harry en las fotografías si podía pertenecer a él en diferentes momentos: Cuando monto una escoba por primera vez, cuando conoció a Sirius, cada vez que él y Draco lograban que una de sus bromas tuvieran éxito. Sencillamente no podía ver al pequeño con cabello enmarañado sin pensar en todas la noches que paso encerrado en la alacena de los Dursleys sin cena, rezando porque viniera alguien a rescatarlo. Definitivamente era extraño por decir lo mínimo.

Harry pasó a la siguiente página en el álbum y se quedó sorprendido de ver a un perro negro y grande, a un ciervo y a una rata que se estaban persiguiendo unos a otros alrededor del árbol de navidad, mientras Lily negaba con la cabeza en un intento de mostrar desaprobación y él bebe Harry aplaudía con emoción. Finalmente el perro se abalanzo sobre el ciervo, estrellándose ambos contra el árbol de navidad y mandándolo al piso, mientras los adornos volaban por todas partes.

-Papá, yo sabía que tú eras un animago, pero no me había dado cuenta que los otros también lo eran.- dijo Harry.

Sirius levanto las cejas. - ¿Prongs nunca te dijo a ti y a Draco?.

Harry negó con la cabeza.

-Eso tiene sentido- comento Remus. – Si él decía un secreto, entonces quizás terminaría teniendo que decir el otro.-

- El bueno y viejo Prongs.- dijo Sirius con una sonrisa cariñosa. – Incluso desde el más allá se las arregla para mantenerse fiel a sus promesas.-

Y algo hizo clik en la mente de Harry en ese momento y pego un grito de emoción. – Oh, ya lo tengo!- exclamo. – Tú eres Padfoot porque te conviertes en un gran perro negro como el Grim, así que los sobrenombres de los otros deben estar conectados con sus formas de animago. – Señalo al ciervo, ese es James, ¿Correcto? Prongs.-

Sirius asintió. – Bien hecho Harry-

Harry pensó por un segundo y entonces señalo a la rata, cuya larga y desnuda cola estaba expuesta. – Wormtail, ese es Peter Pettigrew.-

Sirius y Remus ambos gruñeron a eso, pero Sirius asintió.

-Eso solo deja a Moony.- Harry se voltio hacia Remus. - ¿Cuál es tu forma de animago tío Remus?-

Remus se veía algo pálido mientras contestaba. – No tengo una.-

-Moony no se puede transformar en un animago.- explico Sirius.

Harry arrugo el entrecejo pensativo mientras daba vuelta a otra página, solo para ver al bebe Harry rodeado de 4 peluches de animales: un perro, una rata, un ciervo…. Y un lobo.

Harry toco con su dedo el característico hocico del lobo….. Moony.

Con razón no podía convertirse en animago.

Harry trago grueso y levanto la vista para ver a Remus de manera interrogante, remus asintió lentamente y Harry volvió a ver la foto.

-¿Desde cuándo?- pregunto en voz baja.

-Desde que era un niño- respondió Remus calmadamente.

-¿Alguna vez has mordido a alguien?- pregunto Harry.

Remus negó vehemente con la cabeza. – Nunca-

Sirius puso su brazo alrededor de los hombres de Harry. – Nos enteramos cuando estábamos en la escuela, veras, una vez al mes Moony tiene que ser encerrado para que no lastime a nadie. Es por eso que todos nos convertimos en animagos, para hacerle compañía.-

Harry asintió. – Porque los animales no son afectados por las mordeduras del Hombre lobo. – y dejo salir un largo suspiro.

-¿Estas bien Harry?- pregunto Remus nerviosamente.

Harry asintió.- Es solo que toma algo de tiempo hacerse la idea. El mejor amigo de mi papá es una criatura oscura.- mientras le lanzaba a Remus una sonrisa brillante. - ¿No me puedo quejar, verdad? Es decir, yo hablo pársel. Supuestamente yo debería de ser una Mago Oscuro, correcto?.- y se encogió de hombros. – Tu eres todavía tú, solo que tienes….. Un problema.-

Remus se rio entre dientes. – Así es exactamente como James solía llamarlo. Mi pequeño problema peludo.-

Harry resoplo, sí, eso sonaba como el tipo de cosas que James diría.

-Tu entiendes que no le puedes decir a nadie sobre esto, nada de esto.- Sirius le advirtió a Harry, quien sencillamente le rodo los ojos.

