Moon Howller… Cap. 16… La Torre del Fenix…
La niña toma aire, se esfuerza por sostener aquella espada de madera entre sus manos, trata de levantarla, mas sin embargo, el esfuerzo la tiene muy cansada

Frente a ella, Seiko apunta otra espada de madera, y dice con voz seria

-Vamos, Cyrce, eso es todo lo que puedes lograr?-

La chica trata de levantar de nuevo aquel espadón pesado, y arremete contra su nuevo maestro…

Lanza un ataque tras otro, mas sin embargo, Seiko los evade solo moviéndose un poco, la niña trata de lanzarse con todas sus fuerzas, pero Seiko solo se mueve, y cuando quiere ella recuperar la postura, el peso del armala saca de balance y cae pesadamente al suelo…

Seiko observa a la pequeña, que intenta no dejar salir sus lagrimas, cuando Seiko dirige una mirada a donde Siegard aguarda y le dice

-Siegard, por favor, pasame la espada pequeña y el escudo-

El pequeño obedece a su maestro, y Seiko le ofrece ambos objetos a Cyrce, la cual al principio no comprende el porque cambiar de arma en aquel momento, y Seiko le dice

-Solo quiero ver algo, simple curiosidad…-

Cyrce toma aquellas armas, las mira de reojo, pero en ese momento, alcanza a sentir lgo y pone el escudo frente a ella, Seiko había en ese momento empleado la espada para atacarla, y ella hbia bloqueado el golpe, el hombre continua con aquellos cortes de espada, uno uno, Seiko lanzaba sus ataques, pero inconscientemente, Cyrce los bloqueaba sin problema, guiada solo por instinto..

De repente, Seiko se detiene, y dice

-Cyrce, porque quieres ser una Berzeker?-

Cyrce no sabia que decir, en cierta forma tenia muy clara la respuesta, quería serlo, porque el era la persona que mas admiraba, y quería, de alguna forma, seguir sus pasos, ser una Berzeker era estar mas tiempo con Seiko, seguir el camino de Seiko, y algún dia, quizás, ser algo mas en su vida…

Ella tenia miedo de decirlo así, de frente, y solo atino a decir

-Quiero ser mas fuerte, simplemente eso…-

Seiko en ese momento le dice, muy seriamente

-Pues muchas veces, negar el talento que tenemos, es la mayor debilidad, siempre es bueno fortalecer tus puntos débiles, pero si tienes un talento, debes enfocarte en el, antes de querer formar uno nuevo…-

Ella comprende las palabras de su mentor, y en ese momento, Seiko le avisa a Siegard

-Preparate Siegard, ya tenemos nuestro próximo destino… Illya…-

El desierto de las montañas perdidas se abre paso ante el grupo, a lo lejos, observan la Torre del Fenix…

Aquella contruccion, según el viejo Kumatachi, era un recuerdo de la vieja orden que vivía en aquella zona, hombres y mujeres adeptos a la antigua raza de los fénix, que según decía la tradición, habían emigrado hacia el plano del fuego, siguiendo a lo que ellos llamaban la gran salamandra…

Leena, recordando el hecho de que a Fafurion, el dragon del agua, lo llamaban el gran Leviathan, suponía que aquel a quien llamaban salamandra no podía ser otro que Valakas…

Mientras tanto, Lizzerth, quien era el mas impulsivo del grupo, ahora se veía muy meditativo…

Extrañada por aquel comportamiento, Minna se acerca a su camarada y le dice

-Que pasa Lizzerth, que pareces como lejano?-

El grupo se detiene, mientras Lizzerth acaricia su barbilla, y dice

-Sinceramente, ahí algo que me molesta desde hace rato…-

El grupo se queda mirando al Ranger, y este dice

-Ponganse a pensar en esto… la Torre del Fenix, el Principe Fenix, el Clan del Fenix, sinceramente….-

El grupo espera a que Lizzerth termine aquella frase, y este lo hace diciendo

-Cuantas veces debes repetir una palabra para que esta pierda el sentido?-

El grupo se queda mirando a Lizzerth, y cuando Hanzo siente que el instinto asesino de Minna va en aumento, decide decirle a Lizzerth

