Mi todo en ti


Dándome cuenta...


Hinata se acomodaba su bufanda mientras entraba por la parte trasera del Tokyo Dome.

Eran las 7:00am de la mañana, y había ya gente del staff rondando por las instalaciones del estadio. Verificando que todo estuviera bien; Luces, micrófonos, escenario, vestuario, etc.

Llego al escenario y sonrió al ver a una castaña conocida por todos ahí.

— Tenten-san, buenos días—saludo Hinata a la directora del concierto, quien estaba de espalda y dirigía a un par de chicos sobre cómo debían manejar ciertos controles al momento de cambiar las luces.

Era medio alta, de cabello largo castaño y ojos color café. Hinata se sorprendió al principio cuando se la presentaron, por ser una mujer tan joven y dedicarse a eso, ella podría ser una modelo, si ella quisiera, sin problemas ya que era muy atractiva.

Pero sin duda era muy buena en su trabajo de directora. Si algún día llegaba a realizar un concierto propio quería que ella se encargara de todo.

— Oh, Hinata-chan—la mujer volteó y le dedico una sonrisa—. Buenos días—respondió el saludo—. Llegas temprano.

— No quería llegar tarde siendo hoy el concierto, y último ensayo—confiesa mientras rascaba su mejilla.

— Me alegra que seas tan responsable, ni los uwavering han llegado, mendigos flojos— y prieta un puño furiosa, haciendo que una gota resbale por la nuca de los presentes—. Solo porque son ídolos creen que pueden llegar a la hora que se les dé la gana—y golpea la mesa de controles, haciendo que el par de chicos brinquen asustados.

— Seguro ha ocurrido algo minúsculo —Hinata trataba de calmarla, pero era algo temperamental, y por ello difícil de calmar.

— ¡No los defiendas Hinata-chan!—la señala, asustándola—. Nada hará que cambie de opinión que uwavering es muy irresponsable—chillo, pero suspiro para calmarse, nada hacía con enojarse realmente y se cruzo de brazos—. Mientras llegan los reyes porque no vamos a checar tu vestuario Hinata-chan—y le guiña un ojo.

Otra gota resbalo por la nuca de los presentes, la directora tenia síntomas de bipolaridad seriamente.


Un fuerte sonrojo apareció en las mejillas de Hinata a ver el vestido que usaría para la presentación con Naoki-kun. No era que fuera muy reveladora, lo normal, pero no estaba acostumbrada a usar un vestido tan ajustado en la parte de arriba, y pensó en sus pechos sonrojándola más.

— ¿Qué te parece? —le pregunta Tenten al mostrárselos contenta—. Yo ayude un poco en ellos también, no todo el crédito se los lleva Matsuri—y guiña un ojo acusadora.

Al menos el que usaría con Suigetsu era más conservador. Pero si o si los dos estaban preciosos.

— Están muy bonitos ambos—dice observándolos nuevamente, pero cuando volvió a mirar el negro hizo un puchero—. ¿Pero porque el negro tan ajustado arriba?

Tenten observo el vestido negro, y ella lo noto normal, bueno… estaba acostumbrada a usar ropa tan o más ajustada que esa, exceptuando cuando trabaja claro.

Y observo a la chica, y noto que ella nunca llevaba ropa tan reveladora, más bien parecía que usaba una talla más en todo lo que llevaba puesto. Entonces se fijo en sus pechos. Parpadeo varias veces al ver que la camisa se alzaba un poco, pero al ser la camisa una talla más no se notaba lo que debería que la chica tenía grandes pechos. Asintió a ella misma entendiendo el problema.

— Hinata-chan, no te de pena mostrar tus atributos— y colgó los vestidos, volteando luego y le sonrió animada—. Deberías más bien agradecer que dios te ha regalado esos melones chicas—y rio picara, haciendo que la ojiperla se cubriera avergonzada.

— ¡Tenten-san!

— Ya me gustaría a mí tener eso grades senos—suspira resignada, aunque en realidad no se quejaba de sus pechos, eran del tamaño perfecto para su cuerpo.

Hinata se avergonzó más.

— ¡Tenten-san! —chillo más fuerte.

La castaña la miro y noto que estaba avergonzada, y río.

— Ya, ya estoy jugando—Hinata era tan mona.

En eso se abren las puertas y pasa una chica del staff respirando agitada.

— ¡Tenten-sama, aquí estaba!

Al parecer la había estado buscando desde hace rato.

— Uwavering llego—informo, y la castaña bravo que al fin.

Así las tres chicas salieron para dar así inicio al último ensayo.

