Disclaimer: Inazuma Eleven no me pertenece blablabla etc etc

Aquí va el cap!

Capitulo 5: Cuidando a los pequeños.

Tercera Parte: Verduras, bromas, ¿hermana?

Alpha caminaba en dirección a la cafetería de la base secreta de "El Dorado", en la cafetería se encontraban desayunando los miembros del equipo Protocolo Omega, exceptuando al portero, Zanou, el cuál seguía en la barra de comidas. Alpha tomó una bandeja y se dirigió a la barra, junto al portero.
-Buenos días, sir Alpha- saludó Zanou.
-Buenos- replicó Alpha con su monótona voz.
-¿Fue productiva la recolección de información acerca del nuevo problema de Raimon?- interrogó el portero.
-Sí- dijo Alpha con su misma monótona voz, tomando un jugo de uva, el cuál era su sabor favorito.
-Ehmm- empezó a decir Zanou-¿has hablado ya con Beta-sama?- en cuanto Zanou pronunció el nombre de Beta se escucharon gritos provenientes de las mesas, ya que los postres de leche se habían cortado.
-No- contestó Alpha, tomando su bandeja y encaminándose a la mesa más próxima.

Zanou también tomó su bandeja, la cual tenía comida suficiente para 5 personas, y siguió a Alpha, sentándose en frente de él.
-¿Has pensado en contestar con otra cosa que no sea "Sí" o "No" a lo que te pregunten?- preguntó Zanou.
-Tal vez- dijo Alpha.

Zanou dejó de insistir en el tema y empezó a comer. Al poco tiempo llegó Einamu a donde estaban ellos.
-Buenos días- dijo sentándose a la mesa.
-Bufeffos fías- dijo Zanou con la boca llena.
-Buenos días- contestó Alpha sin mirarlo, concentrado en su desayuno.
-¿Saben la última de Bet… digo Ya Saben Quién?- interrogó Einamu.
-¿Voldemort?- preguntó Alpha.
-Ehh… no exactamente- dijo Zanou- nos referimos a Beta.
-¡Arhg!- se escuchó gritar al cocinero- ¡se ha cortado la leche nueva que había comprado!
-¿Qué es lo nuevo que ha hecho ella?- dijo Alpha, sorprendiendo a Zanou y a Einamu por su exceso de vocabulario.
-Pues a estado contando un chiste súper estúpido sobre Batman y Dora la Exploradora- dijo Einamu.
-Si Batman y Dora tuvieran una hija ¿saben cómo se llamaría?... ¡LA BATIDORA!- dijo Zanou imitando el tono de voz de Beta.
-Jeje- río Alpha, haciendo que a Einamu casi le diera un paro cardiaco por la sorpresa- Buen chiste, ahora iré donde el jefe a dar mi informe- una vez dicho esto Alpha dejó su bandeja sobre la mesa y se retiró de la cafetería.

En la casa de Tenma.
-¡NO QUIEDO COMED VEDDUDAZ!- chilló la voz de un niño de rosados cabellos y no, querido lector, no es Kirino.
-Pero Tsunami-san- rogó Aki- debes comerte todas tus verduras para ser grande y fuerte.
-No quiedo- volvió a decir Tsunami.
-Esto es peor que cuando estábamos en la Isla Liocott- dijo Aki, recordando como Tsunami se negaba a comer zanahorias. "¿Cómo lo habrá hecho Hamano-san para cuidar a este niño?" pensó, justo en ese instante, Hamano entró a la pieza de manera muy alegre.
-Buenos días- dijo saludando- Aki-san, Tsunami-san.
-Que bueno que llegaste- dijo Aki- ayúdame a que el pequeño Tsunami-san coma sus verduras.
-¿Cuál es el problema?- dijo Hamano- Si no quiere comérselas que no se las coma, los niños saben lo que es bueno para ellos.
-¡Eso no es cierto!- replicó Aki- uno siempre debe estar pendiente de lo que necesitan los niños.
-¿De verdad?- preguntó Hamano.

Flash Back.

Hamano se encontraba pescando en su lugar favorito, cuando un pequeño Tsunami se acerca a él.
-¡Tío Hamano! ¿Puedo comedme este insecto?- preguntó Tsunami mientras mostraba un escarabajo.
-Por supuesto- dijo Hamano, sin siquiera mirarlo.
-¡SI!- gritó el pequeño Tsunami mientras se iba.

