Lo siento…si es lo único que puedo decir tarde creo que como un mes en actualizar, y creo que no esta nada bien…pero tengo mis razones! Bien les explico, les dire que me enferme gravemente durante una semana y en ese transcurso la presión se subio a mis ojos de modo que no podía siquiera ver la pantalla de la computadora por que si lo hacia me daban ganas de quitarme los ojos, ya pasada la enfermedad vino algo mas grave exámenes finales…vamos que sigo estudiando! Y debo esforzarme luego pues la ultima semana no tuve inspiración por alguna razón quería escribir pero…no podía no me convencia como hacerlo, no sabia siquiera como seguir y cuando finalmente quise venir a hacerlo mi hermana le metio virus a la compu dios santo que casi me muero hoy mismo volvió la computadora como nueva y bien lo primero que hice fue escribir antes de que algo mas pase…pero bueno supongo que las cosas pasan por algo ese tiempo de nefermedad y de esfuerzo me dio también tiempo de pensar como llevar la historia y bien ya se como va a terminar y que pasara despues de esto…creo haber si no se desvia no? Que mas…bueno que quisiera uqe sepan que sus reviews son tomados muy en cuenta…son como mi inspiración de alguna forma son un aliento en si, de saber que alguien lee lo que hago y eso es bueno…bien como siempre perdón por los horrores ortográficos y muchas gracias a los que leen este fanfiction y gracias a: la-novh94, Celtica, Celeste y a Gabriel este ultimo que me dijo cosas realmente motivantes muchas gracias n_n

Disclaimer: Los derechos de el anime y manga Hellsing son del gran maestro Kōta Hirano

DIA 4

Después de la ajetreada cena con la reina y los empresarios, al día siguiente todo podría haber ido bien, podría…,pero a fin de cuentas la morada hellsing no era un lugar tranquilo ni mucho menos, se escuchaba jarrones rompiéndose, golpes contra las paredes, balas que se hacían sentir en cada rincón, puesto que no eran cualquier tipo de balas, eran de las que usaba Alucard para matar demonios, pero ahora no era así, nuestro querido vampiro no combatía con seres sin vida, si no que trataba de matar a un buen shinigami

-me las vas a pagar Walter!-decía el disparando, pero claro esta sin intención de quitarle la vida, tal vez solo de dejarlo mal herido

-hooo pero aun no me dices la razón por la cual tratas de destripar Alucard…-decía tranquilo escudándose tras una de las esquinas del pasillo

-jajajaja no me hagas reír shinigami, no hagas como si no lo supieras-decía acercándose a una esquina del pasillo que impedía su fin-lo mas seguro es que en las dos oportunidades que estuve cerca de mi ama entraras deliberadamente con la intención de llegar a esto

-por que ocultar la verdad pues puede ser que tenga algo de cierto- decía poniéndose de pie para caminar directamente hacia el vampiro que también estaba a escasos centímetros , y si, Alucard había atinado exactamente quería llegar a esa situación en la que se encontraban, lo hacia solo por diversión, el también se había aburrido de esa incomoda paz que reinaba en el ambiente

Y como si de un duelo se tratase Alucard saco su pistola de su costado derecho mientras mencionaba-Walter es que acaso en verdad estas enamorado de mi ama? Y es que acaso esa es la razón por la que no le quitas los ojos de encima!-decia sonriendo ampliamente mientras pensaba "vamos Shingami de mierda di de una vez que estas enamorado de Integra y no habrá nada que me impida volarte los sesos "

-Alucard acaso tienes celos de mi? Que quieres escuchar?-decía acercándose cada vez mas con paso firme alzando los brazos para tener listos sus hilos para atacar junto con una expresión desafiante

-maldición escúpelo de una buena vez Walter-decía sonriendo, extasiado por oír esas palabras y por fin vengarse por haberle arruinado sus preciados momentos

-entonces…pues si, yo amo a Sir. Integra-y justo antes de que Alucard jalara del gatillo de su pistola-pero no como tú crees…

-pero que decepción- decía un fastidiado Alucard, ya se había formado una linda imagen en su mente-y yo que me quería divertir un poco mas