En ese el teléfono de Hinata vibró y rápidamente lo saco. Era un mensaje.

"Hinata, ¡gambare!"

Sonrió al ver que era de Naruto.

"Si!"


Naruto bostezo sonoramente mientras se dirigía a su auto. Hoy estuvo un tanto ocupado; había tenido reuniones con directores de películas que querían trabajar con él para el año siguiente año, y además tuvo que grabar un CF para una marca de shampoo.

Miro su reloj de muñeca y vio que era algo tarde, pero no tanto para no poder llegar al concierto a tiempo.

Se lo había prometido a Hinata.

Naruto-kun, espero en verdad pueda ver mi presentación mañana.

Aquello tomo por sorpresa a Naruto.

Ambos estaban afuera del restauran de Ichiraku, acababan de salir de comer. Y esperaban que dejara de llover un poco para poder ir a tomar el auto del rubio.

Naruto sonrió y asintió.

Claro, quiero ver con ganas cuando salgas a cantar y me demuestres lo talentosa que eres. Estaré ahí, lo prometo.

Hinata miro sonrojada el dedo meñique del rubio y sintió un revoloteo en su interior.

Gracias…

Iría solo un momento a su casa; se ducharía y comería aunque sea algo pequeño.

— Espero en verdad llegar a tiempo—suspiro cansando. Le tranquilizaba un poco que las presentaciones de Hinata sean a mitad del concierto. Suigetsu se lo platico una vez cuando se reunieron.

Cuando se monto y arranco en su auto al dar la vuelta para salir del sótano no espero ver a cierta cabellera rosa salir del ascensor y caminar hasta uno de los tantos carros de ahí. Se sorprendió un poco y sin darse cuenta se detuvo.

Se rumoreaba que había vuelto, pero, nunca se había topado con ella así que no presto atención a ello, o realmente él no quiso creerlo.

— Sakura.

No supo si fue porque ella logro escucharlo, pero al instante que pronuncio su nombre ella volteo en dirección a él. Abrió sus ojos de par en par y él no aparto su mirada en ningún momento de ella.


Hinata miraba su teléfono, eran las 7:30pm y solo faltaba poco para que empezara el concierto. Ella ya había visto algunos "invitados especiales" hecho por los uwavering pero en ninguno de ellos estaba el rubio, se extraño un poco y le pregunto a Suigetsu pero el peliblanco negó que no sabía nada sobre el blondo, que incluso le había mandado él mensajes pero que no le había respondido.

Llevo una mano a su corazón.

— Naruto-kun, espero este bien…


Miro el tune desde adentro del auto, y se cruzo de piernas nerviosamente. Miro de reojo al rubio y enserio quiso que su corazón dejara de latir tan rápido, tenía en parte miedo. Tampoco se había concedido a mantenerle la mirada en ningún momento. Por pena.

Cuando él se bajo del auto y pidió hablar, ella dudo un momento; pero se veía tan serio, tan maduro, que ella asintió no queriendo ser la inmadura y huir de él.

Se montón rápido en el auto del blondo y en un completo silencio partieron.

Minutos después él aparco el auto frente a un tune, algo alejado, seguro para que nadie o más importante un paparazzi los viera.

Ninguno había pronunciado palabra alguna hasta el momento.

— Sakura.

Ella no se sorprendió al ver que ahora no la llamaba con el "chan".

¡Sakura-chan!

Recordó cuando él la llamaba tan alegremente cada vez que la veía.

No pensó que le haría ahora falta.

– Solo quiero saber, ¿Por qué?

Entonces ella lo miro. Lo noto triste, decepcionado, confundido.

Ahora si le dolió verlo así.

— Se que no merezco tu perdón—apretó sus parpados fuertemente—. Aun sabiendo yo que te veía solamente como un amigo, acepte ser tu novia.

Naruto la oía con atención.

— ¡Pero estaba desesperada!—soltó de pronto, llamando más la atención del rubio—. Mi madre nos abandono a mi padre y a mí, y nos dejo con una deuda muy grande—aquello sorprendió un poco al rubio, nunca supo eso, y su pecho se hirió al ver que ella no le había dicho nada al respecto—. Tú estabas enamorado de mí, me pediste ser tu novia, y yo al saber que siendo tu novia harías cualquier cosa por mí, acepte, quería pedirte dinero, pero no sabía cómo hacerlo, me sentía apenada, avergonzada de hacerlo. Yo apenas empezando como actriz no ganaba mucho, y tampoco lo que ganaba mi padre en su trabajo alcanzaba a pagar la deuda.

