La historia le pertenece a Caroline Anderson y ya saben los personajes son de J.K. Rowling


DOS PEQUEÑOS MILAGROS

ARGUMENTO:

¡Doble sorpresa!

Hermione no había visto a Draco, su marido, desde hacía casi un año, pero acababa de entrar por la puerta y estaba igual de atractivo que siempre.

Draco había regresado para solucionar los problemas de pareja con su querida Hermione. Pero no esperaba encontrarse con dos niñas gemelas… Una verdadera sorpresa.

Y, de pronto, disponía de dos semanas para demostrar que era el mejor marido y padre del mundo...


CAPITULO UNO

—No voy a ir contigo.

Su voz invadió el silencio de la habitación y Draco se enderezó para mirarla.

—¿Qué? ¿Qué quieres decir con que no vas a venir conmigo? Llevas semanas trabajando en esto, ¿qué tienes que hacer antes de marcharte? ¿Y de cuánto tiempo estás hablando? ¿De mañana? ¿Del miércoles? Necesito que estés allí, Herms, tenemos mucho que hacer.

Hermione negó con la cabeza.

—No. Quiero decir que no voy a ir a Japón. Ni hoy, ni la semana que viene, ni nunca. Ni tampoco a otro sitio.

No podía marcharse.

No podía empaquetar sus cosas y marcharse a Japón. Draco volaría a Japón. Ella no. Ella no iría a ningún sitio. Otra vez no. Sería la enésima vez que lo hiciera durante el agitado tiempo que habían pasado juntos. No podía volver a hacerlo.

Él metió una camisa en la maleta y se volvió hacia ella con expresión incrédula.

—¿Lo dices en serio? ¿Te has vuelto loca?

—No. Nunca he hablado más en serio.

Estoy harta —le dijo—. No quiero hacerlo más. Estoy cansada de que me digas «vamos», y que lo único que yo te pregunte sea «¿adónde?». Me dices que tienes que cambiar de lugar y yo te ayudo a hacerlo… En cualquier idioma, en cualquier país, en el sitio donde hayas decidido ir.

—Eres mi secretaria personal, ¡es tu trabajo!

—No, Draco. Soy tu esposa, y estoy cansada de que me trates como a cualquier otro empleado. No permitiré que sigas haciéndolo.

Él la miró un instante, se pasó la mano por el cabello y miró el reloj antes de guardar otra camisa.

—Has elegido un mal momento para tener problemas conyugales —se quejó él.

—No es un problema —dijo ella, tratando de mantener la calma—. Es un hecho. No voy a ir, y no sé si estaré aquí cuando regreses. No puedo soportarlo más, y necesito tiempo para pensar qué quiero hacer.

Él arrugó la camisa entre las manos, pero a ella no le importó. No había sido ella quien la había planchado. Solían llevar la ropa a la lavandería. Ella estaba demasiado ocupada asegurándose de que todo funcionara correctamente.

—Diablos, Herms, has elegido el peor momento.

Draco tiró la camisa dentro de la maleta y se acercó a la ventana. Pasó la mano sobre el cristal y contempló el horizonte londinense.

—Sabes lo que esto significa para mí.

Sabes lo importante que es ese contrato.

¿Por qué hoy?

—No lo sé —dijo ella—. Quizá haya llegado al límite. Estoy harta de no tener vida propia.

—¡Tenemos una vida en común! —se quejó él, y se acercó a ella—. Una buena vida.

—No, siempre estamos trabajando.

—¡Y tenemos mucho éxito!

—En el ámbito laboral, estoy de acuerdo.

Pero eso no es vida —lo miró fijamente a los ojos, para demostrarle que no la intimidaba—. Nuestra vida personal no es un éxito porque no la tenemos, Draco. No hemos ido a ver a tu familia en Navidad, hemos trabajado el día de Año Nuevo… Por favor, ¡si vimos los fuegos artificiales desde la ventana del despacho! ¿Y sabías que hoy es el último día para quitar los adornos navideños?

Ni siquiera los hemos puesto, Draco. No hemos celebrado la Navidad. Todo ha sucedido a nuestro alrededor mientras nosotros trabajábamos. Y yo quiero algo más que eso. Quiero una casa, un jardín, tiempo para dedicarles a las plantas, para tocar la tierra con las manos y oler las rosas —bajó el tono de voz—. Nunca nos detenemos a oler las rosas, Draco. Nunca.

Él frunció el ceño, suspiró y miró el reloj.

—Tómate tiempo libre, si es eso lo que necesitas, pero ven conmigo, Herms. Date un masaje, ve a ver un jardín Zen, pero por favor, basta de tonterías.

—¿Tonterías? No puedo creerlo, Draco. No has escuchado ni una palabra de lo que te he dicho. No quiero ir a visitar un jardín Zen. No quiero que me den un masaje. No voy a ir. Necesito tiempo para pensar, para decidir qué quiero hacer con mi vida, y no puedo hacerlo contigo a mi lado, caminando de un lado a otro de la habitación del hotel a las cuatro de la mañana, tratando de contagiarme tus ansias de poder. No puedo hacerlo y no lo haré.

Él se pasó la mano por el cabello rubio otra vez, y después metió la bolsa de ropa sucia y los zapatos que estaban junto a la cama en la maleta y la cerró.

—Estás loca. No sé qué te pasa. Será el síndrome premenstrual o algo. Y, en cualquier caso, no puedes marcharte sin más, tienes un contrato.

—¿Un con…? —ella soltó una carcajada—.

Pues demándame —dijo con amargura. Se volvió y salió de la habitación.

Todavía estaba oscuro, y las luces de la ciudad se reflejaban sobre el río. Ella contempló la vista desde el salón y después cerró los ojos.

Oyó que él cerraba la cremallera de la maleta y que la arrastraba por el suelo.

—Me voy. ¿Vas a acompañarme?

—No.

—¿Estás segura? Porque si no lo estás, basta. No esperes que vaya tras de ti, a suplicarte. Ella estuvo a punto de reírse, pero se le estaba partiendo el corazón.

—No espero que lo hagas.

—Bien. ¿Dónde está mi pasaporte?

—En la mesa, con los billetes —dijo ella sin volverse, y esperó, conteniendo la respiración.

¿A qué esperaba? ¿A recibir una disculpa? ¿A escuchar un «te quiero»?

No, eso nunca. No podía recordar cuándo se lo había dicho por última vez, y sabía que no se lo diría en aquellos momentos. Oyó sus pasos y el ruido de las ruedas de la maleta sobre el suelo.

Escuchó cómo recogía los billetes y el pasaporte, y después, el ruido de la puerta al abrirse.

—Última llamada.

—No voy a ir.

—Muy bien. Como quieras. Ya sabes dónde encontrarme cuando cambies de opinión —hizo una pausa, respiró hondo y cerró la puerta.

Hermione permaneció inmóvil y, cuando escuchó el sonido del ascensor, se apoyó en el borde del sofá y suspiró.

Se había marchado. Él se había marchado y no había tratado de convencerla para que cambiara de opinión.

Sólo le había dicho que estaba incumpliendo el contrato.

Lo único que ella quería era tiempo para pensar sobre la vida que compartían y, puesto que había decidido no acompañarlo, ¡él ignoraba el matrimonio y sólo se centraba en el maldito contrato!

—¡Maldito seas, Draco! —gritó ella, pero se le quebró la voz y rompió a llorar con tanta fuerza que le dieron arcadas.

Se dirigió al baño y se sentó en el suelo, apoyándose contra la pared.

—Te quiero, Draco —susurró—. ¿Por qué no me has escuchado? ¿Por qué no nos has dado una oportunidad?

¿Se habría marchado con él si hubiera cambiado su vuelo, le hubiera dicho que la amaba, la hubiera tomado entre sus brazos y le hubiera pedido perdón?

No. Y, en cualquier caso, Draco no solía hacer ese tipo de cosas.

Podía haber seguido llorando, pero no quería darle tal satisfacción. Se lavó la cara, se cepilló los dientes y se retocó el maquillaje. Después, regresó al salón y descolgó el teléfono.

—¿Ginny?

—¡Hermione, cariño! ¿Cómo estás?

—Mal. Acabo de dejar a Draco.

—¿Qué? ¿Dónde?

—No… Lo he dejado. Bueno, en realidad, me ha dejado él a mí. Se hizo un silencio y, después, Ginny blasfemó en voz baja.

—Está bien. ¿Dónde estás?

—En el apartamento. Ginny, no sé qué hacer…

—¿Dónde está Draco?

—De camino a Japón. Se suponía que iba a ir con él, pero no podía.

—Ya. Quédate ahí. Voy ahora mismo. Haz la maleta, te quedarás conmigo.

—Ya la tengo hecha —dijo ella.

—Seguro que no has metido vaqueros, ni el chándal ni las botas. Tienes una hora y media. Recoge todo lo necesario y mete ropa de abrigo, que aquí hace mucho frío.

Tras despedirse, ella regresó al dormitorio y observó la maleta que estaba sobre la cama. Ni siquiera tenía pantalones vaqueros. Ni el tipo de botas a las que Ginny se refería.

¿O sí?

Rebuscó en el fondo del armario y encontró unos vaqueros viejos y unas botas que no recordaba tener.

Sacó los trajes de chaqueta y los zapatos de tacón de la maleta y metió las botas, los vaqueros y su pantalón de chándal favorito.

Su foto de boda estaba sobre la mesilla y, al verla, recordó que ni siquiera se habían tomado unos días para irse de luna de miel. Habían hecho una breve ceremonia civil y durante la noche de bodas habían hecho el amor hasta la extenuación.

Ella se había quedado dormida entre sus brazos, como siempre, pero curiosamente también se había despertado de la misma manera, porque por una vez él no se había levantado antes para trabajar.

¡Cuánto tiempo había pasado desde entonces!

Hermione tragó saliva y dejó de mirar la foto. Después, llevó la maleta hasta la puerta y miró a su alrededor. No quería nada más, ningún otro recuerdo de él, de su casa ni de su vida.

Agarró el pasaporte, no porque tuviera intención de irse a ningún sitio, sino para que Draco no lo tuviera. En cierto modo era un símbolo de libertad, y además podía necesitarlo para otro tipo de cosas.

Lo metió en el bolso y lo dejó junto a la maleta.

Después, vació la nevera, echó la basura en el túnel de basuras y se sentó a esperar. Pero como no podía dejar de pensar, encendió el televisor para distraerse.

No fue buena idea. Al parecer, según el reportero, ese día, el primer lunes después de Año Nuevo, se conocía como «el lunes de los divorcios». El día en que miles de mujeres, contactaban con un abogado y comenzaban hartas de lo que había sucedido durante la Navidad, el proceso de divorcio.

¿Ella también?

Dos horas más tarde estaba sentada en la cocina de la casa de Ginny en Surrey. Su amiga había ido a recogerla y le estaba preparando un café.

Y el aroma era repugnante.

—Lo siento… No puedo.

Se dirigió corriendo al baño y vomitó. Cuando se incorporó, Ginny estaba detrás de ella, mirándola a través del espejo.

—¿Estás bien?

—Sobreviviré. Es culpa de los nervios.

Lo quiero,Ginny, y lo he estropeado todo. Se ha ido, y no me gusta nada.

Ginny la miró, abrió el armario que había sobre el lavabo y sacó una caja.

—Toma.

Ella miró la caja y soltó una risita.

—¿Un test de embarazo? No seas tonta.

Sabes que no puedo tener hijos. Me he hecho muchas pruebas. No hay manera. No puedo concebir.

—Las palabras «no puedo» no existen. Yo soy la prueba de ello. Hazme caso.

Salió del baño y cerró la puerta. Hermione se encogió de hombros y leyó las instrucciones del test. Era una estupidez.

No podía estar embarazada.

—¿Qué diablos voy a hacer?

—¿Quieres quedarte con él?

Ni siquiera tenía que pensar en ello. A pesar de estar sorprendida por el resultado del test de embarazo, sabía la respuesta.

Negó con la cabeza.

—No. Draco siempre ha insistido en que no quiere tener hijos y, en cualquier caso, tendría que cambiar mucho para aceptar ocuparse de un hijo mío.

¿Sabes que me dijo que no podía marcharme porque tenía un contrato?

—A lo mejor se aferraba a su única esperanza.

—¿Draco? No seas ridícula. Él no se aferra a nada. Y probablemente no sea una opción. Me dijo que, si no iba con él, se había acabado. Pero tengo que vivir en algún sitio, no puedo quedarme contigo y con Harry, y menos cuando tú también estás embarazada otra vez.

Creo que con un bebé tendrás suficiente —soltó una carcajada—. No puedo creer que esté embarazada, después de todos estos años.

Ginny sonrió.

—Pasa en las mejores familias —dijo Ginny con una sonrisa—. Has tenido suerte de que tuviera un test de sobra.

Estuve a punto de hacérmelo por segunda vez porque no podía creerlo la primera.

Ahora ya lo hemos asumido y hasta me hace ilusión tener otro hijo, y los niños también están encantados. Bueno, ¿y dónde quieres vivir? ¿En el campo o en la ciudad?

Hermione trató de sonreír.

—¿En el campo? —preguntó dubitativa—. No quiero regresar a Londres, y sé que es una tontería, pero quiero un jardín.

—¿Un jardín? —Ginny ladeó la cabeza y sonrió—. Dame un minuto.

Hermione oyó que hablaba por teléfono desde la habitación contigua y después vio que regresaba con una sonrisa en los labios.

—Solucionado. Pete tiene un amigo que se llama Albus Dumbledore que va a irse a trabajar a Chicago durante un año. Había encontrado a alguien para que se ocupara de su casa, pero le ha fallado, y está desesperado por encontrar a otra persona.

—¿Y por qué no la alquila?

—Porque tendrá que regresar de vez en cuando. Pero es una casa enorme. Tendrás cubiertos todos los gastos, y lo único que tienes que hacer es vivir allí, no hacer fiestas salvajes y llamar al fontanero si fuera necesario.

Ah, y ocuparte del perro. ¿Te gustan los perros?

—Me encantan los perros. Siempre he querido tener uno.

—Estupendo. Y Murphy es fantástico. Te encantará.

Y la casa también. Se llama Rose Cottage y tiene un jardín maravilloso. Lo mejor es que está a sólo tres millas de aquí, así que podremos vernos a menudo. Será divertido.

—¿Y qué hay del bebé? ¿No le importará?

—¿A Albus? No. Le encantan los bebés.

Además, casi nunca está en casa. Venga, vamos a verlo ahora mismo.

CAPÍTULO DOS

—La he encontrado.

Draco se quedó de piedra.

Era lo que llevaba esperando desde el mes de junio, pero en ese momento le daba miedo formular la pregunta.

Sintió que le daba un vuelco el corazón, se reclinó en la silla y miró al detective en busca de pistas.

—¿Dónde? —le preguntó al fin.

—En Surrey. Está viviendo en una casita.

«Viviendo», pensó y su corazón recuperó el ritmo normal. Durante todo ese tiempo había temido que…

—¿Está bien?

—Sí, está bien.

—¿Sola?

El hombre hizo una pausa.

—No. La casa pertenece a un hombre que se llama Albus Dumbledore.

Trabaja en el extranjero, pero viene y va.

Cielos. Se sentía tan mareado que no fue capaz de registrar las últimas palabras que le habían dicho.

—¿Que tiene qué?

—Bebés. Dos gemelas. Tienen ocho meses.

—¿Ocho? —repitió él—. ¿O sea, que él tiene hijos?

—Al parecer, no. Creo que son de ella. Lleva viviendo allí desde mediados de enero del año pasado, y las pequeñas nacieron durante el verano… en junio, según decía la mujer de la oficina de correos. Fue de gran ayuda. Creo que ha habido muchos rumores sobre su relación.

Estaba seguro de ello. Cielos, deseaba matarla. O a Dumbledore.

Quizá a los dos.

—Por supuesto, según las fechas, parece que estaba embarazada cuando lo dejó, así que podrían ser sus hijas… o podría haber tenido una aventura con ese tal Dumbledore.

—Sólo dedíquese a su trabajo. Yo haré los cálculos —soltó Draco, tratando de ignorar la idea de que hubiera podido serle infiel—. ¿Dónde está? Quiero su dirección.

—Todo está aquí —dijo el hombre, y le entregó un sobre—Con mi factura.

—Me ocuparé de ella. Gracias.

—Si necesita algo más, señor Malfoy, cualquier otra información…

—Me pondré en contacto con usted.

—La mujer de la oficina de correos me dijo que Dumbledore está fuera en estos momentos, si le sirve de algo —añadió antes de abrir la puerta.

Draco miró el sobre y esperó a que se cerrara la puerta para abrirlo.

Al ver las fotos que contenía, se le cortó la respiración.

Hermione estaba preciosa. Aunque diferente. Tenía el cabello más largo y lo llevaba recogido en una coleta, de forma que parecía más joven y más libre. Ya no llevaba mechas rubias y su cabello volvía

a ser castaño, que hacía que él deseara acariciárselo y tirar de él con suavidad para atraerla de nuevo a su lado.

También había engordado una pizca, pero le sentaba bien. Parecía feliz.

Curiosamente, a pesar de que había estado desesperado por tener noticias de ella durante un año, tres semanas y dos días, no era Hermione la que llamaba su atención después del shock inicial. Eran los bebés que aparecían sentados en un carrito de supermercado.

Dos gemelas preciosas.

¿Sus hijas? Era una posibilidad.

Sólo tenía que mirar el cabello rubio, y de punta, tan parecido al suyo cuando tenía esa edad. Era como si estuviera mirando una foto suya de cuando era pequeño.

Draco miró las fotografías durante un buen rato. Ella estaba viva y tenía dos niñas preciosas. Dos niñas que seguramente fueran hijas suyas.

Dos niñas que no conocía, de las que ni siquiera sabía su existencia. De pronto, sintió que no podía respirar.

¿Por qué no se lo había dicho Hermione?

¿Se lo habría contado alguna vez?

¿Cómo podía habérselo ocultado?

A menos que no fueran sus hijas…

Sintió que la rabia lo invadía por dentro y deseó destrozar algo, igual que ella lo había destrozado a él.

El pisapapeles golpeó contra la ventana y se rompió, cayendo al suelo en varios pedazos. Él agachó la cabeza y contó hasta diez.

—¿Draco?

—La han encontrado en Surrey. Tengo que irme.

—Por supuesto —le dijo su secretaria—. Pero tómate un minuto para tranquilizarte. Te prepararé un té y buscaré a alguien para que recoja tus cosas.

—Tengo una maleta en el coche.

Tendrás que cancelar lo de Nueva York. Es más, cancela todo lo de los dos próximos días. Lo siento, Alice, no quiero té. Sólo quiero ver a mi esposa.

Y a las niñas. A sus hijas. Ella le bloqueó el paso.

—Ha pasado más de un año, Draco. Otros diez minutos no marcarán la diferencia. No puedes aparecer así, la asustarás. Tienes que ir más despacio, pensar lo que vas a decirle. Siéntate. ¿Has comido?

Él se sentó y la miró, preguntándose de qué diablos estaba hablando.

—¿Comer?

—Sí. Tómate un té y un sándwich y podrás marcharte —Alice salió del despacho.

Él se puso en pie, se acercó a la ventana y apoyó las manos y la frente sobre el cristal. ¿Cómo no se había enterado? ¿Cómo podía ella haberle ocultado algo tan importante durante tanto tiempo?

Oyó que se abría la puerta y que Alice regresaba.

—¿Ésta es ella?

—Sí.

—¿Y las niñas?

Él miró por la ventana.

—Sí. Es curioso, ¿verdad? Parece que soy padre, y ella ni siquiera me lo ha contado. O eso, o ha tenido una aventura con mi doble, porque se parecen muchísimo a mí.

Ella dejó la bandeja en la mesa, se acercó a él y lo abrazó sin más.

Él no sabía qué hacer. Había pasado tanto tiempo desde que alguien lo abrazara por última vez que estaba desconcertado. Al momento, levantó los brazos y la abrazó también. Al sentir su calor, estuvo a punto de desmoronarse y, para evitarlo, dio un paso atrás y se volvió, inhalando en profundidad y tratando de mantener el control de la situación.

—Cielos, es que son iguales que tú.

Ella estaba mirando las fotos que se hallaban sobre el escritorio con una sonrisa. Él asintió.

—Sí. Sí, lo son. He visto fotos mías de cuando debía de tener esa edad.

Mi madre tiene un álbum… —y entonces, se dio cuenta. Su madre se había convertido en abuela. Tenía que decírselo. Iba a hacerla feliz.

Se le humedecieron los ojos.

—Venga, tómate el té y los sándwiches y le diré a Lee que traiga el coche.

El coche. Un deportivo descapotable de dos asientos, donde no podría colocar las sillitas de los bebés.

Pero no importaba. Lo cambiaría.

Escribió la dirección en el GPS y salió de la ciudad, sintiendo el aire frío de febrero sobre su cabeza y confiando en que eso lo ayudara a pensar, porque no tenía ni idea de qué iba a decirle a Hermione.

Y seguía sin saberlo horas más tarde, cuando el GPS lo guió hasta el centro de la ciudad. Se detuvo en la oscuridad y sacó el plano que le había dado el detective.

Respiró hondo y cerró la capota al percatarse de que empezaba a lloviznar. Poco después,

recorría el camino lleno de baches que llegaba hasta una casa.

Al iluminarla con las luces del coche, vio que Hermione se acercaba, con un bebé en brazos, a la ventana que estaba a la derecha de la puerta principal y se le encogió el corazón.

—Shh, Lyra, no llores, cariño… Huy, mira, ¡viene alguien! ¿Vamos a ver quién es? ¡Puede que sea la tía Ginny!

Se acercó para mirar por la ventana y, al ver el coche, sintió que se quedaba sin respiración.

—¡Draco! ¿Cómo…?

Se sentó en el sofá que había junto a la ventana, ignorando al bebé que se chupaba el puño y lloriqueaba en su hombro, y a su hermana, que estaba en el parque de juegos. Lo único que podía hacer era mirar cómo Draco salía del coche, cerraba la puerta y se dirigía al porche.

Se habían encendido las luces exteriores, pero él podría verla en el interior porque tenía la luz de la cocina encendida.

Draco llamó al timbre y se volvió.

Estaba muy tenso y llevaba las manos en los bolsillos de los pantalones.

Hermione se percató de que estaba más delgado, porque claro, seguramente desde que ella no estaba a su lado para organizarle la vida, él no cuidaba de sí mismo. Durante un instante, se sintió culpable.

Pero no era culpa suya. Si él la hubiera escuchado y le hubiera prestado más atención el año anterior, cuando ella le dijo que no era feliz… Pero no.

«No esperes que vaya tras de ti, a suplicarte. Ya sabes dónde encontrarme cuando cambies de opinión».

Pero ella no había cambiado de opinión, y por supuesto él no la había llamado. Ella sabía que no lo haría.

Draco no suplicaba jamás, y ella se dejó llevar, sin saber qué hacer cuando se enteró de que estaba embarazada, pero consciente de que no podía regresar con el mismo hombre que había dejado.

Aunque todavía llorara por las noches porque lo echaba de menos.

Aunque cada vez que miraba a sus hijas sintiera una profunda pena por el hecho de que no conocieran a su padre. Pero

¿cómo iba a decírselo si él siempre había insistido en que era lo último que deseaba tener eran hijos?

En ese momento, Murphy aulló, se dirigió a la puerta y comenzó a ladrar. Lyra dejó de lloriquear y comenzó a gritar, y él se volvió hacia la puerta y miró a Hermione a los ojos.

Estaba tan cerca...

Allí mismo, al otro lado del cristal, con una de sus hijas en brazos. El perro estaba ladrando y él no sabía qué hacer.

«No puedes aparecer así, la asustarás. Tienes que ir más despacio, pensar lo que vas a decirle». Alice, una mujer sabia y sensata. A Hermione le encantaría.

Pero él todavía no sabía qué diablos iba a decir.

Pensó que debía sonreír, pero no lo conseguía. Y no podía apartar la vista de su rostro. Tenía aspecto de agotada, pero él nunca había visto algo más bello en su vida. Entonces, ella se volvió y él llevó la mano hasta el cristal, como para detenerla.

Segundos más tarde, se percató de que sólo se dirigía a la puerta y se apoyó contra la pared, aliviado. Oyó la llave en la cerradura y vio cómo se abría la puerta.

Apareció Hermione, cansada y pálida, pero más guapa que nunca, con un bebé en la cadera y un perro labrador negro a su lado.

—Hola, Draco.

¿Eso era todo? Un año, dos niñas, una relación secreta y ¿lo único que iba a decirle era: «Hola, Draco»?

No sabía qué esperaba de aquel encuentro pero, desde luego, no era eso. Sintió que salivaba a causa de la rabia que lo invadía por dentro, pero recordó las palabras de Alice y trató de contenerse. «Puedo hacerlo», se dijo antes de apretar los dientes y mirarla a los ojos.

—Hola, Hermione.

Él estaba apoyado contra la pared, tenía el cabello alborotado y la expresión de sus ojos era indescifrable.

Sólo lo delataba la tensión de la mandíbula, y ella se percató de que él lo sabía.

«Hola, Hermione», le había dicho.

«Hermione, no Herms». Eso era un cambio. Se preguntaba qué más había cambiado. Tratando de mantener la compostura, se enderezó para tratar de controlar su cuerpo tembloroso.

—Será mejor que entres —dijo ella.

Draco la siguió hasta la cocina.

Murphy comenzó a saltar a su alrededor moviendo el rabo.

—Cierra la puerta para que no se vaya el calor —añadió Hermione. Él obedeció y se volvió hacia ella.

—¿Eso es todo lo que tienes que decir? Un año sin dar señales de vida ¿y lo único que tienes que decir es «cierra la puerta»?

—Intento que las pequeñas no se enfríen —dijo Hermione.

Al ver que él miraba a la pequeña que llevaba en brazos, añadió—: Ésta es Lyra, y ella es Sophie —señaló a la niña que estaba en el parque.

Al oír su nombre, Sophie levantó la vista y sonrió.

—Mamá —dijo la niña, y levantó los brazos para que la sacaran de allí.

Hermione se disponía a acercarse a ella cuando se detuvo para mirar a Draco, con el corazón acelerado.

—Adelante, toma a tu hija. Deduzco que has venido por eso. Él se quedó paralizado.

«Tu hija».