-pero por otro lado ella me otorgo su primer beso-decía con una gran sonrisa, asi echándole mas leña al fuego, y tal que casi mata a Alucard de un infarto interior, así con mas motivación que antes se disponía a librar una feroz batalla mientras que Walter tampoco se quedaba atrás ya tenia todo el lugar cubierto de sus largos y mortales hilos, pero el fuerte sonido de una puerta que se abrió bruscamente detrás de ellos junto con una larga y fina espada los detuvo al pasar en medio de los dos cortándoles unos cuantos finos cabellos, habían olvidado que comenzaron a pelear en frente de la oficina de Integra y ahora se había hartado de estar escuchando el alboroto pacientemente desde adentro, pero no es que se le haya acabo la paciencia, mas bien lo que escuchaba hasta le parecía divertido, sin embargo que su primer beso nadie mas que Walter sabia que se lo había dado a el, por dios! Si ni siquiera su amado padre lo sabia

-MALDICION WALTER! –gritaba mientras se acercaba rápidamente con el con un paso firme y un aura tal vez mas aterradora que la de Alucard, y agarrándolo fuertemente del cuello de la camisa lo lanzo hacia su oficina como si de un trapo se tratase, seguido de eso ella entro rápidamente para después azotar fuertemente la puerta detrás de ella dando a entender que no queria la indeseable presencia de cierto vampiro, a lo que este entendió rápidamente y sin hacer ni decir mas se fue

Como llegaron a eso?, en la mañana como ya era de costumbre Walter llevaba el desayuno de Integra a su oficina, ya que si no lo hacia puntualmente quien sabe lo que le esperaría, cuando estaba a unos cuantos pasos de distancia repentinamente apareció delante de el una silueta de gran tamaño que se iba materializando obviamente ya sabia de quien se trataba

-muy buenos días mi querido shinigami –decía haciendo una reverencia burlesca mientras sonreía de oreja a oreja

-muy buenos días mi querido nosferatu- y así también haciendo una pequeña señal con la cabeza para saludarlo sin dejar de lado la sonrisa de burla mezclada con placer –que es lo que te trae por aquí?

-creo que no hace falta decírtelo…-decía el vampiro quitándose sus gafas del rostro para dirigirle una mirada "tierna", cosa que era inimaginable en él, agregó-podrías dejarme llevar el desayuno a mi ama?

Y Walter frente a la acción de Alucard quedándose sin palabras su cuerpo se encargo de responder, se le empezaron a tonar las mejillas de un color rojo, su labio inferior comenzó a temblar junto con sus ojos que aguantaban unas lagrimas que por suerte el brillo de sus lentes tapaba, entonces ya no pudo resistir partirse de risa- AJAJAJAJAJAJA! Pero que feo Alucard! No comiste hoy o que!?

Y mientras la risa ruidosa de Walter no se detenía, el rostro "tierno" de Alucard desaparecía rápidamente sonrojándose levemente "sabia que no era buena idea pedírselo de esta forma" –entonces si ya terminaste dame el desayuno de Integra

Y el mayordomo dándole la espalda y dirigiéndose a su destino afirmo-No, de ninguna forma Alucard-Walter se estaba dando el gusto de hacer enojar a nuestro querido vampiro ya que el sabia que nadie mas podía hacerle el desayuno a Integra mas que su fiel mayordomo que quien sabe que le ponía a su desayuno para que le guste tanto

En ese momento Alucard no pudo resistir sacar su arma, Walter dejando tranquilamente la charola en un lugar seguro decidieron comenzar una pelea, mientras que sin pasar por alto lo que pasaba afuera de su despacho se quedo tranquilamente sentada esperando que algo interesante pase, fue una mala idea…

Media hora después salió de la oficina de Integra un Walter con un moratón en el ojo izquierdo junto con una gran sonrisa en los labios mientras pensaba "si Alucard no fuese inmortal hace tiempo ya hubiera muerto" hasta que una joven vampirita lo saco de sus pensamientos

-Walter! Esta adentro?-decía con una cara de inocencia pura y un brillo especial en los ojos

buenos días, y si esta en su oficina pero debes tener cuidado esta un poco de mal humor

-mal humor? Supongo que debo tener cuidado –decía tomando un tono pálido con una sonrisa de costado

Tocó suavemente la puerta en donde se encontraba la Hellsing espero un corto lapso de tiempo la autorización cuando la obtuvo entro con una gran sonrisa, como la de una niña que va de visita a una persona que no veía hace años