— Por eso cuando te dieron ese papel, y escuche lo que le pagarían a los protagonistas desee tanto tomar el papel principal, por ese te dije que hablaras con el director, pensé que seguro con tus influencias me daban el papel, aceptaste y en verdad me lo dieron—sonrío—. Estaba tan feliz, el drama fue un éxito y con el dinero puede pagar la deuda.

Gane tanta fama en solo un drama, que me hice arrogante y…—apretó sus puños, esa parte él la sabia, pero de todos modos tenía que tocarlo también—. Y más al ver que el chico de cual estaba enamorada, sin que tu sospecharas, se empezara a fijar mi se sintió tan bien, por eso no quería que hicieras nuestra relación publica, podía perder cualquier posibilidad con él, y en verdad, cuando él me pidió ser su novia acepte sin pensarlo, y te termine sin alguna explicación, solo te dije que él era mejor que tú—le miro y noto su quijada apretada. Había estado con quien fue su mejor amigo, sin duda eso le dolería a cualquiera que pasara por esa situación—. Pero él solo quería beneficiarse con mi fama, y me utilizo también, pensé que todo estaba bien, de color de rosas, pero…—apretó los puños—. Mientras estuve en corea con él grabando el drama juntos, lo encontré con otra chica—sintió lagrimas bajar por sus mejillas—. Me utilizo para poder trabajar en el extranjero, así como yo lo hizo contigo.

Naruto cerró sus ojos, doliéndole lo que le dijo, pero no quiso demostrarlo. La vio abatida y sin duda él no estaba para consolarla.

Ahora ella era la que se había buscado sufrir sola, antes que se hicieran novios una vez se lo dijo; Sasuke había cambiado mucho desde que se hizo famoso.

— Se que no merezco tu perdón, pero enserio me arrepiento de lo que te hice—llevo sus manos a sus caras—. Sé que me veré como una cínica, pero por favor perdóname Naruto, por favor…

Naruto cerró sus ojos. Todas las cosas que tenía que decirle se las guardo. Se veía que ella ya había tenido suficiente con lo que le paso.

— Tenía muchas cosas que decirte, Sakura, pro creo que con lo que pasaste has tenido suficiente—hablo, pero ella no dejaba de llorar, pero aun así seguía escuchándolo—. Tú sabes que nunca fui rencoroso, y estaba esperando este momento de toparme contigo para ver si así me daba cuenta de muchas cosas, y así ha sido. Así yo te perdono…

— Gracias! —salto a su pecho soprendiendolo, pero él continuo con lo que tenia que decir.

— Pero aun así sabes que nada volverá a ser como antes…

Ella con le perdonara le era suficiente. Y él no la abrazo ni la toco, solo dejo que llorara en su pecho.


Hinata acaba de ser maquillada, le habían ondulado el cabello y tenía una tiara como único accesorio en su cabeza. Se veía realmente linda, ni su mirada de preocupación la opacaba.

— Naruto-kun no ha llegado todavía—suspira triste, no sabiendo el por qué se sentía de esa manera. Tan metida estaba en sus pensamientos que no noto que alguien se acercaba a ella.

— Hinata-san que bonita se ve— hablo la etilista oficial mientras se acercaba. Hinata volteo a verla y sonrió quedadamente.

— Gracias Matsuri-chan.

Ella era una muchacha muy agradable.

— De nada—sonrío, pero en eso noto la mirada caída de la ojiperla—. ¿Sucede algo Hinata-san?

Hinata se dio cuenta y parpadeo varias veces.

— ¡Nada! —alzaba sus brazos efusivamente—. Estoy bien—y sonrió, aunque esa sonrisa no llegaba para nada a sus ojos.

Matsuri alzo una ceja dudosa pero no quiso insistir para que le dijera lo que le pasaba.

— Esta bien, le creeré.

Se quedaron por un momento en silencio, y la castaña empezó a ordenar algunas de sus cosas y Hinata se mordió el labio inferior dudosa en preguntar.

— Matsuri-chan—la castaña le miro—. ¿Naruto-kun no ha llegado? — pregunta esperando que la castaña le respondiera que sí.

Matsuri coloco un dedo en su mejilla y medito un poco, pero negó y se extraño por la mirada de la ojiperla.

¿Acaso…?

— Hinata-san, ¿le gusta Naruto-kun? —pregunta emocionada.

Hinata abrió sus ojos de par en par y sin duda un fuerte rojo apareció en sus mejillas. Volteo a ver su reflejo al espejo y se sorprendió de verse así, y llevo una mano a su corazón.