Hacía años que no sostenía a un bebé. Ni siquiera estaba seguro de haber tenido a uno de esa edad en sus brazos.

Se quitó la chaqueta y la dejó sobre una silla. Se acercó al parque, agarró a la pequeña por las axilas y la levantó.

—¡No pesa nada! Creía que pesaría más.

—Sólo es un bebé, Draco, y los gemelos a menudo son más pequeños, pero no te asustes. Son muy fuertes.

Dile «hola» a papá, Sophie.

—Mamá —dijo la niña, agarrando la nariz de Draco y tirando con fuerza.

—¡Ay!

—Sophie, con cuidado —dijo Hermione, abriéndole los dedos.

Le dijo a Draco que se la pusiera en la cadera y le entregó a Lyra—. Ahí tienes a tus hijas. Él las miró un instante. Eran idénticas, y se preguntó cómo podía diferenciarlas Hermione.

Lyra estiró la mano para tocar a Sophie, ambas sonrieron y se volvieron para mirarlo con unos ojos Grises iguales que los suyos. Al ver su sonrisa, Draco quedó prendado de ellas enseguida.

—Será mejor que te sientes —dijo Hermione, con un nudo en la garganta.

Sacó una silla y lo guió hasta ella para que se sentara antes de que le flaquearan las piernas.

Draco tenía cara de asombro, y las pequeñas estaban igual de fascinadas que él. Jugaban con su cara, agarrándolo de las orejas, de la nariz, y él permanecía inmóvil.

Entonces, Draco miró a Hermione y ella percibió que tras el amor que reflejaba su mirada se ocultaba una fuerte rabia que hizo que diera un paso atrás.

Él la odiaba.

Podía verlo claramente en su mirada, en la rabia que transmitían sus ojos. Se volvió con lágrimas en los ojos y dijo:

—Voy a poner agua a hervir.

Entonces, Lyra comenzó a llorar de nuevo y Sophie gimoteó también. Ella dejó la tetera sobre la placa y se volvió hacia Lyra.

—Vamos, cariño —murmuró antes de tomarla en brazos. La pequeña comenzó a tirar de su ropa.

Cielos. Tenía los pechos hinchados, las pequeñas necesitaban mamar y Draco… Draco, el hombre que conocía su cuerpo mejor que ella, estaba sentado mirándola de manera inquietante.

—Tengo que darle de comer —dijo ella. En ese momento, Sophie comenzó a llorar también—. Alas dos.

—Te ayudaré.

—No creo que puedas. No tienes el equipo necesario —dijo ella con cierta frivolidad, provocando que él se sonrojara.

—Um… Toma —le tendió a Sophie—. Yo… Um…

—Siéntate, Draco —dijo ella, y se dirigió al sofá que había junto a la ventana.

Al fin y al cabo, él no iba a ver nada que no hubiera visto antes.

Ella se sentó, acomodó a cada niña a un lado, se desabrochó el sujetador y les ofreció el pecho a la vez.

Él no sabía dónde mirar.

Pero sí sabía dónde quería mirar. De hecho, no conseguía apartar la mirada, pero no le parecía educado.

—El agua está hirviendo. Me encantaría tomar una taza de té —dijo ella, y él se percató de que lo estaba mirando.

—Ah… Claro.

Draco se puso en pie, se dirigió hasta la cocina económica y agarró la pava.

—¿Dónde están las tazas?

—Sobre el fregadero. El té está en el carrito, junto a la cocina, y la leche está en la nevera que hay en la despensa. Al mío échale un poco de agua fría, por favor.

Draco colocó las bolsitas de té en las tazas, les echó una nube de leche y le llevó a Hermione su taza.

—Gracias. Déjala sobre la mesa —dijo ella.

Draco se fijó en cómo mamaban las pequeñas y en que Hermione tenía los pechos mucho más grandes de lo habitual.

A través de la piel se veían sus venas azules, y eso le resultaba fascinante. Todo le parecía correcto y normal.

Sin embargo, se sentía excluido.

Excluido y privado de aquel maravilloso acontecimiento que había sucedido sin él. Engañado.

Se volvió y se dirigió a la cocina económica con su taza en la mano, permitiendo que el calor invadiera sus huesos. Estaba helado a causa de la exclusión. Y enfadado.

Tan enfadado que sentía ganas de golpear algo.

¿Una puerta? ¿Una pared? A Herms no.

Nunca haría tal cosa, por mucho que ella lo enfureciera.

—¿Draco?

Él se volvió para mirarla.

—¿Puedes sujetarme a Lyra? Ha terminado, pero tiene que echar los gases. ¿Podrías pasear con ella en brazos? Ah, y será mejor que lleves esto, puede que eche un poco de leche sobre ti.

Le dio un paño blanco antes de pasarle a su hija. Su preciosa hija.

La pequeña no dejaba de sonreír, pero de pronto eructó y él sonrió antes de limpiarle la boca con una esquina del paño.

—Pillina —dijo él en tono cariñoso, y la pequeña le agarró la nariz—.

Eh, con cuidado — murmuró, retirándole la mano. Después agarró la taza de té y se la llevó a los labios, pero la pequeña agarró la taza y se la tiró por encima.

Sin pensarlo, él retiró a la criatura con rapidez, pero no pudo evitar que el líquido le cayera por encima a él.

Estaba tan caliente que soltó un grito de dolor y Lyra hizo una mueca y comenzó a gritar también. Agua.

Necesitaba agua fría. La llevó hasta el fregadero y, por si acaso, metió la mano de la pequeña bajo el grifo.

Hermione dejó a Sophie y se acercó corriendo.

—Dámela —dijo ella. Tumbó a la pequeña sobre la mesa y le quitó la ropa. No le había pasado nada, pero podía haber sido un desastre.

Hermione estaba nerviosa, y se sentía estúpida e irresponsable.

—¿Qué diablos estabas haciendo? ¡No puedes sujetar una taza de té hirviendo cuando tienes a un bebé en brazos!— gritó Hermione.

Él dio un paso atrás, destrozado por la idea de haber puesto en peligro a su hija.

—Lo siento. No pensé que… ¿Está bien? ¿Hay que llevarla al hospital?

—No, no le ha caído encima. Está bien… Pero no gracias a ti.

—Tú me la diste.

—Pero no esperaba que le tiraras el té.

—No le ha caído encima.

—¡Por suerte! ¡Podía haberle caído toda la taza! Es la estupidez más grande de…

—¡Tú también tenías el té en la mano, con ellas en brazos!

—¡Pero el mío tenía agua fría! ¿Por qué crees que lo mezclé? Ya, cariño, está bien —pero ambos bebés estaban llorando a la vez.

Draco negó con la cabeza y dio un paso atrás.

—Lo siento —dijo él—. Herms, lo siento…

Él se pasó la mano por el cabello y se volvió, furioso consigo mismo por su estupidez.

—Toma, sujétala. Tengo que cambiarla de ropa. Iré a por ropa seca —se detuvo frente a él para mirarlo con los ojos humedecidos—. Está bien,Draco. Sólo ha sido el susto.

Siento haberte gritado.

—Ella podía haberse… —se calló.

—Ha sido un accidente. Sujétala.

Vuelvo enseguida.

Draco no se movió. Permaneció quieto hasta que ella regresó con los pañales y la ropa y le retiró al bebé de los brazos. Entonces, él se sentó, se cubrió el rostro con las manos y respiró hondo.

—¿Puedes tomar a Sophie en brazos, por favor?

—¿Confías en mí? —preguntó él. Ella sonrió.

—No me queda más remedio, ¿no? Eres su padre.

—¿Lo soy?

—Draco, ¡por supuesto que lo eres!

¿Quién iba a serlo si no?

—No lo sé, pero quizá deberíamos hacerles la prueba del ADN. Ella palideció.

—¿Para qué? No iba a mentirte sobre esto. Y tampoco voy a pedirte dinero.

—No estaba pensando en el dinero, estaba pensando en la paternidad. Y no se me había ocurrido que pudieras mentirme, pero tampoco se me había ocurrido que pudieras marcharte sin avisar para irte a vivir con otro hombre y tener dos hijas sin molestarte en contármelo. Está claro que no te conozco tan bien como creía y, sí, quiero hacer la prueba del ADN —dijo él—. Porque, aparte de todo lo demás, puede que sea útil para el juicio.

—¿El juicio? ¿Qué juicio? No voy a hacer nada para impedirte el contacto.

—Eso no lo sé. Puede que te vayas otra vez, que te escondas en otro lugar. Sé que te llevaste el pasaporte.

Pero por otro lado, si decides pedirme una pensión, quiero estar seguro de que son mis hijas a quienes les estoy dando el dinero.

Ella se quedó boquiabierta y los ojos se le llenaron de lágrimas.

—No te pongas a llorar —dijo él.

—Se me había olvidado lo bastardo que eres,Draco. ¡No necesitas una prueba para demostrar que eres el padre! Estabas conmigo cada minuto del día cuando fueron concebidas.

¿Quién más podría haber sido?

Él se encogió de hombros.

—¿Albus Dumbledore?

Ella lo miró y comenzó a reír.

—¿Albus? No. No, Albus no supone una amenaza para ti. Confía en mí.

Aparte de que tiene cincuenta y tantos años y que no es mi tipo, es homosexual.

Draco se sintió aliviado. Hermione no había tenido una aventura y las niñas eran hijas suyas. Sin duda. Y una de ellas estaba gritando para que le hicieran caso.

Draco tomó a Sophie en brazos y se acercó hasta donde Hermione estaba vistiendo a Lyra. Ella se fijó en su torso.

—Tienes la camisa empapada. ¿Estás bien? —preguntó.

—Seguro que sobreviviré —contestó él—. ¿De verdad que ella está bien?

—Está bien, Draco. Ha sido un accidente. No te preocupes.

Eso era fácil de decir, pero no de hacer. Sobre todo, cuando más tarde, después de que Hermione acostara a las niñas, ella le hizo quitarse la camisa y vieron que tenía la piel enrojecida. Si hubiera sido Lyra…

—Idiota. ¡Me dijiste que estabas bien! —lo regañó ella, y después le echó una crema sobre la parte afectada.

—¿Qué es eso? —preguntó él con nerviosismo. Hacía mucho tiempo que no sentía sus dedos sobre la piel.

—Gel de áloe vera —murmuró ella—. Es bueno para las quemaduras. Cuando ella levantó la vista y lo miró a los ojos, él se quedó sin respiración. La deseaba.

—Herms…

Ella dio un paso atrás al oír cómo susurraba su nombre y tapó el bote de crema con manos temblorosas.

—Necesitas una camisa limpia.

¿Tienes alguna?

—Sí, en el coche. Tengo una maleta.

Ella lo miró con los ojos bien abiertos.

—¿Pensabas quedarte? —le preguntó.

—Oh, sí. Sí, Herms, voy a quedarme, porque ahora que te he encontrado no volveré a perder a mis hijas de vista.

CAPÍTULO TRES

Draco salió al coche a buscar una camisa seca y ella lo observó por la ventana.

¿Iba a quedarse?

¿Allí? «No, no puede quedarse aquí conmigo». No podía quedarse tan cerca, ella lo conocía bien, conocía su mirada, y sabía lo vulnerable que era a su atractivo sexual. Sólo tenía que tocarla para que ella se derritiera a sus pies.

Sin embargo, se había sorprendido al ver cómo había cambiado.

Había perdido peso. Y lo había notado al acariciarle la piel del torso. Tenía algunas canas en el cabello y aparentaba los treinta y ocho años que tenía. Había envejecido más en el último año que en todo el tiempo que ella lo había conocido, y Hermione se sintió culpable por ello.

A pesar de todo, se veía que estaba en forma y que había estado entrenando en el gimnasio. O corriendo.

Solía hacerlo cuando tenía problemas y quería pensar. O dejar de pensar.

¿Había sido culpa de ella? Posiblemente.

Probablemente.

—¿Hay algún sitio por aquí donde pueda alojarme?

—preguntó él nada más regresar a la cocina. Se agachó para abrir la maleta y sacar un jersey fino.

Ella abrió la boca para contestar que sí, pero lo único que pudo decir fue:

—No seas tonto, puedes quedarte aquí. Hay muchas habitaciones.

—¿De veras? —preguntó él, mirándola con preocupación—. ¿Y no te preocupa que ponga tu reputación en entredicho?

Ella soltó una carcajada.

—Es un poco tarde como para preocuparse de eso, Draco —dijo ella—. Ya lo hiciste cuando me dejaste embarazada.

Él frunció el ceño, cerró la maleta y la dejó en un rincón.

—¿Y Dumbledore? —preguntó al fin.

—¿Qué pasa con él? Estoy cuidando de su casa. Puedo tener visitas, es parte del trato.

—¿Tenéis un trato?

—Bueno, ¡por supuesto que tenemos un trato! —dijo ella—. ¿Qué te crees? ¿Que me he ido a vivir con un hombre cualquiera? Es amigo de Ginny y Harry, y buscaba a alguien que cuidara de su casa. No te preocupes, está todo controlado.

—La mujer de la oficina de correos no parecía pensar lo mismo.

—Esa mujer necesita que le ocurra algo emocionante en la vida —dijo ella—. De todos modos, ya te lo he dicho, él es homosexual. ¿Tienes hambre?

—¿Hambre?

—Draco, tienes que comer —dijo ella, preguntándose quién lo habría cuidado durante todo ese tiempo. Parecía agotado, tenía ojeras y apenas sonreía—.

Hay pollo en la nevera, y tengo todo tipo de cosas en el congelador.

—¿No podemos salir?

—¿Dónde? ¿Con las gemelas?

Al ver la expresión que puso Draco, ella tuvo que contener una carcajada.

—No puedo salir, Draco. Es todo un despliegue militar, y no tengo niñera.

—¿En el pub hacen comida?

—Sí. Está buena. Puedes ir allí.

—¿No reparten a domicilio?

—Lo dudo.

—Podría ofrecerles una propina.

—Estoy segura —dijo ella—. ¿Por qué no vas allí y los convences? Sólo está al otro lado del río. Tardarás dos minutos caminando. O puedes comer allí, si tienes miedo de que te envenene.

—¿Tienen carta?

—Sí. Cocinan bien. Puedes elegir algo y tomarte una cerveza mientras lo preparan. Tardarán unos veinte minutos, probablemente.

Y ella podría darse una ducha y ponerse algo de ropa que no tuviera olor a crema de bebé, cepillarse el cabello y maquillarse. No, no se maquillaría. No quería parecer desesperada, pero podría llamar a Ginny.

—Es un poco pronto. Puedo ir más tarde.

—Lo único es que puede que las niñas se despierten, y es más fácil comer cuando están dormidas. Además, sólo sirven hasta las nueve, y yo me muero de hambre. Me olvidé de comer al mediodía.

Él dudó un instante, pero se puso la chaqueta y se dirigió a la puerta.

—¿Qué te apetece?

—Cualquier cosa. Tú sabes lo que me gusta.

Él bebió un sorbo de cerveza y miró la carta.

¿Sabía lo que le gustaba a Hermione? Solía pensar que así era. Cruasanes de almendra, el chocolate negro, las verduras al vapor, la tarta con doble de nata y despertarse el domingo por la mañana en el apartamento que compartían y hacer el amor hasta la hora de comer.

Él sabía cómo hacer que ella gimiera y le suplicara que no se detuviera, que la acariciara hasta conseguir el clímax.

—¿Está listo para pedir, caballero?

Él cerró los ojos un instante y después miró a la joven camarera con una sonrisa.

—Um… Sí. Quiero un filete poco hecho y…

—dudó un momento—. Y el salmón a la plancha, ¿o la pechuga de pollo con brie y pesto? —entonces recordó que Hermione había dicho que tenía pollo en la nevera—. Mejor el salmón, por favor. Y si puede, me lo pone para llevar. Sé que no lo hacen habitualmente, pero no tenemos niñera y esto es lo más parecido a salir a cenar que podemos hacer. Les traeré los platos mañana —sonrió de nuevo.

—Estoy segura de que podemos hacerlo por usted —dijo la camarera, sonrojándose al ver su sonrisa.

—Ah, ¿y puedo ver la carta de vinos? Me gustaría llevarme un par de botellas a casa.

—Por supuesto. Llevaré el pedido a la cocina y le traeré la carta de vinos.

La camarera regresó al cabo de unos minutos. Él eligió una botella de vino tinto y otra de vino blanco, pagó la cuenta y se sentó a esperar.

Era curioso. El día anterior, a esa misma hora, habría estado demasiado ocupado como para esperar la comida.

Sin duda, habría pedido que se la llevaran a casa.

Aunque en el local no tuvieran reparto a domicilio, él lo habría conseguido, porque todo tenía un precio.

Pero aquella noche, tras haber realizado un par de llamadas y de haber comprobado sus mensajes de correo electrónico en el Blackberry Smartphone, se alegraba de estar esperando en aquel pub, y de tomarse un respiro durante el que probablemente era el día más memorable de su vida. A menos que…

Pero no quería pensar en aquel otro día, así que se esforzó por no pensar en ello y tamborileó con los dedos sobre la barra.

—Ha sido estupendo. Gracias, Draco. Ha sido una gran idea.

—¿Estaba bien? Mi filete estaba bueno, pero sabía que no te apetecería, y pensé que el pescado te gustaría. Pero no sabía si querrías postre —frunció el ceño—. Me di cuenta de que no sabía qué te gustaría tomar.

Ella sonrió.

—No eres el único. Yo tampoco sé lo que quiero muchas veces. Él arqueó una ceja con incredulidad.

—¿Estás diciendo que te has vuelto indecisa? Ella se rió.

—Siempre he sido indecisa en lo que me afecta de forma personal. He aprendido a recordar que sólo voy a comérmelo, y no a casarme con ello, así que realmente no es tan importante. Bueno, al menos, la comida no lo es. Hay otras cosas que son más difíciles —admitió.

—¿Por eso no te pusiste en contacto conmigo? ¿Por qué no podías decidir si era lo correcto? Ella bajó la vista, con sentimiento de culpabilidad.

—Probablemente. Pero tampoco me habrías escuchado, así que no tenía sentido tratar de hablar contigo…

Y tú tampoco trataste de encontrarme. Él suspiró.

—Porque te dije que me llamaras cuando cambiaras de opinión —dijo él—. El hecho de que no lo hicieras…

—Estuve a punto de hacerlo. Muchas veces. Pero decidí que, si hubieras estado preparado para hablar de ello, y para escucharme, me habrías llamado. Y no lo hiciste.

—Lo intenté. No te localicé. Tu número estaba bloqueado y no sabía por qué.

—Me robaron el teléfono. ¡Pero eso fue en junio! Así que no trataste de localizarme durante seis meses, por lo menos.

Él miró hacia otro lado y tensó la mandíbula.

—Estaba esperando a que me llamaras.

Pensé que si te daba tiempo… Y cuando vi que no lo hacías, decidí mandarte al infierno. Pero luego no podía soportar tanta incertidumbre. Necesitaba saber dónde estabas y qué hacías. Así que te llamé, pero no te localicé. Y no te gastabas mi dinero, sólo utilizabas tu cuenta.

—Albus paga los gastos de la casa y el coche.

—Muy generoso —masculló él.

—Lo es. Es un buen hombre.

Draco apretó los dientes al pensar que otro hombre la estaba manteniendo. Pero lo superaría. Al fin y al cabo, sólo era un trabajo.

—Se ha portado de maravilla —continuó ella—. Fue muy comprensivo cuando nacieron las niñas, y consiguió que un amigo suyo se quedara en mi casa hasta que yo pude regresar.

—¿Tu casa?

—Sí, mi casa. Ésta es mi casa, nuestra casa, de momento —no le contó que Albus iba a regresar pronto y que tendría que buscar otro lugar. Prefería que Draco pensara que todo iba bien y que no tenía ninguna prisa por marcharse de allí, ya que si no, él trataría de presionarla para que se reconciliaran y ella no estaba dispuesta a hacerlo hasta que estuviera segura. Si era que algún día llegaba a estarlo—. Ahí fue cuando me robaron el teléfono, en el hospital. Lo denuncié y bloqueé el número.

Ginny me dio uno de tarjeta para utilizarlo en caso de emergencia y cancelé mi contrato. No tenía sentido pagar más dinero cuando paso la mayor parte del tiempo en casa con las niñas y tengo teléfono fijo.

—¿Y no se te ocurrió darme ninguno de los dos números? Ella se rió con cierta amargura.

—Claro, como me llamaste tanto durante los seis meses anteriores…

—No fue así. Me repetía que te pondrías en contacto conmigo si te interesaba. Me obligué a darte tiempo para que tomaras una decisión. Dijiste que necesitabas tiempo para pensar, pero al ver que pasaban los días, pensé que, si necesitabas tanto tiempo, era porque probablemente pensaras que no había nada entre nosotros que mereciera la pena, así que no pensaba llamarte.

Pero entonces, cuando no pude encontrarte, contraté a un detective privado.

—¡A un detective! —exclamó ella—. ¿Has contratado a alguien para que me espíe?

—¡Porque estaba preocupado por ti! Y, de todos modos, ¿cómo crees que te he encontrado? No he llegado hasta aquí por casualidad.

—Lo que es seguro es que tú no has ido a buscarme en persona —dijo ella—. Estás demasiado ocupado como para hacer ese tipo de cosas. De hecho, me sorprende que estés aquí. ¿No deberías estar en algún sitio más importante?

Él la fulminó con la mirada.

—Si fuera más importante, estaría en Nueva York —dijo Draco.

—Lo suponía. ¿Y cuándo descubriste que estaba aquí?

—Hoy. Esta tarde. Sobre las dos y media o así.

—¿Hoy? —preguntó asombrada—. ¿Y viniste directamente?

—¿Qué se suponía que debía hacer?

¿Esperar a que desaparecieras otra vez?

Por supuesto que vine. Quería respuestas.

—Todavía no me has hecho ninguna pregunta, aparte de por qué no te llamé.

Y ya te lo he dicho.

—Y quién es el padre.

Hermione se sentó derecha y lo miró.

—¡Sabías que eran tus hijas! No te has sorprendido ni una pizca. ¡Supongo que tu detective tomó fotografías! En cualquier caso, ¿qué más te da? Me dijiste montones de veces que no querías tener hijos. ¿Qué ha cambiado, Draco?

¿Qué te ha hecho venir hasta Surrey en pleno invierno para preguntarme eso?

Él seguía mirándola fijamente a los ojos y, por primera vez, Hermione pudo ver dolor en su mirada.

—Tú —dijo él—. Te he echado mucho de menos, Herms. Vuelve conmigo.

—No es tan sencillo.

—Oh, vas a empezar a contarme todo eso de nuestra forma de vida, ¿no es así? —dijo él, y suspiró.

—Bueno… Sí. Es evidente que no has cambiado. Tienes un aspecto terrible, Draco. ¿Cuántas horas dormiste anoche?

—Cuatro —admitió él.

—¿Dormiste cuatro horas o estuviste cuatro horas en casa?

—Dormí cuatro horas.

—Draco, ¿cuántas horas estás trabajando de media? ¿Quince? ¿Dieciocho? ¿Veinte?

—añadió mirándolo fijamente. Al ver cómo cambiaba la expresión de su rostro, añadió—: Draco, ¡no puedes hacer eso!

¡Necesitas dormir más de cuatro horas!

¿Y dónde estás durmiendo? ¿En casa o en la oficina?

—¿Y a ti qué más te da? —preguntó él—.

¿A ti qué más te da si me quemo tratando de…?

—¿Tratando de…? —preguntó ella, y se arrepintió al instante.

—Tratando de olvidarte. Tratando de estar despierto el tiempo suficiente para estar agotado a la hora de acostarme y no pasarme la noche dando vueltas, preguntándome si estabas viva o muerta.

—Draco, ¿por qué iba a estar muerta?

—¡Porque no sabía nada de ti! —dijo él, poniéndose en pie y recorriendo la cocina de un lado a otro—. ¿Qué se supone que debía pensar, Hermione? ¿Que estabas bien y que todo iba de maravilla? No seas tan ingenua. No gastabas nada de dinero, tu teléfono no funcionaba… ¡Podías estar muerta! He pasado los días buscándote, llamando a toda la gente que se me ocurría, presionando al detective para que te encontrara, trabajando hasta el agotamiento para que al final del día no me quedaran energías…

Se calló y se volvió, golpeando la pared con la mano mientras ella lo miraba, sorprendida por el dolor que transmitían sus palabras. Un dolor que ella le había provocado.

Hermione se acercó a él y apoyó una mano sobre su hombro.

—Draco, lo siento —susurró.

Él se volvió, se apoyó contra la pared y la miró.

—¿Por qué, Herms? —preguntó—. ¿Por qué?

¿Qué te he hecho yo para que me trataras así?

¿Cómo pudiste ocultarme que iba a ser padre?

—Quería contártelo, pero como siempre decías que no te gustaban los niños…

—Porque no podías tenerlos y porque…

—¿Sí?

Él negó con la cabeza.

—No importa. Ahora es irrelevante, estamos hablando de la teoría, no de la realidad. Cuando descubriste que estabas embarazada… ¿Cuándo lo descubriste, por cierto?

Ella tragó saliva.

—Cuando estabas de camino a Tokio. Ginny lo sospechó y me dio un test de embarazo que le sobraba.

—¿Durante todo ese tiempo? ¿Lo sabías desde el primer momento y me lo has ocultado?

¿Cómo has podido? ¿Por qué?

—No pensé que quisieras saberlo. Quería decírtelo… Deseaba que estuvieras conmigo para compartirlo.

—Lo habría hecho —dijo él, con ojos atormentados—. Habría estado contigo a cada momento, si me hubieras dado la oportunidad.

—Pero sólo cuando no estuvieras demasiado ocupado. Él miró a otro lado.

—No habría estado demasiado ocupado para eso.

—Seguro que sí.

—No. No para algo así. Deberías haberme dado la opción, Hermione, y no haber tomado la decisión por mí. No tenías derecho a hacerlo.

Él tenía razón, y ella deseaba abrazarlo, pero ya no tenía derecho a hacerlo. ¿Cómo podía consolarlo después del daño que le había causado? Además, existía la posibilidad de que él la rechazara, y ella no podría soportarlo.

Entonces, Draco la miró a los ojos y ella se percató de que no la rechazaría.

Estaba cautivada por su mirada, y tan emocionada que apenas podía respirar.

Draco alargó la mano y le acarició la mejilla. Hermione se percató de que estaba temblando.

