Se que no he terminado mis otros fics pero es que simplemente no logro transmitir lo que quiero hacer en ellos, bueno esta es una pequeña historia que se me ocurrió hace un tiempo espero que les guste!.


Todo era silencioso y frío como si se la hubiese tragado la oscuridad

- Dime Alicia ¿Puedes recordar? - Una voz masculina le llamo de la nada.

- ¿Recordar que? - No sentía su cuerpo material, era como si fuese una luz pero aun así busco con sus "ojos" al dueño de la voz.

- Recordar es importante, sino recuerdas todo se derrumba -

- Se derrumba… - sintió una punzada y un frío inmenso como si le tirasen un balde de agua fría.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o 0o0o0o0

Abrio los ojos asustada, su respiración descompasada al igual que su corazón le daban una sensación de desprotección. Inhaló y exhaló varias veces esta que por fin recobro el control de sus signos vitales,no obstante, el recuerdo de aquel extraño sueño le perturbaba un poco.

Se posó en la orilla de su cama y deslizo sus dedos a través de su pelo color trigo, echo un vistazo a la ventana, la hermosa luna brillando en todo su esplendor le hacia saber que aun podía acurrucarse entre las sabanas y volver con Morfeo pero Alicia tenia otra cosa en mente. Se paro ignorando el frío que sentía al andar con ropa de cama, abrió la puerta de su habitación y a oscuras emprendió la caminata por el largo pasillo.

-¿Cuánto ha pasado desde la ultima vez que tuve pesadillas? – se cuestiono interiormente mientras seguía su caminata nocturna, cuando noto que ya se había alejado mucho de su cuarto – creo que debería volver…- era demasiado tarde.

Crack!

Giro hacia la dirección del sonido - ¿Hay alguien? – trago saliva y se dirigió a ver que sucedía – Calma, debió haber sido un gato – se decía a sus adentros.

-No me gustan los gatos…

La sangre en sus venas se detuvo al escuchar la voz de un hombre detrás de ella, se mordió el labio por dentro para calmar sus evidentes temblores - ¿Quién eres? – grito mientras se giraba bruscamente pero no había nadie ahí – Estoy segura de que escuche a alguien…

-Tranquila Alicia – Una mano enguantada le cubrió los ojos – Todo estará bien…

-Sueltame – grito mientras intentaba darle codazos a su agresor pero este le forzó a beber un extraño liquido – Pero que… -sintió sus fuerzas flaquear.

-Perdón Alicia – dijo suavemente la voz del hombre mientras la cargaba entre sus brazos – pero el tiempo es precioso.

Alicia no logro ver el rostro de ese hombre antes de entregarse a la oscuridad pero vio su elegante sonrisa, unos cabellos grises y unas orejas de ¿conejo? .


Podía sentir la fresca brisa acariciando su rostro, lentamente abrir los ojos, sentándose mientras se sobaba la cabeza para recordar que paso.

"-Perdón Alicia "– una voz masculina retumbó en su mente, se paro de manera brusca y pudo ver donde se encontraba, era una especie de bosque y algunos arboles tenían letreros con nombres extraños."

-¿Cómo llegue aquí? – dijo preocupada – ¿Que voy a hacer ahora? –apreto los puños sintiéndose incapaz de reconocer el lugar donde se encontraba pero se dio cuenta de que estaba vestida con un lindo vestido azul con detalles negros.

Suspiro resignada – Por lo menos no estoy en pijama – se reconfortó a si misma– Bueno… ¿Hacia donde debería ir ahora? – miraba los carteles pero ninguno contenía algún nombre conocido.

-No importa donde debas ir ~

Alicia se sobresalto al escuchar esa voz - ¿Quién es? – grito enojada.

-Sino a donde quieres ir ~

-¿Tu me trajiste aquí? – le cuestionó –si fue así ¿Para que? – miraba para todos lados pero no veía a nadie – Tengo que volver, me están esperando.

-Oh si – se escucho una pequeña risa detrás de su oído, se giro pero no había nadie – debes tomar las cosas con calma ~

Esta vez Alicia enfrento al hombre el cual le mostraba una gran sonrisa - Hola~ - saludo divertido.

Nunca había visto un hombre de aspecto tan extraño, tenía cabellos rojos desordenados y algo largos, viste una pollera negra con bordes rosados, un pantalón algo corto que permite ver sus medidas rosados con morado, unas orejas y una cola de gato de color fucsia que combinaban con sus ojos de color dorado.

-Hola – le devolvió el saludo extrañada –Dime ¿Quién eres tu?

-¿Yo? – se rió divertido – pues soy Cheshire pero tu Alicia puedes decirme Fred –

-¿Cómo sabes mi nombre? – le pregunto defensiva, no podía confiar en alguien tan extraño pero Cheshire noto el enojo de Alicia.

Inclino su cabeza un poco para atrás – Bueno –Alicia se sorprendió cuando vio que sus pies no tocaban el piso – Tu sabes el mio ¿no?, entonces es justo que sepa el tuyo.

-Pero yo no te lo he dicho- le recriminó.

-Pues yo tampoco – su cuerpo se elevo más haciendo que flotase tranquilamente en el aire.

Alicia le iba a recriminar nuevamente pero se dio cuenta de que no valdría la pena –No tengo tiempo para esto – se giro y empezó a alejarse molesta.

-Si~ - su sonrisa se ensancho – El tiempo es algo precioso no lo crees~

Alicia se detuvo al escuchar eso, Cheshire aprovecho y se paró a su lado - Vamos~ cambia esa cara – chasqueo los dedos – ¿Sabes que le dijo un gato a otro gato? – Pregunto feliz a lo cual recibió una respuesta negativa – miau y el otro le dijo miau miau entonces el primero le respondió no cambies el tema.

La chica de cabellos dorados lo miro extrañado y soltó una pequeña carcajada – Que chiste más malo –

-Por lo menos te has reído – aclaro sonriente.

-Creo que lo juzgue mal… - pensó –Dime Cheshire ¿sabes que camino podría tomar?

-Bueno eso depende a donde quieras ir – aclaro tranquilo mientras ponía los pies en la tierra – pero como tú eres nueva no creo que importe el camino que escojas – se quedó pensativo unos segundos -¡ya se! Te llevare donde el relojero – le digo feliz.

-¿Relojero? – cuestiono algo extrañada ¿de qué sirve un relojero en esta situación?

-Si él es muy inteligente y quizás te ayude –le tomo la mano haciendo que corriese con él – Vamos antes de que oscurezca.

-Espera Cheshire no tan rápido – grito apenas siguiéndole el paso.


Bueno que dicen? si les gusta continuare, ya tengo pensado varios personajes divertidos xd

Desde ya gracias

Su amiga y mala escritora

Yoci deplok