-Seras…cuanto tiempo sin verte-decía amablemente con una sonrisa, que solamente a esta draculina le dedicaba, pues era lo mas cercano a una amiga, no mejor dicho a una hermana que tenia, ella sinceramente le guardaba mucho cariño a Seras tal vez delante de todos mostraba como si solo la viese como la mascota de Alucard, pero cuando estaban ellas dos solas se había vuelto una costumbre brindarle una sonrisa sincera-ven siéntate

Ella acepto la invitación y emocionadamente le hizo caso a la rubia platinada-Sir. Integra-decía mostrándole una gran sonrisa en la cual se podía observar claramente sus blancos colmillos-hoy tengo una misión no quiero ir sola…puedo ir con mi maestro?-expresaba con unos ojos brillantes llenos de ilusión y felicidad, que fue borrada al instante que la persona que estaba en frente dijera

-lo siento Seras, no será posible-pauso un momento cerro los ojos para pensar bien lo que decía y prosiguió-hoy saldré con él a una revisión de los nuevos soldados-entonces noto como la draculina bajaba la cabeza con tristeza, tanto asi que su flequillo le cubría los ojos haciéndole sombra, al notar eso trato de compensarla-pero…puedes llevarte a cualquiera de mis hombres de confianza…si quieres hasta te puedo autorizar que te lleves a Walter...

En ese instante Seras se levanto del cómodo asiento que estaba en frente de Integra no hizo el mínimo ruido, se levantó serenamente acomodo un poco la silla y con el motivo de salir de ese lugar le dio la espalda avanzo unos cuantos pasos, pero se detuvo, levanto la cabeza un tanto como para poder ver sus ojos, estos que no eras igual a los de hace un momento, es mas, ahora eran unos opacos sin ningún tipo de sentimiento reflejado en ellos, se sentía frustrada, sentía como si le hubieran robado algo demasiado importante para ella , sentía como si quisiese que Integra se sienta igual que ella, por ello nuestra chica policía no pudo contenerse y dijo en un tono dulce y tierno, cosa que no reflejaba en su rostro, estaba actuando

-Sir. integra debo contarle algo bueno que me paso ayer-mencionaba aun de espaldas y dejando lista una de sus manos sobre la perilla de la puerta para abrirla y salir en cuanto terminara- recuerda la fiesta no es cierto?...

-agh!-por supuesto que la recordaba, como olvidarla!, por eso mismo casi se atraganta-si…paso algo?-contesto tranquila

-si m…mi maestro ayer…ayer en la noche…-no supo como continuar pero quien sabe de donde sacó coraje y empezó a contar su felicidad-en la fiesta…el…en un instante antes de que usted llegara nosotros salimos afuera me tomo de los hombros se agacho hasta llegar a mi altura y en medio de la noche…el me besó-decía mientras las mejillas se le tornaban rojizas, y dando la vuelta la cabeza para ver a Integra dijo antes de salir-fue mi primer beso y me lo dio mi maestro soy muy feliz-y con una sonrisa en los labios salió del lugar dejando a Integra sola

Ella por su parte en el momento que se lo iba contando no hizo ninguna seña de enojo ni de tristeza tampoco después de que Seras se fuera solo jalo el cajón de su escritorio saco uno de sus tan exquisitos puros tranquilamente lo encendió y dándole una bocanada profunda y así estando sola, casi susurrando no se contuvo mas y dijo lo que pensaba-…Alucard bastardo…

Ya habían pasado varias horas, en la cena de la anterior noche antes de que la reina se fuera le dijo a Integra que el día de hoy si enviaría sin falta alguna a sus soldados que esta vez no le fallaría, asi que tenia que estar puntualmente allí, debía ir con Alucard, no, eso no era cierto la verdad es que era solo una escusa para poder estar mas cerca de su sirviente, pero nunca lo aceptaría, por eso mismo le mando a su mayordomo a decirle que lo esperaría en la puerta de salida de la mansión Hellsing