-Si, por supuesto.- replico. – Que es un secreto más, cuando ya tengo tantos?-

Sirius le alboroto el cabello.- Eso es ser un buen chico.- Se levantó del sofá y estirándose. – Ahora dejado esto de lado, creo que tenemos un asunto que está esperándonos.-

-¿Un asunto?- Harry no lo podía creer. – Son casi las 11 de la noche del día de Navidad. Mañana tenemos que levantarnos temprano para ir a la Mansión Malfoy.-

Sirius sonrió. – Si, pero este es un asunto muy especial. Y me temo que no lo podemos hacer en otro momento.-

Se quitó su túnica, dejando al descubierto ropa Muggle y estiro ropa para Harry y Remus. Una vez que estaban cambiados y se habían colocados abrigos, se aparecieron en lo que parecía ser el centro de una pequeña villa.

-¿Dónde estamos?- pregunto Harry.

-En Godric Hollow- replico Sirius. – Bienvenido a casa Harry Potter-

Una pequeña iglesia de piedra se mantenía en pie en el centro de la plaza. Se veía vieja y desgastada, el sonido de los villancicos provenía de adentro.

-Esa es la iglesia donde fuiste bautizado.- le explico Sirius. - ¿Entramos?-

Se deslizaron al interior, tomando puesto en el fondo de la Iglesia llena de gente y de manera inspirada y algo fuera de tono se unieron en los villancicos.


En el caos de las personas saliendo de la iglesia, Remus y Harry fueron separados de Sirius.

-¿Cómo vamos a encontrarlos en esta locura?- pregunto Harry.

-Tengo una buena idea de donde esta- replico Remus. – Veras Harry, esta es una Iglesia especial por una serie de razones. No solo fuiste bautizado aquí, sino que…- pero no siguió hablando, en cambio se iba dirigiendo hacia la parte de atrás donde estaba el cementerio.

-¿James y Lily están sepultados acá, verdad?- susurro, remus asintió y abrió la reja para que pudieran pasar.

Sirius estaba parado frente a una tumba con sus manos cruzadas.

-Lo siento tanto amigo.- estaba diciendo calladamente cuando Harry y Remus se acercaron por detrás. – Merecías algo mejor y Harry merecía crecer contigo, en vez de esa casa delirante y de locura. Él es buen chico, estarías orgulloso de él.-

Remus se mantuvo atrás para darle algo de privacidad a Sirius, pero Harry se acercó para así poder escuchar mejor. El hombre lobo no lo paro.

-Él está por partir a Hogwarts el año que viene, sabes.- Sirius inhalo profundo. – En realidad no estoy listo para que él se vaya, siento como si no hubiese tenido suficiente tiempo con él. Sé que le ira bien, es inteligente y divertido. Definitivamente va a tomar a Hogwarts como una tormenta, es buen amigo de Draco Malfoy.- Sirius resoplo. – Si, lo sé, yo tampoco puedo creerlo. Pero Draco es un buen chico, En realidad me recuerdan un poco a nosotros cuando teníamos su edad.- paro un momento. – Me gustaría poder saber qué piensas sobre cómo lo estoy haciendo. Sé que jamás podría suplantarte, pero estoy intentando hacer mi mejor trabajo al ser un papá-

Harry se acercó y rodeo con su brazo la cintura de Sirius. – Tú eres el mejor.-

Sirius lo miro con sorpresa. - ¿Y desde cuando has estado tu ahí?- le pregunto.

-Lo suficiente.- replico Harry y desvió la mirada hacia las tumbas. Donde estaba inscritos los nombres y fechas de James y Lily Potter. - ¿Es esta la primera vez que estas viniendo acá?-

Sirius negó y sonrió. – No, en realidad me temo que vengo con cierta frecuencia. Me gusta tener a Prongs al día de cómo vas tu.-

-Siempre podrías hablar con su retrato.- le recordó Harry.

-Ohh, también hago eso. Pero esto se siente más real de alguna manera.- replico Sirius.

Se quedaron ahí por un rato, mirando a la tumba en silencio. Antes de irse Sirius conjuro un ramo de flores y dejo que Harry lo colocara en las tumbas. Mientras se disponían a marcharse, harry noto una pequeña tumba al lado de la de James y Lily. Se podía leer: Harry James Potter, 1980 – 1986. El niño que vivió.

-¿Qué es eso?- gruño Harry.

-Oh, eso.- Sirius rodo los ojos. – Me imagino que Dumbledore la coloco aquí luego de tu lamentable desaparición.-

Harry sin embargo no estaba de humor para bromear. - ¿Esta la tumba vacía? O tú crees que el viejo encontró a otro niño con el cual llenarla y que tomara mi lugar?-

-Harry- le regaño Sirius. – Yo no soy precisamente el mayor fan de Dumbledore, pero es ridículo el sugerir que haría algo tan sucio. Estoy seguro que la tumba esta vacía.-

-Me alegro.- dijo fríamente. – Porque así a nadie le va a importar si hago esto.- Harry saco su varita y siseo una maldición en pársel. La ofensiva tumba fue volada en pedazos.