—Te necesito —dijo él—. Te odio por todo lo que me has hecho sufrir pero, maldita sea, te necesito. Vuelve conmigo, por favor. Vuelve conmigo, continuemos nuestra vida juntos. Podemos empezar de nuevo.

Ella dio un paso atrás. Sería tan fácil…

—No puedo. No quiero regresar a esa vida.

—¿A cuál, entonces?

Ella se encogió de hombros.

—No sé. A ésa no. No quiero volver a viajar por el mundo continuamente, volver a estar pendiente del mercado bursátil, volver a competir por ser los más ricos…No quiero nada de eso, Draco, y menos con las niñas. Por eso te dejé y nada ha cambiado, ¿no es así? Deberías estar en Nueva York y, bueno, estás aquí, pero estoy segura de que en el pub has estado llamando por teléfono, o mientras venías hacia aquí, o quizá, cuando me acueste, recuerdes que tienes unas llamadas pendientes. ¿No es cierto?

—insistió.

Él suspiró y asintió.

—Sí, maldita sea, tienes razón, por supuesto que tienes razón, pero tengo que encargarme de mi empresa.

—Tienes empleados. Buenos profesionales. Gente excelente, capaz de sacarla adelante. Permite que lo hagan, Draco. Dales la oportunidad de demostrártelo y tómate tiempo libre para conocer a tus hijas.

—¿Tiempo libre? —preguntó él, como si no conociera el concepto.

Ella habría sonreído si su vida no hubiera dependido de ello. Estaba al borde de las lágrimas y no le quedó más remedio que contenerlas.

—Dos semanas. Dos semanas aquí, conmigo, sin teléfono, sin noticias, sin ordenador, sin correo electrónico…Sólo nosotros. Unas vacaciones. Ya sabes, una de esas cosas que nunca hemos tenido.

Las niñas, tú y yo, para ver si hay alguna manera de que podamos formar una familia.

Él estaba negando con la cabeza.

—No puedo tomarme dos semanas, así sin más. No sin tener contacto con ellos.

—Puedes hablar con ellos y decírselo —dijo ella—. Sé que tendrías que hacerlo.

Mira, no quiero hablar más de esto. Ha sido un día muy duro y estoy agotada. Me voy a la cama, y te sugiero que tú hagas lo mismo. Puedes dormir en el cuarto que hay al lado del de las niñas, está preparado. Y piensa en lo que te he dicho. Si de verdad quieres que volvamos a estar juntos, quiero esas dos semanas.

Sin compromisos, sin engaños. Sólo nosotros cuatro. Llama a tu secretaria y soluciónalo a primera hora de la mañana.

—Eso parece una orden.

—Sólo estoy poniendo las normas. O las aceptas, o no.

—Dame un buen motivo por el que deba aceptarlas. Ella se rió.

—Puedo darte dos. Y si quieres formar parte de sus vidas, lo harás. Porque no voy a someterlas a un padre ausente que no puede cumplir sus compromisos familiares y que no conoce la diferencia entre la casa y la oficina.

Él la miró durante un largo instante y, justo cuando ella creía que iba a decir que no, asintió.

—De acuerdo. Llamaré a Alice por la mañana. Y tendrás tus dos semanas.

Pero no te equivoques, lo haré por las niñas, porque tienes razón y se merecen algo más que un padre ausente.

Pero necesitaré tiempo para poder perdonarte por haberme ocultado algo que es tan importante para mí. Así que no esperes que sea un encanto, porque estoy tan enfadado contigo que ni siquiera encuentro palabras para expresarlo.

—Lo sé —dijo ella, conteniendo las lágrimas—. Y lo siento. No quería hacerte daño y, para que lo sepas, te sigo queriendo.

—¿Me sigues queriendo? ¿Puedes decírmelo así, sin más, pero te marchaste para no regresar?

—preguntó con incredulidad.

—Porque la situación me estaba matando —respondió ella—. Y no podía recordar quiénes éramos. Pero todavía te quiero.

De eso no hay ninguna duda.

—Entonces, vuelve conmigo.

—No. Así no. No es suficiente. Tiene que haber algo más. Y quiero saber si queda algo entre nosotros, si nuestra vida pasada ha terminado y si podremos volver a encontrarnos el uno con el otro. Creo que ambos podemos estar afectados por la situación.

CAPÍTULO CUATRO

—Alice, soy…

—¡Draco! ¿Estás bien?

Él pestañeó, sorprendido por su preocupación.

—Sí —mintió—, estoy bien. Mira, necesito que me hagas un favor.

—Por supuesto —le dijo, y añadió—: ¿Cómo van las cosas?

—No estoy seguro —dijo él—. Necesito tiempo para descubrirlo. ¿Puedes anular todas las citas que tenga durante las dos próximas semanas?

—Ya lo he hecho —dijo ella, sorprendiéndolo una vez más—. Bueno, he cambiado las que he podido. Todavía estoy esperando a que Kazuo se ponga en contacto conmigo.

«Maldita sea», pensó él. Se había olvidado de Kazuo.

Se suponía que tenía que ir a Tokio, desde Nueva York, para firmar un contrato.

—A lo mejor…

—Draco, hablaré con él. No hay problema.

Puede tratar con Theo.

—No. Theo no sabe todos los detalles.

Diles a los dos que me llamen.

—¿Draco?

Al oír la advertencia de Herms se volvió y la encontró en la puerta con una taza de té en la mano. Lo estaba mirando fijamente.

—Nada de llamadas —le recordó en tono helador.

Él hizo una mueca de frustración y le dio la espalda de nuevo.

—Está bien. Olvida eso, habla con él y deja que Theo se encargue de todo. Yo tengo que… Bueno, hay algunas…

—¿Normas? —preguntó Alice.

—Dos semanas. Sin trabajo ni distracciones.

—Bueno, ¡aleluya! Creo que tu esposa me va a caer bien. Sólo espero tener la oportunidad de conocerla. No lo estropees, Draco.

Cielos, ¿qué le había pasado? ¡Se suponía que debía estar de su parte!

—Haré lo posible —murmuró él—. Mira, sé que va contra las normas, pero si hay un problema serio…

—Si hay un problema serio, te llamaré, por supuesto. Dame el número de teléfono de tu esposa.

—¿Qué?

—Ya lo has oído. La llamaré a ella.

—No es necesario que la molestes.

—No, supongo que no, pero prefiero que ella sepa por qué quebranto las normas.

Él maldijo, se disculpó y le entregó el teléfono a Hermione.

—Quiere tu número de teléfono por si hay una emergencia.

—Bien —dijo ella, agarró el teléfono y salió de la habitación, cerrando la puerta con el pie.

Él maldijo de nuevo, se pasó la mano por el cabello y oyó que una de las pequeñas lloraba en su habitación.

Sus hijas. De eso se trataba todo aquello. Se dirigió al dormitorio de las niñas y tomó en brazos a la que estaba despierta.

—¿Tú eres Lyra? —preguntó en voz alta.

La pequeña se volvió y miró hacia la otra cuna.

—¿Sophie?

Ella se volvió de nuevo y sonrió, agarrándole la oreja. Él la retiró un poco y tomó aire. Hmm. Tenía un problema que no sabía cómo solucionar. Esperaba que Herms no tardara demasiado.

—¿Draco?

—Estoy aquí —dijo él, mientras sacaba a Sophie de la habitación—. ¿Ya estás satisfecha?

—Mmm. Parece simpática. Le he dado mi teléfono y otros datos de contacto, por si acaso.

—¿Por si acaso qué? ¿Que se incendie la oficina?

—Eso no tendría sentido. ¿Qué ibas a hacer? ¿Escupir desde aquí? ¿Has despertado a Sophie?

—No, estaba despierta. Ella… Um, te necesita.

Hermione se rió y tomó a la niña en brazos. La besó en el cuello y dijo:

—Hola, monstruito. ¿Papá es un cobarde? Comenzó a hacer ruidos y la pequeña se rió.

—Por supuesto, parte del proceso para conseguir el vínculo afectivo es aprender a cambiar pañales —le dijo ella, y al ver la expresión de su rostro, añadió—: Está bien, te dejaré que practiques con uno menos poderoso —sonrió, y se contuvo para no reírse al ver que él se sentía aliviado.

Draco se quedó en la puerta y, desde la distancia, observó cómo Hermione cambiaba a Sophie. Después, ella le entregó de nuevo a la pequeña y se lavó las manos. Momentos más tarde, sacó a Lyra de la cuna e hizo lo mismo con ella. Cuando terminó, echó el pañal en un cubo.

—¿Son pañales de tela? —preguntó él.

Ella se volvió y arqueó una ceja.

—No te asustes.

—No lo estoy. Sólo un poco sorprendido.

No sé… No pensaba que… Bueno, tendrás que lavar tanto… Podrías emplear pañales desechables.

—Mmm. Ocho millones de pañales al día acaban en los vertederos.

—¿Ocho millones? ¡Madre mía!

—Sólo en este país. Y no son biodegradables, así que permanecen ahí durante años. Prefiero lavarlos y secarlos en la estufa. Es más fácil, más barato y mejor. Y no están hechos de algodón, sino de bambú. Son muy suaves.

Bueno, Lyra, ¡ya estás lista!

—¿Cómo diablos te ocupas de las dos cuando estás sola? —preguntó él. Ella sonrió y se encogió de hombros.

—Se aprenden trucos —dijo ella—. Primero te ocupas de la más necesitada, mientras la otra espera. Normalmente, Sophie es la que espera, porque Lyra tiene menos aguante.

—¿Así que ya ha aprendido a manipularte? —dijo él con voz de asombro.

Ella soltó una carcajada.

—Por supuesto —lo miró muy seria—. Se parece a ti. Él la miró dubitativo.

—No estoy seguro de que eso sea un cumplido. Hermione se rió.

—No lo es. Pero los bebés son sorprendentes. Son grandes supervivientes, y no tardan mucho en encontrar su lugar en la jerarquía. Te tendrán calado en muy poco tiempo, ya verás. Bueno, pequeñas, es hora de desayunar. Ahora toman cereales con fruta. Se pringan todas. Luego dejaré que las limpies.

Él la miró aterrorizado y ella estuvo a punto de reírse.

Pero entonces recordó que cualquier padre normal habría sabido lo que desayunaban sus hijas, cómo cambiar un pañal y cómo los niños eran capaces de manipular a sus padres.

Sin embargo, Draco no había tenido la oportunidad de aprenderlo, y había sido por su culpa. Volviéndose para que él no viera que tenía el ceño fruncido, se dirigió al piso inferior con Lyra

en brazos.

Él la siguió con Sophie. Y con suerte, Hermione conseguiría dar de desayunar a sus hijas sin que se le cayera la baba al ver a Draco en albornoz, consciente de que no llevaba nada de ropa debajo.

Además, eso no debía interesarla, al menos hasta que hubieran encontrado la manera de recuperar la relación.

Por lo menos, él había llamado a su secretaria, tal y como ella le había pedido.

Alice parecía una mujer sensata, simpática y decente, y parecía estar de su lado. Ella estaba dispuesta a conocerla, pero todavía no. Tenían que suceder muchas cosas antes de llegar a ese punto.

—Bueno, pequeñas, ¿quieren desayunar?

Draco aprendió por la vía dura a no poner el cuenco lo bastante cerca de Sophie como para que ella pudiera meter la mano.

Y a agarrarle la mano antes de que se restregara la papilla por el pelo. Y que le mancharía la cara cuando se inclinara para limpiar la de ella.

—Toma.

Él levantó la vista y aceptó el paño húmedo que Herms le entregaba. Sonrió y se preguntó por dónde empezar.

—Mueve el cuenco —dijo ella.

Él lo apartó y limpió la mano de Sophie antes de que manchara algo más.

—Bueno, monstruito, intentémoslo otra vez —dijo él, dejando el paño a un lado—. Abre la boca.

Draco consiguió darle casi toda la papilla antes de que ella decidiera que no quería más y la escupiera con una sonrisa. Él cerró los ojos y se rió, antes de levantarse para aclarar el paño y limpiarle la cara a la niña.

La pequeña comenzó a gritar y, cuando él terminó, sonrió de nuevo.

—Eres una señorita —dijo él, limpiándole las manos. La niña se rió y trató de zafarse de la silla.

—¿Y ahora qué? —le preguntó a Hermione.

—La hora del baño.

—¿El baño? —suspiró él—. Parece complicado.

—Lo es. Dejaré que lo hagas.

—¿Bañarlas? —preguntó en tono de pánico.

—Lo conseguirás —le aseguró ella.

—Iré a vestirme. Ella se rió.

—No te molestes. Probablemente acabes empapado.

Ella sonrió y él se percató de cómo disfrutaba de todo aquello.

Apretó los dientes para no contestar, llevó a Sophie al piso superior y se detuvo en la puerta del baño.

—¿Y ahora qué?

—Déjala en el suelo bocabajo, para que pueda practicar a gatear, y abre el grifo. Toma, también puedes quedarte con Lyra. Yo iré a buscarles la ropa. No las desvistas todavía para que no se enfríen.

¿Enfriarse? ¿Cómo podían enfriarse si en el baño hacía un calor tremendo? Pero eran muy pequeñas y él no tenía ni idea.

No pensaba discutir.

«Abre el grifo», pensó, y recordó que su madre siempre abría primero el grifo de agua fría para que la bañera nunca tuviera agua caliente únicamente.

Sabia mujer.

Abrió el grifo del agua fría y después el del agua caliente. Comprobó la temperatura para que no quemara y cerró los grifos.

—¿Lyra? ¿Qué estás haciendo?

Le quitó la escobilla del váter antes de que se la metiera en la boca y la colocó en la otra dirección.

—¡Ya he preparado el agua! —gritó.

—¿Está caliente?

—¡No! —contestó con cierto sarcasmo y oyó que Hermione se reía.

—Desvístelas. Iré enseguida.

Así que desvistió a Lyra y después a Sophie. Cuando metió a la primera en el agua, la pequeña se puso a gritar.

—¿Y ahora qué? —Herms había aparecido a su lado y le había quitado a la pequeña de los brazos—. Creía que habías dicho que no estaba caliente.

—¡No lo está!

Hermioen se agachó y tocó el agua, después se rió y se sentó en el borde de la bañera, negando con la cabeza.

—No. Tienes razón, pobrecita. Está helada.

—¿Helada?

—Mmm.

—No quería…

—¿Quemarlas? —su sonrisa se desvaneció—. Está bien. Lo siento.

Me parecía de sentido común.

—Bueno, está claro que yo no lo tengo —contestó él, cansado de todo ese asunto y preguntándose qué sería lo próximo que haría mal.

—Draco, lo estás haciendo muy bien.

Mira, usa la parte interior de la muñeca para comprobar la temperatura del agua.

No ha de estar fría, ni caliente. Ésa es la mejor prueba.

Diablos. No sobreviviría a esa quincena.

Por no decir al resto de sus días.

—¿Cómo puede ser tan difícil? —murmuró antes de retirar a Sophie de al lado de la escobilla del váter y de meterla en el agua con su hermana—. Las niñas de catorce años pueden con ello.

—No, no es cierto. Se quedan embarazadas, pero no consiguen cuidar de sus hijos sin ayuda. Tener ovarios no hace que seas una buena madre, y no saber cómo preparar el agua del baño no hace que seas mal padre. Ya aprenderás, Draco.

Él tragó saliva y miró a otro lado, porque estaban muy cerca y sus hombros se rozaban. Cada vez que ella se movía, sus caderas también se rozaban y él sólo podía pensar en abrazarla para besar sus labios.

—¡Ay!

Herms se rió e hizo que Sophie soltara el cabello de Draco. Al inhalar su aroma, Draco estuvo a punto de perder el control.

—Bien, ¿y ahora qué? —preguntó él, y trató de concentrarse en la siguiente lección de paternidad.

Tras el baño, vistieron a las pequeñas y Hermione dijo que en cuanto Draco se vistiera saldrían a dar un paseo.

—¿Pueden caminar? —preguntó él. Ella lo miró asombrada.

—Claro que no. Llevaremos el carrito.

Evidentemente. Por supuesto que no podían caminar. Apenas sabían gatear.

Excepto a por la escobilla del váter.

Draco la dejó sobre el alféizar de la ventana para que no pudieran alcanzarla y se duchó para quitarse la papilla del pelo. Y de los ojos y de la nariz.

Después se vistió y bajó a la cocina.

—¿Estamos listos?

Ella lo miró pensativa.

—¿Y los vaqueros?

—Sabes que no tengo vaqueros —dijo él, y suspiró al ver cómo lo miraba ella—.

¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Es un defecto que no tenga pantalones vaqueros?

—No —dijo ella—. No, lo que es un defecto es que no te importe no tenerlos.

—Bueno, ni los tengo ni los necesito.

—Oh, sí que los necesitas, claro que sí.

¿Cómo vas a tirarte al suelo con las niñas y con el perro con unos pantalones de traje hechos a medida?

Él se miró las piernas y pensó que, visto así, era ridículo.

—Podemos ir a comprarme unos —sugirió.

—Buena idea.

—Y ya que estamos en la ciudad podemos ir al concesionario de Mercedes y ver si pueden cambiarnos el coche por alguno más adecuado para las niñas.

—A mi coche no le pasa nada y, además, es de Albus.

—Al tuyo no —dijo él con paciencia—. Al mío. Ella giró la cabeza y miró por la ventana.

—Pero Draco… Te encanta tu coche.

—¿Y? Necesito uno en el que pueda llevar a las niñas, Herms. Independientemente de lo que pase entre nosotros.

Así que será mejor que haga algo al respecto. Y en casa no tengo sitio para más de un coche, así que tendré que cambiarlo.

—Puedes dejarlo allí y usar el mío cuando estés con las niñas.

—Creía que era el coche de Albus. Ella frunció el ceño.

—Oh, sí, lo es. Claro, no puedo dejártelo.

—Entonces, volvemos al plan A.

Hermione miró hacia el coche de Draco y se mordió el labio inferior, dubitativa.

Nunca lo había conducido, pero sabía que a él le encantaba y le daba lástima que tuviera que deshacerse de él.

—O al plan C —sugirió—. Te compras otro coche y dejas éste aquí para cuando vengas.

Él la miró un instante y después miró hacia otro lado para disimular su expresión. De pronto, se había dado cuenta de que estaban hablando como si ella fuera a quedarse allí y él fuera a regresar a Londres sin ellas. Y eso no le gustaba en absoluto.

Se compró unos pantalones vaqueros, unos zapatos de sport y un par de sudaderas.

Cuando salió del probador con la ropa nueva, preguntó:

—¿Mejor?

—Mucho mejor. Ahora vamos a solucionar lo del coche.

Y eso hicieron. Fue sencillo, porque tenían un coche de demostración que podían llevarse en el acto.

Draco tendió la mano hacia Hermione y dijo:

—¿Mi teléfono?

—Está en casa. Pero yo tengo el número de Alice en el mío, si quieres llamarla para que se ocupe del seguro del coche.

Él la miró resignado y agarró su teléfono. Realizó la llamada y se lo devolvió con cara de disgusto. Una vez terminada la negociación, el vendedor le dio las llaves y regresaron a casa en los dos coches. Ella con las niñas y él con su nueva adquisición.

Una vez en casa, Draco tendió la mano de nuevo.

—¿Mi teléfono?

Ella sonrió con cara de culpabilidad.

—No lo necesitas.

—Puede que sí. Aparte de para llamar a Alice para lo del coche, por si tengo una emergencia.

—¿Como tener que contactar con tus socios para hacer un nuevo trato o para comprobar que tu equipo, el cual está sobre remunerado pero infravalorado, hace bien su trabajo?

—¡No está infravalorado! —protestó él.

Al ver que ella arqueaba una ceja, añadió—: Está bien

—suspiró—. Me cuesta delegar en otros.

—¡Aleluya! —exclamó Hermione, igual que había hecho Andrea—. En cualquier caso, no necesitas tu teléfono.

—¿Y si hay una emergencia?

—¿Como qué?

Él se encogió de hombros.

—No lo sé. Si prendo fuego a la casa, o me caigo sobre ti y te aplasto, o se me cae una de las niñas por la escalera…

Ella se puso pálida.

—Pues usas el teléfono fijo.

—¿Y si estamos fuera como esta mañana? —insistió él.

—Yo llevo el móvil. Podrás usarlo.

Siempre lo llevo en el bolso. Él miró el bolso, que estaba en la encimera de la cocina.

Saber que el teléfono estaba allí hizo que le entraran ganas de sacarlo y de esconderse en el jardín para hacer un par de llamadas. Pero claro, no tenía los números que necesitaba.

—Draco, asúmelo.

Él se dio cuenta de que no había manera de convencerla.

Tragó saliva y pensó que Alice lo llamaría si lo necesitaba. Pero se había olvidado de decirle…

—Draco, déjalo. Alice dijo que llamaría si era urgente —y entonces, preguntó con curiosidad—

: ¿Qué aspecto tiene? Parece agradable.

Él sonrió.

—Yo no sé si diría que es agradable.

Tiene cincuenta y tres años, es delgada, elegante y muy eficiente. Me lleva con mano de hierro. Probablemente te encantará, pero no es como tenerte a ti, Herms. Era estupendo trabajar contigo.

Sabías lo que necesitaba a cada momento y siempre lo tenías preparado. No tenía ni que pensarlo. Te echo de menos.

—No voy a regresar sólo porque tu nueva secretaria no sea tan buena como yo.

—Oh, es buena, pero al final del día, cuando ya hemos terminado de trabajar, no me mira como tú me mirabas —dijo él, y bajó el tono de voz—. Como si quisiera arrancarme la ropa. Y tampoco la desnudo en la ducha y le hago el amor contra los baldosines mientras el equipo de seguridad se pregunta a quién están asesinando a causa de los gritos.

Ella notó que se ponía colorada y negó con la cabeza.

—Draco, basta. Sólo fue una vez.

—Y fue asombrosa —dijo él, acariciándole la mejilla antes de sujetarle la barbilla para besarla despacio.

Ella dio un paso atrás.

—Draco, ¡no! Basta.

Él se enderezó y esbozó una sonrisa.

—Lo siento —murmuró, pero no parecía nada arrepentido—. ¿Y qué hay de ese paseo que íbamos a dar? —preguntó, demostrando lo poco que sabía sobre los horarios de los bebés.

—Las niñas tienen que comer y dormir la siesta, y yo también. Podemos ir más tarde, si sigue haciendo bueno.

—Entonces, ¿qué se supone que tengo que hacer? —preguntó.

Ella se percató de que se sentía completamente perdido con tanto tiempo disponible, y puso una pícara sonrisa.

—Puedes lavar los pañales.

Él nunca había curioseado en su bolso.

Era una de las normas que su madre le había inculcado de pequeño, como no maldecir delante de una mujer, o cederles el sitio.

Pero, con la casa en silencio y todas ellas durmiendo, se puso en pie y miró el bolso. Sólo quería el teléfono.

Hacer una llamada. Podía ir al jardín, o al coche, y ella nunca se enteraría.

Lo sacó con cuidado y lo miró. Era un teléfono normal, y él sabía usarlo porque había hecho una llamada al mediodía. Sabía que el número de Alice estaba allí.

«Tengo que hablar con ella», se dijo, tratando de justificarse.

Entró en la agenda y, de manera impulsiva, checo la A. Y allí estaba.

Draco, su número de móvil, el del apartamento y el del trabajo. También miró qué número había registrado bajo el nombre de «Emergencias», y encontró sus teléfonos.

En el teléfono nuevo de Hermione.

«Por las niñas», pensó, borrando todo sentimiento de esperanza. Entonces, tuvo una idea. Si llamaba a su móvil, sonaría y él podría encontrarlo…

¿Qué diablos?

Hermione levantó la cabeza, miró la almohada y la echó a un lado.

El teléfono de Draco estaba sonando… En silencio, porque ella lo había silenciado, pero estaba vibrando.

Y él número que aparecía en la pantalla era el de su móvil. Que estaba en su bolso.

—Estás haciendo trampa —dijo ella al contestar. Oyó una palabrota y que cortaban la comunicación.

Conteniendo una sonrisa, retiró la colcha y salió de la cama, se puso los vaqueros y el jersey, se pasó los dedos por el cabello y bajó al piso inferior.

Él estaba junto al bolso, con el teléfono en la mano, mirándola de forma desafiante, pero culpable a la vez, y Hermione sintió lástima por él.

—No pasa nada, Draco, no muerdo.

—Sólo quieres fastidiarme.

—No. Ni siquiera eso. Voy a pedirte, una vez más, que te tomes esto en serio. Que hagas todo lo posible para ver si podemos conseguirlo. Si no por nosotros, por las niñas.

Draco tragó saliva y miró a otro lado.

—Tengo que hacer una llamada, Herms. Me olvidé de decirle a Alice una cosa importante.

—¿Va a morir alguien? Él parecía sorprendido.

—Por supuesto que no.

—¿Va a haber heridos?

—No.

—Entonces no es tan importante.

—Retrasará las cosas unos días, hasta que se den cuenta.

—¿Darse cuenta?

—Hay un documento que tenía que haberle enviado por fax a Kazuo.

—¿Y crees que no se lo pedirá a Alice o a Theo?

—No lo sé.

—¿Y qué es lo peor que puede pasar? ¿Que pierdas unos cuantos miles?

—Puede que más.

—¿Importa tanto? Quiero decir, no es que estés mal de dinero, Draco. Ni siquiera tienes que volver a trabajar si no te apetece. Unos billetes de mil, unos días libres durante toda una vida, no es tanto pedir, ¿no crees?

Él se volvió para mirarla de nuevo.

—Pensé que lo teníamos todo. Que éramos felices.

—Lo éramos, pero al final se volvió demasiado agobiante, Draco. Y no voy a caer en ello de nuevo, así que, si no puedes hacer esto, si no puedes aprender a delegar y a tomarte tiempo libre para disfrutar de tu familia, lo nuestro no tiene futuro. Y para tener futuro, tenemos que ser capaces de confiar el uno en el otro.

Él permaneció quieto un instante.

Después, suspiró y metió el teléfono de Hermione en el bolso.

—Entonces, será mejor que me enseñes cómo funciona la lavadora, ¿no crees? —dijo con una media sonrisa.

—Será un placer —repuso ella, y lo guió hasta el cuarto de lavado para mostrarle cómo debía hacer la colada.