-Mira men, hagamos algo, si escuchamos 3 veces mas la palabra Fenix, yo invitare una comida, solo olvida el tema por ahora, ok?-

Lizzerth con esto se siente feliz, después de todo, una comida gratis no es algo que se consiga diario, mientras que Leena trata de tranquilizar el ímpetu de Minna de asesinar a su compañero…

Cada paso los acerca mas a la torre, esta se levanta sublime en el rincón mas alejado del noroeste de montañas perdidas, y en ese momento, sin saber porque, Hanzo voltea a ver a Ana, quien de repente se detiene, con una mirada preocupada…

Hanzo observa a su compañera, quien solo alcanza a decir

-Han…Hanzo….-
Hanzo no la deja termin
ar aquella frase, simplemente asiente de forma sutil, y Ana dice

-Este… olvide algo, creo que debo regresar rápido al pueblo, prometo no tardar…-

Leena esta a punto de detener a Ana, pero Hanzo le dice que esta bien, ella puede volar, después de todo, así que Leena ve como su amiga se aleja, mientras la puerta de la torre se alcanza a ver a la distancia

Hanzo se aproxima a la puerta, y la toca 3 veces, un sonido de eco se escucha a la distancia, y después de un tiempo, se escuchan unos solitarios pasos…

La puert rechina, cuando uno a uno, los goznes que la cierra se abren y de repente, una figura con una túnica roja se asoma por la puerta entreabierta…

El sujeto, con un gran pectoral de oro y joyas asomando porsu pecho, sequeda mirando al grupo y dice

-Si son los que traen los viveres, déjenlos ahí, como siempre…-

En ese momento, Hanzo es el qe habla diciendo

-No somos mensajeros de comida, venimos de Red Sunset…-

El Sujeto se les queda viendo, y dice

-Diganle a Seiko que aquello que nos encargo aun esta en buenas manos…-

Y cuando Hanzo observa que el tipo intenta cerrar la puerta, se interpone para bloquear el cierre, mientras dice

-Que dijo… acaso Seiko le dejo algo aquí?...-

El sujeto se queda mirando a Hanzo, y después de analizar un poco su cara, dice

-Así es… que acaso el no los mando?-

Hanzo niega con la cabeza, mientras dice

-Seiko murió, hace mucho tiempo, mas de 20 años hasta donde se…-

El sujeto se queda mirando al grupo, observa los tatuajes del gremio en cada uno de ellos y dice

-Pues es obvio que son del Red Sunset, y por lo que me dices, Seiko murió hace mucho, es una lastima, nuestra orden del Ala Llameante sea tan cerrada al mundo que se nos prohíba tanto el recibir o buscar noticias del exterior, salvo aquello que nos devela el príncipe fénix…-

Hanzo trata de abrir un poco mas la puerta mientras dice

-Nuestra misión ahora es diferente a aquello que Seiko le encargara, y nos gustaría recibir su ayuda en estos momentos para hablar con el Principe….-

El hombre, que parece algo molesto por la intromisión de Hanzo, trata de decir algo, cuando una voz a lo lejos de aquella sala dice

-Tranquilo, Kudan… deja a los jóvenes venir a la sala del Fenix, aquí el príncipe hablara con ellos…-

Lizzerth escucha aquella voz, que le parece extrañamente familar, pero no le toma tanta atension, mientras que el monje, llamado Kudan, asiente a la distancia y dice

-Por favor, síganme…-

El grupo empieza a caminar por aquellos pasillos, que parecen dar vuelas alrededor de la torre mientras avanzan, cuando observan alrededor de los pasillos…

En toda la línea, como rodeando el camino, ahí pedestales donde se encuentran estatuas extrañas, de una especie de perros custodiando el camino, y cada estatua llena de temor a Leena, pues pareciera que de alguna manera, esas estatuas vigilaran cada movimiento del grupo…

En ese momento Lizzerth, que no había olvidado la apuesta de Hanzo, trata de ganarla lo mas rápido posible, y dice