— ¿G-Gustarme? — le costó pronunciar esa palabra.

Matsuri noto lo nerviosa y confundida que se sonó y comprendió algo.

— No, no me haga caso—movió su mano nerviosa—. I-Iré, iré a ver si Tenten-sama me necesita… Baka Matsuri, ni ella sabe de sus sentimientos y bienes y dices eso — se golpeo la frente varias veces mientras caminaba.

Hinata pensaba una que otra vez lo que dijo la castaña.

— ¿Me gusta Naruto-kun?


Sakura había terminado de llorar, pero no se había despejado del pecho de él. Naruto seguían sin abrazarla y la pelirrosa sin saber porque esperaba que él lo hiciera.

— Si ya terminaste puedes apartarte— le hablo con algo de indiferencia.

Le dolió, pero sabía que se lo merecía. Se aparto y enseguida él arranco su auto.

— Déjame en alguna estación, tomare el metro—le dijo, pero el solo veía su reloj.

— Lo siento Sakura, pero no pasare por alguna estación ahora, voy directo al Tokyo Dome, así que si quieres quedarte aquí y caminar, hazlo—le dijo y ella no le quedo de otra que acompañarlo. Sabía que estaba muy lejos de encontrar alguna estación por ese lugar.


Hinata apretaba su micrófono nerviosamente mientras caminaba abajo del escenario. Ya le tocaba actuar y él no había aparecido.

Y ahora más que nunca se sentía nerviosa. Sobre todo con lo que le dijo la castaña, ¿gustarle Naruto?, nunca había pensando en ello.

Es cierto que ahora el rubio le agradaba mucho, y en cierto modo pensaba en él debes en cuando, pero…

— Hyuga-san, dos minutos para que salga—le informo el chico que le había acompañado para avisarle cuando tendría que salir. Ella asintió—. Un minuto—susurro, y justo después hizo una seña muda para que saliera.

El pequeño ascensor la subió y quedo en un punto a oscuras. Sabía que había terminado la presentación en solitario de Omoi-san, y escucho entonces a Suigetsu empezar a cantar.

Miro rápidamente a los puestos de los invitados especiales y noto que él no había llegado todavía.

"Estaré ahí, lo prometo"

Quizás, le ocurrió algo…

Coloco el micrófono a una altura adecuado de su boca, el reflector la enfoco y justamente empezó a cantar en su parte de la canción. Miraba a todos los presentes, sentías las piernas temblarles, pero gracias al cielo su voz salía correctamente.

Miro de nuevo hacia esa zona, y sintió algo en su pecho al ver esta vez al rubio sonreírle desde su asiento, y en un momento él le hizo la seña de "me gusta". Sonrió como nunca, y siguió con la presentación ahora con mucho más ánimos y sin nada de nervios.

Sorprendiendo a muchos por su voz, y hermosa presencia.


— ¡Salud!

Todos alzaron sus vasos y brindaron por tan magnífico concierto que había llegado a su fin.

Hinata aun llevaba el vestido negro apenada pero Tenten y Matsuri la había jalado para brindar y no le dieron tiempo de cambiarse.

— Gracias, pero creo que no es para tanto—se rascaba la nuca apenada por tantos halagos que le daban ambas chicas, sin duda no estaba acostumbrada a ellos.

— Hinata-chan es tan modesta—Tenten negaba con su cabeza.

Y asa siguieron hablando.

Un par de ojos azules las miraba, aunque más que todo a la linda ojiperla, estuvo a punto de acercarse a ella y felicitarla, pero, un pelirrojo se le adelanto haciéndole fruncir el seño al ver quién era.

— Hinata-chan, felicidades—Naoki le pasó un ramo de rosas sorprendiéndola—. Estuviste grandiosa, en ambas presentaciones claro—le guiño un ojo.

— Gracias Naoki-kun—las acepto sonriendo—. Pero yo no te compre nada, sabiendo que es tu concierto—le mira preocupada.

—No importa—se rasco su nuca apenado, y le miro esperanzado— Me gustaría que siguiéramos en contacto—le dice sonrojado, y Hinata asintió enseguida.

— Por supuesto.

— Hinata.

Ella volteo enseguida y se sonrojo toda al ver a Naruto cerca de ella.

— Naruto-kun—susurro apenada, y las palabras de la castaña le vinieron a la cabeza sonrojándola más.

Aquellos tres sintieron que estaban sobrando, y al pelirrojo no le gusto nada la carita sonrojada de la ojiperla.

— Estuviste increíble.

Hinata sintió que el corazón se le saldría de su pecho.