CAPÍTULO CINCO

LAS niñas eran muy lindas.

Dulces, con personalidad, y lindas. Y aburridas.

No cuando estaban despiertas, pero cuando dormían y Herms dormía también, y la casa estaba tranquila, Draco deseaba gritar.

Y se le ocurrió que él era el único que estaba en proceso de adaptación.

¿Era justo? En absoluto, pensó, y no había sido idea suya que Herms lo apartara de su vida.

Hasta el momento, después de llevar allí treinta horas, había aprendido a bañar a las pequeñas, a programar la lavadora, a darles de comer y a no beber té. Ésa había sido la primera lección y creía que no la olvidaría jamás.

Pero a las once de la noche, cuando normalmente seguiría trabajando tres horas más, Hermione se había acostado, las niñas dormirían hasta el día siguiente y él no tenía nada que hacer.

No había nada interesante en la televisión y no podía ponerse en contacto con Kazuo ni con nadie de Londres, a pesar de que sabía que ellos seguirían en la oficina.

Paseó de un lado a otro de la cocina, preparó un té, lo tiró por el sumidero porque había bebido mucho durante el día y pensó en la botella de vino que había comprado en el pub el día anterior. Sólo había tomado un par de copas, así que todavía tenía casi dos botellas.

Pero él nunca bebía solo. Era peligroso.

Entonces, pensó en el pub.

Abrió la puerta trasera para dejar salir a Murphy al jardín y, de paso, ver si las luces del pub estaban encendidas.

No era así. El pub era una especie de restaurante y cerraba a las nueve. Así que ni siquiera podía ir allí a ahogar sus penas. ¡Y había tanto silencio!

Excepto por el grito que oyó en la distancia. Lo había oído momentos antes y, desde el jardín, volvía a oírlo con claridad. Era un sonido helador. Murphy tenía el lomo erizado y gruñía ligeramente. Draco lo llamó para que entrara y cerró la puerta. Después, subió hasta la habitación de Hermione y llamó con los nudillos. Ella abrió momentos más tarde.

Estaba medio dormida y llevaba un pijama con estampado de gatos.

—Hay un ruido —dijo él, sin más preámbulos—. Un grito. Creo que están atacando a alguien. Ella ladeó la cabeza, escuchó y sonrió.

—Es un tejón —respondió Hermione—. O un zorro. Ambos gritan de noche. No estoy segura de cuál es cuál, pero en esta época del año probablemente sea un tejón. Los zorros hacen más ruido en primavera. ¿Te ha despertado? —entonces, miró a Draco y suspiró—. Oh, Draco…

Todavía no te has acostado, ¿verdad?

Tienes que dormir. Estás agotado.

—No estoy agotado. Nunca duermo a estas horas.

—Pues deberías —lo regañó. Después entró de nuevo en la habitación y salió poniéndose una bata—. ¿Quieres un té?

Él no quería té. Lo último que le apetecía era un té, pero habría bebido cualquier cosa con tal de estar en su compañía.

—Suena bien —dijo él, y la siguió al piso de abajo.

No debía de ser fácil para él. Nunca había sido una persona que necesitara dormir mucho, y sin nada que hacer por la noche, más que pensar, debía de darle vueltas y vueltas al tema de las gemelas.

«Bien», pensó ella, «a lo mejor así se da cuenta de sus errores. O quizá vuelva a alejarse de mí».

—¿Hay leña en la chimenea? —preguntó ella. Él se encogió de hombros.

—No lo sé. Había. He puesto la rejilla protectora. ¿Se queda encendida toda la noche?

—Normalmente no la enciendo —confesó ella—. Con las niñas paso la mayor parte del tiempo en la cocina.

—¿Y por qué lo preguntas?

—Porque tengo muchos DVDs de las niñas, justo desde su nacimiento. Incluso de antes. Tengo un DVD de la ecografía en 4D. Es impresionante.

—¿En 4D?

—Mmm… En 3D y en tiempo real. Lo llaman 4D.

Puedes ver cómo se mueven, es sorprendente. Y tengo muchas cosas de cuando estuvieron en cuidados especiales, y todo lo que les hacen, las huellas dactilares de la mano y de los pies, las bandas con sus nombres, las tablas de peso y cosas de ésas. Pensé que, si hacía calor allí, podíamos verlas, pero probablemente te parezca aburrido.

—¡No! No. Me encantaría verlo —dijo él.

—Bien. Ve a ver si puedes reavivar el fuego y yo prepararé el té.

Y galletas de chocolate, y un poco de queso con galletitas, porque sabía que él estaría hambriento y, además, necesitaba ganar peso.

Cuando ella entró, Draco estaba en cuclillas frente al fuego, soplando las brasas para tratar de reavivar la llama.

Hermione dejó la bandeja sobre la mesa y, en ese momento, uno de los troncos se prendió.

—¡Estupendo! Bien hecho. Toma, he traído queso y galletas —dijo, y buscó los DVDs en el armario que había junto al televisor—. ¿Vemos la ecografía primero? —sugirió ella.

Él asintió y Hermione metió el DVD en el aparato. Después se sentó en el suelo, apoyada contra el sofá, junto a las piernas de Draco.

—¿De cuántos meses estabas embarazada cuando te la hicieron? —preguntó él, con un tono que ella nunca había oído en su voz.

—De veintiséis semanas —contestó, volviéndose para mirarlo asombrada.

Draco puso una expresión sombría, apretó los labios y miró la pantalla como si su vida dependiera de ello. Ella se volvió de nuevo y continuó mirando las imágenes, pero consciente de la tensión que él desprendía y que nunca antes había sentido. Cuando terminó el DVD y ella lo sacó, notó que Draco se relajaba y que se apoyaba en el respaldo del sofá para beber un poco de té. Le temblaban las manos.

Era extraño. A Draco nunca le temblaban las manos. Nunca. Bajo ninguna circunstancia. Y, sin embargo, siempre había insistido en que no quería tener hijos, en que sus vidas estaban completas sin ellos.

Entonces, ¿por qué lo habían conmovido las imágenes de antes de que nacieran sus hijas?

Murphy se acercó a Draco y apoyó la cabeza contra sus piernas. Draco se agachó y le acarició las orejas, con expresión ausente.

—Creo que tienes un nuevo amigo —dijo ella. Draco sonrió y continuó acariciando al perro.

—Eso parece. Supongo que echa de menos a Albus.

—Me temo que quiere las galletitas que tienes en el plato. Draco se rió y ella se relajó un poco.

—Bueno… ¿Y ahora qué? —preguntó él.

Hermione puso la primera película de las niñas, justo después de nacer.

—Aquí tenían dos días. Nacieron a las treinta y tres semanas, porque habían dejado de crecer. Harry y Ginny vinieron y las grabaron. Se portaron tan bien… Me apoyaron mucho.

—Yo también te habría apoyado —dijo él, provocando que ella se sintiera culpable.

—No lo sabía, Draco. Siempre habías estado en contra de tener hijos. Cuando mencionaba la fecundación in vitro, perdías los estribos. ¿Cómo iba a suponer que querías implicarte en esto?

—Podías habérmelo preguntado. Podías haberme dado la opción.

Podía haberlo hecho, pero no lo había hecho. Y ya era demasiado tarde para cambiarlo.

—Lo siento de veras —dijo ella, mirándolo a los ojos y consciente del dolor que había en su mirada—. ¿Draco? —susurró.

Él se puso en pie.

—A lo mejor podemos verlo en otro momento —dijo él, y salió sin decir ni una palabra más.

Ella oyó que se dirigía al piso de arriba, que cerraba la puerta del baño y que abría el grifo de la ducha. Tras un suspiro, apagó el DVD y el televisor, puso de nuevo la rejilla en la chimenea y recogió los platos y las tazas.

Después, dejó salir a Murphy otra vez, antes de encerrarlo en la cocina y dirigirse ella también al piso de arriba.

Cuando entró en su dormitorio, oyó que Draco cerraba la ducha y que salía del baño para dirigirse a su habitación.

Hermione tardó horas en dormirse y, cuando despertó, oyó que Draco abría la puerta trasera y llamaba al perro.

Acababa de amanecer y, al mirar por la ventana, vio que él se dirigía hacia el puente del río vestido con pantalón de chándal, zapatillas de deporte y camiseta. Y que Murphy corría a su lado.

No sabía qué sucedía, pero tenía la sensación de que algo iba mal y de que no era lo evidente. Tenía la sensación de que ocurría algo más, algo que no sabía, y tampoco sabía si podía preguntar.

Probablemente no. La noche anterior, Draco había estado muy distante. A lo mejor se lo contaba cuando llegara el momento. Pero había una cosa evidente:

Draco no estaba a gusto, y vivir con él durante dos semanas iba a resultar interesante. Por no mencionar frustrante, descorazonador y doloroso.

Sólo esperaba que mereciera la pena.

Draco corrió durante veinte minutos y regresó a la casa.

No era demasiado, pero lo justo para distraerse durante un rato y para no pensar demasiado.

La luz de la cocina estaba encendida y Herms lo estaba mirando por la ventana.

No podía ver la expresión de su rostro, pero sí que tenía los brazos llenos de ropa para lavar o algo parecido, y que llevaba la bata que se había puesto la noche anterior.

Él caminó los últimos pasos hasta la puerta y entró. Murphy hizo lo mismo, pero estaba lleno de barro y mojado.

—¡Túmbate! —le ordenó ella al perro, y el animal se dirigió a su camastro, que estaba bajo la escalera.

—¿Es a él, o yo también tengo que hacer lo mismo? —preguntó Draco. Hermione sonrió y lo miró.

—¿Te encuentras bien?

—Sí. Hemos dado una buena carrera…

Ella lo agarró por el brazo y lo miró a los ojos, de esa manera que hacía que él se sintiera incómodo y vulnerable.

—¿De veras estás bien?

—Estoy bien —contestó Draco, porque era cierto. Sólo era que aquel DVD había conseguido emocionarlo y él odiaba perder el control de sus sentimientos.

—He preparado un té —dijo ella.

Draco estuvo a punto de decirle que no quería más té, pero sonrió y asintió.

—Gracias. ¿Las niñas ya se han despertado? Ella negó con la cabeza.

—No. Se despertarán pronto. ¿Por qué?

—Por curiosidad. Necesito darme una ducha, pero no quiero molestarlas. Me tomaré el té y esperaré un poco, si puedes aguantarme todo sudoroso y lleno de barro.

Ella lo miró de arriba abajo y se rió, pero mientras se volvía, él se percató de que se había sonrojado. ¿De veras?

¿Todavía tenía ese efecto sobre ella?

—Estoy segura de que puedo aguantarte mientras te tomas el té —dijo ella, y comenzó a doblar pañales como si su vida dependiera de ello.

Él pensó en el beso que le había dado y sintió que una oleada de calor lo invadía por dentro. Deseaba hacerlo de nuevo, deseaba abrazarla y acariciar su cabello alborotado. Besarla hasta que gimiera de deseo y le suplicara más…

—Pensándolo bien, será mejor que vaya a buscar la ropa que voy a ponerme después de la ducha —dijo él, y se dirigió a la puerta antes de quedar en ridículo.

—¿Qué pasa con la ropa que te compraste ayer? —preguntó Hermione. Él se detuvo al pie de la escalera.

—Nada. Sólo que no estaba seguro de si sería adecuada para lo que vamos a hacer hoy.

—¿Y qué vamos a hacer? —preguntó asombrada.

—sacar a las niñas —dijo él, improvisando—. Hace un día precioso y la previsión es que haga sol todo el día.

—En ese caso, los pantalones vaqueros y la sudadera te irán estupendamente.

Siéntate y tómate el té. Si empiezas a moverte en la habitación contigua a estas horas, se despertarán y, sinceramente, me gusta disfrutar de la tranquilidad.

Él tragó saliva para aplacar el deseo que sentía. Pero no debería haberse preocupado, porque Hermione se dirigió al cuarto de la lavadora. Él se llevó el té al sofá que estaba junto a la ventana y se sentó. Cuando ella regresó, lo tenía todo bajo control.

Draco tenía razón, hacía un día precioso.

Llevaron a las niñas al parque , aparcaron el coche y caminaron por el . Draco empujaba el carrito y ella disfrutaba de la libertad de mover los brazos al caminar.

—¿Sabes que aparte de los viajes de negocios que hemos hecho al extranjero, ésta es la primera vez en seis años que caminamos asi?

Él la miró de reojo y ella hizo una mueca.

—Supongo que tienes razón. No se me había ocurrido hacerlo,

—No me refiero a las vacaciones —dijo ella—. Me refiero a dar un paseo juntos.

Es estupendo, saludable…

¡Maravilloso!

Entonces lo miró y vio que él la contemplaba con una mirada inquietante que ya conocía. Se sonrojó y miró a otro lado.

—Comprobaré que las pequeñas están bien —dijo ella, y se acercó al carrito para taparlas. Después, caminó junto a él y se fijó en que parecía un padre de verdad, y no un hombre obligado a pasar tiempo con sus hijas.

—¿Herms? —él se detuvo, soltó el carrito y se volvió hacia ella—. ¿Qué ocurre?

Ella se encogió de hombros, él la rodeó con los brazos y la atrajo hacia sí.

—Eh, todo va a salir bien —murmuró Draco.

Pero ella no estaba tan segura. Habían pasado menos de dos días y él ya había roto las normas, robándole el teléfono y tratando de localizar el suyo. Nadie sabía qué más podía hacer cuando ella no estaba presente. Pasaba despierto la mitad de la noche. ¿Habría usado el teléfono? ¿Y a ella le importaba?

Mientras Draco estuviera con ella durante el día, ¿le importaba que la engañara? ¡Sí!

O no, mientras aprendiera a compaginar la vida laboral y la familiar.

—Vamos a tomar un café. He visto una cafetería cerca del coche. He traído la comida de las niñas y a lo mejor pueden calentársela.

—¿Cómo? —dijo él.

Ella pensó en su sudadera nueva y sonrió.

—No te preocupes. Si quieres, yo les doy de comer —prometió—. Pero tú pagas.

—Será un placer —tras suspirar aliviado, agarró el carrito y continuó empujándolo el resto del camino hasta el coche.

Aquella noche, las niñas estaban cansadas.

—¿Eso tiene todos los nutrientes necesarios? —preguntó él, al ver la comida. Ella lo miró como si estuviera loco.

—Es comida, no papilla preparada. Tiene pollo asado, brocoli, zanahorias, patatas, caldo… Por supuesto que tiene todos los nutrientes.

—¿Y lo has cocinado tú?

—¡Pues claro! —dijo ella—. ¿Quién si no? Él se encogió de hombros.

—Lo siento. Es sólo… Casi nunca te he visto cocinar, y no pensé que supieras hacer asados.

—No, por supuesto que no. Nunca teníamos tanto tiempo como para hacer algo tan insignificante.

—¡Basta, Herms! Yo sólo estaba…

—¿Qué? ¿Criticando cómo cuido a mis hijas?

—¡También son mis hijas!

—Pues aprende a cocinar para ellas —dijo enfadada, y le lanzó un libro de recetas—. Ahí tienes. En el congelador hay pechuga de pollo, carne picada, filetes de salmón, gambas y chuletas de cerdo. Elige lo que quieras.

Puedes ir preparando la cena mientras yo acuesto a las niñas. Y salió de allí con una pequeña en cada brazo.

Cielos, pensó Draco. Él podía preparar café, tostadas y huevos revueltos como mucho. Y también sabía meter cosas en el microondas o descolgar el teléfono y hacer un pedido.

Pero, ¿cocinar? ¿Con ingredientes de verdad? Eso hacía años que no lo hacía.

¿Quince?

Abrió el libro y hojeó las páginas. ¿Qué era lo que servían en el pub? Pechuga de pollo con brie y beicon, o algo así.

Había cheddar en la nevera. ¿Serviría?

Quizá. ¿Y habría beicon?

Se levantó e investigó el contenido de la nevera. No había beicon, y quedaba muy poco cheddar.

Pero había pesto, y le parecía haber visto pasta en el armario de la cocina.

¿Pasta con pollo y pesto? Y ensalada con pipas tostadas.

No había ensalada. Y probablemente, tampoco tuviera pipas.

Sacó algunas cosas que había visto servir con platos similares. Las dejó sobre la mesa de la cocina y trató de buscar una receta con esos ingredientes.

Eligió una.

Buscó un cuchillo, la tabla de cortar y una sartén. Eso era lo que necesitaba, según la receta. Partió el pollo, lo frió con aceite de oliva, cebolla y pimiento, abrió el pesto y descubrió que

tenía moho.

¡Maldita sea!

Pero también había arroz, y gambas… ¿Y si hacía una paella?

Agarró el libro de nuevo, preguntándose cuánto tiempo tardaría Herms en regresar a la cocina.

¡El suficiente para que él estropeara todos los ingredientes que tenía en la casa!

Más fácil. Pediría algo por teléfono.

Pero se suponía que debía cocinar él, y no era su estilo rechazar un reto.

Así que… Paella. No podía ser tan difícil de cocinar.

—¡Oh! ¿Risotto? —dijo ella dubitativa después de mirar y olisquear.

—Paella —le aclaró él—. El pesto estaba malo.

—Ah, puede ser. Había otro bote en el armario.

—Vaya. Bueno, me las he apañado —dijo, satisfecho consigo mismo. Hermione volvió a olisquear.

—¿Cuánto ajo le has puesto?

—No lo sé. Ponía dos dientes. Me parecía mucho, así que sólo eché uno.

—¿Diente o cabeza? Él frunció el ceño.

—¿Cuál es la diferencia?

—La cabeza es el conjunto de dientes.

Están todos juntos, envueltos en una fina capa de piel blanquecina.

El diente es cada cosa de las que hay dentro.

Él frunció el ceño de nuevo y miró a otro lado.

—Bueno, si ibas a quejarte, deberías haber estado aquí.

—Eh, no me he quejado.

—Todavía no la has probado.

—Bueno, quizá tenga mucho ajo. ¿Y qué?

No voy a besar a nadie, ¿no? —dijo ella.

Draco se volvió y la miró.

—Se puede solucionar —murmuró, mirándola de arriba abajo como si fuera a quitarle la ropa.

—En tus sueños —masculló ella, y sacó dos cuencos—. Toma, sirve. Iré a buscar algo de beber.

¿Te apetece un poco de vino?

—El blanco, quizá. El tinto puede ser un poco fuerte.

—Oh, no lo sé —dijo ella—. Quizá para equilibrar el exceso de ajo…

«Idiota». Draco tiró la cuchara de servir en la olla y salió al pasillo, desapareciendo por la puerta principal y dando un portazo mientras se ponía la chaqueta.

Vaya. No tenía que haberse metido con él. Sabía que Draco no tenía ni idea de cocinar, y que lo había hecho lo mejor que había podido. Y, aparte de que había puesto mucho ajo y de que estaba demasiado hecho, no tenía mal aspecto.

Draco arrancó el coche y salió derrapando en la grava.

Ella suspiró, tapó la olla y se sentó a esperar. O bien regresaba, en cuyo caso le pediría perdón, o no regresaba, en cuyo caso… ¿Qué? ¿Las niñas perderían a su padre y ella al único hombre que había amado, sólo por no ser capaz de mantener la boca cerrada?

«Maldita sea». Y ni siquiera podía llamarlo para pedirle disculpas.

CAPÍTULO SEIS

Draco llegó a la M25 antes de recuperar el sentido común. Tomó la primera salida, paró en un área de servicio, apagó el motor y golpeó el volante con las manos.

¿Qué diablos estaba haciendo? ¡Ella sólo estaba bromeando! Eso era todo.

Nada drástico. Hermione solía tomarle el pelo, pero él lo había olvidado. Había olvidado todo tipo de cosas. Lo que sentía al abrazarla, al acariciarla, al penetrarla…

Tragó saliva. No. No podía permitirse pensar en eso.

Era demasiado pronto, todavía le quedaba mucho para que Hermione le permitiera tanto. Pero la deseaba, quería tocarla, abrazarla, sentir su calor.

Se sentía solo. Demasiado solo sin ella.

Así que no podía hacerlo, no podía tirar la toalla, dejar a sus pequeñas y salir huyendo ¡porque ella había bromeado sobre el maldito ajo!

Tras un suspiro, arrancó el motor, salió del aparcamiento y regresó hacia la A12 para volver junto a su esposa.

Draco no regresaba.

Hermione estaba sentada junto a la ventana y, acurrucada contra el cristal, había esperado a que cerrara el pub, pero no había rastro de Draco.

¿Y si había tenido un accidente? ¿Y si se había salido de la carretera a causa del enfado? Durante los últimos días había estado muy enfadado, más enfadado de lo que ella lo había visto jamás. ¿Era culpa de ella?

Debía de serlo, si no, ¿qué más podía ser?

Y a saber dónde estaba él, quizá con el coche volcado en cualquier lado.

De pronto, unos faros iluminaron el jardín, cegándola mientras Draco apagaba el motor. Ella oyó cómo cerraba la puerta del coche y el sonido de sus pisadas sobre la grava.

Draco se detuvo para mirarla a través del cristal. Después, negó con la cabeza y se dirigió a la puerta.

—Lo siento —dijo, una vez en el interior.

—No, yo soy quien lo siente —respondió ella, y se acercó—. No debería haber sido tan mala contigo.

—Está bien, no es culpa tuya.

Reaccioné de manera exagerada.

—No, no. Lo hiciste lo mejor que pudiste. Yo sabía que no sabes cocinar, y debería haberte ayudado en lugar de ponerte en un apuro por haberme criticado.

—Mi intención no era criticarte.

Sólo preguntaba. Lo siento si te pareció una crítica. Demasiados «lo siento». ¿En boca de Draco? Ella negó con la cabeza y se acercó a la cocina.

—Olvídalo. ¿Has comido?

—No. Me iba a casa. Llegué a la M25 antes de recuperar el sentido común.

Hermione frunció el ceño.

—¡Eso está a ochenta kilómetros!

—Lo sé. Estaba… Bueno, digamos que tardé un poco en calmarme. Lo que es ridículo. Así que no, no he comido, y sí, por favor, si no se ha estropeado. Y no es que crea que quizá lo hayas estropeado. Yo ya hice mi trabajo.

—Está bien —dijo ella, dispuesta a comérselo aunque le dieran arcadas—.

Bueno, creo que

¿estaba a punto de servirte un vaso de vino?

Él se rió.

—Suena bien.

—¿Blanco o tinto? Draco sonrió.

—Tinto. Compensará el ajo —dijo con ironía.

Hermione sonrió y le dio la botella y un vaso. Se volvió hacia la paella, levantó la tapa y pestañeó al percibir su olor, pero sirvió los platos, se sentaron a la mesa y comieron en silencio. Hasta que, finalmente, Draco empujó el plato y la miró a los ojos.

—Está un poco fuerte para mí —dijo él. Hermione dejó el tenedor y sonrió.

—Yo no tengo mucha hambre —mintió—. ¿Preparo té?

—No, estoy bien con el vino, pero sí me tomaría una tostada o algo.

—¿Queso con tostaditas? ¿O busco una tarta de manzana en el congelador y la meto en el horno?

—Suena bien. Podemos tomarla más tarde, después del queso.

Hermione se rió, retiró los platos de la mesa, sacó el queso y metió la tarta de manzana en el horno.

Después, sacó un vaso y se sirvió vino.

—Lo siento, no pensé que quisieras un poco.

—Está bien. No suelo beber porque sigo dando de mamar, pero esta noche… Bueno, he decidido acompañarte.

—Estupendo.

Ella lo miró por encima del borde del vaso.

—¿Por qué estabas tan enfadado? —le preguntó—. No sólo ha sido por lo del ajo. Él suspiró y se pasó la mano por el cabello.

—No lo sé. Es este sitio.

—¿Esta casa? ¡Es maravillosa!

—Oh, estoy seguro, pero odio la idea. Eres mi mujer, Herms. No quiero que vivas en casa de otro hombre.

Ella lo miró, preguntándose si no lo habría perdonado demasiado pronto.

—Resulta que nosotras estamos contentas aquí.

—¿Y no podríais estar contentas en vsu propia casa?

—¿Quieres decir en tu casa? Él suspiró.

—No, en la tuya. Yo te compraría una, la pondría a tu nombre. Al menos, te debo eso, si no quieres regresar conmigo. Estamos hablando de darles una casa a mis hijas, por el amor de Dios.

Yo puedo darles una casa a tus hijas.

—Sí, en casa de otra persona, ¡viviendo de su generosidad! No me gusta, Herms. No me gusta nada. No me gusta quedarme aquí, no me gusta la idea de que él pueda regresar en cualquier momento, ni de que tenga derecho a estar aquí. Quiero tener privacidad mientras solucionamos esto, y todo el rato me siento como si estuviera esperando a que apareciera él.

Hermione lo miró pensativa y suspiró.

—Bueno, entonces, quizá no esté tan mal que quieras comprarme una casa, porque él regresará dentro de un mes y yo me quedaré en la calle.

—Siempre podrías regresar conmigo.

—¿Al apartamento? No creo.

—Podríamos comprar una casa en Londres. En Hampstead, en Barnes o Richmond…

—O podría quedarme aquí, en Surrey, cerca de mis amigos.

—¿Tienes amigos aquí?

—Por supuesto que sí. Están Ginny y Harry, y he hecho otros amigos, muchos, a través del hospital, del grupo de apoyo de gemelos, y de un grupo para madres que hay en el pueblo y que se reúnen a tomar café.

Él la miró como si fuera un bicho raro.

—O sea, que quieres quedarte aquí.

—Sí. Al menos hasta que sepamos qué va a pasar con nosotros.

No tengo ninguna infraestructura en Londres, Draco. Allí me sentiría muy sola y sé que, si vivimos allí, tú estarías todo el día fuera, yendo a la oficina a cada momento, y antes de que me diera cuenta estarías en Nueva York, Tokio o Sidney.

—Muy bien. Así que quieres una casa aquí. ¿Hay alguna en venta? Ella soltó una carcajada.

—No tengo ni idea, Draco. No he mirado.

—¿Y qué pensabas hacer?

—No estoy segura —dijo, bajando la vista. «¿Volver con él? No.

¿Decírselo? ¿Llamarlo? Casi seguro, porque no hacerlo habría sido muy injusto».

—¿Cómo va la tarta?

—Oh. No lo sé.

Hermione abrió el horno y la sacó.

Estaba crujiente y olía de maravilla.

