Bueno, lo prometido es deuda, ya regrese más rápido y con la conti del capítulo anterior, jijijijiji, bueno aquí está el momento mágico que se me ocurrió viendo una película que se llama "Sueños sobre hielo" cuando vean esta carita B-) coloquen o busquen la canción "Crazier" de Taylor Swift, y allí sabrán que la magia comienza jijijijiji

*MeLoDy*

A leer:

Él viaje continuo de manera tranquila y tierna... Él tiempo paso, y el viaje en bus terminó, pero la bienvenida al majestuoso lugar no fue tan agradable para la pareja de los bellos dirigentes.

Todos los que estaban en el bus no quisieron bajar, prefirieron quedarse, ya que 6 hombres no estaban a gusto con la imagen de Hino y Tsukimori.

Tsukimori cuando sintió que el bus no se movía más despertó, la primera impresión queso rostro reflejó fue de enojo ya que nadie lo dejaba de ver, se enderezo pero este movimiento hizo que Hino también se despertara.

No podía aguantar la vergüenza que sentía, es decir ella si sentía algo por Tsukimori pero no se lo había dicho, y lo peor es que se había dormido sobre su hombro, y para terminar de jugar totito chino lo tenía agarrado de la mano. (Huuuuuyyy no mano traviesa).

Pero el estrés fue interrumpido por una persona que era muy querida por todos. Ousaki-sempai.

-bien chicos como este lugar es nuevo, pueden perderse y explorar pero a las doce y media los quiero en la sala de esta casa -

Después de decir esto, los chicos se bajaron del autobús y entraron a un casa blanca con decorado negros, que la verdad hacia que se viera un paisaje celestial, ya que después que se bajaron del bus, ver la casa y el paisaje de un bosque detrás de ella con un gran manto de nieve encima hacía que te sentirías en el cielo.

La casa no hay que especificarla, ya que es de esas típicas casada ricos, amplia, bonita, tranquila, todo lo que un pudiera desear.

Hino subió a su habitación, y l verdad se quedó impactada, era realmente hermosa, y la vista era mejor, ya que mostraba un hermosísimo paisaje se ensueño, mostraba un hermoso lago congelado, rodeado de unos hermosos arboles con nieve, y bien repartida una alfombra blanca que le da el toque mágico.

Hino se impactó con semejante visión, a que no pudo aguantar las ganas de ir a ver en persona ese maravilloso paisaje, rápidamente dejo sus cosas sobre la cama, se arregló (se puso un abrigo rosado y un par de botas blancas para la nieve) y se fue a verlo en persona.

Paso corriendo que no se dio cuenta que Tsukimori estaba entrando con una caja en sus manos:

-lo, lo siento Tsukimori-kun, no me…- pero fue interrumpida por él.

-no te preocupes- se levanta del piso ya que ambos chocaron y cayeron – pero ten más cuidado- le da la mano para que ella tenga donde apoyarse y después levantarse- ¿A dónde ibas tan rápido?-

Ella acepta la mano – gracias - dic después de ponerse de pie- iba a ver un hermoso lago que esta encendido en el bosque

Tsukimori agarra la caja que nada mas trauma más mantas ya que las noches ahí van a ser más fría de lo normal - ¿a un lago?- pregunta confundida

-sí, me encanto y quise ir a verlo, es tan hermoso-

-y por lo menos iras a patinar un rato-

-¿ah, patinar?-

-si- dice ya cargando la caja

-no, a eso no- dice deprimida

-¿Por qué?-

-no, no se-

-…- no dice nada –"estúpido, que querías, que te dijera que sí y después tu que dirías vamos a patinar justos, imbécil"- pensó Tsukimori.

-así que solo pensé en ir a verlo-

-si quieres te enseño- a pareció una persona detrás de ellos, que hizo que Tsukimori se pusiera celoso.

-Kimoto-kun.., ¿tú sabes patinar en hielo?-

-si, de chico me encantaba hacerlo, y aprendí a goles pero lo hice ¿quieres?-

-claro. Pero no tengo patines-

-si quieres mañana vamos, los compramos y te enseño-

-¿no es problema?-

-jamás lo seria-

-entonces… de acuerdo-

Tsukimori se va sin despedirse de Hino y del "otro". Hino se despide de Kimoto y cada uno a su destino.

