Capitulo 6: Siempre es bueno aclarar la mente.

Su mente se hallaba llena de pensamientos fríos y sed de venganza mientras surcaba los cielos en busca de ese Ki, oh, pobre de aquel Saiyajin si en verdad se encontraba donde su princesa, sería la última vez que vería el sol. Sus ojos de furia hubieran intimidado al más valiente de los guerreros.

Su furico vuelo le fue interrumpido repentinamente por una patada directa al estómago que le hizo caer estrepitosamente sobre un campo de soccer, dejando en este un agujero enorme al impacto, la tierra que se levantó nublo su vista un instante y le costó bastante trabajo reincorporarse y recuperar el aire. Levantó la vista dispuesto a destrozar a quien o lo que le provocó tremenda caída, a quien quiera que le hubiese dado ese golpe, sin embargo sus ojos se abrieron como platos al ver a la autora de tal agresión.

-¡Eres un idiota!- Le dijo la mujer que aún mantenía el vuelo.

-Akane… su voz fue casi un suspiro.

-¿A caso eres un estúpido?- le reitero su hermana

-¿Pero qué demonios te pasa? ¿Por qué me atacaste, te has vuelto loca?

-Tú has perdido la razón, no creas que no sé lo que estas tramando y las intenciones que tenías.

- …- El androide no pudo hacer más que desviar la mirada y apretar la quijada, retirando lo dicho, no atacaría a su hermana de nuevo aunque su vida dependiera de ello.

Lentamente 18 descendió hasta tocar el suelo rodeado de los escombros que Kurota había dejado con su caída.

-¿Qué haces aquí?- le preguntó aun con la vista al suelo y sosteniéndose uno de sus brazos en una obvia señal de que había resultado levemente lesionado.

-Salvando tu maldito pellejo otra vez- le dijo, y desvió la mirada también, esta vez en un gesto que parecía de comprensión- sé a dónde ibas y lo que ibas a hacer…

-¿Qué? Pero…- El chico de pañuelo naranja estaba confundido.- Tú no sabes nada…- Por más que lo intentara no era capaz de sostenerle la mirada a su gemela

-¿Qué demonios crees que haces con esa arpía? ¿Sabes quién es ella? ¿Sabes lo que quiere? ¡Te está utilizando, maldita sea!

El androide le miró al fin, totalmente confundido. ¿De dónde conocía su hermana a Pares?

-¿Qué sabes tú de ella?-Se atrevió a preguntarle al fin.

-Se mucho más que tú, obviamente. Estas actuando mal, estás haciendo las cosas mal, todo mal- Le decía al tiempo que cerraba los ojos y negaba con la cabeza- Estoy harta de tener que cuidarte como si aún fueses un infante.

-Ella sabe…

-Ella no sabe nada- le interrumpió-ella es, una mujer caprichosa y loca, que al igual que tu no sabe lo que quiere y que se dedica solo a dañar, tu, al igual que ella, se dedican a actuar de forma estúpida y egoísta, son incapaces de definirse, y les da igual a quien se lleven en el camino.

Kurota analizó todo un instante, lo que su hermana le decía tenía mucho sentido

-Trunks era mejor opción, si querías información.-

-¿¡Estabas siguiéndome!? ¿Lo viste?- Como fue que no se dio cuenta que ella le seguía de cerca, ¿desde cuándo lo hacía sin que él se diera cuenta?

-Eres mi hermano, se lo que sientes, se lo que piensas y también lo que quieres, no puedo permitir que sigas actuando así, tu estúpida forma de ser es lo que te tiene en esta posición y lo que te llevó a liarte con esa zorra.

Él no podía más que mantener la mirada perdida analizado todo lo que su hermana le decía, todo es verdad.

-Está bien si vas a buscarla, está bien si preguntas por ella, esta bien si la extrañas, pero si necesitas recurrir a artimañas tan bajas para estar de nuevo cerca de ella, eso es cobarde y solo le alejarás más, ¡no seas idiota 17!

- ¿En dónde está?- le preguntó al fin, intentando salir de su trance- ¿Es verdad lo que dijo esa infeliz? ¿Está con él?

-¡Por favor! No actúes como si no supieras nada, de quererlo, la habrías encontrado hace mucho, tal como lo hiciste la primera vez, no actúes como si no tuvieras una solución a tu problema.

-Lo está- dijo bajando la mirada una vez más.

-¿Entonces, que crees que estás haciendo?