—Ya está.

—Pues vamos a comérnosla y ya nos preocuparemos por la casa más tarde.

Diablos. Hermione quería quedarse allí, ¿en medio de Surrey?

Con sus amigos. Unos amigos que él no había conocido, de los que sólo había oído hablar porque ella apenas los veía. Así que no había podido localizarla a través de ellos porque tampoco tenía ni idea de dónde encontrarlos.

Ella había quedado con Ginny un par de veces, y había pasado un fin de semana, o dos, con ella, cuando todavía no se mudaban a Surrey. Él recordaba que Hermione había dicho que se mudaban, pero no recordaba adónde. Y puesto que él no sabía cuál era el apellido de Ginny, no había sido de gran ayuda.

Y, para ella, ¿ellos eran más importantes que él?

No. Basta. Hermione no había dicho eso. Simplemente había dicho que hasta que no supiera qué pasaba con ellos, prefería quedarse cerca de sus amigos y de sus quehaceres.

Era comprensible. Él se sentía completamente perdido sin su vida habitual.

—¿Está bien?

—¿El qué? —preguntó Draco, frunciendo el ceño.

—La tarta. ¿Está buena?

La tarta. Él miró su plato y se percató de que apenas la había probado.

—Sí, está buena. Muy buena. Gracias.

—Estabas en otro planeta. Él esbozó una sonrisa.

—No, estaba aquí mismo, preguntándome qué pasará después —confesó él.

—¿Después?

—Me refiero a la casa.

Hermione lo miró un instante y, al notar que se ponía colorada, miró a otro lado.

—Ah. Um… Ya. Bueno, supongo que tendré que ponerme a mirar.

¿De qué diablos creía que estaba hablando? A menos que…

No. No estaba interesada, ya se lo había dejado claro. Y de hecho, aparte del beso que él le había robado, ella no lo había tocado más que por accidente.

Entonces, ¿por qué se sonrojaba?

—Podemos buscar en Internet —dijo Hermione, y notó que a Draco le cambiaba la cara.

—¿En Internet?

—Mmm… Hay en el estudio. Es de Albus, pero me deja que lo utilice. Me escribe frecuentemente y yo le contesto contándole cómo van las cosas y le mando fotos de Murphy y de las niñas.

¿Las niñas? ¿Le enviaba fotos de las niñas a Albus Dumbledore? Draco trató de dejar de pensar en él y de centrarse en el fondo del asunto.

En la casa había ordenador con acceso a Internet.

Lo que significaba que podía mirar su correo electrónico, estar en contacto con sus compañeros y empleados y mantenerse al tanto de lo que sucedía en el mercado financiero. Antes de que se volviera loco por la falta de información.

—Buena idea —dijo él—. Vamos a poner el lavavajillas y después le echaremos un vistazo.

—Claro.

Ella se acercó al fregadero y echó los restos de la comida en el triturador, después se volvió para recoger otras cosas y se chocó con Draco, que llevaba un plato y una sartén.

—Huy —dijo él con una sonrisa, retirando la sartén a un lado.

Draco sintió los senos de Hermione contra su torso y vio que ella lo miraba sorprendida.

—Tranquila —murmuró él, y dejó la sartén y el plato otra vez en la mesa.

Después, negándose a perder el suave contacto, la rodeó con los brazos y la atrajo hacia sí.

—¿Draco? —susurró ella.

Ese susurro fue todo lo que él necesitaba para saber lo mucho que Hermione lo deseaba y, sin esperar a que le hiciera otra invitación, inclinó la cabeza, cerró los ojos y la besó.

Ella no podía permitir que lo hiciera. No podía…

Seguro que sabía a ajo. ¿Cómo podía notarlo después de haber comido paella también? No lo sabía, pero pensó en el comentario sobre que no importaba porque no iba a besar a nadie.

Pero Draco la estaba besando como si su vida dependiera de ello y, de pronto, a Hermione ya no le importaba el ajo, sólo besarlo también, sentir la fuerza de sus brazos alrededor del cuerpo, su respiración contra la piel del rostro, su miembro erecto contra su cuerpo…

Draco metió la mano bajo su jersey y le acarició un pecho.

—Herms, te deseo —susurró él, mordisqueándole el cuello y provocando que se volviera loca.

Ella no podía detenerlo. No podía hacerlo, porque necesitaba aquello tanto como él.

O eso pensaba, hasta que oyó que una de las niñas estaba llorando. De pronto, Draco dejó de ser su prioridad y ella sintió que la pasión se desvanecía para dar paso al instinto maternal.

—Draco —dijo ella, volviendo la cabeza hacia un lado. Él se quejó y apoyó la cabeza sobre su hombro.

—No, Herms. No me detengas, por el amor de Dios, por favor.

—Las niñas —dijo ella.

Él se quedó quieto un instante, después suspiró y se separó de ella, ligeramente sonrojado y con un brillo de deseo en la mirada.

—Más tarde —cerró los ojos y se volvió.

—No, Draco. No creo que sea buena idea. Me voy a la cama.

—¡No!

—Sí. Lo siento. No… Todavía no estamos preparados.

Él resopló y Hermione se marchó escaleras arriba sin esperar a que dijera nada más.

—No está preparada, Murphy. ¿Qué te parece?

Murphy movió el rabo y miró a Draco, él suspiró y le acarició las orejas.

—Sí, estoy de acuerdo. Tonterías, ¿verdad? ¿Qué voy a hacer si nunca llega a estar lista, Murphy? Me estoy volviendo loco. Esta situación me está volviendo loco.

Draco se sirvió el vino que quedaba en la botella y lo miró taciturno.

¡Si tuviera algo que hacer allí!

Algo más apasionante que llevarse a su mujer a la cama y hacerle el amor hasta que no pudiera ni hablar ni respirar, sólo gritar y lloriquear de deseo.

Maldijo en voz alta y decidió encender el televisor.

Nada. Incluso las noticias eran aburridas. Estaba a punto de tirar el mando a distancia por la ventana cuando Hermione apareció en la puerta, vestida con su pijama de gatos y la bata. Iba descalza y estaba muy atractiva, aunque parecía vulnerable.

Él deseó besarle los pies, meterse sus dedos en la boca y chupárselos uno a uno.

—¿Es seguro que entre? Él suspiró.

—Sí, pasa tranquila. Lo siento. Es sólo… Ha pasado mucho tiempo. Ella asintió y se sentó en la silla que había frente a él.

—No estoy siendo justa contigo, ¿verdad? No estás acostumbrado a esto y debes de estar muy aburrido.

—Así es. No puedo hacer nada, excepto pensar en ti y preguntarme qué hice mal.

—Nada. No hiciste nada. Ése fue el problema, Draco. Continuaste como siempre, y me arrastraste. Y no fue suficiente.

—Era suficiente para mí. Me encantaba trabajar contigo, ver tu capacidad para organizar y solucionar las cosas. No me di cuenta de lo que tenía hasta que te perdí.

Ella suspiró.

—Draco, si quieres que esto funcione, tendrás que dejar de pasar tantas horas en la oficina, lo sabes, ¿verdad? Y sobre todo, el tiempo que pasas fuera. No es compatible con la vida familiar.

—Mi familia se las arregló. Mi padre trabajaba las mismas horas que yo.

—¡Y murió de un ataque al corazón a los cuarenta y nueve años! Sólo te faltan once años, Draco. Tus hijas estarán empezando secundaria. Y yo seré viuda a los cuarenta y cuatro.

No es algo que me apetezca demasiado.

Cielos. ¿Once años? ¿Sólo? No le extrañaba que su madre hubiera buscado otro hombre con quien compartir su vida. Ahora sólo tenía sesenta y dos años y estaba muy activa. Y su marido había muerto demasiado joven.

¿Era eso lo que le esperaba a él?

—Lo hago por nosotros —dijo él.

Pero sus palabras sonaban vacías y ella negó con la cabeza.

—No. Lo haces por ti, porque puedes, porque te motiva el éxito, pero hay otras formas de tener éxito, Draco… Hay otras cosas que puedes hacer.

—¿Como cuáles?

—¿Ser un buen padre para tus hijas?

¿Disfrutar de tu vida? Tener algún hobby, o hacer algún tipo de deporte. No sólo correr. Eso es una actividad solitaria que haces para no pensar. ¿Te apetece echar una partida de ajedrez? —preguntó ella, de pronto.

—Sí, ¿por qué no? Aunque lo más seguro es que te gane.

—Lo dudo. He estado practicando.

Juego con Albus cuando está aquí.

«Otra vez Albus».

—¿Te gana?

—No muy a menudo.

Draco sonrió y aceptó el reto.

—Tráelo —le dijo a Hermione.

Oh, cielos. Ella reconocía esa mirada.

Bueno, al menos no sería aburrido.

Hermione sacó las fichas del ajedrez, abrió la mesa de café, convirtiéndola en tablero, se guardó un peón blanco y uno negro en cada puño y se los mostró a Draco.

—La derecha —dijo él.

Ella abrió la mano derecha y suspiró.

—Está bien, tú empiezas —dijo ella, y le dio las fichas blancas.

A partir de ahí, todo fue de mal en peor, porque le costaba mucho concentrarse.

—¡Jaque!

Ella miró el tablero con incredulidad. ¿Qué diablos le había pasado? Movió la reina, él se comió su alfil y repitió:

—¡Jaque!

¿Otra vez? Ella miró el tablero, consciente de que Draco tenía las manos entre las rodillas, la espalda recta y el rostro demasiado cerca de ella.

—¿Estás seguro de que quieres hacer eso? —miró el tablero, murmuró unas palabras y se apoyó en el respaldo—.

Está bien.

—Ay, cariño —dijo él, moviendo su última ficha—. Me temo que ya sabes que es jaque mate.

—¡Maldita sea! —exclamó Hermione—.

Se me había olvidado lo bueno que eras.

—Lo tomaré como un cumplido —dijo él con una sonrisa. Después, colocó las fichas de nuevo.

—Oh, no —dijo ella, riéndose—. Esta noche no. Estoy cansada y no puedo concentrarme. Mañana echaremos otra partida. En serio, es hora de irse a la cama —lo miró a los ojos—. Draco,

¿por qué no te acuestas temprano?

—¿Para estar a unos metros de ti y pensar en ti? No creo. Ha pasado más de un año, Herms. Eso es mucho tiempo.

Y entonces, a Hermione se le ocurrió que durante ese año él podía haberse liado con otra mujer. O con varias.

¿Y quería saberlo?

Sí.

—¿Has tenido…? ¿Ha habido…? —se calló, incapaz de pronunciar las palabras. Pero Draco la entendió y suspiró con cara de incredulidad.

—¿De veras piensas eso de mí? Hermione, estamos casados. Puede que no haya sido el mejor marido, pero cumplo mis votos. No he mirado, ni tocado, ni pensado en otra mujer desde que te conocí. Y, desde que me dejaste, he pensado en poco más. Así que perdóname por no querer ir arriba a acostarme a pocos metros de ti.

Ella se sonrojó, se puso en pie y se dirigió a la puerta.

—Lo siento. No quería ser tan insensible. Y por si sirve de algo, yo también te he echado de menos.

—¡Herms! ¡Hermione, espera!

Hermione se detuvo y él se acercó para estrecharla entre sus brazos.

—Lo siento. Estoy de mal humor porque te echo de menos. En estos momentos me siento como un león enjaulado, y lo pago con quien tengo a mano. Y resulta que eres tú. Y es una estupidez, porque lo único que quiero es abrazarte…

Y, sin decir nada más, la abrazó contra su pecho y apoyó la cabeza en la de ella. Hermione podía escuchar el latido de su corazón y sentir la tensión que emanaba de su cuerpo, pero sabía que él no la besaría, ni la tocaría, ni haría nada que ella no quisiera, porque la amaba.

—Oh, Draco—suspiró ella, abrazándolo también—. Siento que sea tan difícil.

—No tiene por qué serlo. Podrías regresar conmigo.

—Eso ya lo hemos hablado —le recordó, y se soltó de su abrazo—.

No voy a regresar hasta que me demuestres que has cambiado. Y, hasta el momento, no lo has hecho.

—Está bien. Mañana iremos a Londres, pasaremos por la oficina para que haga unas llamadas y vea qué puedo hacer. Y también me gustaría pasar a ver a mi madre.

¡Su madre! ¡Por supuesto! Ella la echaba de menos.

Narcisa Malfoy era la mujer más parecida a una madre que tenía en aquellos momentos, y sabía que ella apoyaría la idea de que Draco trabajara menos horas. Después de todo, había perdido a su marido demasiado joven y no querría que a su hijo le pasara lo mismo.

Además, adoraba a los bebés.

—¿Se lo has contado ya?

—No. ¿Cómo iba a hacerlo? No tengo teléfono —dijo Draco con ironía.

—Podías haber utilizado el teléfono fijo para eso.

—Pero no tengo su número.

—Deberías saberte el número de tu madre —lo regañó. Él se encogió de hombros.

—¿Por qué? Lo tengo en mi teléfono.

Lo único, es que ya no tengo mi teléfono, porque me lo han confiscado.

—Te lo daría si creyera que puedo confiar en ti —replicó ella.

—Será mejor que lo guardes —repuso Draco, y la besó en los labios—.

Vete a la cama, Herms. Te veré por la mañana y conseguiremos solucionarlo.

Si ella pudiera creerlo...

CAPÍTULO SIETE

—Será mejor que haga algunas llamadas —dijo él al día siguiente, mientras desayunaban—. Primero a Alice.

—¿Y a tu madre?

—Sí. A ella también. Pero primero solucionaré los asuntos laborales.

—Iré por tu teléfono —dijo ella, y corrió al piso de arriba. Nada más regresar, se lo entregó—. Parece que tienes varias llamadas perdidas.

Él miró la pantalla y suspiró resignado.

—Tengo que ocuparme de algunas de ellas.

—No lo dudo. Tienes una hora —dijo Hermione, antes de tomar a las niñas en brazos para llevarlas arriba y bañarlas—. Hoy vas a conocer a su abuelita —les dijo con una sonrisa—.

Las va a adorar.

Pero Hermione se percató de que, quizás, con ella se mostrara un poco distante después de haber estado todo un año sin contacto.

—¡Lyra, no! —exclamó y agarró a la niña antes de que se cayera hacia atrás—. ¿Cuándo has aprendido a ponerte de pie? Vas a ser una pilla, ¿no? Lyra se rió y, agarrándose a la colcha de la cama, se puso otra vez en pie.

—Vas a ser un problema —dijo Hermione, y se percató de que Sophie había salido gateando de la habitación hacia las escaleras—.

¡Sophie! —la llamó, y salió corriendo a buscarla, pero se encontró con Draco sentado en el escalón de arriba sujetando a su hija en brazos.

—Creo que necesitas una valla para la escalera —dijo él. Hermione asintió.

—Sí. He comprado una, pero no puedo montarla. No es suficientemente ancha. Tengo que buscar otra.

—Yo lo solucionaré —dijo él. Se puso en pie, levantó a Sophie en el aire y le hizo una pedorreta en la tripa.

Cielos. ¿Draco haciendo pedorretas? Quizá, después de todo, hubiera esperanzas…

Alice era maravillosa.

Eficiente, inteligente y muy mayor para Draco, en caso de que a Hermione le preocupara. Aquella mañana, Alice miró a ambos y sonrió.

—Bien —le dijo a Draco—. Por fin pareces una persona. Necesitabas un descanso.

—Me estoy volviendo loco —dijo él, pero Alice sonrió y se volvió hacia Hermione.

—¿Se porta bien?

—Más o menos. Siempre intenta robarme el teléfono.

—Es implacable. Deberías saberlo.

—Pero no es un juego.

—No. Y creo que él lo sabe. Si no, no estaría aquí contigo. Ahora, si me lo prestas un rato, hay varias cosas que tiene que solucionar.

Después, te lo devolveré.

—Puedes pasar —le dijo él—. Para que veas qué estamos haciendo.

—Estaremos bien aquí fuera —contestó Hermione, y se sentó en su antiguo despacho con las niñas. Miró a su alrededor. Nada había cambiado, excepto ella. Y al parecer, había cambiado muchísimo, a juzgar por la expresión del hombre que asomó la cabeza por la puerta.

—Huy, lo siento. Estaba buscando a Alice. Ella sonrió.

—Hola, Theo —le dijo.

—¿Hermione?

—Sí, soy yo.

Theo soltó una carcajada.

—Bueno… ¿Cómo estás? Pensé…

—He estado muy ocupada —dijo ella.

Él miró a las niñas y se rió.

—Ya lo veo. Asombroso. No tenía ni idea.

«Ni Draco tampoco», pensó ella, pero no estaba dispuesta a hablar sobre su vida privada con uno de los empleados de Draco. Ni aunque en su día hubiera sido un buen amigo de ella y uno de los hombres de confianza de Draco.

—¿Cómo está Kazuo?

—Impresionado. ¿Sabes que Draco va a venderle la empresa otra vez?

—¿Ah, sí?

—Al parecer, sí. No podía creérmelo.

Ha luchado tanto para sacarla adelante y ahora va a dejarla sin más.

Aun así, está en mucho mejor estado, y Kazuo hará un buen trabajo con los consejos de Draco, así que está contento. Pero es a Draco a quien no comprendo. Pensé que lo sabrías todo acerca de esto, puesto que estuviste tan implicada en montarlo todo.

Ella negó con la cabeza.

—Draco y yo no hablamos de negocios.

—No. Es buena idea no llevarse trabajo a casa. No parece Draco, pero los bebés cambian a las personas. ¿Sabes que nosotros hemos tenido un niño?

Hermione sonrió.

—No, no lo sabía. Enhorabuena… Y asegúrate de que lo ves todo lo necesario.

—Lo haré. Entretanto, será mejor que me una a la reunión.

—Creo que están en el despacho de Draco.

—Adiós. Y ha sido un placer volver a verte.

Theo cerró la puerta y la dejó allí, tratando de asimilar lo que él le había contado.

¿Cuándo había decidido Draco venderle la empresa a Kazuo? ¿El día anterior? ¿Ese mismo día? O mucho antes, y simplemente no se lo había contado porque ya no hablaban de trabajo.

No tenía ni idea, pero se había quedado de piedra.

¿Eso significaba que la iba a tomar en serio y que recortaría el tiempo de implicación laboral?

¿O era algo que ya estaba proyectado? Ella necesitaba saberlo, porque la diferencia era importante. No quería pensar que él estaba dispuesto a hacer grandes cambios cuando, en realidad, lo único que había hecho era seguir sus planes.

Lo descubriría más tarde.

Entretanto, tenía cosas mejores de las que preocuparse, porque pronto volvería ver a su suegra y reconocía que se sentía inquieta.

No tenía por qué haberse preocupado.

Nada más ver a Hermione y a las niñas, Narcisa se cubrió la boca con la mano y rompió a llorar.

—Oh, Hermione, cariño… ¡Oh, mi niña!

—y sin decir nada más, se acercó a ella y la abrazó con fuerza.

Hermione la abrazó conteniendo las lágrimas y, después, cuando se separaron, Narcisa comenzó a

decir cosas a las pequeñas y abrazó a Draco con fuerza.

—Pasad… Pasad. ¿Severus? Mira, es Draco,y ha venido con Hermione y…

Comenzó a llorar de nuevo.

—¿Hermione?

Severus, la pareja de Narcisa, la miró un instante antes de darle un beso en la mejilla.

—Me alegro de volver a verte. Y veo que has estado ocupada.

—Un poco —contestó—. Siento habéroslo comunicado así. Pero parece que hoy es un día importante para ellas.

Porque Draco había decidido vender la empresa a Kazuo aquella misma mañana. Así que la había tomado en serio y pensaba dar los pasos necesarios para cambiar las cosas.

Draco se ocupó de las niñas y entró en la casa. Su madre no dejaba de llorar, y Severus ayudó a Hermione a sacar las sillitas del coche para meterlas en la casa, para que las niñas pudieran comer en ellas.

—Me alegro de que estés aquí —dijo él, mientras cerraba la puerta de la casa—. Narcisa te ha echado mucho de menos, y Draco ha estado… Bueno, «difícil» no llega ni a describirlo.

Ella negó con la cabeza.

—Lo siento.

—No. No te preocupes por mí. Pero es posible que Narcisa sí se merezca una explicación, cuando puedas dársela, y… supongo que es algo entre Draco y tú. Pero es estupendo verte otra vez, y ver que él vuelve a sonreír.

Y que es padre. Eso es algo que no imaginábamos que llegaríamos a ver.

—No. Nadie lo imaginaba.

Al menos, no mientras estuviera con ella, y con los problemas médicos.

Pero al parecer, los milagros existían, y a ella le habían ocurrido dos. O tres, si era cierto que Draco estaba dispuesto a cambiar de vida. Hermione no estaba segura de ello, pero el tiempo lo diría.

Siguió a Severus hasta el salón y encontró a Narcisa sentada en el suelo, con la espalda apoyada en el sofá.

Sophie estaba gateando por encima de ella y Lyra se dirigía a la planta que había en un rincón.

—Eso no es buena idea —dijo ella, y le retiró los dedos de las patas del macetero antes de que se lo tirara encima—. Vamos a tener que encerrarte, jovencita. Ven a decirle hola a tu abuela.

La giró y, agarrándola de las manos, la ayudó a caminar.

—Va a echar a andar muy pronto —dijo Narcisa—. Igual que Draco. Fue una pesadilla. Y con ella no será muy distinto —añadió, agarrando a Sophie, que estaba trepando por sus piernas para llegar al sofá—. ¿Cómo diablos puedes ocuparte de las dos?

Hermione soltó una carcajada.

—Oh, no tengo ni idea. Cada día es peor. Cuando estuvieron en el Hospital y yo acababa de tener la cesárea, pensé que no podía haber algo más complicado…

—¿Te hicieron la cesárea?

Draco estaba asombrado, y ella se dio cuenta de que no le había contado nada del parto.

—Sí —dijo ella—. Dijeron que era necesario, y más cuando sólo estaba de treinta y tres semanas —al ver su cara de susto, añadió—: Pero no pasa nada, estamos bien —le aseguró.

—Deberías haberme llamado —dijo Narcisa—. Habría ido a ayudarte.

—¿Para que se lo dijeras a Draco?

Ella tragó saliva y se mordió el labio inferior.

—Lo siento, no es asunto mío.

—No es por ti —dijo Hermione—.

Teníamos problemas.

—Tú tenías problemas. Yo estaba demasiado atrapado en mi vida como para darme cuenta — dijo él—.Hermione me dijo ayer que sólo tengo once años menos que papá cuando murió. Y no quiero ir por el mismo camino.

—Bien —dijo Narcisa, con los ojos llenos de lágrimas—. Tu padre era un buen hombre, pero no sabía cuándo parar, y yo he estado muy preocupada por ti, Draco. A lo mejor esto era lo que necesitabas para hacerte entrar en razón.

—Esperemos que sea así —dijo Hermione—. Narcisa, tengo que calentarles la comida a las niñas.

Empezarán a gritar de un momento a otro. Han tenido una larga mañana.

—Por supuesto. Ven a la cocina.

Ellos pueden cuidarlas un ratito.

Narcisa puso la pava en el fuego y metió la comida de las niñas en el microondas. Después, se volvió para abrazar a Hermione.

—Te he echado mucho de menos —le dijo, antes de soltarla—. Comprendo que no pudieras ponerte en contacto conmigo si no querías hablar con Draco, pero te he echado de menos.

—Yo también —le aseguró Hermione, con un nudo en la garganta—. Me habría venido bien tener una madre cerca mientras estaba en el hospital. Ginny estuvo conmigo, pero ella acababa de tener a su bebé, y lo tenía complicado.

—¿Puedo preguntarte una cosa? —dijo Narcisa, después de mirarla un instante—. ¿Por qué no le dijiste que estabas embarazada? ¿Por Astoria?

—¿Astoria? ¿Quién es Astoria?

—¿No te lo ha dicho? —preguntó Narcisa, confundida.

—No conozco a nadie que se llame Astoria. ¿Quién es? No me digas que él ha tenido una relación…

—¡No! Santo cielo, no se trata de nada parecido. Oh, cielos… —se cubrió la boca con la mano y miró a Hermione—. Lo siento, no debería haber dicho nada. No soy yo quien debe contártelo. Tendrás que preguntárselo a Draco. Oh, cielos, no puedo creer que no te lo haya contado.

—¿Tiene algo que ver con el hecho de que no quisiera tener hijos? —

preguntó Hermione, pero Narcisa negó con la cabeza y levantó la mano.

—No, no puedo contártelo. Lo siento.

Tendrás que hablar con Draco, pero…

Hazlo con cuidado. En aquel momento…

No, tendrás que preguntárselo tú, no puedo decir nada más —sacó los tarros de comida y sonrió—. Vamos a darles de comer a las pequeñas.

Nunca pensé que sería abuela, y no pienso perderme ni un minuto.

Pasaron una tarde estupenda.

Después de comer salieron a dar un paseo.

—Teníamos que haber traído a Murphy —dijo Draco. Hermione se rió.

—No creo. Está mejor en casa. Se habría revolcado en el barro, y la casa de tu madre no está hecha para tener perros, con esa moqueta de color claro que tiene.

—Está bien —dijo él—. Quizá tengas razón.

—Por supuesto que tengo razón. Yo… —lo miró pensativa.

—¿Siempre tienes razón? —dijo él.

Ella negó con la cabeza y se le llenaron los ojos de lágrimas.

—Lo siento.

—Eh, ahora no. Que hoy hemos pasado un día feliz.

Él le tendió la mano y ella se la agarró, preguntándose si Draco no estaría fingiendo para complacer a su madre.

El carrito se quedó atascado y Draco tuvo que ayudar a Severus a levantarlo. Entonces, Narcisa rodeó a su hijo con el brazo y comenzó a hablar con él. Hermione se quedó con Severus y con los bebés.

—Tiene mejor aspecto.

—Le hacía falta. El lunes, cuando apareció, estaba muy demacrado. Me quedé asombrada. Me había convencido a mí misma de que a él no le importaba…

—¿Que no le importabas? —Severus soltó una carcajada— Oh, no. Claro que le importabas. Nunca había visto a un hombre tan atormentado. Estaba destrozado porque no podía encontrarte. Creo que era cierto que pensaba que estabas muerta.

Oh, cielos. Ella cerró los ojos un instante y se tropezó, pero Severus la agarró del brazo y se lo apretó para tranquilizarla.