Remus vino corriendo en shock. - ¿Qué paso?-

-Harry no siente preocupación alguna por su tumba.- explico Sirius.

-Ya veo.- respondió Remus. - ¿El ministerio no va a detectar que hizo magia un menor de edad?-

-No pueden detectar quien lo hizo Moony, solo que fue hecho.- replico Sirius sin darle importancia. – Y Godric Hollow siempre ha tenido una significativa cantidad de población mágica.-

-¿Te das cuenta que destruir la tumba de Harry Potter va a llamar la atención?- apunto Remus.

-No me importa.- dijo Harry entre dientes.

Remus se disponía a discutir pero Sirius lo interrumpió.

-Creo que el chico merece decidir si quiere tener una tumba o no. – dijo con ironía antes de voltearse hacia Harry. - ¿Hay algo más que te gustaría explotar o ya podemos dirigirnos a casa?-

Harry se rio. – Nop, creo que he terminado.-

A medida que los tres magos abandonaban el cementerio Harry sintió una alegría y entusiasmo navideño repentino y comenzó a cantar a todo volumen uno de los villancicos que Sirius le había enseñado, uniéndosele el susodicho rápidamente, Remus les dio una mirada exasperada, pero finalmente cedió y unió su voz al conjunto.


Albus Dumbledore abrió su periódico el día de navidad para encontrarse con un titular de los más consternaste.

TUMBA DE HARRY POTTER DESTROZADA

En un acto impactante de vandalismo navideño, la tumba de Harry Potter en Godric Hollow fue destrozada en las primeras horas del día de navidad, nos reporta Rita Skeeter, corresponsal especial. Es desconocido quien cometió este terrible crimen o con que motivo, pero fuentes altamente ubicadas en el Ministerio de Magia indican que podría ser un acto de algunos restantes seguidores del Que- No – Debe- Ser- Nombrado.

-De verdad no creo que haya ninguna duda de que se trata de Mortifagos quienes se encargaron de hacer esto.- nos comenta una fuente que acepto ser entrevistado bajo la condición de mantenerse en el anonimato. - ¿Quién más podría tener algo en contra de Harry Potter?-

Por una coincidencia, se ha verificado que se encontraban 4 magos menores de edad en las cercanías del cementerio a la hora del incidente, trabajadores del Ministerio de Magia han podido usar hechizo rastreadores para confirmar que se utilizó una Maldición Bombarda a la 1:03 am del 25 de Diciembre, en el cementerio de Godric Hollow y es considerado que lo más seguro es que esta maldición fue la utilizada para reducir a nada la tumba de Harry Potter. Trabajadores del ministerio se han negado a informar sobre el nombre de estos 4 magos menores de edad, aunque nuestra fuente asegura que ninguno de los niños son considerados sospechosos.

-El rastreo nos puede decir que magia fue utilizada alrededor de mago menor de edad, donde y cuando.- aclara un trabajador. – Pero no puede decirnos quien es responsable de crear el hechizo o maldición.-

Cuando preguntamos si no era algo extraño que cuatro magos menores de edad se encontraran fuera de su casa en la madrugada del día de Navidad, nos respondieron que la misa navidad había concluido recientemente y por lo visto se encontraban presentes en dicha actividad.

-Sin duda alguna vamos a encontrar al autor de este crimen atroz y será llevado ante la justicia.- nos informa Dolores Umbridge, Sub – secretaria principal del Ministro de Magia. – El niño que vivió es un símbolo de esperanza para población mágica y no vamos a permitir que indisciplinados vengan a perturbar nuestra pacifica sociedad que hemos reconstruido desde las cenizas de la guerra.-

Dumbledore dejo el periódico y tomo una pluma, él quería definitivamente encontrar los nombres de eso s 4 magos menores de edad, porque estaba seguro de que serían la clave para encontrar al perpetrador. El ministerio no querrá informar los nombres al público general, pero el Dumbledore definitivamente no era cualquiera. ¿Quién en el Ministerio se atrevería rehusar dicha información al razonable Jefe del Wizengamot'


Regrese…..

De verdad lamento haber estado tanto tiempo sin publicar, pero tengo un pequeño bebe y pues me absorbió por completo. Pero aquí estoy de nuevo lista para seguir traduciendo y que mejor manera de arrancar que con un nuevo capítulo!

Además estén pendientes porque voy a empezar a traducir otro fic, espero que les guste lo que está por venir….

Quiero darle las gracias a Dani salvatore cullen y a .21 quienes me escribieron dándome ánimos para que continuara. De verdad que es de gran ayuda saber que a ustedes todavía les interesa este fic.

Como siempre no olviden dejar su Reviews…..