-Iré ahí para matarlo- La furia se encendía una vez más en su mirada.

-¿Ah, si? ¿Y después?- le respondió la androide cruzando los brazos

-…- La sorpresa se apoderó nuevamente de el- Yo…

-No tienes ni idea, sugiero que te calmes, que pienses en lo que estás haciendo y rompas lazos con esa mujerzuela, ¿Tienes idea de lo que ella está haciendo? Pues te cuento: El padre de esta mujerzuela firmo un contrato millonario con Goten como socio, utilizo sus horridos encantos para hacerse pasar por la noviecilla dulce y lo engatusó para convencerle de firmar dicho contrato… Para esta gente el joven Son vale más muerto… Y tú ibas a hacer su trabajo sucio, querido…

Los ojos azules del androide no podían estar más abiertos ante tal revelación, ¡esa maldita llevaba meses lavándole el cerebro!

-Maldita sea- soltó un golpe en el pasto- No puedo creer que esa maldita me haya visto la cara todo este tiempo.

-Ella se aprovechó de ti… incluso le pagaste por ello ¡que tonto!- La androide hizo todo lo posible por reprimir una carcajada, pero le fue en vano- Jajajaja ¡eres un idiota Diecisiete! No hay duda de ello.

-Cállate de una vez- le pedía sonrojado con la vista baja.

-En fin… ya que veo que sin mí no eres nada-bromeó- me aseguraré de estar cerca, sea cual sea la decisión, pero ahora, debo irme- su hermana se giró y le hizo una señal de despedida antes de emprender el vuelo.

-¡Espera!- le gritó el androide antes de que elevara el vuelo- ¿Qué debo hacer? Su mirada era de súplica.

-¿Me lo preguntas como tu hermana? ¿O Como mujer?

-Ambos…

-Esa niña no me agrada, por mi puedes dejarla ir para siempre, pero se lo que sientes, por ello no es la mejor opción, como mujer se que ella está esperando a que vayas a buscarla, siempre lo esperó… Ahora la decisión es tuya… -Dicho esto, se despidió con la mano una vez más y se perdió en el horizonte.

El quedó allí tendido, con la vista perdida en donde su hermana desapareció, hundido en un mar de pensamientos y sentimientos.

/

La Noche estaba cayendo y dos "viejos amigos" seguían con su animada charla poniéndose al corriente de lo ocurrido los últimos meses.

-…Y entonces Oob le dijo: "Ya soy lo suficientemente fuerte para salir contigo" Y Pan se sonrojó de pies a cabeza jajajajajaja- Contaba animadamente Goten con lágrimas en sus ojos, producidas por las carcajadas que esa anécdota le provocaban.

-Jajajaja, no lo puedo creer- Le contestó la princesa entre carcajadas también- Pan debería desinhibirse un poco, no creo que sea el único chico enamorado de ella.

-Así es.- le dijo frenando de golpe su tremenda carcajada.- Y… ¿Ya hay alguien especial en tu vida aquí?-Inquirió

-Mmm.. no- le contestó ella frenando su risa también- Aún no, ni siquiera he tenido de pensar en ello… ¿qué hay de ti?

-Hace poco salgo con una chica, quizás la conozcas, Pares…

-Oh, sí, la recuerdo, su padre es socio tuyo, estuvo en mi fiesta de despedida, no sabía que salían.

-Exactamente, acabamos de firmar un contrato juntos, y… no lo sé, quizás pronto pida su mano en matrimonio- Le confesó llevándose una mano a la nuca sonrojado- Ella y yo estamos… bien.

-¡Oh, vaya! ¿¡Quién lo diría Son Goten!?- Bra se sorprendió ante el hecho de que incluso él podía cambiar, eso le alivió un poco, ya no estaba tan nerviosa de esa situación.

-¡Lo sé! ¿Puedes creerlo?... Me enamoré – confeso con una mirada entre nostálgica y alegre-… Otra vez.

-¿Otra vez?- Pregunto confundida.

-La primera fuiste tú….-Soltó de golpe.

Toda la sensación de confort y seguridad que por pocos momentos sintió Bra se esfumó de repente. Sintió como el calor comenzó a recorrerle el cuerpo provocándole un rubor incontrolable.

-Goten…

-No tienes que decirme nada, eso ya pasó- Se apresuró a decir él- Siéntete tranquila, no tiene nada de malo.

-¡Ay Goten! ¿Cómo vienes a decirme semejante cosa?