Mientras se dirigía hacia el punto de encuentro iba mas pensativa que nunca –"Seras y Alucard he?...bueno creo que debí habérmelo esperado desde un principio, por que Alucard no podría interesarse en ella?, de todas formas es muy bella y atractiva …y aunque Alucard no este del todo vivo de alguna forma sigue siendo un hombre, y ningún hombre se resistiría al encanto de Seras, no es para nada fea, es divertida, tenia un muy buen aspecto, sabe pelear y utilizar muy bien armas que cualquier hombre no podría siquiera levantar…además ella es inmortal…y no creo que Alucard tenga algún inconveniente en pasar el resto de la eternidad con ella…por que tendría que escoger a una humana que lo único que hace es esconderse tras de el cuando no puede con los enemigos, alguien que en algún momento va a envejecer y será olvidada"-en un momento puso la mirada en el piso y puso un semblante de tristeza que no duro mucho por que quien sabe si para bien o mal tenia consigo su inmenso orgullo que ardió dentro de ella y le hizo "reaccionar" y sacudiendo variadas veces dijo con la mirada en el cielo gritándose a ella misma-maldición Integra eres una hellsing! Porque estas pensando como una chiquilla! que diría mi padre si escuchara mis pensamientos! Alucard,Alucard,Alucard! Solo ese nombre en mi mente ese maldito chupasangres no puede ganarme a mi, a mi nunca! Nadie me deprimirá tengo cosas mas importantes en las que pensar! Maldita sanguijuela!-y terminando su auto reprimenda triunfante y con mejor cara cerro los ojos y camino rápida y segura hacia donde se dirigía nada podía detenerla según ella, equivocación, se sentía tranquila triunfante hasta que choco contra algo que se sintió como un árbol o una pared por la dureza, tal vez hubiera jurado que era eso si no hubiera sentido esas ropas del hombre que le encantaba sacarla de sus casillas

-ho! Ama…que sorpresa parece distraída-decía un sexy vampiro con su usual sonrisa al ver que su ama se encontraba estampada en su espalda, se dio la vuelta se agacho un poco para ver bien los ojos de su ama que cuando los abrió parecían estar húmedos? Si eso parecía y también le pareció que se iban humedeciendo mas en cuanto sus miradas se encontraron-mi ama esta resfriada?-pregunto con un tono inocente como un niño pequeño preocupado por su mamá

-maldito! Alucard ahora vas a conocer a un verdadero hellsing!-y gritando eso saco rápidamente su arma del su costado izquierdo y lo puso en la frente del vampiro para dar el primer tiro que por milagro Alucard esquivo

Con cara de sorpresa por el echo de que sin miramientos le haya disparado con su pistola con balas de plata bendecida que se supone solamente debería utilizar para matar enemigo la haya utilizado para dispararle a él-a…ama! Otra vez esta borracha o que! Que le sucede!-decía con una cara divertida pensó que ella solo estaba jugando y que lo de hace un momento era algo así como una broma, pero empalideció al ver que unas pequeña lagrimas estaban en los costados de los ojos de su ama, quien sabe si era de furia o de tristeza, lo cierto es que después de poder ver esos hermosos ojos color zafiro con esas pequeñas gotas cristalinas solo vio nuevamente el cañón de su pistola en medio de sus ojos que si no fuera por que tenia unos muy buenos reflejos no la contaba

Así entendió que no era una broma ni nada mucho menos Integra comenzó a dispararle numerosas veces hasta que se le acabo las balas, apretó los dientes fuertemente al saber que ya no tenia la oportunidad de matar al hombre que amaba, no le quedo otra que lanzar lo mas fuerte que pudo su pistola hacia su cabeza, y esta vez le dio en el blanco golpeo sonoramente la frente del vampiro que por la fuerza con la que le lanzo el objeto hizo que su cabeza se inclinara hacia atrás y al momento de en rectarla se pudiera ver claramente una marca roja en el medio de su frente blanca que resaltaba como si estuviera pintada

-Ama! Que es lo que le sucede!-exclamo con una cara ya mas seria con la intención de querer saber el comportamiento extraño de su amada

-que?-Integra no se había dado cuenta de lo que había estado haciendo hasta el momento que le reclamo Alucard vio su frente y por un momento casi no logra contener la risa, había sido cegada por el enojo y la ira, en ese momento por fin entendió que era lo que sentía…,ella se sentía lastimada y quería que el sintiera lo mismo de alguna forma él sintiera lo mismo, en su interior se sentía triste y quería reclamarle el por que la había besado la anterior noche si ya había probado los labios de la chica policía, si hubiera sido una chica normal tal vez hubiera soltado el llanto y hubiera gritado todo lo que sentía pero no, Integra no era precisamente normal, además que tenia un orgullo que no le cabía en el cuerpo-solo eres un sirviente no necesito darte explicaciones-y así con un tono cortante paso de largo y se dirigió rápidamente con un paso firme hacia el portón de salida y al otro lado le esperaba un elegante automóvil al cual subió rápidamente para poder evitar ver a Alucard, aunque no sirvió de nada ya que apareció en sentado en frente de ella