Poco después el pequeño Tsunami volvió donde Hamano.
-Tío Hamano, me duele la guatita ¿puedo tomad del agua que está aquí?- dijo mientras apuntaba el agua en donde Hamano estaba pescando.
-¡Claro!- volvió a decir Hamano, sin mirar al niño y Tsunami metió la cabeza al agua. Después de estar 5 minutos con la cabeza metida dentro del agua, el pequeño la saca para tomar una bocanada de aire
(N/A: que pulmones o.o)
-Tengo sueño, vayamos a casa- dijo Tsunami.
-Está bien- dijo Hamano, yéndose, con Tsunami, del lugar.

Fin del Flash Back.

-Vaya, y yo pensé que el niño sabía todo lo que tenía que hacer para mantenerse sano- dijo Hamano.
-Me duele la guatita- dijo Tsunami.

"¡Oh no!" pensó Aki "¿Qué tengo que hacer? ¿Qué tengo que hacer…? ¡A ya sé! Llamaré a Fuyuka-san, ella sabrá que hacer". De ésta forma Aki llamó rápidamente a la única enfermera que conocía, Kudou Fuyuka.
-Mochi mochi, Fuyuka habla- escuchó Aki a través del auricular.
-Fuyuka-san, soy yo, Aki.
-¿Qué Aki?- preguntó Fuyuka.
-Aki-les Bailo- contestó Aki, con las mejillas sonrojadas.
-¡Aki-san! ¡Cuánto tiempo! Me alegra que no te hayas olvidado de nuestro saludo secreto- respondió animadamente Fuyuka.
-Sí- contestó Aki- Pero la verdad necesito que vengas a mi casa, y si es posible, trae un botiquín.
-¿Qué sucedió? ¿Tenma se lastimó, de nuevo?- preguntó Fuyuka.
-No, no es Tenma, te lo digo en cuanto llegues, por favor ven pronto- dijo Aki, colgando el teléfono.

Al cabo de 5 minutos llegó Fuyuka montada en su motocicleta, se bajó de un salto y entró a la casa de Aki gritando:
-¿DÓNDE ESTÁ EL HERIDO?

Ahí fue recibida por Aki, la cual tenía una gotita en la cabeza.
-Fuyuka-san, antes de llevarte donde el "enfermo". Me gustaría, por favor, que guardaras la calma- pidió Aki.
-No te preocupes Aki-san, yo puedo manejar cualquier situación, recuerda que yo fui la única que sacó la carrera universitaria.
-Bueno, si tú lo dices…- replicó Aki un tanto insegura, llevando a Fuyuka a donde se encontraba el pequeño Tsunami.

Una vez que Fuyuka se encontró frente a frente con el pequeño niño, que intentaba meterse una mandarina en la nariz, Fuyuka gritó con alegría.
-¡Aki! ¿Por qué no me contaste que habías sido madre?- preguntó emocionada.
-¿Qué?...Yo…no…- tartamudeó Aki, sintiéndose avergonzada.

Cuando Tsunami vio a las dos mujeres discutir y darse cuenta de que ya no era el centro de atención, decidió bajarse y tirar la falda de la recién llegada.
-¿Qué sucede pequeñín?- preguntó Fuyuka.
-Upa- dijo Tsunami.
-¿Qué cosa?- dijo Fuyuka intrigada.
-El pequeño Tsunami-san quiere que lo tomes en brazos- intervino Aki.
-¿Tsunami-san? ¿Llamaste a tu hijo igual que a nuestro amigo?- se sorprendió Fuyuka.
-¡Que no es mi hijo!- contradijo Aki.
-Entonces ¿de quién es? ¿De Natsumi? ¿Haruna? No me digas que es adoptado.
-A eiia la guzta más convedsad entle mujeles que ayudal con los problemas Ushishishishi- se escuchó decir una pequeña voz.
-¡Kogure-san! ¡Ya te dije que no dijeras esas cosas!- le regañó Shinsuke, tomando al pequeño Kogure, que seguía riéndose y llevándoselo de ahí.
-¿Kogure-san? ¡P-p-pero eso no es p-posible!- se alarmó Fuyuka- Es una broma ¿verdad, Aki?
-No Fuyuka-dijo Aki en un tono serio- Ha ocurrido un accidente y Kogure-san ha vuelto a ser un niño, al igual que Tsunami-san- Fuyuka volvió a ver al pequeño Tsunami.
-¿Pero cómo fue que sucedió esto?- fue lo primero que preguntó.
-No lo sé- dijo Aki- de repente llegó Shinsuke-san, el cual traía a Endou-kun, convertido en un niño de 4 años, perdí la conciencia, y cuando desperté, los amigos de Tenma me explicaron que por una anomalía espacio-temporal Endou, Gouenji, Shiro, Atsuya, Fudou, Midorikawa, Hiroto, Tsunami, Kogure, Kazemaru y Aphrodi fueron convertidos en infantes de cuatro años, y los estamos cuidando hasta que encontremos la forma de volverlos a la normalidad.
-Peddo si ni siquieda han investigado una fodma de volvednos a la nodmalidad Ushishishishi- se escuchó decir a Kogure.
-¡Kogure-san! ¡Tienes que ir a bañarte!- le dijo Shinsuke.
-¡No!- gritó Kogure y se fue corriendo al patio.
-¡Kogure-san!- lo persiguió Shinsuke.
-Entonces ¿por qué me llamaste Aki?- volvió a retomar la conversación Fuyuka.
-Creo que Tsunami-san está enfermo del estómago, porque no quiere comer verduras y a veces su estómago suena.
-Ah, eso es fácil de ver- dijo Fuyuka- A ver Tsunami-san, acércate un poco.