Cada músico se ocupa en su asunto, y por supuesto Hino maravillada con semejante paisaje. El tiempo pasó hasta que la hora de reunirse llego.

-ok chicos, no será mucho tiempo el que les voy a robar, esta vez no se les pedirá la canción- esto lo dijo Kanazawa- como ya saben el tema del segundo concierto es "Perdón", así que tienen que tener él cuenta 5 características que se les van a calificar, aunque sean un dieta, en esta ocasión, se les calificara de manera individual, y los aspectos son:

Entusiasmo

Creatividad

Transmisión

Pasión

Calidad

Así que con que tengan en cuanta esto es más que suficiente- y con esto finalizo Kanazawa

-bien así que tendrán 30 minutos, para conversar con su pareja acerca de un tema y después podrá irse, y de una vez les aviso que los ensayos están programados de 8:00 am a 12:00pm en la primera parte y de 2:00 a 5:00, así será este tiempo que estemos aquí, bueno, ya no les quito el tiempo- diciendo esto con su típica mirada de inocente se retira, (junto con Kanazawa) de la habitación y dejan a los dúos a solas.

-que bien, es este concierto me toca contigo, Kahoko- Yonuki se le acerca por atrás a Hino que esto hace que a ella le dé un escalofrió.

-sí, sí que bueno no Yonuki-sempai-

-cuando aprenderás a llamarme por mi nombre o aunque sea sin el sempai-

-no, no creo poder-

-pues vas a tener que intentarlo algún día- dice de manera picara y se acerca demasiado que hace que Tsukimori que por "casualidad" los estaba viendo (casualidad la abuela de Lu) se puso celoso, y voltea la cara muy enojado, pero Shimizo, que es su pareja para el concierto le pregunta:

-¿Por qué Tsukimori-sempai no se atreve a decirle a Hino que la ama?- con su voz lenta lo dice, pero aun así hace que a Tsukimori se le pararan los pelos de los nervios

-¿Qué?-

-es muy notorio que a Tsukimori- sempai le guste Hino-sempai-

-no, no…-

-no trate de engañarme, pero no se preocupe, yo ni ninguno de los de grupo le diremos nada a Hino hasta que usted se lo diga.-

-¿todos?- pregunta abriendo mucho los ojos

-sí, pero no se preocupe, nadie dirá nada-

-O.o-

-oiga Tsukimori-sempai-

-¿sí?- pregunta aun fuera de sus cabales.

-¿Qué vamos a tocar en el segundo concierto?-

-¿Qué?- pregunta, ya que no le estaba poniendo atención

-…-_-… -

-…- Tsukimori voltea y ve a Hino y a Yonuki platicando, así que prefiere enfocarse en el segundo concierto.

Mientras Hino y Yonuki…

-y que te parece esa canción Kahoko-

-bien, muy bien-

-¿la conoces?-

-pues he oído de Mozart así que creo que será bonita-

-…-_-.. Kahoko…-

-jiji, lo siento Yonuki-sempai-

-bueno lo importante es que mañana te la muestro y en la segunda etapa de ensayo ya empezamos-

-y ya tienes listo quien tocara quien-

Yonuki se le acerca d manera peligrosa- desde que me dijeron que tendría el gusto de compartir el escenario contigo Kahoko-

-jiji, "¿Cuándo aprenderá a no llamarme así?"-

Bueno, no hay nada más que contar de este día, ya que termino de manera singular, Hino volvió a ir al lago congelado y los otros músicos en lo suyo, pero Rosalía estaba tramando su nuevo plan, y pronto verán cual será, y esta vez creo que se saldrá con la suya… DIJE CREO…

El día termino y l siguiente comenzó…

Hino se levantó, se bañó, con agua caliente por supuesto y apenas pudo comer a que Yonuki no la dejo en paz hasta que por fin se fueron a su salón para poder practicar.