-ama…-pero antes de que dijera nada integra le lanzo una mirada fría como el hielo del polo norte, Alucard aun no entendía nada por que estaba así? Es que acaso había hecho algo malo? Aun no lo sabia, pero que no daría por saberlo, ella miraba hacia la ventana como buscando algo Alucard quería saber lo que pensaba pero parecía que entre ellos había kilómetros de distancia, no le parecía buena idea molestarla ya que nunca la había visto tan enojada, o al menos no ese tipo de enojo, y si se atrevía a molestarla de seguro lo mandaría a encerrar de nuevo en ese calabozo, esta vez de verdad estaba furiosa, "tal vez se ponga de mejor humor después" pensó para después solo quedarse mirándola, mirando ese rostro que tanto le encantaba, tratando de recordar que es lo que la había molestado tanto.

Mientras eso pasaba en el automóvil de integra, estaba un Walter tranquilamente caminando por los pasillos de la mansión cuando pudo divisar una hermosa figura femenina arrodillada en medio del pasto debajo de la sombra de un árbol, estaba de espaldas así que no pudo ver su rostro, pero, como no reconocerla con ese clásico uniforme que siempre llevaba puesto, Seras Victoria

-señorita seras…-dijo al verla sola, se dispuso a saber que hacia, era extraño verla allí, ya que generalmente antes de una misión se encerraba en su cuarto para revisar sus armas o prepararse para combatir, se dirigió hacia el lugar, pero, algo lo detuvo su felino caminar, lo desconcertó, es más puede que hasta lo haya echo asustar, se escuchaban sollozos, aunque mas que eso parecían ser los lamentos de un alma en pena, Seras se dio cuenta segundos después de la presencia del mayordomo, se sorprendió de sobremanera, pero luego se dio la vuelta, lo miro a los ojos, sus lagrimales se inundaron, se levantó y corrió hacia él, lo abrazo lo mas fuerte que pudo para que después esos sollozos que antes había escuchado se conviertan en gritos desesperados acompañados de abundantes lagrimas que mojaban por completo el torso de Walter, el no entendía nada, naturalmente, que estaba pasando? en todo el tiempo en el que había convivido con la alegre draculina nunca la había escuchado llorar y gritar de esa forma, no sabia cual era la mejor forma de reaccionar, no le podía preguntar que pasaba, por que seguramente solo la haría llorar mas, no podía solo alejarse e irse, cosa que era lo que mas quería hacer, dado que seria algo descortés de su parte, así que no teniendo mas opciones solo rodeo con uno de sus brazos su espalda y acaricio de forma paternal la cabeza de la chica dejando que ella pudiera hundir su rostro en su pecho, ella lloro sin control hasta que quedo dormida como una pequeña niña, él que por su parte solo quedo acariciando su cabeza silenciosamente.

Ya llegando al lugar acordado para la revisión de los nuevos soldados Integra bajo rápidamente de su transporte y viendo adelante pudo observar un gran establecimiento, parecido a un cuartel, seguido de ella bajo su fiel sirviente y amante, Alucard, aun tenia la duda de que había hecho para enojarla tanto que el recuerde no había hecho nada malo…según el todo iba perfectamente…bueno ya encontraría el momento adecuado para preguntar a su ama que era lo que andaba mal

Integra tranquila y confiadamente entro sin llamar ni nada a ese inmenso lugar color grisáceo el entrar se encontró con los soldados formados militarmente, si n hubiera sabido que eran soldados hubiera podido afirmar que eran estatuas, esos soldados parecían no mover ni un miserable pelo y tampoco parecía que estuvieran respirando, mientras integra miraba curiosa a los supuestamente nuevos soldados Alucard la miraba de reojo, ya no podía esperar mas para preguntarle que la molestaba…cuando ya estaban maso menos en medio del lugar quedaron como rodeados de filas de esos soldados estáticos, Alucard al fin se disponía a preguntarle…

-ama…quisiera pregunt…-pero algo lo detuvo, fue el estruendoso ruido de armas listas para disparar junto con los mismos soldados que se pusieron firmes vio alrededor y pudo confirmar a lo que le apuntaban, nada mas y nada menos que a su ama, todas esas armas que portaban esos supuestos soldados que se unirían a la organización Hellsing estaban apuntando directamente a su ama