El pequeño obedeció a Fuyuka y se acercó a ella.
-Di aaaa- Fuyuka empezó a examinar a Tsunami- y dime Aki, ¿acaso Tsunami ha vomitado?
-No- dijo Aki- Pero Hamano-san dejaba que se comiera cualquier cosa que se encontrara, y ahora él está con Kirino-san y el pequeño Kazemaru-san, comprando cosas para la cena.
-Bueno, la verdad es que no tiene nada de malo, solo un poco de indigestión, pero deberías hacer que comiera más verduras, si no se las quiere comer prueba preparándolas de una forma distinta, como gelatina, como cuando yo se la hice en la Isla Liocott, ¿recuerdas?- dijo Fuyuka.
-Oh, es cierto- dijo Aki- muchas gracias Fuyuka-san, sabía que podía confiar en ti.

Justo en ese momento el estómago de Tsunami hizo un fuerte crujido, haciendo que Fuyuka se escondiera detrás de Aki y exclamara.
-¡Algo médico está pasando!- Inmediatamente después el pequeño Tsunami soltó un muy fuerte eructo.
-Con que enfermera muy preparada ehh- dijo Aki mirando a Fuyuka.
-Bueno, en el mundo de la medicina, cuando escuchas crujir el estómago de alguien de esa manera, es mejor estar lejos del alcance de dicha persona.
-¿Qué se supone que significa eso?- preguntó Aki.
-¡Aaaaa!- se escuchó un grito proveniente desde el patio.

Cuando Aki y Fuyuka fueron a ver qué pasaba se encontraron con un gran hoyo en el patio, y en el fondo de éste se encontraba Shinsuke.
-¿Qué pasoo? ¿Acaso el conejo no puede salid de su madligueda? Ushishishishi- se reía Kogure.
-¡Kogure-san! ¡Me las vas a pagar!- gritó Shinsuke desde dentro del agujero.

Mientras tanto en un supermercado se encontraban Hamano, Kirino y Kazemaru comprando cosas para la cena, mientras Hamano estaba en la sección de pescados y mariscos, Kirino llevaba a Kazemaru a buscar cereales.
-Onee-chan, quiedo estos cedeales- le dijo Kazemaru a Kirino, apuntando una caja de cereal con la imagen de un pollo.
-¡Que no soy tu hermana!- volvió a contradecir Kirino por sexta vez ese día- Yo soy hombre y muy seguro de mi masculinidad.
-Peddo Onee-chan siemple huele muy bien y tiene las manos limpias- replicó Kazemaru.
-No, lo que yo tengo son hábitos de higiene- volvió a decir Kirino- Y está bien, llevemos este cereal- dijo tomando el cereal que el pequeño Kaze-chan había apuntado.
-Wiii- dijo Kazemaru salió corriendo rápido de ese lugar.
-¡Espérame!- le siguió Kirino.

El pequeño Kaze-chan había corrido hacia la sección de yogurt. Una vez que Kirino lo alcanzó, Kazemaru le dijo.
-Edes muy lento y yo muy dápido- Dijo para después empezar a correr alrededor de Kirino. "Uff, a este niño la energía no se le acaba nunca" pensó Kirino.

Kirino decidió comprar unos yogurts para tomar después, y cuando se fijó, el pequeño Kaze-chan ya no estaba.
-Y ahora ¿a dónde se metió?- Kirino decidió no darle mucha importancia.

El pequeño Kaze-chan se fue a la sección de dulces, una vez que encontró sus dulces favoritos decidió buscar a su querida hermana, para que se los comprara.
-¡ONEE-CHAN! ¿DÓNDE ESTAS?- gritó Kazemaru a todo pulmón- ¡ONEE-CHAN! ¡ONEE-CHAN!- siguió gritando sin que nadie le contestara, por lo que comenzó a llorar.