Ya en el salón:

-bien comenzaremos oyendo esta canción estas cuatro horas-

-¡¿LAS CUATRO HORAS?!-

-si- la ve con picardía -¿algún problema Kahoko?-

-…-_-… no…-

Las cuatro horas pasaron, y la verdad sirvió mucho ya que Hino se pudo aprender el ritmo de la canción y así las siguientes horas les serán más fáciles para así poder tocar su parte con el gran flautista.

Saliendo estaba Hino cuando se encontró a Kimoto que la miro con tristeza y decepción.

-¿Qué sucede Kimoto- kun?-

-sé que te prometí que iríamos a comprar tus patines y te enseñaría pero Kaino no quiere dejarme ni un momento, esta necia en práctica cada instante en su presentación, la verdad está peor que los participantes-

-ha…- Hino se decepciona- no, no importa Kimoto-kun otro día será-

-bueno, la verdad lo lamento Kaho-san-

-no, no importa-

Kimoto se da la vuelta y Hino también, ella empieza a caminar hacia la ventana que estaba cerca de la puerta principal y se dio u gran suspiro, y bajo la cabeza y dijo –otro día será- pero no se dio cuenta que estaba detrás de ella cierto peli azul, que la vio con tristeza y se armó de valor.

-¿te quedaron mal?-

-Tsukimori-kun- se voltea y que la asusto- no, no es eso solo, solo que-

-querías estar con el…- dijo de manera seca

-¿ESTAR CON EL?- dijo abriendo mucho sus ojos- no, no, no- dice moviendo sus manos de manera que dijeran que no- solo es que…- y se volvió a quedar en esa parte de la oración.

-¿entonces?-

-es que quería patinar-

-según me contaste nunca lo has hecho-

-no, una vez lo iba a ser, pero mi padre murió antes de que pudiera hacerlo-

-¿lo deseas de verdad?-

-¿Qué cosa?-

-patinar-

-siempre he querido hacerlo-

-entonces…- cerro los ojos – vamos-

-¿…?-

-yo se patinar, pero no lo practico mucho, pero no me gusta verte así-

-Tsukimori-kun-

Tsukimori empezó a caminar hacia la puerta- y ¿vienes?-

Hino sonríe y se van…

Pero por detrás de ellos Kimoto no l gusto que se fueran juntos pero su hermana se lo había pedido, después que ellos se fueran Kimoto se reunió con su hermana en el salón.

-¿ya se fueron?- dijo Kaino

-si- dijo Kimoto - ¿Qué propósito tenías que no fuera con Hino?

-necesitaba que Tsukimori se fuera-

-¿y somos sabrías que él se iba a ir?

-porque ella quiere-

-yo también-

-eso no me importa-

-pero a mi si-

-bueno eso tampoco me interesa, pero volviendo a lo de antes, ya tienes que ir-

-¿Por qué quieres que entre a su habitación?-

-quiero que le tomes fotos a todo el violín de Len- y se para ya que se encontraba sentada, y se le acerca y le dice- a T-O-D-O, el violín, perón mas fotos a la etiqueta- y se da la vuelta

-¿y porque yo?-

-porque eres el hombre-

-cuando te conviene-

-bueno, ya apúrate-

-esta bien ya me fui-

Mientras tanto Hino y Tsukimori ya había salido de los terrenos de su casita, y ya habían llegado al pueblo más secano, para no alargarles la historia ya había comprado los patines de ambos, y ya iban de regreso para la casa ya que después del segundo tiempo de ensayo irían a patinar.

En el tiempo de ensayos

-bien Hino toma- y le da las partituras

-esto es lo mío-

-si-

-entonces...

-entonces empecemos Kahoko-

-si-

El que comienza s Yonuki, con una melodía simple, dando señales de tristeza, y que como si dijeran que esa persona fallo y busca perdón. Al ratito que empezó de tocar Hino empezó con lo suyo, obviamente le costaba más, pero ella al principio hacia el fondo, dando el toque que la flauta necesitaba para así poder dar la historia completa.

Ellos solo practicaron la primera parte y son tres ya que le ultimo día practicaran la tercera y trataran de hacerla completa, ya sé que es muy poquito tiempo, pero de eso se trata UN RETO.