-…-ella no hizo mas que sacar de su traje uno de sus tan exquisitos puros junto con su encendedor lo puso en medio de sus labios, pero apenas echa la acción uno de los soldados con un tiro hizo que este saliera rápidamente de sus labios a lo que solo echo un suspiro pesado y dijo- Alucard…destruye a estos insolentes- y arreglándose los lentes dio media vuelta y camino tranquilamente hacia la salida

-como usted ordene ama- y cuando su ama ya estuvo fuera cerro la puerta, el dibujo una gran sonrisa en su rostro casi al instante, como si fuese automática se cerro la puerta del lugar…después lo único que se escucharon fueron gritos de auxilio y arrepentimiento

Después de algunos minutos, los suficientes para que el sol que antes apenas se veía ya se haya ocultado en un hermoso atardecer que ahora se podía apreciar, era de un hermoso color naranja rojizo, y así salió un Alucard con cara de satisfacción que reflejaba con una gran sonrisa, encontrándose con una integra con una sonrisa tan grande como la de el con la única diferencia de que tenia uno de sus ya acostumbrados puros en sus labios

-ama desde cuando lo supo? –dijo mirando a la figura femenina que estaba en su delante

-desde que entre al coche, el cobarde del conductor escapo con el mismo-y botando el humo de su tan preciado puro prosiguió- debemos buscar un lugar seguro para pasar la noche- y justo cuando termino de decir eso la siguió un trueno, anunciando así la gran tormenta que le seguía-y rápido

Alucard se puso al lado de ella y le ofreció su mano, ella acepto después de arrojar al suelo su puro y tomo gentilmente la mano de su sirviente, y era así precisamente como se veían como una princesa yendo del brazo de su fiel escudero, este que ya tenia en mente a donde llevarla, por que ella nunca había dicho a donde quería ir solo dijo "un lugar seguro para pasar la noche" y sabia perfectamente a donde llevarla

Caminaron sin decir una sola palabra solo disfrutando la compañía que se brindaban el uno al otro, hace mucho tiempo que no podían estar los dos solos, en silencio, en paz, sin que nadie entre o llame a la puerta, sin que el sonido del teléfono los interrumpa, no hacían nada solo caminaban pero eso bastaba para que sean felices estar juntos eso era lo único que necesitaban lo demás no importaba, aunque siempre andaban como perro y gato, lo verdaderamente cierto era que se amaban hasta tal punto que una simple caminata bastaba, solo una simple caminata bastaba para sentirse realizados

Pero nada es para siempre ya había oscurecido el cielo ahora era de un color, no negro, sino algo como un gris oscuro, esto por las nubes que lo cubrían, unas pequeñas gotas de agua comenzaron a caer de ese inmenso cielo, el vampiro como todo un caballero se quito su abrigo y lo puso en los hombros de la mujer que tanto amaba y que ahora estaba temblando, casi imperceptiblemente pero no a los ojos de nuestro conde que la concia ya desde hace varios años, aunque se hacia la muy fuerte aun seguía siendo una mujer delicada y frágil además que hacia un frio que no muchos resistirían sin tiritar, para esa entonces estaban en medio de un parque que al parecer estaba abandonado y frenando su caminar Integra se detuvo para preguntar

-por que me trajiste aquí? he? Chupasangre…-estaba en frente, aunque aun lejos, de esa vieja casa abandonada en donde alguna vez también había pasado la noche con su fiel vampiro y que también hace poco tiempo ella misma lo había citado

-no pensé en un lugar mejor que este-decía con una sonrisa en los labios y pensando "o mejor dicho un lugar mas divertido"

-que mas da ya estamos aquí-y entro sin decir nada mas, no parecía molestarle tanto la idea de quedarse sola en ese lugar con Alucard

estaban a lo que se podría decir una distancia ni tan corta ni tan cerca, es decir una distancia media cosa que no fue muy conveniente por que a los pocos segundos finalmente la tormenta se hizo sentir y se soltó como si estuviera repitiéndose el diluvio, era de esperarse los truenos y el viento gélido ya lo había anunciado anteriormente, entonces corrieron hacia esa casa abandonada que al verla parecía que no había lugar mas cálido que ese, en el proceso de ir rápidamente hacia lo que seria su refugio, Integra hizo un movimiento en falso que casi la hace caer al suelo que ahora estaba repleto de agua…por suerte esta vez Alucard alcanzo a agarrarla para evitar que no cayese y se mojara mas de lo que ya estaba, entonces llegaron a su refugio temporal y se sintieron como en casa no dijeron nada y se sentaron en el suelo tomando un descanso