— G-Gracias.

— Yo…

— Oh, tu eres la chica del ascensor—Sakura había ido por un coctel, y al regresar a donde Naruto se dio cuenta que no estaba, y volteo buscándolo hasta que lo vio con una chica y al reconocer quien era decidió acercarse—. No sabía que cantabas, actuaste muy bien—le sonrió.

Hinata la miro e hizo memoria, y entonces abrió sus ojos de par en par; ella era Sakura Haruno.

— Gracias—hizo una reverencia—. Ese día no la reconocí Sakura-san.

Naruto se sorprendió al ver que ellas ya se habían topado antes.

— Iba con mi tapabocas y mi gran gorro blanco, no creo que nadie me reconociera si no vieran mi cabello rosa—y ríe por ella.

Entonces Hinata miro a Naruto y a ella lado a lado, y recordó verla sentada junto a él afuera y el mismo presentimiento de antes vino a su pecho.

— ¿Naruto ya no vamos? — le pregunto Sakura y Hinata confirmo que si habían llegado juntos, quizás por eso el rubio no había llegado al principio del concierto.

Sintió algo en su pecho inexplicable.

Naruto frunció el seño, no quería irse aun, quería pasar más tiempo con Hinata. Pero tenía la culpa por no haber aceptado dejarla antes en alguna estación del metro, pues si lo habría hecho no hubiera llegado a la primera presentación de la peliazul.

Y tampoco era tan bastardo para decirle que se fuera sola, aunque ella lo haya lastimado antes.

— Me despido de Suigetsu y nos vamos—le informa y ella asintió.

— Fue un gusto verte de nuevo Hinata-chan—se despidió —. Esperare en el auto.

Hinata la observo mientras se marchaba y pensó que ella era realmente muy hermosa.

— Hinata.

Ella volteo a ver rápidamente al rubio.

— Solo es alguien conocida— le dijo, no quería que ella se hiciera la idea de que estaban juntos.

Hinata sonrió feliz al ver que solo era una conocida del rubio.

— Ve con cuidado, Naruto-kun.

Él asintió feliz por sus palabras y se marcho.

Hinata vio por donde el rubio se fue y suspiró. Entonces sintió una mano en su hombro y observo a Naoki-kun sonreírle.

— Iremos a comer, ¿quieres venir?—le pregunta emocionado por que dijera que sí.

— No se...

— Vamos Hinata-chan—Tenten y Matsuri le insistieron.

Entonces asintió, si tenía un poco de hambre después de todo.


Naruto entro a su casa y dejo las llaves sobre el mostrador. Fue directo a la cocina y tomo un poco de agua. Luego se marcho a su habitación y se recostó en su cama.

No tardo mucho en pensar en lo de Sakura, la valentía que saco para hablar con ella. Pero al ver que la pelirrosa sufría, no quiso decirle muchas cosas, decidió mejor dejarlo con lo poco que le dijo, el karma la había hecho sufrir por sus actos.

Pero algo que si se había dado cuenta es que verla no le hizo palpitar el corazón como lo hacía antes cuando estaba enamorado de ella. Todo lo contrario. Solo había sentido un poco de enojo y decepción hacia ella. Sin duda ya no sentía nada por la pelirrosa como el creía aún. Pero al ver a cierta ojiperla en el escenario, tan hermosa, su corazón palpitaba tan rápido y sintió que sonreía como idiota, y hasta sintió celos cuando la vio bailar tan pegada con el pelirrojo. Si, el mismo se estaba dando la respuesta con lo que le pasaba con ella.

— Que lento soy.


Feliz año nuevo queridos lectores! -le da abrasos-

¿como la pasaron?

recibieron a un narutosexy como regalo? yo no? ;.; ok no xDDD

Espere les haya gustado la conti, yo senti que le falto algo pero aun así es lo que me imagine en este capitulo realmente ^^

No quise poner a un Naruto tan rudo con la pelirrosa, pues, el Naruto que conocemos no es así aunque las personas lo hayan lastimado!

Y al fin el tonto se dio cuanta de sus sentimiento a Hinata. En tanto a Hinata, siempre me ha gustado que alguien "desconocido" llegue y te dija "te gusta él/ella", para que así él/ella empiezen a preguntarse sobre eso una y otra vez, hasta que lo confirman xDDDD

Espero me dejen reviews -puchero-

Nos vemos en el capitulo 18! -les da abrazos de osos-

PD: en mi perfil esta la cuenta de mi página en facebook, publique los vestidos que uso hinata en el concierto, para que se hagan una idea jejejeje

nos vemos!