Este capitulo está dedicado a marati2011 que desde que me uní a esta pagina, me llena de ganas de escribir más y más con su optimismo y palabras dulces!

Capitulo 3: Un hermoso despertar.

(Aviso: capitulo corto, descrito desde el punto de vista de Noodle)

Esa mañana me desperté sintiéndome demasiado bien. Desde hacía ya unos años que no podía cerrar los ojos sin ser aquejada por mis pesadillas. Bueno… a veces no son exactamente pesadillas, mas bien son recuerdos que vuelven a mí en sueños horribles.

Ese día era tan diferente, por primera vez en mucho tiempo me sentía descansada, hasta podría decir que estaba levemente feliz. Por un segundo no comprendí el motivo de mi tan increíble comodidad, pero conforme me fui despertando me di cuenta de que alguien estaba abrazado a mi. Automáticamente me tensé, reacción que era el fruto de todos los años en constante peligro que había pasado. Pero no duró mucho mi sentimiento de alarma porque de a poco fueron volviendo los recuerdos de la noche anterior, y los brazos que me rodeaban se me hicieron familiares. Lentamente, me voltee y encontré junto a mí el motivo de mi noche placentera de sueño. 2D estaba profundamente dormido, con una sonrisa apenas notoria queriendo hacerse ver en la comisura de sus labios. Su expresión transmitía tanta paz y júbilo que no pude evitar sonreír. Lo observé por unos minutos, muriendo por tocarlo, por acariciar su suave piel. Pero no lo hice. No podía permitirme hacerlo porque sabía mejor que nadie que no debía darme a mi misma el lujo de tener esos gestos con él. "¡No es correcto Noodle, tonta! Por mucho que lo desees, esas cosas no se le hacen a un amigo." Me dijo una vocecita desde el fondo de mi mente. "Pero… yo no quiero que sea mi amigo. Lo amo tanto." Le respondí apenada. Y era la verdad, desde hacía mucho tiempo ya había descubierto mis sentimientos por 2D. "El no te querría nunca, eras muy pequeña y poca cosa. Alguien tan genial como él y con su edad, no perdería el tiempo con una adolescente MARCADA como tú"

- Diablos, tienes razón… - Dije sin pensar, e inmediatamente me tape la boca esperando que él no lo hubiera escuchado. Me tranquilicé al ver que seguía dormido, pero bajé la vista y fruncí el seño, pensativa. Hasta mi mente estaba contra mí.

- ¿Por qué tiene esa cara mi princesa? – Dijo 2D en un susurro, haciéndome sobresaltar. - ¿Tuviste un mal sueño de nuevo, amor?

- ¡No! De hecho dormí de maravilla, muchas gracias por quedarte a dormir conmigo Stu. – Le respondí, fingiendo una sonrisa. Pero no pico, me miró levantando una ceja y esperando paciente a que le respondiera el por qué de mi expresión de hace un momento. – No es nada. – Dije al fin. – Solo estaba muy concentrada pensando en algunas cosas. – Bueno, eso en sí no era una mentira.

- De acuerdo, supondré que me dices la verdad. – dijo y me despeino con una mano. Ese gesto me trajo muchos recuerdos y no pude hacer nada, más que reír. – Que hermosa es tu risa, Noods.

- Gracias. – respondí, mientras sentía cómo el calor subía a mis mejillas y me sonrojaba. – Ahora que lo pienso… Desde el momento en que entraste a mi habitación ayer y hasta este momento, creo que he sonreído más de lo que sonreí en los últimos años.

-Eso es muy bueno, pero a la vez es muy triste. – Dijo mientras se daba la vuelta, metiendo las manos por debajo de mi larga almohada y apoyando la cabeza de lado para observarme. – Aunque me hace un poco feliz saber que soy el motivo de tu felicidad en este momento.

"Y siempre." Pensé para mis adentros, mientras le imite y me puse en la misma posición, por lo que quedamos ambos con la cabeza apoyada en la almohada, mirándonos a los ojos.

- Sí… ¿Sabes? Cuando estaba… en el infierno, escondiéndome y tratando de escapar, solo sonreí dos veces. – Le comenté en un susurro. - La primera fue porque recordé unos de esos días en los que hacías cosas graciosas para hacerme reír… Y la segunda…

- ¿La segunda? – Repitió con tono de interrogación cuando notó que me había quedado callada y que estaba levemente sonrojada otra vez.

-Fue simplemente porque recordé tu sonrisa y la forma en que esta se refleja en tus ojos cuando es sincera.

2D hizo un silencio, con cara de sorpresa, pero luego sonrió, justamente de la manera en que lo había descrito yo hace unos segundos.

-Te amo, mi pequeña Noods.

Le sonreí, de oreja a oreja. "Ojala comprendieras lo bien que le haces a mi vida, lo feliz que soy cada segundo a tu lado y lo valiosos que son los días cuando tú estás en ellos."

- Yo también te amo, Stu. – Respondí, deseando que supiera que no lo decía porque lo amaba como amigos, sino como algo más. Pero eso jamás se lo diría.