-Alucard, préstame tu saco me lo pondré en vez de mi ropa, puesto que esta mojada, no tengo otra mudada y que quiero evitar enfermarme-entonces se levanto y se dirigió a lo que parecía ser el cuarto de baño pero este que carecía de puerta, nuestra querida Integra al darse cuenta de eso se dio la vuelta y dirigiéndole una mirada amenazadora se dirigió al nosferatu-ni se te ocurra acercarte si quiera Alucard- dicho esto se adentro en la pequeña habitación

-como usted ordene mi ama…yo no ire a molestarla-y diciendo esto con una sonrisa envilecida se fue a sentar en una de las esquinas de la habitación

Integra se iba quitando su blusa que se había pegado a su cuerpo cuando algo detuvo su labor, estaba de espaldas así quien sabe cuanto tiempo estuvo allí, se dio la vuelta y vio un perro, si un perro negro con 6 ojos color carmesí que desprendían un brillo único-ba…baskerville!-grito con gran asombro Sir. Integra antes de que el pobre e inocente perrito del infierno saliera volando del lugar en donde estaba su ama ella arreglándose bien y cerrándose lo mas que se podía el abrigo que le había proporcionado Alucard salió con un humor de los mil demonios cuando lo vio exclamo-Alucard! Maldito pervertido que no te dije que ni siquiera se te ocurriera acercarte al lugar donde me cambiaba?

-pero si no fui yo el que fue a incomodarle fue baskerville…

-no le eches la culpa a tu mascota! De seguro veías mediante sus ojos!-entonces se dirigió al lado de la ventana y se sentó dándole la espalda al vampiro-…pervertido…

-mi ama se resfriara si duerme al lado de la ventana y es aun mas probable con este fuerte frio

-ni hablar mi sirviente quien sabe que serias capaz de hacer-y con una sonrisa se apoyó contra la pared y se dispuso a dormir

"ni que hacer ya es una mujer…una mujer muy terca, pero aun así bella sin igual y con un temperamento de miedo no es igual que hace años no creo que…" pero Alucard no se esperaba lo siguiente, vio como su ama se levantaba lentamente del lugar en donde parecía iba a dormir pero no fue así se dio la vuelta y pudo ver como si una silueta de acercaba cada vez mas a él y cuando estaba a unos cuantos centímetros de el se detuvo

-tenias razón es muy posible que me enferme durmiendo allí…-y con un leve sonrojo en sus mejillas dijo-Alucard puedo?

Entonces no se lo podía creer lo había sorprendido, es que acaso había dejado su orgullo de lado?, no importaba solo importaba seguir con ese extraño juego-como negarme…-entonces dudo estaba soñando? No, algo confirmo que no era así y fue el cálido contacto de las manos de su ama con su torso, sus manos eran realmente cálidas

ella hundió su rostro en el pecho de su siervo y acomodándose en medio de sus largas piernas se puso de costado, se aferro a su ropa y quiso tomar todo el calor que tuviera no conforme con solo su ropa levanto la vista y lo miro a los ojos ,y sin decir una sola palabra, tan solo con la mirada le pidió que la abrazara para poder conservar el calor, el sin oponerse lo hizo la rodeo con esos brazos que parecían ser tan seguros y cálidos, y así tal vez ella hubiera querido disfrutar mas de ese hermoso momento pero sus parpados no le permitían sentía un gran peso sobre ellos pero antes de perder contra el sueño dijo

-Alucard…mañana…mañana ten una cita conmigo…-y diciendo esto cerro los ojos y no los abrió hasta el día siguiente

El solo quedo petrificado por un momento, estaba alucinando o es que esta vez realmente le estaba pidiendo una cita? Acaso iba en serio? Esta vez si la podía tomar como algo serio? No lo sabría hasta el día siguiente ahora solo se quedo felizmente viendo como sobre su pecho descansaba tranquilamente la mujer a la cual amaba, y la cual lo hacia sentir como ninguna otra ahora solo le quedaba disfrutar de la paz que les quedaba…