—Solucionaréis sus problemas —dijo él—. Dale tiempo.

Hermione le había dado dos semanas, y ya casi había pasado un tercio de ellas. Era jueves, y él llevaba allí desde el lunes. Así que quedaban diez días. ¿Sería suficiente para convencerse de que él había cambiado? ¿O para que él supiera qué era lo que había decidido?

No lo sabía. Pero Kazuo desaparecería enseguida y se acabarían los viajes a Tokio. Si pudiera hacer lo mismo con Nueva York, y sólo tuviera que preocuparse por los negocios que tenía en el Reino Unido, entonces, quizá, todo saliera bien.

Pero entretanto, tenía que encontrar la manera de preguntarle acerca de Astoria y, hasta que no supiera quién era y qué significaba para él, no tendría ni idea de qué futuro la esperaba. Sólo sabía que, según lo que había dicho Narcisa, Astoria era muy importante para él.

Si al menos supiera qué era lo que iba a preguntarle…

—Pobre Murphy. ¿Te hemos abandonado?

Draco le acarició las orejas y Murphy se apoyó en él moviendo el rabo.

—Creo que eso significa «dame de comer» —dijo Herms. Él se rió y agarró el cuenco del perro.

—¿Tienes hambre? —preguntó, y el perro comenzó a mover el rabo más deprisa—. ¿Le doy de comer?

—Mmm… Si pudieras sacarlo a dar un paseo primero, sería estupendo. Yo bañaré a las niñas.

—¿Estás segura de que puedes apañártelas sola?

—Estoy bien. Vete.

Él sacó al perro a dar un paseo corto por el río. Estaba oscureciendo y cuando regresó a casa, Hermione estaba en la cocina dándoles una papilla a las niñas antes de darles de mamar.

—¿Te apetece un té? —le ofreció él.

Ella asintió con una sonrisa y se acomodó en el sofá con las niñas.

Él le sirvió un té, mezclado con agua fría, y se lo dejó en la mesa.

Después, se sentó frente a ella.

Murphy estaba comiendo y el cuenco se le escurría sobre el suelo de baldosas.

—Puede que le compre un comedero con base de goma —dijo ella.

Draco se rió y bebió un poco de té. Miró a su mujer y a sus hijas y pensó que su vida nunca había sido tan compleja, ni más completa.

«Una familia feliz», pensó, y se preguntó cuánto tiempo duraría.

—¿Tienes hambre? —le preguntó a Hermione.

—Mucha. ¿Por qué? ¿Qué estás pensando? Él se rió.

—En algo sin ajo. Me preguntaba si te apetece que pida algo en el pub, otra vez.

—Oh. Sería estupendo. Hacen una tartaleta con mozzarella y albahaca, buenísima. Está deliciosa. Y un postre de toffee pegajoso.

—Pegajoso… Eso suena horrible —dijo él, entre risas.

—No. Está buenísimo. Tienes que probarlo.

—Probaré un poco del tuyo.

—Si te dejo.

—Oh, lo harás —respondió él, y tomó a Lyra en brazos para sacarle el aire—. Te convenceré.

—Puedes intentarlo —dijo ella, con un brillo en la mirada.

¡Maldita fuera! Después de la conversación que habían tenido la noche anterior, no había manera de que pudiera acercarse a ella, así que sería mejor que ni pensara en ello.

—Vamos, pequeñas. Voy a cambiaros el pañal y a acostaros, para que mamá y papá puedan tener una conversación civilizada.

—Entonces, será mejor que las dejes aquí —dijo Herms desde detrás.

Él se volvió y, al ver su pícara sonrisa, sintió que el deseo se apoderaba de él otra vez. Iba a ser una tarde muy larga.

Hermione encendió la chimenea mientras él estaba en el pub encargando la comida. Cuando regresó, el fuego estaba encendido y, la mesa, puesta.

—¿Huele a leña quemada? —preguntó él, al entrar en la cocina. Ella asintió.

—He encendido la chimenea. Se me ocurrió que podíamos jugar al ajedrez otra vez, o ver algún

DVD de las niñas.

—Eso estaría bien —dijo él.

Hermione se fijó en que su sonrisa se había desvanecido y recordó que la vez que vieron los DVDs él se había disgustado. ¿Por qué?

—¿Draco?

—¿Te apetece un vaso de vino? Queda un poco de blanco, y también he traído un rosado.

—Oh. El rosado suena bien. Gracias —dijo ella, y decidió dejar el tema por el momento. Hermione lo estaba mirando.

Él la ignoró y le entregó los recipientes de la comida antes de descorchar el vino. Cuando lo sirvió y se sentó frente a ella, Hermione ya estaba concentrada en la comida.

—Vaya, estaba deliciosa. Gracias, Draco.

—Ha sido un placer. ¿Qué te parece si me dejas que te rete al ajedrez otra vez? Ella dudó un instante y puso una pícara sonrisa.

—Muy bien. Si no te importa que te gane. Ya me he acordado de cómo funciona tu mente.

—Más deprisa que la tuya.

Ella le sacó la lengua y se puso en pie.

—Ya lo veremos.

—Sin duda. ¿El mejor de tres?

—¿Crees que necesitaremos tantas partidas?

—No. Dos bastarán para que te vayas con el rabo entre las piernas —contestó él, siguiéndola con el perro a su lado.

Eso fue un error, porque estaba a punto de ganarla por segunda vez cuando Murphy se puso en pie. Hermione no quiso desaprovechar la oportunidad y lo llamó con entusiasmo. El perro se acercó moviendo el rabo y tiró las fichas.

—Oh, qué lástima, tendremos que empezar otra vez —dijo ella.

—Recuerdo dónde estaba cada pieza —contestó Draco, y comenzó a recolocarlas.

—Tu caballo no estaba ahí.

—Sí.

—No. Estaba ahí. Tu alfil estaba ahí.

—Tonterías. ¿Cómo podía haber puesto el alfil ahí? Asúmelo, Herms, te habría ganado.

—Nunca.

—No pensaba que fueras una tramposa.

—¡No he hecho trampas! Sólo bromeaba, Draco. Trataba de quitar tensión al ambiente.

—¿Qué le pasa al ambiente?

—No lo sé, pero desde que mencioné los DVDs, estás raro. ¿Por qué no quieres verlos?

—Sí quiero —mintió. Aunque realmente no era una mentira, pero le daba miedo que los sentimientos que había enterrado hacía tiempo afloraran a la superficie.

Ella se puso en pie y guardó el ajedrez. Después, bajó la intensidad de la luz y encendió el televisor.

—Muy bien. Éste es el siguiente: cuando las niñas estaban en el hospital. La otra noche estábamos a punto de verlo cuando te marchaste.

—Ponlo sin más, Herms —dijo él, sujetando con fuerza la copa de vino en su mano izquierda. Hermione inició el vídeo, agarró la mano derecha de Draco y se acurrucó contra él.

—Ésa es Lyra. Era la más fuerte.

Nació primero, y, aunque era la más pequeña, se desarrolló mejor y ahora pesa más que Sophie. Y ésa es Sophie. Tuvieron que ayudarla a estabilizar su respiración, y hubo unos días en los que pensamos que podíamos perderla —dijo con voz temblorosa.

Draco se percató de que ella tampoco lo estaba pasando bien y le apretó la mano.

—Parecen muy pequeñas.

—Lo eran. Los gemelos suelen ser más pequeños.

Tienen la mitad del espacio, así que cuando nacieron, mi útero ya había alcanzado el límite y corría el riesgo de que se desgarrara.

—Suena horrible —dijo él, pensando en que debía de haber sido muy doloroso. ¿Por qué diablos no se había puesto en contacto con él?

—Lo fue. Y estuve muy asustada.

Estuve a punto de llamarte. Si me hubieses llamado antes, lo habría hecho, pero entonces me robaron el teléfono y lo único que pude hacer fue tratar de superar todo lo que iba sucediendo.

—Habría venido —afirmó él.

—¿Sí?

Hermione se volvió para mirarlo a los ojos un instante, antes de que él volviera la cabeza.

—Sí. Habría venido.

—Draco, ¿puedo preguntarte una cosa?

Él la miró con el corazón acelerado.

—Claro.

—¿Quién es Astoria?

Draco derramó el vino sin querer, mojándose la mano y el brazo del sofá. Se puso en pie, agarró un paño y lo frotó hasta que ella se lo quitó de la mano y lo empujó con delicadeza para que se sentara de nuevo a su lado.

—Draco, olvídate de eso y cuéntamelo. ¿Quién es? ¿Por qué tu madre se sorprendió tanto al ver que yo nunca había oído hablar de ella?

¿Y qué te hizo para que te volvieras tan reservado?

Él la miró con la respiración agitada. Después, tragó saliva.

Podía hacerlo. Y debería habérselo dicho años atrás.

—Era mi novia —dijo Draco—. Estaba embarazada y tuvo pre-eclampsia. Le hicieron una cesárea, pero murió en el quirófano. Igual que el bebé. Mi hijo. Él vivió quince horas y siete minutos. Tenía veintiséis semanas.

Por eso el vídeo…

Apretó los dientes, conteniendo las lágrimas para no perder el control. Ella no dijo nada durante un buen rato, pero al final preguntó con voz temblorosa.

—¿Teníais nombre para él?

—Sí —tragó saliva otra vez—. Sí. Lo llamé Lucius. Era el nombre de mi padre.

—Oh, Draco.

Hermione comenzó a llorar y se cubrió la boca con la mano.

Él no quería mirarla. No podía verla llorar por Astoria y por su hijo, sentía tanto dolor que ni siquiera podía ver el vídeo de las niñas sin recordar a su primer hijo. No podía soportar que sus sentimientos afloraran a la superficie, provocando que volviera a sentirse destrozado.

—Oh, Draco —murmuró ella, y él sintió cómo le secaba las lágrimas que corrían por sus mejillas—. Está bien, Draco, te tengo a ti.

Él se dio cuenta de que le había sentado bien contarlo, porque Herms estaba con él y ya no se sentía solo.

Así que, tras un suspiro, se acurrucó en sus brazos y lloró junto a ella por primera vez en quince años.

CAPÍTULO OCHO

Al día siguiente, Draco durmió hasta las nueve. Era la primera vez que ella lo había visto dormir hasta tan tarde, así que a las ocho entró en su habitación para ver si seguía vivo. Lo encontró tumbado en la cama roncando suavemente.

La colcha se había caído hacia un lado, pero como en la habitación hacía calor, aunque estuviera desnudo no pasaría frío.

La tentación de tumbarse a su lado para abrazarlo era muy fuerte, pero salió de la habitación y regresó al piso de abajo. Abrió la puerta para que Murphy saliera al jardín. El perro le llevó la pelota y ella se la tiró varias veces, pero hacía frío y no le gustaba dejar a las niñas solas.

Regresó al interior, encendió la radio, dobló la ropa limpia que ya estaba seca y se preparó un café. En esos momentos, oyó el agua del baño del piso de arriba.

La noche anterior habían hablado durante horas. Él le había contado todo, cómo había conocido a Astoria y lo mucho que se emocionaron cuando ella se quedó embarazada. También le habló del pequeño Lucius, y de cómo lo había sostenido en brazos mientras moría.

También le contó que había prometido que jamás volvería a hacer que una mujer corriera ese riesgo.

—Entonces, ¿no era que no quisieras tener hijos? —le había preguntado ella.

—Oh, no. Me habría encantado tener hijos, y las niñas…

Bueno, son maravillosas. El regalo más preciado. No puedo creer que las tengamos. Pero no sé si habría podido soportar el embarazo.

—¿Y qué habrías hecho si te lo hubiera contado? —preguntó ella. Él se encogió de hombros.

—No lo sé. No sé si habría podido soportar todas esas semanas de espera, sabiendo que no iba a ser algo inmediato, viéndote sufrir, esperando que sucediera algo malo. Creo que me habría destrozado.

—¿Y si fuéramos a tener otro?

—No sé si podría soportarlo. Prefiero no saberlo. Hemos tenido mucha suerte con las niñas. No tentemos la suerte.

Aquél no era un asunto importante. Ella no quería volver a quedarse embarazada después de la última vez, y los médicos opinaban que no era buena idea. Además, hasta que la relación estuviera más estabilizada, no pensaba correr el riesgo.

Incluso suponiendo que lo dejara acercarse tanto.

Pero sí sabía una cosa: tampoco permitiría que volviera a ocultarlo todo. Haría que hablara de ello, de Astoria, del bebé y de cómo se había sentido al respecto.

Ellos no merecían que los olvidaran, así que su recuerdo se mantendría vivo, y las niñas sabrían que un día, mucho tiempo atrás, habían tenido un hermano.

Ella se secó las lágrimas de los ojos y levantó la vista al verlo entrar. Draco la miró y suspiró:

—Oh, Herms. ¿Te encuentras bien?

—Lo siento. Estaba pensando en cuando se lo contemos a las niñas, cuando sean mayores.

—Te estás anticipando demasiado. No importa. ¿Qué tiene que hacer un hombre en esta casa para conseguir una taza de té?

—¿Poner la tetera al fuego? —sugirió ella.

Draco puso el agua a hervir y se agachó para saludar a las niñas, que estaban en el parque mordiendo un juguete.

—Creo que les están saliendo los dientes —dijo él. Hermione se rió y se puso en pie.

—Por supuesto. No harán mucho más durante las próximas semanas. Aparte de intentar escaparse de todos lados.

—Tendremos que probar a esposarlas —dijo él. Hermione se cubrió la boca con la mano.

—Shh. No lo digas delante de ellas.

Él soltó una carcajada. Era la primera vez desde hacía años que lo oía soltar una carcajada de verdad. Después, se miraron y él dejó de respirar por un instante.

Ella preparó el té y metió el pan en la tostadora, sin dejar de recordar el sonido de su risa y cómo las lágrimas que había derramado la noche anterior parecían haber liberado sus sentimientos.

¿Eso significaba que podría seguir adelante?

Esperaba que sí. Ella siempre había sabido que había otra cara de Draco que no conocía, porque siempre la mantenía acallada, y confiaba en poder llegar a conocerla.

—¿Y qué vamos a hacer hoy? —preguntó ella.

—¿Qué tiempo hace?

—Frío. Hace sol, pero el viento está helado.

—¿Algo que sea en el interior? ¿Qué tal si vamos a buscar una valla mejor para la escalera?

—Es una buena idea. Y también podríamos comprarles algo de ropa, si vamos a uno de esos centros comerciales. Ahora hay un montón.

—Así quería comerse la escobilla del váter —dijo él. Ella lo miró horrorizada.

—¿Qué?

—Lyra —contestó él, mirando cómo su hija mordisqueaba un juguete de plástico.

—¿Cuándo?

—El otro día, en el baño. No te preocupes, no llegó a metérsela en la boca.

—¿Por eso estaba en la repisa de la ventana?

—Sí.

—Oh, pequeño monstruito. Nunca había hecho algo así.

—Probablemente porque eres más eficiente con ellas que yo. Lo hizo mientras yo comprobaba la temperatura del agua.

Bueno, ¿nos vamos de tiendas?

Ella lo miró. Parecía casi entusiasmado, y nunca le había entusiasmado ir de compras. En realidad, nunca habían tenido tiempo de ir de compras con la vida que llevaban anteriormente.

—Vamos a Lakeside —sugirió ella—. Hay muchas clases de tiendas y es todo interior, así que no tendremos que preocuparnos por si las niñas pasan frío. Podemos pasar el día allí.

Draco no podía creer que hubiera tantas tiendas vendiendo las mismas cosas.

Encontraron la barrera para las niñas, ropa, pañales y juguetes… Tantas cosas que tuvo que hacer más de un viaje al coche para cargarlo todo. Después, continuaron de compras y vio que Herms se detenía frente a una tienda de ropa para mujeres.

—¿Cuándo fue la última vez que te compraste algo nuevo? —preguntó él.

—¿Aparte de pantalones vaqueros y sudaderas? No lo recuerdo, pero no necesito nada.

—Sí que lo necesitas. Claro que lo necesitas.

—¿Para cuándo?

—¿Para cuando te invite a cenar?

—¿Con las niñas?

—No. Cuando tengamos niñera.

—No conozco una niñera. Bueno, aparte de Ginny, y no querrá cuidarlas por la noche. Normalmente le llevo a las pequeñas a su casa si tengo que ir a algún sitio donde no pueda llevármelas.

—¿Mi madre?

—¿Narcisa? Vive en Londres.

—Vendría.

—¿Sólo para que puedas llevarme a cenar?

Eso es pedir demasiado.

—También podríamos quedarnos allí. Lo siento, sé que me estoy anticipando, pero… ¿Por qué no te compras un vestido?

Algo bonito. Un top, quizá, si no quieres un vestido, o unos pantalones nuevos. También podrías vestirte en casa, si quisieras.

—Pero no quiero —soltó ella. Él pestañeó, confuso.

Hermione lo miraba como si hubiera sugerido algo malo, y se le ocurrió que podía habérselo tomado como una crítica a su manera de vestir.

—Oh, Herms, no te enfades. No estaba criticándote. Sólo pensé que, si querías algo bonito… —se calló—. No importa.

Olvídalo. Lo siento.

Y sin esperar su respuesta, se alejó.

Maldita sea.

¿Lo había malinterpretado? Porque le encantaría comprarse ropa nueva, algo que le quedara bien y que le hiciera sentirse como una mujer y no como una máquina de producir leche.

Ropa interior bonita. Y sexy.

¿Para Draco?

Quizá.

Y un top bonito, con unos pantalones de su talla que no se quedasen pegados a los muslos. Ya no le cabía ninguno de los pantalones que tenía antes. Todos le quedaban demasiado apretados.

Agarró el carrito y corrió tras él.

—¿Draco? ¡Draco, para! ¡Por favor!

Él se detuvo. Ella lo alcanzó y trató de sonreír.

—Lo siento. Ha sido un malentendido… Y tienes razón. Me encantaría comprarme algo de ropa. De hecho, necesito algunas prendas. ¿Podrás aguantarlo?

—Sólo si puedo verte mientras te las pruebas.

—Oh. Estaba pensando en ropa interior.

—Mucho mejor —murmuró él. Y Hermione notó que se ruborizaba.

—No puedes…

—En la tienda a lo mejor no —convino él—. Pero más tarde.

—Está bien. Olvida la ropa interior. Él hizo una mueca y se rió.

—¿Qué más necesitas?

—Pantalones, tops… No tardaré mucho.

—No soy tan ingenuo. ¿Por qué no me llevo a las niñas y te dejo sola una hora o así? Puedes llamarme cuando termines y vendré a pagar.

—¡No tienes que pagar! —protestó ella.

—Herms, eres mi esposa. Y estaré encantado de pagar tu ropa. Acabo de pagar cientos de miles de libras por pasar tiempo contigo. No creo que un top o un par de pantalones vayan a marcar mucha diferencia.

Oh, cielos. Hermione había pensado que el trato con Kazuo había sido un poco precipitado y empezaba a darse cuenta de lo mucho que él había invertido en su relación.

—Lo siento. No era mi intención que hicieras eso.

—Herms, está bien. Estoy contento. Fue una buena decisión. Y estamos hablando de un recorte de beneficios, más que de un déficit, así que olvídalo. Y ahora, ¿mi teléfono, por favor?

—Ah, sí —ella metió la mano en el bolso y sacó su teléfono.

De pronto, se preguntó si Draco había sugerido aquello para conseguir que le diera el teléfono.

—No. Confía en mí.

¿Lo había dicho en voz alta?

—Lo siento. De acuerdo, seré todo lo rápida que pueda. No las dejes solas.

Él la miró y se volvió, desapareciendo entre la multitud y dejándola sola, sintiéndose vacía y desorientada.

«Vamos, Hermione», se dijo.

«Organización. Primero, la ropa interior, después un top y luego los pantalones».

Entró en un establecimiento y comenzó a comprar.

—¿Cuánto tiempo puede tardar, niñas? —preguntó él, agachado delante de sus hijas y tratando de entretenerlas—. Dijo que no tardaría mucho.

Sonrió y Lyra estiró la mano.

—Pa-pa —dijo ella, y él sintió que los ojos se le llenaban de lágrimas.

—Oh, niña lista.

Entonces, la pequeña dijo:

—Mamá —y él se dio cuenta de que sólo estaba balbuceando.

«Tonto». Claro que sólo estaba balbuceando. Se puso en pie y miró a su alrededor. ¿Qué podía hacer para entretenerlas? Vio una librería y entró con ellas, dispuesto a comprar libros que pudieran chupar, morder y tirar por el suelo, pero entonces, vio los libros de cocina.

Libros para idiotas. Libros para gente que nunca había usado una espumadera.

Gente como él. Quería cocinar para Hermione. Encontraría un libro fácil, buscaría una receta y, de camino a casa,

pararían en el supermercado. Así podría cocinar para ella.

Pescado. A ella le encantaba el pescado.

¿Atún fresco? Echó un vistazo a los libros, encontró uno que parecía prometedor, buscó una receta de atún y vio que no se tardaba nada en prepararlo. Vuelta y vuelta en la plancha y ya estaba. Podía servirlo con ensalada y patatas.

Compró el libro, colgó la bolsa detrás del carrito y sacó su teléfono.

Hermione estaba comunicando. Maldita fuera. Bueno, le daría un minuto. A lo mejor estaba tratando de llamarlo.

Estaba a punto de meter el teléfono en el bolsillo cuando empezó a sonar. Contestó inmediatamente.

—¡Estabas hablando! —dijo ella, en tono acusador. Él suspiró.

—Tú también. Intentaba llamarte. Las niñas empiezan a estar inquietas.

—Oh, lo siento. Ya he terminado.

Hermione le explicó dónde estaba y Draco miró el plano del centro comercial para ir a buscarla. De camino, pensó en que quizá Hermione tuviera alguna justificación para pensar que había usado el teléfono para asuntos de trabajo, porque sí había llamado a Alice Pero sólo a ella, y había hablado menos de tres minutos.

Así que no podía negárselo, porque Hermione tenía razón. Él la había engañado, y su esposa hacía bien en no confiar en él.

La encontró junto a una caja, con un montón de ropa en la mano. Esperándolo.

—Lo siento —dijo ella.

Draco se sintió un poco culpable.

—No te preocupes —contestó—. Bueno, ¿y qué te has comprado?

Hermione no sabía qué ponerse.

De camino a casa, Draco había pasado por el supermercado y había comprado algunas cosas mientras ella y las niñas lo esperaban en el coche.

—¿Qué es eso? —preguntó ella. Él sonrió.

—La cena. Voy a cocinar para ti.

—¿De veras?

—No te preocupes, no lleva ajo —prometió. Ella soltó una carcajada.

—Lo siento. ¿Qué vamos a cenar?

—¡Ajá! Yo cocinaré. Lo único que tienes que hacer es ponerte guapa y dejar que te atienda.

Así que allí estaba, desnuda en su habitación, después de ducharse y de ponerse un poco de maquillaje.

Había oído que Draco había encendido la chimenea en el salón, y cuando bajó para buscar algo para las niñas, se dio cuenta de que había puesto la mesa de la cocina.

Así que no pasaría frío si se ponía uno de los tops que había comprado.

¿El de encaje que llevaba una camisola debajo? ¿O el de seda con bordados?

Se decidió por el de encaje y eligió la ropa interior a juego. Sólo se había comprado un par de pantalones, pero le quedaban tan bien que estaba encantada con ellos. Se los puso, se miró en el espejo y pestañeó.

Estaba muy diferente. Su aspecto era femenino y elegante. Se miró por última vez, se puso los zapatos de tacón y bajó al piso inferior.

Él estaba sentado a la mesa, hojeando una revista. Al verla, se quedó boquiabierto.

—¡Vaya! —dijo él. Se puso en pie y se acercó a Hermione, sin dejar de mirarla—. Date la vuelta —le pidió.

Ella giró y se detuvo de nuevo frente a Draco, mirándolo a los ojos. Esos ardientes ojos grises.

—¿Voy bien? —preguntó. Él esbozó una sonrisa.

—Oh, creo que sí —contestó él, con una voz un poco áspera, igual que cuando estaba excitado. Sus palabras alcanzaron a Hermione como una bola de fuego, afectando todo su cuerpo.

Él permaneció mirándola unos segundos y después dio un paso atrás, sonrió, y sacó una silla para ella.

—¿Quiere sentarse, señora?

—Gracias.

Ella sonrió, y se rió al ver que él colocaba una servilleta sobre su regazo con una floritura. Después, se acercó a los fogones y puso la plancha a calentar. Esperó a que saliera humo y colocó dos filetes sobre ella.

Hermione olisqueó el aire. ¿Atún? Sintió que le rugía el estómago y buscó los platos. Ah. Draco estaba sacándolos del horno, junto con un cuenco con patatas.

Después puso un poco de mantequilla y un poco de cebolleta cortada sobre ellas.

Sacó el filete y lo colocó a un lado del plato. Se acercó a la mesa y dejó el plato frente a ella con otra floritura.

—¿Ensalada, señora?

—Gracias. Murphy, a tu cama, esto no es para ti. Draco, siéntate.

—No estoy seguro de que esas palabras no me rebajen a la misma categoría que al perro —dijo él con ironía.

Ella se rió.

—Por supuesto que no. Buen chico.

Draco se sentó frente a ella. Al momento se puso en pie otra vez, encendió la vela que había en el centro de la mesa y bajó la intensidad de la luz.

—Mejor —dijo él, y le dio las patatas—.

No llevan ajo.

—¿Y chile?

—Un poco, chile dulce y lima marinada.

No debería estar picante.

No estaba picante. Estaba delicioso y perfectamente cocinado. Cenaron con un vino rosado y tomaron un postre de chocolate en tarrina individual, decorado con fresas frescas y servido con un Cabernet que era el complemento perfecto.

—Draco, ha sido fabuloso —dijo ella, empujando el plato con una sonrisa. Para su sorpresa, él se sonrojó y le dedicó una sonrisa.

—Gracias. Sólo he seguido las instrucciones.

—No, has hecho mucho más que eso. Te has tomado la molestia de hacerlo bien, y ha sido maravilloso. Gracias.

—Ha sido un placer ¿Te parece bien si tomamos el café en el salón?

—Sería estupendo.

—Entonces, ve a sentarte.

—¿Y qué hacemos con este lío?