-Una pregunta, señor Kudan…-

Kudan asiente con un gesto desganado, mientras sigue su camino, y Lizzerth le dice

-Pues esta es la torre Fenix, el príncipe Fenix esta dentro, El clan de los Fenix es la genealogía de esta estirpe, estoy en lo correcto?-

Kudan asiente, mientras Lizzerth continua con su coloquio…

-Pues no entiendo, si vamos a la sala del fénix, acaso su orden no debería ser…-

-No, no lo somos…-

Lizzerth no comprende el porque tanta seriedad cone se tema y dice

-Es que no comprendo, si ustedes son una orden, y veneran a los fénix, no deberían ser…-

-No, para nada, siempre hemos sido la orden del ala llameante, y hasta donde mis antecesores me han dicho, siempre hemos sido así…-

Lizzerth comprende que esa insistencia esta empezando a poner de malas a Minna, así que decide dejar el tema…

Mientras tanto, Leena mira hacia atrás, pensando en Ana, que tuvoque regresar de improvisto a la aldea, y de que de nuevo se perdería de primera mano los hechos…

De repente, los pedestales con las estatuas se acaban, y ellos observan una habitación muy grande, donde muchos monjes rezan postrados en el suelo frente a una gran estatua de piedra, similar a las colocadas en los pedestales, la cual, en sus patas, tiene puesta una gran vasija roja, sellada con cera ceremonial, mientras Kudan dice

-Esta es la Urna del Fenix, uno de los tesoros sagrados del Principe, una urna para contener los peores males del mundo, y para custodiarla, esta la estatua mágica, Gaeus…-

Hanzo en ese momento tiene un mal presentimiento, siente ganas de tomar su espada, pero el grupo de monjes se levanta ganándole la iniciativa, mientras Kudan dice

-Y esto es todo lo lejos que llegaran, Red Sunsets…-

En ese momento todos caen en la cuenta de la trampa en la que han caído, pero no alcnanzan a tomar su equipo, las lanzas de los monjes los rodean, mientras una risa se escucha en la distancia….

-JAJAJAJAJA…. Es increíble, la verdad… que siempre que vamos a despertar a un Angel, tengamos que toparnos con ustedes…-

En ese momento, entre las sombras, la figura de Oz aparece, mientras el juguetea con una gema de color rojo entre sus dedos…

El grupo observa a los monjes, que ven con gran respeto a aquel sujeto, mientras Kudan dice

-Disculpe la demora, mi señor, pero no podíamos permitir que estos sujetos avanzaran mas en la torre…-

-Descuida Kudan…- dice Oz, mientras se acerca a Hanzo y dice – Creo que Kasiel estará complacido con tu desempeño, has capturado muy fácilmente al sujeto que mato a Abisael…-

Kudan se queda viendo a Hanzo, y dice, como dudando

-Este sujeto fue capaz de matar a uno de los 13?-

-No solo uno- dice Oz- por lo que me han dicho, este grupo en particular se ha encontrado y eliminado a 2 de los angeles… vaya logro para un grupo de niños….-

En ese momento, Lizzerth trata de hacer un rápido movimiento y tomar su arma, cuando siente el sigiloso movimiento de Hanzo que le indica que se detenga…

En ese momento, Oz se acerca a Hanzo y dice

-Aunque, debo decir sinceramente, que el parecido es extraordinario…-

Hanzo comprende el comentario, no es la primer vez que alguien se lo dice, pero decide enfocar ese interés de Oz en el, para sacar algo de información, y dice

-Y que te trae a esta torre tan alejada, como es que te obedecen, con que los estas saboteando…-

Oz se rie de nuevo, y dice

-Yo no necesito sabotearlos, ellos me siguen por propia voluntd, por así decirlo, y todo gracias a Seiko…-

Hanzo no comprende aquello, y Oz le explica

-Veras, cuando peleo con Kasiel, Seiko le puso una fuerte maldision a su gema rojo sangre, Kasiel no puede salir de este territorio sin un cuerpo, y sumado a esto, el cuerpo de Kasiel debe de tener una cualidad especifica…-

