Palabras Finales de Agradecimiento

Em, hola.

Esta es la parte en la que yo les daré mis agradecimientos patéticos y ustedes fingirán que no son patéticos en lo absoluto, ¿sí?

Bueno, aquí voy.

¿Saben como siempre dicen que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana? Pues creo que en este caso, Autoengaño Hipotético ha sido una pequeña ventana que me ha abierto muchas puertas.

Podría tomarme estas líneas para decirles lo mucho que he aprendido a través de esto. Que sé cosas de historia universal que ahora forman parte de mi cultura general, que he profundizado muchísimo en esto que me gusta tanto que es el comportamiento humano y por esa razón, al graduarme he decidido que aparte de lo que quería originalmente, me gustaría hace algún posgrado en psiquiatría porque soy de esas que no paran de analizar a la gente y sorprendentemente, me ha servido para describir a mis personajes y conseguir que personas de muchos lugares puedan identificarse con una sola causa. También podría extenderme acerca de lo muchísimo que siento que crecí como escritora y de lo muchísimo que aún me queda por crecer. Y diría que amo escribir. Lo amo tanto que no me alcanzarían las palabras para decirlo porque no es un escape de la realidad, no es un mundo de fantasía… es mi vida. Es en donde encuentro mi equilibrio mental y espiritual. Oh, quizás mencionaría que he sacrificado mucho por esto, pero no me arrepiento ni por un segundo porque he ganado más de lo que imaginaba.

Y es en momentos como este en los que los desvelos, la emoción al recibir un review que acaba transformándose en frustración por no poder responderles a todos, las dudas, los pensamientos constantes acerca de todo lo que sucedía entre Rose y Scorpius, las acusaciones de bashing, las teorías conspiratorias por mis misteriosas desapariciones más propias de Scorpius, los retrasos por laptops que se deterioran por exceso de uso y la jodida falla de la plataforma del internet en mi país… en momentos como este, siento que todo ha valido la pena.

Porque ahora me siento henchida de puro orgullo porque puedo emocionarme por detalles como imágenes basadas en mi trabajo, por el cumpleaños de chicas que quizás nunca vea en mi vida y enviar mis mejores deseos a un pequeño bebé argentino que no conozco, pero que recién cumplió 3 años y es un amor. Puedo perder el sentido de la realidad por un embarazo de una pareja de ensueño que me ha hecho reír más veces de las que puedo recordar, por el logro más grande de una lectora que por cierto no me ha enviado ni una triste foto de su cello, puedo admirar a una chica invidente que ha superado muchas dificultades en su vida y es más optimista que todas juntas, puedo reír al imaginar a una mujer preguntando si actualicé mientras está en su trabajo de parto porque tiene esta amiga genial que compartió mi locura con ella y con otras chicas (y esperar a que el bebé haya nacido hermoso y sano y enviarle mis felicitaciones a Eliana porque ya es mamá!), puedo extender horizontes por muchas recomendaciones de animé de otra lectora más, puedo fastidiar a alguien sólo con poner su nombre muchas veces en los agradecimientos, alegrarme por una chica que vive en la otra punta del mundo pero que recién acaba de salir del High School, reír con la loca de los ceros que ya debe estar de regreso en su país…

De alguna manera, esta historia dejó de ser mía y ahora es de todas.

Ha sido una experiencia maravillosa, chicas. Compartir este pedacito de mi corazón con ustedes ha sido la mejor idea que he tenido. Y por los meses en los que duró, las he querido a todas y a cada una de ustedes como si fueran de esas amigas cercanas que se parecen mucho a una hermana. Las quiero y de verdad, de verdad… muchas gracias por hacer de esto algo inolvidable.

Gracias por sus bendiciones, por sus buenos deseos, por su preocupación por mí, por sus consejos y por sus útiles sugerencias. Pensé que al acabar esto extrañaría la historia pero creo que a quienes más extrañaré será a ustedes. Por eso, lo último que les pediré es que me dejen sus bonitos comentarios finales así me hayas escrito siempre, recién comiences a leer o hayas permanecido en las sombras. Me gustaría conocer a aquellas que aún no he leído y darme la oportunidad de despedirme personalmente.

Espero que ya sea por fanfiction o por otro medio, nuestros caminos vuelvan a encontrarse y (esto sonará muy JK) ya sea a través de la lectura del fic o por sus recuerdos, espero que siempre que piensen en Autoengaño Hipotético, sean capaces de sonreír.

Mi deseo final para ustedes es que espero que sus sueños sean tan grandes que incluso Dios quepa en ellos.

Muchos besos, Clio ^^

¡Oh, y GRAAACIAAAS POR TOOODOO, joder!

Oh, y GRAAACIAAAAS POR TOOOOODOOO, joder!