Bueno, este es mi primer fic de Cazadora de Cartas. Espero que les guste. Para cualquier comentario o sugerencia ya saben solo tienen que mandar un mail o dejar su frima. ^_^ Gracias por leerlo.

PARTE 1:

La mañana comenzó tranquila, como tantas otras. Ya se había preparado para ir a la escuela, había desayunado y despertado a su hermana con un cariñoso, "Llegaras tarde mounstruo" que como de costumbre, le había sentado muy mal. Ese era el pan de cada día. En el fondo él sabia que a ella no le molestaba tanto y Sakura, que esa era su forma de quererla, difícil de entender pero soportable.

Touya montó en su bicicleta y se dirigió a casa de Yukito para ir juntos a la escuela, por suerte Sakura se había retrasado un poco y podría encontrar unos minutos para hablar con su amigo a solas. Desde hacía tiempo algo había cambiado en su interior, en su forma de verlo y necesitaba desesperadamente poder decírselo. Ya lo había intentado en otras ocasiones pero, siempre que conseguía hacerse con el valor suficiente para confesárselo, aparecía alguien que se lo impedía, por no hablar de otras tantas en las que a mitad de la frase ese mismo valor se le esfumaba ante el miedo de no ser correspondido y perder así su amor y su amistad en la misma jugada. Pero aquel día seria distinto. Se había prometido que esta vez, nada lo detendría.

¡Buenos días To-ya!- Le saludó con una de sus deslumbrantes sonrisas
¡Buenos día!- ¿Estas listo?
Claro. - subió a su bicicleta y comenzó a pedalear camino de la escuela, a su lado.
Yukito comenzó a hablar con su cálida voz mientas Touya lo miraba como en otro mundo. Incrédulo de que alguien como él pudiera ser real. con sus cortos cabellos acariciados por el viento, sus grandes ojos verdes y aquella dulce sonrisa que lo deshacía como un naufrago azucarillo se deshace en un vaso de agua caliente.
-¿To-ya? !Hey¡ ¿Has oído algo de lo que te he dicho?
-¿Eh?...perdona me distraje.- le respondió avergonzado.
-¿Estas bien? ¿Hay algo que quieras decirme?
-¿Decirte...? Si... eso es. Hay algo que quiero que sepas. Yo... quisiera.. Yo te..- consiguió decir y trago saliva.
-¿Sí?- preguntó preocupado.
-¡¡ ONIICHAN!!! Eres muy malo. ¿Por que no me has esperado?- Gritó Sakura molesta.
-Por que eres muy lenta y siempre nos haces llegar tarde, moustruito.- respondió entre dientes.
-¡ESO NO ES CIERTO!
-Buenos días, Sakura ¿Qué tal te encuentras?
- Buenos días, Yukito. Muy bien gracias. Hoy salimos antes del colegio y me preguntaba si luego querrás venir a casa. Hoy preparare un pastel de fresa y quería que lo probaras.
- ¿De verdad? Me encantaría. Ya sé que cocinas muy bien.
-Gracias- respondió sonrojada.
-¿Y para mi no hay nada?
Sakura estaba dispuesta a decir que no pero estando allí su amigo se limito a murmurar un 'sí, claro'.
- To-ya, ¿No había algo que querías decirme?
El muchacho miró a su hermana un instante e intentó pensar en algo rápido.
- Esto... Si luego venias a estudiar.
-Oh eso seria genial así podría quedarse a pasar la noche en casa. ¿Verdad Oniichan? A papá no le importara.
Touya casi se atraganta del susto.
-¿Quedarme a pasar la noche? Suena divertido pero no quiero molestar.
- No es ninguna molestia- se apresuro a decir Touya.
- Esta bien. Entonces nos veremos luego. ¿To-ya?
- ¿Sí?.
-¿Me acompañas luego a casa para recoger unas cosas?
- Sí, claro.
- Yo también puedo ayudaros.- Se ofreció ella.
- Oh, Sakura. No quiero molestarte más tu ya tendrás mucho trabajo con preparar la merienda. ¿Necesitáis que lleve algo?
- No en absoluto tú eres nuestro invitado.
- Hasta Luego entonces.
- Hasta luego.
Sakura se detuvo enfrente de la puerta de su colegió mientras observaba como su hermano y su mejor amigo se alejaban.


- Tu hermana es muy simpática.
- Bueno, tiene sus momentos.
- Aunque no quieres admitirlo yo sé que la quieres mucho y, que harías cualquier cosa por ella. ¿No es cierto?
- ¡Va! Vamonos o llegaremos tarde.