-¡No me digas que no lo sabías! ¡Siempre lo supiste!

-¡Creí que bromeabas!

-No, no lo hacía.

-¡Te acostaste con mi mejor amiga!- Bra se tapó la boca en el acto, esta vez habló de más, se suponía que ella no sabría de eso.

Los ojos de Goten se abrieron como platos del asombro

-Lo siento- Se disculpó Bra en una reverencia y juntando sus manos delante de ella.

-…-

Goten no supo que decir, su pasado comenzaba a avergonzarlo, Pares había llegado para enamorarle de verdad, era una mujer dulce de bellos sentimientos, su padre era un hombre honorable y acaudalado, su propia madre había terminado por convencerse de que sería una excelente opción como esposa, y que con ello su estatus social volvería a donde una vez se atascó.

-No te disculpes Bra, no fui un hombre muy respetable en el pasado- Le sonrió.

-Lo siento, pero eres dulce, y creo que mereces ser feliz. Me alegro por ustedes, ten por seguro que asistiré a su boda.

-Gracias.

Se observaron por un momento, como queriendo despedir con la mirada todos esos años de inútil coqueteo por parte del joven Son.

La vida cambia, la gente cambia, el destino te revuelve… Al final nada es como lo esperabas, porque nada está escrito.

-Es hora de irme- Dijo él rompiendo el encantador silencio que duro un largo instante- Tenía asuntos cerca de aquí, fue un placer venir a visitarte pero ya debo partir.

Goten se levantó del sofá y comenzó a caminar hacia la puerta con Bra siguiéndole de cerca. Esta había sido quizás la visita más extraña de su vida.

-Bueno, gracias por recibirme- le dijo en una reverencia.

-Al contrario, gracias por venir a verme, espero que no sea la última vez- le respondió la reverencia

-Quiero pedirte un último favor

-Claro, el que quieras.-Le sonrió.

-Si llegas a hablar con alguien, por favor no les digas que vine, ni tampoco de los planes que te comenté, por favor.

-Oh- Tal petición le sorprendió-Claro, no te preocupes, ambos secretos están a salvo conmigo.

-Muchas gracias.

-También quiero pedirte un favor- Le pidió la princesa sonrojándose.

-Claro, dime.

Antes de que el Saiyajin pudiera siquiera reaccionar, ya tenía los labios de Bra presionando los suyos, Abrió los ojos con mucha sorpresa. Fue un beso corto y no fue más allá.

-No le hables a nadie de esto- le rogó la princesa, y en un movimiento rápido e inesperado le cerró la puerta en la cara al joven Son.

Goten quedó parado ahí, justo detrás de la puerta, confundido, sorprendido… ¿Qué carajos fue todo eso?

Sin más, dio la vuelta comenzó a caminar escaleras abajo, eso fue demasiado extraño.

/

-¿¡Qué demonios fue eso Bra!?- se auto reclamó la princesa golpeándose las sienes- Toda una vida evadiéndolo por mujeriego, y cuando lo sabes de alguien más, ¿Qué haces? ¡Te abalanzas sobre él!.

Bra se tumbó sobre el sillón donde minutos antes habían estado conversando y soltó aire muy indignada consigo misma, esos impulsos no eran propios de ella.

-No sé qué me está pasando- se dijo agobiada- Ya no se quién soy ni lo que siento… Pero te extraño… ¡Ainsss noooo!... ¿Qué debo hacer?.

A pesar del tiempo y las experiencias, Bra aún no lograba poner las ideas en su lugar, todavía no sabía que decir o cómo actuar, había tratado-en vano- de evadir el tema del androide. Su acción sin darse cuenta se había convertido en una manera desesperada de demostrar lo mucho que le pesaba su ausencia. La soledad nunca ha sido buena compañía, mucho menos si se trata de alguien que ha estado siempre como el centro de atención, alguien que ha vivido protegida por su nucleo familiar y que ha significado el centro del universo para tantas personas.

/

-Tu eres el centro de mi universo princesa Brief- Dijo en voz alta, Diecesiete había terminado por recostarse completamente sobre los escombros, mirando la luna llena que ya adornaba el firmamento.

CONTINUARA

N/A: Ah, que hombresillos tan crédulos tenemos aquí… Nuevamente agradezco a todos ustedes leerme, ah sido una laaaaarga ausencia, espero volver a pertenecer a su lista de favoritos…

Ah sido todo. ¡Hasta la próxima!

¿Review?