—¿Qué? No pasa nada. Vamos, fuera de aquí. Cargaré el lavavajillas mientras hierve el agua, si así te quedas contenta. Ahora, ¡fuera!

Ella obedeció y se fue al salón con Murphy. Echó otro tronco en el fuego y se sentó a esperarlo en el sofá.

Murphy estaba olisqueando algo que había sobre la mesa, y ella lo empujó con el pie y se acercó a ver qué era lo que estaba investigando.

¿Trufas? Ella tomó una para pasar el rato. Después llegó Draco con una bandeja y le dio a Murphy una galleta para que se la comiera junto al fuego.

—Pensé que así se mantendría alejado del chocolate.

—Lo hará. Pero sólo mientras se la esté comiendo.

—Bueno, tendremos que terminárnoslo primero —dijo él. Se sentó a su lado y le dio la taza de café—. Toma…

Abre la boca.

Le puso una trufa sobre la lengua.

—Mmm. Son deliciosas —dijo ella, mientras se la comía y se reía a la vez.

Él colocó el brazo sobre el respaldo del sofá, justo detrás de ella, y sonrió.

—Oh, cariño. ¿Te has bebido las dos copas de vino? —bromeó él.

—No, no —contestó ella, recuperando la compostura—. Atrevido.

—Pues una. ¿Qué te ha parecido?

—Estupendo. Está muy rico. Seguro que no estaba en las ofertas. Él se rió.

—No exactamente. Pero merecía la pena —le acarició la mejilla—. ¿Sabes?, esta mañana pensé que estabas guapísima, pero ahora…

Le acarició el cuello, y deslizó el dedo por el escote.

—Draco.

Él retiró la mano y se enderezó, sentándose en su lado del sofá y agarrando la taza de café. Hermione se inclinó hacia delante y agarró otra trufa.

Él dijo:

—Es mi turno —y abrió la boca. Lo justo para que cuando ella dejara el chocolate en su boca, sus labios le rozaran los dedos y él aprovechara para besarla.

Ella se fijó en sus ojos, ardientes y peligrosos, y sintió que el deseo invadía su cuerpo.

Él le agarró la mano, retirándola de sus labios y colocándola sobre su corazón.

Hermione podía sentir su latido bajo la palma, y la tensión de los músculos de su torso.

Lo deseaba.

Allí mismo. Esa noche.

—¿Draco? —susurró.

Draco estaba mirándole la boca, le brillaban los ojos y ella podía notar su pulso en la base del cuello. Levantó la vista y la miró fijamente.

—Llévame a la cama.

CAPÍTULO NUEVE

—¿Estás segura?

—Sí.

Draco respiró hondo, la miró con los ojos entornados, se puso en pie y le tendió la mano para levantarla. Ambos se miraron a poca distancia, pero sin tocarse.

—No tienes que hacerlo.

—Lo sé.

Draco cerró los ojos y dijo algo que ella no pudo oír, después se volvió.

—Tenemos que recoger esto y sacar al perro.

—Yo lo haré.

—No. Lo haremos los dos. Tardaremos menos —lo colocó todo en la bandeja y la llevó a la cocina. Murphy iba tras él, así que le abrió la puerta para que saliera mientras guardaba la leche en la nevera.

Draco entró de nuevo con el perro, agarró las trufas y miró a Hermione a los ojos.

—Éstas me las llevo —le dijo.

Fue como si la trasladara a otra época y a otro lugar, cuando él llevaba bombones a la cama y se los daba, uno a uno, mientras hacían el amor.

Todavía recordaba su sabor.

—No me mires así o perderé el control —dijo él con una sonrisa.

Hermione se volvió y salió de la cocina, apagando la luz y esperando que él la siguiera.

Oyó que se despedía del perro, que cerraba la puerta y que se acercaba a ella por detrás.

—¿En tu habitación o en la mía?

—En la mía. Está más lejos de la de las niñas.

Sólo un poco, pero Hermione no estaba segura de poder controlarse cuando él le hiciera el amor.

Ella encendió la luz, pero Draco llevó una vela y la puso sobre la cómoda, junto a las trufas. La encendió y apagó la luz. Ella lo agradeció, porque de pronto se le ocurrió que no la había visto desnuda desde que habían nacido las niñas, y entre los estragos de la lactancia, la cicatriz de la cesárea y que había ganado peso, quizá necesitara acostumbrarse a la nueva Hermione.

Pero al parecer, Draco no tenía prisa por quitarle la ropa. Le acarició el cabello y la besó en los labios con delicadeza, moviendo la cabeza de un lado a otro, haciendo que el deseo se apoderara de ella.

«Draco, bésame», suplicó en silencio, y como si la hubiera oído, él le sujetó el rostro con las manos y le acarició los labios con la lengua para que los separara.

Ella reaccionó como era de esperar, separó los labios permitiendo que él introdujera la lengua y explorara el interior de su boca, volviéndola loca.

—Herms, te deseo —susurró él.

—Yo también… Por favor, Draco. Ahora.

Y sin más dilaciones, él se quitó la ropa. Todo menos los calzoncillos. Y esa prenda no ocultaba su potente erección.

Al verla, a Hermione se le secó la boca.

Había pasado mucho tiempo. Estaba temblando, sentía tanto deseo que apenas podía moverse, pero no lo necesitaba. Él estaba allí, acariciándola y quitándole la ropa a la vez. Primero el top, y después el sujetador.

Al verlo, cerró los ojos un instante y murmuró:

—Menos mal que no me enseñaste esto en la tienda. Ella soltó una risita.

—Hay más —le dijo.

Él gimió y le bajó los pantalones.

Le acarició el vientre con la palma de la mano y, con un dedo, estiró del elástico de sus braguitas.

—¿Qué es esto? —preguntó él.

—Pensé que te gustarían.

—Vas a matarme —susurró Draco, y la abrazó, de forma que sus cuerpos entraron en contacto por primera vez.

Ambos suspiraron y se acomodaron, hasta que él levantó la cabeza y la miró a los ojos.

—Herms… Tengo que hacerte el amor ahora mismo, o me moriré. Lo prometo. Te deseo con locura.

Sus ojos eran como el fuego y su pecho se movía con cada respiración. La luz de la vela iluminaba sus músculos y volvía su piel de color dorado, mientras él la tomaba en brazos y la tumbaba sobre la cama.

Se acostó a su lado, sin dejar de mirarla a los ojos.

Después, la acarició por todo el cuerpo y siguió el recorrido de sus manos con la mirada. El borde del sujetador, la línea de su escote, los senos… Y jugueteó con sus pezones hasta que ella estuvo a punto de gritar de placer.

—Quiero probarte —murmuró él—. Todos los días veo cómo maman las niñas y…

Ella también lo deseaba. Se desabrochó el sujetador y permitió que él introdujera uno de los pechos en su boca.

La leche empezó a fluir por el pezón y él la probó con la lengua. Después, cerró los labios sobre su seno y succionó con fuerza.

Ella gimió y permitió que el deseo la invadiera por dentro. Él levantó la cabeza. Se miraron fijamente durante un instante y, después, Draco le retiró la ropa interior con desesperación, antes de quitarse la suya y colocarse sobre ella para separarle las piernas.

—Herms —susurró.

Y entonces, la penetró. Ella sintió como si una tormenta se formara en su interior. La sensación era desbordante y provocó que alcanzara el clímax con rapidez.

Él atrapó sus gemidos con la boca y los mezcló con el grito de placer que salió de su pecho. Después, la colocó de lado y la abrazó. Sus cuerpos seguían unidos y sus corazones latían con fuerza.

Cuando, por fin, ella abrió los ojos, él la estaba mirando maravillado, y con las pestañas llenas de lágrimas.

—Te quiero —le susurró al oído, y la abrazó con más fuerza, acariciándole la espalda despacio, una y otra vez, hasta que se quedó dormida.

La había echado mucho de menos.

Nunca se lo había dicho, no le había contado el infierno que había pasado en el último año. Bueno, le había contado algunas cosas, pero nada parecido a lo que escondía en su corazón.

Pero ella había regresado, y él se aseguraría de no volver a fallarle.

Se le estaba durmiendo el brazo, pero no quería molestarla. Disfrutaba teniéndola entre sus brazos, y no estaba seguro de cómo se comportaría ella cuando se despertara.

¿Distante? ¿Arrepentida? Esperaba que no fuera así.

Entonces, ella se movió, abrió los ojos y sonrió.

—Hola.

—Hola —contestó él, y la besó en los labios—. ¿Estás bien?

—Mmm. ¿Y tú?

—Sí, estoy muy bien.

—Se me ha dormido la pierna.

—Y a mí se me va a caer el brazo.

—Te dolerá.

—Ajá.

Ella sonrió.

—Una, dos y tres…

Él se movió y se quejó un poco, después, se rió y la atrajo de nuevo hacia sí.

Permanecieron tumbados, con los dedos entrelazados y las cabezas apoyadas en la misma almohada.

—¿Mejor?

—Mmm. ¿Draco?

—¿Sí?

—Te quiero.

—Oh, Herms —él se acercó más a ella y la besó—. Yo también te quiero.

—Bien —murmuró ella.

Segundos más tarde, había vuelto a quedarse dormida. Él sonrió. Bromearía sobre aquello al día siguiente.

Se acurrucó contra ella y se durmió.

Las niñas la despertaron. Hermione abrió los ojos y pestañeó.

Era de día y oía que la voz de Draco provenía de la habitación de las pequeñas. Salió de la cama y se puso la bata.

—Hola, amorcitos míos —dijo nada más entrar en la habitación.

—¿Yo estoy incluido en eso? —preguntó Draco, vestido únicamente con la ropa interior. Ella se rió.

—Puede ser. ¿Cuánto tiempo llevan despiertas?

—Unos minutos. Les he cambiado el pañal y les he dado un biberón de zumo, pero creo que quieren que su mamá les dé algo más sustancioso.

—Estoy segura. Vamos, pequeñas. ¿Queréis ir abajo a decirle hola a Murphy?

Sacó a Lyra de la cuna y se la entregó a Draco. Después tomó a Sophie en brazos y la besó.

—Hola, pillastre. ¿Vas a portarte bien hoy?

—Probablemente no, si es como su hermana —dijo él, y la llevó al piso inferior—.

Esta mañana voy a poner la valla para la escalera.

—Por favor. No me gustaría que pasara nada. ¡Hola, Murphy! ¿Cómo estás? ¿Has encontrado algo de comer?

—Estoy seguro de que lo ha intentado —dijo Draco—. ¿A que sí, bribón? Murphy movió el rabo y ella se rió.

—Es un pelota, ¿verdad que sí? A ver, Sophie, ve con papá.

—Papá —dijo la niña, y ambos se quedaron paralizados.

—¿Estoy soñando? —preguntó Hermione. Él se rió y se encogió de hombros.

—Entonces yo también. Ayer tuve la sensación de que Lyra decía «papá», pero luego decidí que estaba balbuceando.

—¡Papá! —dijo Lyra desde el parque, agarrándose al borde y sonriendo a Draco.

Hermione sintió que se le llenaban los ojos de lágrimas.

—Saben decir «papá» —susurró ella, y se llevó la mano a la boca. Él tragó saliva y sonrió.

—Bueno, chicas. ¿Quién os ha enseñado eso? —dijo él, y puso la pava al fuego.

Habían desayunado, se habían duchado y se habían vestido. Draco intentaba no pensar en que no podía llevarse a Herms a la cama otra vez. A menos que las niñas se echaran la siesta por la tarde, claro.

—¿Quieres que busquemos casa? —sugirió él.

—Claro. Si traigo el ordenador, podemos hacerlo aquí. Tenemos wi-fi —se marchó un instante y regresó con un ordenador portátil—. Muévete —le dijo a Draco, y se sentó en el sofá junto a él.

Introdujo la contraseña y él se enfadó consigo mismo por haberla memorizado sin pensarlo. Diablos, ella tenía motivos para no confiar en él.

—Muy bien. Ya estoy dentro de la página de una de las mejores inmobiliarias.

¿Qué estamos buscando, y por cuánto? —preguntó Hermione.

—Yo no pondría un tope. Empieza por la más cara y ve bajando.

—¿De veras?

—Bueno, sí. ¿Por qué no? ¿Quieres vivir en un sitio horrible?

—¡No! ¡Quiero vivir en un sitio normal! —contestó ella. Draco suspiró.

—Pues pon una zona que te guste y veamos lo que hay.

Nada. Ésa era la respuesta. No había nada que no fuera demasiado pequeño, o demasiado lejano. Nada interesante.

—Ojalá pudiera quedarme aquí —dijo ella.

—¿No te lo vendería?

—¿Te lo quedarías? Él sonrió.

—No depende de mí, ¿no crees? Estamos hablando de tu casa, de tu elección, de un sitio para ti y para las niñas. Y supongo que todo lo que haré yo será venir a visitarte.

A Hermione se le humedecieron los ojos y miró a otro lado.

—A menos que trabaje fuera durante la semana y venga los fines de semana. No me gusta ir y venir cada día, prefiero trabajar menos días.

—¿Quieres decir seis días en lugar de siete?

—¿Podemos empezar de nuevo? Ella se mordió el labio inferior.

—Lo siento. Es sólo… Parece que nos estamos llevando muy bien, y parece que el futuro no tiene muy buena pinta y que no hay forma de cambiarlo.

Y las niñas estaban inquietas y aburridas.

—Vamos a dar un paseo con ellas —sugirió Draco—. Podemos llevar las mochilas.

El día anterior habían comprado unas mochilas para poder salir a pasear sin tener que llevar el carrito. Así que Draco llevó a Lyra y, Hermione, a Sophie.

Se las cambiaban todo el rato, como si ninguno de los dos quisiera establecer un lazo más cercano con una de las niñas. Siempre lo habían hecho así y ni siquiera lo habían hablado.

Pasearon por la orilla del río y Murphy aprovechó para olisquearlo todo.

—¿Alguno de estos establos pertenece a la casa?—preguntó él.

—Sí, todos. Era una granja, pero vendieron casi todo el terreno y se quedaron con la casa.

Él miró a su alrededor con curiosidad.

Había muchos edificios grandes que podían servirles. Si encontraran alguno en venta, podría trabajar desde casa. No sólo él, sino con uno o dos miembros del equipo, montando una especie de oficina satélite. Conocía a más de uno a quien le gustaría la idea.

—Ven a ver el jardín —dijo ella, y lo guió por una verja.

Él había estado allí con el perro, pero nunca lo había visto con detenimiento. A medida que ella se lo enseñaba, comenzó a verlo con otros ojos.

—Tengo fotos con todos los rosales en flor —dijo ella—. Es impresionante.

A Draco no le cabía ninguna duda. Y recordó lo que ella le había dicho el día que se marchó de su lado.

«Quiero una casa, un jardín, tiempo para dedicarles a las plantas, para tocar la tierra con las manos y oler las rosas.

Nunca nos detenemos a oler las rosas, Draco. Nunca».

Bueno, ella ya tenía el jardín, y las rosas. Al verla hablar sobre ello, él se percató de cómo había cambiado.

El brillo de su mirada, el calor de su piel, su vitalidad.

Una vida real, no sólo el aumento de adrenalina por haber conseguido otro logro laboral, sino verdadera satisfacción y felicidad.

Y lo que más le sorprendía de todo eso, era que él también lo deseaba.

—¿Por qué no te vas a pasar un día con Ginny?

—¿Qué?

—Ya lo has oído. Yo cuidaré de las niñas.

—¿Estás seguro? —preguntó dubitativa.

—Sí, estaremos bien. ¿No confías en mí?

—Bueno, por supuesto que sí. Lo único es que no sé si sabes a lo que te estás ofreciendo.

—Al verdadero infierno, supongo, pero estoy seguro de que sobreviviremos.

Hermione se lo pensó un instante y negó con la cabeza.

—No. Pero quedaré con ella para tomar un café —sugirió—. Además, también tiene un bebé y tiene que dejar y recoger a los otros en el colegio, y siempre está muy ocupada. Pero se lo preguntaré. ¿Cuándo pensabas que lo hiciera?

—Cuando tú quieras. ¿Mañana?

—La llamaré —dijo ella, y se puso en pie.

Dejó a Lyra en el sofá, rodeada de cojines para que no se cayera, y aprovechó que Sophie estaba dormida encima de Draco para llamar por teléfono.

—¿Hermione? ¿Cómo estás? ¡No me atrevía a preguntártelo!

—Bueno, bien… Mira, Draco se ha ofrecido a cuidar de las niñas para que podamos tomarnos un café. ¿Qué haces mañana?

—Nada que no pueda cancelar. Me muero por verte y porque me cuentes todo.

¿Dónde y cuándo?

—¿En The Barn? ¿A las diez y media?

—Estupendo. ¿Cuánto tiempo tendrás?

—Todo el que quiera. Me ha ofrecido el día entero, pero no quiero que una mala experiencia lo asuste de por vida.

—No, por supuesto que no. Chica lista.

Muy bien, a las diez y media, y le diré a Harry que llegaré a casa sobre la una.

Estará en casa, así que podrá quedarse con el bebé. ¿Te parece bien?

—Estupendo —dijo ella, y colgó con una sonrisa.

Regresó al salón y lo encontró tumbado en el suelo bocabajo, con Sophie tumbada bajo su cabeza. Él le hacía pedorretas en la tripa y ella se reía.

—Ya está arreglado. He quedado con ella a las diez y media en un café. Regresaré sobre la una.

¿Te parece bien? —le preguntó ella al entrar.

—Muy bien. Nosotros estaremos estupendamente, ¿a que sí? —dijo él, sonriendo a la pequeña. Hermione no pudo evitar fijarse en su maravilloso trasero.

—¡Cuéntamelo todo! He estado muy preocupada por ti.

—No, sólo quieres que te cotillee —bromeó Hermione, sentándose con un café con leche y un trozo de tarta de chocolate.

—Bueno, por supuesto que sí —dijo Ginny, y le robó una cucharada de tarta con la cucharilla del café—. Mmm. Riquísima.

Hermione probó un trocito también.

—¿Y bien? —preguntó Ginny.

—No lo sé. A veces creo que todo va bien, y otras… Bueno, hace algunas trampas.

—¿Trampas?

—Sí. Pusimos unas normas. Dos semanas sin llamadas de teléfono, acceso a Internet, viajes a Londres ni trabajo nocturno. La mayor parte del tiempo ha estado bien. Pero trató de recuperar su teléfono. Llamó desde el mío. Supongo que para encontrarlo cuando sonara, pero yo lo tenía en silencio bajo mi almohada y lo pillé.

—Vaya.

—Sí. Y el fin de semana estuvimos buscando una casa para mí en Internet. A Draco no le hace mucha gracia que viva en casa de otro hombre, y quiere comprarme una —se encogió de hombros—. Pero no hemos encontrado ninguna que nos haya gustado por aquí.

Él dice que estará en Londres, y yo quiero estar cerca de mis amigos.

Y ése es el problema, claro. No vivirá aquí. No puede, y menos trabajando tantas horas… Y yo no regresaré a Londres hasta que esté completamente segura de que él va en serio con todo esto. Se parece un poco a un régimen estricto. Se puede seguir durante unos días, pero después siempre hay algo que lo estropea.

—Como la tarta de chocolate —dijo Ginny, mirándola con deseo. Hermione empujó el plato hacia ella y le dio el tenedor.

—Como la tarta de chocolate, o como una oportunidad maravillosa para comprar algo durante una crisis en el mercado financiero. Eso bastaría para que se fuera, lo sé. Y no sé si podría soportarlo. No quiero ser madre soltera, pero preferiría eso que estar cambiando de sitio continuamente.

—¿Y se lo has dicho?

—Sí, pero ¿qué puedo hacer?

Ginny se encogió de hombros, tomó otro pedacito de tarta y se la devolvió.

—Mándame al cuerno si quieres, pero ¿de veras necesita trabajar? Para vivir, me refiero. ¿Para ganar dinero?

—No. Por supuesto que no. No necesitaría trabajar nunca más. Pero se volvería loco. Es un adicto a la adrenalina. No podría vivir sin trabajar.

—Hablando de eso… —dijo Ginny con un brillo especial en la mirada—. Tienes cara de haber hecho el amor. ¿Deduzco que esa parte de la reconciliación ha ido bien?

Hermione sintió que se ponía colorada.

—Eso no es asunto tuyo —le dijo a su amiga.

—Eso es un sí. ¡Me alegro!

—¿Por qué?

—¡Porque es el hombre más sexy del mundo! No me malinterpretes, adoro a Harry, pero Draco es un hombre muy sexy y sería una lástima…

—Eso es parte del problema, por supuesto. Si no estuviera estupendo y no hiciera el amor de maravilla, sería más fácil dejarlo.

—Pero no quieres dejarlo —dijo Ginny—.

Sólo quieres vivir con él en un sitio que no esté cerca del aeropuerto, para que no pueda marcharse. Tienes que encontrar la manera de que se quede contigo.

—¿Y cómo puedo hacer eso?

—¿Qué te parece si él trasladara su oficina aquí?

—¿Qué?

—Ya lo has oído. Mucha gente lo hace. O podría trabajar desde casa.

—Si pudiera trabajar desde casa, no estaría en Nueva York o en Tokio todo el rato.

—Ah, pero hay una gran diferencia entre querer y poder. Él puede trabajar desde casa, lo que pasa es que hasta ahora no ha querido hacerlo. Ésa es la clave.

¿Vas a comer más tarta?

—Deberías haberte pedido una porción —dijo ella, dándole el plato otra vez.

—No, estoy a dieta.

—Ya, claro. Entonces, ¿crees que debería encontrar una manera de que se quede en el país?

—Mmm. Aparte de esposarlo a la cama, que también es otra opción. Ella se rió.

—Eres incorregible. Me encantaría verte otra vez —dijo—. Si no tuviera que mudarme enseguida. ¿Sabes que Albus regresa dentro de un mes y que tengo que encontrar otro sitio donde vivir?

—No —dijo Ginny.

—Pues sí.

—No, no es cierto. Ha conocido a alguien. ¿No te lo ha dicho? A un chico de Chicago que tiene quince años menos que él y quiere que se mude a vivir allí para siempre. Pero está confuso.

—¿Respecto al chico?

—No. Sobre Murphy. Si no fuera por el perro, lo haría. Pero ya sabes cómo lo adora. Y a la casita también.

—Y si se queda allí, ¿qué piensa hacer con la casa? Ginny se encogió de hombros.

—Venderla, supongo. No lo sé. No he hablado con él, fue Harry quien contestó la llamada mientras yo estaba en el baño. Es todo lo que sé. Era muy tarde, probablemente por eso no te llamó. ¿Por qué no lo llamas?

—Puede —dijo ella—. Puede que lo haga.

¿Cuántas horas hay de diferencia con Chicago? ¿Seis?

—Algo así.

—Así que cuando llegue a casa, serán las siete de la mañana allí. Un poco pronto.

—Y a lo mejor quieres hablarlo con Draco.

—O no. A lo mejor prefiero presentarme con una solución concreta y ver qué dice. Es fácil hablar con él, en teoría, pero quizá consiga una respuesta más sincera si se ve obligado a tomar una decisión. Si veo que se siente acorralado, sabré que no funcionará.

«Por favor, que no sea así».

CAPÍTULO DIEZ

No había nada.

Él separó la silla del escritorio, miró a la pantalla con frustración y se preguntó qué diablos iba a hacer para encontrar una casa en la que pudieran vivir todos y solucionar el tema.

Pero no estaba seguro de poder solucionarlo. Necesitaba hablar seriamente con su equipo antes de hacer ningún cambio, pero entretanto… El teléfono sonó.

—Malfoy al habla.

—¿Hola? ¿Quién es?

—Soy Draco Malfoy. ¿Puedo ayudarlo?

—Probablemente no. ¿Puedo hablar con Hermione, por favor?

—Lo siento, no está. Estoy cuidando a las niñas. Soy… Soy su marido.

—Soy Albus Dumbledore. Ella me está cuidando la casa.

—Sí. Sí, lo sé. Mira, regresará a la una, si quieres hablar con ella. Ha ido a tomar café con Ginny.

—Ah. Ya. Bueno, en ese caso probablemente ya lo sabrá, pero la llamaba para decirle que no voy a regresar. Bueno, no creo.

Tengo motivos personales y… Bueno, he conocido a alguien y voy a quedarme a vivir aquí, así que necesito hablar de la casa con ella. Y del perro.

—¿Imagino que no querrás venderme la casa?

—¿A ti?

—Sí… Para Hermione. Nosotros... estamos tratando de ver si podemos… si hay una manera de…

—¿A ella le parece bien?

—Oh, tenemos unas normas —dijo con ironía—. En estos momentos estamos con la lucha de «no mantener contacto con la oficina». Pero yo no puedo dejar de trabajar, y he estado mirando si hay algún sitio por aquí donde pudiera compartir una oficina con mi equipo, y una casa con mi familia, para así poder pasar la mayor parte del tiempo con ellas. No he encontrado nada.

—¿Y crees que podrías hacer eso en mi casa?

—Suponiendo que me den los permisos para reformar el establo.

—Supongo que sí —dijo Albus—. No les gusta que los establos se transformen en viviendas, pero son más flexibles si se trata de una empresa o un negocio. Y si es para un negocio de uso personal, es probable que sean muy colaboradores.

De hecho, yo también había hecho un proyecto. Probablemente todavía lo tengan en el archivo. Podrías echarle un vistazo.

—¿Eso significa que a lo mejor te planteas vendérmela?

—No lo sé —dijo el hombre—. Tengo un pequeño problema. Tendría que comprobar que mi actual inquilina estaría contenta con su nuevo casero, así que tendré que hablar con ella.

—Oh, creo que sí estaría contenta. Me ha dicho que no quiere mudarse, y yo sé que le encanta vivir aquí. Además, está el tema del perro.

—Sí.

Draco sonrió pensativo.

—Adoramos a Murphy, ¿verdad, amigo? —dijo Draco, acariciando las orejas del can.

—¿Está ahí contigo?

—Siempre está a mi lado. Está tumbado sobre mi pie.

—¿Y se lo quedarian?

—Creo que Hermione me mataría antes de permitir que le pasara algo al perro. Y, además, me hace compañía cuando salgo a correr.

—Eso le encanta. Siempre iba conmigo.

—Entonces, ¿lo pensarás?

—Tendremos que buscar un precio justo. ¿Podrías ocuparte de eso y llamar a un par de inmobiliarias para que hagan una tasación?