Yonuki tenía que parar varias veces ya que a Hino, a veces se le confundía las notas, y eso era en la partes que iba de manera regular, ya que en las rápidas, le iba a costar más, así que Yonuki la esperaba a que ella se acostumbrara o para que practicara a esa parte que no era fácil para ella.

La verdad que ese ensayo fue de lo mejor para Hino ya que siempre vio a Yonuki de una forma extraña, porque nunca muestra quien es, por todo ese roll de su abuela y no ser el hijo mayor.

Pero las apariencias engañas, ya que si es una persona gentil, pero cuando quiere algo pues es capaz de demostrar ese "yo" que no puede mostrar. Y como ustedes y yo sabemos que quiere a Hino, pues no ve otra forma de enamorarla que mostrando esa parte que solo ella ve.

La verdad las 4 horas de ensayo, no se sintieron, y para Hino cuando menos lo espero ya estaba en el lago, esperando a que Tsukimori aparezca, pero para ella fue una eternidad, le emocionaba la idea de por fin pararse en sima del agua, era un sueño. Así que se colocó los patines y se dispuso a pararse en el hielo y

-HINO-

PUNK

Tsukimori corre a levantarla, con cuidado claro está.

-¿estás bien Hino?-

-sí, sí, gracias Tsukimori-kun-

-¿se puede saber qué pretendías?-

-es que me desespere-

-solo me tarde 5 minutos-

-lo siento-

Tsukimori rueda los ojos y la lleva a la orilla del lago. Él se colocó las zapatillas de hielo y con cuidado lleva a Hino al centro del lago.

-bien abre un poco las piernas.-

Y Hino lo hace –así...-

-un poco más, esto es para equilibrarte-…- ahora no abras tanto los brazos, el equilibrio viene de tu mente, suéltate-

-¿así?-

-si-

-camina un poco, n levantes los pies como a marchar-…- deslízate-…-suéltate-…-no temas-…

Hino sigue todas sus instrucciones, hasta que llega a un punto que ya puede pasearse por todo el lago. Tsukimori la sigue con la mirada, hasta que el cielo les manda una pequeña manta de nieve. Esos copitos que caen lentos y delicada mente haciendo una cortina de sueños.

Lili que estaba ahí simplemente viendo, como su pequeña e enamoro y necesitaba ayuda, así que agito su varita y los pues de Hino se movían solos dándole libertad a su mente en enamorarse más de lo que ya estaba, en silencio. Dejando que todo actuara por sí solo, simplemente así, por sí solo.

B-) (Crazier; "Taylor Swift")

Hubo una parte en la que Hino se acercó lo más lento que pudo a Tsukimori, sus mirada se cruzaron, y como si los pies de Tsukimori se movieran solos se fueron acercando a una tímida chica que no dejaba de mirarle.

La cortina de nieve les daba una privacidad de ensueño, cada uno se mostraba perdido en sus pensamientos que se conectaba con el otro. La magia se hacía presente.

Las zapatilla de hielo de ambos de la nada se empezaron a mover, al ritmo de una música lenta, y llena de armonía, paz, pero sobre todo de amor… ese amor que solo un par de jóvenes tímidos de demostrar lo que sienten por el rechazo del otro les hacia callar.

Ambos corazones latían, mientras que ambos pares de pies se movía creando una danza, que solo ellos oian la música, que sus propios latidos les brindaban.

Tenían que abrir los ojos, demostrarse lo tanto que se querían, lo que se necesitaban, lo que los complementaba. Demostrarse que nada es imposible.

Demostrarse que no hay brujas celosas que impiden ese amor, que ninguno es príncipe o princesa para tener un reino que proteger y sacrificarse por otro, no había nada, NADA que los separara, solo ellos mismos, que esa es la magia que deben vencer y al mismo tiempo aprovechar.

Ambos cuerpos bailaban, como si estuvieran en las nubes, demostrando que la magia no solo existe en la imaginación.