Oz se queda mirando al grupo y dice

-Para que pueda habitar en un cuerpo, Kasiel debe tomar un ser de la misma clase de su anterior portador no humano…. Y para ser especifico… el ultimo portador de Kasiel no humano… fue el legendario Fafurion….-

En ese momento, Leena recuerda el cuento del bosque antiguo, donde Alicia, la reina sprite, se enfrentara con un dragon que era poseído por una fuente oscura, y sintió en su interior la afirmación de Fafurion de sus sospechas…

Oz se queda mirando a la gema que cuelga del pecho de Leena, mientras sigue con su relato…

-Sabiendo esto, Seiko trajo la gema rojo sangre de Kasiel al territorio de las montañas perdidas, donde no existe ningún dragon salvaje que pudiera tentar a Kasiel a salir… salvo el legendario Utumno, que solo despierta de su letargo ante el llamado del príncipe Fenix…-

Hanzo en ese momento se pone a pensar, y era cierto, había en safael muy pocas areas en las que no existiera al menos una clase de dragonoide, y entre ellas, estaba las montañas perdidas…

Y Oz, acercándose a Leena, dice

-Con eso en mente, Seiko encargo el cuidado de la gema rojo sangre de Kasiel a la Hermandad del Fenix, y con esa tarea en mente, el Principe encerro a la gema en la urna…-

Hanzo en ese momento se queda mirando a la urna, la cual le parece extraño que si contenía la gema, ahora estuviera de nuevo sellada.

Y Oz siguió con su relato

-Pues bien, en verdad la urna es poderosa para controlar auras malignas, pero Kasiel, siendo el angel de la dominación, encontró una forma de fortalecerse, alimentándose de las auras malvadas antiguas contenidas en la urna, y logrando despertar uno de los poderes mas poderosos de los angeles… la neblina …-

Oz se queda mirando a Leena, acercándose mas y mas a ella, y dice

-La neblina es un poder de posesión del alma, se filtra y reproduce en el corazón de las personas, y poco a poco convierte a aquellos infectados en sirvientes fieles del angel…-

Hanzo en ese momento entiende el porque aquellos monjes, fieles al príncipe fénix, ahora servían tan fielmente a Oz… estaban controlados por la neblina…

-Y así… poco a poco…- dice Oz- Cada uno de los monjes se convirtieron al servicio de Kasiel… pero desgraciadamente un dragon no es fácil de domar, y los monjes cada dia dedican el poder de su oración para fortalecer a Kasiel, hasta el momento que el mismo príncipe fénix, controlado al igual que los monjes, llame al dragon legendario, Utumno, y nos lo entregue en bandeja de plata…-

Y en ese momento, Oz hace un rápido movimiento en Leena, y le arrebata el collar que le entregara Fafurion, diciendo

-Vaya vaya… ya tan rápido actuando, jovencita… este collar es de Fafurion, así que el tonto en verdad dejo su cuerpo al fin… y te entrego su alma para convertirte en un caballero dragon….-

Lenna intenta recuperar su collar, pero un fuerte golpe a su espalda la tira al suelo, mientras Oz le entrega el collar de Leena a Kudan y le ordena a los monjes

-Atenlos… cuando Kasiel tenga un cuerpo nuevo, seguro tendrá hambre…-

Kudan, quien había guardado silencio hasta ese momento, dice

-Señor… a la lejanía yo vi a 5 personas, y aquí solo ahí 4… falta la sabia pequeña…-

Oz, quien comprende lo peligroso que esdejar cabos sueltso a esa altura, se dirige a la gran estatua de Gaeus y dice

-Despierta, guardian de esta torre, y que tu y tu estirpe encuentren a esa chiquilla del red Sunset..-

En ese momento, la estatua se mueve, cobrando viva, y uno a uno, los leones de piedra saltan de sus pedestales, y empiezan a recorrer las salas de ese lugar…

Mientras que el grupo, atado, espera la llegada de Utumno, quien duerme plasidamente en algún lugar de esa zona….