En eso se acerca un guardia y le dice.
-¿Qué te sucede pequeñín? ¿Estás perdido?
-Estoy buscando a mi Onee-chan- dijo Kazemaru entre sollozos.
-Bien, buscaremos juntos a tu hermanita- le contestó el guardia.

Mientras tanto, al otro lado del supermercado.
-Ya tengo todo- dijo Kirino- ahora ¿a dónde pudo haber ido Kazemaru-san?- se preguntó a sí mismo.

Después de varios minutos buscándolo sin resultados se empezó a desesperar. "Oh dios, espero que no le haya pasado nada" pensaba. De repente se escuchó una voz por los parlantes del supermercado.
-Atención clientes, se ha encontrado a un infante de cuatro años con cabellos azules y ojos marrones en los pasillos del supermercado, si alguien reconoce esta descripción vaya a recepción a identificar al niño.

"Ese debe ser Kazemaru-san" pensó Kirino esperanzado y rápidamente se dirigió a la recepción del supermercado. Cuando estaba llegando a ella escuchaba la voz de un niño sollozando que decía "Quiedo ved a mi Onee-chan"

-¡KAZE-CHAAAN! ¡YA ESTOY AQUÍ!- gritó Kirino.
-¡ONEE-CHAN!- gritó Kazemaru corriendo hacia sus brazos.

Era un momento extremadamente tierno, todos los clientes del supermercado volteaban a ver esa escena, dejando escapar un "Aaahhhh", incluso algunas madres lloraron de la emoción.

-Qué bueno que ya has encontrado a tu Onee-chan- dijo el guardia que había encontrado a anteriormente al pequeño.

Cuando Kirino oyó la voz del guardia volvió a la realidad y se dio cuenta de que eran observados por todos, inmediatamente se puso tan rojo de la vergüenza que podría haber sido confundido por un semáforo. Rápidamente se puso de pie y se dirigió a la caja más cercana para pagar las cosas que había seleccionado, aún sintiendo las miradas de todos los clientes sobre él, ¿o ella?, naah, él…creo.
-Llevaré esto por favor- dijo Kirino colocando el canasto de compras junto a la cajera.
-No te preocupes cariño- dijo la cajera- puedes llevártelo sin pagar, fue muy hermoso el reencuentro con tu hermanito. Y tu pequeñín- agregó mirando a Kazemaru- muchas felicidades por encontrarte con tu linda hermanita.

Kirino simplemente tomó las cosas y se fue del lugar, llevando a Kazemaru, sin mirar atrás, a pesar de que todos los clientes les hacían señas con las manos en señal de despedida. "No volveré a comprar aquí" pensó Kirino.
-Onee-chan- dijo Kazemaru- Coddí mucho, cádgame.
-Uff- dijo Kirino tomando a Kazemaru en brazos. "¿Se me habrá olvidado algo en el supermercado?...naah, debe ser mi imaginación"

Mientras tanto en el supermercado, Hamano se limpiaba las lágrimas de los ojos y decía en voz alta.
-Que bueno que ese pequeño se ha encontrado con su hermanita, aunque no lo vi debió haber sido hermoso….bueno el momento ya pasó, ahora ¿a dónde estará Kirino-san?

Cuando Kirino llegó a la casa se dio cuenta que Kariya y Hiroto se encontraban fuera.
-¿Qué sucede, Kariya-kun?
-Espero- respondió Kariya.
-¿Qué esperas?- interrogó Kirino mientras Kazemaru saltaba de sus brazos y entraba corriendo a la casa.
-A que le dan ganas de entrar- dijo Kariya mirando a Hiroto.
-Hay hombde mado en la cazza- contestó Hiroto.

Kirino decidió no darle importancia al asunto y entró a la casa, a dentro pudo escuchar como Akane tarareaba muy alegre, mientras le tomaba fotos a todos los niños, además Shindou se encontraba solo, mirando hacia la ventana.
-¿Qué te sucede, colega?- preguntó Kirino llamando la atención de Shindou.
-Lo que sucede es que el pequeño Mido-chan le dio un besito en la mejilla a Shin-sama- respondió Akane, que también había escuchado la pregunta.

Shindou volteó para ver a Kirino, y así Kirino pudo ver con lástima que el "besito" de Mido-chan había involucrado sus dientes también.

Y aquí termina otro capitulo, espero que les haya gustado, demoré en subirlo porque volví a entrar a clases y todo eso...Bueeno, espero no demorar mucho en el siguiente ;D. ¿A quién le gustaría recibir el "besito" de Mido-chan? Yo...no exactamente xD

Gracias a angylopez, Kim Natsuyaki y a Sabrina-sama por sus reviews! me hacen muy feliz! :DD

Reviews porfis! :D