Draco apuntó los nombres que él le dio y dijo:

—Déjame tu teléfono también —lo anotó junto a los otros números—. ¿Puedes hacerme un favor, Albus? ¿Podrías mantener esto en secreto durante unos días? Sólo para darme tiempo de ver si funcionaría.

—Si te quedas el perro, el precio es negociable. Él se rió.

—Albus, nos quedaremos el perro pase lo que pase. No puedo imaginar estar sin él, y me gusta la idea de que haya un perro cuando yo no esté. Quiero hablar con los urbanistas para asegurarme de que es factible, pero no quiero que Hermione se haga esperanzas.

—Muy bien, pero he de decirte que anoche hablé con Harry, así que es posible que Ginny le haya contado a Hermione que voy a quedarme aquí.

—De acuerdo. Ya me inventaré algo.

¿Quieres que te llame cuando regrese?

—Sí, por favor. Y dale un abrazo a Murphy de mi parte.

—Lo haré.

Diez minutos más tarde, Draco tenía una respuesta no oficial de los urbanistas, y todo indicaba que sus planes eran factibles. Llamó a Alice desde el despacho y le dijo:

—Tenemos que hacer una reunión esta misma tarde. Y quiero que Theo asista.

—¿Y Hermione?

—Esto es para ella. Estoy tratando de encontrar la manera de que podamos estar juntos y, en cierto modo, eso depende de vosotros. Llámala y dile que tengo que ir al despacho a solucionar un problema muy importante. Invéntate algo. No me importa, pero no le digas de qué se trata. Quiero que sea una sorpresa.

—¿Alice?

—Hola, Hermione, me temo que Draco tiene que venir a la oficina lo antes posible.

Hay un problema que sólo él puede solucionar.

—Vaya. Está bien. Le diré que vaya.

¿Quieres hablar con él? ¿No? Muy bien, entonces le daré el mensaje —colgó el teléfono y se dirigió a Draco, que estaba a su lado—.Alice quiere que vayas. Al parecer, hay un problema que sólo tú puedes solucionar.

—¿Puedo ir?

Ella fingió resignación, pero estaba encantada. Quería llamar a Albus sin que Draco se enterara, así que…

—Creo que debes ir. Vamos, vete y acaba con ello de una vez.

—Eres un encanto. Y lo siento.

Se despidió con un beso y se marchó enseguida. Hermione aprovechó para llamar a Albus.

—Hola, ¡creo que tengo que darte la enhorabuena!

—Ah, Ginny te lo ha contado. Sí… Y gracias.

—¿Estás contento?

—Sí. Se llama Gellert, y es arquitecto.

Quiere que vaya a vivir con él.

—¡Albus! Me alegro mucho por ti —le dijo—. Murphy te echará de menos, pero no te preocupes, me quedaré con él. Y así podrás verlo cuando quieras.

—¡Estupendo!

—Albus, quería preguntarte una cosa. Mi marido ha vuelto a aparecer en mi vida y estamos buscando la manera de seguir adelante. Nos gustaría encontrar una casa por aquí y se me había ocurrido que si nos vendieras la tuya, él podría montar la oficina en uno de los establos.

—Sí.

—¿Qué?

—Que sí, que te venderé la casa. Por supuesto que sí.

—¿De veras?

—De veras. Y me alegro de que vuelvan a estar juntos. Es evidente que lo quieres.

—Oh, Albus, gracias. No puedes imaginarte lo que esto significa para mí. Llamaré a alguna agencia inmobiliaria para que nos la tasen.

—No te molestes. Tengo un amigo que tiene una. Él conoce la casa y nos podrá decir un precio justo. Si a ti te parece bien, lo llamaré.

—Claro, por supuesto. Dímelo en cuanto hayas hablado con él. Y si Draco contesta el teléfono, no se lo digas, ¿de acuerdo?

Quiero que sea una sorpresa.

Albus se rió.

—Muy bien. ¿Cómo están las niñas?

—Preciosas. Ya están intentando andar.

Tengo que dejarte, que Lyra se quiere salir del parque. Hablamos pronto. Besos.

—Besos, y cuídate.

Hermione tomó a las niñas en brazos y las llevó al salón.

Les puso un montón de juguetes en el suelo y se sentó en el sofá, para llamar a Ginny y contarle las novedades.

—Pues ésa es mi intención. Y si no es lo que tú quieres, lo comprenderé. Necesito un buen equipo en la sede, y no sé si va a ser factible recolocar a todo el equipo en el campo, así que, de momento, estoy haciendo un sondeo.

Alice y Theo permanecieron en silencio.

—Lo siento —dijo él, al ver su cara de asombro—. Es una locura. Olvidadlo.

—No, no quiero olvidarlo —dijo Theo—.

No tenemos por qué estar en Londres. De hecho, Daphne ha estado hablando de marcharnos de la ciudad. Lo habríamos hecho antes de no ser porque mi trabajo estaba aquí.

Lo que propones podría estar bien. A mí me valdría.

«Genial», pensó Draco, y miró a Alice.

—¿Algún comentario?

—Yo no puedo irme. Mi hija está a punto de dar a luz y necesita que yo esté cerca. Es discapacitada, y no es fácil.

—¿Y vive en Londres?

—Sí. Bueno, a las afueras. Su marido es piloto en el aeropuerto.

Viven cerca.

—¿Y contemplarían la posibilidad de mudarse? están a una hora del pueblo, o menos.

¿Cuarenta minutos? Y me aseguraría de que recibierais una buena compensación. Lo que sea necesario, Alice. Si quiero trasladar toda la empresa, y teniendo en cuenta que quiero formar algo mucho más manejable para todos nosotros, necesitaré que las personas clave estén a mi lado.

—Sólo llevo contigo seis meses, Draco.

¿Cómo puedo ser una persona clave?

—No te lo imaginas —dijo él—. No es fácil trabajar conmigo.

—Ya me he dado cuenta. Draco miró el reloj.

—Tengo que irme. ¿Pensaréis en ello? Y si creéis que puede interesaros, haremos una reunión con el resto del equipo. Ah, y no quiero que Herms se entere de esto hasta que tenga algo concreto que contarle.

—¿Cómo podemos contactar contigo?

—Tengo un teléfono móvil nuevo. Lo he comprado de camino aquí. Y si pudieras conseguirme un ordenador portátil con toda mi información, sería estupendo. Voy a llamar a Blaize a Nueva York.

—Eso, ¿qué pasará con Nueva York? —preguntó Alice.

—Te lo diré cuando hable con Blaize.

—Él no puede mudarse a Surrey.

—No… Pero puede comprar parte de la empresa. Lleva años hablando de ello.

Ambos lo miraron como si fuera un bicho raro.

—Hablas en serio, ¿verdad? —preguntó Theo. Draco asintió y se puso en pie.

—Oh, sí. En mi vida he hablado tan en serio.

Por la tarde, Hermione quedó con un arquitecto para que le hiciera los planos y el presupuesto de la reforma del establo. En cuanto lo tuviera, le contaría el plan a Draco.

Si es que llegaba a casa.

Era tarde. Muy tarde. Casi las diez…

Aprovechando que las niñas estaban dormidas, decidió darse una ducha antes de que llegara. Se quitó la ropa y se metió bajo el agua caliente.

—¿Herms?

No había rastro de ella, pero las luces estaban encendidas y se oía correr el agua en el baño del piso de arriba.

Estaba en la ducha.

Draco subió por las escaleras, se quitó la ropa y, aprovechando que ella estaba de espaldas, se metió en la ducha y la agarró por la cintura.

Ella gritó y comenzó a reír. Él le dio la vuelta y empezó a besarla bajo el chorro de agua.

—Me has asustado —dijo ella, separándose para tomar aire.

—Lo siento —se echó champú en la mano y comenzó a masajearle el cuero cabelludo.

—Oh, es estupendo —dijo ella, y apoyó la frente en su torso. Cuando le aclaró el cabello, ella sonrió y le dio el bote de gel.

—No pares.

Él arqueó una ceja, se echó un poco de gel en la mano y comenzó a enjabonarle el cuerpo. Los pechos, el vientre, la entrepierna…

—¡Draco!

—Shh. Ven aquí —dijo él, y la tomó en brazos para colocarla sobre su miembro erecto—. Oh, Herms.

La besó, se apoyó en la pared y comenzó a moverse.

—¡Draco!

—Tranquila, te tengo bien sujeta —dijo él y, al notar que Hermione estaba llegando al orgasmo, gimió y se dejó llevar.

CAPÍTULO ONCE

Albus no la había llamado todavía para decirle el precio de la casa.

«A lo mejor no ha podido contactar con su amigo», pensó ella, o quizá tuviera otras cosas en qué pensar.

Ella sabía que el amor era una gran distracción. Así que dejaría que Draco la distrajera toda la semana.

Desde el lunes por la noche, cuando él regresó de Londres, había estado distrayéndola con su sexy sonrisa y sus promesas.

—¿Qué ocurre? —le preguntó ella. Conozco esa mirada… Estás tramando algo.

—El sábado —dijo él.

—O sea, que estás tramando algo.

—Ten paciencia —dijo Draco.

Después, él salió a correr y ella lo observó desde la ventana del dormitorio.

Estaba de pie con la mano pegada a la oreja.

Hablando por teléfono.

Pero ella seguía teniendo su móvil, así que… Debía de haber conseguido otro y lo usaba en secreto.

¿Hacía trampas, o planeaba una sorpresa?

El sábado era el día de San Valentín, pero era probable que él no se acordara, así que lo más seguro era que estuviera tramando algo relacionado con el trabajo.

Hermione estuvo a punto de llamar a Alice, pero decidió que sería mejor preguntárselo a él.

Tras un suspiro, se alejó de la ventana.

Draco había roto las normas, y eso significaba que no se estaba tomando en serio la relación.

Hermione no podía esperar hasta el sábado. Quería respuestas. Esa misma noche.

Llamaron al timbre y bajó a abrir.

—Un paquete para el señor Malfoy —le dijo un mensajero—. Firme aquí, por favor.

Ella firmó, cerró la puerta y dejó el paquete en la mesa de la cocina. ¿Qué sería? No podía abrirlo, y lo único que sabía era que procedía de Londres.

—¿Herms?

—Estoy en la cocina.

Draco entró y, al ver la expresión de su rostro, le preguntó:

—¿Va todo bien?

Ella lo miró a los ojos.

—No lo sé, dímelo tú. ¿A quién estabas llamando?

¡Maldita fuera! Ella debía de haberlo visto a pesar de que creía que estaba fuera de su campo de visión.

—Lo siento. Hablaba con Alice.

—No creo. Ella contacta contigo a través de mí.

—Era urgente.

—¿Y resulta que tenías otro teléfono encima?

—Herms, han pasado muchas cosas. No quería…

—¿Qué? ¿Atenerte a las normas? No me mientas, Draco.

—No miento. Trato de solucionar cosas.

—Creía que tenías un equipo para eso.

—Necesitan apoyo.

—¿Ah, sí? Muy bien. Te ha llegado un paquete.

Ella miró hacia la mesa. Draco hizo lo mismo y vio el último elemento de su plan. Lo dejó allí. A ese paso, quizá no lo necesitara.

—Gracias. Mira, Herms, siento lo de la llamada…

—Mira, Draco, no puedo vivir con tus mentiras. Para solucionar las cosas, hay que darlo todo. Y tú no lo estás haciendo. Así que… lo siento. Quiero que te vayas. Ahora.

Cielos, pensó Draco. Ella estaba a punto de ponerse a llorar, y todos sus planes habían caído por la borda.

Draco maldijo y se acercó a ella, pero Hermione se retiró de su alcance y corrió al piso de arriba. Él oyó que cerraba la puerta de un portazo y que empezaba a llorar.

Entonces, una de las niñas se puso a llorar también. Maldita fuera.

Y justo cuando todo empezaba a tener buen aspecto.

Corrió arriba, entró en el cuarto de las niñas y sacó a Lyra de la cuna.

—Shh, cariño, no pasa nada. Vamos, no despiertes a Sophie —pero Sophie estaba despierta, así que la sacó también. Las llevó al piso de abajo y les cambió el pañal.

No quería llevarlas arriba, pero tampoco quería marcharse.

Y menos mientras Herms siguiera llorando.

Quería subir a verla, pero no podía dejar solas a las pequeñas.

Pero el llanto era cada vez más fuerte, y él no podía soportarlo más. Corrió al piso de arriba, llamó a la puerta y entró.

—Herms, por favor. Deja que te lo explique.

—No tienes que explicarme nada. Te di una oportunidad y la desaprovechaste.

—¡He hecho una llamada!

—¡Que yo sepa! —exclamó enfadada.

—Bueno, tres. He hecho tres. Pero creo que ocuparme del trabajo para que mi familia no sufra, no es un delito.

—No pongas excusas.

—No, sólo digo que he hecho alguna llamada. ¡No puedo dejar de trabajar porque tú lo hayas decidido! Y sabías lo que implicaba mi trabajo antes de casarte conmigo.

—Pero ahora tenemos a las niñas.

—Me dejaste antes de saber que estabas embarazada, así que no las metas en esto —soltó él—. He hecho todo lo posible para que esto funcione, ¿y qué has hecho tú? Espiarme, no confiar en que trato de hacer lo mejor para nosotros, negarte al compromiso.

Pues lo siento, no puedo más, y es evidente que no seré lo suficientemente bueno para ti. Quizá tengas razón, a lo mejor debería regresar a Londres. Y no te vayas de esta casa —añadió, señalándola con el dedo—. Hablaré con mi abogado para que se ponga en contacto contigo. Me aseguraré de que no te falte de nada, pero lo haré por las niñas. Las veré, y formaré parte de su vida, pero no de la tuya, y tendrás que vivir con ello, igual que yo.

Sin decir nada más, se fue a su habitación, guardó sus cosas y bajó al piso inferior. Las niñas estaban en el parque y, al verlo, sonrieron.

—¡Papá!

—Adiós, pequeñas —susurró él, sintiendo una fuerte presión en el pecho. Se agachó para besarlas, se despidió de Murphy y se marchó antes de que se le ablandara el corazón y fuera a suplicarle a Hermione que cambiara de opinión.

Draco se había marchado.

Y con razón. Había sido muy injusta al pretender que lo dejara todo para no tener que hacerlo ella. Y se había quedado con todo, menos con él. Estaba destrozada.

Y como no sabía qué hacer, llamó a ALice y se lo contó.

—¡Oh, Hermione! ¡No! ¡No puedo creerlo! ¿No te ha contado lo que estaba planeando?

—¿Planeando?

—Oh, a lo mejor pensaba decírtelo el día de San Valentín. Ya sabes. Hermione, tienes que darle una oportunidad para que te dé una explicación. ¡No tienes ni idea de todo lo que ha dejado por vosotras! Estamos alucinados. Tienes que escucharlo. Llámalo.

—No puedo. Tengo su teléfono.

—¿El nuevo?

—No. Pero no tengo el número del nuevo.

—Yo sí. Apúntalo y llámalo ahora mismo. Si no lo localizas, y viene por aquí, le diré que te llame.

Draco no contestó, y tampoco la llamó.

Hermione no podía dejarlo escapar.

—Vamos, pequeñas —les puso el abrigo y las metió en el coche. Acomodó a Murphy en el maletero y se dirigió a Londres, con el paquete que le habían enviado a Draco y los planos del establo en el asiento delantero. Por si acaso.

Draco llegó al apartamento, abrió la puerta de la terraza y permaneció allí, contemplando las vistas.

No se parecía en nada al río que atravesaba el jardín de Rose Cottage.

Pero ya no iba a vivir allí. Ya no tendría la oportunidad de salir de la oficina a las cinco de la tarde y de cruzar hasta su casa, donde lo recibirían sus hijas y su querida esposa.

«¡Maldita sea!». No pensaba llorar. Ya lo había hecho cada noche, durante un año. Y ya se le habían terminado las lágrimas.

Se dio una ducha, se puso un traje y metió los pantalones vaqueros en la cesta de la ropa sucia. No sabía adónde iba, ni por qué, pero no podía quedarse allí pensando en ella.

Él no estaba allí, pero su coche sí.

—¿La estaba esperando, señora? —le preguntó el conserje.

—No, pero tengo mi propia llave. Está bien. Gracias.

Metió a las niñas y a Murphy en el ascensor y subió hasta el apartamento. Él había estado allí. Olía a jabón, y su maleta estaba sobre la cama.

Hermione abrió la terraza para que saliera Murphy. Dejó a las niñas en el carrito y les calentó la comida en el microondas. Después de dársela, les cambió el pañal y les dio de mamar.

Estaba metiendo de nuevo a Sophie en el carrito cuando oyó que se abría la puerta

de la casa. Draco se detuvo nada más verla.

—¿Qué diablos haces aquí?

—Lo siento.

—¿Por qué? —dijo él, dando un paso adelante.

—Por ser tan egoísta, tan irracional y tan exigente —contestó con lágrimas en los ojos—. ¿Por negarme al compromiso?

¿Por esperar que fueras tú quien hiciera todos los cambios? ¿Por no confiar en ti?

¿Por no darte la oportunidad de darme una explicación? No lo sé. Sólo sé que no puedo vivir sin ti, y que siento haberte hecho daño, y haberlo arruinado todo.

Alice dijo que no podía creer…

—¿Has hablado con Alice?

—Me dio tu número de teléfono. Te llamé, pero estaba apagado.

—No tiene batería, y no llevaba el cargador en el coche.

¿Qué te dijo ella?

—Nada. Sólo que estaban asombrados por todo lo que habías hecho, pero yo no sabía a qué se refería. Tú no me lo has contado, y ella tampoco, así que sigo sin saberlo. ¿Qué diablos has hecho por mí que es tan importante? ¿Qué te he hecho hacer? Por favor, ¡cuéntamelo!

—Tú no me has hecho hacer nada. Yo elegí hacerlo. Se suponía que todo iba a ser maravilloso, pero parece que me equivoqué.

Se volvió y se dirigió a la terraza.

—¿Murphy? —dijo sorprendido al ver al perro.

—Oh, Draco, por favor, cuéntame lo que has hecho —susurró ella.

Entonces, él entró de nuevo, se sentó y agarró al perro por el collar para que se quedara quieto.

—Esto no va a funcionar. No hay sitio para que las niñas duerman, y el perro destrozará la casa en un momento.

Además, ya la he vendido. En cualquier caso, quiero sentarme para hablar contigo en serio, así que vamos a casa.

—¿A casa?

¿Había vendido el apartamento?

Él sonrió, cansado.

—Sí, Herms. A casa.

Acostaron a las niñas nada más llegar, encerraron al perro en la cocina y se dirigieron al salón. Hacía frío y Draco encendió la chimenea. Se sentaron en el suelo, apoyados contra el sofá, y él rodeó a Hermione con el brazo y la atrajo hacia sí.

—Bien. Imaginemos que es sábado por la tarde y que te he preparado la cena, ¿de acuerdo?

—Oh, Draco…

—Shh. Ya estamos tomando el café, ha hecho un día precioso y las niñas están dormidas. ¿De acuerdo?

—De acuerdo.

—Bien, pues voy a hacerte una propuesta, y quiero que la pienses bien y que me des tu respuesta cuando hayas reflexionado y estés segura de que funcionará.

—De acuerdo. ¿Y cuál es la propuesta?

—Lo primero de todo, Albus vende la casa.

—Lo sé. Y…

—Shh. Escucha. Y pedí que hicieran una tasación.

—¿Cuándo?

—El martes. Mientras estábamos en la playa, y hoy, mientras tomabas café con Ginny. He hablado con Albus, le he dicho las cifras y hemos acordado un precio.

—Pero…

—Shh. Ahora te dejo hablar. Albus me contó que hacía tiempo había hablado con un arquitecto para reformar el establo.

Al parecer, los urbanistas no pondrían ningún problema a la hora de convertir el establo en una oficina, así que podría trasladar la oficina de Londres aquí. Y le he vendido a Blaize mi parte de la oficina de Nueva York.

Ella lo miró confusa.

—¿Has vendido tu parte de la oficina de Nueva York?

—No puedo ir allí, está muy lejos —dijo él—. Y tampoco puedo ir a Londres todos los días, así que trasladaré mi oficina aquí. Todo el mundo está dispuesto a venir. Theo y su familia, y Alice, con su hija y su marido. También otros miembros de la empresa.

Hermione lo miró perpleja.

—¿Has vendido las oficinas de Nueva York y Tokio? Él sonrió.

—Bueno, Kazuo y yo ya lo habíamos hablado. De algún modo… —se calló, tragó saliva y le apretó el hombro—. De algún modo, y con todo el daño que nos ha causado, nunca terminó de gustarme.

—¿De veras ibas a venderla? Porque me he sentido culpable de que lo hicieras, después de todo el esfuerzo que habías invertido allí…

Draco negó con la cabeza.

—Está bien. Estoy contento. Así que ya está. Alice dice que vendrá para ayudarme a instalarme, pero que no puede trabajar a jornada completa porque su hija va a tener un bebé, así que esto sólo funcionará si tú compartes el trabajo con ella. La ventaja es que tendrás el control de mi agenda —añadió con una sonrisa—. ¿Qué te parece, señora Malfoy? ¿Quieres intentarlo? ¿O sigue siendo demasiado? Porque si de verdad quieres que lo deje todo, me jubile de forma anticipada y me dedique a hacer macramé… Estoy dispuesto a hacerlo con tal de estar contigo y con las niñas, porque hoy me he dado cuenta de que no podía marcharme de tu lado, porque te quiero demasiado.

Ella se percató de que hablaba muy en serio. Levantó la mano y le acarició el rostro.

—Oh, Draco. Yo también te quiero. Y no tendrás que aprender a hacer macramé. Estaré encantada de volver a trabajar contigo. Lo echo de menos. Y compartir un trabajo me parece buena idea. Además, me gusta la idea de controlar tu agenda.

Él soltó una carcajada.

—Suponía que sería así —la estrechó contra su cuerpo y la besó despacio.

Después, la miró con una sonrisa—. Hay otra cosa, pero no sé dónde está el paquete que me trajeron antes. Espero que todavía lo tengas.

—Está en el coche. Iré por él.

Hermione se puso en pie y salió a buscar el paquete y los planos de la reforma.

—Toma —dijo, arrodillándose a su lado—. Y aquí están los planos. El arquitecto me los dio el otro día. Vive en el pueblo y fui a hablar con él. Se suponía que Albus iba a llamarme para decirme el precio de la casa.

Él frunció el ceño.

—¿Cómo has conseguido todo eso? Le pedí a Albus que guardara el secreto.

—Y yo también. No me dijo ni una palabra sobre ti, sólo que creía que debíamos estar juntos, y que estaría encantado de vendernos la casa. Eso fue todo. Y yo pensé que, si te daba la opción de trasladar parte de tu oficina a este lugar, de forma que pudieras repartirte el tiempo entre Londres y aquí, y veía que te sentías acorralado, sería que no te parecía bien.

—No me siento acorralado —dijo él—. Ni mucho menos.

Me siento afortunado. Sé que ha sido un año duro, pero ya ha terminado. Volvemos a estar juntos, y no quiero que nos separemos jamás.

—Yo tampoco —murmuró ella—. Y siento no haberte dicho que estaba embarazada.

Deseaba hacerlo, pero creía que no querrías saberlo. Si hubiese sabido lo que había sucedido con Astoria, no lo habría dudado.

—Lo sé. Y es culpa mía —la besó—. Igual que fue culpa mía que te disgustaras cuando me viste hablar con Albus por teléfono. Si te lo hubiera contado todo... Pero no, ya sabes cómo soy, quería darte una sorpresa. Así que… ni un secreto más. Nada de guardarnos los sentimientos. Y se acabaron las sospechas. Tenemos que confiar el uno en el otro, aunque no sepamos de qué se trate.

—Confío en ti —dijo ella—.Y quiero confiar en ti. Era sólo que conozco tu mirada y sé cuándo estás a punto de cerrar un trato. Llevas así toda la semana, así que sabía que iba a suceder algo importante.

—Estaba planeando nuestro futuro. No puedo pensar en nada más importante.

Toma. Tengo algo para ti. Abrió el paquete y sacó una pequeña caja. Dentro había una bolsita de piel. Se colocó de rodillas, frente a Hermione, y dijo:

—Dame la mano.

Ella la estiró pensando que iba a ponerle un anillo.

—Así no. Hacia arriba.

«No es un anillo», pensó ella, ocultando su decepción. Volvió la mano y él volcó el contenido de la bolsa sobre ella.

—¿Draco? —dijo ella, al sentir algo frío, compuesto de tres piezas.

—Nunca has tenido un anillo. Sólo el de la boda, pero nos casamos tan deprisa que no tuvimos tiempo de… Bueno, se me ocurrió que te gustaría opinar sobre cómo lo quieres, así que compré esto. Son tres diamantes, uno por nosotros, y los otros dos por cada una de nuestras hijas. Y no sé qué quieres hacer con ellos, pero se me ocurre que quizá estaría bien un anillo y un par de pendientes, o un collar… No sé. Lo que tú quieras.

—Son preciosos —dijo ella, asombrada.

—Son brillantes blancos. Los cortaron de la misma piedra, y si quieres más, podemos comprarlos para hacer otro anillo, y otra cosa. Tienen otros más pequeños de la misma piedra. Pero pensé que podíamos llevarlos a engarzar y así podré dártelos en junio.

—¿En junio?

—Cuando hayan florecido las rosas —dijo él—. Sé que puedo parecer un sentimental, pero me encantaría renovar los votos de compromiso. He estado a punto de perderte, Herms, y entonces, me di cuenta de lo mucho que significas para mí.

Quiero tener la oportunidad de demostrarles a nuestros amigos cuánto te quiero y lo afortunado que soy por tenerte a mi lado. Y quiero que sea en nuestro jardín, oliendo las rosas.

—Oh, Draco —se le llenaron los ojos de lágrimas—. Yo te dije eso.

—Lo sé. Y tenías razón. Nunca nos paramos a oler las rosas, pero ahora tenemos tiempo. Podremos hacerlo cada verano durante el resto de nuestras vidas… Si quieres que me quede a tu lado.

—Oh, Draco, por supuesto que quiero. Te amo. Él sonrió.

—Yo también. Y siempre te amaré.

La agarró de las manos y la atrajo hacia sí. Inclinó la cabeza y la besó apasionadamente.

FIN