Tsukimori sostenía a Hino por la cintura, con su mano derecha, y con la izquierda la guiaba por toda la pista de hilo, que era solo para ellos dos.

Hino, se dejaba hacer y deshacer, dejaba que los pies y las manos de Tsukimori la guaran a un mundo lleno de paz y armonía. Hubo un momento de Tsukimori le dio vueltas, y ella cerro los ojos, pero como nada es perfecto casi caía.

Tsukimori la atrapa antes de que toque el frio, duro pero hermoso hielo, se nota que las coincidencias no existen, pero a veces son hermoseas. Ya que ambos cuerpos quedaron juntos, casi pegados.

Hino se encontraba incada y Tsukimori arrodillado, solo Dios sabe cuánto tiempo se quedaron en esa posición, viéndose a los ojos, contándose todo, todo, todo.

Tsukimori se apoya en su rodilla para así poder levantarse y le da la mano a Hino, esta se encontraba torpe y perdida, fuera de sí.

Esos ojos azules, los ojos de Tsukimori la llenaba, la vaciaban, la levantaban, perdida se encontraba que por tonta resbalo, y antes de caer lo abrazo.

Él le corresponde el abrazo, y ambos se enderezan, sus respiraciones se entrecortaban el aire faltaba, miedo, emoción desesperación, sentimientos opuestos, corazones contra mentes, una guerra se daba entre ambos y ninguno la quería perder, pero al mismo tiempo nadie la quería ganar.

Por inercia, ambos miraron la boca ajena, y la imaginación de probar esos labios, saber cuál es ese sabor que tiene el ser amado.

Hino empieza a temblar, los ojos se le humedecen, las lágrimas quieren salir, pero ella no quiere dejarse ir, los imposibles no existen, las lágrimas caen por sus mejillas femeninas, los escalofríos no se hacen esperar, ella tiemble, sus piernas flaquean, quiere besarlo, quiere tenerlo, lo desea, lo ama.

Él la ve, sus cambios de humor, las lágrimas traicioneras, un nudo en el estómago por parte de él, los labios se le secan, los ojos no apartan esos labios rosados, puro, que nadie los ha besado, el, él quiere ser el dueño de ellos, la boca del entre abierta buscando aire, buscándola a ella.

Tsukimori levanta su mano derecha y retira unos cabellos rosas de su cara, la cara de la mujer que ama, lo hace para ver con más claridad esos bellos diamantes que estaba siendo empañado por esas lágrimas que significaban deseo, pasión amor. Si esa es la palabra magia AMOR.

Los dedos de él expulsan esa agua salada que no haría nada más que arruinar ese momento que el tiempo les brindaba.

Ella levanta su mano izquierda y toma la de él, levanta él se vuelve a perder en esos ojos, viene viniendo el tiempo, la luz del sol ya se estaba perdiendo, ya se estaba viendo el brillo de los diamante que Dios puso en el cielo nocturno y ese astro hermoso, que estaba siendo testigo de ese amor desesperado que ambos querían mostrar.

No, al parecer la lejanía era demasiada, no podían estarse así más tiempo. Demasiado diría yo, demasiado…

La noche llego, la gran esfera estaba en posición perfecta, el viento jugo con los cabellos de ambos, los centímetros de acortaban, cada vez más y más corta es distancia asesina.

Y los rostros cada vez más y más cerca.

Lento, pero seguro…

Más y más cerca.

Más y más cerca.

La mano derecha de Tsukimori y la de Hino dejaron su rostro, e inconscientemente se entrelazaron, y luego se separaron, para tomar posesión de otra parte del cuerpo ajeno.

Tsukimori su cintura, su estrecha y delicada cintura.

Hino posado ambas manos en ese pecho, bien formado, duro, perfecto.

Y como dice un narrado de base bol…

Se va…

Se va…

Bien para no arruinar el momento, que bonito, no sé ustedes pero a mí me gusto, y si buscaron la canción, créanme me auto emocioné, jjijijijiji, que bonito, yo quiero un amor así.

Bueno para no echarlo a perder más preguntas:

¿Qué creen?, ¿se besaron?, ¿o algo paso? Jiji pliss rwvs